Archivo de la etiqueta: AVE

Puja por el macropedido de Renfe

Los fabricantes de trenes inician esta semana la puja por el contrato estrella del plan de compra de material rodante que aborda Renfe, el de suministro de 211 Cercanías de gran capacidad, un pedido estimado en 2.726 millones de euros. Talgo, CAF, Alstom, Siemens y Bombardier presentarán este jueves su solicitud. Se trata del mayor contrato de suministro lanzado por la compañía pública desde que pusiera en marcha el programa de compra de trenes para renovar su parque móvil.

El ‘macropedido’ de Cercanías para el que esta semana arranca la puja puede incluso ser mayor dado que, además de incluir el posterior mantenimiento de los vehículos durante quince años, contempla la opción de que la operadora ferroviaria encargue hasta 120 trenes más. Los otros tres contratos en marcha son el lanzado esta pasada semana para fabricar y mantener 105 trenes de Media Distancia (regionales) por 1.322 millones, y los licitados a comienzos de año, uno de trenes de vía métrica y otros de locomotoras AVE con cambio de ancho, que suman otros 750 millones.

Con el pedido de Cercanías, Renfe pretende renovar el parque de trenes con que explota este servicio, considerado de servicio público y para el que recibe subvención estatal. Además, se trata de un servicio que, junto al de Media Distancia, seguirá prestando en monopolio al menos diez años más y quedará por tanto al margen de la entrada de otros operadores a los que Renfe tendrá que hacer frente en el AVE a partir de diciembre de 2020.

El contrato permitirá a la compañía ferroviaria pública dotarse de un nuevo tipo de tren, de vehículos de gran capacidad, esto es, que puedan transportar mayor número de pasajeros en un mismo trayecto. En concreto, Renfe comprará 176 trenes de cien metros de longitud y con capacidad para transportar 900 viajeros, y otros 35 trenes que serán incluso de mayor tamaño, de 200 metros de longitud y, por lo tanto, capaces de albergar más de un millar de pasajeros. Estos nuevos trenes deberán además contar con conexión inalámbrica a Internet (‘wifi’), medidas de accesibilidad y espacio para bicicletas y carritos infantiles, entre otras dotaciones.

La huella de carbono, en billetes de Renfe

Renfe proporciona información a los viajeros de servicios Ave y Avant de su huella de carbono, aportando la comparación con modos competidores como el automóvil y con la aviación, en las relaciones donde este modo es competidor. Esta acción responde al Plan Director de Lucha contra el Cambio Climático 2018-2030 aprobado por la compañía, el documento que recoge las líneas generales de actuación para contribuir desde el sector ferroviario a evitar que el incremento de la temperatura media global supere los 2º respecto a los niveles preindustriales.

Los objetivos que incluye el Plan Director están incluidos en el Plan Estratégico de Renfe aprobado recientemente. La información de la huella de carbono de los viajes se incluye durante el proceso de compra de billetes, aportando datos de las emisiones de CO2 de un viajero en la pantalla final de compra, así como en el correo electrónico de confirmación.

Esta información se incorpora a los servicios de Ave y Avant, y en próximas etapas, se hará en el resto de servicios de viajeros de Renfe. Estos datos permiten conocer el impacto en términos de carbono de un viaje en tren de Alta Velocidad y su menor huella de carbono con respecto a los modos competidores, poniendo de manifiesto a la contribución de Renfe a la lucha contra el cambio climático.

El transporte es el sector del que procede el 26% de las emisiones de GEI en España. El ferrocarril es con diferencia el modo menos emisor respecto a la carretera y la aviación, de ahí que el cambio modal hacia los trenes sea uno de los objetivos generales del Plan, sobre la base del Libro Blanco del Transporte de la Unión Europea.

Los objetivos de transferencia modal hacia el ferrocarril, tanto de mercancías como de viajeros, señalan una paulatina reducción de emisiones en la próxima década hasta alcanzar una reducción del 2% en 2030 para el sector del trasporte en España. Dado que Adif y Renfe contribuyen a un 1% de las emisiones del sector, esta transferencia conseguiría reducir casi el doble de lo que se emite.

Los datos utilizados proceden de la herramienta Ecopassenger http://www.ecopassenger.org de la Unión Internacional del Ferrocarril (UIC) que cuenta con una sólida metodología combinando datos operativos y energéticos de cada uno de los operadores ferroviarios visados por la Fundación Italiana para el Desarrollo Sostenible, con datos de emisiones derivadas para todos los modos de transporte calculados por el Instituto Alemán de Medio Ambiente y Energía (IFEU).

