Archivo de la etiqueta: plantilla

Huelga en el metro de Barcelona en la Mercè

El comité de empresa del metro de Barcelona ha convocado paros parciales para los próximos 21, 22, 23 y 24 de septiembre, con lo que coincidirá con la celebración de las fiestas de la Mercè. Fuentes del Departament de Treball de la Generalitat confirman que el comité ha registrado este lunes en la ‘conselleria’ la convocatoria de los paros, que serán de dos horas por turno. Los sindicatos protestan con esta acción por el supuesto incumplimiento por parte de la dirección del metro del convenio y de los últimos acuerdos alcanzados con la representación de los trabajadores.

El comité del metro y la dirección de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) rubricaron hace poco más de un año, en julio de 2017, un acuerdo sobre el contenido del convenio colectivo para el periodo 2016-2019. El texto aseguraba “la estabilidad laboral y organizativa” para los próximos años, así como “unas condiciones laborales de calidad para la plantilla, con una mejora de las condiciones económicas y sociales”, según asegura TMB. El convenio, que afecta a 3.500 trabajadores, preveía la recuperación de 46 puestos de trabajo y que 372 contratos parciales pasaran a jornada completa, además de un incremento salarial del 4,5% consolidable en tablas hasta 2019 y tres pagos únicos no consolidables.

El pasado viernes, 7 de septiembre, un grupo de trabajadores del transporte metropolitano se manifestó en la estación de Foc, durante la inauguración de la ampliación de las dos estaciones (Foc y Foneria), en el barrio de La Marina, de la L-10, por los paros por la “mala gestión” de los dirigentes del transporte metropolitano. ‘Los directivos de metro engañan a los trabajadadores. Son los culpables de la huelga’, se leía en una de las pancartas. La convocatoria de paro ya ha tenido las primeras reacciones políticas. El líder del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha exigido al Gobierno de Ada Colau “soluciones inmediatas para no perjudicar más a los ciudadanos”. El dirigente socialista ha avanzado en varios apuntes en Twitter que pedirán la comparecencia del ejecutivo municipal para explicar “cómo puede ser que un año después se reabra el conflicto del metro y vuelvan las huelgas“, después de que se acordara el convenio colectivo el verano pasado.

“Este Gobierno, en lugar de solucionar problemas, crea nuevos y cierra los conflictos en falso. Los barceloneses no podemos pagar la incompetencia de un Gobierno en forma de huelgas”, ha aseverado Collboni, que ha exigido negociación y soluciones.

El 23 de julio del 2017 la plantilla del metro ponía fin a tres meses de huelga, todos los lunes, al votar los trabajadores ‘sí’ a la propuesta del convenio que ya había aceptado la empresa. El acuerdo significaba unas mejoras por valor de 23 millones de euros. Estas se concretaban en revertir la externalización de los trabajos de mantenimiento con la recuperación de 46 empleados; incrementar los salarios (un 1% anual y un 4,5% en complementos que no se consolidan pasada la vigencia del convenio); y reducir notablemente los contratos parciales y temporales. Un total de 372 contratos parciales pasarían a jornada completa y 190 trabajadores de verano, a fijos en el 2022. Con estos incrementos, se solucionaría la falta total de personal para atender a los usuarios en algunas estaciones del metro.

El resultado de las votaciones del pasado año no fue contundente. Se registró un ajustado 57% de votos favorables y solo votaron 838 empleados de una plantilla de 3.500 (un tercio estaba de vacaciones). El presidente del comité de empresa, Pere Ramon (CGT), declaró que la propuesta de convenio, elaborada con la mediación de la Generalitat, recogía “casi todos los puntos” de la plataforma que habían acordado los trabajadores. También aseguró que la negociación mostró que la dirección de TMB “no es de fiar” y aseguró que velarían por el cumplimiento de lo acordado. Ahora, dicen, ante el incumplimiento de la empresa, los trabajadores han decidido volver a los paros, y hacerlo a lo grande: con las fiestas de la patrona de la ciudad como telón de fondo.

