Archivo de la categoría: turismo

MasterChef Celebrity cocina en el Al Andalus

Los fogones y salones del tren Al Andalus han sido el escenario elegido por el programa MasterChef Celebrity para grabar la prueba exterior, de la semifinal que este próximo domingo, día 11, va a emitir TVE en horario de máxima audiencia. El tren Al Andalus es uno de los turísticos de lujo que Renfe pone en marcha cada año para recorrer, en viajes de siete días, las principales ciudades andaluzas. MasterChef Celebrity es un concurso de talentos culinario producido por RTVE en colaboración con Shine Iberia”.

El viaje de los famosos aspirantes a cocinero se ha iniciado en Ronda, una de las paradas habituales del tren. Entre esta ciudad y la de Antequera los concursantes han elaborado en la cocina del convoy los diversos platos del menú diseñado por el chef Dani García (dos estrellas Michelin) y cocinado con productos de la tierra que el Al Andalus recorre, como los aguacates de la Axarquía, el jurel de Estepona o los huevos ecológicos de la Sierra de las Nieves.

En la estación de Antequera se han incorporado al viaje 30 de los mejores chefs de Andalucía que a bordo, mientras el tren continuaba su recorrido, han degustado, en los salones restaurante del Al Andalus, los platos elaborados por los aspirantes. El viaje ha concluido en la estación de Córdoba, otra de las paradas del circuito que el Al Andalus realiza por las diversas provincias andaluzas en los viajes que cada año tiene programados.

El Al Andalus, que inició su andadura en 1985, se consolida cada año como uno de los trenes con mayor arraigo entre los turísticos de lujo del mundo. La temporada viajera del tren se inicia en abril, al comienzo de la primavera y, tras realizar un paréntesis a mediados de junio para evitar los rigores del verano, termina la temporada a finales de octubre, ya en otoño.

Los viajes se prolongan a lo largo de 7 días (seis noches) durante los que el tren, que inicia y concluye su recorrido en Sevilla, visita buena parte de las provincias andaluzas. Jerez, Cádiz, Ronda, Granada, Baeza, Úbeda, Córdoba, y por supuesto la propia Sevilla son algunas de las ciudades monumentales que conocen los viajeros que, con su billete, compran el alojamiento en el tren, los desplazamientos que se hacen en autobús, los guías de acompañamiento para las excursiones y una oferta gastronómica digna de los más exquisitos gourmets, tanto a bordo del tren como en los restaurantes de las ciudades que se visitan.

Catorce coches con capacidad para 74 personas, la mayor parte de las veces arrastrados por una locomotora mixta de la serie 319 de la operadora española; que en ocasiones lo hace en doble tracción. La composición se organiza con un coche cocina; dos vehículos restaurante ‘Alhambra’ y ‘Gibralfaro’; un coche bar ‘Giralda’, otro dedicado a salón y juegos ‘Medina Azahara’, siete carruajes cama, uno más para el personal y un furgón generador. Catorce vehículos que hacen de este tren el más largo de los que recorren las vías españolas y que supera los 450 metros de longitud (el equivalente a un rascaciones superior a los 150 plantas).

Anuncios

Fiesta grande del Museo Vasco del Ferrocarril

El Museo Vasco del Ferrocarril exhibió ayer sus mejores galas para conmemorar su 24 aniversario. A lo largo de la jornada puso en circulación cinco trenes históricos (sobre todos sus vaporosas) para deleite de sus visitantes, que cada año por estas fechas rinden tributo a este gran santuario del ferrocarril, donde se rinde culto al vapor. El centro ferroviario de Azpeitia se llenó del humo y olor del carbón en combustión durante las exhibiciones que se realizaron con sus magníficas joyas del vapor.

La villa guipuzcoana es el santuario ferroviario más importante de España (al menos en vía métrica) y uno de los últimos bastiones donde se hace posible la contemplación de locomotoras de vapor en pleno funcionamiento. Aquí se mantiene vivo el espíritu del tren del Urola,cuya construcción fue el resultado del tesón, la perseverancia y la decidida apuesta que hicieron los vecinos por dotar al valle de una vía de comunicación moderna, cómoda y mucho más rápida que las tradicionales.

