Archivo de la etiqueta: inversión

Unidos en la calle para no perder el tren

Aragón y la Comunidad Valenciana unen fuerzas para reclamar mayores inversiones ferroviarias desde Zaragoza hasta Sagunto y han convocado una manifestación este domingo. Llegarán más de 20 autobuses fletados desde Teruel y se llenará el tren del servicio regular. La convocatoria parte de las federaciones vecinales de Aragón y Valencia, a la que se han sumado agentes sociales y económicos de ambas regiones y los partidos políticos. La manifestación por el tren en Valencia la encabezarán alcaldes de Teruel, asociaciones vecinales, empresarios y sindicatos.

Todos salen a la calle para “no perder el tren” y poner en el mapa a la capital más pequeña de España. Teruel fue la última capital de provincia a la que llegó el ferrocarril y sigue siendo la única que no dispone de conexión directa por tren y autovía con Madrid, recuerda el portavoz de Teruel Existe, Manuel Gimeno.

El tramo norte, desde el Cantábrico hasta Zaragoza, tiene invertidos o comprometidos 12.000 millones de euros, frente a los 335 del tramo sur, según denuncian desde la coordinadora. Esta inversión en una vía que “está peor que hace cien años”, dice Gimeno, no permitirá hacer las inversiones de fondo que necesita, tanto en la plataforma como en el trazado. Para esta entidad, se trata de un “parcheo” de la línea, que tiene tramos con limitaciones de 30 kilómetros por hora en las que un tractor en paralelo a las vías le gana la carrera al tren, tal y como mostraba la coordinadora en un vídeo que se ha hecho viral.

Según Gimeno, el corredor del Cantábrico al Mediterráneo solo está previsto “hasta Zaragoza y muere en Zaragoza”, y se teme que su continuidad se plantee por Cataluña por la presión de factores económicos. Ello jugaría en contra tanto de Teruel como de Valencia, “la vía natural de comunicación” por ser la vía más recta.

Aragoneses y valencianos piden un compromiso del Gobierno central para que reclame a Europa que se incluya la inversión en este tramo como una prioridad. También apelan a que ese compromiso del nuevo gobierno socialista se manifieste en los presupuestos. Por eso ahora salen a la calle a hacer evidente su preocupación y reclamar una línea entre Zaragoza y Sagunto de doble vía y electrificada, no solo de mercancías, sino también para pasajeros.

En esta marcha conjunta se podrá ver a delegaciones de alto nivel. Por el PSOE acudirá su número dos, Daría Villagrasa, y la líder y consejera de Educación, Mayte Pérez. Por el PP lo hará la cúpula del partido en la provincia turolense. En la del PAR estará al frente su presidente, Arturo Aliaga; en la de Ciudadanos, su responsable de Organización, Ramiro Domínguez; y en la del CHA, su máximo dirigente, también consejero en el Gobierno regional, José Luis Soro. El presidente aragonés, Javier Lambán, se reunirá este lunes en la Moncloa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y, entre otros asuntos, le reclamará la necesaria inversión en el corredor.

Anuncios

Renfe incrementa inversiones para el viajero

Renfe va a invertir casi 650 millones de euros en 2019 en mejoras de equipamientos y servicios destinados a mejorar la comodidad y la atención al viajero. Esta cifra es más del doble de la inversión destinada a las mismas partidas presupuestarias en 2018, ejercicio que se prevé cerrar con un gasto en las mismas de 307 millones de euros.

Las inversiones más importantes de Renfe irán destinadas a trenes, que incluirán la compra de nuevos vehículos, el aumento de capacidad de unidades que actualmente están en servicio, mejoras en el material, la renovación integral de unidades en función de su ciclo de vida y plan de mantenimiento –las denominadas ‘R’ en el sistema ferroviario- y las mejoras en accesibilidad a trenes de media distancia, trenes de Cercanías de las series 446 y 447, a composiciones Altaria y Alvia y a unidades de la serie 3800 de ancho métrico. Estas partidas, en su conjunto, supondrán en 2019 una inversión de 541,8 millones de euros, un 120% más que la que Renfe presupuestó para el ejercicio 2018, que han sido de 245,6 millones de euros.

La Seguridad en la Circulación será otra de las partidas cuyas inversiones aumentarán sustancialmente en 2019. A ella se destinarán 56,2 millones de euros, cifra que supondrá un incremento de un 137% con relación a la presupuestada para 2018, cuando ascendió a 23,7 millones de euros.

