Archivo de la etiqueta: trabajadores

Renfe ajustará un 30% su plantilla de Mercancías

Renfe prevé ajustar en unos 425 empleos, esto es, en un 30,8%, la plantilla de Renfe Mercancías en un periodo de tres años, a cuyo término esta división de transporte de mercancías en tren contará con unos 950 trabajadores, frente los 1.374 efectivos que tenía al cierre de 2016. La medida forma parte del plan estratégico 2017-2019 que la compañía puso en marcha el pasado mes de enero con el fin de garantizar la rentabilidad futura de este negocio, actualmente en pérdidas, y que cuenta con el respaldo de los sindicatos de la compañía.

El ajuste de personal de Renfe Mercancías, que la operadora considera está “sobredimensionado”, se abordará a través de medidas no traumáticas, esto es, mediante bajas voluntarias y el traspaso de trabajadores a otras divisiones de la compañía. La reducción de la plantilla constituye uno de los ejes del plan estratégico de Mercancías, desvelado este lunes por el presidente de la operadora a raíz de la multa impuesta por Competencia a este negocio. El resto de pilares de la estrategia son el rediseño de la política comercial de Renfe Mercancías con el fin de captar más tráficos, y reducir su cartera de activos y participaciones.

Alfaro desvela que Renfe tiene colgado el cartel de ‘se vende’ en las participaciones que ostenta en las firmas con las que Competencia le acusa de haber pactado para obstaculizar la competencia en el sector, liberalizado en España desde 2005. Se trata de Transfesa y Semat, ambas filiales de la alemana Deustche Bahn y especializadas en tráfico de vehículos. Renfe Mercancías también soltará lastre de activos propios. En concreto, prevé traspasar locomotoras a la filial Renfe Alquiler de Material, una firma a la que otros operadores competidores pueden acudir para arrendarlas.

Estas desinversiones permitirán a la operadora mantener su objetivo de superar las pérdidas y cerrar con equilibrio sus cuentas ya en este año 2017, y a pesar de la multa de 65 millones impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Por un lado, la operadora recurrirá la multa a la Audiencia Nacional, a la que además pedirá que deje en suspenso su pago hasta que pronuncie su decisión final. Por otra parte, prevé anotarse las provisiones por la multa en las cuentas de 2016, que actualmente está reformulando, y además amortiguarlas con beneficios extraordinarios procedentes de ventas de activos y ajuste de personal.

La estrategia de Renfe Mercancías contempla que una vez logre el ‘break even’ en 2017, “gracias a estos extraordinarios”, ya en 2018 se consigan las primeras ganancias operativas, esto es, impulsadas por el crecimiento del negocio, y tomar “velocidad de crucero” en 2019. Renfe Mercancías cerró 2016 con una pérdida de 33 millones de euros. No obstante, el nuevo equipo gestor de la compañía que lidera Alfaro tiene actualmente en revisión y reformulación las cuentas del pasado año de la operadora.

En virtud de la reformulación, las cuentas de todo el grupo Renfe arrojarán pérdidas en vez del segundo beneficio de la historia de la compañía como inicialmente se estimaba. En el caso de Renfe Mercancías, supondrá unos mayores ‘números rojos’ de los 33 millones inicialmente estimados. Ello será consecuencia de incluir distintas provisiones, la de la multa de Competencia en el caso de Mercancías, y la de la exposición de Renfe en las sociedades constituidas con Fomento, Adif y los ayuntamientos de distintas capitales para la integración del AVE en las ciudades, dado que estas firmas están todas quebradas.

Renfe mercancías ha perdido un 30% del mercado del transporte de carga en tren desde que el sector se abrió a la competencia en 2005. A pesar de copar un 70% del sector su actividad ha ido descendiendo, como consecuencia, según la empresa, a que el negocio de tráfico de mercancía en ferrocarril también lo ha hecho, a favor del camión. En la actualidad, sólo el 3% de la carga que se mueve por el país lo hace en ferrocarril.