Esta metodología incluye cálculos conservadores hacia el ferrocarril, proporcionando por defecto los valores de emisiones derivadas de la electricidad en función de los valores del sistema eléctrico de cada país, siendo posible ajustar dichas emisiones a la compra de electricidad renovable de cada operador según los datos estadísticos consolidados del año anterior. La herramienta proporciona datos de servicios ferroviarios para toda Europa incluyendo Ucrania, Rusia y Turquía.

Mil trenes diarios en Semana Santa

Renfe ha programado tres millones de plazas en sus trenes con motivo de las operaciones salida y retorno de vacaciones de Semana Santa. Entre el 12 y el 22 de abril la compañía incrementa la capacidad disponible con 150.000 plazas extra en sus trenes. El refuerzo en trenes AVE en los días punta alcanza el 20%.

Este viernes con el arranque de la operación salida Renfe vive uno de los días con mayor número de viajeros del año. En un solo día se ofertan 320.000 plazas, con un refuerzo que alcanza el 14% en AVE y Larga Distancia y el 6% en Media Distancia y Avant. Los días con mayor incremento de plazas se centran en el viernes 12 y el miércoles 17, coincidiendo con las dos salidas de vacaciones. Para la operación retorno la compañía programa un 20% más de oferta el domingo 21 de abril y alarga el refuerzo hasta el lunes 22.

En cada operación salida Renfe pone en marcha mil trenes diarios. Este viernes en la estación de Puerta de Atocha, la de mayor movilidad de viajeros, están programados 250 trenes y se esperan 50.000 viajeros, lo que supone un incremento del 25% respecto a la movilidad de cualquier otro viernes del año.

Los trenes comerciales (AVE y Larga Distancia) de Renfe ofrecen de 1,4 millones de plazas para viajar a los principales destinos de vacaciones. Los servicios de tren entre Madrid y Comunidad de Valencia y Murcia serán los que ofrezcan más plazas en estas fechas. Los otros dos corredores con especial demanda son los que unen Madrid con Cataluña y Francia y Madrid con los principales destinos del Sur (Sevilla, Málaga y Cádiz).

Muchos viajeros optan por los desplazamientos a destinos más cercanos en estas fechas. Renfe ofrece durante estos días más de 1,6 millones de plazas en trenes Avant y de Media Distancia y refuerza especialmente las conexiones entre Valencia, Tortosa y Barcelona; Sevilla y Cádiz; Madrid-Jaén; Salamanca-Valladolid-Palencia o en los servicios Avant que unen a Madrid con Toledo y con Segovia y Valladolid. Los trenes de Media Distancia de Cataluña alcanzarán las 45.000 plazas diarias. Además, algunos núcleos de Cercanías ampliarán horario y reforzarán especialmente su oferta de plazas para acudir a las procesiones.

Remodelación de Valladolid-Campo Grande

El gestor de infraestructuras del Ministerio de Fomento Adif Alta Velocidad ha aprobado este martes la licitación del contrato de consultoría y asistencia para el proyecto de remodelación de la estación de Valladolid-Campo Grande, con una inversión de 3.448.500 euros y un plazo de ejecución de dieciocho meses. Con esta licitación, Adif pretende definir, dentro del proyecto de construcción, un nuevo edificio de viajeros, la remodelación del actual edificio histórico y su conexión con el nuevo, aún por construir.

Además, en este contrato también esta prevista la remodelación de la actual playa de vías y la definición de una conexión peatonal, así como nuevos aparcamientos y la adecuación de los accesos a la estación. El proyecto, también analizará la conexión con la nueva estación de autobuses con objeto de mejorar la intermodalidad entre ambos medios de transporte.

Estas actuaciones se enmarcan dentro del convenio para la transformación de la Red Arterial Ferroviaria de Valladolid firmado por el Ayuntamiento, Renfe-Operadora, Adif y la Junta de Castilla y León en noviembre de 2017 para mejorar la permeabilidad e integración del ferrocarril en la ciudad.

