Archivo mensual: diciembre 2019

Prueba piloto para detectar rocas sobre la vía

Adif ha aprobado la licitación del contrato para el desarrollo, en la provincia de Barcelona, de la prueba piloto del proyecto de I+D+i Smanslope, cuyo objetivo final es disponer de un sistema operativo de advertencia de desprendimiento de rocas en la infraestructura ferroviaria. El contrato licitado contempla el suministro, instalación y desinstalación de dicho sistema, así como la supervisión de su funcionamiento durante dos años y la generación de informes sobre su comportamiento, con un presupuesto de 516.639,76 euros (IVA incluido). En función de los resultados de este prototipo pre-comercial, se analizará su uso futuro en la red de Adif.

La instalación, conexionado y calibrado de una unidad de detección basada en la tecnología DAS (Distributed Acoustic Sensing) permitirá identificar y capturar aquellos eventos asociados a la caída de rocas (y obstáculos en general) en el entorno de la vía en una longitud de unos 60 kilómetros de trazado ferroviario (30 kilómetros a cada lado de la unidad de detección, en ambas vías).

El proyecto responde a la necesidad de hacer frente al hecho de que en los taludes de desmonte o trincheras, especialmente si las condiciones geológicas, atmosféricas y morfológicas no son favorables, pueden producirse movimientos de ladera que deriven en la movilización de masas rocosas, desprendimientos de rocas y deslizamientos. Por ello, es preciso contar con sistemas activos de control y detección, que permitan reaccionar con antelación y tomar acciones de mitigación.

Con esta finalidad, Adif ha trabajado durante más de una década en la tecnología DAS, potenciando su evolución junto al sector tecnológico e industrial en diferentes iniciativas. Así, entre 2007 y 2010 se realizó el proyecto MIFFO (Monitorización de la Infraestructura mediante Fibra Óptica), con el cual se inició esta línea de trabajo, y en 2014 se inició el proyecto SIMIT, con el que se concluyó que la tecnología DAS es apta para la detección de caída de taludes en la infraestructura ferroviaria. Tras el desarrollo de estos proyectos, Adif concluyó la conveniencia de emplear sistemas posicionados en la infraestructura y no embarcados en el material rodante.

La tecnología DAS se basa en el empleo de una o varias fibras ópticas que se encuentran tendidas a lo largo del trazado ferroviario y que funcionan como elementos de sensado. El valor añadido del sistema es que solo hay que realizar una pequeña intervención en los extremos de la fibra, que ya suele estar instalada en la canaleta de comunicaciones de la línea ferroviaria. El sistema permite la monitorización en tiempo real de una gran longitud de la infraestructura, a intervalos de unos 10 metros.

El proyecto Smanslope es uno de los retos tecnológicos impulsados y planteados por Adif en el marco de su modelo de innovación abierta, con el fin de generar soluciones de mercado para reducir el impacto y el riesgo en la explotación ferroviaria. Estos retos se enmarcan en el Plan de Innovación de las Infraestructuras del Transporte 2018 – 2020 del Ministerio de Fomento. En el caso de Smanslope, está dentro de una de las iniciativas lideradas por Adif, la referida a nuevos sistemas de seguridad en la infraestructura ferroviaria.

Primeras obras en una década en el Directo

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) proyecta cambiar 171.752 traviesas en dos de los ocho tramos de la línea del Directo, entre Madrid y Burgos. Será la primera actuación en positivo en muchos años desde Aranda de Duero hacia Madrid, donde la circulación de trenes no solo está interrumpida, sino que es técnicamente imposible tras el sellado en 2018 del túnel de Robregordo, con la máquina que quedó atrapada por el desprendimiento de 2011.

La actuación que se prevé realizar, aún en proyecto, contaría con el cambio en el tramo de la vía entre el límite de la provincia con Segovia, en el punto kilométrico 164/600 hasta la estación arandina del Montecillo. También afectaría a la bifurcación de la capital ribereña. Se trata de las traviesas de hormigón bibloque RS instaladas que se sustituirán y que lleva a pensar que Adif pudiera tener algunas aspiraciones para una línea férrea que se está convirtiendo, desde Aranda a Madrid, en una vía fantasma.

