Archivo de la etiqueta: choque

Al menos 6 muertos en un accidente en Marruecos

Un tren de pasajeros descarriló este martes cuando circulaba entre la capital marroquí Rabat y la ciudad de Kenitra, en la localidad de Bouknadel. Hasta el momento se reconoce la muerte de 6 personas y otras 86 heridas, según informa el director general de la compañía nacional de ferrocarriles (ONCF), Rabie Khlie. La cifra de muertos no oficial varía sustancialmente; los medios marroquíes la elevan incluso hasta los 20 los fallecidos.

El accidente ocurrió sobre las 10.00 de la mañana cuando un tren de cercanías que partió de Rabat hacia la ciudad de Kenitra (a unos 45 kilómetros al norte de la capital) se salió de la vía por razones que aún se desconocen, lo que provocó el descarrilamiento de varios coches que chocaron con el pilar de un puente. La línea entre Rabat y Kenitra y que pasa por la ciudad de Salé es muy frecuentada por trenes de pasajeros, ya que muchos ciudadanos que trabajan o estudian en Rabat tienen su residencia en la ciudad de Kenitra.

Los efectivos de rescate, acompañados por perros, y los diferentes cuerpos de seguridad realizaron un enorme despliegue en el lugar del siniestro, hacia donde se han trasladado numerosas ambulancias, y donde podían observarse manchas de sangre, restos humanos y numerosas piezas de equipaje y ropa de pasajeros que estaban dispersados en el lugar.

El ministro de Interior, Abdeluafi Laftit; el ministro de Equipamiento y Transporte, Abdelkader Amara; y el wali (gobernador) de la región de Rabat y Kenitra, junto a varios altos responsables civiles se desplazaron inmediatamente al lugar del siniestro. La agencia oficial de noticias marroquí MAP informa que el rey Mohamed VI dio instrucciones a los diferentes responsables para evacuar a todos los heridos al hospital militar de Rabat, considerado el mejor equipado en toda la región y reservado para los uniformados. En declaraciones a la prensa en el lugar del accidente, Khlie asegura que hay siete personas heridas de gravedad. El responsable marroquí subraya que se ha abierto una investigación para determinar las causas y circunstancias del siniestro. Todos los pasajeros atrapados en los coches siniestrados fueron evacuados y se dieron por finalizadas las tareas de rescate.

El presidente de Gobierno, Saadedin Otmani, dio el pésame a los familiares de los muertos y señaló que la prioridad en estos momentos es “atender a los heridos”. Por otra parte, el director general de ONCF apunta que los equipos de la compañía están trabajando para retomar cuanto antes el tráfico en tres líneas entre Salé y Kenitra que quedaron interrumpidas tras el accidente. El responsable marroquí añade que se trata del accidente de tráfico ferroviario más grave desde 1993 cuando chocaron dos trenes en Temana, en las afueras de Rabat, causando entonces catorce muertos y más de cien heridos.

Anuncios

Al menos 18 muertos en un accidente en Sudáfrica

Al menos 18 personas murieron y otras 254 resultaron heridas en un choque entre un tren y un camión este jueves en el centro de Sudáfrica, según un nuevo balance provisional comunicado por las autoridades locales. “El balance es ahora de 14 muertos”, declara a la AFP un portavoz del ministerio provincial de Sanidad, Mondli Mvambi, precisando que el número de víctimas puede aumentar.

Según testigos, el tren descarriló alrededor de las 9.15 hora local (7.15 GMT) y se incendió después de la colisión, en circunstancias todavía por aclarar, contra un camión cerca de la ciudad de Kroonstad, en el centro del país, a unos 200 kilómetros al suroeste de Johannesburgo. “Tememos que haya otros cuerpos” en el interior del tren, agrega Mondli Mvambi, quien precisa que las operaciones de rescate continúan.

“Todavía hay personas en los vagones, los que ardieron”, declaró a la AFP un responsable de la compañía ferroviaria, Leboho Mokhalipha, cuando seguía saliendo humo negro de algunos de ellos. Algunos heridos eran atendidos en el lugar del siniestro, otros fueron trasladados al hospital. Algunos pasajeros explicaron a la televisión sudafricana Enca que el camión no pudo frenar al paso del tren y golpeó el primer y segundo vagón. Varios testigos compartieron en las redes sociales fotos de varios vagones del tren descarrilados y envueltos en llamas.