Renfe recibe 1.378 solicitudes a su plan de bajas

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

Renfe recibe solicitudes de adhesión a su plan de bajas incentivadas de un total de 1.378 trabajadores, una cifra que duplica a las 765 bajas que el programa de desvinculaciones voluntarias contempla para este año, equivalentes al 5,7% de su plantilla total de la empresa. La compañía ferroviaria pública procederá ahora a ordenar las peticiones de dejar la empresa recibidas en función de los criterios establecidos en el plan con el fin de determinar los trabajadores que finalmente se incluirán en el mismo.

En concreto, 500 bajas se determinarán en función de los cupos de los distintos grupos profesionales a los que se dirige el plan (maquinistas, comerciales, personal de talleres y estructura de dirección entre otros), otras 65 se cubrirán con personal que haya sido calificado como ‘no apto’ y las 185 restantes en función de la antigüedad de los trabajadores en la empresa, según informa UGT.

El plan de bajas voluntarias acordado por Renfe con los sindicatos para 2017 contempla la salida del mismo número de efectivos que el de 2016. En ambos casos, forman parte del plan de empleo que se incluyó en el actual convenio colectivo de la compañía ferroviaria. El objetivo de este plan de empleo es transformar y rejuvenecer la plantilla de Renfe, que actualmente presenta una edad media de 54 años, incorporando nuevos profesionales que generen valor y le permitan atender a las nuevas necesidades de sus distintos negocios.

El plan de desvinculaciones de 2017 irá asociado, al igual que el de 2016, a una tasa de reposición. En el marco del programa del pasado año, la operadora ya lanzó dos ofertas de empleo para un total de unos 584 trabajadores. Del total de puestos de la que fue la primera incorporación de personal a la compañía tras la crisis, la mitad se destinaron a maquinistas (unos 340 efectivos).

Renfe aborda ahora su nuevo plan de bajas mientras el Ministerio de Fomento sopesa volver a unir la operadora y Adif, empresa gestora de la infraestructura ferroviaria, con el fin de conformar un ‘holding’ ferroviario público “fuerte” ante la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren en 2020.

Renfe pacta con los sindicatos un nuevo plan de bajas voluntarias para 565 trabajadores

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

Renfe pacta con la mayoría de sus sindicatos lanzar este año un nuevo plan de bajas voluntarias para un total de 565 trabajadores, alrededor del 4,3% de la plantilla de unos 13.000 empleados con que cuenta la compañía ferroviaria. El plan sucede al que la operadora llevó a cabo el pasado año para 750 efectivos y, de igual forma, llevará asociada una tasa de reposición para incorporar nuevos trabajadores. El nuevo programa de desvinculaciones voluntarias y las consiguientes contrataciones forman parte del plan de empleo que incluye el convenio colectivo de la compañía ferroviaria.

El objetivo del plan es transformar y rejuvenecer la plantilla de Renfe, que actualmente presenta una edad media de 54 años, incorporando nuevos profesionales que generen valor para la operadora y le permitan atender a las nuevas necesidades de sus distintos negocios. En cuanto al plan de desvinculaciones que Renfe abrirá este año 2017, del total de 565 trabajadores que saldrán de la empresa, 195 serán maquinistas, otros 110 comerciales y 100 más, personal de talleres.

Podrán sumarse al plan hasta 41 empleados de gestión, 29 de la estructura de dirección y 25 más de la estructura de apoyo. Los trabajadores que finalmente se acojan al plan se seleccionarán en función de su antigüedad en la empresa y su edad. Renfe no descarta ampliar el plan de bajas voluntarias hasta un máximo de 700 efectivos a lo largo del año si así lo permite la marcha de su situación económica, según detallaron dichas fuentes.

El plan de bajas de 2017 irá asociado a una tasa de reposición. En el marco del programa de desvinculaciones del pasado año, la operadora ya lanzó dos ofertas de empleo para un total de unos 584 trabajadores. Del total de puestos de la que fue primera incorporación de personal a la compañía tras la crisis, la mitad se destinaron a maquinistas (unos 340 efectivos).

