Archivo de la etiqueta: obras

Metro Madrid reabre la línea 2

Metro de Madrid reabrirá este viernes el tramo de la línea 2 cortado desde el pasado mes de enero tras finalizar los trabajos de reparación generadas por el impacto en la infraestructura de las obras del complejo de Canalejas. La reapertura incluye la estación de Sevilla, que permanecía cerrada por obras de modernización desde abril de 2018, y está previsto informar a los usuarios de la vuelta al funcionamiento de este tramo de la línea 2 por los canales habituales de comunicación (megafonía, cartelería y redes sociales).

Fue el pasado 25 de enero cuando la Comunidad de Madrid decidió cerrar el tramo entre las estaciones de Retiro y Sol. El motivo fue que las obras del aparcamiento subterráneo que estaba ejecutando la empresa OHL en el entorno de Canalejas afectaron a la línea 2 “provocando un leve desplazamiento de la pared del túnel”, según explican fuentes de Metro. Posteriormente, los trabajos de refuerzo del túnel entre las estaciones de Sevilla y Sol provocaron la extensión del cierre hasta la estación de Ópera entre el 24 de abril y el 12 de mayo. Durante las obras, los usuarios han tenido a su disposición un servicio sustitutivo gratuito de autobuses.

El coste de los trabajos de reparación ha sido de 3,5 millones de euros, cantidad que asumirá la constructora OHL dado que el origen de la avería fueron las obras que estaba realizando en Canalejas. Metro de Madrid reclamará también a la constructora responsabilidades por los perjuicios generados por la suspensión del servicio en este tramo de la L2 , así como el coste del servicio alternativo de autobuses. La reapertura de la línea 2 incluye la estación de Sevilla, que permanecía cerrada por obras de modernización desde abril de 2018.

Los trabajos han permitido sustituir el vestíbulo existente por uno nuevo, así como la reordenación de los accesos a la estación concentrándolos en uno solo, de mayor tamaño, en el lado de los impares de la calla Alcalá. Se han instalado tres ascensores, lo que permite que la estación sea accesible para personas con movilidad reducida: uno desde calle al nuevo vestíbulo, y dos más para llegar a cada uno de los andenes, tras el paso de tornos. Metro ha renovado también las instalaciones dotándolas de elementos adicionales como torniquetes, comunicaciones, protección contra incendios, transformación eléctrica, entre otros, para adecuarla a los estándares de las estaciones más modernas de la red.

Durante los trabajos en la estación de Sevilla, han aparecido los restos de un antiguo cartel publicitario de cerámica de 1924 de la marca de jabones Carabaña que a apartir de ahora podrán observar los usuarios. Esta publicidad se fue ocultando con las diferentes actuaciones que se han llevado a cabo a lo largo de los casi cien años de vida de suburbano, dejándolo finalmente oculto. Las actuaciones de renovación en la estación de Sevilla se enmarcan dentro del Plan de Modernización que está llevando a cabo Metro, que supondrá una inversión de 89 millones de euros para actuar en 33 estaciones de la red. La instalación de los tres ascensores forma parte del Plan de Accesibilidad de Metro, que se desarrollará hasta 2020 y permitirá la instalación de 89 ascensores en 32 estaciones con una inversión de 145,7 millones de euros.

El próximo domingo, arrancará el corte total del túnel de Recoletos, conocido popularmente como el túnel de la risa, para realizar obras de mejora en la infraestructura ferroviaria que se prolongarán hasta el mes de noviembre. Estas actuaciones implicarán suprimir el tráfico ferroviario entre Atocha y Chamartín por dicho túnel y que la estación de Recoletos quede sin servicio. Afecta a los trenes de las líneas C1, C2, C7, C8 y C10. Las trabajos en el subsuselo del eje de la Castellana servirán para sustituir la vía y la catenaria por otras de mayores prestaciones, una tarea «imprescindible», según asegura Adif, en unas infraestructuras construidas en los años 60 y que constituye el tramo con mayor densidad de tráfico ferroviario de la región, con 470 trenes y más de 200.000 viajeros diarios. La inversión será de 35 millones de euros. A esta cantidad habrá que sumar otros 11,8 para modernizar la señalización (de los años 80), en virtud de un contrato que aún no ha sido adjudicado. En los últimos años, el servicio de Cercanía de Madrid ha sido muy cuestionado por sus continuos problemas. Según reconoce Adif, se ha registrado “un incremento” de las averías que han provocado “grandes retrasos”.

