Archivo de la etiqueta: China

El viaje de Kim Jong-un en tren a China

La televisión norcoreana le dedicó una amplia cobertura a la visita del líder Kim Jong-un a Pekín, con un programa especial que mostraba el interior del misterioso tren blindado en el que viajó e imágenes de su reunión con el presidente chino, Xi Jinping. El programa, emitido el jueves y de unos 40 minutos de duración, ofrece detalles que hasta ahora no se habían visto de la visita secreta de Kim a China de esta semana, que supuso el primer desplazamiento al exterior del mandatario del hermético régimen y su primera cumbre con un líder extranjero.

El tren visto en la capital china cuenta con 21 vagones pintados de verde, ventanas polarizadas para oscurecer las identidades a bordo. Además, cuenta con las marcas de los transportes privados a prueba de balas preferidos por los desconfiados líderes de Corea del Norte. Hasta ahora de él hablan varios reportes de la inteligencia surcoreana, hay testimonios de diplomáticos que han viajado en él y alguna imagen que ha difundido la agencia de comunicación estatal de Corea del Norte.

Las imágenes fueron captadas por un equipo de la Televisión Central norcoreana (KCTV) que viajó con el líder, al igual que una amplia comitiva diplomática y de seguridad, a bordo del tren acorazado que llegó a China el domingo y regresó a Corea del Norte el miércoles. El programa muestra a Kim -acompañado en todo momento por su esposa Ri Sol-ju- participando en encuentros con emisarios chinos en el interior del tren, en una renovada sala de reuniones amueblada con una mesa de despacho y sofás rosas.

El líder norcoreano se desplazó a China en el mismo tren privado que usaba su padre, Kim Jong-il, en sus viajes al exterior, y que estaría compuesto por unos 90 vagones blindados y dotado con varias salas de reuniones y conexiones por satélite, según los medios surcoreanos. El tren, que desató los rumores de la secreta presencia de kim en Pekín, sólo puede desplazarse a unos 60 kilómetros por hora debido a su gran tonelaje, y estaría también equipado con comodidades al gusto del líder norcoreano, que hasta ahora lo había empleado únicamente para viajes dentro del país.

La mayor parte de la emisión especial de la KCTV está dedicada al encuentro con Xi y a los actos en los que ambos mandatarios participaron juntos, entre ellos una visita al interior de la Ciudad Prohibida de Pekín, el Templo del Cielo o a la Academia China de las Ciencias. Ambos líderes aparecen especialmente sonrientes y conversando de forma distendida durante un banquete, en el que se proyectaron imágenes de las anteriores cumbres entre mandatarios de Pyongyang y de Pekín. En dichas proyecciones se recapitulaban los encuentros entre el líder revolucionario chino Mao Zedong y el abuelo del actual dictador norcoreano y fundador del país, Kim Il-sung en 1958, o entre su sucesor, Kim Jong-il, y el presidente chino Jiang Zemin, en 2000.

La reunión Xi-Kim se produjo por sorpresa y antes de la cumbre prevista entre el mariscal norcoreano y el presidente del Sur, Moon Jae-in, en la frontera intercoreana el próximo 27 de abril, así como de un encuentro con el presidente estadounidense, Donald Trump, que se espera que tenga lugar en mayo en un escenario aún por determinar.

Se sabe que al menos 90 vagones de alta seguridad están a disposición del líder, según informes publicados en la prensa de Corea del Sur en el 2009. Se basaban en información clasificada. Según esos informes, escritos durante la era del padre del mandatario, Kim Jong Il, tres trenes funcionan cada vez que el líder parte: un tren de avanzada de seguridad, el tren del líder y un tercero con custodia adicional y suministros. Cada uno de los vagones está blindado, lo que se traduce en miles de kilos de sobrecarga en relación a los trenes normales. El peso adicional hace que su velocidad máxima quede reducida a tan solo 60 kilómetros por hora. Y para tenerlo siempre disponible se han construido 20 estaciones a lo largo de Corea del Norte solo para uso personal del líder.

En los tiempos de Kim Jong Il, según el informe de 2009, cien oficiales de seguridad viajaron en el tren de avanzada, buscando bombas en las estaciones y otras amenazas, y probando el nivel de seguridad de las vías. Adicionalmente, helicópteros militares y aviones volaban por encima de las formaciones para proporcionar más seguridad. El vagón oficina del anterior líder, con un escritorio y un ordenador incluidos, se preserva como una pieza de museo en el Palacio del Sol en Kumsusan, el mausoleo de Kim Jong Il en Pyongyang, la capital de Corea del Norte.