En las cocheras y talleres de Azpeitia, quedó depositado el material móvil de la línea, prácticamente sin variaciones relevantes a lo largo de su historia, que progresivamente ha ido incrementando el parque museístico con el procedente de otras líneas también cerradas. Así es posible hoy contemplar una de las mejores colecciones ferroviarias de Europa, integrada por más de 75 vehículos de todo tipo: desde locomotoras de vapor, tranvías, trolebuses, automotores y vagones de todas las clases hasta un camión de bomberos. El centro incluye una exposición sobre la máquina herramienta, a través del antiguo taller mecánico del Ferrocarril del Urola, que se conserva tal como fue instalado en 1925. Un antiguo motor eléctrico hacer funcionar sus 16 máquinas a través de un complejo sistema de poleas, correas y embarrados.

La jornada de ayer permitió observar el grácil movimiento de la locomotora de vapor Espinal, construida en 1887 en Newcastle (Reino Unido) por la compañía de Robert Stephenson, hijo de George Stephenson, que ganó el concurso de 1829 que pondría en marcha los servicios de la línea de transporte de pasajeros de Liverpool a Manchester. Esta máquina es, en la actualidad, la más antigua en funcionamiento de las construidas por los Stephenson. A la Espinal, se unió la Aurrera (130-T) construida en Reino Unido en 1898 por Nasmith Wilson para el Ferrocarril de Elgoibar a San Sebastián; la Zugastieta (030-T de 1888 de Sharp Steward de Gran Bretaña, para el Ferrocarril de Amorebieta a Gernika); y la Portugal (CP E205, 1230-T, fabricada por Henschel para los Caminhos de Ferro de Portugal). Pero también salió a las vías el automotor diésel Allan nº 301 de los Ferrocarriles Portugueses (construido en 1953 por la firma holandesa Allan, de Róterdam) y la locomotora diésel ‘Alstom 1004’, del Ferrocarril Vasco-Asturiano (construida en 1965 en Tarbes por la firma francesa Alsthom).

Una de las rarezas más llamativas, y casi desconocida en otras instalaciones similares, es la grúa de vapor Grafton. Apropiada para vías de ancho ibérico, fue construida en 1920 por la compañía británica Bedford para la empresa Babcock Wilcox, sita en Sestao. Es la única en su género que funciona en España y que también se hace una habitual en las jornadas festivas del museo.

Pero, sin duda alguna, lo mejor es recorrer los 5 kilómetros que separan Azpeitia de Lasao a bordo de uno de los coches de época construidos en la cercana Beasain. Penachos de humo negro y blanco, olor a combustión y carbonilla penetran por las ventanas en este viaje a otra época que hace las delicias de los visitantes y donde un revisor ‘pica’ el correspondiente billete. La operación del ‘cambio de agujas’, cuando la locomotora se desengancha para dar la vuelta y volver a encabezar el convoy, es seguida con una atención inusitada, como si fuera un transbordador de la NASA acoplándose a la Estación Espacial Internacional.

En sus instalaciones es posible observar una de las mejores colecciones ferroviarias de Europa, con vehículos de todo tipo como locomotoras de vapor, diésel y eléctricas, automotores y diversas clases de vagones. Ofrece asimismo uno de los más completos conjuntos de máquina-herramienta de Euskadi, a través del antiguo taller mecánico del Ferrocarril de Urola, y cuenta con las muestras de los uniformes utilizados en el ferrocarril desde finales del siglo XIX y de una de las mejores colecciones de relojería ferroviaria del mundo. Azpeitia es un gran tesoro, que merece la pena contemplar y disfrutar.

Vuelve el vapor al Tren de Arganda

Este domingo 7 de octubre, el Tren de Arganda, que realiza un recorrido de casi 4 kilómetros entre la estación de Poveda en Arganda del Rey y el apeadero de la laguna de El Campillo en Rivas, comienza su temporada de otoño arrastrado de nuevo por unas locomotoras de vapor con más de 90 años. En esta temporada, el tren será ‘arrastrado’ por las casi centenarias locomotoras de vapor ‘Arganda’, a la que se le ha sustituido la caldera, o por la ‘Áliva’, recién restaurada por los miembros de esta asociación. Estas máquinas han sido probadas satisfactoriamente para realizar el servicio este pasado sábado.

Este viaje al pasado del Tren de Arganda, que está gestionado por la asociación sin ánimo de lucro Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid (CIFVM), discurre por un tramo de la antigua línea del Ferrocarril del Tajuña en antiguos coches de madera con balconcillo: el AC201 fabricado por Carde y Escoriaza en 1916 y los coches C-1 y C-2, reconstruidos por la Escuela Taller Román Aparicio de Arganda. Las salidas tienen lugar los domingos de primavera y otoño a las 11.00, 12.00 y 13.00 horas.

