Archivo de la categoría: Renfe

Nuevo centro de gestión de Renfe Mercancías

La compañía española de transportes Renfe Mercancías se ha modernizado con un centro de gestión de operaciones en Madrid para garantizar una visibilidad completa de las operaciones de transporte ferroviario de mercancías en todo momento. Esta planta desarrolla programas de modernización tecnológica que incluyen la implantación de sistemas de control de la producción, de la calidad de servicio y de la gestión mediante el uso de nuevas tecnologías de la información para el transporte ferroviario de mercancías.

Las nuevas instalaciones controlarán toda la actividad ligada al transporte de mercancías por ferrocarril en cualquier momento, pudiendo de esta manera reaccionar de manera más temprana ante cualquier incidencia sucedida. El proceso de acondicionamiento de una zona de su sede central ya está en marcha. De hecho, se está instalando un centro de gestión de operaciones y una sala de análisis anexa, que contarán con puestos para once operadores y un jefe de sala.

La inversión aproximada será de un total de 539.000 euros y se prevé que las obras durarán aproximadamente unos dos meses. El centro estará equipado con la última tecnología para poder ofrecer el mejor servicio posible los 365 días del año.

Por otro lado, la compañía de ferrocarriles Renfe continuará explotando los servicios de Cercanías y Regionales durante 15 años más. De hecho, los servicios mencionados son los que mayor número de viajeros transportan y están considerados servicios público. La compañía ha comprado un 25% del capital de Pecovasa, firma logística especializada en transporte de automóviles en tren, con lo que ha elevado hasta el 85% su participación en la firma, en la que tiene como socio, con el 15% restante, a la alemana Deutsche Bahn.

Con esta operación, el operador público ha consolidado su presencia en el mercado de transporte de automóviles por ferrocarril. La operación realizada forma parte del Plan de Gestión 2017/2019 que Renfe Mercancías puso en marcha “con el objetivo de sanear la sociedad”, y así, lograr “afianzar su equilibrio económico y alcanzar una rentabilidad positiva que fortalezca el modelo negocio”.

Anuncios

Nuevos directores generales de Renfe Operadora

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, ha nombrado a los directores generales de la Entidad Pública Empresarial Renfe Operadora. El presidente informará de estos cambios, que no modifican la estructura básica de la compañía, en el próximo Consejo de Administración del Grupo Renfe. Dado el conocimiento, la experiencia y la trayectoria profesional, tanto en la empresa como en el sector, de todos ellos, estos profesionales comienzan a abordar desde ya mismo las necesidades y prioridades de la Compañía. La estructura de la Entidad Pública Empresarial Renfe Operadora queda configurada de la siguiente manera:

.-José Luis Cachafeiro Vila. Director General de Operaciones. Hasta ahora era subdirector de Planificación Estratégica y Estudios en Adif. Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Santiago, fue secretario general de Transportes en el Ministerio de Fomento entre 2009 y 2012; y presidente de Intercontainer Ibérica. Con anterioridad y dentro de su trayectoria profesional, tanto en Renfe como en Adif, ocupó diferentes puestos como director de Producción de Transporte Combinado; director de Información y Atención al Cliente en Estaciones y Servicios Conjuntos; en el ámbito de Viajeros fue también director Comercial de Regionales; o gerente Territorial de Salamanca, entre otros cargos. De la Dirección General de Operaciones seguirán dependiendo las sociedades del Grupo.

.-Angel Jiménez Gutiérrez. Director General de Seguridad, Organización y Recursos Humanos. Licenciado en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, actualmente era responsable de la Gerencia de Área de Estudios, en la Dirección General de Desarrollo y Estrategia de la EPE desde 2017. Entre 2012 y 2017 ha sido también Gerente de Área de Estudios de Mercado y Promoción Comercial, y Gerente de Área de Análisis y Proyectos en la D.G. de Viajeros. Con anterioridad fue Director General de Seguridad, Organización y Recursos Humanos de la empresa, y Director General de Seguridad, Organización y Recursos Humanos, Internacional y Relacionales con Adif, entre 2004 y 2012. Con una larga trayectoria en Renfe, ha sido también director de Organización, Comunicación y Desarrollo de Recursos Humanos, director de Comunicación Interna en el área de Recursos Humanos, así como del Gabinete de Prensa de la compañía, entre otras responsabilidades.

