Archivo de la categoría: accidente

Encuentro de víctimas del Alvia con Ana Pastor

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, recibe este jueves al presidente de la plataforma de víctimas del accidente del tren Alvia, que ocurrió en Angrois (Santiago) en julio de 2013, cuando ella era ministra de Fomento. Será la primera vez que se entrevista con un representante de los afectados por la mayor tragedia ferroviaria de España desde 1972, en la que fallecieron 80 personas y 144 resultaron heridas. A la reunión de este jueves también prevé acudir una delegación del colectivo, aunque el gabinete de la presidenta del Congreso ha matizado que solo se entrevistará con su presidente, Jesús Domínguez.

En julio de 2016, tres años después del siniestro, Pastor accedió a reunirse con la asociación, que por entonces exigía “justicia, verdad y reparación” mediante una comisión de investigación parlamentaria que, si bien hoy en día está aprobada, lleva casi siete meses bloqueada en las Cortes. Sin embargo, el encuentro no llegó a producirse, puesto que justo ese día, el 19 de julio, trascendió el nombramiento de Ana Pastor como presidenta del Congreso de los Diputados.

Las víctimas abandonaron la reunión criticando una postura que en su opinión fue “cobarde”. Era la tercera cita entre Fomento y los afectados por el accidente y apenas duró cinco minutos, con la presencia de los por entonces secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar y los presidente de Adif, Gonzalo Jorge Ferre y Renfe, Pablo Vázquez. Por parte de los afectados acudieron más de 15 personas miembros de la plataforma.

Domínguez ha adelantado que va a reclamarle a Pastor que, “aunque sea cinco años después, pida perdón y asuma su responsabilidad” por el siniestro. Le recordará que Europa ha criticado por falta de independencia la investigación que sobre el accidente realizó la CIAF, la comisión de investigación de accidentes ferroviarios que se inscribe en el Ministerio de Fomento. Además, le trasladará documentación de la que carece el juzgado compostelano que investiga la causa sobre normativa aplicable en la línea Ourense-Santiago, donde se produjo el descarrilamiento.

Jesús Domínguez ha recordado que Ana Pastor en su día indicó que había pedido una auditoría sobre la red ferroviaria. “Y no vieron que no se había hecho un informe de evaluación de riesgos clave”, censura, en alusión al documento independiente por el que el juez instructor mantiene investigados a dos cargos de Adif, uno de Renfe y tres técnicos de la consultora Ineco.

En diciembre de 2016, el nuevo ministro, Íñigo de la Serna, recibió a las víctimas, a las que comunicó que no apoyaría su reivindicación de una comisión de investigación para depurar eventuales responsabilidades políticas por la tragedia, demanda que sí había apoyado seis meses antes siendo alcalde de Santander, durante un pleno del Ayuntamiento.

Anuncios

Otro cargo de Adif declarará sobre Angrois

El gerente del área de seguridad en la circulación del noroeste de Adif, Fernando Rebón, que es el segundo cargo de esta empresa pública investigado en la causa que trata de esclarecer el accidente del tren Alvia en Angrois (Santiago), está llamado a declarar este miércoles 7 en los juzgados compostelanos. Su participación, así como la del resto de comparecencias previstas por el juez que instruye el caso, está pendiente de la huelga de empleados públicos que desde el 7 de febrero ha retrasado multitud de juicios y actos jurídicos en toda Galicia.

El magistrado Andrés Lago no ve “descartable” que “buena parte de los reproches que justificaron la imputación” de Cortabitarte “puedan ser extensivos” a Rebón, quien actualmente, según fuentes consultadas por Europa Press, sigue ejerciendo de gestor de la dirección corporativa de seguridad en la circulación, y desarrolla su trabajo en León. Casi cinco años después del descarrilamiento, que se cobró la vida de 80 personas y dejó a 144 heridas, Rebón, como alto cargo de una institución pública, se sumó a principios de febrero al que fue director de seguridad en la circulación de Adif, Andrés Cortabitarte, y a su homólogo en Renfe, Antonio Lanchares.

Lago también había imputado supuestas responsabilidades al jefe de inspección de la misma gerencia, José Antonio García Díez, pero la investigación a este hombre será archivada puesto que falleció en 2015. García Díez compareció ante el primer juez del caso, Luis Aláez, en septiembre de 2013, apenas dos meses después del siniestro. En la actualidad son siete los investigados: el maquinista Francisco Garzón Amo, el exdirector de seguridad en la circulación de Adif, Andrés Cortabitarte; su homólogo en Renfe, Antonio Lanchares; tres técnicos de Ineco y el gerente de seguridad en el noroeste también de Adif. Este último está citado para el 7 de marzo a las 9,30 horas, mientras que García Díez lo estaba para las 11,30 horas. Para las 12,00 horas está convocado también un técnico de la unión temporal de empresas (UTE) de Siemens y Thales, que fue la que suministró el sistema de control, mando y señalización en la línea.

