Archivo de la etiqueta: liberalización

Talgo quiere competir con Renfe

tren-talgo-pruebas-india

Talgo constituye una firma filial, denominada Motion Rail, para entrar en el transporte de viajeros en tren cuando en el futuro, en el horizonte de 2020, este sector se abra a la competencia en Europa. Con esta iniciativa, el fabricante de trenes se convertiría en competidor de Renfe, operadora a la que suministra sus vehículos. De hecho, se hizo recientemente con el ‘macrocontrato’ de suministro de nueva generación de trenes AVE a la compañía pública, con la que pretende abordar los nuevos retos ferroviarios.

Talgo ha constituido la filial Motion Rail, con el objeto social de “realizar las actividades propias de una empresa ferroviaria, en particular de la explotación y operación de todo tipo de actividades de transporte de pasajeros y carga”. Su presidente y su consejero delegado serán los mismos que los de la propia Talgo, esto es, Carlos de Palacio y José María Oriol, respectivamente, según consta en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME). El próximo paso de la nueva filial de Talgo será solicitar la correspondiente licencia de operador ferroviario al Ministerio de Fomento.

Talgo pasa a formar parte del listado de compañías que esperan la apertura del transporte de viajeros en tren, en la que trabajó el anterior Gobierno, pero que el actual Ejecutivo ha estimado conveniente aplazar hasta 2020 para que coincida así con la liberalización en toda Europa. Entre dichas compañías figuran constructoras (ACS, Ferrovial, Acciona y Comsa) y empresas de transporte en autobús (Alsa y Avanza) y en su día también mostró interés el grupo Planeta. Algunas de ellas ya cuentan con una limitada actividad de transporte de mercancías, dado que se posicionaron en este segmento de mercado cuando se liberalizó en 2005.

Según aseguran fuentes del sector, la principal consecuencia de la liberalización del mercado y la irrupción de nuevos operadores traerá, previsiblemente, una rebaja sustancial de las tarifas. En Italia, por ejemplo, la apertura del mercado supuso un descenso del precio de los billetes de casi el 30%.

Aunque durante la pasada legislatura el consejo de ministros aprobó la emisión de un título habilitante para la línea de alta velocidad que une Madrid con Levante, el actual gabinete que preside Rajoy deja sobre el cajón los planes de liberalización a la espera de una perspectiva más halagüeña. Tampoco las compañías que optaban a convertirse en competidores de Renfe no aceptaban las condiciones adelantadas por el Ejecutivo y amenazaron con dejar la licitación desierta.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, asegura que el Gobierno seguirá trabajando en este asunto, pero a largo plazo, toda vez que la obligación impuesta por la Comisión Europea para abrir este sector a la competencia tiene como límite el año 2020.

Talgo da asimismo un nuevo paso en la estrategia de diversificación de su negocio, después de que recientemente entrara en el negocio de la fabricación de trenes para tráfico de Cercanías y Regionales, y se suma al listado de compañías que están a la espera de la apertura de este mercado, entre ellas el también fabricante de trenes CAF.

¿Renfe y Adif juntas otra vez?

renfe_319_adif_8029

Lo que el Gobierno obliga a separar, lo puede volver a unir. Fomento confirma que trabaja en unir Adif y Renfe bajo la misma sociedad. Ambas empresas se separaron hace diez años en dos sociedades distintas para diferenciar la construcción y gestión de las vías del servicio de transporte. La separación permitiría a un operador transnacional circular por las redes de diferentes países en las mismas condiciones que la ferroviaria nacional, pagando las tasas correspondientes por el uso de la infraestructura. El fracaso de la liberalización del transporte de mercancías que arrancó en 2005 y la decisión de retrasar hasta 2020 la entrada de competidores en tráfico de viajeros son aspectos que llevan a plantear la fusión de las empresas.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, reconoce que su departamento estudia la posibilidad de volver a unificar a Adif y Renfe a fin de comprobar si eso haría a España ser más competitiva en materia ferroviaria. “Una de las posibilidades que se estaban estudiando en su momento y que yo, sí, es cierto que he dado instrucciones para que se siga estudiando y trabajando (..) es la de ver si unificando Adif y Renfe nosotros podemos ser más competitivos”, asegura De la Serna en una entrevista en RTVE.

