Archivo de la etiqueta: Avant

La huella de carbono, en billetes de Renfe

Renfe proporciona información a los viajeros de servicios Ave y Avant de su huella de carbono, aportando la comparación con modos competidores como el automóvil y con la aviación, en las relaciones donde este modo es competidor. Esta acción responde al Plan Director de Lucha contra el Cambio Climático 2018-2030 aprobado por la compañía, el documento que recoge las líneas generales de actuación para contribuir desde el sector ferroviario a evitar que el incremento de la temperatura media global supere los 2º respecto a los niveles preindustriales.

Los objetivos que incluye el Plan Director están incluidos en el Plan Estratégico de Renfe aprobado recientemente. La información de la huella de carbono de los viajes se incluye durante el proceso de compra de billetes, aportando datos de las emisiones de CO2 de un viajero en la pantalla final de compra, así como en el correo electrónico de confirmación.

Esta información se incorpora a los servicios de Ave y Avant, y en próximas etapas, se hará en el resto de servicios de viajeros de Renfe. Estos datos permiten conocer el impacto en términos de carbono de un viaje en tren de Alta Velocidad y su menor huella de carbono con respecto a los modos competidores, poniendo de manifiesto a la contribución de Renfe a la lucha contra el cambio climático.

El transporte es el sector del que procede el 26% de las emisiones de GEI en España. El ferrocarril es con diferencia el modo menos emisor respecto a la carretera y la aviación, de ahí que el cambio modal hacia los trenes sea uno de los objetivos generales del Plan, sobre la base del Libro Blanco del Transporte de la Unión Europea.

Los objetivos de transferencia modal hacia el ferrocarril, tanto de mercancías como de viajeros, señalan una paulatina reducción de emisiones en la próxima década hasta alcanzar una reducción del 2% en 2030 para el sector del trasporte en España. Dado que Adif y Renfe contribuyen a un 1% de las emisiones del sector, esta transferencia conseguiría reducir casi el doble de lo que se emite.

Los datos utilizados proceden de la herramienta Ecopassenger http://www.ecopassenger.org de la Unión Internacional del Ferrocarril (UIC) que cuenta con una sólida metodología combinando datos operativos y energéticos de cada uno de los operadores ferroviarios visados por la Fundación Italiana para el Desarrollo Sostenible, con datos de emisiones derivadas para todos los modos de transporte calculados por el Instituto Alemán de Medio Ambiente y Energía (IFEU).

Esta metodología incluye cálculos conservadores hacia el ferrocarril, proporcionando por defecto los valores de emisiones derivadas de la electricidad en función de los valores del sistema eléctrico de cada país, siendo posible ajustar dichas emisiones a la compra de electricidad renovable de cada operador según los datos estadísticos consolidados del año anterior. La herramienta proporciona datos de servicios ferroviarios para toda Europa incluyendo Ucrania, Rusia y Turquía.

El AVE gana viajeros nuevos en 2018

La demanda del tren creció en España en 2018 en todos los servicios, según el balance provisional de datos de cierre de ejercicio. La demanda global de servicios comerciales (que engloba todos los trenes de Larga Distancia con y sin Alta Velocidad, que compiten con el avión y la carretera ninguna subvención pública) alcanzó los 33,6 millones de viajeros, un 4% más que el año anterior. Dentro de estos servicios comerciales, los trenes AVE alcanzaron los 21,3 millones de viajes, 1.093.000 viajeros nuevos frente al año anterior, lo que supone un crecimiento del 3,7%.

Fuera de los servicios comerciales, en 2018 también destacó el crecimiento de la movilidad en trenes Avant, que cubren distancias medias en Alta Velocidad y son considerados servicios públicos. La demanda de estos trenes alcanzó los 8,68 millones de viajes este año, un 6% más que el anterior.

Con esta evolución de la demanda, el sistema de Alta Velocidad dio servicio en 2018 a 38,5 millones de viajeros. Esta cifra se alcanza al sumar los 21,33 millones de viajes que se realizaron en AVE, los 8,68 en trenes Avant y la parte de los viajes de Larga Distancia que discurre por Alta Velocidad y que alcanzó en 2018 los 8,5 millones de viajeros (el 70% de la demanda de servicios comerciales que no viaja en trenes AVE, pero sí circula por infraestructuras de Alta Velocidad).