Ya para el martes 13 tendrán que comparecer otros cuatro miembros de la UTE. Tendrán que aclarar aspectos sobre el registro de riesgos (‘hazard log’) que hicieron de la línea, y que analizaron los tres técnicos de Ineco que están investigados en la causa. Estos pusieron de manifiesto que Adif no les encargó analizar todo el trayecto, por lo que quedó fuera el enclave que incluye la curva de A Grandeira. El 19 de marzo será el turno de otro técnico de estas compañías, también uno de Bombardier (que suministraba un ‘software’), el director general de operaciones e ingeniería de Renfe, Francisco Minayo de la Cruz, y el gerente de la dirección corporativa de seguridad en la circulación de Renfe, Javier Nicolás Esteban. Minayo de la Cruz y Estaban están involucrados en relación con el envío de un correo electrónico por un jefe de maquinistas avisando sobre la peligrosidad de la curva.

Ya en abril, Lago tomará declaración en calidad de peritos, el día 9, a los expertos Ángel Luis Sanz Cubero y Pilar Calvo, que elaboraron informes sobre señalización y acerca del factor humano para el abogado del maquinista, que aquel día llegó a la curva de A Grandeira con un exceso de velocidad debido a que atendió una llamada telefónica del interventor. A continuación, el 18 de febrero, los que ratificarán sus peritajes serán el ingeniero Antonio Puyol y quien ejerce como directora técnica de Adif desde julio de 2016 Esther Mateo, cuyos documentos aportó el administrador ferroviario en las pasadas semanas para defender su actuación en la línea de Angrois en todo lo relativo al examen de los riesgos.

El juez reabre la causa del accidente de Valencia

La Audiencia Provincial de Valencia ha ordenado al juzgado instructor que reabra la causa del accidente de la Línea 1 de Metrovalencia, ocurrido el 3 de junio de 2006, en el que murieron 43 personas y otras 47 resultaron heridas, al ver indicios de delito. El proceso ha sido archivado en tres ocasiones por el Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia y reabierto por decisión del tribunal. También se acuerda ofrecer la posibilidad de que declaren como investigados a Marisa Gracia, exgerente de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) y otras siete personas más: Salvador Orts -ocupaba el cargo de jefe de estudios y proyectos y miembro del Comité de Seguridad-; Francisco Gracía -director técnico de la explotación y miembro del Comité de Seguridad-; Vicente Antonio Contreras -director adjunto de la explotación-; Sebastián Argente -exjefe de la Línea 1-; Juan José Gimeno -entonces director de la Auditoría para la seguridad y circulación-; y Manuel Sansano, exdirector de Operaciones.

El Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia archivó el procedimiento el pasado mes de mayo -por tercera vez desde que se inició la investigación- al descartar que existieran responsables penales y al no ver acreditado que en el siniestro “tuviese incidente un fallo o mal estado del material móvil o de la infraestructura”. Tanto la Fiscalía como la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio y otros afectados a título personal recurrieron esta decisión de sobreseimiento y ahora la Audiencia Provincial les ha dado parcialmente la razón y ha ordenado a la instructora que reabra el caso y ofrezca la posibilidad de tomar declaración como investigadas a ocho personas. Sin embargo, ha rechazado practicar otras diligencias pedidas por las acusaciones.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en su cuenta de Twitter, esto supone que se ordena la apertura de juicio oral, que es una de las posibilidades contempladas en ese artículo. Tras esta diligencia, el tribunal señala que si no resultan necesarias diligencias de investigación que se deriven de estas declaraciones, se debe continuar con lo previsto en el artículo 779 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal “en congruencia con el contenido” de la resolución.

La Audiencia advierte a la instructora tras ver indicios de criminalidad: “No se trata de llegar a la convicción o constatación de que exista indicio o prueba de culpabilidad, materia reservada a los órganos jurisdiccionales que tienen encomendada la valoración probatoria, sino el descubrimiento de que existe algún indicio racional de criminalidad, suficiente en el procedimiento ordinario para dictar el correspondiente auto de procesamiento”. Tras este paso judicial, lo siguiente sería la apertura de juicio.