El ministro señala que, de cara a la liberalización del transporte ferroviario de viajeros para 2020 en la Unión Europea, “España tiene que estar fuerte y con un proyecto sólido”. “Tenemos grandes competidores porque los alemanes y los franceses tiene ya holding ferroviarios en los que van a tratar de concentrar todos sus esfuerzos para tratar de ser más competitivos”, destaca. La decisión de volver a unificar Renfe y Adif “corresponde en cualquier caso al Gobierno” y “no está tomada en absoluto”, precisa De la Serna, quien insiste en que, de momento, se va a estudiar esa posibilidad y “ya veremos si finalmente resulta algo que podemos acometer”.

Renfe y Adif se separaron en enero en 2005, con la entrada en vigor de la Ley del Sector Ferroviario que supuso la creación de dos sociedades distintas para diferenciar la construcción y gestión de las vías del servicio de transporte. Renfe Operadora absorbió de su predecesora todo el material rodante, los talleres de mantenimiento y el personal dedicado a operar los trenes y a su mantenimiento. Además de todo lo relacionado con la infraestructura, la venta de billetes en estaciones quedó también en manos de Adif.

Las dos compañías cuentan con alrededor de 13.000 empleados. Tras aprobar los nuevos convenios hace un año, ambas abordan actualmente sus primeras contrataciones de nuevos trabajadores desde la crisis. La eventual nueva integración de las dos empresas ferroviarias públicas deberá sopesarse por sus nuevos presidentes, Juan Bravo en Adif y Juan Alfaro en Renfe, y el nuevo responsable de Fomento, Íñigo de la Serna.

Adif Alta Velocidad, la división encargada de la red AVE, está en ‘números rojos’ (perdió 140 millones de euros en la primera mitad del año) y soporta un endeudamiento de 14.575 millones de euros. Los ingresos de la compañía están limitados casi exclusivamente al canon o peaje que cobra a Renfe por usar las vías y las estaciones de tren, con el fin de amortizar la inversión que realiza en su construcción y mantenimiento. Adif tiene obras en marcha valoradas en unos 12.500 millones de euros, aunque la licitación de nuevos trabajos está en mínimos históricos y muchas de los que están en ejecución están paralizados por distintos problemas.

Renfe prevé cerrar en 2016 un segundo año en beneficios tras lograr en 2015 las primeras ganancias de su historia. La operadora registra estos datos gracias a la explotación del AVE, que encadena récords anuales de viajeros desde 2013. Además, ha reducido su deuda, que se sitúa por debajo de los 5.000 millones.

La reunificación de la compañía que controla la vía férrea y la empresa operadora se incluyó en los primeros borradores de la nueva ley del Sector Ferroviario, pero el Gobierno decidió finalmente eliminar el proyecto del texto normativo para no incurrir en contradicciones que pudieran socavar los principios de la liberalización llevada a cabo en España. La experiencia de estos diez años demuestra el ‘divorcio’ de ambas empresas, lo que lastra la toma de decisiones en un sector tan dinámico. El hecho, además de que Alemania y Francia integren la gestión y la operación ferroviaria bajo sus respectivos paraguas, Deutsche Bahn y SNCF, anima a dar pasos en España en busca de una misma solución. La creación de un holding de las dos empresas también se ve con buenos ojos en el seno de la Unión Europea.

Europa da el paso definitivo para la creación de un espacio ferroviario único a partir de 2019

ave-tgv-vias-francesas

El Consejo de la Unión Europea da el paso definitivo para ahondar en la liberalización de los servicios de pasajeros ferroviarios y fortalecer la gestión de la infraestructura. La aprobación ayer de lo que se denomina ‘Cuarto Paquete Ferroviario’ permitirá la reforma del ferrocarril europeo que fomentará la competencia y la inovación de los merrcados en el sector. De esta forma se pretenden que las operadoras tengan un acceso no discriminatorio al mercado ferroviario de pasajeros de la UE a partir del 1 de enero de 2019, a tiempo para los horarios de trenes desde el 14 de diciembre de 2020.

Con la eliminación de los últimos obstáculos al espacio ferroviario europeo único, la propuesta contribuirá a crear un sector ferroviario más competitivo, con mejores conexiones entre la UE y sus países vecinos. Los cambios contribuirán asimismo a que la UE cumpla los objetivos de reducción de las emisiones y favorecerán el aumento del uso del transporte por ferrocarril, tal como esboza el Libro Blanco de la Comisión sobre el Transporte, de 2011.