Renfe aborda ahora un nuevo plan de bajas mientras el Ministerio de Fomento sopesa volver a unir la operadora y Adif, empresa gestora de la infraestructura ferroviaria, con el fin de conformar un ‘holding’ ferroviario público “fuerte” ante la apertura a la competencia del transporte de viajeros en tren en 2020. Por el momento, Renfe espera cerrar en 2016 un segundo ejercicio con beneficios tras lograr en 2015 las primeras ganancias de su historia. Al cierre del pasado mes de octubre la compañía presentaba un beneficio de 20,28 millones de euros. Su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se disparó un 48,5%, hasta 385 millones.

Fomento confía en despejar los problemas para la apertura de los talleres de Renfe en Valladolid

talleres-paramos-san-isidro-adif

Valladolid respira más aliviada. No hay fechas aún, pero nada hay en este momento que aleje las previsiones más optimistas sobre el futuro ferroviario. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, garantiza la carga de trabajo en los talleres de Renfe en Valladolid. El titular de la cartera lanza un mensaje de “tranquilidad” a sindicatos y trabajadores en cuanto a su traslado, y garantiza el pago de 60 millones de deuda de la operación del soterramiento. De la Serna, no obstante, no quiere establecer plazos y pillarse los dedos, como su antecesora en el cargo, quien aseguraba que en 2016 ya estaría el taller completamente operativo.

El retraso en el traslado a los nuevos talleres de Renfe en Valladolid “es ajeno” al voluntad del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), asegura el ministro que ayer compareció en rueda de prensa junto al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, con quien ha repasado las necesidades de la Comunidad en lo que afecta a su departamento. De la Serna confía en que “no se prolongue” ese traslado, y que en dos meses haya una “decisión de la administración concursal” respecto a una de las empresas proveedoras de material para los nuevos talleres, y que se puedan “retomar los trabajos”.

“El mensaje es de tranquilidad para los sindicatos y trabajadores”, en cuanto que intentará que se haga “en el menor tiempo posible”.El ministro sostiene que la operación de integración del ferrocarril en Valladolid “es compleja”, aunque para ayudar a resolver la situación económica traslada el “compromiso del Gobierno de España” de pagar los 60 millones que les corresponden en la devolución de la deuda que tiene con los bancos la sociedad alta velocidad creada para la operación, y que asciende en total a 400 millones. “Otras administraciones pueden optar por la vía de la financiación, avalando la operación, en lugar de con una aportación directa”, explica.

De la Serna sostiene que es en el seno de esa sociedad -de la que forman parte el Ayuntamiento, la Junta, Adif y Renfe- donde “se tiene que alcanzar un consenso en función de cual sea la alternativa que se decida”. El ministro explica que tratarán de agilizar todos los trámites que correspondan a Adif para “el traslado definitivo de los talleres y que se pueda liberar el suelo -de los actuales-“ para financiar la operación. Insiste en que tratarán de que “el traslado de los talleres no sea un elemento de bloqueo”, y aclara que el Gobierno “no tiene ningún otro plan” que no sea que toda la actividad se quede en esas instalaciones, en referencia a un posible recorte en la carta de trabajo del que han avisado los sindicatos.

Los nuevos talleres incluirán revisiones y mantenimiento tanto de trenes convencionales -eléctricos o diésel- como de alta velocidad. Cuando se encuentren a pleno rendimiento, será de un millón de horas. Según los datos de Renfe, los talleres van a absorber el 40% de las intervenciones a los trenes de la operadora. En su ubicación habitual, cuenta con 479 trabajadores contratados, más 201 externos procedentes de empresas subcontratadas, según cuentan los representantes de la empresa dependiente del Ministerio de Fomento.

“Es el taller más moderno y más tecnológico de España y de Europa”, decía hace unos meses la titular de Fomento, Ana Pastor, quien sostenía que, cuando estén en funcionamiento, se convertirán en un “nudo de actividad industrial” para Valladolid, Castilla y León y España.

La nave de los talleres ferroviarios suma una superficie construida de 77.000 metros cuadrados dentro del espacio total del complejo (186.500 m2), con una longitud máxima de 420 metros lineales y capacidad de albergar 35 vías en su interior. Dispone también de zona de oficinas, vestuarios, espacio de aparcamientos, depuradora y central de tracción.