Los pasajeros evacuados fueron vistos de pie junto a la carretera con el equipaje. Las imágenes de video muestran un incendio que atravesó al menos un vagón, un automóvil aplastado y un camión volcado. La colisión ocurrió cerca de la ciudad de Kroonstad, en la provincia de Free State. Uno de los vagones descarrilados era el generador de energía: el coche detrás de la locomotora que alimenta el resto del tren. El vehículo se incendió y las llamas se propagaron rápidamente.

El tren, que transportaba a 713 pasajeros en el momento del accidente, viajaba de Port Elizabeth a Johannesburgo y colisionó en un punto entre las ciudades de Hennenman y Kroonstad, en Estado Libre. Las causas de la tragedia se desconocen por el momento. El conductor del camión fue hospitalizado y se le van a realizar pruebas de alcoholemia. El accidente se produjo durante las vacaciones escolares de verano en Sudáfrica.

El último accidente de tren grave en Sudáfrica dejó 15 muertos en 2015, cuando un microbús cayó a una vía y chocó contra un tren. En 1994, 64 personas murieron en el descarrilamiento de un tren cerca de Durban (nordeste).

Se investiga el choque de trenes en Renania

Un total de 41 pasajeros resultaron heridos en el choque de dos trenes el martes en Meerbusch, oeste de Alemania, según el balance definitivo comunicado ayer miércoles por los bomberos. Uno de los heridos se encuentra en estado crítico y siete sufren lesiones graves, indican los bomberos del estado de Renania del Norte-Westfalia. El balance precedente daba cuenta de una cincuentena de heridos en el choque de un tren de pasajeros y otro de carga.

Viajaban en el tren siniestrado 173 personas. El convoy de la compañía privada británica National Express chocó contra un tren de carga de la empresa publica alemana DB que estaba parado. El choque ocurrió hacia las 19.30 locales (18.30 GMT). El conductor del tren de pasajeros evitó sin duda una catástrofe aún peor al conseguir frenar el convoy antes de que se empotrara completamente en el otro tren. “Detectó un obstáculo en la vía y activó inmediatamente el frenado de emergencia“, sin poder evitar totalmente la colisión, dijo el portavoz de National Express, Marcel Winter.

Los bomberos difundieron en Twitter imágenes de un tren blanco con grandes franjas azules cuya parte delantera estaba ligeramente incrustada en un vagón de mercancías. El conductor pudo ser rescatado. Está “en shock”, pero no está herido, advertía la Policía. Al lugar, acudieron más de 200 efectivos.

La compañía británica National Express opera desde finales de 2015 en dos líneas regionales en el Estado de Renania del Norte de Westfalia, el más poblado de Alemania. La Deutsche Bahn, la compañía nacional de ferrocarriles, privatizó en estos últimos años varias de sus líneas regionales.

Los servicios ferroviarios trabajan en la zona del accidente. Según explica un portavoz, primero deben retirar los cables afectados y restituir la catenaria. Y a continuación se intentará encarrilar los coches y vagones para remolcarlos a uno de los talleres de la DB. No se espera que se pueda reanudar el tráfico ferroviario hasta las primeras horas de este jueves. Igualmente confía en que su servicio regional no se vea afectado por este accidente.

Las autoridades investigan las causas por las que ambos convoyes estaban en la misma línea. Fuentes de la DB se niegan a aventurar una hipótesis, aunque los equipos de rescate hablaban de un posible fallo en las comunicaciones terrestres. Al parecer, el tren de carga esperaba parado el paso del convoy de pasajeros para entrar en la estación. La compañía canceló todas sus circulaciones en la vía y habilitaba cada hora autobuses entre Neuss y Krefeld.

En mayo, siete personas resultaron con heridas leves en el descarrilamiento de un tren regional en el este de Alemania, debido a un deslizamiento de tierra.