.-Marta Torralvo Liébanas. Directora General Económico-Financiera. Licenciada en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid, cuenta con una dilatada experiencia profesional en la Administración del Estado. Desde 2007 pertenece al Cuerpo Superior de Interventores y Auditores del Estado; desde 2002, al Cuerpo de Gestión de la Hacienda Pública, y dentro de ese organismo, al Cuerpo Técnico de Auditoría y Contabilidad y al Cuerpo Técnico de Hacienda. Entre los años 2008 y hasta ahora ha sido Interventora y Auditora del Estado en la Oficina Nacional de Auditoría y de Control financiero y Auditoría del Sector Público Estatal de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE). Entre sus responsabilidades en este periodo ha realizado diferentes auditorías financieras, de cumplimiento y operativas, y de Contrato-Programa y de costes, en Renfe Operadora, Ferrocarriles de Vía Estrecha, Aena, Enaire, Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre, Ineco o en el Consorcio Regional de Transportes de Madrid, entre otros organismos. Es Vocal Asesor de Empresas Públicas en la Subdirección General de Empresas y Participaciones Estatales de la Dirección General de Patrimonio del Estado, y ha impartido diferentes cursos en la Escuela de Hacienda Pública del Ministerio de Hacienda.

.-Manel Villalante i Llauradó. Director General de Estrategia y Desarrollo. Es ingeniero industrial, y desde 2012 director de Movilidad e Infraestructuras del Transporte en Barcelona Regional Agencia de Desarrollo Urbano. Con más de 30 años de experiencia en temas de movilidad, infraestructuras y transportes, ha sido, entre otros puestos, director general de Transporte Terrestre en la Gobierno de Catalunya, director general de Transporte Terrestre en el Ministerio de Fomento, y ha ocupado diferentes cargos directivos en Ferrocarriles de la Generalitat de Catalunya (FGC) entre 2004 y 2007, y en Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), entre 2000 y 2004. Ha sido igualmente miembro de diferentes Consejos de Administración como Renfe Operadora, TMB, FGC o Consorcio Sagrera Alta Velocidad. Dirige actualmente el Postgrado en “Smart Mobility: Sistemas Inteligentes de Transport” en la Universidad Politécnica de Catalunya y ha sido profesor de Planificación y Economía del Transporte en la misma universidad. Por otra parte, se mantienen en sus actuales puestos el secretario general y del Consejo de Administración, José Luis Marroquín Mochales, así como el director del Gabinete de Presidencia, Diego Molero Alonso.

Renfe explora oportunidades en Estados Unidos

Renfe trabaja en constituir una sucursal en Estados Unidos para seguir buscando oportunidades con las que entrar a explotar trenes de viajeros en este país. La iniciativa se enmarca en la estrategia de internacionalización de la operadora pública y en su intención de contar con nuevas fuentes de ingresos ante la eventual pérdida de mercado en España por la apertura a la competencia del tráfico de viajeros en 2020.

Renfe abrirá sucursal en Estados Unidos mientras ya cuenta con una cartera de proyectos bajo análisis en ese mercado e incluso negocia entrar en uno de ellos. Se trata del proyecto de Alta velocidad de Texas, de iniciativa privada, impulsado por un fondo de inversión, para unir Houston y Dallas. La compañía ferroviaria ha contactado ya con sus promotores para analizar la posibilidad de trabajar con ellos o sumarse a la incitativa con el fin último de explotar el futuro tren.

No obstante, el interés de Renfe va más allá de corredores AVE, dado que también analiza servicios metropolitanos o interurbanos, y de Estados Unidos, pues está asimismo pendiente del AVE proyectado en Ontario (Canadá). Renfe ya compitió el pasado año por un primer contrato en Estados Unidos, el relacionado con la futura explotación del primer AVE del país, el que unirá Los Ángeles y San Francisco.