La locomotora ‘Arganda’ fue fabricada en el año 1925 en Kassel (Alemania) y finalizó su ‘primera’ vida en 1967, en las obras de ampliación del puerto del Musel de Gijón (Asturias) bajo la matrícula TLC 3. En 1990, fue rescatada por esta asociación del almacén de un chatarrero de La Felguera (Asturias). Durante tres años, sus voluntarios la restauraron y, en el camino, perdió su apelativo de TLC 3 para pasar a llamarse como su pueblo de adopción. Pero esta restauración, no incluyó el cambio de caldera que ahora ha realizado la empresa Rios Supply Chain, en su planta de Valladolid.

Por su parte, la ‘Áliva’ fue fabricada por la empresa alemana Orenstein&Koppel en 1926 y perteneció a la Real Compañía Asturiana de Minas, que la utilizó para transportar el mineral desde la mina Reocín (Cantabría). A los años de darse baja, se hizo cargo de ella la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Torrelavega, que la traspasó en 1994 a CIFVM, cuyos voluntarios han estado restaurándola sacando tiempo de su ocio.

Pero este tren de vapor no es el único protagonista de esta vuelta al pasado, ya que toda esta línea y sus instalaciones, como la estación, apeadero, cabina de señales o talleres, constituyen el museo vivo del ferrocarril. Aquí también se puede disfrutar de la gran maqueta a escala HO que la Asociación Cultural Ferroviaria de Madrid (Asocufe) nos ofrece en el cercano apeadero de La Poveda. Para hacer más cómoda la visita, al término de cada viaje, excepto el de las 13.00 horas., se pone en circulación un tren lanzadera hasta el apeadero.

Un grupo de aficionados al tren creó en 1987 el Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid (CIFVM) para desarrollar su afición, sobre todo, el modelismo tripulado de 5 pulgadas. Tres años más tarde, decidieron comprar la primera pieza de tamaño real, una máquina de vapor de ancho métrico que iba a ser desguazada y que después recibiría el nombre de la localidad de adopción, la locomotora ‘Arganda’. Esta locomotora fue guardada en una nave industrial de Arganda del Rey muy próxima al antiguo Ferrocarril del Tajuña, que les había cedido el Ayuntamiento de esta localidad madrileña. Siguieron trabajando con sus maquetas pero, poco a poco fueron consiguiendo más vehículos de ‘escala real’: dos cisternas para transporte de cemento en polvo del Ferrocarril del Tajuña o cuatro vagones dedicados al transporte de mercancías procedentes de los Ferrocarriles de la Generalitat Catalana.

En noviembre de 1997, dejó de circular el último tren del Ferrocarril del Tajuña en su tramo entre la cementera de Morata de Tajuña y Vicálvaro, y la asociación consiguió de la Comunidad Autónoma de Madrid que no se desmantelase el pequeño tramo por el que ahora circula su tren. Después de varios años de reconstrucción de la línea y del material ferroviario, el 4 de mayo de 2003 se inaugura el Museo del Tren y se pone en marcha el primer viaje del Tren de Arganda. A partir de entonces, CIFVM se ha dedicado a la compra y restauración de material móvil, el mantenimiento del antiguo y de la línea por donde circula o a la promoción de los viajes en el Tren de Arganda que, desde luego, ahora sí que pita mas que anda.

(Imagen cortesía CIFVM)

Séptima temporada del Tren Campos de Castilla

El Tren Campos de Castilla, del que ya se cumple siete temporadas, ofrece una escapada turística muy especial para este otoño durante nueve fines de semana de septiembre a noviembre. Es este uno de los trenes turísticos de fin de semana mejor valorados por los amantes de viajes de autor y diferentes. El viaje es amenizado por divertidos personajes que hablan de leyendas, historias y recuerdos de Machado y otros literatos en Soria. De Numancia y sus ruinas, de las leyendas de terror de Bécquer o de cómo se hacían los viajes en tren a principios del siglo XX., Además esta propuesta nos permite no sólo conocer el patrimonio cultural y artístico de Soria sino también su gastronomía que en otoño se llena de setas y hongos, los reyes de los platos de otoño.