La Audiencia afirma que la instructora ha hecho un “extraordinario ejercicio de instrucción procesal” a partir de una investigación extensa y prolongada por más de 10 años, pero considera que se abren “alternativas razonables” que impiden ratificar el sobreseimiento acordado. Entre ellos, advierte de que las actas del Comité de Seguridad, en la circulación en relación con los problemas puntuales del sistema FAP, “evidenciaban anomalías” en el sistema e “incidencias” propias de la instalación de un nuevo sistema tecnológico, “llegando incluso a reclamar la asamblea de maquinistas de 20 de septiembre de 2005 la necesidad de instalar balizas previas a todas las señales luminosas”.

También sostiene la “necesidad” de haber prevenido el riesgo generado por el exceso de velocidad, “que se minimizó por la falta de respuesta adecuada”; y recuerda que tras un accidente de septiembre de 2005, el colectivo de maquinistas exigió a la directora gerente de FGV el dictado de normas de procedimiento y control más estricto del cumplimiento del Reglamento de circulación “sin que ello ocurriera”. Junto a estos argumentos, recoge que se habían producido dos descarrilamientos previos al accidente por exceso de velocidad en la línea 4 en octubre de 1998 y marzo de 2006 e incluso se redujo la velocidad de 50 a 40 km/h en ese mismo tramo “sin adoptar medidas de seguridad adicional a la señal de limitación de velocidad”.

El tribunal considera que existen indicios de que las omisiones detectadas en torno al análisis y valoración de riesgos, del lugar, trazado, descarrilamiento, infraestructura, material, incumplimiento de límites de velocidad, “pudieron crear un riesgo jurídicamente desaprobado o socialmente intolerable“. “Una vez adoptada la medida correctiva de limitación de la velocidad a 40 km/h en el tramo donde el siniestro se produjo, no se adoptó ninguna medida adicional que redujera el riesgo derivado de omisiones de cuidado por parte del maquinista”, agrega la resolución. “Con dicha limitación -sostiene- la diligencia debida para el cumplimiento de la prohibición se hacía recaer exclusivamente sobre la acción del maquinista y ello no evitaba posibilidades aparentemente previsibles de incumplimiento de los cánones exigibles de velocidad máxima autorizada”.

También ve como indicios que la existencia de una baliza previa, incluso con el mismo sistema FAP, hubiera podido evitar el siniestro; que si la velocidad hubiera estado controlada por baliza, previsiblemente se hubiera evitado el descarrilamiento; y que las deficiencias detectadas en el material móvil o en la infraestructura pueden ser indiciarias de la existencia de factores que podían aumentar por su propia naturaleza el riesgo de accidente y disminuían en paralelo la seguridad de las personas.

El tribunal rechaza una serie de diligencias solicitadas, en su mayor parte, por la Fiscalía, al considerar que no son necesarias. Se refiere a la impugnación del perito Andrés María Cortabitarte, sobre el que las acusaciones cuestionaban su objetividad y capacidad técnicas. Al respecto, la Audiencia estima que la valoración de la credibilidad del mismo corresponde a los órganos de enjuiciamiento. También rechaza que se designe a cuatro especialistas en transporte metropolitano al cuestionar la imparcialidad de los peritos de la Dirección General de Ferrocarriles, organismo dependiente de Fomento; así como que se requiera a la Agencia Ferroviaria de la Unión Europea para que designe a dos peritos con el mismo cometido que los cuatro anteriores. La Sala estima que no hay razones justificativas para la repetición de las pericias.

Seis muertos en un accidente cerca de Tánger

Al menos seis personas murieron y otras 14 resultaron heridas en un accidente ferroviario que tuvo lugar este sábado en las afueras de la ciudad de Tánger, en el norte de Marruecos, informan las autoridades locales. El accidente se produjo en un cruce vigilado en el sur de la ciudad, entre un minibús y un tren de mercancías, que une Tánger con el puerto Tánger Med, al este de la urbe.

La colisión entre el tren de carga, que conecta Tanger Med y Tánger Med, y el transporte de personal de transporte, tuvo lugar en un cruce ferroviario cerca del distrito de Beni Makada, según las autoridades locales de Wilaya de la región Tánger-Tetuán-AL Hoceima. Las personas heridas fueron trasladadas al hospital de Tánger para recibir la ayuda necesaria. Las autoridades policiales abrenn una investigación para determinar las circunstancias del incidente.

Pocas horas después del incidente, el rey Mohammed VI dirigió mensajes de condolencias y compasión a las familias de las víctimas. El Rey también ha decidido encargarse personalmente del entierro, los gastos funerarios de las víctimas del choque, así como de la atención médica de los heridos, dijo un comunicado del gabinete real.