La operadora estima que este contrato, en el que quedó en segunda posición tras la Deutsche Bahn alemana, le reportó experiencia, relaciones y contactos que pueden ser útiles en próximos procesos que analizará a través de la sucursal cuya constitución ya ha aprobado, dado que recibió el ‘visto bueno’ en una de las últimas reuniones de su consejo de administración anteriores al cambio de Gobierno.

Estados Unidos figura como uno de los países estratégicos en la política de internacionalización de Renfe junto con Gran Bretaña, donde acaba de lograr licencia de operador, y Latinoamérica. La operadora mantiene así la puja por posicionarse en este mercado en tanto se prepara para el que será su primer negocio internacional, la explotación del AVE La Meca-Medina, que arrancará el próximo mes de septiembre.

Renfe sigue trabajando en su internacionalización mientras en España está pendiente del relevo en su cúpula derivado del cambio en el Ejecutivo y se prepara para competir con otros operadores en AVE y Larga Distancia a partir de 2020. En los servicios públicos de Cercanías y Regionales seguirá manteniendo el monopolio. La compañía considera que tiene potencial para ‘exportar’ a otros países la experiencia de dos décadas que acumula explotando la red AVE española, la segunda mayor del mundo, que además encadena récord anuales de pasajeros.

Renfe quiere contratar a 600 trabajadores

Renfe ha lanzado una oferta de empleo para incorporar a su plantilla 600 nuevos trabajadores, de los que 410 efectivos, más de las dos terceras partes (el 68%) del total, serán maquinistas. Se trata de una de las mayores convocatorias para reclutar personal de la historia de la operadora ferroviaria pública, cuya puesta en marcha coincide con el cambio de Gobierno y el consecuente relevo en la dirección de la empresa.

Se trata de la sexta oferta de empleo que la compañía ferroviaria pone en marcha desde 2015, cuando volvió a contratar personal tras los años de la crisis. La última de ellas, la que lanzó en 2017, es por el momento la mayor de la historia de la empresa, dado que sumó 925 efectivos. Todos estos procesos de selección forman parte del plan de empleo que Renfe pactó con sus sindicatos en el marco del último convenio colectivo. El programa va ligado a planes de bajas voluntarias por los que ofrece dejar la empresa a los trabajadores de más edad y antigüedad.

Con este proceso de selección, además de maquinistas, Renfe también busca sumar a su plantilla comerciales y técnicos de mantenimiento y fabricación, según informa la empresa. En concreto, la compañía ferroviaria seleccionará 410 maquinistas, de los que 395 serán conductores de trenes en el ámbito nacional y otros 15 para realizar tráficos transfronterizos con Francia. Asimismo, seleccionará 80 comerciales y 110 operadores de mantenimiento. De estos últimos, 36 plazas están relacionadas con labores de electricidad y electrónica, otros 51 con trabajos de ajustador o montador especialista en material rodante, 10 más serán expertos en máquinas y herramientas, otros 6 en calderería, chapa y soldadura, y los 7 restantes, en suministros.

El objetivo último de Renfe con estos planes es reducir la edad media de su plantilla, actualmente de alrededor de 54 años de edad, además de mejorar su productividad, competitividad y cualificación profesional mediante la incorporación de nuevos perfiles adecuados a los nuevos servicios. Los 600 nuevos efectivos que la operadora reclutará ahora supondrán elevar un 4,1% la plantilla de 14.581 trabajadores con que Renfe cerró el ejercicio 2017, según datos oficiales de la compañía.

Renfe lanza la nueva oferta de empleo en tanto está pendiente del eventual relevo en la cúpula que derivará del cambio de Gobierno. Asimismo, la compañía recluta nuevos efectivos tras cerrar 2017 en beneficios sin resultados extraordinarios por vez primera en su historia y mientras se prepara para la entrada de competencia en el transporte de viajeros en tren en 2020.

La convocatoria sucede a las puestas en marcha en los últimos años. Así, en 2015 seleccionó 75 trabajadores y en 2016 lanzó dos ofertas, una para 522 empleados, la mitad maquinistas, y otra para 62 trabajadores y 7 directivos. La de 2017 es la referida mayor de la historia de la empresa, dado que en un primer momento seleccionó 250 maquinistas y, posteriormente, lanzó un proceso para 675 efectivos, 375 de ellos también conductores.