“Por donde el tren avanza, sierra augusta, yo te sé peña a peña y rama a rama”. Don Antonio Marchado cantaba así al paisaje en sus conocidos poemas agrupados bajo el nombre de ‘Campos de Castilla’ que ahora tienen ocasión de ver con esta iniciativa turística. Los turistas pueden disfrutar de un paquete que ofrece, además del viaje en tren, la posibilidad de conocer y disfrutar algunos de los rincones más atractivos de la provincia soriana. Renfe reserva para ello un coche completo -52 plazas- en un tren regular que parte de la estación madrileña de Chamartín a primera hora del sábado.

Los viajeros disfrutan a partir de Sigüenza una actuación teatral que sirve para preparar la visita. Tras la llegada a Soria, asisten a una degustación de productos sorianos, antes de visitar la ermita de San Saturio, el centro de la ciudad y el aula de Antonio Machado en el instituto que lleva su nombre y en el que impartió francés durante cinco años. El programa continúa el domingo con una visita a las fuentes del Duero, la Laguna Negra y el yacimiento arqueológico de Numancia.

Habrá salidas en septiembre (8-9 / 15-16 / 22-23 / 29-30), octubre (6-7 / 20-21 / 27-28) y noviembre (10-11 / 17-18). La salida se produce a las 8.14 horas desde Chamartín para regresar desde Soria el domingo a las 19.06. Al igual que el poeta fallecido en Colliure, el viajero podrá entonar aquellos versos dedicados al ferrocarril. “El tren camina y camina, y la máquina resuella, y tose con tos ferina. ¡Vamos en una centella!“.

75 años del viaducto Martín Gil

La Asociación Ferroviaria Zamorana ha organizado una exposición monográfica con motivo del 75 aniversario de la entrada en funcionamiento del Viaducto de Martín Gil, que cruza el embalse que forma el Esla por la presa de Ricobayo, para la conexión ferroviaria entre Zamora y La Coruña, y que durante décadas tuvo el arco de hormigón armado mayor del mundo. La muestra, que se inaugura el 1 de octubre, se podrá ver en el antiguo palacio de la Diputación de Zamora, del 2 de octubre al 16 de noviembre.

Con 470 metros de longitud y 60 metros de altura sobre el nivel máximo del embalse del río Esla, dispone de un amplio arco con 210 metros de luz, sigue siendo hoy ejemplo internacional de innovación de la ingeniería civil española, a pesar de los años transcurridos desde su construcción. La obra refleja ligereza y sencillez a la vez de solidez y robustez. En su construcción participaron dos importantes ingenieros de la época: Francisco Martín Gil, en la redacción original del proyecto (falleció en 1933, antes de finalizar las obras) y Eduardo Torroja Miret, en la fase de ejecución.

Durante los trabajos fue necesario realizar modificaciones al proyecto, así como adaptarse a las averías del embalse, a los destrozos por los vientos invernales y a las implicaciones de la Guerra Civil. Sin embargo, todas estas dificultades sólo hacían incrementar el ingenio de los profesionales que participaron en la ejecución, como ejemplo, la modificación del sistema de montaje basándose en auto-cimbra metálica.

El viaducto, inaugurado el 17 de abril de 1943, salva las aguas del embalse de Ricobayo, a unos 15 kilómetros de la capital zamorana en plena Tierra del Pan. Los primeros estudios de su construcción surgen como necesidad de superar el pantano, una vez que éste se construyó en la década de los 20 del pasado siglo. El proyecto definitivo es de 1932. Se calcula que el coste final de la obra alcanzó la cifra de 11.495.200 pesetas de la época (equivalentes hoy aproximadamente a 2,7 millones de euros).

Este excepcional viaducto fue puesto a prueba de forma extrema por las condiciones climatológicas durante la construcción del gran arco central. La noche del 15 al 16 de febrero de 1941 un fuerte huracán con rachas de viento de hasta 180 kilómetros por hora arrasó las instalaciones empleadas para su construcción, sin producir desperfecto alguno en la estructura de la obra construida.

La prueba de carga a la que son sometidas este tipo de infraestructuras, no pudo ser realizada por un tren tal como se había previsto para la finalización de la obra, pues el tendido ferroviario no había llegado todavía a este punto. Dicha prueba se llevó a cabo colocando una masa de 450 toneladas de balasto a la altura de la clave del arco central.

También alcanzó notoridad por un suceso luctuoso. En la tarde del 19 de octubre de 1964, parte de un tren de mercancías que circulaba con dirección Zamora, se precipitó al embalse al principio del arco principal del viaducto. Siete vagones de una composición de 21 unidades fueron arrastrados hacia el embalse a causa de una explosión ocurrida en uno de ellos. Los vagones, del tipo J300.000, fueron construidos para la antigua Compañía M.Z.A.
Después de 11 años, fueron recuperados 5 de los vagones en cuanto las condiciones de nivel de agua embalsada lo permitieron. Dos vagones descansan todavía junto al salmer de arranque del arco principal del lado Zamora, aguas abajo del viaducto.