El metro arrasa restos de Málaga del siglo XI

Desde mediados del pasado mes de marzo arqueólogos andaluces trabajan sobre los restos de la Málaga musulmana del siglo XI que las obras de ampliación del metro han dejado al descubierto. En concreto, se trata de estructuras de viviendas de la época, así como calles y viarios. Todo ello será “arrasado”, salvo alteración significativa de la estrategia planificada, según fuentes próximas a la iniciativa. Conforme los especisliatas culminen su parte del trabajo, documentando lo encontrado y siempre que todo encaje en la normalidad de la actuación, se podrán cubrir los restos y avanzar en la construcción de la losa de cubierta.

La decisión final queda a expensas de los informes que aún tiene que emitir la Delegación de Cultura, cuya responsable territorial es la misma que asume los asuntos de Fomento, que a su vez acomete la obra del suburbano. Pero la prioridad de la Administración regional pasa por adelantar en lo posible la terminación del tajo ahora en marcha. “Allí no parece que haya nada de calado suficiente como para que haya que paralizar la obra o tomar medidas de otro impacto”, explica la responsable del departamento autonómico en la provincia, Carmen Casero, subrayando que la dimensión de los restos hace que afecte totalmente al tramo del suburbano.

“No vamos a negar que esos restos afectan al 100% de la obra, su incidencia es completa, no es que haya un tramo del 20% afectado, es el 100%”, dce Casero, quien, a pesar de ello, admite que será en función de las conclusiones de los técnicos cuando se adopten las decisiones, caso de “conservar custodiados en algún sitio lo que se considere; el interés público primará siendo compatible con el trabajo de los arqueólogos”. “No por correr más se está haciendo más a la ligera”, apostilla.

Hace unos días se cerró uno de los dos puntos en los que se han venido desarrollando las labores de excavación arqueológica en las últimas semanas. De acuerdo con la información oficial aportada por la Junta, las estructuras encontradas fueron cubiertas con mallas de geotextil y tierra. Sin embargo, otras fuentes apuntan a que el proyecto constructivo no hace compatible el mantenimiento de los restos con la ejecución del paso soterrado. Cabe recordar que en 2011, con Enrique Salvo como director del proyecto, se manejó la posibilidad de exponer parte de los restos dentro de la estación Guadalmedina.

De acuerdo con las fuentes consultadas, salvo las cerámicas y otros elementos muebles que sean encontrados, todos lo demás “será destruido”. El retraso que acumula esta parte del ferrocarril urbano y la existencia de un compromiso contractual con la concesionaria encargada de su explotación comercial para que los trenes lleguen al centro como muy tarde en noviembre de 2020 eleva la presión sobre el desarrollo de la infraestructura.

Los mensajes lanzados desde meses atrás por los máximos responsables de la Junta, caso del presidente, Juan Manuel Moreno Bonilla, y del consejero de Presidencia, Elías Bendodo, son fieles exponentes del escenario en el que se mueve en este momento la actuación. Ambos vienen subrayando la apuesta por acelerar el ritmo de actuación, llegando a asegurar que el mismo ya se alarga hasta las 24 horas durante buena parte de la semana en varias fases de la obra.

El antiguo metro de Barcelona

Cuando se perfora el suelo de cualquier ciudad, más si ésta es antigua, se suele encontrar de todo. Lo más habitual es hallar vestigios romanos o también mediavales. Pero de vez en cuando, surge la sorpresa. Y eso es lo que ocurrió en Barcelona hace unas semanas, cuando los operarios preparaban el terreno para realizar una red de recogida neumática de basuras en el Raval.

Los obreros se toparon con un agujero de una configuración “rara e inusual”. Un inmenso agujero encofrado de anchura considerable y 13 metros de profundidad con escaleras de madera en forma de zigzag incluidas. El agujero, además de “raro” era “poco seguro”. Imposible de explorar. Así que lo suyo fue avisar a la unidad de subsuelo de los Mossos que a su vez llamaron a la subacuática pues las aguas freáticas cubrían unos 4 metros del pozo y no dejaban llegar a una pequeña galería que conectaba con una segunda.