Las modificaciones propuestas reforzarán el papel de los administradores de infraestructuras —las personas responsables de la gestión de la vía— al garantizarles una total independencia operativa y financiera de los explotadores de los trenes. Los administradores de infraestructuras controlarán también todos los ámbitos que forman el núcleo de la red ferroviaria, como la planificación de infraestructuras, la fijación de horarios y la explotación y el mantenimiento cotidianos.

Para evitar conflictos de intereses y mejorar la transparencia financiera entre los operadores ferroviarios y los gestores de las infraestructuras, se pondrán en marcha ciertas salvaguardas. Se requerirá a los Estados miembros que aseguren que los gestores de las infraestructuras garanticen un acceso no discriminatorio a los operadores ferroviarios, y que esa imparcialidad no se vea afectada por ningún conflicto de intereses.

La Comisión Europea presentó su propuesta del cuarto paquete ferroviario en enero de 2013 para mejorar la competencia en el transporte en trenes de pasajeros. El objetivo pasa por garantizar igualdad de condiciones para los operadores y reducir sus costes a la hora de obtener autorizaciones y certificaciones. De esa forma, el pilar “de mercado” de la propuesta pretendía que las redes ferroviarias se gestionaran “de manera no discriminatoria”, mientras que el pilar “técnico” buscaba definir normas de interoperabilidad, seguridad y el papel de la Agencia Europea del Ferrocarril.

La Eurocámara da el visto bueno a estas reglas, con las que la UE quiere reducir los obstáculos técnicos que los diferentes estándares nacionales plantean a los operadores y fabricantes de material rodante. Los Veintiocho pretenden ahorrar tiempo y reducir los costes para certificar que los operadores, locomotoras y coches cumplen las exigencias técnicas y de seguridad.

El cuarto paquete ferroviario incluye la propuesta de abrir los mercados nacionales de transporte de pasajeros a nuevos participantes y nuevos servicios a partir de diciembre de 2019. Las compañías podrán, bien ofrecer servicios competidores, como un nuevo servicio ferroviario en una ruta concreta, o bien licitar por contratos de servicio público ferroviario en concursos públicos. Las modificaciones propuestas harán obligatoria la licitación para los contratos de servicio público ferroviario en la UE.

El superregulador determinará el número de potenciales competidores privados de Renfe

parque-trenes-renfe-ave5

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha encargado un estudio para evaluar el número de potenciales operadores ferroviarios privados que podrían entrar a competir con Renfe en función de determinados factores, entre ellos el canon que Adif cobra por usar las vías, las estaciones y el resto de infraestructuras ferroviarias. El ‘superregulador’ considera “necesario” determinar la demanda potencial y real de las distintas líneas de tren , fundamentalmente del AVE, y el número de compañías ferroviarias que podrían prestar servicio de manera “sostenible” ante la próxima apertura del sector a la competencia.

La CNMC aborda este análisis al considerar que el éxito de la liberalización del transporte en tren depende de la apertura de los corredores de más demanda y al contemplar un eventual escenario de subida del canon ferroviario.

El organismo que preside José María Marín Quemada invertirá 181.500 euros en este estudio, que deberá estar listo en seis meses y que ha sido licitado este martes con la publicación del correspondiente anuncio en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La CNMC encarga el estudio mientras el Ministerio de Fomento ultima el lanzamiento del concurso público por el que se seleccionará al primer operador privado que entrará a competir con Renfe.

No obstante, el Gobierno ha diseñado una apertura progresiva del sector, que en una primera fase de siete años sólo permite competir con la compañía pública a un único operador y sólo en una línea, el Corredor de Levante.

La CNMC licita su estudio un mes después de que el propio Adif, la compañía encargada de gestionar la explotación de las líneas e infraestructuras ferroviarias a cambio de cobrar un canon a los operadores, también encargara un análisis sobre la demanda actual y futura que presentan las líneas AVE y su rentabilidad.

En el caso del estudio del ‘superregulador’, según los pliegos del contrato, tendrá dos partes. La primera de ellas se centrará realizar un análisis comparativo con otros países europeos, fundamentalmente Austria, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Suiza. La segunda parte consistirá en determinar la demanda potencial del transporte en función de determinados parámetros (tipo de línea, precio, tiempos de viaje y oferta, entre otros), en calcular el número de empresas privadas que podrían entrar en el mercado y fijar la capacidad del sector para absorber subidas de cánones.