Por Valladolid-Campo Grande, construida en 1981, circulan tanto trenes AVE que la conectan directamente con Madrid-Chamartín con Palencia y León como trenes Avant que la conectan directamente con Segovia y Madrid-Chamartín. El número de conexiones diarias varía entre seis y doce trenes. Los servicios de alta velocidad se completan con los trenes Alvia que se detallan en el apartado de Larga Distancia.

El 23 de diciembre de 2007 se puso en marcha la línea de Alta Velocidad que une Valladolid-Campo Grande con Madrid-Chamartín. La línea es utilizada por trenes Talgo de la Serie 102 de Renfe, apodados pato, que hacen el recorrido en 56 minutos a una velocidad máxima de 300 km/h, que más tarde se suplantaron con la Serie 112 de Renfe. El 29 de septiembre de 2015 se puso en funcionamiento la Línea de alta velocidad Valladolid-Palencia-León dando continuidad a la Línea de alta velocidad Madrid-Segovia-Valladolid.

La ampliación de esta terminal se completa con la construcción de un edificio volado sobre los andenes, que permitirá el acceso de los viajeros tanto desde la zona centro de la ciudad como desde Delicias. Este inmueble estará relacionado físicamente con la estación de autobuses que la Junta planea en la zona central de los actuales talleres de Renfe en Farnesio.

Renfe y su competencia en el mercado español

En puertas de la liberalización del transporte ferroviario de viajeros en diciembre de 2020, se van conociendo las empresas dispuestas a competir con Renfe y popularizar el tren de alta velocidad en España como lo hicieron, hace dos décadas, las aerolíneas de bajo coste con el viaje en avión. La lista de empresas que cuentan con la licencia y el certificado de seguridad en España es larga, destacando, aparte de SNCF, ILSA y Acciona, Alsa, Arriva, Avanza, CAF, Continental Rail, Ferrovial o Socibus, entre otras.

A partir de diciembre de 2020, cualquier empresa que disponga de la licencia de operadora ferroviaria y del certificado de seguridad, que otorga la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, y haya solicitado el uso de la infraestructura ferroviaria a Adif, podrá prestar servicios en competencia con Renfe. Adif facilitará seguridad jurídica a los nuevos operadores mediante la suscripción de acuerdos marco que garanticen la reserva de capacidad por un periodo de 5 años, que puede ser superior (más de 15 años) en caso de existencia de compromiso de fuertes inversiones.

Adif ya trabaja en la reorganización del tráfico actual, para que sea posible introducir los servicios de las nuevas empresas; en un plan para paliar la saturación de las grandes estaciones o en la localización de terrenos de su propiedad susceptibles de ser puestos a disposición de los operadores entrantes, para la construcción de sus instalaciones.

Con la liberalización del AVE y larga distancia, culmina la apertura a la competencia del mercado ferroviario español, después de que lo hiciera en 2005 el transporte de mercancías y, posteriormente, los trenes turísticos e internacionales. La liberalización romperá en menos de dos años el monopolio de la operadora pública en el mercado de alta velocidad, aunque no ocurrirá lo mismo con los servicios ferroviarios sujetos a obligación de servicio público (OSP) -Cercanías, Media Distancia, Ancho Métrico y Avant-, que prestará hasta que se vuelvan a licitar en 2033.

Para contrarrestar la presumible pérdida de cuota de mercado, Renfe lanzará antes de la liberalización un nuevo servicio de alta velocidad de bajo coste, un 40 % más baratos que el AVE clásico. Los precios se ajustarán a los del mercado objetivo que Renfe quiere “atacar”, el de carretera, que tiene, por ejemplo, en el corredor entre Madrid y Barcelona (con 11 millones de viajeros al año), una cuota del 38% frente al 39% del ferrocarril y al 23%, del avión.

Renfe espera ganar dinero con su AVE ‘low cost’, aunque no sea mucho, desde el primer día, a diferencia de la marca Ouigo, con la que opera un servicio similar desde hace casi seis años la compañía francesa de ferrocarriles SNCF y que reconoce que se necesita un año y medio para amortizar la inversión en cada nueva línea que lanza.

Precisamente SNCF ha confirmado esta semana su decisión firme de entrar en España preferentemente de la mano de empresas locales -está negociando con varias empresas privadas, entre ellas ILSA (Acciona y Air Nostrum), que a su vez cuenta con más candidatos a socios en operadores de otros países de la UE-, o en solitario, si no logra llegar a un acuerdo con ninguna de ellas.