El misterio sobre qué era la estructura encontrada duró hasta que se dio con un vecino del Raval docto en historia del barrio. Él fue quien lanzó la alerta de que aquello eran las obras empezadas y no acabadas del metro que debía unir la Rambla con el Paral·lel y que no pudo llevarse a cabo por múltiples problemas: vecinos enfadados, edificios agrietados, huelgas de obreros, falta de financiación y aguas freáticas.

El agujero es el pozo de ataque y las dos minigalerias son el acceso a lo que debía ser el túnel y el principio de este, del que solo llegaron a construirse 5 metros. El proyecto se gestó en 1926 y tenía tres fases: el funicular desde Paral·lel hasta el parque de Montjuïc, y un segundo tramo hasta el castillo. Estos se acabaron en 1929. Y de hecho, el primero aún funciona; el segundo se mantuvo hasta principios de los 80. El tercer tramo fue el que fracasó. En abril de 1930 se licitó la obra y en el 34 se le denegó el permiso por todas las vicisitudes antes citadas. Además de pozo de ataque y el inicio de lo que debía ser el túnel, se erigieron también parte de la estación de Paral·lel (aún en pie) y las cocheras, talleres y subcentral transformadora localizadas en el cruce de Nou de la Rambla con la calle de Vila i Vilà.

La red de metro de Barcelona se inauguró el 30 de diciembre de 1924, con Alfonso XIII en el trono y la dictadura de Primo de Rivera en el Gobierno. Y se hizo con expectación, el público acudió en masa. La prensa de la época recoge la presencia del infante Fernando de Baviera vestido de general, alfombras en las escaleras y macetas con plantas tropicales en las taquillas. Además de lunch en el andén. Se pusieron en marcha cuatro estaciones: desde Lesseps hasta la plaza de Catalunya (la actual línea verde) de lo que se conocía como Gran Metro. En 1929, la línea ya llegaba hasta el Liceu y tenía un ramal que salía de Aragón (ahora Passeig de Gràcia) hasta Jaume I, hoy en día parte de la línea amarilla.

Canfranc, por fin, en obras

La estación de Canfranc volverá a recobrar su esplendor. Los trabajos han comenzado para convertir algunos de los hangares ya existentes en la nueva estación de pasajeros. Las obras cobran ritmo de forma que para el otoño de 2020 esté ya concluida y se complete la playa de vías con las líneas de viajeros. Y de nuevo los visitantes acudirán a este complejo histórico, auténtico Escorial de los Pirineos. La rehabilitación de la estación costará 12,5 millones.

Antes del 24 de abril van a solicitar a la Unión Europea la posibilidad de que se financie unos estudios sobre el túnel internacional; ya se están preparando las solicitudes. El pasado 13 de marzo se firmó el acta de replanteo. Se ha limpiado y desbrozado el terreno, se han levantado las vías antiguas y, “lo más importante, que ya hemos ejecutado el desmontaje de las placas de fibrocemento que estaban en la cubierta”, explica el consejero aragonés José Luis Soro.

El primer edificio que veremos rehabilitado es el de la cochera francesa que será punto clave para los peregrinos que recorren el Camino de Santiago, que será un centro de acogida e interpretación de la ruta jacobea. Son 400.000 euros y ya está adjudicada y en marcha. En junio “estará terminado y será el primer edificio que habremos conseguido rehabilitar en Canfranc”, señala Soro. En cuanto al edificio histórico, las obras han comenzado con la retirada de una pequeña parte de las marquesinas exteriores. Lo convertirán en un hotel con unas 100 habitaciones y espacios de convenciones y hostelería. El vestíbulo seguirá siendo de uso público.

En una visita reciente, la presidenta del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Isabel Pardo de Vera, resaltaba el buen ritmo de los trabajos y adelantaba la posibilidad de una futura colaboración para desarrollar el Museo del Ferrocarril que se proyecta en el antiguo depósito de locomotoras. Además de esta infraestructura se puede aprovechar una placa giratoria adjunta, los talleres, el edificio que albergaba a los mecánicos (y, después de abandonado el depósito, al club de montaña de Renfe) y una serie de vías en topera.

Hace un tiempo la Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) proponía esta idea y aseguraba que allí podrían exhibirse, totalmente a cubierto, diez vehículos ferroviarios (locomotoras, automotores o coches), uno en cada una de las vías a las que se accede desde la placa giratoria. Varias de esas vías disponen de fosos que permitirían ver las piezas desde abajo (rodajes, bogies, sistemas de frenado, de generación de electricidad para alumbrado, etc.) y todas disponen de espacio suficiente a los lados para instalar plataformas desde las que los visitantes podrían ver el interior de los vehículos. Además de estas diez, las dos vías del taller, más largas que el resto, permitirían estacionar otras tantas pequeñas composiciones compuestas por dos o tres vehículos.