Se han contado diferentes versiones acerca de este suceso, algunas de ellas totalmente inverosímiles, pero que alguna gente de la época recuerda. La más conocida, y lo que en su momento publicó la prensa, es que en este tren había un vagón en el que se transportaban 142 kilos de material pirotécnico. En todo caso, la estructura del viaducto no sufrió desperfecto alguno; tan solo un tramo de barandilla, construida en cemento armado, fue destruida. Hubo sin embargo una víctima mortal, que fue el mozo de tren; resultaron heridos otro mozo, un agente del servicio eléctrico, el fogonero y el jefe de tren.

Temporada de otoño del Tren de la Fresa

El histórico Tren de la Fresa, que une la localidad de Aranjuez con Madrid, retomará su actividad este sábado tras más de dos meses de parón veraniego. Comienza así su temporada de otoño, que este año se extenderá hasta el 21 de octubre y para la que están programados diez viajes que se realizarán los sábados y domingos. Además de la tradicional ruta con visita guiada al Palacio Real y una visita libre al Museo de Falúas, el programa del viaje mantiene la posibilidad de elegir entre varios itinerarios con diferentes precios en función de las actividades a realizar en Aranjuez.

En la campaña de primavera, que se desarrolló del 14 de abril al 30 de junio, más de 5.300 personas viajaron en este tren, que conecta la capital con la localidad de Aranjuez desde hace 34 años. Según datos del Ayuntamiento, unos 185.000 pasajeros han viajado a bordo de los históricos coches de madera de Tren de la Fresa desde 1984.

El tren partirá de la histórica estación de Príncipe Pío y encabezará la composición la locomotora eléctrica 289-015, una máquina histórica de los años 60 perteneciente al Museo del Ferrocarril. La composición del tren la completan los tradicionales coches de madera denominados ‘Costa’, construidos entre 1914 y 1930, que cubrían los servicios de cercanías de la compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante), un coche de viajeros de segunda clase perteneciente a una de las primeras series de coches metálicos encargados por Renfe entre 1947 y 1953, un vagón y un furgón de los años 60 destinado en su origen al Jefe de Tren.

Se mantienen las cuatro rutas ofertadas el pasado año y el programa de esta temporada contempla la opción de elegir un nuevo itinerario, ‘Fresas con vino’, que ofrece al viajero la posibilidad de conocer la Bodega Real Cortijo de Carlos III y realizar una cata de vinos además de poder visitar la Plaza de Toros de Aranjuez, que acoge en su interior el Museo Taurino y es uno de los cosos más antiguos de España. Ambos edificios están catalogados como Monumentos Histórico Artísticos.

En 2015, la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) dio un paso más en la protección y reconocimiento de la ciudad de Aranjuez al declararla como “lugar de excepcional valor universal”. Cinco años antes, en la Exposición Universal de Shanghái 2010, el Tren de la Fresa fue elegido para estar presente en el stand de ICOM (Consejo Internacional de Museos), donde se mostraba la realidad de los museos en los cinco continentes, como ejemplo de contribución de una actividad museística a la revitalización y el dinamismo económico a través de un producto de turismo cultural.

El Tren de la Fresa rememora la puesta en marcha del primer ferrocarril de Madrid que unió la capital con el Real Sitio de Aranjuez. Ese primer tramo de apenas 50 kilómetros era en realidad un planteamiento estratégico que nacía “buscando el mar” y que se pudo consolidar gracias al tesón y a la osadía de su promotor, el marqués de Salamanca. Hubo varios proyectos antes de realizarse el definitivo y en todos se eligió Aranjuez como final de la línea porque en aquella época la Corte pasaba grandes temporadas allí y era cita de la aristocracia y de las gentes relacionadas con Palacio.

Vuelve este otoño el Tren Medieval

El Tren Medieval regresa en otoño a Sigüenza (Guadalajara) y a partir del sábado día 22 volverá a circular hasta la localidad guadalajareña, para repetir el día 29, tres sábados más en octubre, los días 6, 20 y 27, y el 3 de noviembre. Este tren turístico de Renfe, en colaboración con este Ayuntamiento, volverá a circular además de los sábados 29 de septiembre; 6, 20 y 27 de octubre; y el 3 de noviembre, según informa el Consistorio seguntino.