Anuncios

Renfe quiere contratar a 600 trabajadores

Renfe ha lanzado una oferta de empleo para incorporar a su plantilla 600 nuevos trabajadores, de los que 410 efectivos, más de las dos terceras partes (el 68%) del total, serán maquinistas. Se trata de una de las mayores convocatorias para reclutar personal de la historia de la operadora ferroviaria pública, cuya puesta en marcha coincide con el cambio de Gobierno y el consecuente relevo en la dirección de la empresa.

Se trata de la sexta oferta de empleo que la compañía ferroviaria pone en marcha desde 2015, cuando volvió a contratar personal tras los años de la crisis. La última de ellas, la que lanzó en 2017, es por el momento la mayor de la historia de la empresa, dado que sumó 925 efectivos. Todos estos procesos de selección forman parte del plan de empleo que Renfe pactó con sus sindicatos en el marco del último convenio colectivo. El programa va ligado a planes de bajas voluntarias por los que ofrece dejar la empresa a los trabajadores de más edad y antigüedad.

Con este proceso de selección, además de maquinistas, Renfe también busca sumar a su plantilla comerciales y técnicos de mantenimiento y fabricación, según informa la empresa. En concreto, la compañía ferroviaria seleccionará 410 maquinistas, de los que 395 serán conductores de trenes en el ámbito nacional y otros 15 para realizar tráficos transfronterizos con Francia. Asimismo, seleccionará 80 comerciales y 110 operadores de mantenimiento. De estos últimos, 36 plazas están relacionadas con labores de electricidad y electrónica, otros 51 con trabajos de ajustador o montador especialista en material rodante, 10 más serán expertos en máquinas y herramientas, otros 6 en calderería, chapa y soldadura, y los 7 restantes, en suministros.

El objetivo último de Renfe con estos planes es reducir la edad media de su plantilla, actualmente de alrededor de 54 años de edad, además de mejorar su productividad, competitividad y cualificación profesional mediante la incorporación de nuevos perfiles adecuados a los nuevos servicios. Los 600 nuevos efectivos que la operadora reclutará ahora supondrán elevar un 4,1% la plantilla de 14.581 trabajadores con que Renfe cerró el ejercicio 2017, según datos oficiales de la compañía.

Renfe lanza la nueva oferta de empleo en tanto está pendiente del eventual relevo en la cúpula que derivará del cambio de Gobierno. Asimismo, la compañía recluta nuevos efectivos tras cerrar 2017 en beneficios sin resultados extraordinarios por vez primera en su historia y mientras se prepara para la entrada de competencia en el transporte de viajeros en tren en 2020.

La convocatoria sucede a las puestas en marcha en los últimos años. Así, en 2015 seleccionó 75 trabajadores y en 2016 lanzó dos ofertas, una para 522 empleados, la mitad maquinistas, y otra para 62 trabajadores y 7 directivos. La de 2017 es la referida mayor de la historia de la empresa, dado que en un primer momento seleccionó 250 maquinistas y, posteriormente, lanzó un proceso para 675 efectivos, 375 de ellos también conductores.

Y con este van seis…paros en Barcelona

El servicio del Metro de Barcelona volverá a registrar paros este lunes en la que será la sexta jornada de huelga en ocho semanas, con paros de dos horas por cada turno: de las 7.00 a las 9.00 horas; de las 16.00 a las 18.00, y de las 20.30 a las 22.30. Los paros, convocados por los trabajadores para incluir sus exigencias en el convenio colectivo, tendrán unos servicios mínimos del 40% en las horas punta por la mañana y por la tarde, mientras que entre las 20.30 y las 22.30 habrá unos servicios del 20%.

La mediación de la Dirección de Relaciones Laborales de la Generalitat ha elaborado un documento al no haber logrado un acuerdo tras más de 80 reuniones, y la dirección se mostró dispuesta a aceptarlo si el comité de empresa lo sometía a votación, algo que todavía no ha hecho. El presidente Metro de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Marc Grau, aseguró el viernes que la dirección de la empresa ha “superado sus límites” para tratar de acordar un convenio colectivo, por lo que no tiene más margen de maniobra, y exigió al comité de empresa más esfuerzo para alcanzar un acuerdo.