Anuncios

China estudia una línea de Panamá a David

Los equipos de trabajo de los gobiernos de Panamá y China celebran la primera reunión técnica para definir la metodología del estudio de factibilidad de un tren entre la capital panameña y la ciudad de David, en la provincia occidental de Chiriquí. Se prevé que la obra comenzará a construirse en 2022 a un costo aproximado de 5.500 millones de dólares.

El tren Panamá-David forma parte de los logros y acuerdos firmados en noviembre pasado durante la primera visita oficial a China del presidente panameño, Juan Carlos Varela, tras el establecimiento de nexos diplomáticos entre los dos países. “Este sistema de transporte ferroviario, que cubriría en apenas dos horas y media una distancia de 450 kilómetros, se enmarca en la iniciativa de la Franja y la Ruta, que promueve la integración geográfica y comercial de ambos países”, explicó la cancillería de Panamá en un comunicado.

Varela asegura que el tren Panamá-David es un proyecto que el actual Gobierno panameño quiere dejar con sus estudios de factibilidad, sus costos estimados y su ruta trazada. El gobernante señala que esta ambiciosa infraestructura se va a construir “usando los recursos de un Canal ampliado” y con la tecnología y la capacidad de financiación de China. Durante este encuentro se mostró la ruta que tendría el tren, que pasaría en el área cercana a las playas en sectores de Panamá Oeste y en Veraguas entraría a Soná y Puerto Vidal.

Los chinos buscan que este tren se extienda hacia Centroamérica mediante el manejo de carga y convertir a Panamá en un centro agroindustrial haciendo uso de su centro logístico, a través del cual se importarían productos de materia prima de países de la región, que luego serían procesados en Panamá y reexportados.

En la reunión participan autoridades de los ministerios panameños de Relaciones Exteriores y de Comercio e Industrias; mientras que por la parte china estuvieron representantes del Ministerio de Comercio e ingenieros de empresas ferroviarias. El ministro del Canal y director general del Metro de Panamá, Roberto Roy, presidió este encuentro. El 12 de junio de 2017 Panamá decidió entablar relaciones diplomáticas con China. Hasta ese día era uno de los 22 países del mundo que reconocían a Taiwán como república independiente.

Un día antes de la reunión sobre el tren Panamá-David, el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, lanzó un fuerte aviso contra el creciente peso de China en América Latina. “China se está afianzando en América Latina, está usando el poder económico para llevar la región a su órbita. La pregunta es: ¿a qué precio

Bombardier fabrica trenes sin conductor para EEUU y China

El grupo canadiense Bombardier ha firmado dos nuevos contratos para desarrollar y suministrar sistemas ferroviarios automáticos y sin conductor a las ciudades de Denver (EE.UU.) y Wuhu (China) que suman 357 millones de euros, informa la compañía.

Bombardier Transportation ha firmado un contrato con el Aeropuerto Internacional de Denver (EE.UU.) que incluye los servicios de operación y mantenimiento del sistema automático de transporte de pasajeros sin conductor INNOVIA APM del aeropuerto. El contrato cubre un período de 7 años y está valorado en aproximadamente 128 millones de euros.

Precisamente el sistema driverless Bombardier INNOVIA APM 100 es el que está instalado en el tren automático de Bombardier (APM) que conecta la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas con su edificio satélite y cuyo desarrollo se llevó a cabo en coordinación entre el equipo de ingenieros de Madrid y el de Pittsburgh. Su gran ventaja es la flexibilidad y capacidad de adaptación, permitiendo ajustar su operación a las diferentes demandas existentes entre terminales.