SNCF quiere traer a España su marca Ouigo, inspirada en el modelo ‘low cost’ aéreo, que ofrece en Francia precios desde 10 euros y un 60 % de sus usuarios viaja por menos de 25 euros por trayecto.

Renfe ya tiene identificado el material rodante de su parque actual con el que prestará el nuevo servicio ‘low cost’, por lo que no depende de nuevos encargos de trenes para lanzarlo, mientras que SNCF tendría que equipar con los correspondientes sistemas y certificados de seguridad y homologar los vehículos que quiera destinar a España o comprar.

La operadora gala no ve barreras en los costes de peaje que cobra Adif por circular por las vías y utilizar estaciones que, según la directora general de Viajes Sncf, Rachel Picardo, son similares a los de Francia y, sí, “son caros, pero es así como se financian las infraestructuras”.

Renfe cerró 2018 con una mejora del 59%

Renfe cerró 2018 con un resultado de 111,4 millones de euros, una cifra que mejora un 59% los 69,8 millones de beneficio que alcanzó el año anterior. En 2017 la operadora consiguió por primera vez beneficio en su resultado sin extraordinarios. En dos ejercicios el Grupo Renfe ha pasado de perder 36 millones de euros a ganar 111,4 millones de euros.

En 2018 Renfe consiguió incrementar sus ingresos un 11,2%, hasta los 3.979 millones de euros. La mejora se concentra principalmente en el aumento de los ingresos por las ventas de títulos de transporte de viajeros. Este año la compañía ha vuelto a superar los 500 millones de viajes, cifras previas a la crisis económica y recuperado 20 millones de viajeros para el tren. Por su parte, el Ebitda alcanzó los 523 millones de euros, un 6,94% más. Por lo que respecta a los gastos de explotación, se incrementaron un 11,86%, hasta los 3.455 millones.

La compañía percibió una subvención del Estado de 1.150 millones como compensación por la prestación del servicio público que presta en Cercanías y Media Distancia (Regionales), lo que supone un incremento del 38% respecto al año anterior. Los servicios comerciales de Alta Velocidad y Larga Distancia no tienen ningún tipo de subvención. El canon que paga al Adif por el uso de las vías ascendió a 1.229 millones de euros, un 32,9% más.

La mejora de los resultados se debe fundamentalmente por el aumento del número de viajeros por ferrocarril en España al contabilizar 507 millones, unas cifras que no se alcanzaban desde el año 2008. La demanda de los trenes comerciales (AVE y Larga Distancia) creció en el ejercicio un 4%, sumando 1,2 millones de viajes más para alcanzar los 33,6 millones de viajeros.

Los trenes de Cercanías y Media Distancia incrementaron su demanda más del 4,1% y sumaron 474 millones de viajeros en 2018, es decir, 18 millones de viajeros más que el año anterior. Por su parte, las Cercanías de Madrid incrementaron sus usuarios el 6% hasta 256 millones de viajeros y las de Cataluña (Rodalies) el 2,4% hasta los 116 millones.

Valencia clama por el tren

Decenas de personas se han concentrado este sábado en la Estació del Nord de Valencia bajo el lema ‘Xiulem pel tren’ para reclamar una mayor inversión en trenes de cercanías y regionales, así como para denunciar “el maltrato continuo que sufren por parte de Renfe”.

La portavoz de la plataforma ‘Indignats en Renfe’, Paola López, critica la desigualdad en la inversión de esta modalidad de transporte frente a la que se hace en AVE. “Se está dando toda la prioridad al AVE, que representa el 3% de los viajeros mientras que los cercanías y el resto de trenes mueven el 96% restante”.

López ha remarcado que la inversión en estos trenes es “solo del 20% año tras año”. “Estamos sufriendo un maltrato diario, retrasando y cancelando trenes continuamente. Se ha incrementado el tiempo de trayecto en cercanías entre València y Castellón, cuando antes era de una hora ahora es de una hora y 20 minutos”, ha incidido la portavoz.

Por su parte, el portavoz de ‘Usuarios del tren valencià’, Rafael Villalba, ha recalcado que no están de acuerdo con “la gestión de Renfe en los últimos años”. Consideran que esta “no es la forma de gestionar un medio de transporte tan importante como el ferrocarril, que se enfrenta a los nuevos retos de manera más ecológica que el resto”. Villalba ha añadido que “si Renfe no lo quiere poner en valor, lo haremos nosotros los usuarios y usuarias”.