“Tras el trágico accidente del sábado 17 de febrero de 2018 en el que se han visto implicados un tren de carga y un transporte de personal en Tánger, en el que han muetto seis personas y quedaron heridas otras 14, Su Majestad el Rey Mohammed VI ha enviado mensajes de condolencia y compasión a las familias de víctimas afligidas, implorando al Todopoderoso que permita una pronta recuperación a los heridos”, dice la declaración. El monarca también dio instrucciones a las autoridades para que tomen todas las medidas necesarias para proporcionar apoyo y asistencia a las familias de las víctimas y los heridos.

Al parecer, el vehículo ligero, que transportaba a trabajadores, no respetó las señales en el cruce de Beni Makada. Algunos testigos aseguran que el tren de carga arrollós al minibúsículo ligero intentaba cruzar las vías. Según la operadora ONCF el accidente se produjo sobre las 5.15 de la mañana. Un guarda intentó alertarlo con una linterna, pero el conductor hizo caso omiso de las señales. Fuentes locales apuntan a que el minubús competía con otros dos vehículos.

La intervención de las autoridades locales y los bomberos fue inmediata. Las seis víctimas de este accidente fueron trasladadas a la morgue del hospital Mohammed V de Tánger y los heridos fueron atendidos en el mismo establecimiento. Se abre una investigación para investigar las circunstancias de este siniestro. La ONCF ofrece sus condolencias a las familias de las víctimas y reclama más precaución y respeto por las señales de tráfico alrededor de los pasos a nivel.

Tres muertos y decenas de heridos en Milán

Tres personas han muerto y otras 110 han resultado heridas, 10 de ellas en estado muy grave, tras descarrilar un tren de pasajeros cuando circulaba por la provincia de Milán, en el norte de Italia. El último balance es de más de 100 heridos, de los cuales 10 están en estado muy grave, 20 tienen heridas moderadas y otros 80 presentan lesiones leves. El tren pertenece a la compañía Trenord y circulaba entre los municipios de Segrate y Pioltello cuando ha descarrilado. Hasta el lugar del siniestro se trasladaron varias ambulancias, efectivos de los bomberos y agentes del cuerpo de Carabinieri.

Las tres personas que han perdido la vida en el accidente son tres mujeres que han fallecido en el acto. Han sido identificadas como Peirangela Tadini, de 51 años; Giuseppina Pirri, de 39; e Ida Maddalena Milanesi, de 61. Según las primeras investigaciones, el siniestro habría tenido su origen en un desperfecto en uno de los raíles de la vía, lo que ha provocado que dos vagones descarrilen cuando el convoy circulaba a unos 100 kilómetros por hora. Varias personas quedaron atrapadas en el interior de los coches del tren, por lo que los bomberos tuvieron que emplearse a fondo para intentar liberarlas.

Según ‘La Repubblica’, el tren ha descarrilado cuando pasaba por un cambio de vía. Los dos primeros coches han pasado por el cambio pero los siguientes no lo han logrado, lo que ha provocado la salida de la vía. Esta es la causa más probable del descarrilamiento, en una de las vías más transitadas de Italia -530 trenes al día- que ya investiga la fiscalía de Milán. Todo apunta a que un trozo de la vía ha cedido con el paso del convoy y ha provocado el descarrilamiento de un tren “que no era particularmente viejo”, según el asesor del Gobierno de Lombardía”. El comisario jefe de Milán, que se ha acercado al lugar del accidente, ha anunciado que “hay una investigación en curso por desastre ferroviario”. “Se están haciendo las pesquisas. Es una situación de confusión, están los jueces en el terreno y toda la máquina de socorro está funcionando en un contexto muy complicado. Hay que proceder con calma, pero hemos encontrado un pedazao de la vía que ha cedido un par de kilómetros antes de donde ha descarrilado”. El tren habría circulado toda esta distancia con una parte de los coches fuera de los raíles hasta que uno de los vehículos ha impactado con un poste de la luz y se ha doblado 90 grados sobre la vía. La parte central del convoy ha sido la que se ha llevado la peor parte.

“En un accidente como este puede haber de 20 a 30 razones diferentes“, agrega. “El rescate fue rápido y eficiente, estamos haciendo un trabajo para dar una respuesta inmediata a los heridos. No se puede descartar ninguna causa hasta que se termine la investigación”, aclara un responsable de la fiscalía.