Con todo, la CNMC pretende determinar “la capacidad del mercado para aceptar aumentos del canon” y su impacto en la demanda de viajeros por los distintas líneas de tren, especialmente las de Alta Velocidad, en el precio de los billetes, y en el número de operadores privados potencialmente interesados en entrar en el mercado.

Ferrovial, ACS, Acciona , Globalia y Alsa estudian competir con Renfe en el corredor de Levante

DOCU_LP DOCU_LP

Competencia ferroviaria. La compañía de transporte en autobús Alsa, el grupo turístico Globalia y las constructoras ACS, Acciona y Ferrovial mantienen su interés por convertirse en el primer operador ferroviario privado y entrar a competir con Renfe en tráfico de viajeros en tren. Las cinco empresas, que ya cuentan con licencia ferroviaria, analizan los criterios fijados para ello en la Orden Ministerial que Fomento publicó esta semana en el Boletín Oficial del Estado (BOE), con la que puso en marcha el proceso de selección del competidor de Renfe.

Se exime a las empresas interesadas de la obligación de disponer de todos los medios materiales (trenes) y personales para prestar servicio de transporte en tren en el momento de concurrir al concurso, y bastará con su “compromiso de obtenerlos” en caso de adjudicación. Fomento estima que “el interés público no requiere ese exorbitante esfuerzo económico“. Pese a todo las empresas interesadas aún tienen dudas respecto al coste que suponen y del margen de rentabilidad que arrojan para entrar a operar trenes de viajeros.

En virtud del proceso de liberalización gradual y paulatino del sector ferroviario diseñado por el Gobierno, en una primera fase de siete años se seleccionará un sólo competidor, que sólo plantará cara a Renfe en las distintas conexiones por vías AVE y convencionales que incluye el Corredor a Levante.

La Orden Ministerial publicada el pasado miércoles en el BOE determina los términos, requisitos, plazos y criterios del proceso de adjudicación. El siguiente paso será la licitación el contrato. Respecto a los plazos, una vez que se lance el contrato, las empresas contarán con tres meses para presentar sus respectivas ofertas. Posteriormente, el Ministerio dispondrá de un máximo de dos meses para resolverlo con la selección de un operador que, a su vez, tendrá seis meses para comenzar a prestar servicio.

El Ministerio otorgará al plan de negocio que presenten las compañías la máxima importancia (el 55% de la puntuación total de la oferta), con el fin de asegurarse de que “tiene voluntad de permanecer en el negocio de manera estable”.

El inicio del proceso de liberalización del transporte en tren coincide con la entrada en vigor de la nueva Ley Ferroviaria, un texto que flexibiliza el canon, el peaje que las compañías ferroviarias deben pagar a Adif por circular por las líneas de tren y utilizar las estaciones, con el fin precisamente de fomentar la entrada de nuevas empresas.

La ley suprime el denominado canon de acceso, el que se paga por entrar a operar en la red ferroviaria, para eliminar una barrera de entrada, modifica el resto e introduce un régimen de bonificaciones para que quienes realicen una mayor actividad tengan mayor retorno.

La CNMC cree que Renfe sale favorecida al darle automáticamente el título habilitante en Levante

pasajeros-tren-corredor-levante-joaquin-sorolla

Trato de favor. ¿Realmente resulta factible que una empresa privada pueda competir con Renfe en el Corredor de Levante? La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que el proceso abierto por Fomento no guarda garantías de igualdad. El organismo auditor identifica “asimetrías” que favorecen a Renfe Operadora en el procedimiento para conceder un título habilitante para el Corredor de Levante, al obtenerlo de manera automática. Estas “asimetrías” observadas en este procedimiento se centran, sobre todo, en la mayor flexibilidad que se concede al operador público en la prestación de servicios, al no serle de aplicación los límites impuestos en la oferta base de Servicios Ferroviarios.