El sistema INNOVIA APM 100, que también incluye la tecnología CITYFLO 550 de control automático de trenes, transporta cada año más de nueve millones de pasajeros entre la Terminal 4 y su satélite, recorriendo en dicho trazado más de dos kilómetros. El aeropuerto tiene un tráfico anual de pasajeros de aproximadamente 46 millones de personas. La calidad tecnológica, la ejecución de los proyectos y su funcionamiento ha dado lugar a que técnicos españoles de Bombardier participen en proyectos de los principales aeropuertos de todo el mundo, incluyendo Beijing y Guangzhou en China, así como Heathrow y Gatwick en el Reino Unido

Por su parte, CRRC Puzhen Bombardier Transportation Systems Limited (PBTS), joint venture entre Bombardier Transportation y la compañía china CRRC Corporation Limited (CRRC), obtuvo su primer contrato de monorraíl en China. El pedido incluye el suministro del sistema de transporte de pasajeros sin conductor BOMBARDIER INNOVIA Monorail 300, así como de 240 coches para la ciudad de Wuhu, de la provincia china de Anhui. El contrato está valorado en aproximadamente 229 millones de euros. Pensados para su inauguración en 2020, los nuevos 30,3 kilómetros de la Línea 1 y los 16.5 kilómetros de la Línea 2, conformarán las dos primeras líneas de monorraíl en Wuhu y formarán la red troncal de transporte ferroviario de la ciudad.

Bombardier Transportation es el proveedor líder mundial de sistemas de monorraíl totalmente automáticos y sin conductor. El sistema INNOVIA Monorail 300 es su última evolución en tecnología de monorraíl de capacidad media. La combinación del diseño ligero de la caja de cambios y otras tecnologías de sistema avanzadas, se traduce un ahorro sustancial de energía en comparación con otras tecnologías de monorraíl y metro. El INNOVIA Monorail 300 también ofrece una estética futurista, interiores espaciosos y una experiencia de viaje suave para los pasajeros. La operación completamente automatizada sin conductor también permite un servicio frecuente, seguro y fiable, atrayendo a un mayor número de pasajeros.

Bombardier ha suministrado sistemas completamente automáticos en aeropuertos y ciudades como Atlanta, Dallas/Fort Worth, Denver, Las Vegas, Miami, Newark, Nueva Jersey, Nueva York, Orlando, Pittsburgh, San Francisco, Tampa y Seattle en Estados Unidos, Kuala Lumpur en Malasia, Pekín en China, y Frankfurt, Londres, Madrid, y Roma en Europa. Bombardier Transportation tiene más de 40 años de experiencia en el diseño, fabricación, operación y mantenimiento de sistemas de transporte de pasajeros automáticos para aeropuertos y ciudades en América del Norte, Europa, Medio Oriente y Asia.

China aspira a 38.000 kilómetros en Alta Velocidad

La red ferroviaria de alta velocidad de China alcanzará los 38.000 kilómetros en 2025, en comparación con los más de 25.000 kilómetros con los que cuenta actualmente, anuncia China Railway Corporation, operador nacional ferroviario chino. Los trenes de alta velocidad que operan en el país representan el 66,3% del total mundial a fines del año pasado, dijo el director general de la compañía ferroviaria, Lu Dongfu, en declaraciones a la agencia de noticias oficial china, Xinhua.

El operador planea construir 4.000 kilómetros de vías nuevas este año, incluidos 3.500 kilómetros para trenes de alta velocidad. Además, la red ferroviaria de China espera alcanzar los 175.000 kilómetros en 2025, en comparación con 127.000 kilómetros de ferrocarriles en servicio a finales de 2017. El pasado año se realizaron un total de 3.040 millones de viajes en tren en China, un aumento anual del 9,6%. Más del 56% de estos viajes fueron realizados por trenes de alta velocidad.

Alrededor del 70% de los billetes de tren se vendieron vía ‘online’, mientras que más del 70% del comercio de mercancías se llevó a cabo también a través de Internet. En septiembre, algunos de los trenes bala que recorren el trayecto de la línea entre Pekín y Shangái aumentaron su velocidad máxima de 300 a 350 kilómetros por hora, con lo que la alta velocidad china volvió a ser la más rápida del mundo, superando los 320 kilómetros por hora de las redes de Francia o Japón y los 310 kilómetros por hora de los trenes de alta velocidad españoles.

China posee la mayor red de trenes de alta velocidad a nivel mundial, siendo seis veces superior a la segunda más grande, la red de trenes española, que posee alrededor de 3.100 kilómetros. En la actualidad, tiene 124,000 kilómetros de vías férreas. Los trenes de alta velocidad de China han transportado a más de 7.000 millones de pasajeros, asegura Huang Xin, funcionario de China RailwayCooperation, citado por Chinanews.com

Según Huang, China posee la red ferroviaria de alta velocidad más moderna y desarrollada, así como también el tren bala comercial más rápido. El país ha diseñado y producido una gran cantidad de productos relacionados con el control de trenes, la fabricación de equipos y la seguridad del transporte, y algunas de sus tecnologías ferroviarias de alta velocidad lideran el mundo. La longitud total del ferrocarril de alta velocidad de China alcanzará los 38.000 kilómetros para 2025 y 45.000 kilómetros para el 2030, según Xinhua.