Desde su puesta en servicio, en 1968, fue una conexión muy útil y eficaz hasta comienzos de la década de 1990, cuando llegó su declive con el descarrilamiento de un Talgo y su muerte un año después, por el accidente en el túnel de Somosierra. La línea, de 280 kilómetros de longitud, quedó dividida en dos mitades, cortando la comunicación directa entre Madrid y Burgos por ferrocarril. Y Renfe nunca más volvió a pedir permisos para que circularan sus trenes. Ahora solo se utilizan 25 kilómetros para transporte de pasajeros, los que corresponden a Cercanías desde Madrid hasta Colmenar Viejo. Otros 96 kilómetro,s que conectan Aranda con la Nueva Variante Ferroviaria de Burgos, sirven para transporte de mercancías. El resto, 159 kilómetros de vía desde Colmenar Viejo hasta Aranda de Duero, está operativo sobre el papel, pero abandonado en la práctica.

Sin embargo, la línea sigue formando parte de la Red Ferroviaria de Interés General del Estado, el conjunto de vías que gestiona Adif y que tienen estatus de interés público nacional. Aunque hay fondos públicos para mantener la vía en buenas condiciones, se ha convertido en una conexión inexistente y en un agujero de más de 15 millones para las arcas públicas. Los ayuntamientos de los diferentes municipios afectados aseguran que en estos ocho años no han tenido noticias de Adif. También denuncian que desde hace años no se realiza ninguna labor de mantenimiento ni de vigilancia y que la vía ha sido abandonada, “de forma sistemática” por parte de la administradora ferroviaria. Los robos y vandalizaciones han sido permanentes desde el cierre.

La Plataforma por el ferrocarril Madrid-Aranda-Burgos, la asociación que lucha por la reapertura de la línea, exige a Adif la aplicación de los recursos del contrato marco de mantenimiento con carácter urgente y cautelar, ante el grave deterioro que sufre la vía. Como también piden celeridad en mantener un encuentro con la presidenta del administrador. Todo ello sin descartar acudir a la justicia en el caso de que no se tenga en cuenta esta obligación.

La Plataforma asegura que la situación de la vía se ha agravado. Sus componentes piden que se lleven a cabo trabajos de desbroce y control de vegetación. Y ponen de manifiesto su intención de “poner en manos de la fiscalía toda la documentación y datos pertinentes, por entender que los daños que este ente y el Ministerio provocan a la vía, de modo directo o indirecto (presunta prevaricación) se realizan de manera deliberada e intencionada (bajo el principio de mala fe), favoreciendo con esta falta de interés”.

Jaén aún confía en su tranvía

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha remitido al Ayuntamiento de Jaén el borrador de convenio de colaboración a firmar entre ambas entidades para la puesta en servicio del tranvía de Jaén, una infraestructura concluida en 2011, pero que nunca ha funcionado. El contenido del mismo se adapta tanto al acuerdo del Consejo de Gobierno de 2018 sobre la Declaración de Interés Metropolitano de este transporte, como al consenso alcanzado en la reunión técnica celebrada por responsables de ambas administraciones para la reactivación de este transporte, que se impulsó en la reunión del pasado 30 de julio.

La consejera del ramo, Marifrán Carazo, ha subrayado el “compromiso firme” del nuevo Gobierno andaluz para desbloquear esta infraestructura “que lleva más de ocho años paralizada sin que la ciudad de Jaén y su área metropolitana puedan haber rentabilizado social, medioambiental y económicamente una inversión de más de 120 millones de euros en todo este tiempo”. También ha añadido que, tal y como se comprometió la Consejería, el borrador se ha remitido antes de la finalización del presente año para que el Consistorio pueda analizarlo y avanzar así en su formalización definitiva.

El sistema tranviario de Jaén, cuyo proyecto, ejecución de obra y financiación del material móvil fue asumida por el Gobierno andaluz tras una inversión de más de 120 millones de euros, fue entregado por la Junta al Consistorio el 18 de abril de 2011, sin que llegara nunca a ponerse en servicio comercial. Con un trazado de 4,7 kilómetros y diez paradas, según explicó Marifrán Carazo en sede parlamentaria, el proyecto del tranvía de Jaén pasó de un coste inicial de 83 millones de euros a 121 millones, sumando las reclamaciones judiciales y los costes financieros, un desvío del 45% que la consejera ha lamentado.