La CNMC realiza varias observaciones en el proceso donde se favorece claramente a la operadora pública. En un informe que caba de hacer público analiza el proyecto de liberalización. El organismo que preside José María María Quemada aporta una serie de elementos que, a su juicio, pueden contribuir a conseguir una mayor eficiencia y transparencia en el procedimiento que se plantea. Competencia incide en la necesidad de definir los elementos básicos de ordenación del sistema, antes de que comience el procedimiento de licitación, para conceder “una mayor certidumbre y seguridad jurídica a los operadores ferroviarios y promover una mayor participación”.

La CNMC recomienda reforzar las obligaciones del operador público en lo que respecta a la contabilidad de costes. Entiende que la obligación en esta materia “debería ser más estricta” que la impuesta a los que entren en el mercado. Por una parte, incluye no sólo la contabilidad separada del Corredor Levante, sino la contabilidad analítica de toda la actividad de viajeros. Competencia propone la publicación de una contabilidad analítica separada y detallada por línea o por corredor ferroviario, que impute de manera transparente el coste del servicio a cada uno de los trayectos y que pueda ser supervisada por la CNMC.

La Comisión plantea además que Renfe tenga la obligación de comunicar a la CNMC, de forma previa a su lanzamiento comercial, los descuentos y tarifas que pretende aplicar en el corredor del Levante, “de forma que se pudiera prevenir los daños que, dado su peso económico, podría ocasionar al operador entrante”.

Ante las dificultades de acceso al material rodante por parte de los otros operadores y la estrechez del mercado de material ferroviario español, la CNMC aconseja que la unidad de Alquiler de Material Ferroviario de Renfe publique una oferta de referencia con las unidades puestas a disposición de terceros, así como las condiciones de acceso, precios y plazos de suministro. También insiste en la necesidad de desvincular esta unidad de Renfe para poder ofrecer una alternativa “real y orientada” por los principios de objetividad y neutralidad a los operadores ferroviarios.

La CNMC advierte sobre la necesidad de valorar la adecuación sobre la actual cuantía de los cánones, porque presenta un diseño “muy independiente” del tráfico gestionado, generando así un coste medio mayor para el operador que entre de nuevas que para el ya establecido.

El 13 de junio de este año, el Consejo de Ministros aprobó un acuerdo por el que daba comienzo el proceso de liberalización en el Corredor de Levante a través de la concesión de un título habilitante por un período de siete años, tras el cual, el corredor quedará abierto a la competencia. El plan analizado por la CNMC diseña el procedimiento por el que se concederá el derecho a la empresa adjudicataria a explotar los servicios de transporte ferroviario en ese corredor, en régimen de competencia con el operador que ya cubre el trayecto, Renfe.

Ferrovial se suma a otras siete empresas privadas y cuenta ya con licencia de operador ferroviario

sncf-renfe-alta-velocidad-foto-patier2

Y ya van ocho. Ferrovial consigue la licencia de operador ferroviario para transportar viajeros en tren. De esta forma ya son ocho las compañías privadas que disponen de todas las autorizaciones necesarias para optar a competir con Renfe, según consta en el registro de operadores de Adif. Todas estas empresas están interesadas en la próxima liberalización del sector, en el concurso público que licitará el Ministerio de Fomento para conceder a una empresa privada el ‘título habilitante’ con el que entrará a competir con Renfe en el corredor de Levante.

La compañía que preside Rafael del Pino suma la licencia de operador de tráfico ferroviario de viajeros a la que ya tiene para transporte de mercancías desde poco después que este sector se liberalizara en enero de 2005. El grupo logra esta habilitación después de convertirse en uno de los socios de referencia del operador público de aeropuertos Aena. Con ella, refuerza además su apuesta por el sector ferroviario, en el que tiene una destacada presencia no sólo con su negocio de construcción, sino también con el del servicios. Ferrovial presta actualmente los servicios de atención a bordo en los trenes AVE y Larga Distancia.

El resto de compañías que ya tienen licencia de operador de tráfico de viajeros en tren y el correspondiente certificado de seguridad son las también constructoras ACS, Acciona y Comsa, las compañías de transporte en autobús Alsa e Interbús, el grupo Planeta a través de su sociedad Veloi Rail, y la firma andaluza Eco Rail.

OHL cuenta con licencia para transporte de mercancía pero no con la de viajeros, mientras que las empresas de transporte en autobús La Sepulvedana y Avanza han conseguido la habilitación para tráfico de pasajeros, pero están a la espera de lograr el correspondiente certificado de seguridad.