Aragón, junto con la región de Aquitania y los gestores de infraestructuras francés y español, trabajan para que en la próxima convocatoria Conecta-Europa se pida financiación para la adecuación del túnel, que quedó fuera en la pasada convocatoria. De cara a la reapertura se ha solicitado una convocatoria del cuatripartito para respaldar esa solicitud y validar los citados nueve informes.

Hartos de las obras en la Estación de Ceuta

Los vecinos de la barriada de la Estación del Ferrocarril de Ceuta están hartos. Se sienten cansados de una obra que, dicen, no avanza y cuyo proyecto ha sido variado de forma radical respecto del inicial. La antigua infraestructura ferroviaria es una más de las obras que no cumplen plazos ni atienden las necesidades reales de los vecinos.

“Es esa actitud del Gobierno, que supedita los plazos de las obras y su finalización a sus propios intereses. Las obras empiezan no cuando surge la necesidad sino a conveniencia del gobierno, que exige el cumplimiento de los plazos cuando le interesa y cuando no, pues se alargan y eternizan”, denuncia Javier Varga, diputado de Ciudadanos.

Las críticas al plan de obras no son las únicas. También denuncian la situación en que se encuentra la estación, a la que se ha bautizado como “la obra del Escorial”. “Ya se discute no solo la finalización sino también la finalidad, qué va a ir allí; lleva 15 o 20 años siendo una molestia para los vecinos”, explican los vecinos. Varga ha denunciado que proyectos como el de la Estación parecen hechos más bien para “complicar la vida” del vecindario y no para solucionar problemas, después de haberles privado de zonas de aparcamiento o de disponer un carril bici carente de sentido. “Llevan más de año y medio de obra y aun queda por hacer más de la mitad, los vecinos están cansados”, ha expuesto.

La barriada Estación de Ferrocarril debe su nombre a un antiguo y ambicioso proyecto que uniría Ceuta con varias ciudades marroquíes hasta llegar a Ciudad del Cabo. Finalmente, el recorrido se redujo hasta Tetuán. Fue levantada entre 1916 y 1918 por el constructor y contratista José Mª. Escriña para la Compañía Española de Colonización, concesionaria de la construcción y explotación del Ferrocarril Ceuta-Tetuán. Todo el proyecto se encargó a una comisión formada por el ingeniero de caminos Rafael de la Escosura, el militar Miguel Manella y José Roda, que lo era de la primera división de ferrocarriles, encargándose luego el ingeniero Wilfredo Delclós de la construcción.

El edificio se planteó en un regionalismo tetuani, con tres cuerpos, patios centrales, cuatro torrecillas que imitaban alminares y andenes cubiertos en forma de galerías de arcos que evitaban el acoplamiento de la marquesina. La simplicidad exterior se hace más elegante medíante el juego de colores entre los planos encalados, y los planos y tejadillos de cerámica de color verde brillante. Inaugurada el 10 de mayo de 1918 por el Infante Carlos de Borbón dos Sicilias y el Alto Comisario de España en Marruecos, Francisco Gómez Jordana, se instalaron en ella los almacenes de explotación, talleres y la residencia del jefe de estación. Se completaba la construcción con hangares y depósitos de agua del mismo estilo. Hasta que en 1958 se cerró para siempre con la línea.

Después de más de una década de fallidos intentos para conseguir rehabilitar la centenaria estación (uno de sus últimos destinos era convertirse en biblioteca), se desconoce si finalmente será este el definitivo. La Ciudad tramitó el pasado mayo un proyecto complementario para, con un presupuesto de un millón y medio de euros, terminar su rehabilitación. Sin embargo, esa partida se vio finalmente mermada y se quedó en algo más de 600.00 euros. Las obras, sin embargo, se interrumpen constantemente.