En un manifiesto repartido durante la concentración, los convocantes protestan por la inversión de “60.000 millones de euros en AVE, un tren elitista y devorador de recursos económicos y medioambientales, que profundiza la discriminación social”.

Al mismo tiempo, apuntan que entre 2017 y 2018 “se suprimieron 2.000 trenes por año en cercanías y regionales por falta de personal o mantenimiento y solo en València, se han perdido más de diez millones de usuarios por las obras del corredor mediterráneo”, que según advierten “es un AVE camuflado, que no ha traído ningún beneficio a las usuarios”.

En el manifiesto han elaborado un decálogo de reclamaciones entre las que se encuentran la “inversión en lo más necesario y urgente del ferrocarril, la reestructuración de horarios y contratación de personal para prestar un servicio de calidad, eliminación de barreras arquitectónicas para personas con diversidad funcional o la integración en un mapa que sume FGV, EMT y Renfe”, entre otras.

Los manifestantes también han criticado la “prioridad” que se le da a los vehículos privados, el coche en este caso, ante un stand promocional de una marca de automóviles en la estación valenciana. “Renfe en lugar de promocionar el tren, tiene un coche en el hall de la estación, ningún concesionario haría eso con el ferrocarril”, ha apuntado Villalba.

“Por un lado, nos dicen que no hay dinero para personal o mantenimiento pero hay cosas que no necesitan inversión como anunciar por megafonía de los retrasos cancelaciones. En cambio sí son capaces de decirte que debes validar tu billete, si no te multarán. Por otro lado, sí saben que si cancelan un tren, habrá más gente en el siguiente y no obstante, no ponen un tren de doble composición para que vayamos como borregos”, ha reclamado López.

Al hilo de esta cuestión, la portavoz ha añadido que esta situación provoca que “mucha gente que coge el tren, como ve que no llegan a tiempo al trabajo o la universidad, dejan de cogerlo y van en coche, por lo que se contamina más y aceleramos el cambio climático, que es una realidad que no podemos huir de ella”.

Ampliado el plazo para fabricar 22 locomotoras AVE

Adif amplía en unos quince días el plazo inicialmente dado para que los fabricantes de trenes presenten ofertas con las que pujar por el contrato de suministro de 22 locomotoras AVE que lanzó a comienzos de año, un pedido valorado en 167,8 millones de euros. La compañía gestora de la red ferroviaria ha fijado el 14 de marzo como nueva fecha para que las empresas presenten sus propuestas de trenes, frente al plazo inicial, que concluía este próximo martes, 26 de febrero, según el anuncio que publica el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La conclusión del plazo para competir por las locomotoras de Adif coincidirá con la del periodo dado para presentar ofertas por el primer contrato de compras de trenes lanzada por Renfe, dado que también concluye el 14 de marzo. Todos los fabricantes de trenes españoles y radicados en España (CAF, Alstom, Siemens, Talgo y Bombardier) han manifestado su interés en estos dos contratos ferroviarios, los primeros que se licitan en España en cinco años, según indicaron en distintas fuentes del sector. En el caso de Alstom y Siemens, sopesan sus posibilidades en solitario, después de que la Comisión Europea prohibiera el proyecto de fusión de sus negocios ferroviarios.

El pedido lanzado por Adif supone el suministro y posterior mantenimiento durante once años de 22 locomotoras capaces de circular por las vías del AVE y de alcanzar una velocidad de hasta 160 kilómetros por hora. Los vehículos tendrán tracción mixta, tanto diésel como eléctrica, y los sistemas de seguridad ERTMS y ASFA. Adif los empleará para sus habituales labores de exploración de líneas, mantenimiento y quitanieves, entre otras.

En cuanto al contrato lanzado por Renfe, comprende la compra de 31 trenes de vía estrecha y de 6 de Cercanías, y su mantenimiento por un importe de 398 millones de euros. En el caso de la operadora ferroviaria, se trata del primero de la media docena de pedidos de nuevos trenes que prevé ir licitando en cascada en la primera mitad del año, valorados en un total de unos 3.000 millones de euros.