Estos grupos están pendientes del plan de progresiva liberalización del transporte de viajeros en tren que el Ministerio de Fomento inició hace unas semanas al sacar a información pública la Orden Ministerial que fija los criterios que seguirá para elegir por concurso público al primer operador privado. El Departamento que dirige Ana Pastor primará el plan de negocio y la oferta comercial que presenten los operadores privados que concurran al concurso, “para que los ciudadanos dispongan de mayores servicios a precios competitivos“. Además, permitirá que varias empresas pujen en consorcio a través de una sociedad conjunta.

El Ministerio seleccionará sólo una empresa para que, en una primera fase de siete años, rompa el monopolio de Renfe en un sólo corredor, el de Levante. Posteriormente, el Gobierno prevé abrir progresivamente a la competencia otras líneas.

Acciona se suma a otras siete empresas en la obtención de la licencia de operador ferroviario

acciona-carga-carbon-gijon

Acciona ha obtenido licencia de operador ferroviario de transporte de viajeros. Además de Renfe, ya son siete las compañías privadas que cuentan con todas las habilitaciones necesarias para optar a competir con la operadora pública en tráfico de pasajeros en tren. Hasta ahora tenían los permisos las constructoras ACS y Comsa, las compañías de transporte en autobús Alsa e Interbus; Veloi Rail, una sociedad del grupo Plantea, y la firma andaluza Eco Rail.

Todas estas empresas están interesadas en la inminente apertura de este sector en España, en el concurso por el que el Ministerio de Fomento concederá a un operador privado un ‘título habilitante’ para que entre a competir con Renfe en el AVE a Levante. La licitación del proceso está prevista antes de que concluya el año.

En el caso de Acciona, el grupo ya contaba con licencia para transporte de mercancía en tren desde que el sector se liberalizó en 2005 y opera transportando carbón entre Gijón y La Robla (León). Ahora ha logrado la correspondiente licencia para tráfico de pasajeros. Este es el proceso que siguieron las otras constructoras interesadas en este mercado, ACS y Comsa, que también se posicionaron en tráfico de carga cuando se abrió este sector, y posteriormente han ido obteniendo la de viajeros.

Ferrovial y OHL cuentan con licencia para transporte de mercancía pero no tienen la de viajeros, mientras que las empresas de transporte en autobús La Sepulvedana y Avanza han conseguido ya la licencia de pasajeros, pero están a la espera de que les concedan el correspondiente certificado de seguridad.

Todas estas compañías están pendientes de que el Ministerio de Fomento ponga en marcha su plan de progresiva liberalización del mercado del transporte de viajeros en tren que supondrá romper el histórico monopolio de Renfe.

El Departamento que dirige Ana Pastor arrancará la apertura por un sólo corredor, el de Levante, que incluye vías de Alta Velocidad y convencionales, y con un sólo operador, que podrá competir en este trazado con Renfe durante un periodo de siete años.

El operador privado podrá prestar servicio por el AVE Madrid-Cuenca-Valencia, por la conexión AVE entre Albacete y Alicante, y por los futuros enlaces AVE entre las estaciones de Atocha y Chamartín, y Monforte del Cid-Murcia y Murcia-Cartagena una vez se pongan en servicio. Respecto los trayectos de ferrocarril convencional, podrá explotar los trazados Aranjuez-Cuenca-Valencia, Madrid-Albacete-Alicante, Murcia-Lorca-Aguilas, Valencia Castellón o Xátiva-Alcoi, entre otros.

“Renfe está preparada para la competencia”, afirma su presidente, Julio Gómez Pomar

renfe-julio-gomez-pomar_

Preparados ante el nuevo reto. Renfe “está preparada para la competencia”; “nos vendrá bien y nos hará mejorar“. El presidente de Renfe está convencido de que el futuro es propicio para la compañía. Lo dice con seguridad y convencimiento. Julio Gómez-Pomar asegura que la operadora está lista para afrontar el desafío que supondrá la liberalización del sector ferroviario en España, que se iniciará en el corredor Madrid-Valencia-Alicante, y que el Gobierno piensa frontar en octubre.