Malabaristas, zancudos, músicos y trovadores invitan a viajar al pasado en el Tren Medieval que “se ha consolidado como una atractiva oferta de ocio para conocer Sigüenza”, señala el Consistorio. “Arte, historia, teatro, gastronomía y artesanía se dan cita en este evocador viaje que en la temporada de primavera alcanzó una ocupación por encima del 83%”, ha ampliado.

Una comitiva de personajes recibirá a los viajeros en la estación madrileña de Chamartín para dar la bienvenida al Tren Medieval que, con salida a las 10.00 horas, parará a las 10.39 horas en Guadalajara, donde podrán subirse el resto de viajeros y llegará a Sigüenza a las 11.30 horas en viaje que se completa con una visita guiada. Además, los viajeros tendrán tiempo libre para recorrer la ciudad y disfrutar de los establecimientos de restauración, algunos de ellos con descuentos del 10% para los viajeros del Tren Medieval, que tiene programado su regreso a Madrid a las 19.38 horas.

La temporada de otoño coincide con la celebración en Sigüenza del Año Jubilar de la Catedral de Sigüenza, con motivo del 850 Aniversario de su consagración, y la exposición, a propósito de su construcción, en el Museo Diocesano y la nueva Sala de Tapices flamencos con la recién inaugurada sala de telas, que cuenta la historia de Rómulo y Remo.

La iniciativa turística ‘Abraza la Catedral’ tendrá lugar el último fin de semana de septiembre y en cada viaje todos los viajeros participarán en el sorteo de una noche en un establecimiento hotelero de la ciudad, para dos personas, incluidos los billetes en tren de Media Distancia de ida y vuelta, además de sortear productos artesanos y actividades en la naturaleza.

Los billetes ya pueden adquirirse y la venta e información se puede realizar a través de los canales habituales de Renfe (renfe.com, taquillas), con venta anticipada (912 320 320)), así como en agencias de viajes.

El ‘Deccan Odyssey’, rey del turismo ferroviario

El ‘Deccan Odyssey’, principal tren de lujo de la India, entra de nuevo entre los elegidos de los World Travel Awards (WTA). Por quinta vez consecutiva, el convoy ha conseguido el galardón como ‘Tren de Lujo Líder de Asia’ en este premio equivalente a los Oscars del turismo, que se entrega en una ceremonia pomposa y brillante que tiene lugar en el Intercontinental Grand Stanford Hong Kong

El director de proyectos especiales de Cox & Kings, Arup Sen, explica que “el Deccan Odyssey ha superado la definición de lujo gracias a su servicio incomparable y su deslumbrante diseño, que no solo ofrecen una comodidad inimaginable, sino también una ventana poco común para recorrer la India. Los premios WTA reconocen la excelencia del tren en su oferta de experiencias únicas y viajes extraordinarios“, asegura al dar a conocer el ganador de estos prestigiosos galaradones.

Conocido como el Orient Express de la India, este convoy inicia su andadura en 2004. Su diseño se inspira en los trenes europeos de los años 20 del pasado siglo, con 21 coches que puedan transportar hasta 80 pasajeros, operado y administrado por Cox & Kings Ltd, socio externo de la The Maharashtra Tourism Development Corporation. Se tardó alrededor de cinco meses en finalizar el diseño de este tren de lujo. Alineado con los mejores trenes reales del mundo, como Blue Train de Sudáfrica o Orient Express de Europa, Deccan Odyssey fue impregnado con todas las instalaciones modernas que contribuyen a hacer cada viaje de tren a Maharashtra un verdadero placer. Los coches tratan de proporcionar el lujo de los vehículos imperiales utilizados por los maharajás de antaño para viajar. Dispone de una tripulación de más de 30 personas para supervisar un cómodo viaje en este vehículo ferroviario, con paredes de caoba, lámparas de bronce, todo tapizado de azul y plata, sauna, gimnasio, sala de ordenadores conectados via satélite y un sinfín de lujos.

El convoy pintado de azul, que sale de la estación Victoria de Bombay camino del sur, es un suntuoso palacio sobre raíles que dispone de salones, biblioteca, dos bares y hasta tres restaurantes. Cada estancia cuenta con un asistente personal cuya única misión es estar disponible 24 horas al servicio de los clientes de este lujoso convoy. El precio ronda los 2.800 dólares por persona en cabina doble (incluye la pensión completa y las visitas guiadas en inglés).