Técnicos de Renfe explicaban hace semanas que la entrada de los trenes al complejo se realizará a través del nudo norte, ya que no se ha completado el conocido como ‘by-pass’ de mercancías, mientras que accederán al interior por vías, pero el movimiento por las distintas áreas de las naves se hará mediante colchones neumáticos. A ello se suman los espacios de Adif (343.300 metros cuadrados) y de Redalsa (171.500 m2).

Segunda oferta de empleo en Renfe: 62 trabajadores y 7 directivos

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

Renfe lanza una nueva oferta de empleo, la segunda que pone en marcha en este año, con la que contratará otros 62 nuevos trabajadores y 7 directivos. Estos nuevos puestos se suman a los 522 que la operadora ofreció en el proceso de contratación que abrió el pasado mes de mayo, de los que unos 300 corresponden a maquinistas, y que actualmente está en fase de selección. Estas dos ofertas de empleo de Renfe se añaden a la que en paralelo lanzó recientemente Adif, la otra compañía ferroviaria pública, para un total de 205 trabajadores.

La operadora busca siete directivos para las áreas de Tecnologías de la Información, Innovación y Desarrollo, Comercial y Marketing, Proyectos de Estaciones, Sistema de Venta y Operaciones, Operaciones y Logística e Ingeniería de Mantenimiento. Para los otros 62 trabajadores, se precisan cubrir puestos de las áreas profesionales de Control de Gestión y Administración, Asesoría Jurídica, Psicología, Compras y Logística, Tecnología de la Información y Comunicaciones, Comercial y Marketing, Seguridad en la Circulación e Ingeniería. Entre las titulaciones que Renfe demanda en esta nueva oferta de empleo figuran las ingenierías; Económicas y Empresariales, Matemáticas y Estadísticas, y Derecho y Comercial y Marketing, entre otras.

El total de casi 800 puestos de trabajo que en total se ofrecen actualmente en el sector ferroviario es fruto del plan de empleo que Renfe y Adif acordaron con sus sindicatos a finales del pasado año dentro de la negociación de sus respectivos nuevos convenios colectivos. En virtud de estos planes de empleo, las dos empresas abordaron previamente, durante el pasado ejercicio, sendos planes de bajas voluntarias.

El objetivo último de Renfe y Adif es renovar sus plantillas para rejuvenecerlas, dado que presentan una edad media de unos 54 años, e incorporar profesionales adaptados a las nuevas necesidades de las empresas y que aporten valor.

Las dos compañías ferroviarias lanzan estos planes de empleo gracias, además de a los acuerdos con sus sindicatos, a la medida incluida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016, por la que se autorizó a las empresas públicas a contratar personal para reponer hasta un 60% de los trabajadores que hayan perdido en los últimos años.

Renfe y Adif renuevan su personal coincidiendo con la extensión de la red de Alta Velocidad (AVE) española, tras la puesta en servicio de más de 500 nuevos kilómetros en los últimos años, y con el continuo incremento de los pasajeros del ferrocarril.

Renfe absorbe a 848 trabajadores que venden billetes a cambio de la rebaja del canon de Adif

taquilla-billetes-renfe

Renfe absorbe en enero de 2017 unos 848 trabajadores de Adif, el colectivo de empleados que actualmente se dedica a vender billetes de la operadora en las taquillas de las estaciones de tren. En contraprestación, la compañía gestora de la red ferroviaria rebajará en 50 millones de euros el canon que la operadora le paga por el uso de las vías de tren, las estaciones y otras instalaciones, que anualmente le supone unos 600 millones de euros.

Adif cederá además a Renfe la explotación de los espacios de las estaciones dedicados a la venta de billetes para un periodo de 25 años. Así se propuso en la última reunión mantenida entre el comité de empresa de Renfe y la dirección de la compañía para seguir avanzando en la resolución de este traspaso del personal de Adif, según informa la Federación de Servicios, Movilidad y Consumo de UGT.