Gómez-Pomar sostiene que la elección de este primer corredor es adecuada porque es el que tiene “más coches en circulación“. Y en breve junto a Renfe habrá “un nuevo competidor”. Una de las estrategias de la compañía es introducir mejoras para afrontar las nuevas necesidades del sector. El presidente recuerda “que todos los años tiene que haber mejoras en los servicios comerciales”, como las que han tenido lugar con los coches silenciosos que, desde su puesta en marcha el pasado 7 de julio, han vendido 97.000 billetes, y que se caracterizan por tener una iluminación tenue y realizar los avisos en pantallas y no por megafonía. También menciona la decisión adoptada en febrero de 2013 de rebajar el precio del billete en la alta velocidad y la realización de descuentos. A su juicio estas medidas han permitido un crecimiento del 20% en el número de viajeros. “Si ajustas el precio a la demanda”, los ciudadanos “se van al ferrocarril” y cuando conocen este medio de transporte, “se quedan en él”, asegura Gómez-Pomar.

El presidente de Renfe también reconoce lagunas importantes en el ferrocarril español. La más importante afecta al transporte de mercancías, en el que el tren tiene una cuota de mercado del 4%, cuando en la Unión Europea la media es del 15 o 16% y, por ejemplo, en Alemania, del 20%.

De los 460 millones de pasajeros que tuvo la compañía en el último año, solo 25 millones corresponden a servicios comerciales -AVE y larga distancia-, mientras que el resto son obligaciones de servicio público, que incluyen los 400 millones de pasajeros de cercanías, los 24 en trenes regionales y los 6,5 en Avant. Según ha apuntado, las obligaciones de servicio público “no se prestarían en condiciones de mercado” con los precios y frecuencias con que cuentan actualmente y por eso suponen al año 600 millones de euros de pérdidas que ha de aportar el Estado, si bien su objetivo es “dar facilidades a los ciudadanos“.

Gómez-Pomar reconoce que se han tenido que realizar “medidas no gratas” como la “racionalización de los servicios regionales” en aquellos casos con niveles de ocupación por debajo del 10% y suprimir estaciones con muy bajo nivel de uso.

Fomento tiene conversaciones con las empresas interesadas en competir con Renfe en Levante

pasajeros-ave-estacion-joaquin-sorolla-valencia

Comienzan las negociaciones. El Ministerio de Fomento prevé convocar en las próximas semanas la licitación del corredor de Levante, con cuya apertura a un único operador privado -que prestará sus servicios en competencia con Renfe- España inicia el proceso de liberalización de los servicios comerciales del transporte ferroviario de viajeros. El grupo Planeta, Globalia, las constructoras ACS, Ferrovial, Acciona y Comsa, y las empresas de transporte en autobús Alsa y Arriva-DB figuran entre las firmas interesadas en convertirse en operadores y en entrar a competir con Renfe en transporte de viajeros en tren en el corredor AVE a Levante.

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, relata que Fomento está en conversaciones con las empresas interesadas en el proceso para que digan cuáles son las condiciones que necesitan incluirse en los pliegos del concurso. Catalá ha explicado que la liberalización del transporte de viajeros en tren, que obtuvo la luz verde del Gobierno el pasado 13 de junio, se ha planteado como un proceso progresivo y gradual que se inicia con un corredor, para ir abriéndolo a otras líneas hasta abarcar toda la red.

El ‘número dos’ de Fomento explica que se ha optado por el corredor de Levante porque tiene mayores posibilidades de captación de tráfico, teniendo en cuenta la singularmente alta presencia del vehículos privados en las carreteras que representa un 70% del tráfico total. Catalá asegura que Renfe puede mejorar aún más los servicios que presta en un escenario de competencia, ya que “la competencia hace espabilar el ingenio“, apostilla.

Para Catalá, se trata de un proyecto histórico, aunque no libre de incertidumbres, y explica que se hará de forma progresiva porque “no queremos romper nada, ni hacer experimentos con unos servicios tan importantes”. El secretario de Estado asegura que Fomento sigue impulsando la ejecución de nuevas obras ferroviarias -en 2015 el AVE llegará a Castellón-, y recuerda que entre enero y agosto se ha incrementado el volumen de licitación hasta alcanzar los 3.826 millones de euros. El ‘número 2’ afirma que con ello se está poniendo en valor la red de infraestructuras ferroviarias, permitiendo contar con unos servicios de altísima calidad. La red de alta velocidad española es la primera de Europa no sólo por su longitud, “sino sobre todo por su calidad“, resalta Catalá.