La inversión en las estaciones gestionadas por Renfe Operadora será de 40’1 millones de euros, un 40% superior a la cifra del presupuesto 2018, en el que estaban contempladas inversiones por 28’6 millones. En 2019, la inversión se concentrará en mejoras en estaciones de Cercanías y en instalaciones y servicios de éstas.

Todas estas nuevas inversiones irán destinadas a mejorar la comodidad y la experiencia del cliente en su viaje en tren, tanto en alta velocidad como, especialmente, en los servicios públicos de Media Distancia y de Cercanías.

El notable incremento en la utilización del material y la ausencia de inversión en nuevos trenes durante años, hace que los que están en vía reduzcan mucho su paso por los talleres para revisiones que anticipen las averías. Éstas acaban produciéndose en plena marcha con nefastas consecuencias para la explotación ferroviaria. Está en curso un pedido de trenes para Alta Velocidad y Larga Distancia, cuyas primeras unidades no estarán disponibles hasta dentro de un par de años. Mientras, habrá que conformarse con lo que hay. Para los trenes de Cercanías y Media Distancia, desde el anuncio que hizo Fomento en el mes de enero sobre una posible compra masiva, nada se ha vuelto a saber.

CAF analiza la estrategia de cara al futuro

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) buscará su crecimiento rentable por una “ruta” en la que priorizará el desarrollo de productos y plataformas para sus planes comerciales de material rodante por países y segmentos, así como el aumento de su negocio de mantenimiento de vehículos. En estos retos, la compañía vasca incluye la gestión del “ciclo de vida” de proyectos integrales, seguir creciendo en nuevos servicios y en la oferta de componentes mecánicos y eléctricos, y “profundizar técnica y comercialmente” en las soluciones de señalización ferroviaria.

De esta apuesta de futuro, ha hablado el presidente de CAF, Andrés Arizkorreta, durante la Junta General de Accionistas de la compañía, celebrada en Beasain (Gipuzkoa), en la que ha dado cuenta también de los resultados, ya conocidos, de 2017, ejercicio en el que obtuvo un beneficio neto de 43 millones de euros. El pasado año, los ingresos crecieron el 12%, hasta alcanzar los 1.477 millones, y a 31 de diciembre, su cartera de pedidos alcanzó su máximo histórico, con 6.265 millones de euros.

Arizkorreta dice que el “esfuerzo inversor” y la “apuesta tecnológica” son parte fundamental de la estrategia del consejo de administración para situar a la empresa en la “vanguardia competitiva”, de la misma forma que lo son la búsqueda de alianzas y las operaciones corporativas. El presidente de CAF precisa que, en ese ámbito, 2017 fue un año de “intenso trabajo” en el que se analizaron, “en fases más o menos avanzadas”, más de medio centenar de posibles oportunidades de colaboración estratégica o adquisición. La contratación se concentró de nuevo en el continente europeo, aunque también apareció “con fuerza” la región de Asia-Pacífico, remarca el presidente.

En su referencia al escenario económico global, destaca el “impulso” que viene ganando la inversión por el aumento de la demanda y el comercio, además de la mayor estabilidad en el crecimiento que llega “de la mano de una recuperación más sincronizada geográficamente”. “Pero aunque los riesgos puedan parecer menores, somos también conscientes de que podrían resurgir en cualquier momento por un incremento en la incertidumbre derivada de aspectos políticos y, globalmente, por el impacto de medidas proteccionistas“, advierte.

Arrizkorreta subraya la “sólida posición” de la compañía, cuya deuda financiera es de 219 millones de euros, un 17% menos que en 2016, lo que representa “un factor de certidumbre frente a eventuales episodios de inestabilidad financiera en los mercados de capitales”. La multinacional ha completado su nuevo Plan Tecnológico 2018-2019 que, junto al Plan Estratégico, va a poner en marcha 47 nuevos proyectos de CAF y filiales, y dará continuación a otros 67, con un presupuesto de 40 millones de euros para este año.

La marcha de 2018 responde a las previsiones que manejaban, con “un aumento notable en el conjunto de las actividades industriales“, lo que se ha traducido en una subida de más del 20% en la cifra de ingresos del primer trimestre. “Continuaremos, en todo caso, con la ejecución sistemática y recurrente de programas de contención de gastos, reducción de costes e inventarios, y excelencia en materia de calidad, seguridad y gestión, incluida la de riesgos, de todas las actividades y áreas de negocio del grupo”, ha enfatizado.