Construcción de tren eléctrico en Panamá

El embajador chino en Panamá, Wei Qiang, entrega a Panamá el resultado de estudio de factibilidad sobre un proyecto para la construcción de un sistema férreo eléctrico que comunique la capital panameña con la occidental provincia de Chiriquí, fronteriza con Costa Rica. El estudio lo hizo la empresa China Railway Design Corporation y fue entregado a Óscar Ramírez, coordinador de la comisión de alto nivel del proyecto ferroviario Panamá-David, en presencia del presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, en el terreno de la Feria Internacional de David, capital provincial de Chiriquí. La realización del estudio forma parte de los acuerdos pactados tras el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países el 13 de junio de 2017.

Al hacer una presentación durante el acto, Ramírez indicó que el estudio plantea la construcción de una línea de tren para pasajeros y carga de ocho coches, con capacidad para alrededor de 750 pasajeros, con 21 paradas y un tramo de 391,3 kilómetros de longitud. La obra contaría con puentes y túneles, y pasaría por las provincias de Panamá, Coclé, Herrera, Veraguas y Chiriquí. La inversión estimada de la obra sería de 4.100 millones de dólares (3.620 millones de euros), con un período de construcción de seis años, y generaría 6.000 empleos directos e indirectos durante su ejecución y 2.900 empleos en su operación y mantenimiento. Explicó además que el proyecto contempla el enlace de zonas urbanas con potencial de crecimiento, puntos estratégicos para el manejo de carga y minimizar el impacto ecológico.

Añadió que el área económica Especial Panamá Pacífico, en la ribera oeste de Canal de Panamá, cerca a Ciudad de Panamá, fue contemplada como área de salida de cargas. Contempla asimismo una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora para el tren de pasajeros y de un máximo de 80 kilómetros para el tren de carga.

Wei destacó tras la presentación la importancia del desarrollo de infraestructura en la agenda entre Panamá y China, y como parte de la visión compartida por el presidente panameño y su homólogo chino, Xi Jinping. Recordó que el gobierno chino ofreció a través de su Ministerio de Comercio, en el marco del desarrollo de las relaciones bilaterales, la realización con fondos de cooperación internacional no rembolsables del estudio de factibilidad del tren Panamá-David, propuesto por el gobierno panameño.

El diplomático chino agregó que la cooperación entre los dos países será capaz de superar todo tipo de desafíos, en aporte al bienestar de ambos países y de un mundo mejor comunicado. El jefe de Estado panameño destacó por su parte que presentarán el estudio en diferentes provincias del país. Varela agregó que este es un proyecto país y no debe ser politizado, porque beneficia la calidad de vida de los panameños. Explicó que la decisión final sobre si se realiza el proyecto quedará en manos de todos los panameños y sobre todo de los chiricanos.

Remodelación de estaciones extremeñas

Adif Alta Velocidad ha licitado la asistencia técnica y el control de las obras para la remodelación de las estaciones de Plasencia, Cáceres, Mérida y Badajoz, dentro del ámbito de actuaciones de la línea de alta velocidad Madrid-Extremadura, por un importe de 1,4 millones de euros. Los trabajos, divididos en dos contratos que cuentan con un presupuesto conjunto de 1.419.441,21 euros (IVA incluido), tienen por objeto la prestación de servicios de asistencia y consultoría para la ejecución del apoyo técnico y económico necesario en el seguimiento y control de la correcta ejecución de las obras, conforme a las condiciones de calidad, ambientales y de seguridad establecidas en la normativa vigente, informa Adif en un comunicado.

El control y asistencia técnica para el proyecto de remodelación e integración de las estaciones de Plasencia y Cáceres ha sido licitado por 675.094,02 euros (IVA incluido) y cuenta con un plazo de ejecución de 12 meses. Por su parte, la asistencia y control al proyecto de construcción para la remodelación e integración de las estaciones de Mérida y Badajoz se ha licitado por un importe de 744.347,19 euros (IVA incluido) y un plazo de ejecución de 13 meses.

Los contratos para la remodelación e integración sostenible de las estaciones de Plasencia, Cáceres, Mérida y Badajoz, dentro del ámbito de las nuevas estaciones de alta velocidad pertenecientes a la LAV Madrid-Extremadura, han sido licitados recientemente por un importe global de 19.861.064 euros (IVA incluido).

Estas actuaciones se han dividido en dos proyectos, cuyo principal objetivo es el de dotar a las estaciones actuales de todas las características y servicios necesarios para albergar la alta velocidad ferroviaria. Finalmente, esta actuación podrá ser cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) a través del P.O. Plurirregional de España 2014-2020, Objetivo Temático 7: Transporte sostenible.