Félix Martín pilota el EVA, el “low cost” de Renfe

Félix Martin Merino, ex director del servicio ferroviario de Cercanías en Cataluña, lidera la dirección de la nueva marca Renfe de tren de alta velocidad, el proyecto EVA de precios a bajo coste, que enlazará Madrid y Barcelona en su lanzamiento. Martín, que fue nombrado el pasado 21 de marzo, tiene ante sí la tarea de gestionar la inversión de hasta 4 millones de euros que Renfe ha presupuestado para la puesta en marcha de su nueva marca. Maite Castillo fue nombrada ese mismo día nueva directora de Cercanías en Cataluña, en sustitución de Félix Martín.

El EVA, cuyo proyecto depende de la Dirección General de Viajeros de Renfe, ofrecerá una tarifa media de entre 60 y 65 euros, un 25% más barata que la de los trenes AVE entre Madrid y Barcelona. Los EVA empezarán a circular en pruebas en febrero o marzo de 2019 antes de entrar en servicio comercial ese mismo año.

Estos trenes ofrecerán una serie de descuentos por recurrencia o, si se viaja en grupo, por su tamaño, y, por otro lado, se podrán contratar servicios suplementarios como llevar un equipaje especial o mascotas o reservar un asiento en el sentido de la marcha, según fuentes de la operadora. Se reducirá, asimismo, el personal a bordo, al no contar con el servicio de cafetería, que será sustituido por máquinas expendedoras, además de aumentar los kilómetros que recorre un tren al año.

El EVA fue presentado por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, el pasado mes de febrero en la estación de El Prat. El servicio va dirigido especialmente a un público juvenil y familiar que ahora opta por hacer el trayecto en coche en lugar de en tren. Se estima que podrá captar hasta un millón de pasajeros anuales. Tendrá cinco frecuencias diarias por sentido y los billetes serán un 25% más baratos que los del AVE.

Hasta su puesta en marcha, el año que viene, Renfe y el ministerio de Fomento tendrán tiempo para decidir si escuchan las reclamaciones de las diferentes ciudades que reclaman una parada del nuevo servicio. En un principio solo parará en Camp de Tarragona, aunque Juan Alfaro ha asegurado que ese aspecto aún está abierto a modificaciones.

Félix Martin Merino ha sido hasta ahora director de Rodalies de Catalunya. Diplomado en Dirección de Empresas por IESE,en Marketing por EADA y en Logística por el ICIL. Profesionalmente ha ocupado cargos de responsabilidad en Renfe Mercancías, como Gerente de cargas fraccionadas y en Renfe Viajeros como gerente de Área de Mercado Nordeste-Mediterráneo o Gerente de Servicios Transversales, entre otros.

Renfe mantiene su monopolio en Cercanías

Renfe seguirá explotando en monopolio los trenes de Cercanías y Regionales convencionales, considerados como servicios públicos y los que mayor número de viajeros transportan, durante quince años más, a pesar de que el transporte de viajeros en tren se abrirá a la competencia en toda la UE a finales de 2020. Así lo establecerá el contrato-programa que la compañía ferroviaria pública firmará el próximo mes de junio con el Estado, el documento por el que la Administración le encomienda estos servicios ferroviarios que reciben una subvención pública de unos 1.000 millones de euros al año.

El contrato-programa se firmará para un periodo de diez años, prorrogable para otros cinco. De esta forma, en el caso de que dicha prórroga se acabe ejecutando, Renfe seguirá siendo la única operadora que preste el servicio de Cercanías y de Regionales hasta 2033. La operadora pública sólo tendrá así que empezar en 2020 a afrontar la competencia de operadores privados en el negocio del AVE y la Larga Distancia.

El Gobierno puede seguir manteniendo los servicios ferroviarios públicos en régimen de monopolio porque la normativa europea sobre liberalización establece para ellos un periodo de transición en el que pueden continuar en manos de los operadores “incumbentes o dominantes” de cada Estado, esto es, de los que los gestionan actualmente. En concreto, esta norma comunitaria permite a los Estados seguir encomendando estos servicios al operador público directamente y sin competencia hasta el año 2024. A partir de ese año, los países ya no pueden adjudicar directamente estos tráficos, pero sí podrá seguir con su explotación la empresa dominante que ya los tuviera encomendados en esa fecha.