Pekín estrena su primer metro sin conductor

El metro de Pekín inaugura tres nuevas líneas, una de ellas sin conductor y otra con tecnología de levitación magnética (maglev), dentro de una nueva fase de expansión que aumenta la extensión de su red a 608 kilómetros. La línea sin conductor, que es también la primera de China, tiene una longitud de 16,6 kilómetros y permitirá unir varios distritos de las afueras de la ciudad con el suroeste de la red de metro, según explica la Comisión de Transportes de la capital. Diseñada enteramente por ingenieros chinos, tiene nueve estaciones y conecta las áreas de Yanshan y Fangshan.

Situada el la periferia suroccidental de Pekín, la nueva línea transportará a unos 70.000 pasajeros diarios. Los trenes sin conductor, que disponen de una capacidad para 960 pasajeros, circulan a una velocidad de hasta 80 kilómetros por hora, pero en cada convoy habrá un maquinista por si ocurre algún imprevisto. La cabina del conductor ha sido reemplazada por una tecnología inteligente para operaciones y mantenimiento.

La línea maglev S1 funciona a una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora, considerada baja-media para esta tecnología, y con sus 10,2 kilómetros conecta dos distritos del oeste con el resto de la ciudad. Además de su tecnología innovadora, este sistema es más barato que el metro tradicional, ya que al ser una infraestructura sobreelevada requiere importantes inversiones para la construcción de túneles, y además evita los descarrilamientos. Shanghái ya dispone desde 2004 de una línea ferroviaria de levitación magnética de baja velocidad entre las afueras de la ciudad y el aeropuerto internacional de Pudong.

Los trenes del tipo maglev no llevan ruedas sino que dependen de fuerzas electromagnéticas. Los coches están a un centímetro de las vías, lo que reduce considerablemente la fricción y ofrecen un paseo sin saltos abruptos. La Línea S1 es la primera línea de velocidad media-baja de Pekín, cuya máxima velocidad llega a los 100 kilómetros por hora. Vincula a los distritos occidentales de Mentougou y Shijingshan. Los pasajeros podrán recorrer la línea en su conjunto en menos de 20 minutos.

La tercera de las nuevas líneas inauguradas es un tranvía, de nueve kilómetros de trayecto, que lleva a algunos puntos de gran interés turístico del noroeste de la ciudad: el Palacio de Verano de los emperadores, el jardín botánico y las Colinas Fragantes. Corre principalmente a nivel de piso, pero eleva o va por el subsuelo según lo requieran las condiciones del terreno.

Las aperturas de estos nuevos servicios hacen que el metro de Pekín tenga 22 líneas con 608 kilómetros de red (el segundo del mundo después del de Shanghái). Actualmente se están construyendo nuevas líneas o extensiones de otras ya existentes con el objetivo de que la red tenga 999 kilómetros para 2021, lo que podría situarla como la más extensa del mundo superando a Shanghái. El metro de la capital china transportó 3.660 millones de viajeros en 2016, con una media de 9,998 millones de pasajeros diarios.

Viajar en el metro es una manera muy barata para un viaje en Pekín. El precio para el metro es de 2 yuanes para un viaje en una sola línea, excepto el Airport Express cuyo precio es de 25 yuanes. Los pasajeros también pueden pagar con tarjeta inteligente de transporte, que también cuesta 2 yuanes por viaje. Los boletos son emitidos sólo para el uso en el mismo día. El logotipo de metro de Beijing, que se encuentra en los puntos de acceso al metro, es un blanco “G” con una “B” en su interior sobre un fondo cuadrado de color azul.

China quiere unir Panamá y Costa Rica por tren

China financiará un estudio de factibilidad para la construcción de una línea ferroviaria que conecte Panamá con Costa Rica, en el marco de los planes de Pekín de aumentar su influencia comercial y política en América Latina. El ministro de Comercio de China, Zhong Shan, y su homólogo panameño, Augusto Arosemena, firmaron este jueves, en presencia del mandatario de Panamá, Juan Carlos Varela, un acuerdo para financiar el proyecto. “Ambas partes coincidimos en la gran potencialidad que existe para la construcción de infraestructuras”, dijo Zhong, tras la firma en la cancillería panameña.