Gianmarco, un joven de 25 años que viajaba a bordo del tren, ha contado que han sentido que el convoy temblada durante unos minutos hasta que ha terminado descarrilando. “Poco antes de Pioltello el tren ha comenzado a temblar. Hemos entendido que iba a pasar algo”, señala. El convoy llevaba seis coches, con cientos de viajeros en su interior. “El tren estaba lleno porque en Treviglio entran muchas personas. Ha temblado durante unos tres o cuatro minutos y después ha sufrido un golpe. Un vagón se había soltado”, relata. La compañía operadora del tren, Trenord, informa de que se ha suspendido el servicio en la zona por “un incidente” técnico y su mensaje ha provocado indignación a muchos usuarios en las redes sociales por la gravedad de lo ocurrido.

El accidente ha conllevado retrasos en la línea ferroviaria que une Milán con Venecia. El siniestro ha tenido lugar a las 6.57 horas y el tren siniestrado es un convoy que hacía el trayecto desde Cremona hasta la estación Porta Garibaldi en Milán. Algunas fuentes apuntan el accidente al mal estado de los vehículos, pero la compañía lo niega.

El último accidente ferroviario importante en Italia se produjo en julio de 2016, cuando la colisión frontal de dos trenes que circulaban entre las localidades de Corato y Andria, en la provincia de Bari (región de Apulia, sur de Italia), provocó la muerte de 23 personas y 50 heridos. En aquella ocasión, el accidente se produjo en una vía única, que soporta más de 200 convoyes diarios y que debía haber sido desdoblada con fondos concedidos por la Unión Europea en 2012, pero cuyos trabajos se habían ido retrasando durante cuatro años. En esta ocasión, también empiezan a oírse ya las voces que critican la falta de inversión en la vía donde ha ocurrido el siniestro.

Corte de 36 horas en Feve entre Trubia y Grado

Casi 36 horas de corte en las vías entre Trubia y Grado, tras el arrollamiento de un grupo de vacas sobre las siete de la tarde del viernes en Udrión. El convoy de Feve arrolló a tres vacas que en esos momentos estaban en los raíles. Los ocho pasajeros que viajaban en la unidad no sufrieron heridas, pero la circulación se vio interrumpida un día y medio ya que el accidente se produjo en un lugar de difícil acceso y la grúa no pudo acceder con facilidad hasta la zona del descarrilamiento. Los técnicos arreglaron la catenaria, encarrilaron el tren y repararon las vías afectadas. Durante la mañana del domingo los trenes ya volvían a circular.

Fuentes de la operadora de vía métrica informa que el corte afectó a dieciocho trenes de la línea Oviedo-San Esteban y también a cuatro viajes de media distancia entre la capital del Principado y Ferrol. «Los servicios que incluyen el tramo afectado se están realizando por carretera y de forma programada», añaden. En el momento en el que un tren llegaba a Urdión, un autobús esperaba a los pasajeros para realizar esta conexión y después otro convoy los recogía una vez quedejaban atrás el lugar del accidente.

Feve investiga por qué estaban tres vacas en las vías a la hora del accidente, ya que para evitar este tipo de situaciones se ha construido un muro de contención. La presencia de ganado suelto en esta zona es habitual y conocida por Feve, que según fuentes de la investigación del accidente, ya había advertido al propietario de los animales del peligro ocasional para el servicio ferroviario.

‘Asturias al tren’ propuso a mediados de septiembre la eliminación de la parada de Udrión. Alegan que a lo largo de una jornada uno o ningún pasajero se sube al tren en este apeadero y los vecinos podrían usar la parada de La Molina del Transporte Urbano de Asturias (TUA) para llegar hasta la capital del Principado o San Esteban. Con su eliminación se ganaría velocidad y los tiempos se acortarían, de forma que serían mucho más atractivos para que los usuarios se decanten por este servicio en vez de el coche particular, tal y como explican a través de su página de Facebook. No obstante esta no es la única parada que proponen que se elimine. Su listado suma dieciocho apeaderos.

El colectivo defiende que es necesario hacer “inversiones serias, no sólo parches” en modernizar las líneas, duplicando algunos trazados, ofreciendo servicios directos entre algunas localidades, y suprimiendo apeaderos con poco uso para potenciar los servicios semidirectos que puedan competir en tiempo con medios de transporte alternativos, como el autobús. Según este colectivo, “de cada 3 paradas que hacen los Cercanías de ancho métrico, una es para atender apeaderos con un uso residual, lo que castiga al resto de pasajeros alargando innecesariamente los tiempos de su desplazamiento”, algo que a la larga condena al servicio y lo aboca al cierre, argumentan.