Dimite el jefe de ferrocarriles de Egipto

El Gobierno egipcio nombra un nuevo jefe de la Autoridad de Ferrocarriles tras el accidente del pasado viernes en el que murieron al menos 41 personas y otras 132 resultaron heridas. El ministro de Transporte egipcio, Hisham Arafat, designa al ingeniero Said Ibrahim Mohamed Salem como director del ente estatal después de que su predecesor en el cargo dimitiera este fin de semana. Medhat Shusha presentó su renuncia ante el ministro después de la tragedia del pasado viernes, cuando decenas de personas fallecieron al chocar dos trenes de pasajeros a las afueras de la ciudad mediterránea de Alejandría, en el norte de Egipto.

La fiscalía del este de Alejandría ordenó el domingo que los dos conductores de los trenes, así como sus dos asistentes, permanezcan en detención durante quince días mientras continúan las investigaciones sobre el suceso. Medios judiciales aseguran que los empleados de los dos trenes y los trabajadores de las estaciones de tren más cercanas al lugar del accidente
fueron puesdtos en libertad tras prestar las primeras declaraciones. Pero posteriormente, la fiscalía decidió su confinamiento. También ordenó, bajo la supervisión del juez Ualid al Beheri, tomar muestras de orina y de sangre del conductor del tren que provocó la colisión con el fin de aclarar si en ese momento se encontraba bajo los efectos de las drogas.

El accidente ocurrió en la zona de Jorshed, cerca de la estación ferroviaria del municipio de Abis, vecino a Alejandría, cuando un tren procedente de El Cairo colisionó con otro que venía de Port Said (norte) y que estaba parado en la vía. Los dos trenes se dirigían a Alejandría. Debido a la violencia del choque, varios coches descarrilaron en un campo y otros se empotraron los unos en los otros. Los equipos de rescate tuvieron que utilizar dos grúas para separar los amasijos de hierro provocados por el impacto.

El accidente dejó 41 muertos y 132 heridos, de los cuales 53 seguían hospitalizados el sábado, afirmó el ministro de Sanidad, Ahmed Emad el Din Rady, en un comunicado. En el lugar de los hechos, las ambulancias se sucedieron durante horas para transportar a los heridos, que esperaban tendidos en un campo contiguo a la vía, hacia los hospitales de Alejandría. El presidente, Abdel Fatah al Sisi, había pedido el viernes una investigación para que los responsables del accidente “rindan cuentas”.

Egipto es escenario de numerosos accidentes de tráfico o ferroviarios debidos a una circulación caótica, el mal estado de muchos vehículos y carreteras y la falta de mantenimiento de las vías férreas. Los egipcios llevan tiempo reprochándole al gobierno su fracaso a la hora de reducir los accidentes de transportes y los problemas de infraestructuras. El accidente ferroviario del viernes es el más mortífero desde 2012, cuando un autobús escolar chocó con un tren en un paso a nivel de la provincia de Asiut (centro) causando 47 muertos.

Choque de trenes en Egipto: al menos, 42 muertos

Al menos 42 personas murieron y 84 resultaron heridas este viernes en un choque entre dos trenes en las afueras de la ciudad de Alejandría, en el norte de Egipto. En imágenes difundidas por la televisión pública, se veía uno de los trenes volcado en parte y a los miembros de los equipos de rescate que transportaban muertos y heridos hacia ambulancias.

El tren 13 Exprés, de la línea Cairo-Alejandría, chocó por detrás con el tren número 351, de la línea Port Said-Alejandría, cerca de la estación Jorshed, al este de Alejandría, según informaciones de la agencia oficial Mena. Como resultado del choque, volcaron la locomotora del primer tren y dos coches de cola del segundo tren, según fuentes de la Autoridad de Ferrocarril citadas por Mena.

La televisión estatal indicó, citando a responsables del ministerio de Transporte, que el accidente se debió probablemente a un fallo en uno de los trenes, que lo llevó a detenerse en la vía. Uno de los trenes se dirigía a la capital egipcia, El Cairo, y el otro viajaba hacia Puerto Said. Alejandría es la capital de la provincia homónima y el principal puerto de Egipto, así como la segunda ciudad más importante del país después de El Cairo.