“China confirma que otorgará el financiamiento y el estudio de factibilidad para el proyecto ferroviario de la República de Panamá”, sostiene Arosemena. El proyecto es la construcción de un tren de mercancías y pasajeros que conecte Ciudad de Panamá con la frontera de Costa Rica, el otro aliado de Pekín en Centroamérica. Panamá y China establecieron relaciones diplomáticas en junio, después de que el país centroamericano rompiera lazos con Taiwán, al que Pekín considera una provincia rebelde. En noviembre, durante una visita de Estado del presidente panameño a China, donde se reunió con el mandatario Xi Jinping, ambos países firmaron una veintena de acuerdos.

China suele proponer un megaproyecto de infraestructura cuando establece relaciones diplomáticas con un nuevo socio. Y este tren de 400 kilómetros entre Panamá y David (Chiriquí-Costa Rica) puede ser su carta de presentación en Panamá. Las posibilidades de que se construya son muy altas. Pekín corre con los gastos del estudio de prefactibilidad del proyecto ferroviario, que se abordará durante todo el 2018 y analizará aspectos como el tipo de construcción, capacidad, rentabilidad, diseño, coste y forma de financiamiento.

Pekín pretende continuar su expansión comercial por América Latina con este y otros proyectos de infraestructura. El propio canciller chino, Wang Yi, ha reconocido que su país busca en Panamá una “conexión” para ampliar su presencia comercial y diplomática en un continente donde Estados Unidos no tenía contrapeso. Zhong y Arosemena anunciaron también este jueves que iniciarán los estudios de factibilidad para un Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral. “Coincidimos en que necesitamos acelerar el estudio de factibilidad de un tratado de libre comercio”, dijo Zhong. “Esperamos culminar el estudio de factibilidad en junio de 2018 e inmediatamente lanzar las negociaciones“, señala Arosemena.

China es el segundo mayor usuario del Canal de Panamá, detrás de Estados Unidos. También es el principal país de origen de las mercancías que se distribuyen en el continente a través de la zona franca de Colón, situada en la costa Caribe panameña, la mayor de América Latina. Panamá exporta más de 50 millones de dólares a China e importa bienes por unos 1.183 millones de dólares.

El gobierno panameño espera poder poder acceder, a partir de esta nueva relación, a un mercado de 1.400 millones de personas y a la segunda economía del mundo, además de una lluvia de millones de dólares para obras de infraestructura como puertos, puentes, carreteras, plantas energéticas, trenes y líneas de metro.

El T-Flight chino desafía al Hyperloop

El Hyperloop tiene competencia. China Aerospace Science and Industry Corporation (CASIC) trabaja para construir un ‘tren volador’ que alcanzaría los 4.000 kilómetros por hora. El tren (por su parentesco con el ferrocarril) pretende ser uno de los medios de transporte que cobren protagonismo en la Nueva Ruta de la Seda. El nuevo vehículo sería diez veces más rápido que el tren bala, cuatro veces más rápido que un vuelo comercial y unas tres veces más veloz que la velocidad del sonido.

El gigante asiático se puso manos a la obra para desarrollar su propio proyecto de “tren volador” llamado T-Flight, tras comprobar los avances de Elon Musk con sus primeros experimentos con el Hyperloop One, gestado hace cinco años, que puede superar los 1.000 kilómetros por hora. Este ‘tren volador’ se concibe como un vehículo aerodinámico que utiliza la levitación magnética y viaja a través de un tubo de vacío (parecido al del Hyperloop), según explica el gerente de CASIC, Liu Shiquan. Desde CASIC aseguran que su propia versión del sistema de tubo de vacío será la primera en el mundo diseñada para permitir una velocidad supersónica, aunque el primer paso será alcanzar velocidades máximas de 1.000 kilómetros por hora. La firma estatal china asegura que posee más de 200 patentes para realizar este proyecto. Además, ya están analizando cuál puede ser el mercado del ‘tren volador’, dando prioridad a los países que formen parte del proyecto ‘Onc Belt, One Road’.