(Imagen cortesía El Comercio. Pablo Lorenzana)

Al menos 18 muertos en un accidente en Sudáfrica

Al menos 18 personas murieron y otras 254 resultaron heridas en un choque entre un tren y un camión este jueves en el centro de Sudáfrica, según un nuevo balance provisional comunicado por las autoridades locales. “El balance es ahora de 14 muertos”, declara a la AFP un portavoz del ministerio provincial de Sanidad, Mondli Mvambi, precisando que el número de víctimas puede aumentar.

Según testigos, el tren descarriló alrededor de las 9.15 hora local (7.15 GMT) y se incendió después de la colisión, en circunstancias todavía por aclarar, contra un camión cerca de la ciudad de Kroonstad, en el centro del país, a unos 200 kilómetros al suroeste de Johannesburgo. “Tememos que haya otros cuerpos” en el interior del tren, agrega Mondli Mvambi, quien precisa que las operaciones de rescate continúan.

“Todavía hay personas en los vagones, los que ardieron”, declaró a la AFP un responsable de la compañía ferroviaria, Leboho Mokhalipha, cuando seguía saliendo humo negro de algunos de ellos. Algunos heridos eran atendidos en el lugar del siniestro, otros fueron trasladados al hospital. Algunos pasajeros explicaron a la televisión sudafricana Enca que el camión no pudo frenar al paso del tren y golpeó el primer y segundo vagón. Varios testigos compartieron en las redes sociales fotos de varios vagones del tren descarrilados y envueltos en llamas.

Los pasajeros evacuados fueron vistos de pie junto a la carretera con el equipaje. Las imágenes de video muestran un incendio que atravesó al menos un vagón, un automóvil aplastado y un camión volcado. La colisión ocurrió cerca de la ciudad de Kroonstad, en la provincia de Free State. Uno de los vagones descarrilados era el generador de energía: el coche detrás de la locomotora que alimenta el resto del tren. El vehículo se incendió y las llamas se propagaron rápidamente.

El tren, que transportaba a 713 pasajeros en el momento del accidente, viajaba de Port Elizabeth a Johannesburgo y colisionó en un punto entre las ciudades de Hennenman y Kroonstad, en Estado Libre. Las causas de la tragedia se desconocen por el momento. El conductor del camión fue hospitalizado y se le van a realizar pruebas de alcoholemia. El accidente se produjo durante las vacaciones escolares de verano en Sudáfrica.

El último accidente de tren grave en Sudáfrica dejó 15 muertos en 2015, cuando un microbús cayó a una vía y chocó contra un tren. En 1994, 64 personas murieron en el descarrilamiento de un tren cerca de Durban (nordeste).

Descarrila un tren sobre una autopista en Seattle

Un descarrilamiento de un tren en el estado de Washington (noroeste de Estados Unidos) deja “múltiples heridos y víctimas mortales”, informa la oficina del aguacil del condado de Pierce. El tren 501 siniestrado de Amtrak Cascades, de la serie 8 de Talgo, cubría la ruta de Seattle a Portland (Oregón) y se cayó al cruzar un puente sobre la autopista I-5, cerca de la localidad de Tacoma. En el momento del accidente circulaba aproximadamente 81 mph (130 kilómetros por horas).

Al menos seis personas han muerto en el accidente de tren, ha informado la agencia AP. El Departamento de Transporte de Washington, por medio de su cuenta de la red social Twitter, compartió imágenes del accidente ocurrido en un puente ferroviario sobre la autopista I-5 cerca de la localidad de DuPont. Esas fotografías muestran que, al menos, un coche cayó desde el puente hasta la autopista, que tuvo que ser cortada al tráfico en sentido sur. Al menos otro vehículo se quedó colgando entre el puente y la carretera. Los trenes de la Serie 8 son el último desarrollo de Talgo para el mercado norteamericano.

Las primeras televisiones locales desplazadas hasta el lugar mostraron un gran despliegue de servicios de emergencia para atender a las posibles víctimas. El alguacil del condado de Pierce, en su cuenta de Twitter, afirma que varios automóviles colisionaron por el descarrilamiento del tren, lo que provocó heridos entre los conductores. “Ver esto es desgarrador. Nuestros pensamientos y oraciones para todos los involucrados”, afirmó en la misma red social el alguacil del condado de Pierce. Por su parte, el gobernador de Washington, Jay Inslee, dijo en su cuenta oficial de Twitter que se trata de una “situación grave”.

La empresa ferroviaria Amtrak informaba que a bordo del tren accidentado viajaban 78 pasajeros y 5 miembros de la tripulación. El balance de víctimas es provisional, a la espera de una nota oficial de las autoridades estadounidenses. Si embargo, al menos 77 personas han sido trasladadas a hospitales tras el descarrilamiento del tren, informa la agencia Reuters, que cita el comunicado de un hospital. Al parecer, la mayor parte de los heridos viajaban en los turismos de la autopista.