Según la jefa de proyectos de estaciones de Adif, Montserrat Rallo, el exterior de las estaciones de las principales poblaciones se resume en la creación de plazas frente a la estación, en remarcar la puerta de acceso con marquesinas y en que el peatón gane protagonismo en el entorno. En el interior, la idea general es ganar más luz natural, emplear nuevos materiales, subir la altura de los vestíbulos principales, apostar por la iluminación LED y una accesibilidad total en todos los espacios, además de incorporar tecnologías como wifi o puntos de información personalizada.

Las cuatro estaciones adaptadas a esta nueva etapa ferroviaria estarán terminadas a finales de 2020, según explicó hace unos días la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco. Además, aseguró que si después de las elecciones del 28 de abril cambiara el Gobierno, esto no afectaría a los proyectos referidos porque ya han sido publicados en el Boletín Oficial del Estado.

(Imagen J. V. ARNELAS. Hoy digital)

Se malogra el proyecto California

El proyecto de Alta Velocidad que pretendía unir Los Ángeles y San Francisco se suspenderá, aunque ACS mantendrá el contrato de obras de construcción de un tramo de este plan que se adjudicó en 2014. No se acometerán más obras que las ya lanzadas, según anunció este martes el gobernador del Estado de California, Gavin Newsom. “Seamos realistas, el proyecto, tal como está planteado, costaría demasiado y supondría mucho tiempo”, aseguró en su discurso sobre el Estado.

El gobernador considera que, “aunque muchos podrán decir que resultará una línea a ninguna parte”, contribuirá a “revitalizar” Central Valley, una de las zonas que, según indicó, presenta mayor contaminación y peores conexiones de corta y media distancia. De esta forma indicó que concluirán las obras de la primera fase del proyecto actualmente en marcha, esto es, el trazado de los alrededor de 200 kilómetros de longitud entre las ciudades de Merced y Bakersfield, en Central Valley.

ACS logró en diciembre de 2014 un contrato de obras de construcción de un tramo de este tren de Alta Velocidad de unos 105 kilómetros de longitud que une Fresno y el Norte de Bakersfield, un trazado que, por tanto, está incluido en el que acabará de construirse. El proyecto, estimado entonces en 1.083 millones de euros, se consiguió a través de un consorcio en el que participa con sus filiales Dragados y Hochtief, y que completa la firma local Shimmick. California tenía prevista construir una línea de unos 827 kilómetros de longitud que uniría Los Ángeles y San Francisco, una conexión con 24 estaciones que se esperaba estuviera lista para el horizonte de 2033.

Además de ACS, Ferrovial también compitió en su día por hacerse con obras de este tren de Alta Velocidad, ante el que la operadora ferroviaria pública Renfe se posicionó para su explotación. En 2017, Renfe, actualmente incluida en el proyecto de Texas, quedó segunda de entre los cuatro grupos que compitieron por el primer contrato para explotar el corredor californiano. La mejor posicionada fue la alemana Deutsche Bahn, que se quedó con el contrato que ahora quedará en el aire. El proyecto en liza era el contrato de asesoramiento en el diseño y definición de los aspectos técnicos y comerciales del servicio de Alta Velocidad, un proyecto estimado en 30 millones de dólares (unos 25,2 millones de euros).

España envía otro tren del metro a Quito

El segundo tren, de los 18 que conformarán la Línea 1 del metro de la capital ecuatoriana, llega a la cuidad portuaria de Manta (oeste), informó el alcalde de Quito, Mauricio Rodas. En su perfil de Twitter, el titular de la Alcaldía indicó que el tren llegó procedente de España y colgó una fotografía de un gran buque de carga. “El Metro ya es una realidad que mejorará la calidad de vida de los quiteños”, escribió.

Quito será la primera ciudad de Ecuador en contar con un Sistema de Transporte Público subterráneo, que se prevé entre en funcionamiento a finales de este año. La primera línea la ejecuta un consorcio liderado ahora en su totalidad por la empresa española Acciona. Esa primera línea, permitirá la movilización ciudadana desde Quitumbe (sur) a El Labrador (norte), o viceversa, en 34 minutos.