Arizkorreta ha hecho alusión asimismo a la “lucha contra la corrupción y el soborno” a la que el informe anual de CAF dedica dos páginas, en las que se señala que la multinacional desarrolla su negocio “teniendo presente la importancia de una gestión adecuada y transparente” y sustentada en un sistema de “buen gobierno corporativo”. No ha mencionado el caso de uno de sus directivos en América Latina al que, según publicaba el periódico El País, CAF ha suspendido de empleo y sueldo porque supuestamente recibió pagos de un exjefe de los servicios secretos de Venezuela que al parecer ocultó en Andorra.

“Euskadi apuesta por el tren”

El Gobierno vasco ha invertido unos 2.564 millones de euros en el sistema ferroviario vasco, según dice el lehendakari, Iñigo Urkullu, quien asegura que “seguirá invirtiendo en infraestructuras y tecnología” para mejorarlo porque apuesta por un modelo de transporte público “sostenible, seguro y eficiente”. Urkullu ha hecho estas declaraciones en la estación de Euskotren de Amara de San Sebastián, en un acto organizado a su llegada a esta terminal tras viajar, en compañía de la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, en un convoy de la línea Hendaya-Donostia-Lasarte, conocida como ‘Topo’ o Metro Donostialdea.

Durante el trayecto, el lehendakari y la consejera han conocido en profundidad algunas de las actuaciones y proyectos de Euskal Trenbide Sarea (ETS) en esa línea ferroviaria, como los nuevos tramos desdoblados, las mejoras en estaciones o la construcción de la pasante subterránea por el centro de la capital guipuzcoana. Los 2.564 millones de euros que el Gobierno vasco ha invertido entre 2001 y 2016 en el sistema ferroviario vasco, que incluye el tren, el metro y el tranvía, ponen de manifiesto “el compromiso del Gobierno vasco“, dice el lehendakari, que ha repasado algunos de los proyectos importantes que están en curso. Entre ellos, cita el nuevo trazado de 4,2 kilómetros de la pasante o variante subterránea que se construye en el centro y el barrio de El Antiguo de San Sebastián y cuya entrada en servicio está prevista para el año 2022, así como el futuro intercambiador entre las líneas de Euskotren y Renfe en Riberas de Loiola, proyecto que “está en espera” de un acuerdo interinstitucional con el Gobierno central.

Tras ser recibido por el alcalde donostiarra, Eneko Goia, el lehendakari ha subrayado que todas las actuaciones están dirigidas a mejorar la calidad y seguridad del servicio que se presta a los usuarios y se están desarrollando mediante “una planificación y ejecución ordenada” con “plazos y recursos muy definidos“. Todo ello porque el ejecutivo autonómico pretende ofrecer a los ciudadanos “un transporte público de calidad” y porque considera el ferrocarril “fundamental para el desarrollo económico, la equidad social y la mejora de la competitividad de Euskadi”.

Urkullu agrega que su objetivo es también “ofrecer una respuesta a las necesidades de movilidad de cada persona” y por eso se compromete con “las obras de pequeña escala” para modernizar las líneas de cercanías. Tras recordar que la demanda de usuarios creció el año pasado en Euskadi un 25%, el mandatario vasco concluye su intervención haciendo un llamamiento a los ciudadanos a que utilicen el transporte público.

Una treintena de personas, convocadas por el movimiento vecinal Satorralaia, se ha concentrado ante de la estación de Euskotren para mostrar su oposición a la construcción de la pasante ferroviaria del Metro. Provistos de paraguas y pancartas amarillas, los concentrados han coreado consignas contra el proyecto y han abucheado y pitado al alcalde y la consejera a su salida de la estación, que ha estado custodiada por efectivos de la Ertzaintza.

(Imagen Zarateman. Wikimedia Commons)

Un tercio de la inversión de Fomento para el AVE

El Ministerio de Fomento contará con un presupuesto de inversión de 8.908 millones de euros en virtud de los Presupuestos de 2018, lo que supondrá un incremento del 17% en comparación al ejercicio anterior, según informa el titular del Departamento, Íñigo de la Serna. La construcción de líneas de Alta Velocidad se mantendrá como inversión ‘estrella’ del Departamento, dado que acaparará 3.009 millones, un tercio del total del Ministerio. También copa el grueso de la inversión total en ferrocarriles que, al sumar lo que se destinará a la red convencional y a Cercanías, sumará 4.301 millones, un 25,6% más que un año antes y el 48% del total.

En cuanto a la inversión en AVE, De la Serna asegura que permite garantizar el cumplimiento de los compromisos de construcción y de plazos de ejecución de los distintos corredores adquiridos por el Gobierno. El Corredor Mediterráneo contará con una dotación de 923 millones de euros, después se sitúa el AVE a Galicia con 757 millones y las conexiones por Alta Velocidad al Norte del País, esto es, con Asturias, Cantabria y el País Vasco, que contarán con 661 millones de euros en total, la mitad para la ‘Y’ vasca. Asimismo, el AVE a Extremadura contará con una inversión de 283 millones.