Renfe firmará el nuevo contrato-programa con el Estado seis meses después de que en diciembre de 2017 el Gobierno aprobara el nuevo listado de trenes de Cercanías y Regionales considerados de servicio público, que por vez primera en muchos años supuso un aumento de estas circulaciones. Se trata de líneas que no son rentables económicamente, pero sí socialmente, dado que garantizan ciertas conexiones y la movilidad de los ciudadanos.

La firma tendrá lugar tras anunciarse importantes planes de inversión pública en Cercanías, tanto en las estaciones como los trenes. De hecho, está previsto que los vehículos de este tipo constituyan una parte importante del ‘macroplan’ de compra de trenes que ultima Renfe. Los trenes de Cercanías transportaron 423,65 millones de viajeros el pasado año, un 3,6% más, y los regionales otros 23,3 millones (+1,5%), frente a los 21,10 millones de pasajeros que viajaron en el AVE y los 11,7 millones de Larga Distancia.

Nuevo contrato-programa de Renfe en junio

Renfe firmará este próximo mes de junio su nuevo contrato-programa con el Estado, el documento por el que la compañía ferroviaria recibe el encargo de explotar los servicios ferroviarios considerados públicos, los de Cercanías y Regionales, y cobra la correspondiente subvención pública. Así lo adelantó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante su intervención en el pleno de debate de enmiendas de los Presupuestos en el Congreso.

La firma del nuevo contrato-programa tendrá así lugar seis meses después de que en diciembre de 2017 el Gobierno aprobara el nuevo listado de trenes considerados de servicio públicos, los que mayor número de viajeros transportan, que además supuso un aumento respecto a la relación que estaba vigente hasta entonces.

En cuanto a las subvenciones, por el momento, y a expensas de firmar este documento, los Presupuestos Generales del Estado de 2018 contemplan un pago de 1.190 millones de euros a Renfe por explotar estos servicios. Se trata de líneas que no son rentables económicamente, pero sí socialmente y que, por ello, se mantienen y subvencionan para garantizar la movilidad de los viajeros, determinadas conexiones y la vertebración de distintos territorios. La firma del contrato-programa de Renfe marcará también la voluntad del Gobierno de que la compañía ferroviaria mantenga o no el monopolio en la prestación de estos servicios públicos una vez que el transporte de viajeros en tren se abra a la competencia en toda la UE a finales de 2020.

El eventual mantenimiento del monopolio de Renfe en estos servicios dependerá del periodo de vigencia para el que se firme el contrato programa y gracias a las posibilidades que otorga para ello las directivas comunitarias sobre la liberalización. Estas normas europeas permiten que los distintos Estados puedan seguir encomendando directamente y sin competencia estos servicios públicos de Cercanías y Regionales convencionales al operador dominante de cada país, en el caso español a Renfe, hasta el año 2024.

Será a partir de ese año 2024 cuando ningún país pueda ya conceder los servicios públicos ferroviarios directamente a un operador. No obstante, a pesar de no poderse conceder, sí se permitirá su explotación, dado que la misma norma comunitaria contempla que hasta el mismo año 2023 se pueda conceder a un operador la prestación de Cercanías por un plazo de diez años, prorrogable por otros cinco. Así, en el caso de que esta encomienda de explotación de servicios públicos a Renfe se ratificara el mismo año 2023 y se aplicara la prórroga, la prestación en monopolio de estos transportes ferroviarios se garantizaría hasta 2037.

Renfe ofrece el mantenimiento de 420 trenes

Renfe saca concurso el contrato de trabajos de mantenimiento de un paquete de 420 trenes de distinto tipo (AVE, cercanías y regionales) durante un periodo de cuatro años y por un importe de 450 millones de euros. El contrato abarca casi una tercera parte (30%) del parque total de vehículos de la compañía, que suma unos 1.360 unidades, y se lanza en vísperas de que anuncie un “histórico” plan de compra de nuevos trenes. Por el momento, este contrato de mantenimiento se licitará en tres lotes, en función de los distintos tipos de tren que abarca, que en su mayoría son de Cercanías. Se trata del mayor contrato que la operadora lanza a la industria ferroviaria desde el de suministro y mantenimiento de treinta nuevos trenes AVE que contrató en 2016 con Talgo.