La demanda de los servicios públicos, trenes de Cercanías y Media Distancia, registró una mejora de más del 4,1% y sumaron 474 millones de viajeros en 2018, es decir, 18 millones de viajeros más para el tren que en el año anterior. Destaca el crecimiento en el núcleo de Cercanías de Madrid, que movió 256 millones de viajeros, un 6% más que el año anterior, y en Rodalies de Barcelona, con 116 millones de viajes al año, un 2,4% más.

En el total de sus servicios, Renfe ha terminado el año 2018 con un crecimiento de la demanda del 4%, hasta los 507 millones de viajeros, con lo que el tren consigue recuperar 20 millones de viajes en un solo año y volver a superar la barrera de los 500 millones de viajes anuales, cifra que no se alcanzaba desde 2008.

Bombardier se suma a la puja por el ‘macrocontrato’

Bombardier se ha sumado a la puja por el ‘macrocontrato’ de mantenimiento de trenes que Renfe ha sacado a concurso, que supone realizar estos trabajos en un total de 420 vehículos de Cercanías y Avant durante cinco años por un importe total de 450 millones de euros. La multinacional canadiense, Talgo, CAF, Alstom y Siemens presentaron este viernes a la operadora sus solicitudes para participar en la puja, con la que ‘calientan motores’ de cara al “histórico” plan de compra de nuevos trenes que Renfe prevé lanzar próximamente.

La compañía ferroviaria analizará todas las solicitudes. Las empresas que cumplan con todos los requisitos serán invitadas a participar en el concurso público con el que prevé adjudicar estos trabajos el próximo mes de octubre, según indicaron en fuentes de la operadora. El contrato en liza abarca casi una tercera parte (el 30%) del parque de trenes de la compañía ferroviaria pública, que suma un total de 1.360 unidades. Renfe ha sacado a concurso el mantenimiento de veinte trenes de Alta Velocidad Media Distancia (Avant) por un importe de 74,5 millones de euros.

La compañía ha licitado la prestación de estos mismos trabajos en unos 391 trenes de Cercanías de los núcleos de Madrid y Barcelona, y en nueve trenes de vía estrecha de la extinta Feve por otros 329 millones. A su vez, en el caso de este último contrato, se ha estructurado en siete lotes distintos, de forma que los fabricantes interesados pueden presentar oferta por alguno de ellos o por todos.

Los lotes oscilan entre los 8,60 millones que supone el mantenimiento de la decena de trenes de vía estrecha hasta los 75,5 millones a los que asciende el del mantenimiento de 86 trenes de Cercanías de Barcelona.

En todos los casos, la compañía o compañías adjudicatarias de los trabajos deberán acometerlos junto con los talleres de Renfe mediante la constitución de una sociedad conjunta con la operadora ferroviaria pública que controlarán al 51%. En virtud de los pliegos de contratación, los adjudicatarios deberán cumplir con un “elevado grado de fiabilidad y disponibilidad de los trenes, especialmente en horas punta, y garantías de calidad y seguridad”.

Renfe abre la contratación de estos trabajos de mantenimiento en tanto la industria ferroviaria ultima lanzar su anunciado plan de compra de nuevos trenes, que comprenderá todo tipo de vehículos, especialmente de Cercanías y Mercancías, pero también de Alta Velocidad.

El AVE logra 21,1 millones de viajeros en 2017

Los trenes AVE de Renfe transportaron 21,10 millones de viajeros en el ejercicio 2017, lo que supone un crecimiento del 3,7% respecto a 2016 y alcanzar un nuevo máximo histórico. El AVE encadena además cinco años consecutivos de crecimientos desde 2013, ejercicio en el que precisamente se bajó el precio de los billetes y Renfe adoptó su nueva política comercial de descuentos y promociones. Además de esta estrategia comercial, el crecimiento del AVE viene impulsado por el aumento de la movilidad, el incremento del turismo y la continua puesta en marcha de nuevas líneas de Alta Velocidad.

El AVE y el Avant, los dos servicios que Renfe presta por líneas de Alta Velocidad, sumaron un total de 28,8 millones de pasajeros y crecieron un 4,1%. El Avant, el servicio de trenes media distancia (regional) que también se presta por líneas de Alta Velocidad, transportó 7,68 millones de pasajeros en 2017, un 5,1% más que un año antes. Por su parte, los trenes Alvia, los que durante su recorrido circulan combinando vías AVE con las líneas convencionales, registraron 6,7 millones de viajeros el pasado año. Se trata de más de la mitad de los 11,8 millones de usuarios con que cerraron los trenes de Larga Distancia de la operadora.