Al menos 30 ambulancias fueron desplegadas para socorrer a las víctimas, según fuentes de seguridad, y la Autoridad Ferroviaria envió varias grúas para retirar los vagones que volcaronSegún la agencia oficial, cuatro heridos que se encuentran en estado crítico fueron trasladados al Hospital Universitario, que está en alerta para recibir a más víctimas.

Los accidentes de tren en Egipto son relativamente frecuentes. En 2013, 19 personas murieron por un descarrilamiento en Badrashin (Giza). En 2002, el incendio de un tren causó cerca de 370 muertos a unos 40 kilómetros al sur de El Cairo, en el accidente ferroviario más mortífero de la historia de Egipto. Un total de 75 personas murieron y 150 resultaron heridas en un accidente ferroviario ocurrido el 21 de diciembre de 1975 a la altura de la estación de Badrashin, a 25 kilómetros al sur de El Cairo, cuando un tren, que se encontraba detenido por la niebla, fue embestido por detrás por otro convoy.

56 heridos al chocar un tren de Cercanías

Cincuenta y seis personas resultaron heridas, una de gravedad, en un accidente ocurrido este viernes cuando un tren chocó con el tope de la vía al llegar a una estación del centro de Barcelona. Los servicios de emergencia asistieron a 56 personas: un herido grave, 19 menos graves (incluido el conductor) y 36 leves, tres de ellos dados de alta en la misma estación, señaló en Twitter Protección Civil. De los heridos, uno es francés, otro rumano y los restantes españoles, precisó un portavoz de Protección Civil.

El accidente ha ocurrido sobre las 07.15 horas de la mañana cuando el convoy, de la línea R2 de Rodalies, procedente de la estación de Sant Vicenç de Calders, en El Vendrell (Tarragona), ha chocado con el final de vía en la estación de Francia, con 70 pasajeros a bordo. La parte delantera del convoy, que había salido a las 06.00 de Sant Vicenç de Calders (70 kilómetros al al suroeste de Barcelona), quedó totalmente destruida, mientras que varios coches presentaban daños, por el efecto acordeón producido por la colisión.

Inmediatamente después, los servicios de socorro movilizaron varios vehículos y ambulancias a la estación ubicada en pleno centro histórico de Barcelona, la ciudad más turística de España, mientras las calles aledañas quedaban cerradas para facilitar la operación. “En el momento del choque parecía un terremoto (…) Muchos pasajeros se han caído al suelo, porque ya había gente de pie en el tren, y he visto a varias personas con cortes en la cabeza y en la cara de los golpes”, relató una de las pasajeras, Lídia García, al diario La Vanguardia. “No sabíamos si era una bomba o qué había pasado y la gente se ha puesto a gritar y se ha asustado mucho”, agregó.

Un agente de seguridad de la estación, que declinó identificarse, asegura que al entrar a la estación el tren “iba a su velocidad normal, no ha frenado y ha chocado contra el pilar de hierro”. Llegado de Madrid a Barcelona, el ministro de Fomento Íñigo de la Serna confirmó a periodistas en la estación de Francia que la información preliminar indica que las balizas para establecer los límites de velocidad no mostraron ninguna anormalidad.

El tren de cercanías pasó una revisión de mantenimiento el 18 de julio, señaló De la Serna, y su conductor este viernes era un hombre de 31 años, con siete años de experiencia en “la circulación de trenes en Cataluña, con los servicios” de cercanías. El maquinista sufrió “una contusión fuerte en el tórax”, indicó el ministro.

La Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios del ministerio de Fomento estará a cargo de las pesquisas para determinar las causas del accidente, dijo De La Serna. La policía regional, los Mossos d’Esquadra, anunció que ya está en posesión de la “caja negra” del tren, cuya información será analizada por la comisión de investigación.

Para atender a las víctimas y sus familiares, la empresa Renfe activó tras el suceso un “plan de asistencia”, tanto médico como psicológico. Por la hora del accidente, el tren contaba con numerosos pasajeros que viajaban de pie, lo que habría elevado el número de heridos.

