Archivo de la etiqueta: crisis

El Gobierno vasco pide a Rajoy que “cumpla su compromiso” con la ‘Y’ vasca

El lehendakari, Patxi López, ha colocado este lunes “la última primera piedra” del ramal guipuzcoano del tren de alta velocidad y ha pedido al Gobierno español que “cumpla su compromiso” con la parte que le corresponde, la alavesa y vizcaína, para que la ‘Y’ vasca esté concluida, según lo previsto, en 2016. López ha presidido el acto simbólico de inicio de las obras del tramo Hernialde-Zizurkil, el último del total de 17 que ejecuta el Gobierno vasco en Gipuzkoa, donde ya todos están finalizados o en construcción, a falta de definir los accesos definitivos a San Sebastián e Irun y su conexión con Francia.

El lehendakari ha instado al Ejecutivo que preside Mariano Rajoy a que “haga lo propio con el otro ramal” y poder llevar, “entre todos, a buen puerto la alta velocidad para 2016” como está previsto. La ‘Y’ vasca, y “su conexión con Burgos y Valladolid”, sigue siendo “prioritaria”, aunque en “el Ministerio de Fomento hay recortes” y ha dicho desconocer “hasta donde pueden llegar esos recortes”, asegura el subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa.

José Luis Herrador, quien ha asistido al acto, al igual que el consejero de Transportes, Iñaki Arriola, y otras autoridades, ha dicho sin embargo, en declaraciones a los periodistas, que, si bien el Ministerio de Fomento mantiene su “firme compromiso de seguir con esta obra” porque la considera “prioritaria”, no se puede adelantar “hasta dónde pueden llegar los recortes”, dada la “muy difícil y complicada” situación económica que atraviesa el país. Tras recordar que es el Ejecutivo central el que financia la obra, Herrador ha subrayado que este proyecto sigue siendo “fundamental para el Estado” porque unirá “el País Vasco con el resto de España y Europa”.

No obstante, ha dicho que, ante la difícil situación económica actual, “se hará lo posible, dentro de las posibilidades”, y ha agregado que, “a día de hoy, tenemos que esperar acontecimientos”, a la vista de “cómo está la prima de riesgo, cómo está cayendo la bolsa” y con “un déficit cada día mayor”.

El lehendakari ha criticado por otro lado, en su discurso, a “quienes cuestionan esta inversión y la consideran un despilfarro en tiempos de crisis”, al tiempo que ha dicho no comprender “la oposición que mantiene contra esta infraestructura alguna institución de este territorio”. “Y no sólo contra el TAV” sino contra “todos los grandes proyectos previstos para Gipuzkoa”, ha denunciado López, quien, sin citar expresamente a los gobiernos de Bildu en la Diputación y numerosos ayuntamientos, les ha acusado de estar “paralizando grandes obras e inversiones”, bajo “la excusa de la crisis”, cuando su objetivo es mejorar la calidad de vida de los guipuzcoanos.

López califica de “aún más incomprensible esa parálisis inversora en los tiempos en que más se necesita” y ha agregado que “gobernar no es paralizar sino impulsar aquello que genera crecimiento y empleo”.

Tras defender “la modernidad” en Gipuzkoa y también en los otros dos territorios, el lehendakari ha apostado por la vertebración y cohesión del conjunto de Euskadi y ha renovado su invitación a “unir esfuerzos” para hacer un País Vasco “fuerte, bien comunicado y con mayores posibilidades”. “Este gobierno -ha añadido- no va a dejar a Gipuzkoa atrás, no va a abandonar a ninguno de sus miembros”.

Con el tramo Hernialde-Zizurkil, de casi 6 kilómetros de longitud, son ya 59 los que están en construcción o terminados en la parte guipuzcoana del TAV, un proyecto que será realidad, según ha recordado el lehendakari una vez más, gracias al “esfuerzo” de empresarios y trabajadores que, “aguantando insultos, amenazas y ataques”, construyen una infraestructura que “nació bajo la amenaza directa de la violencia terrorista”.

El Cabildo paraliza por la crisis los planes de tren proyectados para el sur y norte de Tenerife

Crisis y más crisis. Malos tiempos para el tren. Los proyectos para llevar sendos trenes al norte y al sur de Tenerife están paralizados por la falta de financiación. En noviembre el Cabildo sorprendió con el anuncio de que aparcaba los proyectos por falta de financiación. Un año antes el presidente tinerfeño, Ricardo Melchior, daba por hecho no sólo su entrada en funcionamiento en 2018.