Los términos del convenio y la fórmula de colaboración por ambas administraciones venía ya reflejada en la citada Declaración de Interés Metropolitano. En esta se determinaba, entre otros aspectos, que el Ayuntamiento entrega en favor de la Consejería las infraestructuras, instalaciones y material móvil del tranvía, con un sistema de aportaciones para la reactivación y explotación anual que se desglosaba entre el 75% de la diferencia entre la tarifa técnica y la real multiplicada por el número de viajeros por parte de Junta, y el 25% restante de este parámetro por parte del Consistorio.

Igualmente, el borrador del convenio incluye el acuerdo alcanzado en la segunda reunión de la mesa técnica de trabajo para la reactivación del sistema tranviario, celebrada el pasado 9 de octubre, que permitió desbloquear la negociación entre ambas administraciones, algo que no llegó a prosperar al final de la pasada legislatura.

Por su parte, el alcalde de Jaén, Julio Millán, ha señalado que se está estudiando la propuesta de convenio entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Jaén. Asimismo, ha añadido que, pese a lo ajustado de los plazos de recepción de este documento, 26 de diciembre con solo dos días laborables más en el calendario, el Ayuntamiento “ha puesto todos sus mecanismos en marcha para fiscalizarlo y someterlo a la mayor brevedad posible a un pleno extraordinario y urgente convocado solo a este efecto”.

Renfe sube el precio de los billetes

Aunque alguien lo pueda pensar, no es una inocentada. Renfe subirá el precio de los billetes de todos sus trenes en 2020, de forma que el del AVE convencional se encarecerá un 1,10% y los de Cercanías y regionales se incrementarán un 1%. De esta forma, actualiza el precio de sus trenes AVE convencionales en tanto ultima el lanzamiento del nuevo AVE de bajo coste AVLO en la línea Madrid-Barcelona y en vísperas de afrontar la competencia de otros operadores cuando el transporte de viajeros en tren se liberalice a finales del año.

Por el momento, el 1 enero de 2020, Renfe subirá un 1,10% el precio de los billetes de todos los AVE y Larga Distancia, los servicios considerados comerciales y para los que la compañía tiene libertad para fijar las tarifas. Se trata de la primera subida que el billete de estos trenes registra en tres años. Renfe achaca esta subida de 2020 al “previsto incremento” del nuevo canon que prepara Adif, esto es, el importe que la compañía titular y gestora de la red ferroviaria cobra a los operadores por el uso de las vías y las estaciones ferroviarias.

La subida de billete afectará a los 33,6 millones de viajeros que utilizan los trenes AVE y Larga Distancia, según datos de cierre de 2018. De ellos, 21,33 son viajeros de Alta Velocidad y otros 12,30 millones, del resto de trenes. En cuanto a los trenes de Cercanías, las tarifas de este servicio que Renfe presta en una docena de ciudades subirán un 1% en 2020, lo que supondrá su primer incremento desde 2015.

De su lado, el servicio de Media Distancia, los trenes de trayectos regionales, subirá también un 1%, tanto para el caso de los que circulan por líneas convencionales, como de los Avant que circulan por líneas AVE. No obstante, en este último caso, el billete sencillo de los Avant subirá un 1,2%, mientras que los ‘bonos multiviaje’ se mantendrán sin variación. Respecto a los trenes que circulan por vías estrechas del norte del país, los de la extinta Feve, la subida de billetes será del 1,1%.

Renfe enmarca estos aumentos en las “criterios” fijados en el contrato-programa que tiene suscrito con el Estado por el que la operadora tiene encomendada la prestación de estos servicios en monopolio para al menos los diez próximos años. En virtud de este convenio, la operadora recibe una subvención estatal anual de unos 900 millones de euros para garantizar estos trenes, que no tienen rentabilidad económica, pero sí social y de vertebración territorial. Además, son los trenes que mayor número de viajeros transportan. Cercanías da servicio a 440 millones de usuarios al año, mientras que en los trenes regionales convencionales transporta 24,21 millones de pasajeros y los Avant, otros 8,65 millones

La SNCF pierda ya 400 millones por la huelga

Las huelgas salen caras. La Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) pierde por cada jornada de paros unos 20 millones en ingresos, según asegura su presidente, Jean-Paul Farandou, en una entrevista publicada esta semana. Es decir que, en los veinte días de conflicto que vive la sociedad francesa, la factura de la huelga asciende ya a 400 millones de euros. Y se esperan aún nuevas moviliaciones una vez acaben las fiestas de Navidad.