La dirección de TMB y la plantilla negocian el convenio colectivo desde otoño de 2015, momento desde el que los trabajadores han convocado diversas jornada de huelga, coincidiendo algunas con grandes eventos, como el Mobile World Congress de 2016 y el Primavera Sound del mismo año.

La plantilla del Metro de Barcelona avalaba este jueves al comité para continuar con los paros convocados para todos los lunes laborables. Los sindicatos han convocado a los trabajadores a varias asambleas informativas en turno de mañana y tarde para explicarles en qué punto se encuentra la negociación con la dirección de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) y la propuesta que presentó la semana pasada Treball para desencallar el conflicto. El presidente del comité, Miguel Ángel Ribas, explicaba que aunque en las asambleas “no se ha puesto nada a votación”, todo el mundo ha estado de acuerdo en continuar con el calendario de paros indefinidos, al valorar negativamente la propuesta de mediación de la Generalitat. De esta manera, este lunes, día 12, el metro de Barcelona vivirá una nueva jornada de huelga, la sexta, con un par de horas de paros por turno.

La negociación del convenio colectivo enfrenta a sindicatos y dirección desde hace un año y medio. Pese a las más de ochenta reuniones realizadas –entre la fase de negociación directa y la de mediación con Treball– las dos partes no acercan posiciones. El calendario de paros –cada lunes– es indefinido y el tiempo corre a favor de la plantilla. La polémica por la opacidad salarial en los altos cargos de TMB fuera de convenio, que podría regresar en las próximas semanas por la publicación de nuevos datos, así como la fórmula de tres paros de dos horas –que reduce la afectación salarial– contribuye sin duda al mantenimiento de la huelga.

“Ahora más que nunca hay que demostrar a la empresa y a la mediación que no nos rendimos, que seguiremos haciendo huelga con seguimientos ejemplares el tiempo que haga falta para conseguir un convenio digno”, asegura CGT, el sindicato mayoritario en el comité, en la última hoja informativa que ha repartido a los trabajadores. Miguel Ángel Ribas ha remarcado que la plantilla está unida y ha lamentado que no sea posible llegar a un acuerdo con el gobierno del Ayuntamiento de Barcelona, un escenario que nadie del sindicato pensaba que pudiera darse.

La dirección de la empresa pública metropolitana lamentaba que el comité de empresa “no haya dado voz a la plantilla” sometiendo a votación la propuesta de Treball, como ya reclamó con la propuesta que presentó la empresa hace más de un mes. “Los artículos y disposiciones redactados por los mediadores se unirían al resto de artículos acordados anteriormente para constituir un convenio colectivo de Metro que aporta sensibles mejoras económicas, organizativas, sociales y de contratación para la plantilla”, defiende TMB.

Quinto lunes de paros en el metro de Barcelona

El Metro de Barcelona volverá a verse afectado este lunes por paros del servicio de dos horas por turnos, en la que será la quinta jornada de la huelga convocada por los trabajadores para incluir sus exigencias en el convenio colectivo y que empezó el lunes 24 de abril. Los paros en las horas punta -de las 7.00 a las 9.00 y de las 16.00 a las 18.00 horas- tendrán unos servicios mínimos del 40%, mientras que el paro de entre las 20.30 y las 22.30 horas los tendrá del 20%, los mismos que en los anteriores lunes con huelga.

La dirección de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y la plantilla negocian el convenio colectivo desde otoño de 2015, momento desde el que los trabajadores han convocado diversas jornada de huelga, coincidiendo algunas con grandes eventos, como el Mobile World Congress de 2016 y el Primavera Sound del mismo año. Los responsables de TMB destacan que la pasada semana no se produjeron avances significativos en la negociación -algo que sí ocurrió la anterior semana-, y criticó que “la voluntad negociadora de la empresa topa con el inmovilismo del comité de huelga”.