En su conjunto, los trenes AVE, Avant y Alvia fueron elegidos por 36,5 millones de pasajeros, un 3,9% más que un año antes, lo que supone que han ganado 1,4 millones de nuevos usuarios. No obstante, este volumen de viajeros representa el 7,5% del total de 487,9 millones de pasajeros que Renfe transportó en todos sus distintos tipos de trenes durante el año 2017, un 3,5% más que un año antes.

Los trenes de Cercanías y los de Media Distancia convencional, los que tienen consideración de servicio público y para los que Renfe recibe subvención del Estado, se mantienen como los que mayor número de pasajeros transportan. Cercanías sumó 423 millones de usuarios el pasado año, un 3,6% más que un año antes, lo que supone un aumento de 15 millones de nuevos viajeros. Los dos mayores núcleos en los que se presta este servicio, Madrid y Barcelona, saldan el año con crecimientos a pesar de los incidentes y averías registrados en los últimos meses.

Los trenes de Cercanías de Madrid contaron con 241,71 millones de usuarios, un 3,8% más que un año antes, mientras que los de la Ciudad Condal (Rodalies) sumaron 113,48 millones de pasajeros, un 4,8% más. En cuanto a los trenes de Media Distancia convencional, son los que menos crecieron, un 1,5%, hasta sumar un total de 23,67 millones de viajeros, si bien contaron así con más pasajeros que el AVE.

Sola y ‘tirada’ en la estación de Segovia

Cuando todos los elementos se alían para que ocurra lo inesperado, lo más fácil es que acabe sucediendo. Parada breve, interventor despistado, pasajeros inadvertidos, trenes automatizados y rigidez del reglamento son las circunstancias que abocaron al incidente más destacado de este puente festivo en la red ferroviaria española. Una niña de once años se quedó el miércoles ‘tirada’ en la estación de tren de Segovia después de que a los familiares con los que viajaba no les diera tiempo a bajarse del convoy. Viajaba con su padre, su hermano y su abuela, pero no les dio tiempo a abandonar el tren y la pequeña se quedó sola y con dos grados bajo cero en la estación. El interventor informó al padre de la menor de que ya no se “podían abrir” las puertas al no considerar el hecho como una “urgencia”.

El suceso, tal y como denuncia la progenitora de la menor, Clara Montagut, ocurrió el miércoles 6 cuando la niña se bajó en el andén de Segovia donde tanto ella, como su padre, otro hermano y su abuela tenían prevista la parada. La niña salió con normalidad y cuando lo iban a hacer el resto de la familia, las puertas se cerraron. El padre acudió “rápidamente” al interventor del tren que, “por fortuna”, se encontraba en el mismo coche. Pero el responsable del convoy le informó que ya no se “podían abrir” las puertas. El Avant arrancó dirección a Valladolid dejando “tirada” a la menor “sola” a las “10 de la mañana” y con “dos grados bajo cero”, lamenta la madre de la niña.

El interventor informó a la estación de lo sucedido para que se hicieran cargo de la pequeña. Al tiempo, el padre avisó a un familiar que se presentó media hora después para que la menor no permaneciera sin su familia en este lugar. Una vez que el padre, la abuela y el otro hermano de la niña llegaron a Valladolid regresaron a Segovia en otro tren que salió dos horas después de su llegada. Allí se reencontraron con la menor, resume Clara Montagut que reclama que se revisen los protocolos para que no vuelva a darse una “situación como esta”.

Montagut explica que Renfe se puso en contacto con ella para “disculparse” veinticuatro horas después del incidente y una vez que el caso se divulgara a través de las redes sociales y de haber puesto una queja en Atención al Cliente de la operadora. Renfe lamenta lo sucedido e insiste en que se dio un “cúmulo de circunstancias desgraciadas”. Reconoce que la parada en Segovia es “muy breve” y señalan que tanto el jefe de estación como el interventor pensaron que ya no quedaba por “bajar” nadie más y por eso el tren se puso en marcha. “Cuando un tren de estas características arranca es muy difícil que dé marcha atrás“, puntualizan desde el Gabinete de Comunicación de Renfe, que advierte de que cuando se puso en alerta de la situación se activó el “protocolo“, dando aviso a la estación para que personal de Renfe acompañara a la menor y “no estuviera sola”.