El Departamento de Transporte ha explicado que el convoy circulaba por una nueva zona creada precisamente para que los trenes evitasen curvas más lentas y túneles de un solo sentido. El convoy, que había salido de Seattle sobre las 6.00 (hora local) con varios periodistas a bordo, estrenaba un bypass, cuando por causas desconocidas descarriló al pasar por el puente sobre la autopista entre las localidades de Lakewood y Olympia. El nuevo tramo estaba diseñado para evitar curvas pronunciadas, tráfico de mercancías y otros obstáculos que podrían retrasar el viaje.

El presidente Trump intervino en Twitter, diciendo que el accidente muestra la necesidad crucial de mejoras de infraestructura. “El accidente de tren que acaba de ocurrir en DuPont, WA muestra más que nunca por qué nuestro plan de infraestructura que se enviará pronto debe aprobarse rápidamente“. Trump tuiteó. “Siete billones de dólares gastados en el Medio Oriente mientras nuestras carreteras, puentes, túneles, ferrocarriles (¡y más) se derrumban! ¡No por mucho tiempo!”

El corredor Cascades es el séptimo más popular del país, con cerca de 900,000 pasajeros al año. El trayecto Salem-Portland se ha convertido en el corredor de la costa oeste de más rápido crecimiento de Amtrak en los últimos años. Desde 2013, la operadora estadounidense cubre el servicio con dos composiciones de trece coches de la serie 8 de Talgo (High Speed Passenger Cars), similares a los de la serie 7 adaptados a las normativas FRA y CFR, con una velocidad máxima nominal de 125 millas por hora (200 kilómetros a la hora), sistema de absorción de energía CEM (Crash Energy Management) de 5.137 Mj y un peso por eje de 19,5 toneladas.

Todos los coches que conforman las cuatro composiciones de la Serie 8 han sido fabricados en una planta instalada por Talgo en la ciudad de Milwaukee. Su mantenimiento se realiza en cambio en las instalaciones de la costa oeste, con las máximas garantías y con el objetivo de ofrecer la máxima disponibilidad. Las composiciones Talgo pueden, como las anteriores, ser remolcadas por cualquiera de las locomotoras del parque de tracción de Amtrak. Su capacidad autónoma de generación y su capacidad para adaptarse a las demandas de la operadora ofrecen la flexibilidad necesaria para maximizar la utilización de cada activo, tanto del remolcado como del de tracción. Cumplen con todos los estándares fijados por la agencia FRA, uno de los más exigentes del mundo en materia de accesibilidad universal y resistencia estructural en caso de colisiones.

Se investiga el choque de trenes en Renania

Un total de 41 pasajeros resultaron heridos en el choque de dos trenes el martes en Meerbusch, oeste de Alemania, según el balance definitivo comunicado ayer miércoles por los bomberos. Uno de los heridos se encuentra en estado crítico y siete sufren lesiones graves, indican los bomberos del estado de Renania del Norte-Westfalia. El balance precedente daba cuenta de una cincuentena de heridos en el choque de un tren de pasajeros y otro de carga.

Viajaban en el tren siniestrado 173 personas. El convoy de la compañía privada británica National Express chocó contra un tren de carga de la empresa publica alemana DB que estaba parado. El choque ocurrió hacia las 19.30 locales (18.30 GMT). El conductor del tren de pasajeros evitó sin duda una catástrofe aún peor al conseguir frenar el convoy antes de que se empotrara completamente en el otro tren. “Detectó un obstáculo en la vía y activó inmediatamente el frenado de emergencia“, sin poder evitar totalmente la colisión, dijo el portavoz de National Express, Marcel Winter.

Los bomberos difundieron en Twitter imágenes de un tren blanco con grandes franjas azules cuya parte delantera estaba ligeramente incrustada en un vagón de mercancías. El conductor pudo ser rescatado. Está “en shock”, pero no está herido, advertía la Policía. Al lugar, acudieron más de 200 efectivos.

La compañía británica National Express opera desde finales de 2015 en dos líneas regionales en el Estado de Renania del Norte de Westfalia, el más poblado de Alemania. La Deutsche Bahn, la compañía nacional de ferrocarriles, privatizó en estos últimos años varias de sus líneas regionales.

Los servicios ferroviarios trabajan en la zona del accidente. Según explica un portavoz, primero deben retirar los cables afectados y restituir la catenaria. Y a continuación se intentará encarrilar los coches y vagones para remolcarlos a uno de los talleres de la DB. No se espera que se pueda reanudar el tráfico ferroviario hasta las primeras horas de este jueves. Igualmente confía en que su servicio regional no se vea afectado por este accidente.