Las principales diferencias entre ambas partes se centran en el incremento salarial, limitado por los Presupuestos Generales del Estado (PGE); la vigencia del convenio, ya que la empresa lo pide hasta 2019 y lo sindicatos para 2018, y la organización, con la creación de dos turnos más.

La empresa explica que ya ha ofrecido el máximo que permite la Ley de Presupuestos Generales del Estado para los entes públicos, lo que equivale a un incremento superior al 7% en cuatro años, pero los trabajadores reclaman mayores subidas. El comité argumenta que las diferencias que los separan todavía son muy importantes y que es necesario avanzar más antes de que se pueda llevar un preacuerdo sobre el convenio colectivo a la asamblea de trabajadores. Los sindicatos aseguran que entre los obstáculos principales para un acuerdo se encuentran las externalizaciones de servicios y la resistencia de la dirección a ampliar la plantilla de Metro.

En esta quinta jornada volverán a producirse paros en diferentes franjas horarias de mañana, tarde y noche, en las que los servicios mínimos serán del 40% en horas punta y del 20% en las horas valle y se volverán a registrar nuevas aglomeraciones en las estaciones más frecuentadas.

Renfe Mercancías recorta 316 trabajadores de su plantilla y vende 66 locomotoras y 1.500 vagones

Renfe pone en marcha un plan para evitar la quiebra de su división de Mercancías, la filial de transporte de carga en tren, que supone recortar en 316 trabajadores (un 24%) la plantilla de esta sociedad y lanzar un programa de desinversiones con el que venderá parte de sus trenes. La compañía colgará el cartel de ‘se vende’ en 66 locomotoras, el 20% del total, y en 1.500 vagones, el 15% de los alrededor de 10.000 con que cuenta, según detalla el director general de Renfe Mercancías, Abelardo Carrillo. La sociedad desinvertirá la participación que tiene en las también empresas de tráfico de carga Transfesa (un 20%) y Semat (un 49%).

El objetivo final del denominado Plan Gestión 2017-2019 de Renfe Mercancías es evitar una eventual futura quiebra de esta compañía, corrigiendo el “deterioro patrimonial” que presenta y revirtiendo sus históricas pérdidas. Renfe Mercancías no ha logrado cerrar en beneficios ningún ejercicio en toda su historia. Además del saneamiento con el ajuste de personal, activos y negocios, pondrá en marcha una nueva estrategia comercial, para centrarse en tráfico de automóviles, graneles y contenedores. En una segunda fase abordará su internacionalización, empezando por Portugal y Francia.

Renfe contempla que Renfe Mercancías equilibre sus cuentas en 2017 por vez primera en la historia, frente a la pérdida de 49 millones con que concluyó 2016, gracias a los recursos extraordinarios que capte con la venta de activos y participaciones, un importe que el director de la firma declina estimar. La operadora confía en mantener el ‘break even’ en 2018, pero ya gracias al negocio, al reequilibrio entre ingresos y costes financieros, y en 2019, el último ejercicio del plan, “consolidar su rentabilidad, para evitar riesgos de inviabilidad y convertirse en una empresa sostenible“.

En cuanto a los ajustes, el de personal se abordará de forma no traumática. Se ofrece a los empleados su traspaso a otra de las filiales de la compañía, fundamentalmente a la de tráfico de viajeros, o bien la desvinculación mediante la adhesión al plan de bajas voluntarias abierto en la compañía. Un total de 249 trabajadores han aceptado ya alguna de las dos vías de salida.

El recorte en su parque de trenes se abordará en dos fases; primero se ofrecerán a la filial de alquiler de trenes que Renfe articuló para favorecer la liberalización. En caso de que no quiera comprarlos, los sacará al mercado.

Renfe Mercancías lanza su plan de rescate toda vez que, según indicó su director general, ha provisionado en las cuentas de 2016 la histórica multa de 65 millones que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) le impuso el pasado mes por obstaculizar la liberalización del sector, la mayor sanción de este regulador a una sola empresa, a pesar de que la operadora la recurrirá a la Audiencia Nacional.