El vehículo en cuestión es capaz de quintuplicar la velocidad de los aviones comerciales. De acuerdo a declaraciones del ingeniero jefe Mao Kai al canal de noticias China News Service, T-Flight podría alcanzar una velocidad de 4.000 kilómetros por hora. “La velocidad de aceleración del vehículo será más lenta que un avión al despegar para que los pasajeros puedan despreocuparse de la seguridad”, asegura Mao Kai. El nuevo proyecto chino combina la tecnología que utilizan los trenes bala, el Hyperloop One y la capacidad de vuelo supersónico de los aviones caza, pero también la del MagLev, en su primera línea comercial de alta velocidad en Shanghai.

Aunque sin fecha concreta de lanzamiento, investigadores de Aerospace Science and Industry Corporation (CASIC), compañía propiedad del estado chino que fabrica desde camiones hasta cohetes, es la encargada de llevar a cabo dicho proyecto. Los técnicos chinos han probado en un laboratorio de la Universidad Jiaotong (sudoeste chino) un modelo de anillo superconductor de levitación magnética de alta temperatura, dentro del cual un tren podría alcanzar los 3.000 kilómetros por hora. Para que un tren ‘maglev’ logre una velocidad tres veces más alta que incluso los aviones comerciales debe desplzarse dentro de un tubo de vacío, dentro del cual el vehículo casi no encontraría resistencia del aire. Este es uno de los factores principales que impiden a los trenes actuales moverse más rápido, ‘consumiendo’ hasta el 83% de la energía en aquellos vehículos que alcanzan una velocidad superior a los 400 kilómetros por hora. El récord de velocidad actual alcanzado por los actuales trenes de levitación magnética, usados principalmente en China y Japón, es de 581 kilómetros por hora.

El mismo concepto de tubo de vacío puede ser utilizado también para lanzar objetos al espacio y, además, puede ser usado por militares, según el líder del proyecto, el doctor Deng Zigang. No obstante, el modelo reducido del tubo de vacío que ha sido probado ahora es de tan solo 12 metros de diámetro. Dicho tamaño impide por hora al vehículo alcanzar una velocidad superior a los 50 kilómetros por hora, si bien la investigación aún se encuentra en su primera etapa. La tecnología hyperloop ofrece un camino para evitar el rozamiento con el aire, ya que en este caso el medio de transporte avanza por un tubo al vacío.

Este proyecto serviría para relanzar una Nueva Ruta de la Seda, concebida como una red de ferrocarriles, carreteras, gasoductos, oleoductos y redes de servicios que conectarán China, Asia Central y partes de Asia del Sur. Desde China siempre han destacado que el apoyo de Moscú es muy relevante para lograr el éxito de este gran proyecto, que pasa por Kazajistán y Kirguistán. Sin duda, el ‘tren volador’ podría mejorar la comunicación de esta unión económica que amenaza con derrocar a Occidente de su trono mundial de la economía.

China se incorpora de esta forma a los proyectos ferroviarios de hiper alta velocidad. Además del modelo occidental hyperloop, también trabaja en este campo el Instituto de Investigación del Ferrocarril (KRRI) de Corea del Sur que desarrolla desde hace tiempo un vehículo de características especiales de velocidad. El proyecto planeado por el gigante asiático pretende gestarse también en colaboración con la Universidad de Hanyang y otros organismos con la idea de alcanzar velocidades cercanas a los 1.000 kilómetros “en un futuro no muy lejano”.

En los tres casos, el camino para conseguir superar el ambicioso techo de los 1.000 kilómetros por hora es el mismo. La velocidad de los ferrocarriles tradicionales está limitada por el rozamiento con las vías, que les resta energía y capacidad de propulsión. Para superar esto, nacieron los trenes de levitación magnética (maglev), que ya funcionan en muchos países como Japón o Alemania, pero incluso en estos casos existe una resistencia a su avance: el aire. Por ello, lo que buscan los investigadores ahora es eliminar las trabas físicas.

China prolonga su red de alta velocidad

El tendido de los 343 kilómetros del tren de alta velocidad que conecta Harbin con Jiamusi, el tren de este tipo más largo de China en una zona de alta latitud, ha sido completado, anunció la Corporación de Ferrocarriles de China. Según la firma, está planeado que el tren de alta velocidad se inaugure en junio de 2018. El tren, que irá a unos 200 kilómetros por hora, recortará el tiempo de trayecto entre Harbin, la capital de la provincia nororiental china de Heilongjiang, y Jiamusi, de la misma provincia, de siete horas a una hora y media.