Las autoridades investigan las causas por las que ambos convoyes estaban en la misma línea. Fuentes de la DB se niegan a aventurar una hipótesis, aunque los equipos de rescate hablaban de un posible fallo en las comunicaciones terrestres. Al parecer, el tren de carga esperaba parado el paso del convoy de pasajeros para entrar en la estación. La compañía canceló todas sus circulaciones en la vía y habilitaba cada hora autobuses entre Neuss y Krefeld.

En mayo, siete personas resultaron con heridas leves en el descarrilamiento de un tren regional en el este de Alemania, debido a un deslizamiento de tierra.

Un juez investiga el descarrilamiento en Arahal

El juzgado de instrucción 1 de Marchena (Sevilla) ha abierto diligencias por el accidente de tren ocurrido el pasado 29 de noviembre en Arahal (Sevilla), en el que 37 pasajeros resultaron heridos, y tras recibir el atestado policial pedirá a Renfe y Adif informes sobre el contenido de la caja negra. Según informan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), la titular del juzgado de instrucción de Marchena pedirá a Renfe y Adif varios informes para conocer el estado del tren que cubría la línea entre Sevilla y Málaga que descarriló en Arahal poco después de que la vía fuera reabierta al tráfico tras ser cerrada por la acumulación de agua y barro sobre las mismas.

Además del estado del tren, la jueza pedirá información al operador ferroviario sobre “la influencia en éste de la situación meteorológica, así como el contenido del visionado de la caja registradora jurídica (caja negra) que indicará, entre otros datos, la velocidad” a la que circulaba el tren. Según fuentes judiciales, estos informes tardarán “unos meses” en llegar a juzgado y con ellos la jueza determinará “si hay base jurídica penal para seguir con la investigación” y citar a declarar a testigos y peritos para esclarecer las circunstancias del accidente en el que resultaron heridas 37 personas, dos de ellas de carácter grave.

Un tren de media distancia de la línea Málaga-Sevilla descarriló el pasado miércoles entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal, en la línea de bifurcación de Utrera-Fuente de Piedra, resultando heridas 37 personas, dos de las cuales fueron ingresadas en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla con heridas de gravedad. Los heridos ingresados en el Virgen del Rocío son un empleado de Adif que sufrió una fractura de pelvis y fue intervenido, así como una mujer que sufrió un traumatismo en la columna y que evoluciona también favorablemente tras ser operada “satisfactoriamente”.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) atribuye el accidente a las fuertes lluvias caídas en la zona que anegaron el tramo donde el tren descarriló. Adif dice que es la primera vez, desde su puesta en servicio hace 26 años, que se producía un fenómeno de estas características que acabó por desbordar el río Guadaíra en el término de Arahal. A la espera de las conclusiones definitivas de la investigación interna, y que se remitirán a la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) en un plazo de tres meses, “los datos conocidos hasta el momento apuntan a que una gran avenida de agua anegó el cauce y descalzó la vía donde se produjo el descarrilamiento”. Adif continúa con las investigaciones abiertas internamente para esclarecer las causas del descarrilamiento.

Un grupo de afectados por el descarrilamiento del tren ha interpuesto una reclamación colectiva contra Adif y el Ministerio de Fomento, que podría desembocar en un recurso Contencioso-Administrativo. El despacho de la capital hispalense que representa a los cuatro primeros solicitantes, Osuna Abogados, considera que hubo un «mal funcionamiento» del servicio por las fuertes precipitaciones, informa Sur de Málaga.

Ante la situación meteorológica y el escenario de inundaciones que se vivía en el municipio de Arahal, el letrado considera que el tren debió detenerse o andar muy despacio. Según las primeras conclusiones del bufete, «parece ser que nunca se debió acordar que el tren marchase por la vía en las pésimas condiciones en la que se hallaba o, de hacerlo, habría que llevar una velocidad muy reducida. Ninguna de las medidas se adoptó».

Sobre el alegato de Fomento de que el suceso fue por «fuerza mayor», los expertos del despacho Osuna señalan que el supuesto no cumple con los requisitos, en primer lugar, porque no se trata de un suceso ajeno a la propia actividad; y en segundo, porque pudo haberse evitado. Igualmente, se trata de daños que el administrado no tiene el deber jurídico de soportar conforme a la ley. La presunta causa de fuerza mayor, es decir, la lluvia caída en la zona del descarrilamiento, «no libra a la Administración de una posible responsabilidad».