El tren ‘Deccan Odyssey’ es uno de los trenes de mayor lujo de India. Con un estilo que recuerda las películas de Bollywood, recorre la costa oeste de India durante una semana. Bombay, Goa, Kolhapur, Tarkali, Aurangabad y Nasik son algunas de las paradas en las cuales los pasajeros pueden hacer visitas durante el día antes de partir por la tarde -noche. Proporciona un viaje a través del tiempo por las playas de Goa, donde es posible admirar hermosos palacios de antiguos marahas y paisajes y tesoros con mucho embrujo. El tren obtiene su nombre de la ruta que recorre, en la meseta de Deccan. Tiene también fama por su excelente gastronomía. A medida que el tren se adentra en una u otra región, el menú de sus dos coches restaurante incorpora diferentes platos regionales indios, según donde recale el convoy. La oferta es amplísima, con deliciosas especialidades chinas y una extensa carta de cocina internacional, todo ello servido de manera impecable.

México amplía el trayecto del ‘Tren Maya’

El ‘Tren Maya’ que proyecta el futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, será una infraestructura mucho más ambiciosa de lo pensado en un principio. Según anunció este lunes, este ferrocarril turístico de la Península de Yucatán tendrá un trazado de 1.500 kilómetros (en lugar de 900) y conectará el estado de Chiapas no solo con Cancún (en Quintana Roo), como se pensaba al principio, sino también con los principales puntos de las dos costas de la península de Yucatán. El mandatrio mexicano explica los primeros detalles de uno de los proyectos de infraestructura más ambiciosos de su Gobierno que busca impulsar el turismo en el sureste de México, una de las regiones económicas más golpeadas del país.

El tren recorrerá 1.500 kilómetros a través de cinco estados —Tabasco, Campeche, Chiapas, Yucatán y Quintana Roo— y se concentrará en trasladar a los visitantes a importantes puntos turísticos de la región, entre ellos, Cancún, Tulum, Calakmul, Palenque y Chichen Itzá. “Es una obra muy importante porque se va a comunicar una de las regiones de más importancia cultural en el mundo. No hay una región con tanta riqueza cultural como esta región de florecimiento de la gran cultura maya”, dice López Obrador quien asegura que con esta vía férrea México tendrá “un tren moderno, turístico y cultural”

La construcción de la vía podría comenzar el próximo año. El concurso para seleccionar a los constructores se iniciaría en diciembre y su puesta en marcha requerirá entre 120.000 y 150.000 millones de pesos (de 5.465 millones a 6.875 millones de euros) en los cuatro años de duración de los trabajos. “Para financiar este programa se van a utilizar los fondos que se recaudan del impuesto al turismo. Pero como no va a ser suficiente, se va a hacer una convocatoria para buscar una sociedad con la iniciativa privada, de modo que va a ser una inversión mixta”, explica en recién elegido mandatario.

El proyecto del ‘Tren Maya’ apunta hacia el turismo, una de las fortalezas de la economía mexicana. En 2017, el país norteamericano recibió 40 millones de visitantes y se situaba entre el séptimo destino turístico mundial, después de Reino Unido y Alemania. Además, es la segunda fuente de ingresos de divisas, después de las remesas, con 20.000 millones de dólares. El sector representa un 8,7% del Producto Interno Bruto (PIB) de México. Para su construcción, se utilizarán algunos tramos la antigua vía del ferrocarril del sureste, que fue un proyecto del expresidente Lázaro Cárdenas para conectar a la Península de Yucatán con el centro de México, inaugurado en 1950 por el entonces presidente Miguel Alemán. En México solo existe un tren turístico: el Ferrocarril Chihuahua Pacífico, mejor conocido como ‘Chepe’, que recorre 673 kilómetros desde Chihuahua hasta Los Mochis (Sinaloa) atravesando la Sierra Tarahumara para después descender a las costas del Pacífico.

La reapertura del túnel de La Engaña

Recuperar el túnel de La Engaña es un objetivo largamente perseguido. Cada cierto tiempo ve la luz un proyecto que persigue su reapertura, pero por una razón u otra siempre cae en el olvido. La última idea tiene visos de hacerse realidad. Al menos así lo sienten en el gobierno de Cantabria y en las instituciones burgalesas. El presidente de la mancomunidad de los valles pasiegos, alcalde y diputado regionalista Ángel Sainz impulsa la iniciativa en el Parlamento y asegura que cuenta con apoyos paraa diseñar una vía verde y recuperar algún edificio de la antigua línea ferroviaria que pretendía unir el Mediterráneo con el Cantábrico, en Santander.