La reforma de las pensiones del presidente francés, Emmanuel Macron, ha lanzado a la calle a millones de personas que protestan por los cambios, que afecta en otras cuestiones a la edad de jubilación, principal escollo de las negociaciones ente el Gobierno y los sindicatos. La solución al conflicto no parace fácil y las posibilidades para acercar posturas son aún lejanas. El gremio ferroviario también se ha sumado a las protestas. Sufre un importante y repentino aumento de las bajas por enfermedad; y la ausencia de los conductores de metro se ha triplicado en comparación con diciembre del año pasado.

Farandou subraya que es demasiado pronto para hacer un balance completo de la situación para la empresa, entre otras cosas porque las protestas prosiguen, pero avanzó que sus cuentas de 2019 estarán “fuertemente impactadas”. Los trenes son, con el transporte metropolitano de París, los sectores con más seguimiento de las movilizaciones que se iniciaron el 5 de diciembre, y afectan un día más a millones de personas en sus desplazamientos cotidianos.

El primer ministro, Édouard Philippe, presentó el lunes un calendario de negociaciones sobre su proyecto de reforma a partir del 7 de enero con los sindicatos y la patronal mediante múltiples reuniones con los ministros competentes. Pero Philippe Martínez, el líder de la Confederación General del Trabajo (CGT, el principal sindicato convocante de los paros), advirtió este martes de que no le ha gustado la forma utilizada por el primer ministro Philippe para ese anuncio -un comunicado en lugar de una invitación- y dijo que no sabe de qué se va a discutir, en una entrevista a la emisora “France Info”.

El secretario de Estado para las pensiones, Laurent Pietraszewski, insiste, por su parte, en que la pelota está en el tejado de los sindicatos para encontrar un compromiso porque el Ejecutivo ha manifestado su disposición con sus propuestas y la negociación que ha abierto, en otra entrevista al canal “BFMTV”.

El próximo momento importante de la pulseada entre sindicatos y gobierno se producirá el sábado 28 de diciembre, con una jornada de acciones descentralizadas en todo el país. Sin embargo, el Ejecutivo, que quiere remplazar los 42 regímenes especiales de jubilación existentes por un sistema universal “por puntos”, volvió a afirmarlo esta semana en la voz de Pietraszewski: “De ningún modo daremos marcha atrás con la supresión de los regímenes especiales”.

Los trenes cruzan ya el puente de Crimea

El puente de Crimea está ya abierto a la circulación de trenes. Iniciado en noviembre de 2016, esta sofisticada plataforma de 19 kilómetros, es una de las obras de ingeniería más complejas de Rusia, construida en el disputado estrecho de Kerch y une a la península de Crimea con Rusia como símbolo de su controvertida anexión en 2014. Este viaducto es el más largo de Rusia y Europa y ha sido calificado como la ‘obra del siglo’.

La plataforma tiene seis kilómetros sobre las aguas del estrecho de Kerch; el resto, incluyendo la isla de Tuzla en medio del estrecho, se sitúan sobre tierra. Tiene 306 tramos; cada uno de ellos tiene dos bloques en los que se forman las vías de circulación hacia Crimea y de vuelta, y pesa 500 toneladas. Las construcciones metálicas se sostienen sobre 307 pilares. En la construcción de la parte ferroviaria estuvieron involucrados más de 6.500 ingenieros y trabajadores unos 500 equipos.

Putin ordenó la construcción del puente, un proyecto originalmente ruso-ucraniano, con el fin de romper el aislamiento de la península ucraniana anexionada en marzo de 2014 con el resto del continente. El viaducto, una de las obras de ingeniería más complejas de Rusia, se compone de dos estructuras paralelas para el tráfico vial y ferroviario. La autopista consta de cuatro carriles y tiene una capacidad de tráfico de 40.000 vehículos al día. Las dos vías de ferrocarril podrán soportar el paso de 47 trayectos de ida y vuelta diarios, lo que —de acuerdo con las estimaciones— permitirá trasladar a 14 millones de pasajeros al año.