El Ministerio de Fomento invertirá este año 299,4 millones en la construcción de la ‘Y’ ferroviaria vasca, lo que supone cerca del 60% de toda la inversión del Estado para este año en Euskadi. Según se recoge en el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018, Euskadi recibirá en total 509,3 millones de euros, casi un 32% más que en 2017 y se convertirá en la comunidad autónoma junto con Cantabria donde más se incrementará la inversión estatal. La mayor parte de esa inversión se destinará a la construcción del Tren de Alta Velocidad, ya que recibirá 299,4 millones, según detalla la Delegación del Gobierno en el País Vasco.

En total el grupo Fomento, es decir el Ministerio de Fomento y las entidades estatales dependientes de él, dedicarán a Euskadi 442,97 millones para inversiones reales, de los cuales 350,7 millones serán para ferrocarriles. De ese dinero, la gran parte irá para construir la ‘Y vasca’, pero también se harán otras inversiones como suprimir pasos a nivel, partida a la que se dedican 9 millones.

En cuanto a la inversión en ferrocarril convencional, crecerá un 63,1% y sumará 848 millones que se emplearán en renovar y mejorar distintos tramos de la red como el Madrid-Ávila, el Mérida-Puertollano o el Aranda-Burgos, a la construcción de otros como, la variante Este de Valladolid o la Variante de Camarillas, y otras actuaciones como son la mejora de túneles, la supresión de pasos a nivel o a conectar por ferrocarril los puertos.

La otra gran partida de este capítulo consiste en la inversión “récord” de 576 millones de euros prevista en los distintos planes de mejora de Cercanías anunciados por Fomento. Renfe recibirá este año una dotación de 1.009 millones de euros para costear la explotación de trenes de Cercanías y Media Distancia (regionales), aquellos que tienen consideración de servicio público y que gestiona por encomienda del Estado. A este importe se suman otros 181 millones correspondientes a la compensación de prestación durante 2017 de estos servicios en Cataluña, que fueron transferidos en 2010.

En cuanto a la subvención que Renfe recibirá en 2018 es sustancialmente mayor al del pasado año como consecuencia de los cambios registrados en el régimen de cánones ferroviarios y del aumento del número de trenes considerados como servicio público. Renfe ha comenzado este año a pagar a Adif canon o peaje por utilizar la red ferroviaria para prestar servicios de Cercanías y Media Distancia, que hasta ahora no lo pagaban. Para ello, la compañía ferroviaria recibirá del Estado la aportación que hasta ahora se daba a Adif para costear el mantenimiento de la red ferroviaria convencional.

De esta forma, Adif, en vez de recibir esa aportación directamente del Estado, lo recibe a modo de ingresos, esto es, se lo paga Renfe en concepto de canon por utilización de la infraestructura ferroviaria para explotar los servicios públicos de Cercanías y regionales.

Renfe invierte menos en su parque

Renfe-Operadora ha invertido en material rodante para circular por líneas de alta velocidad entre los años 2011 y 2016 un total de 285,6 millones de euros, pero más de la mitad de esa inversión se realizó en el año 2011, cuando el total de gasto por este concepto ascendió a 171,7 millones de euros. Fomento dice que no se puede precisar la inversión en cada línea, ya que una serie de material rodante puede circular por diferentes líneas y no todo el material que circula por una línea es de la misma serie. El ministerio detalla que existen diferentes factores que condicionan la inversión que mejor se adapta a la línea y a la oferta, como la disponibilidad del material ligada a sus necesidades de mantenimiento, la política comercial del operador en cuanto al número de plazas ofertadas que puede variar dependiendo de la época del año o del día de la semana o el propio estado de la infraestructura.

El Gobierno responde al diputado socialista Miguel Ángel Heredia que la inversión en material rodante por parte de Renfe fue decreciendo desde 2011 (171,7 millones) durante todos los años sucesivos, gastando en los siguientes cinco años apenas 114 millones. Así, en 2012 se invirtieron 51,5 millones de euros; en 2013, 28,7 millones; en 2014, 16,3 millones; en 2015, 9,1 millones y en 2016, 8 millones, según recoge Europa Press en una nota informativa.