Según cálculos de Rodas, 400.000 personas al día serán transportadas en el metro, que se construye “con los más altos estándares de preservación patrimonial y la mejor tecnología a nivel mundial. Cada tren tiene una vida útil aproximada de 35 años“. De acuerdo a la empresa Metro Quito cada uno de los 18 trenes que conformarán la Línea 1 del Metro estará dotado de un sistema de información al usuario: letreros electrónicos, avisos sonoros y visuales, y detección de incendios.

El pasado 1 de septiembre llegó a Manta el primer tren de la Línea 1 del metro, compuesto de 6 coches y con una longitud de más de 109 metros, con 144 asientos, amplios pasillos y acceso a wifi para beneficio de los usuarios. Después de cinco días se trasladó ese tren a Quito, donde poco después una veintena de personas asaltaron las instalaciones del metro de Quito en una localidad del sur de la ciudad y efectuaron pintadas en un coche, hecho que se sometió a investigación.

La Alcaldía informó entonces que los individuos amordazaron e inmovilizaron a varios guardias de seguridad que custodiaban el lugar. Los asaltantes realizaron “manchones” y “grafiti” a uno de los coches antes de que otros vigilantes impidieran que continuara la agresión y lograran dañar el resto de vehículos.

El metro de Quito empezará a operar en diciembre de 2019. Esta obra, la de mayor magnitud en la capital y el país, se convertirá en la columna vertebral de la movilidad y en un eje de cambio en lo urbanístico. Actualmente, tiene un 80% de avance en su construcción. La obra civil terminó en las 15 estaciones que se ubican a lo largo de los 22,6 kilómetros del túnel que conectará Quitumbe, en el sur, con El Labrador, en el norte, según publica el diario El Comercio.

Desde enero hasta septiembre próximo, mensualmente llegarán dos trenes desde España. Cada uno pasará por tres tipos de pruebas: acople, estáticas y evaluaciones dinámicas. También empezarán los cambios urbanísticos en los 400 metros de radio alrededor de las estaciones.

SFM completa el servicio electrificado

Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM) pondrá en marcha el próximo martes el tramo de línea de tren electrificada entre la estación de s’Enllaç de Inca y Manacor. El pasado octubre ya se puso en marcha la electrificación entre s’Enllaç y Sa Pobla, con lo que a partir del martes se completará la modernización de la línea entre Palma, Sa Pobla y Manacor, tras unas obras que han supuesto una inversión de 40 millones de euros, según la Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad.

Los nuevos trenes electrificados entrarán en funcionamiento este martes, y se completará así la modernización de la línea entre Palma, Sa Pobla y Manacor. Esta actuación incrementa la comodidad y sostenibilidad del sistema de transporte. La electrificación permite que el recorrido sea más cómodo y rápido. Ante la petición de los usuarios, SFM estudiará durante este mes de enero cuáles serían las implicaciones técnicas y los efectos sobre los horarios y frecuencias del trayecto total por el hecho de mantener una parada en s’Enllaç.

SFM se ha comprometido con varios usuarios del tren a estudiar si mantiene como parada la estación de s’Enllaç de Inca, innecesaria una vez que se ha completado la electrificación de las líneas, pero cuyo mantenimiento han solicitado. Quienes lo reclaman organizaron este sábado una protesta en la estación. Durante este mes, SFM analizará los efectos horarios de la medida y en febrero se tomará la decisión definitiva. El director general de Movilidad del Govern, Jaume Mateu, y el gerente de Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM), Mateu Capella, se han reunido este viernes con un grupo de usuarios del tren para mostrar su disposición para estudiar la continuidad de la parada a la estación de Enllaç, ubicada al municipio de Inca.

Con la puesta en funcionamiento del tramo del tren electrificado entre la estación de s’Enllaç y Manacor, que se suma al tramo hasta Sa Pobla que está en marcha desde octubre, ya no es necesario que los trenes hagan parada en s’Enllaç para que los pasajeros cambien de vehículo. Durante las obras de electrificación de las líneas, los pasajeros hacían transbordo y pasaban del tren eléctrico que iba de Palma hasta s’Enllaç, al tren diesel que unía esa estación de Inca con sa Pobla o bien con Manacor.

El trayecto desde s’Enllaç hasta Manacor se seguirá haciendo en tren diesel hasta el lunes, y a partir del martes se hará en un mismo vehículo desde Palma y hasta el destino final. En febrero se tomará una decisión definitiva sobre si se incorpora Enllaç como una parada ordinaria y regular del tren.