El hecho de que una menor se haya visto envuelta en este percance le da más relieve al caso, pero el desafortunado incidente no es tan raro como puede parecer a primera vista. Soy testigo de un percance similar sucedido hace ya unos años con una persona mayor. Decidió bajar en una estación que no le correspondía y cuando se percató de que el tren arrancaba no tuvo tiempo de acceder al convoy porque las puertas se cierran automáticamente. Advertido de lo ocurrido, el personal ferroviario le dio todo tipo de atenciones hasta que otro convoy pudo recogerlo y trasladarlo hasta su destino.

Un cúmulo de circunstancias derivó en el caso que nos ocupa. ¿Tienen solución este tipo de incidentes? ¿Los pasjeros están obligados a saber el tiempo de parada? ¿La operadora y sus profesionales tienen razón en aplicar a rajatabla el reglamento? ¿Es factible un cambio de la normativa? ¿Técnicamente es posible que el tren vuelva a la posición de partida una vez ha iniciado la marcha? En este caso una simple advertencia al revisor, muy probablemente habría evitado el problema. El sentido común debe imperar en todos los casos. Lo mejor sería, siempre, contar con la colaboración de los profesionales, que para eso van con los viajeros. Cortesía, educación y amabilidad deben presidir las relaciones entre viajeros y ferroviarios (en general, la hay) para evitar problemas mayores.

El soterramiento de las vías del tren en Alicante prevé una zona arbórea de 160.000 m² y 1.800 casas

recreacion-proyecto-avant

La sociedad pública que gestiona el soterramiento de las vías del tren en Alicante (Avant) prevé que los terrenos liberados en el centro de la ciudad sean una gran zona arbórea de 160.000 metros cuadrados y entre 1.500 y 2.000 viviendas. Estos son dos de los principales datos del documento del plan especial OI/2 que ha presentado Avant al ayuntamiento para que pueda incorporar alguna corrección puntual antes de la fase de exposición pública como paso previo a su aprobación provisional por el consistorio y definitiva por la Generalitat Valenciana.

El director general de Avant (Alta Velocidad Alicante Nodo de Transporte SA), Javier Martínez Barco, ha dado cuenta de las líneas maestras del plan, que prevé un coste de urbanización de unos 23 millones de euros. El documento plantea operar sobre una superficie de 468.000 metros cuadrados dando protagonismo al gran parque urbano, cuyo diseño no se concreta y se pretende que sea hecho mediante un concurso de ideas aunque para beneficiar a los vecinos de los barrios del sur colindantes. Avant establece la salvaguarda de la vía pecuaria que discurre cerca de la Vía Parque, la parte de la actual estación de trenes catalogada y el conjunto de ficus monumentales de la avenida de Salamanca.

El techo residencial y terciario es de 220.000 metros cuadrados (en una superficie de 24.000) y se circunscribe a tres enclaves que abarcan el 5% del área total. Es muy posible que haya una treintena de inmuebles de entre 8 y 17 plantas (el 30% de protección pública), además de una torre de uso para oficinas o comercios junto a la plaza de la Estrella de 20 alturas.

Para los urbanistas de Avant y pese a que “la altura está mal vista”, esta torre potenciará el fondo de perspectiva de la avenida Maisonnave en un emplazamiento que consideran “singular”. De los inmuebles residenciales, en el entorno del norte de Benalúa contarán con 8 plantas, junto a Alipark 10, cerca del PAU I de 11 a 17, mientras que en los cruces de las avenidas importantes (calle Tarrasa y Gran Vía) serán de 15. Esta diferente elección de alturas se debe a que se ha intentado asemejar las nuevas construcciones con los edificios colindantes de esos barrios.

Martínez Barco ha explicado que las viviendas se proyectan sostenibles desde el punto de vista energético, con una orientación sur y del tipo “pasante”, es decir, dando fachada tanto al parque como a los barrios para mejorar la climatación. En cuanto al principal viario del sector, se propone un máximo de cuatro carriles rodados que abarcarían 13 metros, un bulevar central y aceras de 5 y 10 metros -que sumarían otros 30-, y se elimina el actual puente rojo.