Uno de los lotes comprende el mantenimiento de veinte trenes de Alta Velocidad Media Distancia (Avant) y otro, un paquete de cuarenta trenes de Media Distancia convencional (regionales) de tracción diésel. El tercer y mayor lote del contrato es el que incluye el mantenimiento de 360 trenes de Cercanías de distintas series y tipos, dado que incluye los más modernos (los Civia) y los de dos pisos.

Las empresas que se hagan con los contratos deberán acometer los trabajos junto con Renfe y en los talleres de la operadora. Así se recoge en los pliegos de contratación, en los que se establece que las empresas contratistas conformarán sociedades mixtas de mantenimiento con la compañía pública. Renfe asegura en un comunicado que los contratos incluyen ciertas obligaciones para las empresas, como son cumplir con un “elevado grado de fiabilidad y disponibilidad de los trenes”, especialmente en horas punta, y garantías de calidad y seguridad.

Estos trabajos de mantenimiento se licitan en tanto el sector está pendiente del anunciado plan de compra de nuevos trenes Renfe, que se espera la operadora detalle el próximo mes de mayo. El plan abarcará compras de todo tipo de trenes, especialmente de Cercanías y Mercancías, pero también de Alta Velocidad. “Nunca en la historia se ha lanzado una licitación de compra de nuevos trenes de como se hará en 2018”, avanzó recientemente de la Serna en relación al plan. El ministro no concretó el importe inversor, si bien apuntó que será “importantísimo”.

En la actualidad, Renfe cuenta con un parque de trenes que suma unas 1.361 unidades, de las que unos 168 corresponden a vehículos AVE y Larga Distancia, otros setenta a Larga Distancia convencional y 62 a Media Distancia de Alta Velocidad (Avant). Unos 660 trenes más son de Cercanías, 300 de regionales convencionales y otros 107, trenes de ancho métrico de la extinta Feve.

Renfe logra sus primeros beneficios

Renfe registró un beneficio neto de 69,84 millones de euros en 2017, con lo que se anota las primeras ganancias de su historia sin incluir extraordinarios. La operadora achaca este resultado al incremento del número de viajeros, especialmente del AVE, servicio que el pasado año logró un nuevo récord con 21,10 millones de viajeros y encadenó así cinco años consecutivos de crecimientos. La compañía ferroviaria logra así superar sus históricos ‘números rojos’ en vísperas de que a finales de 2020 se abra a la competencia el transporte de viajeros en tren y tenga que afrontar la entrada de competidores.

Renfe logró ganancias los dos últimos ejercicios, si bien en 2015 se debieron a unos ingresos extraordinarios de 96,1 millones de euros derivados de un acuerdo de uso de suelos que alcanzó con Adif. En el caso de 2016, los resultados devinieron en pérdidas de 35,86 al reformular las cuentas la compañía tras el cambio de presidente e incluir una provisión por la histórica multa que Competencia impuso a Renfe Mercancías a finales de ese año. En cuanto a 2017, Renfe elevó un 4% los ingresos generados por todos sus servicios de transporte de pasajeros en tren, que sumaron 2.386,6 millones de euros.

Estos ingresos incluyen los generados por los trenes comerciales, esto es, los de AVE y Larga Distancia, que no tienen subvención pública y los de Cercanías y Media Distancia convencional, considerados como servicios públicos y que reciben aportaciones públicas, dado que no son rentables y Renfe los presta por encomienda del Estado, para garantizar la cohesión territorial y la movilidad de los ciudadanos. Durante el pasado año esta subvención pública ascendió a 832 millones de euros, un 43,5% más frente a los 579,9 millones de un año antes.