El Ejecutivo también informa en su respuesta de las últimas inversiones aprobadas por parte del Consejo de Administración de Renfe, que en noviembre de 2016 aprobó la adjudicación a Patentes Talgo para fabricar 15 trenes AVE de alta capacidad y su mantenimiento integral durante 30 años. Del total del contrato, explica Fomento, 337,5 millones de euros se destinarán a la inversión en 15 trenes AVE y otros 448,9 se contemplan para al gasto en mantenimiento durante 30 años de este parque. Fomento destaca que la oferta, que asciende en su conjunto a los 786,4 millones de euros citados, mejora en un 28,2% los precios iniciales de licitación del concurso. También recuerda que Renfe ejercerá la opción de ampliar la compra de trenes en otras 15 unidades adicionales y aumentar los plazos del mantenimiento integral hasta los 40 años, elevando el contrato global a 1.495,4 millones de euros, lo que supondría una mejora de un 43% con respecto a los precios de la licitación global.

El propio presidente de la compañía, Juan Alfaro, ya avanzó el pasado mes de abril durante su comparecencia en el Congreso que el nuevo plan de inversiones de Renfe contemplaban un gasto de 266 millones de euros para mejora de su material rodante. Sin embargo, la situación de Renfe Mercancías es más bien la contraria. La empresa anuncia un proceso de reducción de personal, locomotoras y plantillas. Su Plan de Gestión contempla pasar de 319 locomotoras a 253 mediante un proceso de enajenación del material excedentario a Renfe Alquiler de material o a empresas externas.

Fomento no puede precisaar que series de material son susceptibles de enajenación porque la operadora se encuentra en pleno periodo de análisis y “no es posible dar respuesta a estas preguntas”. El diputado Unidos Podemos, Sergio Pascual, preguntaba por la antigüedad de las infraestructuras que se pretenden enajenar, si las de menos de diez años entrarían en dicho plan, si éstas estaban ya amortizadas, si estaba previsto alquilar material rodante para las operaciones de mercancías. También cuestionaba la influencia en la decisión de “la multa millonaria recaída recientemente sobre Renfe Mercancías”, y la sanción de 65 millones de euros impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), la mayor impuesta por este organismo a una empresa individual.

El Ejecutivo asegura que la medida ya estaba incluida en el Plan de Gestión que se estaba elaborando en Renfe Mercancías “previamente a la resolución de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia-CNMC”, y que el objetivo de la misma es “hacer frente al desequilibrio económico histórico que presenta la sociedad”. El Gobierno subraya que “el precio de venta de cada unidad de material rodante dependerá del resultado del estudio técnico de valoración” y que el objetivo será “la optimización de sus costes de operación“. Precisa, además, que “las necesidades futuras de material rodante dependerán de la evolución de la demanda y de los escenarios de explotación en los que se deba operar”.

¿Quién defiende al tren convencional?

El ferrocarril español recibirá este año 4.471 millones de euros, casi la mitad del total del presupuesto de inversión de Fomento (49,9%). La mitad (2.283 millones de euros) se destinará a la conclusión de los corredores de alta velocidad en ejecución, que cuentan con la inversión necesaria en los presupuestos de 2017 y siguientes para su finalización en los plazos establecidos. ¿Y cuanto se invertirá en el tren convencional?

El departamento que preside Íñigo de la Serna prevé invertir 374 millones en Cercanías y proximidad, de los que 271 se lleva el núcleo de Cataluña (Barcelona, Girona y Tarragona; 52 para el núcleo de Madrid; 10 para el País Vasco; 9 Levante; 6 para Andalucía y el resto (26) para otras obras. También se incluyen inversiones en la red convencional, tanto para la reposición de activos como para impulsar el transporte de mercancías (fundamentalmente accesos a los puertos).

Hace unos días la Coordinadora Estatal en Defensa del Ferrocarril explicaba que el tren convencional sufre el “peor momento” de los últimos años: deterioro de líneas, cierre de servicios y peores tiempos de recorrido que hace diez años. “El Gobierno invierte en las líneas más caras e impactantes, en detrimento del ferrocarril que usan los ciudadanos“, aseguraban sus portavoces, que consideran que el modelo defendido por el Gobierno del PP es “elitista”. Las voces ciudadas se alzan en León, Granada, Teruel, Almería, Extremadura y Zaragoza, por ejemplo.

Ahora es Compromís quien quiere llevar el debate al Senado. Los senadores Carles Mulet y Jordi Navarrete aseguran que “el coste de unos kilómetros de AVE puede suponer crear nuevas líneas, reabrir tramos cerrados o dotar de tren al litoral alicantino en pocos años”. El grupo reclama al Gobierno una “apuesta clara” por el tren convencional -media distancia, cercanías, regionales o la reapertura de líneas con trenes de baja velocidad- allá donde exista demanda, “en vez de destinar miles de millones de euros al año en crear de forma hilarante y con poco criterio kilómetros de infraestructura de Alta Velocidad”. Así, han exigido al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, que destine a estas líneas la mitad de las inversiones que recibe el AVE.