El accidente se produjo en plena huelga de los servicios ferroviarios españoles, que habían previsto garantizar el 66% de los trenes en las líneas catalanas en hora punta. Además de De la Serna, muchas autoridades acudieron durante la mañana a la estación, entre ellos el presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El choque del tren se produce justo en la semana en que se cumple el cuarto aniversario del accidente del 24 de julio de 2013, cuando un tren descarriló y chocó violentamente contra un muro cerca de Santiago de Compostela, que dejó 80 muertos y 144 heridos.

Choque de trenes en Luxemburgo: un maquinista muerto y otro herido

accidente-trenes-luxemburgo

El hombre fallecido y el herido grave en la colisión entre un tren de pasajeros y otro de mercancías ocurrida este martes en Luxemburgo eran los conductores de los respectivos convoyes, según las autoridades luxemburguesas, informó la cadena de televisión RTL. Dos personas fueron hospitalizadas y otra fue encontrada muerta tras el accidente, según comunica la policía del Gran Ducado, que precisó que el gobierno activó un plan de apoyo a las víctimas y que un centenar de socorristas trabajan en el lugar del suceso, informó la agencia Belga.

Las causas del siniestro están todavía por determinar según la empresa de ferrocarriles de Luxemburgo (CFL), que operaba el tren de pasajeros, aunque la televisión RTL informa de que se debió a que el tren de pasajeros se saltó una señal de stop. La colisión, ocurrida cerca de la frontera entre Francia y Luxemburgo, se produjo en torno a las 9.00 hora local (8.00 GMT), cuando los dos trenes chocaron en Dudelange, entre la localidad luxemburguesa de Bettembourg y la francesa de Zoufftgen.

El primer balance apuntaba a que el choque no había causado víctimas mortales, pero la Policía informó posteriormente de que uno de los heridos había fallecido. El accidente ha provocado importantes daños materiales y perturbaciones en la red de ferrocarriles, que afectan en particular a las comunicaciones entre Luxemburgo y Francia. Los ministros luxemburgueses de Infraestructuras, François Bausch, y del Interior, Dan Kersch, se personaron el martes por la mañana en el lugar de los hechos.

La Compañía de Ferrocarriles de Luxemburgo (CFL) explicaba horas más tardes que “los registros del sistema de gestión del tráfico muestran que el tren de pasajeros de Thionville, implicado en el accidente, pasó una señal de parada“. “Las causas del rebasamiento todavía están por confirmar en la investigación en curso“, dijo el CFL. Al parecer, el maquinista del tren de mercancías salvó la vida porque, al percartarse del accidente, corrió hacia los vagones posteriores.

Según las primeras constataciones, el tren de pasajeros, procedente de Luxemburgo, no contaba con pasajeros, salvo el conductor fallecido y una controladora de pasajes, que resultó herida leve y fue hospitalizada. En un primer momento, la Policía habalaba de seis personas “heridas levemente”, antes de señalar que dos resultaron “heridas de gravedad” y continuaban atrapadas a media mañana. La compañía ferroviaria puso en marcha autobuses de sustitución en este línea por la que circulan miles de pasajeros. Se prevé que, al menos, esté interrumpida durante 48 horas.

El choque frontal de dos trenes regionales en el sur de Italia deja al menos 27 muertos

treni22Corriere-acciente-italia

Al menos 27 personas han muerto y 50 han resultado heridas, siete de ellas en estado grave, a causa del choque frontal de dos trenes que ha tenido lugar este martes en la región de Apulia, en el sur de Italia, según el último balance de víctimas. El siniestro ha tenido lugar poco después de las 11.00 de este martes entre las localidades de Corato y Andría, en una zona de vía única por la que pasan cada día decenas de convoyes. Los equipos de rescate intentan rescatar a posibles víctimas de entre los escombros, ya que algunas de las partes de los trenes han quedado completamente dañadas.

“Hay muchos muertos”, admite el comandante de la Policía de Andría, Riccardo Zingaro. Los trenes siniestrados cubren rutas regionales y viajan habitualmente con numerosas personas a bordo, si bien no existe una estimación aproximada de cuántos pasajeros podrían haberse visto afectados. De uno de los trenes quedó intacto sólo el último coche y del otro dos vehículos.