El plan especial OI/2 reserva 68.000 metros cuadrados de suelo a la futura estación intermodal, cuya fecha ha sido aplazada sine die, y Martínez Barco ha especificado que la construcción de la torre en la plaza de la Estrella no está supeditada a la anterior ya que se ubica entre los actuales almacenes y el aparcamiento en superficie.

Martínez Barco, director general de Alta Velocidad Alicante Nodo de Transporte SA, ha sostenido que, en aras de lograr una mayor agilidad, el plan puede ser ejecutado por fases y cree que en un periodo de entre dos y dos años y medio se podrían empezar a vender las primeras parcelas de las viviendas. El periodo para tener ejecutada la mayor parte del documento, a excepción de lo relativo a la estación intermodal, podría prolongarse un mínimo de entre ocho y diez años.

El AVE en Girona mueve en su primer día a 2.375 viajeros y alienta expectativas en el sector turístico

trenes-serie103-AVE-Girona

Primer día completo de servicio de alta velocidad en Girona. Los trenes AVE han transportado a 2.375 viajeros. De estos usuarios, 2.000 han utilizado la conexión de tipo Avant, que conecta con Barcelona, mientras que los otros 375 se han subido a los convoyes que enlazan con Madrid. Desde el 2 de enero, cuando se pusieron a la venta los billetes, Renfe ha vendido 4.600 viajes de Avant y 4.300 de AVE. La llegada de la alta velocidad alimenta las expectativas del sector turístico gerundense.

La nueva línea cuenta con 18 frecuencias diarias de servicio Avant, de las que 16 llegarán hasta Madrid en Alta Velocidad; de hecho se trata del mismo convoy, dividido en Avant o AVE. En Avant el tiempo de viaje de Barcelona a Girona es de 37 minutos, mientras que hasta Figueres es de 53 minutos; en cambio, en media distancia el tiempo de viaje entre Girona y Barcelona asciende a casi 90 minutos y en el precio de los bonos mensuales tan sólo hay dos euros de diferencia por trayecto de media distancia a Avant.

La compañía no descarta, sin embargo, hacer alguna modificación en los horarios propuestos inicialmente. Estos primeros días de servicio sirven para hacer una evaluación; a tenor de la misma puede haber cambios horarios, aunque las frecuencias ya están colocadas en los núcleos horarios con más demanda, puntualizan en Renfe.

Para la inauguración del servicio, Renfe ha ofertado hasta 60.000 plazas promocionales para el trayecto de Alta Velocidad, por lo que por poco más de 38 euros se podrá ir de Girona hasta Madrid o a la inversa.

Renfe ha reservado un tren AVE de la serie 103 que los ciudadanos podrán visitar hasta mañana viernes para conocer este nuevo servicio mediante visitas guiadas. Cerca de un millar de personas han visitado el convoy que se encuentra estacionado en Girona. Durante la visita se informa de todos los servicios que ofrece el AVE, así como las diferentes clases para viajar y los servicios a bordo del convoy. El tren cuenta con las últimas innovaciones técnicas para ofrecer un servicio de altas prestaciones y con 397 plazas, dos de las cuales están adaptadas para personas con movilidad reducida.

La llegada del AVE a la ciudad fronteriza catalana ha dado serias esperanzas al sector turístico de Girona que pretende captar turistas de Madrid y de otros puntos de España. El director del Patronato de Turismo Costa Brava Girona , Ramón Ramos, reconoce que la captación de nuevos clientes en Barcelona y otras comunidades autónomas como la madrileña, ahora conectados con Girona y Figueres por el AVE, exigirá la puesta en marcha de campañas específicas de mercadotecnia, publicidad en medios digitales y tradicionales y, especialmente, en agencias de viaje emisoras.

Ramos se ha referido también a otras ciudades que, ahora, se han acercado a Girona, como es el caso de las del sur de Francia, entre las que ha citado Perpiñán, Narbona, Montpellier y Aviñón. “La crisis económica es menos dura en Francia y, por tanto, se abren oportunidades más atractivas para el turista francés, buen conocedor de los productos gerundenses”, ha indicado el director del Patronato de Turismo que defiende el AVE como una nueva forma de acercar valores como la Costa Brava y el Pirineo a “un público interesado en la cultura, la gastronomía y la naturaleza”.

(Imagen Yurizhuck en Flickr)