El ferrocarril de alta latitud discurre a través de cuatro túneles y sobre 120 puentes, según Yuan Zhengguo, director de la oficina central de ingeniería ferroviaria. La línea tiene 14 paradas, que incluyen Binxi, Fangzheng, Demoli e Yilan. Se espera que el tramo incremente la capacidad de carga y pasajeros entre ciudades a lo largo de la ruta y facilite el comercio de China con Rusia, ya que Jiamusi está cerca de la frontera.

El proyecto entre Harbin y Jiamusi comenzó a construirse el 30 de junio de 2014, aunque no se espera que entre en servicio hasta mediados del próximo año.

China tiene la red de trenes de alta velocidad más larga del mundo, con cerca de 22.000 kilómetros a finales del año pasado, lo que supone el 60% del total mundial. El país asiático planea llegar hasta los 38.000 kilómetros para 2025. China inauguró su sistema de ‘trenes bala’ en 2008, tardó cinco años en alcanzar los 10.000 kilómetros de líneas de alta velocidad, a finales de 2013, y en menos de tres años ha conseguido doblar la extensión de su red.

Además, el uso de este tipo de trenes no para de crecer en el país asiático, ya que en 2015 millones de personas viajaron en trenes de alta velocidad, que acapararon un 45% del total de los desplazamientos de pasajeros por vía férrea, según cifras oficiales.

China lanza el Fuxing, el tren más rápido del mundo

Recorrer en tren la distancia que separa Pekín de Shanghái supone casi cinco horas de viaje. Pero con la entrada en servicio del modelo Fuxing (rejuvenecimiento) el próximo 21 de septiembre, se podrá conseguir ahorrar algo más de una hora en este recorrido. El nuevo tren recorrerá los 1.318 kilómetros de trayecto a una velocidad media de 350 kilómetros por, superando los 300 kilómetros hora del convoy de generación previo y se tardará poco más de tres horas y media. China Railway Corporation prevé hasta siete trenes cada día en ambos sentidos.

El Fuxing se convierte así en el tren más rápido del mundo, tras superar con éxito varias pruebas realizdas en estas últimas semanas. Los nuevos convoyes han realizado el trayecto a una velocidad media de 350 kilómetros por hora, pero ha llegado a los 400 kilómetros por hora. En total se pondrán en marcha siete pares de trenes que realizarán siete viajes de ida y siete viajes de vuelta cada día para completar los 1.318 kilómetros del trayecto entre las dos grandes ciudades del gigante asiático. Este nuevo modelo de tren bala fue diseñado y fabricado por China e incluye un sofisticado sistema de monitorizacióno que comprueba constantemente su funcionamiento y ralentiza automáticamente el convoy en caso de emergencias o cuando se producen anomalías. Los nuevos trenes cuentan también con múltiples innovaciones en su interior para hacer más confortable el viaje a sus pasajeros.

El nuevo modelo Fuxing (CR400) pertenece a China Railway Corporation. El pasado 25 junio se presentó en una gran ceremonia la nueva generación de sus trenes bala, también conocidos como unidades acopladas eléctricas (EMU, por siglas en inglés), que en breve realizarán el servicio comercial entre las dos capitales chinas. Los trenes, diseñados y fabricados por China, tienen un sofisticado sistema de supervisión que examina constantemente su desempeño. Lu Dongfu, gerente general de la Corporación de Ferrocarriles de China, operador de los nuevos trenes, indicó que el Fuxing apuntala el papel único que los ferrocarriles de alta velocidad han desempeñado en el desarrollo económico y social de China. Los anteriores trenes bala llevaban los caracteres Hexiehao (armonía) pintados en el exterior de cada uno de ellos.

El desarrollo de estos trenes de alta velocidad ha involucrado a cerca de 300 empresas de los sectores de maquinaria, metalurgia, electrónica, química, informática y gestión de la información. Todos los componentes correspondientes a las tecnologías clave y complementarias han sido producidos en China. Las nuevas unidades se han desarrollado en un periodo de 13 años, después de adquirir el conocimiento de otras empresas líderes del mercado en países desarrollados, como Japón, Francia, Alemania y Canadá.

La línea férrea Pekin-Shanghái, que es utilizada por casi 500.000 pasajeros al día, es la ruta más concurrida del país. China tiene el mayor parque de trenes de alta velocidad del mundo y la red de trenes de alta velocidad más grande del mundo, cuyas vías totalizaban 22.000 kilómetros a finales de 2016. De los 2.770 millones de viajes de pasajeros ferroviarios en China el año pasado, más de la mitad se hicieron en trenes bala.