La filial de carga de la operadora ha estado en pérdidas toda su historia, una situación que se agravó desde que en 2005 se rompió su monopolio, se abrió el mercado de transporte de carga y empezó a competir con otros operadores que, desde entonces, se han hecho con una cuota de mercado del 29,5%, según un reciente estudio de la CNMC. El 70% del negocio lo sigue ostentando Renfe, si bien se trata de una posición de dominio en una escueta actividad. El sector de transporte de mercancía en ferrocarril en España es muy recudido, dado que el tren sólo transporta el 5% de la carga que se mueve en España.

Renfe ajustará un 30% su plantilla de Mercancías

Renfe prevé ajustar en unos 425 empleos, esto es, en un 30,8%, la plantilla de Renfe Mercancías en un periodo de tres años, a cuyo término esta división de transporte de mercancías en tren contará con unos 950 trabajadores, frente los 1.374 efectivos que tenía al cierre de 2016. La medida forma parte del plan estratégico 2017-2019 que la compañía puso en marcha el pasado mes de enero con el fin de garantizar la rentabilidad futura de este negocio, actualmente en pérdidas, y que cuenta con el respaldo de los sindicatos de la compañía.

El ajuste de personal de Renfe Mercancías, que la operadora considera está “sobredimensionado”, se abordará a través de medidas no traumáticas, esto es, mediante bajas voluntarias y el traspaso de trabajadores a otras divisiones de la compañía. La reducción de la plantilla constituye uno de los ejes del plan estratégico de Mercancías, desvelado este lunes por el presidente de la operadora a raíz de la multa impuesta por Competencia a este negocio. El resto de pilares de la estrategia son el rediseño de la política comercial de Renfe Mercancías con el fin de captar más tráficos, y reducir su cartera de activos y participaciones.

Alfaro desvela que Renfe tiene colgado el cartel de ‘se vende’ en las participaciones que ostenta en las firmas con las que Competencia le acusa de haber pactado para obstaculizar la competencia en el sector, liberalizado en España desde 2005. Se trata de Transfesa y Semat, ambas filiales de la alemana Deustche Bahn y especializadas en tráfico de vehículos. Renfe Mercancías también soltará lastre de activos propios. En concreto, prevé traspasar locomotoras a la filial Renfe Alquiler de Material, una firma a la que otros operadores competidores pueden acudir para arrendarlas.

Estas desinversiones permitirán a la operadora mantener su objetivo de superar las pérdidas y cerrar con equilibrio sus cuentas ya en este año 2017, y a pesar de la multa de 65 millones impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por un lado, la operadora recurrirá la multa a la Audiencia Nacional, a la que además pedirá que deje en suspenso su pago hasta que pronuncie su decisión final. Por otra parte, prevé anotarse las provisiones por la multa en las cuentas de 2016, que actualmente está reformulando, y además amortiguarlas con beneficios extraordinarios procedentes de ventas de activos y ajuste de personal.

La estrategia de Renfe Mercancías contempla que una vez logre el ‘break even’ en 2017, “gracias a estos extraordinarios”, ya en 2018 se consigan las primeras ganancias operativas, esto es, impulsadas por el crecimiento del negocio, y tomar “velocidad de crucero” en 2019. Renfe Mercancías cerró 2016 con una pérdida de 33 millones de euros. No obstante, el nuevo equipo gestor de la compañía que lidera Alfaro tiene actualmente en revisión y reformulación las cuentas del pasado año de la operadora.

En virtud de la reformulación, las cuentas de todo el grupo Renfe arrojarán pérdidas en vez del segundo beneficio de la historia de la compañía como inicialmente se estimaba. En el caso de Renfe Mercancías, supondrá unos mayores ‘números rojos’ de los 33 millones inicialmente estimados. Ello será consecuencia de incluir distintas provisiones, la de la multa de Competencia en el caso de Mercancías, y la de la exposición de Renfe en las sociedades constituidas con Fomento, Adif y los ayuntamientos de distintas capitales para la integración del AVE en las ciudades, dado que estas firmas están todas quebradas.