De momento, por el puente de Crimea solo van a circular trenes de pasajeros, mientras que el tránsito de los trenes de carga iniciará no antes de junio de 2020. A la estación ferroviaria de Simferópol los pasajeros podrán llegar —pasando por el puente de Crimea— en tren desde Moscú, cuyo viaje dura unas 33 horas. “Tavria” recorrerá en 43,5 horas los 2.741 kilómetros que separan la segunda ciudad rusa del puerto que acoge la base de la flota del mar Negro. Los billetes cuestan a partir de 2.966 rublos (unos 46 dólares) en el caso del que parte de Moscú y de 3.500 el que sale de San Petersburgo (unos 55 dólares).

A la inauguración de la parte ferroviaria del viaducto, que une la península de Kerch (Crimea) con la parte continental de Rusia, ha asistido el presidente de Rusia, Vladímir Putin. El mismo día de la inauguración de la parte ferroviaria, desde la ciudad rusa de San Petersburgo partía el primer tren de pasajeros que cruzó el puente de Crimea. Pasó por el viaducto el 25 de diciembre, y 43 horas después del inicio de su viaje llegó a la estación de Sebastopol (Crimea, Rusia).

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, asegura que este tramo de ferrocarril constituye “otra violación de la soberanía e integridad territorial” de Ucrania por parte de Moscú. “Esta conexión ferroviaria es un paso más hacia una integración forzada con Rusia de la ilegalmente anexionada península y el aislamiento de Crimea de Ucrania, de la que sigue siendo parte”, enfatizó un portavoz de Borrell en un comunicado.

“La UE espera que Rusia garantice un paso libre y sin impedimentos a través del estrecho de Kerch, de acuerdo a la ley internacional”, declaró el jefe de la diplomacia comunitaria. En esa línea, reiteró el “total apoyo” de la UE a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras legalmente reconocidas, y recordó que la Unión “no reconoce ni reconocerá la anexión ilegal de la península de Crimea por Rusia”.

FGC explotará el tren al aeropuerto del Prat

El Govern que preside Quim Torra ha otorgado a Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) la prestación del nuevo servicio de tren al aeropuerto de Barcelona que entrará en funcionamiento cuando se acaben las obras del ramal que está construyendo Adif, y que enlazará la estación de El Prat con la terminal T1. El ejecutivo catalán ha decidido declarar esta línea ferroviaria como servicio público, situarla en el ámbito de cercanías de Cataluña y atribuir la prestación a FGC.

La Generalitat considera que le corresponde a FGC asumir la prestación del servicio de esta lanzadera al aeropuerto en virtud del Estatuto de Autonomía, que atribuye a la Generalitat la competencia exclusiva sobre los transportes de ferrocarril que transcurran íntegramente dentro del territorio catalán, “con independencia de la titularidad de la infraestructura”. Además, el ejecutivo catalán destaca que el Estado traspasó también el servicio de Cercanías a la Generalitat.

En estos momentos, el Ministerio de Fomento está ejecutando las obras para construir el ramal de 4,5 kilómetros que enlazará la estación de El Prat de Llobregat (Barcelona) con la terminal T1 del aeropuerto, y que está previsto acaben en el año 2022. Las obras incluyen también la construcción de nuevas estaciones en la T1 y la T2, con intercambio en la línea L9 del metro. La nueva linea de cercanías prestará servicio a las dos terminales del aeropuerto (ahora se para solo en la T2) y tendrá el doble de frecuencia, con un tren cada 15 minutos, frente a los 30 minutos actuales.

El acuerdo al que ha dado luz verde el Govern faculta a FGC a “llevar a cabo las actuaciones necesarias para determinar las condiciones de explotación y de financiación para la prestación del nuevo servicio ferroviario al aeropuerto”. El ejecutivo catalán señala que “la Generalitat tiene la voluntad de garantizar un servicio de viajeros con unas condiciones adecuadas de frecuencia y de calidad, favorecer una movilidad más sostenible y contribuir a la vertebración territorial“.