Renfe y Adif aprobaron en enero de este año realiar este trasvase de los trabajadores que venden billetes de tren en las estaciones. Se abrió entonces un periodo de negociación con los sindicatos para determinar los detalles y condiciones del trasvase. Según los sindicatos, en la reunión celebrada este martes, la operadora, además de asumir los trabajadores en enero, propuso comenzar a aplicarles su convenio colectivo una vez que en 2017 concluya el de Adif, y pagar el próximo año el 25% de la diferencia salarial entre ambos convenios. Los sindicatos rechazan este periodo de adaptación y reclaman que los trabajadores que se traspasen se acojan al convenio de Renfe desde el primer día.

Con este trasvase de personal, Renfe y Adif pondrán fin a una cuestión pendiente desde hace una década, desde que en 2005, en el marco del inicio de la liberalización ferroviaria, la antigua Renfe se dividió en dos empresas. Adif se quedó con las vías y estaciones y el personal asociado, y Renfe con los trenes. Mientras que la operadora asumió las estaciones y la venta de billetes de Cercanías, los vendedores de billetes para el resto de trenes (Media Distancia, AVE y Larga Distancia) se quedaron en Adif.

Renfe asume ahora este personal mientras enfoca su estrategia comercial a ganar viajeros para el ferrocarril y convertir su página de Internet en el principal canal de venta de plazas. Según los últimos datos, la web de Renfe vende el 44% del total de billetes de tren, por delante de las estaciones, que canalizan un 30%, y de las agencias de viajes, que gestionan otro 20%. El trasvase de personal tendrá lugar mientras las dos compañías abordan una transformación y rejuvenecimiento de sus plantillas, con la salida voluntaria de los empleados de más edad y la convocatoria de sus primeras ofertas de empleo en varios años.

Por primera vez en seis años, Adif lanza una oferta de empleo para incorporar a 205 trabajadores

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

Adif abre una oferta de empleo público, la primera que pone en marcha en los últimos seis años, para incorporar un total de 205 nuevos trabajadores a la compañía que construye y explota la red ferroviaria. Este proceso se suma al que Renfe abrió el pasado mes de mayo para 522 trabajadores, 340 de ellos maquinistas, y que actualmente se encuentra en fase de selección.

Del total de puestos de trabajo que ofrece la compañía que gestiona las vías y las estaciones ferroviarias, 125 corresponden a factores de circulación y otros 14 a oficiales de telecomunicaciones. También busca 16 oficiales celadores de líneas electrificadas y 50 montadores eléctricos de instalaciones de seguridad, según el anuncio publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Estos trabajadores se sumarán a los 13.014 empleados con que Adif contaba a cierre de 2015. No obstante, la compañía está autorizada para realizar 262 nuevas contrataciones este año, con lo que próximamente realizará una nueva convocatoria para otras 57 plazas.

Los interesados en concurrir al proceso de selección por el que Adif elegirá a los nuevos trabajadores cuentan con un plazo de veinte días naturales a partir de este miércoles día 31 para solicitar su inscripción en las pruebas de acceso. Para participar en estas pruebas, deberán abonar previamente una tasa de 14,97 euros a través de CaixaBank.

Los 784 nuevos puestos de trabajo que se ofrecerán en el sector ferroviario son fruto del plan de empleo que Renfe y Adif, compañías públicas dependientes del Ministerio de Fomento, acordaron con sus sindicatos a finales del pasado año dentro de la negociación de sus respectivos nuevos convenios colectivos. En virtud de estos planes de empleo, las dos empresas abordaron previamente, durante el pasado ejercicio, sendos planes de bajas voluntarias.

El objetivo último de Renfe y Adif es renovar sus plantillas, para rejuvenecerlas, dado que presentan una edad media de unos 54 años, e incorporar profesionales adaptados a las nuevas necesidades de las empresas y que aporten valor.

Las dos compañías ferroviarias lanzan estos planes de empleo gracias, además de a los acuerdos con sus sindicatos, a la medida incluida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2016, que se autoriza a las empresas públicas a contratar personal para reponer hasta un 60% de los trabajadores que hayan perdido en los últimos años.