Renfe mercancías ha perdido un 30% del mercado del transporte de carga en tren desde que el sector se abrió a la competencia en 2005. A pesar de copar un 70% del sector su actividad ha ido descendiendo, como consecuencia, según la empresa, a que el negocio de tráfico de mercancía en ferrocarril también lo ha hecho, a favor del camión. En la actualidad, sólo el 3% de la carga que se mueve por el país lo hace en ferrocarril.

Renfe aborda el rescate de su división de mercancías con un reajuste de su plantilla

mercancias-renfe-miranda-aerea

Renfe Mercancías ha planteado un ajuste, mediante traslados voluntarios, de unos 146 trabajadores, alrededor del 11% de su plantilla actual, como primera medida del plan que la compañía ferroviaria aborda para superar las pérdidas de esta división y garantizar su viabilidad futura. El plan de ‘rescate’ de la operadora para el negocio de Mercancías, además del ajuste de gastos, contempla su salida al exterior, la intermodalidad y optimizar el transporte de carga hacia y desde los puertos.

Renfe acaba de abrir una mesa de negociación con los sindicatos con representación en la compañía para abordar una reorganización de los recursos humanos de la filial de mercancías, que cuenta con unos 1.300 empleados. El ajuste planteado por la empresa, actualmente en negociación, afectará a personal administrativo. Supondrá así la salida de una quinta parte (el 24%) de los 600 empleados de oficina y se abordará mediante traslados voluntarios a otras divisiones (viajeros, fabricación y mantenimiento y dirección central).

En cuanto al resto de empleados de Mercancías, fundamentalmente maquinistas, Renfe determinará si también son necesarios ajustes una vez concluya la convocatoria de traslados abierto en toda la compañía y el plan de bajas voluntarias que lanzará este año.

Renfe Mercancías anunció su intención de lanzar un plan para reflotar la empresa el pasado mes de octubre, tras el nombramiento de Abelardo Carrillo como nuevo director general del área. Para ello, constituyó una Jefatura de Área Internacional y una nueva Dirección General Comercial. De esta forma, Renfe aparcó definitivamente el proyecto de abrir la filial de Mercancías a un socio industrial, que la empresa del Ministerio de Fomento venía analizando desde hacía unos años.

Mercancías es la única de las cuatro sociedades filiales en que se estructura Renfe en pérdidas. En la primera mitad de 2016 reportó ‘números rojos’ de 20,9 millones de euros, tras recortar un 11,6% sus ingresos, hasta 11,33 millones. No obstante, ello no impide que todo el grupo Renfe, contemple cerrar 2016 en beneficios, encadenando así su segundo año consecutivo de ganancias de la historia, gracias fundamentalmente al tirón del AVE.

La situación de Renfe Mercancías deriva del limitado peso del ferrocarril en el transporte de carga en España y de la pérdida de negocio de la compañía pública desde que en 2005 el sector se abrió a la competencia. Según un reciente estudio de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV), el tren sólo transporta el 5% de las mercancías que se mueven por el país. Renfe Mercancías controla el 70% de este reducido negocio, si bien las operadoras privadas han venido elevado su peso desde el 14% hasta el 29,5% en sólo los últimos cinco años.

Renfe absorbe a 848 trabajadores que venden billetes a cambio de la rebaja del canon de Adif

taquilla-billetes-renfe

Renfe absorbe en enero de 2017 unos 848 trabajadores de Adif, el colectivo de empleados que actualmente se dedica a vender billetes de la operadora en las taquillas de las estaciones de tren. En contraprestación, la compañía gestora de la red ferroviaria rebajará en 50 millones de euros el canon que la operadora le paga por el uso de las vías de tren, las estaciones y otras instalaciones, que anualmente le supone unos 600 millones de euros.