Compromís asegura que la Alta Velocidad “deja por el camino a cientos de poblaciones y piensa en unos pasajeros de élite que se pueden pagar viajes de 80 euros”, cuando, en su opinión, “la prioridad debería ser garantizar la movilidad al máximo número de ciudadanos“. “Eso se garantiza apostando por los trenes que gasta o estaría encantado de gastar un segmento poblacional mayor”, subrayan. Como ejemplo, los senadores indican el oeste peninsular o el tren de la costa entre Gandia (Valencia) y Alicante, que “podría generar numerosos beneficios sociales y económicos pero que tienen la mala suerte de no pasar por Atocha y el kilómetro cero”, en Madrid.

Compromís calcula que el coste del AVE en sus 25 años de historia ha sido de 15,8 millones de euros por kilómetro construido, “una cifra inasumible para nuestras posibilidades y que solo se entiende desde una óptica de competencia por liderar los kilómetros de Alta Velocidad en Europa y el mundo”. Los parlamentarios advierten que esta tendencia “se está extendiendo hacia zonas de dudosa rentabilidad, como lo han demostrado algunas surrealistas paradas en poblaciones con un centenar de habitantes, mientras siguen sin estar incomunicadas con Alta Velocidad la segunda y tercera ciudad del Estado -Barcelona y València- sin un horizonte claro que defina su trazado, características e inversión, como dejó claro en el Senado el ministro, al igual que ocurre con el Tren de la Costa”.

“Tienen como prioridades invertir 2.330 millones de euros para impulsar la llegada del AVE a Galicia, Murcia, Asturias, País Vasco, Navarra o Extremadura, la partida más elevada de Fomento y que triplica los 800 millones de euros que se dedica al mantenimiento e inversiones en la red convencional de ferrocarriles”. Por ello, creen que “invertir en la red convencional, en la red que beneficia a los vecinos de pueblos con nombres que difícilmente conocemos, es la mejor inversión posible”. Ven “numerosos beneficios porque en muchos casos la infraestructura está ya construida, los túneles y vías y podrían frenar el despoblamiento, el envejecimiento y atraer turismo y actividad económica o mitigar la necesidad de nuevas carreteras”.

Rajoy anuncia inversiones en Rodalies y el Corredor Mediterráneo ante el escepticismo del Govern

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anuncia en Barcelona que el Ejecutivo invertirá 1.882 millones de euros en la red de Rodalies (trenes de cercanías) catalanas durante esta legislatura. Se trata de un plan elaborado para 2017-2025 que contempla una inversión de casi 3.900 millones de euros, de los que 1.882 se destinarán en esta legislatura: “Nuestra intención es compartir este plan con la Generalitat para coordinarnos y compartir la responsabilidad en la ejecución”, explica el presidente.

Rajoy asegura que “Rodalies será una prioridad y lo será el Corredor Mediterráneo“, y “lo hacemos ahora porque podemos hacerlo. Son decisiones clave para mejorar nuestra posición en Europa y el mundo”, asegura el presidente en la inauguración de la jornada ‘Conectados al Futuro’, celebrada en Barcelona, quien explica que nunca han dejado de invertir en esa obra porque supone la modernización de la economía española. Rajoy ha valorado dos prioridades estratégicas, como son invertir en Rodalies (Cercanías), un servicio que transporta más de 400.000 usuarios al día, y en el Corredor Mediterráneo, un eje intermodal desde Algeciras hasta la frontera francesa.

El Plan de Rodalies 2017-2025 contempla una inversión de casi 3.900 millones de euros, de los que 1.882 se ejecutarán en esta Legislatura, y el resto en el periodo 2021-2025. En cuanto al Corredor Mediterráneo, anuncia que el tramo catalán estará finalizado en la primavera del año 2020, ya que actualmente las obras están adjudicadas “en casi todos los tramos”. En el primer trimestre del 2018 se realizará la circulación en pruebas en el tramo Vandellòs-Tarragona tras una inversión de 667 millones de euros, lo que reducirá más de media hora el viaje de Barcelona a Valencia. El presidente recuerda que este tramo se sumará al trazado entre Valencia y Castellón de este Corredor, donde el domingo 19 de marzo finalizaron las obras y ya se están realizando las pruebas para su puesta en servicio.