El AVE gana viajeros nuevos en 2018

La demanda del tren creció en España en 2018 en todos los servicios, según el balance provisional de datos de cierre de ejercicio. La demanda global de servicios comerciales (que engloba todos los trenes de Larga Distancia con y sin Alta Velocidad, que compiten con el avión y la carretera ninguna subvención pública) alcanzó los 33,6 millones de viajeros, un 4% más que el año anterior. Dentro de estos servicios comerciales, los trenes AVE alcanzaron los 21,3 millones de viajes, 1.093.000 viajeros nuevos frente al año anterior, lo que supone un crecimiento del 3,7%.

Fuera de los servicios comerciales, en 2018 también destacó el crecimiento de la movilidad en trenes Avant, que cubren distancias medias en Alta Velocidad y son considerados servicios públicos. La demanda de estos trenes alcanzó los 8,68 millones de viajes este año, un 6% más que el anterior.

Con esta evolución de la demanda, el sistema de Alta Velocidad dio servicio en 2018 a 38,5 millones de viajeros. Esta cifra se alcanza al sumar los 21,33 millones de viajes que se realizaron en AVE, los 8,68 en trenes Avant y la parte de los viajes de Larga Distancia que discurre por Alta Velocidad y que alcanzó en 2018 los 8,5 millones de viajeros (el 70% de la demanda de servicios comerciales que no viaja en trenes AVE, pero sí circula por infraestructuras de Alta Velocidad).

La demanda de los servicios públicos, trenes de Cercanías y Media Distancia, registró una mejora de más del 4,1% y sumaron 474 millones de viajeros en 2018, es decir, 18 millones de viajeros más para el tren que en el año anterior. Destaca el crecimiento en el núcleo de Cercanías de Madrid, que movió 256 millones de viajeros, un 6% más que el año anterior, y en Rodalies de Barcelona, con 116 millones de viajes al año, un 2,4% más.

En el total de sus servicios, Renfe ha terminado el año 2018 con un crecimiento de la demanda del 4%, hasta los 507 millones de viajeros, con lo que el tren consigue recuperar 20 millones de viajes en un solo año y volver a superar la barrera de los 500 millones de viajes anuales, cifra que no se alcanzaba desde 2008.

Renfe rescata su AVE low cost

Renfe retoma el proyecto de lanzar un servicio de Alta Velocidad low cost. Con este nuevo plan, la operadora ferroviaria pretende poner en la vía un tren que cubra el trayecto entre Madrid y Barcelona y que prevé tener en circulación antes de que en diciembre de 2020 el transporte de viajeros se abra a la competencia. Se trata de un AVE con un billete más barato, aunque también con menos prestaciones y con capacidad para transportar mayor número de viajeros.

La compañía pública incluye este lanzamiento a bajo coste en el plan estratégico que el martes aprobará su consejo de administración con el fin último de prepararse para competir con otros operadores a partir de 2020. La idea es ponerlo en funcionamiento antes de que llegue la competencia, con el objetivo de hacerse con una demanda y un mercado. El cambio de gobierno el pasado año, evitó que prosperara el EVA, nombre con el que el anterior Ejecutivo del PP quería poner en las vías un tren low cost entre Barcelona y Madrid y que el equipo directivo de la operadora tenía programado poner en marcha este año.

Entre los grandes objetivos de la estrategia de Renfe para los próximos cinco años (2019-2023) figura un plan de compras de nuevos trenes por un importe de unos 3.000 millones de euros. Las adquisiciones se centrarán en material para trayectos regionales y de Cercanías, si bien también incluirán nuevos AVE, a pesar de que hace tres años se cerró un pedido de treinta unidades con Talgo. El Estado garantizó recientemente a Renfe el monopolio de trenes regionales y de Cercanías para diez años más. Estos servicios, que cuentan con una subvención pública anual de unos 900 millones de euros, quedarán así al margen de la liberalización, de forma que Renfe sólo tendrá que competir con otros operadores en el AVE y la Larga Distancia.

La operadora pública se propone además intensificar su internacionalización con el foco puesto en Reino Unido, Francia y Latinoamérica, tras las operaciones desarrolladas en el exterior con el AVE a La Meca y su desembarco en Texas. Busca también aumentar el peso de las mujeres en su plantilla (elevarlo al 50%, frente al 13% actual) y convertirse en un operador de movilidad combinando el tren con otros modos de transporte. Para ello, recurrirá a la digitalización del proceso de venta de billetes, que incluyan no solo el trayecto en tren sino también otros transportes y servicios, de modo que se cubra todo el viaje del pasajero, «desde que sale de casa hasta que llega a su destino».