El túnel de La Engaña, situado entre los municipios de Vega de Pas, en Cantabria, y Pedrosa de Valdeporres en Burgos, se construyó como parte del proyecto de ferrocarril Santander-Mediterráneo que pretendía unir el mar Cantábrico (Puerto de Santander) y el mar Mediterráneo (Puerto de Sagunto) y que no llegó a utilizarse nunca de forma oficial. En su construcción bregaron presos republicanos y trabajadores que se dejaron la vida en la obra. La construcción de la caverna llevó ocho años y se estima que se invirtieron cerca de 300 millones de la época.

La vía quedó inconclusa a 67,5 kilómetros de la capital cántabra. El kilómetro cero estaba en Calatayud. Hasta allí llegaba, desde el puerto de Sagunto, el ferrocarril Central de Aragón, que entró en funcionamiento en 1902 y unía Valencia con Zaragoza con un recorrido de casi 299 kilómetros. El objetivo teórico era enlazar ambas vías. Desde Calatayud se construyeron 366,547 kilómetros hasta Cidad-Dosante, en Burgos, a lo largo de los cuales se distribuían 57 estaciones.

El trazado se dividió en siete secciones. Las seis primeras, entre Calatayud y Cidad-Dosante, se construyeron en un tiempo récord, a un ritmo de más de 60 kilómetros por año. En noviembre de 1930 ya estaban todas abiertas al tráfico. La sección séptima no se acometió porque planteaba una solución chapucera para llevar el tren a Santander. Este tramo se extendía entre Cidad y Ontaneda (48,4 kilómetros), donde se suponía que la nueva vía de ancho normal debía empalmar con la del ferrocarril de vía estrecha Ontaneda-Astillero, un imposible que obligaba a costosos, incómodos y poco competitivos transbordos. En 1927, un decreto ley del Gobierno reservó al Estado el derecho a modificar el trazado de la sección séptima desde Cidad.

La Guerra Civil retrasó el proyecto y hasta finales de 1941 no comenzaron las obras. La más compleja incluía la construcción del túnel de La Engaña que permitía el paso de Cantabria a Burgos bajo la montaña. El ritmo de construcción era lento porque se sustentaba en el trabajo manual, pero, pasados los primeros años, la empresa adjudicataria los ralentizó aún más. Ante la incapacidad para llevar las obras a término, la concesión fue transferida a otra compañía en agosto de 1950. Los trabajos en el tramo concluyeron al cien por cien en 1961, pero dos años antes el Gobierno había renunciado al proyecto y no se llegó a tender la vía ni se colocaron las señales.

El proyecto que tratan de llevar a la práctica pasa por rehabilitar el túnel y su entorno como vía verde para llegar a Burgos y se estudia la opción de “un pequeño tren turístico” que pase de un lado al otro. Sainz cifra la inversión necesaria en 15 millones de euros, que asegura que servirían para fomentar el gran potencial turístico de esta zona, conocida por sus famosos dulces, los sobaos.

El consejero cántabro de Industria y Turismo, Francisco Martín, ve en la recuperación del túnel una oportunidad para conectar Santander con el Levante a través de un carril bici “muy potente”. “Lo único que hace falta es reforzar el túnel porque cada día que pasa está más deteriorado”, manifiesta Martín, quien achaca ese estado, además de al abandono, a que el hormigón utilizado era “muy pobre”. La recuperación a la que apunta el titular de Turismo pasa por dotar al túnel de iluminación y hacerlo viable, lo que “no es una inversión cara”.

Sobre la cooperación entre instituciones, Martín señala que ya han trasladado a los municipios de Las Merindades (Burgos) su “apoyo monolítico” para sacar adelante la iniciativa. Según el consejero, todos los municipios de los valles pasiegos han dado su visto bueno al proyecto, que también cuenta con el apoyo de la Diputación de Burgos y el respaldo del Parlamento cántabro tras aprobar por unanimidad la creación de un consorcio para redactar un proyecto para La Engaña. Además, afirma que ya se ha contactado con la Junta de Castilla y León para hacer un patronato conjunto y solicitar al Ministerio de Fomento y al de Medio Ambiente que el proyecto se convierta por fin en una realidad. ¿Será otra vez un sueño imposi