Renfe y Adif renuevan su personal coincidiendo con la extensión de la red de Alta Velocidad (AVE) española, tras la puesta en servicio de más de 500 nuevos kilómetros en los últimos años, y con el continuo incremento de los pasajeros del ferrocarril. Además, actualmente están pendientes de la prevista apertura a la libre competencia del transporte de pasajeros en tren.

El Sindicato Ferroviario y CCOO recurren la convocatoria de empleo de Renfe

manifestacion-madrid-defensa-ferrocarril

El Sindicato Ferroviario y CCOO recurren la convocatoria de empleo público que Renfe lanzó hace unas semanas para incorporar a la compañía 522 nuevos trabajadores, de los que más de la mitad, unos 340 efectivos, serán maquinistas. Los sindicatos consideran que, dadas las condiciones fijadas por la operadora, la convocatoria no se rige por principios de imparcialidad y objetividad, y que además vulnera las normas sobre empleo público.

CCOO ha decidido interponer un recurso de alzada a las convocatorias públicas de empleo del Grupo Renfe, en el que pide la modificación de algunos aspectos incluidas en las bases de la oferta, aunque sin solicitar su impugnación ni su paralización. CC OO subraya que, con este recurso de alzada (para revisar el acto administrativo por el superior jerárquico del órgano que lo dictó), no quiere bloquear la oferta pública de empleo de Renfe, sino hacer que la misma cumpla los tres principios elementales: igualdad, mérito y capacidad.

Entre los puntos de la convocatoria que los sindicatos rechazan figura el hecho de que se realice un primer proceso selectivo ‘online’, “que imposibilita controlar la identidad de la persona que está al otro lado del ordenador”. También rechazan que se realicen pruebas como dinámicas de grupo y entrevistas personales, al estimar que presentan un alto margen para el arbitraje y la subjetividad a la hora de seleccionar a los candidatos. Igualmente piden que se permita participar a aspirantes que aún no cuenten con la titulación académica exigida, pero que estén a punto de conseguirla y la logren ante del inicio efectivo del proceso de selección.

Las organizacione sindicales reclaman que los actuales trabajadores de Renfe con empleo temporal o no fijo que logren un puesto indefinido con funciones similares a las que ya realicen, mantengan los derechos adquiridos, su categoría, sus condiciones y antigüedad.

Renfe publicó el pasado 20 de mayo las bases de la oferta pública de empleo 2016, en las que se explicitan las condiciones y requisitos generales y particulares de cada una de las tres convocatorias: operadores comerciales de ingreso, operadores de ingreso de mantenimiento y fabricación y maquinistas de entrada.

Los sindicatos aseguran que Renfe no contó con la representación de los trabajadores para la elaboración de las convocatorias, y, tras su análisis, ha encontrado “una amplia cantidad de despropósitos y de vulneraciones de las leyes que regulan el acceso al empleo público”. Por ello, piden que la prueba de cultura general la realicen los aspirantes de las tres convocatorias y no sólo los de comercial y talleres, y que ésta no se haga a través de plataforma online sino de forma presencial, o que a aquellos trabajadores temporales o no fijos que consigan un puesto indefinido fijo con funciones correspondientes a las que están desempeñando, se les respeten sus derechos adquiridos, entre otros aspectos.

A la convocatoria de Renfe se han presentado cerca de 7.000 aspirantes, un número muy inferior al que habitualmente alcanza este tipo de ofertas públicas de empleo y que suele rondar los 30.000, lo que se debe, indican fuentes de la organizaciones sindicales, a la criba provocada por los requisitos exigidos. Del total de aspirantes, 3.600 se han presentado para las 80 plazas de operadores comerciales; 2.500, para las 102 plazas en talleres, y 600, para las 340 plazas de maquinistas.