El Govern acoge con “inmensa incredulidad” estos anuncios de inversiones e ironiza con la necesidad de incluir una “cláusula antiincumplimiento” para garantizar que las acciones anunciadas se cumplirán. “Como Govern acogemos este anuncio con una inmensa incredulidad”, expresa la consellera de Presidencia y portavoz, Neus Munté, que ha denunciado que Cataluña “continua conectada al pasado” en algunas infraestructuras.

La portavoz de la Generalitat ha ahondado que lo que echa en falta en los anuncios de Rajoy es “credibilidad”. “El actual Gobierno del PP y los socialistas lo que han acreditado es un incumplimiento tras otro, es un hecho absolutamente objetivo, las cifras y calendarios hablan por si solos”, expresa Munté. La consellera remarca que al diálogo se contribuye “con voluntad de dialogar, hechos concretos y credibilidad”, lo que a su juicio no consiste en visitar Barcelona para hacer anuncios en infraestructuras que “hace años que se van repitiendo e incumpliendo”. La portavoz ha incidido que estos nuevos anuncios no tienen “nada que los diferencie de los otros que se han producido” con anterioridad.

El Gobierno andaluz ve “bien” las inversiones en Cataluña anunciadas por el presidente del Gobierno, pero pide que “escuche las voces” de las otras comunidades autónomas por las que discurre el Corredor Mediterráneo, “que no enfrente a territorios, no divida a los ciudadanos y cumpla con sus obligaciones y responsabilidades” sobre esta infraestructura. El portavoz andaluz, Miguel Ángel Vázquez, ha dicho que “quizá” lleguen “tarde” estas inversiones para Cataluña y para el resto de comunidades “que nos vemos afectados por la incapacidad del Gobierno para sacar adelante el Corredor del Mediterráneo, una obra estratégica para Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón, Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía“.

China proyecta 8.600 kilómetros más de Alta Velocidad

china-construira-mas-kilometros-alta-velocidad

El Ministerio de Transporte de China invertirá en 2017 unos 800.000 millones de yuanes (110.000 millones de euros) en la construcción de 8.600 kilómetros de ferrocarril para ampliar la red ferroviaria del país, informa la agencia oficial de noticias Xinhua. El viceministro de Transporte, Yang Yudong, explica que el gigante asiático gastará 3,5 billones de yuanes (480.000 millones de euros) en la realización de 35 proyectos ferroviarios durante su decimotercer plan quinquenal (2016-2020), según la agencia estatal.

Las obras comenzarán con la construcción de 4.000 kilómetros de vías electrificadas, 2.500 kilómetros de dobles vías y otros 2.100 de vías nuevas en las regiones central y oeste del país, zonas de escaso desarrollo social y económico. El presupuesto asignado para 2017 por la Oficina Nacional de Ferrocarriles (CRC, en inglés) para la mejora de la red ferroviaria es el mismo que el utilizado en 2016, año en que China alcanzó los 124.000 kilómetros de vía férrea, de los cuales 22.000 son de alta velocidad.

En 2020, el país asiático habrá incrementado la longitud de su red de alta velocidad hasta en 30.000 kilómetros, conectando más del 80% de las grandes urbes del país, como Pekín, Shanghái, Cantón o Tianjin entre otras.

La planificación de la red ferroviaria de alta velocidad de China se inició en la década de 1990. En diciembre de 1990, el Ministerio de Ferrocarriles presentó una propuesta para construir un ferrocarril de alta velocidad entre Pekín y Shanghái puesto que el convencional se encontraba saturado. A través de cinco rondas de campañas de elevación de la velocidad (abril de 1997, octubre de 1998, octubre de 2000, noviembre de 2001, y abril de 2004), el servicio de pasajeros se actualizó para llegar a velocidades de 160 km/h en 7 700 km, de 200 km/h en 3 002 km y de 423 para 250 km/h en líneas ya existentes.

El 12 de octubre de 2003 se inauguró la primera línea de alta velocidad entre Qinhuangdao y Shenyang: 405 ilómetros para 250 km/h, mientras que en 1998 la Guangshen Railway Company cuadruplicó la línea entre Cantón (Guangzhou en inglés) y Shenzhen para que por sus vías centrales circulasen ocho nuevos trenes chinos DJJ1 “Blue Arrow” y un único tren sueco “Xinshisu” derivado del SJ 2000 a 200 km/h.