Peligra el Museo ferroviario de Santander

La Asociación Cántabra de Amigos del Ferrocarril (ACAF) teme por su futuro. El próximo 31 de diciembre vence el plazo que Adif les dio en enero para mantenerse en su actual sede, un edificio situado en terrenos del administrador ferroviario que se ve afectado por el proceso de integración ferroviaria que transformará esta zona del barrio Castilla-Hermida. «No sabemos si sigue teniendo validez o no porque las intervenciones están paradas, pero queda poco más de una semana para la fecha», advierte el vicepresidente Pablo Cantero.

La intervención, que iba a empezar este año, está paralizada por la entrada de Ciudadanos en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Santander junto al PP. El pacto firmado entre ambos partidos contempla que el proyecto se revise y se abra a la participación ciudadana. Esta decisión ha impedido que se inicien las obras a la espera de que se organicen las mesas técnicas donde se debatirá el futuro de esos espacios liberados. En uno de los edificios de esta zona la ACAF regenta en régimen de alquiler el espacio donde se ubica el Museo del Ferrocarril de la ciudad.

«Lo van a derruir cuando se inicien las obras, pero nadie nos dice si piensan reubicarlo en otro lugar». Confían, sin embargo, en no tener que abandonar el edificio, pero nadie les ha comunicado aún cuál va a ser su futuro. El proyecto de integración ferroviaria estará financiado por tres entidades: Fomento, el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander. La primera sí contempla en su presupuesto para el año 2020 la primera anualidad de esta actuación, pero las otras dos la han suprimido en vista del retraso en el planteamiento. «Nos preocupa que, aunque las dos administraciones regionales (Ejecutivo y Consistorio) no tengan pensado iniciar ninguna obra en 2020, Adif sí lo haga, ya que lo contempla en sus cuentas y es quien asume la mayor parte del pago»

Como todos los años, la ACAF orjaniza unas jornadas de puertas abiertas (en esta ocasión para el 23, 26 y el 27 de diciembre, y el 2 y el 3 de enero) que son gratuitas; y se realizan entre las cinco y las ocho de la tarde. Están diseñadas para «dar a conocer el museo a todo aquel que todavía no haya venido o le apetezca volver a visitarlo. Ahí les explicaremos todo lo que quieran saber sobre la historia del ferrocarril en Cantabria y las piezas que atesoramos”.

La ACAF cree que, si desaparece el museo, desaparece la historia ferroviaria en Cantabria. «Ya hemos hablado con todas las corporaciones, regionales y locales. Nos dicen que no nos preocupemos por el futuro, pero tampoco nos dan una respuesta clara sobre dónde piensan ubicarlo». «Es necesario conservar los testimonios de un paso que no por superado debe ser olvidado. De una forma u otra, ha permitido alcanzar la situación actual y no es posible saber a dónde vamos sin conocer de dónde venimos», exploca otro de los asociados, Juan González.

La asociación nació en 1978 con el objetivo de preservar la memoria material y documental del tren en Cantabria. Además de mantener el local, cuenta con exposiciones, ciclos de conferencias y publicaciones. «Todos los cántabros preocupados por su identidad histórica y cultural deberían pronunciarse por la supervivencia del museo», expone González, que considera que las jornadas de puertas abiertas que se desarrollarán estos días «son una buena ocasión para conocer lo que hay y lo que se ha hecho». «Ojalá no sea para entonar un adiós definitivo».

Once años de Treneando

Decimoprimer aniversario del blog. Como cada 23 de diciembre, es el día que dedico esta entrada a recrearme un poco en esta página web que, cuando nació, tan solo aspiraba a hacerse un pequeño hueco en el mundo ferroviario. Consciente de que esta pasión alcanza a miles de personas, intentaba poner un pequeño granito de arena en la divulgación de historias ferroviarias. Y nunca pensé que ese oficio diario me llevara hasta aquí.

Me permito, por tanto, felicitarme por este largo camino que he recorrido en estos últimos once años. Y me congratulo porque, el simple hecho de seguir con estes hobby, es ya de por sí todo un logro. En este mundo tan efímero de la blogosfera, la media de vida de una bitácora dicen que apenas si supera los cinco meses. Los estudios calculan que en Internet habrá 150 millones de blogs, pero que solo se mantiene el 1%. activo. ¡Cómo para no sentir satisfacción por estos once años! ¡Es todo un éxito!