La empresa responsable de la infraestructura, Ferrotramviaria, señala que todavía es “pronto” para saber las causas de este siniestro. “Una cosa es cierta: uno de los dos trenes no debía estar allí“, dice el director general de la agencia ferroviaria, Massimo Nitti.

La Fiscalía de Trani ha abierto ya una investigación por homicidio, aunque aún no está claro contra quien se dirige. Según el diario italiano ‘La Repubblica’, la principal prueba sería el sistema telefónico instalado en la estación para las comunicaciones internas. “Con la tecnología que tenemos, es absurdo que puedan seguir produciéndose este tipo de incidentes”, ha declarado el portavoz del Movimiento 5 Estrellas, Diego De Lorenzis.

Por su parte, la comisaria de Transportes europea, Violeta Bulc, ha expresado en Twitter su pésame tras la tragedia y ha mostrado la disposición de la Agencia Europea del Ferrocarril a prestar la ayuda necesaria.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, interrumpió la visita que estaba realizando a un museo de Milán para viajar a Roma y seguir desde la capital las informaciones sobre el accidente. “No vamos a parar hasta esclarecer lo que ha pasado“, ha subrayado Renzi, que también ha querido mostrar su apoyo a los familiares de las víctimas.

El último gran accidente ferroviario vivido por Italia tuvo lugar en el año 2009, cuando un transporte de mercancías descarriló en el centro de Viareggio y provocó un incendio con más de 30 víctimas mortales, en su mayoría personas que residían cerca de las vías.

“Ha sido un accidente de proporciones enormes. Un choque muy violento”, aseguró el ministro de Transporte, Graziano Delrio, quien no quiso dar un balance de la tragedia tras llegar al lufar del siniestro. Unos 200 socorristas, entre bomberos, policía y agentes de la protección civil trabajaron durante muchas horas bajo un calor asfixiante de cerca 40 grados para extraer los heridos atrapados entre los hierros retorcidos del tren. Las labores de búsqueda de supervivientes u otros cadáveres en el lugar de los hechos se ha prolongado durante toda la noche.

No se conocen las razones del accidente, en una región donde numerosas personas se transportan en tren, y no se excluye un error humano. La colisión fue frontal entre dos trenes formados cada uno por cuatro coches, los cuales transitaban en dirección opuesta por la misma línea.

“Son trenes en los que viajamos todos, todos los días. Jamás había ocurrido algo tan impresionante”, dijo la periodista italiana Lucia Oliveri, entre las primeras personas que llegaron al lugar del siniestro, que contó al canal de noticias RaiNews24 que vio “una escena apocalíptica, me dieron ganas de vomitar”. La reportera precisó que en esa línea, gestionada por Ferrotramviaria, una compañía privada, suelen viajar numerosos estudiantes de la Universidad de Bari, que habitan en localidades cercanas y que en estos días presentan exámenes semestrales.

Las imágenes aéreas difundidas por las bomberos muestran claramente el choque con los convoyes delanteros totalmente destruidos y restos esparcidos alrededor.

El último accidente de tren ocurrió el 24 de noviembre de 2012, cuando un tren regional en Calabria (sur) chocó contra un vehículo que transportaba a los trabajadores rumanos matando a seis personas. Hace dos años, el descarrilamiento de un tren de pasajeros tras un deslizamiento de tierra en la región de Merano (norte) causó nueve muertos y 28 heridos.

Un error del controlador del tráfico ferroviario causó el choque frontal de dos trenes en Alemania

accidente-tren-alemania-choque-controlador

La fiscalía alemana asegura que el accidente de tren que la semana pasada causó la muerte de once personas fue un “error humano” y avanza que investiga a un controlador del tráfico ferroviario por homicidio involuntario. El fiscal jefe Wolfgang Giese explica que el siniestro, en el que dos cercanías chocaron de frente ocasionando el peor accidente ferroviario de los últimos cinco años en Alemania, se debió al equívoco de un empleado, tras descartar un fallo técnico.