Adif cederá además a Renfe la explotación de los espacios de las estaciones dedicados a la venta de billetes para un periodo de 25 años. Así se propuso en la última reunión mantenida entre el comité de empresa de Renfe y la dirección de la compañía para seguir avanzando en la resolución de este traspaso del personal de Adif, según informa la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT.

Renfe y Adif aprobaron en enero de este año realiar este trasvase de los trabajadores que venden billetes de tren en las estaciones. Se abrió entonces un periodo de negociación con los sindicatos para determinar los detalles y condiciones del trasvase. Según los sindicatos, en la reunión celebrada este martes, la operadora, además de asumir los trabajadores en enero, propuso comenzar a aplicarles su convenio colectivo una vez que en 2017 concluya el de Adif, y pagar el próximo año el 25% de la diferencia salarial entre ambos convenios. Los sindicatos rechazan este periodo de adaptación y reclaman que los trabajadores que se traspasen se acojan al convenio de Renfe desde el primer día.

Con este trasvase de personal, Renfe y Adif pondrán fin a una cuestión pendiente desde hace una década, desde que en 2005, en el marco del inicio de la liberalización ferroviaria, la antigua Renfe se dividió en dos empresas. Adif se quedó con las vías y estaciones y el personal asociado, y Renfe con los trenes. Mientras que la operadora asumió las estaciones y la venta de billetes de Cercanías, los vendedores de billetes para el resto de trenes (Media Distancia, AVE y Larga Distancia) se quedaron en Adif.

Renfe asume ahora este personal mientras enfoca su estrategia comercial a ganar viajeros para el ferrocarril y convertir su página de Internet en el principal canal de venta de plazas. Según los últimos datos, la web de Renfe vende el 44% del total de billetes de tren, por delante de las estaciones, que canalizan un 30%, y de las agencias de viajes, que gestionan otro 20%. El trasvase de personal tendrá lugar mientras las dos compañías abordan una transformación y rejuvenecimiento de sus plantillas, con la salida voluntaria de los empleados de más edad y la convocatoria de sus primeras ofertas de empleo en varios años.

Por primera vez en seis años, Adif lanza una oferta de empleo para incorporar a 205 trabajadores

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

Adif abre una oferta de empleo público, la primera que pone en marcha en los últimos seis años, para incorporar un total de 205 nuevos trabajadores a la compañía que construye y explota la red ferroviaria. Este proceso se suma al que Renfe abrió el pasado mes de mayo para 522 trabajadores, 340 de ellos maquinistas, y que actualmente se encuentra en fase de selección.

Del total de puestos de trabajo que ofrece la compañía que gestiona las vías y las estaciones ferroviarias, 125 corresponden a factores de circulación y otros 14 a oficiales de telecomunicaciones. También busca 16 oficiales celadores de líneas electrificadas y 50 montadores eléctricos de instalaciones de seguridad, según el anuncio publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Estos trabajadores se sumarán a los 13.014 empleados con que Adif contaba a cierre de 2015. No obstante, la compañía está autorizada para realizar 262 nuevas contrataciones este año, con lo que próximamente realizará una nueva convocatoria para otras 57 plazas.

Los interesados en concurrir al proceso de selección por el que Adif elegirá a los nuevos trabajadores cuentan con un plazo de veinte días naturales a partir de este miércoles día 31 para solicitar su inscripción en las pruebas de acceso. Para participar en estas pruebas, deberán abonar previamente una tasa de 14,97 euros a través de CaixaBank.

Los 784 nuevos puestos de trabajo que se ofrecerán en el sector ferroviario son fruto del plan de empleo que Renfe y Adif, compañías públicas dependientes del Ministerio de Fomento, acordaron con sus sindicatos a finales del pasado año dentro de la negociación de sus respectivos nuevos convenios colectivos. En virtud de estos planes de empleo, las dos empresas abordaron previamente, durante el pasado ejercicio, sendos planes de bajas voluntarias.

El objetivo último de Renfe y Adif es renovar sus plantillas, para rejuvenecerlas, dado que presentan una edad media de unos 54 años, e incorporar profesionales adaptados a las nuevas necesidades de las empresas y que aporten valor.