Os confieso que se nota el paso del tiempo; y mucho. No tanto por el contenido del blog, más o menos parecido a los tiempos de bonanza (superaba las 2.500 lecturas diarias), sino porque en estos momentos, los impactos se han reducido considerablemente (hay quien habla de la muerte de los blogs…) Eso desanima, no os lo oculto; e incluso te hace pensar que quizá ha llegado la hora de dejarlo. La idea me ronda por la cabeza desde hace tiempo. Visto lo visto…Como decía Paul Auster “no es que escribir me produzca un gran placer, pero es mucho peor si no lo hago”. Así que me propongo mantenerme vivo otro año más. Quizá se reduzca la producción; quizá no asista a diario a esta cita. Pero si lo hago, siempre acudiré con el mismo espíritu que dio sentido a este blog. Y superar cuantos obstáculos se presenten para estar ahí, al pie del cañón.

Como os digo, desalienta ver cómo el blog pierde lectores. Y eso alienta los pensamientos negativos. Porque en definitiva, uno escribe para que le lean ¿por qué si no? Pero me estimula saber que casi mil personas reciben todos los días el contenido de mi blog porque han decidido suscribirse a Treneando. Lo uno por lo otro. Así que, vuelvo a repetirme, intentaré seguir un tiempo más y trataré de aportar otros granitos de arena.

Cada año os repito lo mismo. Treneando aspira a una de estas tres máximas: informar, explorar y entretener. Perdonad mis errores; a buen seguro que los cometo. Sed indulgentes con mis fallos. Sigo aprendiendo; e intento que otros también lo hagan. Seguro que muchas veces no seré original. Pero os prometo que intento buscar la diferencia: incidir en un matiz, un punto de vista distinto, más distante, menos entregado. Mi pasión son los trenes, las vías, los vehículos, las infraestructuras que hacen posible mover el ferrocarril. Y en ese empeño pongo todos los días parte de mi vida para acercarme un poco más a quienes me seguís.

Y aquí os va la felicitación de este año

India avanza hacia la electrificación del ferrocarril

El Ministerio de Ferrocarriles de la India ha firmado un memorando de entendimiento (MoU) con el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) en el Reino Unido. Ambos organismos trabajarán juntos para lograr la eficiencia energética y la autosuficiencia de Indian Railways. La asociación trabajará para desplegar infraestructura de carga de vehículos eléctricos y locomotoras de maniobras alimentadas por baterías.

“La colaboración de Indian Railways con DFID, Reino Unido, contribuirá en gran medida a garantizar la autosuficiencia y la eficiencia en términos de energía y unos ferrocarriles indios más ecológicos“, asegura el Ministerio de Ferrocarriles de la India. El ministerio apunta a reducir su huella de carbono. Recientemente, el Comité del Gabinete de Asuntos Económicos (CCEA) aprobó la electrificación completa de la red ferroviaria para cumplir este objetivo.

El memorando de entendimiento cubre la planificación energética de acuerdo con las políticas gubernamentales, que incluyen avanzar hacia fuentes de electricidad 100% más ecológicas. También tiene como objetivo promover prácticas de eficiencia energética, eficiencia de combustible y otras iniciativas de energía sostenible. Ambas organizaciones analizarán el despliegue de la infraestructura de carga de vehículos eléctricos y las locomotoras de maniobra que funcionan con baterías. El memorando de entendimiento también cubre programas de capacitación y visitas industriales.

El mes pasado, el ministerio lanzó tres aplicaciones en línea para mejorar la supervisión de proyectos y los servicios de TI en todo el país. En septiembre, el ministerio decidió adoptar la tecnología Head on Generation (HOG) en todos los autocares Linke Hofmann Busch (LHB) para reducir los costos de energía. En julio, Indian Railways solicitó la aprobación del gobierno para construir tres redes dedicadas de corredores de carga con una inversión total de Rs3tn (43,53 mil millones de dólares).

Los Ferrocarriles Indios recibieron una asignación de 658.380 millones de rupias (casi 8.400 millones de euros al cambio) en el presupuesto de la Unión este año fiscal. Esta asignación presupuestaria se utilizará para la construcción de nuevas líneas, la conversión de gálibos y la duplicación de vías.