CC.OO. convoca una jornada de huelga en Renfe en plena Semana Santa por el “bloqueo del convenio”

protesta-comisiones-vestibuloestacion

CC.OO. convoca una jornada de huelga en Renfe y Adif para el próximo miércoles 23 de marzo, en plena Semana Santa, en protesta por el “bloqueo” que asegura registra la aplicación de los nuevos convenios colectivos de las compañías ferroviarias públicas. El paro será de 23 horas, esto es, desde las 0.00 horas hasta las 23.00 horas del miércoles de Semana Santa, uno de los días de mayor demanda de movilidad de viajeros.

El sector ferroviario de CC.OO. explica que se ha visto “forzado” a convocar el paro para denunciar que los convenios de Renfe y Adif, aprobados el pasado mes de diciembre, no pueden ser aún aplicados tres meses después “porque están paralizados en el Ministerio de Hacienda y en el Ministerio de Administraciones Públicas”. El sindicato cree que se trata de un “hecho insólito” que no sólo “implica una pérdida de derechos” para los actuales trabajadores del ferrocarril, sino “la pérdida de una oportunidad para crear empleo“, dado que los convenios incluyen el compromiso de Renfe y Adif de lanzar ofertas de empleo para contratar hasta 930 trabajadores.

A pesar de la convocatoria, CC.OO. manifiesta su disposición a negociar, dado que asegura “quedar a la espera” de respuesta de las empresas ferroviarias y del Ministerio de Fomento para poder “desbloquear la situación”. De hecho, el sindicato asegura que la huelga “sólo se evitaría si el Ministerio trasladara a las compañías Renfe y Adif y a los sindicatos la confirmación de que los convenios colectivos y los procesos de contratación de nuevo personal se desbloquean y se empiezan a aplicar“.

En virtud de los nuevos convenios colectivos 2015-2018 firmados el pasado mes diciembre, Renfe y Adif prevén contratar hasta 930 nuevos trabajadores, en lo que constituirán sus primeras incorporaciones de personal desde el inicio de la crisis. Las dos compañías ferroviarias públicas abordarán sus ofertas de empleo al amparo de lo aprobado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016. Los presupuestos habilitaron a las empresas públicas a contratar personal para reponer hasta un 60% de los trabajadores que hayan dejado estas compañías en los últimos años.

92 maquinistas de Renfe se acogen al plan de bajas voluntarias de la operadora ferroviaria

Cabina- S-112 (1)-foto-renfe-patier

Renfe recibió un total de 155 peticiones de baja voluntaria de otros tantos trabajadores durante el pasado mes de enero, el primero en el que se aplica el plan de desvinculación voluntaria de empleados de la empresa que la compañía pactó con sus sindicatos en el marco del nuevo convenio colectivo. El número de ferroviarios que ya han pedido dejar la operadora representa el 20% del máximo de 775 empleados que pueden sumarse al plan de baja voluntaria.

Del total de trabajadores que han manifestado su voluntad de abandonar la compañía ferroviaria, tres de ellos son directivos, si bien el grueso, un total de 92, son maquinistas. Otras treinta solicitudes provienen de empleados de los talleres de mantenimiento de trenes, 22 más del área comercial, cinco de gestión y los tres restantes son técnicos.

El nuevo convenio colectivo para el periodo 2015-2018 que Renfe firmó el pasado mes de diciembre con sus sindicatos incluye un plan de bajas voluntarias para un máximo de 775 trabajadores.

El objetivo de esta medida es rejuvenecer la plantilla de la operadora, que actualmente presenta una edad media de 54 años, dado que el plan está vinculado a la incorporación a la empresa de entre 400 y 500 nuevos trabajadores en los próximos años.

Al plan pueden sumarse trabajadores que cuenten con una antigüedad media en la empresa de al menos 19 años, o bien que se encuentren próximos a cumplir los requisitos para acceder a la jubilación. Los ferroviarios que se sumen al plan y pidan dejar la empresa recibirán el 60% del salario mensual más un importe de 100 euros por cada mes que les falte para alcanzar la jubilación, con un máximo de 24 meses para ambos importes.

Esta iniciativa en materia laboral se enmarca en el plan estratégico ‘+Renfe’ que la operadora puso en marcha a finales de 2014 con el fin último de mejorar su calidad y rentabilidad, superar los ‘números rojos’ y lograr beneficios este año 2016.