Las dos compañías ferroviarias lanzan estos planes de empleo gracias, además de a los acuerdos con sus sindicatos, a la medida incluida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016, que se autoriza a las empresas públicas a contratar personal para reponer hasta un 60% de los trabajadores que hayan perdido en los últimos años.

Renfe y Adif renuevan su personal coincidiendo con la extensión de la red de Alta Velocidad (AVE) española, tras la puesta en servicio de más de 500 nuevos kilómetros en los últimos años, y con el continuo incremento de los pasajeros del ferrocarril. Además, actualmente están pendientes de la prevista apertura a la libre competencia del transporte de pasajeros en tren.

El Sindicato Ferroviario y CCOO recurren la convocatoria de empleo de Renfe

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

El Sindicato Ferroviario y CCOO recurren la convocatoria de empleo público que Renfe lanzó hace unas semanas para incorporar a la compañía 522 nuevos trabajadores, de los que más de la mitad, unos 340 efectivos, serán maquinistas. Los sindicatos consideran que, dadas las condiciones fijadas por la operadora, la convocatoria no se rige por principios de imparcialidad y objetividad, y que además vulnera las normas sobre empleo público.

CCOO ha decidido interponer un recurso de alzada a las convocatorias públicas de empleo del Grupo Renfe, en el que pide la modificación de algunos aspectos incluidas en las bases de la oferta, aunque sin solicitar su impugnación ni su paralización. CC OO subraya que, con este recurso de alzada (para revisar el acto administrativo por el superior jerárquico del órgano que lo dictó), no quiere bloquear la oferta pública de empleo de Renfe, sino hacer que la misma cumpla los tres principios elementales: igualdad, mérito y capacidad.

Entre los puntos de la convocatoria que los sindicatos rechazan figura el hecho de que se realice un primer proceso selectivo ‘online’, “que imposibilita controlar la identidad de la persona que está al otro lado del ordenador”. También rechazan que se realicen pruebas como dinámicas de grupo y entrevistas personales, al estimar que presentan un alto margen para el arbitraje y la subjetividad a la hora de seleccionar a los candidatos. Igualmente piden que se permita participar a aspirantes que aún no cuenten con la titulación académica exigida, pero que estén a punto de conseguirla y la logren ante del inicio efectivo del proceso de selección.

Las organizacione sindicales reclaman que los actuales trabajadores de Renfe con empleo temporal o no fijo que logren un puesto indefinido con funciones similares a las que ya realicen, mantengan los derechos adquiridos, su categoría, sus condiciones y antigüedad.

Renfe publicó el pasado 20 de mayo las bases de la oferta pública de empleo 2016, en las que se explicitan las condiciones y requisitos generales y particulares de cada una de las tres convocatorias: operadores comerciales de ingreso, operadores de ingreso de mantenimiento y fabricación y maquinistas de entrada.

Los sindicatos aseguran que Renfe no contó con la representación de los trabajadores para la elaboración de las convocatorias, y, tras su análisis, ha encontrado “una amplia cantidad de despropósitos y de vulneraciones de las leyes que regulan el acceso al empleo público”. Por ello, piden que la prueba de cultura general la realicen los aspirantes de las tres convocatorias y no sólo los de comercial y talleres, y que ésta no se haga a través de plataforma online sino de forma presencial, o que a aquellos trabajadores temporales o no fijos que consigan un puesto indefinido fijo con funciones correspondientes a las que están desempeñando, se les respeten sus derechos adquiridos, entre otros aspectos.

A la convocatoria de Renfe se han presentado cerca de 7.000 aspirantes, un número muy inferior al que habitualmente alcanza este tipo de ofertas públicas de empleo y que suele rondar los 30.000, lo que se debe, indican fuentes de la organizaciones sindicales, a la criba provocada por los requisitos exigidos. Del total de aspirantes, 3.600 se han presentado para las 80 plazas de operadores comerciales; 2.500, para las 102 plazas en talleres, y 600, para las 340 plazas de maquinistas.