China tiene la red de alta velocidad más grande del mundo, formada por 22.061 kilómetros de líneas nuevas diseñadas para 250 km/h o más. China Railways Corporation (CRC) también ha renovado líneas convencionales para 200 km/h y uso mixto viajeros / mercancías: 2 902 km a 31 de diciembre de 2010.

Parón en las nuevas líneas de Alta Velocidad

pruebas-carga-viaducto-urumea-ets

Poca obra pública, pero no en el ferrocarril. La licitación de nuevas obras de construcción de líneas ferroviarias de Alta Velocidad (AVE) cerrará el ejercicio 2016 en unos 263 millones de euros, el volumen más bajo desde al menos 2005, año en que se constituyó Adif, sociedad pública encargada de promover y gestionar la red AVE. La conclusión de algunas líneas en construcción, la paralización de otras al surgir distintos problemas, el periodo de casi un año de interinidad del Gobierno y las exigencias que impone el objetivo de déficit figuran entre las causas de este parón en la Alta Velocidad.

Al cierre de los diez primeros meses del año, la licitación de nuevos trabajos de líneas de Alta Velocidad se situaba en 222,63 millones de euros, lo que arroja un desplome un 75,8%, esto es, un recorte de 770 millones, respecto a la misma fecha de 2015, según datos de Seopan, la patronal de grandes constructoras y concesionarias de autopistas. En el caso más que probable de que en los tres últimos meses del ejercicio se esté manteniendo la misma tendencia, en el conjunto de 2016 la licitación de obras ferroviarias será de unos 263 millones.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, indica que no promoverá nuevos proyectos hasta que no cuente con los Presupuestos del Estado de 2017 y, por tanto, conozca su margen de actuación. Todo apunta a que 2016 cerrará con un volumen mínimo histórico de inversión en el ferrocarril, lejos del máximo de 5.253 millones de euros contabilizado en 2009, pero también del anterior mínimo registrado en la última década (entre 2005 y 2015), el de 1.223 millones del pasado año. Esto supondrá asimismo que la licitación de trabajos de Alta Velocidad sólo represente el 3% del total la obra pública estatal, lo que también constituye un mínimo histórico, además de representar una séptima parte del 21,6% que copó en 2014. La Alta Velocidad ha tenido un mayor peso en la obra pública estatal incluso durante los años de crisis, dado que entre 2007 y 2013 su porcentaje en la licitación pública total osciló entre el 6,1% de 2010 y el 22,2% del año 2011.

De la Serna destaca la necesidad de alcanzar un acuerdo nacional en el desarrollo de las infraestructuras como forma de abordar los retos que el país tiene de cara al futuro, en el que su departamento ya está trabajado. El titular de la cartera no tiene dudas de que uno de los grandes retos de las infraestructuras pasa por mejorar el ferrocarril, en especial de cara a 2020 cuando se produzca la liberación del transporte comercial de viajeros. El ministro enfatiza sobre la apertura de “grandes oportunidades” para la entrada en Europa de mercancías a través de Portugal, de ahí la importancia de mejorar las comunicaciones con Francia a través de los corredores Atlántico y Mediterráneo.

De momento, el parón perjudica sobre todo a Euskadi, que ya intenta que el Gobierno central le traspase la construcción del TAV. La Administración vasca traslada al ministro una fórmula que considera «la más apropiada» para acelerar las obras del Tren de Alta Velocidad. En síntesis, que el Ejecutivo vasco asuma la gestión de las piezas de ese puzzle que están aún pendientes y que se concretan en el denominado ‘nudo’ de Bergara y en el acceso a las tres capitales. Un opción que pasa por ampliar el convenio que está vigente en la actualidad, pero restringido a los tramos que discurren en territorio guipuzcoano.

El ‘nudo’ de Bergara –el punto de conexión de los tres ramales de la ‘Y’ vasca– está pendiente de una nueva adjudicación, al tiempo que el acceso a las capitales ni siquiera tiene aún un diseño definitivo. El Gobierno central ha financiado la construcción del trazado guipuzcoano mediante descuentos en el Cupo y la propuesta trasladada ayer por Pedro Azpiazu es que ese mismo sistema económico sea el que rija para los trabajos pendientes de adjudicación. El objetivo, según defendió ayer el consejero, es «agilizar las obras». En la negociacion, también entrarían los accesos a las tres capitales vascas, incluido el soterramiento en Vitoria y Bilbao.

Hasta ahora Fomento, apremiado por su propio calendario, se ha cerrado en banda diciendo que no se va a embarcar en obras «faraónicas». El tira y afloja es seguido muy de cerca desde Almería, Granada, Murcia y Galicia, que han aceptado accesos modestos para que el AVE llegue cuanto antes.