El aumento es consecuencia de los cambios registrados el pasado ejercicio en las subvenciones públicas que el Estado paga a Adif y a la operadora y también en el de los cánones que esta empresa abona a la compañía gestora de la infraestructura ferroviaria. Adif ya no recibe la subvención pública que cada año le daba el Estado para el mantenimiento de la red ferroviaria convencional. En vez de eso, esa subvención la cobra Renfe para que, de su lado, comience a pagar a Adif canon por la circulación de trenes de Cercanías y Media Distancia, hasta ahora exentos de este ‘peaje’.

Esta modificación provoca que, al igual que las subvenciones, el total de canon o peaje que Renfe abonó a Adif por el uso de las vías, las estaciones y resto de infraestructuras ferroviarias también se disparara en 2017 un 40,8%, hasta sumar 988,28 millones. De esta forma, los ingresos totales de Renfe, incluyendo las subvenciones, acuerdos con comunidades y otras partidas, se situaron en 3.578 millones de euros, un 10,8% más,

El total de gastos de la operadora, que además de canon incluyen gastos de personal, la energía, el mantenimiento de los trenes y los servicios a bordo, entre otras partidas, supusieron 3.089 millones de euros, un 11,8% más que un año antes. El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de Renfe se situó así en 489,4 millones de euros, un 4,8% más que un año antes, y el beneficio neto en los referidos 69,8 millones.

El canon de Renfe, en Bruselas

El Ministerio de Fomento está trabajando en Bruselas para que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no sea el órgano encargado de fijar el canon ferroviario una vez que el transporte de viajeros en tren se abra a la competencia el 1 de enero de 2021. Las directivas europeas sobre liberalización ferroviaria establecen que el ‘superregulador’ debe encargarse de fijar el peaje que Renfe y los operadores que entren a competir con la compañía pública paguen a Adif por el uso de las líneas de tren, las estaciones y el resto de infraestructuras ferroviarias. No obstante, este supuesto sería contrario a la legislación española, según indica el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar.

El ‘número dos’ del Ministerio de Fomento explica que los cánones ferroviarios tienen consideración de tributos y que, como tal, corresponde fijarlos “por ley”. Por ello, el Gobierno está tratando con la UE sobre este aspecto de las directivas sobre la apertura a la competencia del transporte ferroviario que España debe trasponer antes de fin de año, según detalló el secretario de Estado de Infraestructuras. Durante su intervención en un foro organizado por ‘Vozpopuli’ y Executive Forum, Gómez-Pomar indicó que Fomento ya ha emprendido la reforma la Ley Ferroviaria para adaptarla a las nuevas directivas europeas sobre liberalización, una reforma que “estará lista antes de fin de año”.

Gómez Pomar avanza que la CNMC, a pesar de considerar que, en virtud de la legislación española, no debe encargarse de fijar los cánones, tendrá un papel “esencial” en la próxima apertura del transporte de viajeros en tren. Según asegura, el ‘superregulador’ estará encargado de dirimir en los conflictos que surjan entre los servicios públicos (Cercanías y regionales) y los comerciales (AVE y Larga Distancia) que se presten por las mismas líneas, sobre todo cuando estos servicios se realicen por distintos operadores. También tendrá que interceder cuando se generen problemas en relación con los ‘surcos’ o los ‘slot’, esto es, las franjas horarias que logren Renfe y otros operadores para circular por las líneas de tren.

La entidad reguladora que preside José María Marín Quemada trata de asegurar un marco de competencia de cara a la liberalización del transporte de viajeros por ferrocarril, que España deberá asumir con todas las consecuencias a partir de 2020. El actual organismo único de supervisión ha impulsado un sistema de bonificaciones y multas en los peajes que Adif cobra a Renfe con el fin de optimizar el mejor uso de la red de alta velocidad.

Adif aplicará una penalización a la empresa operadora cada vez que Renfe reserve un surco en una de las vías que luego no sea explotado correctamente. La sanción implicará el pago doble del ‘slot’. En lógica contrapartida, el propietario de la vía férrea rebajará el peaje de los trenes cuando el número de pasajeros transportados supere el crecimiento medio previamente establecido. Todas estas medidas serán adoptadas con una primacía de criterio por parte de Adif, lo que demuestra que el administrador de la infraestructura tiene, hoy por hoy, la iniciativa en el proceso de negociaciones emprendido con vistas a la reestructuración del sector.