“Si él (por el acusado) se hubiese comportado conforme a su obligación, no se habría producido la colisión. Se trata de un error humano con consecuencias catastróficas”, afirma Giese. En consecuencia, los investigadores han abierto diligencias contra un controlador del tráfico ferroviario de la zona de Bad Aibling, después de que el sospechoso, de 39 años, se decidiese finalmente a declarar.

El acusado no está en prisión preventiva, aunque Giese avanza que el delito del que se le acusa implica pena de cárcel de hasta cinco años. Se le acusa de un presunto delito de homicidio involuntario, además de otros por daños físicos y por un ataque peligroso contra el tráfico ferroviario.

El fiscal Jürgen Branz añade que el controlador del tráfico ferroviario “no se encuentra bien”. El sospechoso, que en un primer momento prefirió no contestar a las preguntas de las fuerzas de seguridad, aparentemente sufrió un colapso poco después del accidente y confesó a sus colegas que había cometido el fallo que ocasionó el siniestro, según avanza el diario popular Bild.

El accidente se produjo el pasado martes, cuando dos trenes de cercanías chocaron en una vía de sentido único cerca de la localidad bávara de Bad Aibling (sur de Alemania) a las 05.45 GMT. El siniestro se produjo en una curva, las dos locomotoras quedaron empotradas y varios coches volcaron al descarrilar uno de los convoyes, operados por la compañía privada de ferrocarriles Bayerische Oberlandbahn. Además de los once fallecidos, 71 personas resultaron heridas, 19 de las cuales de gravedad.

El tramo donde se produjo el siniestro, de difícil acceso, continúa gravemente afectado por la colisión y aún no se ha anunciado cuándo se podrá volver a circular por él.

Los investigadores mantienen varias hipótesis sobre el choque de dos trenes en Baviera

rescate-accidente-tren-baviera

La policía alemana intenta determinar si el accidente de trenes que causó 10 muertos fue provocado por un “error humano”, como asegura la Prensa del país, o por un problema técnico. “Respecto a la causa exacta (del choque frontal entre los dos trenes), por el momento no podemos hacer ninguna declaración, las investigaciones sólo han hecho que empezar”, declara un portavoz policial

“Los funcionarios responsables de la investigación siguen todas las hipótesis (…) a través del análisis de las cajas negras, el interrogatorio de los testigos y del responsable de tráfico ferroviario. Habrá un informe pero, por el momento, no podemos decir nada, la investigación continúa”, precisa Vera Moosmayer, portavoz del ministerio de Transportes. El ministro Alexander Dobrindt había evocado el día antes como pistas un “problema técnico o (un error) humano”.

La vía férrea sobre la que circulaban los dos trenes Meridian, marca de la compañía bávara BOB, estaba en principio protegida por el sistema PZB 90, que obliga a frenar a los trenes para evitar choques. Pero según el grupo de prensa regional RND el sistema de cambio de agujas automático había sido “desactivado” manualmente. Al parecer, tal y como sostiene RND, se trataba de dejar que un “tren con retraso”, el primero implicado en el accidente, empezara a circular en un tramo de la vía. Pero antes de que llegara al punto donde los raíles se separan de nuevo, el puesto de control dejó pasar el segundo tren en dirección opuesta.

El choque se produjo el martes por la mañana hacia las 07.00 horas (06.00 GMT) en la línea entre Rosenheim y Holzkirchen, a unos 60 kilómetros al sureste de Múnich, capital de Baviera. La policía indicó el miércoles que no había ningún desaparecido y mantuvo el balance de diez muertos. El accidente causó además 17 heridos graves y 63 leves.

Las dos unidades chocaron a la altura de una curva, se empotraron y varios coches volcaron al descarrilar uno de los trenes Meridian, operados por la compañía privada de ferrocarriles Bayerische Oberlandbahn. En el lugar del accidente trabajan equipos ya con maquinaria pesada para retirar los restos de los trenes, tarea que llevará varios días al tratarse de una zona de difícil acceso. Se trata del peor accidente en los últimos cinco años en Alemania y el más grave registrado en Baviera desde 1975.