En solo una década, China ha firmado acuerdos de colaboración en materia ferroviaria con más de 30 países, entre los que se encuentran potencias como Rusia, Estados Unidos, Brasil, India o Arabia Saudí. Su intención es llevar hasta allí la tecnología que ha proporcionado el milagro ferroviario chino. De momento, los países en vías de desarrollo de su entorno son el primer objetivo.

Shangai sueña con el mayor metro mundial

Tres nuevas líneas que suman 55 kilómetros darán servicio al metro de Shangai antes de que acabe el año y para finales de 2020 los kilómetros totales de operatividad superarán los 830 kilómetros. A finales de 2016, tenía operativos un total de 617 kilómetros formados por 15 líneas y 367 estaciones, incluida la de del ‘maglev’ que opera desde la capitalal aeropuerto internacional de Pudong. Con estas nuevas líneas, se espera corregir los defectos de las ya existentes y en el diseño de su trazado se busca, sobre todo, facilitar el intercambio entre estaciones.

Miles de obreros trabajan en el subsuelo para extender un sistema de transporte que compite cada año por ser el mayor metro del mundo. Cada día, bajo los pies de los más de 30 millones de personas que habitan la metrópoli china, considerada capital financiera del gigante asiático, las tuneladoras trabajan de sol a sol para unir unas estaciones con otras a través de un túnel de 6,76 metros de diámetro. Según explica Ying Boxuan, ingeniero de lo que será la futura línea 14, primero se construyen las estaciones y después se comienzan a unir unas con otras, con un avance de unos diez metros por día.

Gracias a enormes grúas, los operarios colocan placas de hormigón con las que sellan el agujero hecho por la tuneladora y, a continuación, instalan los raíles. La ciudad tiene prisa para completar esta obra, porque pese a la corta edad del metropolitano (1993) la red se colapsa en horas punta en esta ciudad que pasa por ser una de las más grandes y pobladas del mundo. Según datos proporcionados por el presidente de la operadora del metro, Shao Weizhong, actualmente hay proyectos de construcción para sumar 216 kilómetros a la red.

Una muestra de la magnitud del sistema queda de manifiesto con el número de usuarios. En 2016, la media de personas que viajaron en el metro por día fue de 9,28 millones, aunque durante los días laborables alcanzó los 10,65 millones. Y es muy probable que esta cifra se quede atrás este año, ya que en los seis primeros meses de 2017 ya lo han utilizado 9,54 millones de personas. El récord se alcanzó el pasado 28 de abril con 11,87 millones de personas. La estación Plaza del Pueblo es la más usada y por ella pasan unas 700.000 personas al día.

El de Shanghái es el sistema de mayor extensión del mundo con 617 kilómetros y el número dos en términos de uso, asegura Shao, quien dice que el objetivo es construir un sistema de metro que sea “seguro, humano, verde, científico e inteligente”. Según el funcionario, el coste de la construcción en los suburbios está entre 500 y 700 millones de yuanes por kilómetro (de 64,5 a 90,2 millones de euros; 73,75 a 103,2 millones de dólares), mientras que en la ciudad, éste se eleva a entre 1.000 y 1.300 millones de yuanes por kilómetro (de 128,98 a 167,68 millones de euros; de 147,5 a 191,76 millones de dólares).

Del dinero que se destina a la inversión, explica, el 45% proviene del gobierno municipal de Shanghái y el 55% restante lo invierten los bancos. Después, de cada 100 yuanes que ingresan por los billetes, llegan otros 20 más de los anuncios, tiendas y de las empresas de telecomunicación que dan servicio al metro.

Pero la carrera del metro de Shangái no es solo por superarse a sí mismo sino también por continuar siendo el mayor del mundo por kilómetros de vías, una pugna que establece con la capital Pekín, que también tiene una veintena de proyectos de crecimiento por acabar con un total de más de 350 kilómetros nuevos. Según funcionarios del gobierno local, 2017 es el mayor año de construcción en la historia del metro de Pekín, que actualmente tiene 574 kilómetros en funcionamiento y atiende a una media de 11 millones de pasajeros diarios. Para cuando los proyectos en curso finalicen, la longitud total alcanzará los 999 kilómetros y el suburbano capitalino servirá a 18,5 millones de pasajeros diarios.