De momento, la Corporación insular mantiene el gasto previsto en la planificación territorial y la declaración de impacto ambiental, pero no irá más allá en los proyectos constructivos hasta que el nuevo Ministerio de Fomento firme la adenda de ocho millones de euros previstos en los Presupuestos Generales del Estado de este año. Esta cantidad se sumaría a los dos millones iniciales aportados en 2011, consecuencia del convenio suscrito entre el Cabildo tinerfeño y el Ministerio de Fomento del anterior Gobierno socialista. El compromiso al que se llegó con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que el nuevo Ejecutivo no ha ratificado preveía un aporte anual sin determinar que durante no más de 30 años a partir de 2015.

El coste de la ejecución de los trabajos del tren entre Santa Cruz de Tenerife y Adeje, con una prolongación prevista hasta el puerto de Fonsalía, en Guía de Isora, ronda ya los 2.400 millones de euros y la idea del Cabildo era que el Estado, descartado que financiara el 100% del proyecto, aportara el 70% del coste total y el 30% restante se cubriría con los ingresos que se obtengan, de manera que la infraestructura no le costase al Cabildo ni un solo euro.

El Cabildo de Gran Canaria aprobó provisionalmente el 30 de diciembre el anteproyecto y el estudio de impacto ambiental del tren de la isla, pero su presidente, José Miguel Bravo de Laguna, advirtió que su construcción «está supeditada a la recepción de 1.565 millones», el coste total de la infraestructura.

El presidente grancanario explicó ese día que con la aprobación del estudio medioambiental sobre el anteproyecto del tren y su aprobación provisional, después de que en 2010 se diera el visto bueno al Plan Territorial de Ordenación, el equipo de gobierno insular «ha hecho sus deberes» y ha «justificado» el gasto efectuado por el Ministerio de Fomento, que había comprometido para las primeras fases de este proyecto, unos 23 millones de euros. El Cabildo de Gran Canaria continuará impulsado los tramites correspondientes aún sabiendo que la construcción y explotación requiere de una inversión cuantiosa que, según Bravo de Laguna, deberá producirse a nivel nacional o europeo.

El trazado del tren de Gran Canaria unirá la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y San Bartolomé de Tirajana a través de 11 estaciones, por el corredor este de la isla, donde se acumulan dos tercios de la población insular.
La idea del Cabildo, siempre que haya financiación, es que las obras concluyan en cuatro años una vez que se inicien. La previsión es que en su primer año el tren mueva 12,8 millones de pasajeros.

(Fuente Canarias 7)

La crisis obliga a aparcar más de 3.000 locomotoras en Estados Unidos

La crisis sigue golpeando al ferrocarril en el mundo. Estados Unidos tampoco se libra de las consecuencias de la penuria económica que ha provocado una significativa merma en las actividades ,hasta tal punto que las siete grandes megacompañías norteamericanas han recurrido a un forzoso estacionamiento en parte de sus enormes flotas de locomotoras.

Según aseguran fuete del sector ferroviario norteamericano, más de 3.000 máquinas permanecen estacionadas a la espera de la recuperación de tráfico. No se trata de locomotoras antiguas o en mal estado, sino que afecta a unidades modernas y de última generación, por ejemplo a las General Electric tipo AC4400CW y a las EMD, tipo SD70MAC.

Sin embargo, máquinas más antiguas de 2.500 –3.000 CV. no han sufrido los efectos de la regulación. La razón es que las locomotoras más pequeñas tienen un mayor uso en las líneas secundarias y en las grandes estaciones de clasificación, aunque obliguen a un mayor mantenimiento.

Antes de que una locomotora sea apartada circunstancialmente es sometida a una revisión profunda que permite su inmediata puesta en marcha en cuanto deje de estar justificada su retirada provisional. El estacionamiento en las grandes compañías, Clase I, afecta a 3.100 de las 27.600 existentes. Lo que significa que el 11% del total del parque de locomotoras que funcionan en las distintas redes ferroviarias estadounidenses de las diferentes clases han sido apartadas del servicio. Destaca el porcentaje de más del 15% de la enorme flota de la primera megacompañía, la Union Pacifc, y de casi el 16% de Canadian Pacific.

Por compañías, la estadística- que pone de relieve esas grandes cifras – son las siguientes: En Union Pacific son 1.300 las máquinas que se han mandado al depósito de las 8.500 que conforman el parque; Burlington Northen Santa Fe (BNSF) tiene 700 locomotoras estaones de las 6.750 unidades que contabilizan la flota. En Norfolk Southern, el parque lo componen 4.000 y 119 permanecen fuera de servicio. CSX posee también 4.000 unidades y ha paralizado 495. Canadian National mantiene 1.820 máquinas, de las que 150 están fuera de servicio. Y Canadian Pacific, con 1.700, tiene 270 fuera de las vías de mercancías; mientras KCS deja 100 sin asignación de las 850 unidades que forman parte de su flota. Ni el gigante americano se salva.

(Fuente Vía Libre. Imagen William Grimes en Wikimedia Commons)