Archivo de la etiqueta: Bombardier

Bombardier fabricará 18 trenes ecológicos de última generación para China Railway High-speed

trenes-bombardier-crh1a-china

Bombardier Transportation se ha adjudicado un contrato para fabricar 18 trenes ecológicos de última generación (144 unidades), destinados a la red ferroviaria de alta velocidad de China, por aproximadamente 268 millones de euros. Los nuevos vehículos apoyarán el desarrollo continuo del nuevo ‘DiamondEconomicCircle’ de China, que incluye las ciudades de Chengdu, Chongqing, Xi’an, Guiyang y Kunming.

Con una velocidad operativa de 250 kilómetros a la hora, el diseño de la carrocería de aluminio de estos trenes (CRH1A-A) ofrece un mejor rendimiento y optimiza los costes de operación. Los trenes también cuentan con el sistema de propulsión y control Bombardier MITRAC, altamente eficiente.

“China está construyendo la red de trenes de alta velocidad más avanzada del mundo, basada en tecnologías de vanguardia. A la luz de la feroz competencia de este mercado, estamos satisfechos de que CRC ha seleccionado nuestra tecnología de alta velocidad para mejorar la red de ferrocarriles del oeste de China y ayudar al nuevo círculo económico a alcanzar un crecimiento objetivo del PIB del 10% en 2017”, explica el presidente de la compañía en el gigante asiático, Jianwei Zhang.

BombardierTransportation cuenta con seis ‘jointventures’ que emplean a más de 6.000 trabajadores en China. En conjunto, estas ‘jointventures’ han entregado más de 3.500 vehículos de pasajeros de alta velocidad, 560 locomotoras eléctricas y más de 2.000 coches de metro en China.

Bombardier Transportation es un líder global en tecnología ferroviaria y ofrece la cartera más amplia de la industria. Cubre todo el espectro de soluciones ferroviarias, desde trenes hasta subsistemas y señalización. La compañía también ofrece sistemas de transporte completos, tecnología e-mobility y servicios de mantenimiento. Como motor de la innovación, Bombardier Transportation abre continuamente nuevos caminos en movilidad sostenible. Proporciona soluciones integradas que generan beneficios sustanciales para los operadores, los pasajeros y el medio ambiente. Con sede en Berlín (Alemania) Bombardier Transportation emplea a alrededor de 37.150 personas y sus productos y servicios operan en más de 60 países.

Bombardier es la única empresa del mundo que fabrica trenes y aviones. Con la mirada puesta en el futuro pero fabricando en la actualidad, Bombardier está cambiando la movilidad en todo el mundo al responder la exigencia de una mayor eficiencia, sostenibilidad y confortabilidad del transporte en todas partes. Nuestros vehículos, servicios y, sobre todo, nuestras plantillas hacen que seamos líderes en transporte.

Bombardier tiene su sede central en Montreal (Canadá). Sus acciones cotizan en la Bolsa de Toronto (BBD), en el Dow Jones SustainabilityWorld y en los índices de América del Norte. En el año fiscal que terminó el 31 de diciembre de 2016, registró unos ingresos de 16.300 millones de dólares estadounidenses (15.389 millones de euros).

Bombardier entrega al metro de Shangai el primer tren sin conductor de China

bombardier-metro-shangai

Bombardier ha suministrado a China el primer tren de metro sin conductor que circulará en este país, que se destinará al suburbano de Shanghai, donde se pondrá en servicio este mismo año, según informa la multinacional canadiense. El tren forma parte de un pedido de un sistema de transporte automatizado que el metro de esta ciudad encargó instalar a la compañía en junio de 2015.

Este sistema entrará en servicio este año, en la tercera fase de la línea 8 del metro, y habilitará así 6,6 kilómetros de red equipados con instalaciones que permiten circular a trenes sin conductor. El tren que Bombardier ha suministrado para este red puede circular a una velocidad de hasta 80 kilómetros por hora y, según la empresa, cuenta con un “avanzado” sistema de propulsión que reduce su ruido y vibración.

Con estos contratos, además de aportar nuevos avances tecnológicos, la multinacional, que tiene presencia en España, refuerza su negocio en China. De hecho, ya ha suministrado más de 1.600 coches al metro de Shanghai.

Emparejado con el sistema Bombardier Cityflo 650 CBTC –una innovadora tecnología de control de trenes basada en la comunicación– el Innovia APM 300 aumenta la capacidad de la línea reduciendo con seguridad el tiempo y la distancia necesaria entre cada vehículo. Bombardier ya ha suministrado su tecnología Innovia APM 100 a China con un sistema en Beijing y otro en Guangzhou.

Bombardier, reconocida como la compañía extranjera de transporte ferroviario más exitosa en China, tiene una estrategia de colaboración a largo plazo con el metro de Shanghai. Hasta la fecha, Bombardier y sus jointventures han suministrado, o están en el proceso de suministrar, 1.608 coches de metro al metro de Shanghai, equipados con la propulsión Bombardier Mitrac y sistemas auxiliares; además de ser responsable del mantenimiento de la mayoría de ellos.

BombardierTransportation es un líder global en tecnología ferroviaria y ofrece la cartera más amplia de la industria. Cubre todo el espectro de soluciones ferroviarias, desde trenes hasta subsistemas y señalización. La compañía también ofrece sistemas de transporte completos, tecnología e-mobility y servicios de mantenimiento. Como motor de la innovación, BombardierTransportation abre continuamente nuevos caminos en movilidad sostenible. Proporciona soluciones integradas que generan beneficios sustanciales para los operadores, los pasajeros y el medio ambiente. Con sede en Berlín, Alemania, BombardierTransportation emplea a alrededor de 37.700 personas y sus productos y servicios operan en más de 60 países.

Bombardier demanda al consorcio español, que consigue desatascar su posición con los árabes

operarios-ave-medina-meca

Bombardier cumple su amenaza. El constructor canadiense decide recurrir a los tribunales para solventar sus desavenencias con el consorcio español que construye la línea de Alta Velocidad a La Meca. Los abogados en España de la multinacional se personaron el lunes en los juzgados de plaza de Castilla de Madrid con una demanda en la que ponen en tela de juicio los riesgos multimillonarios que la arena del desierto puede generar en los trenes a partir de la entrada en operación del servicio. La empresa canadiense es subcontratista de Talgo en el suministro y mantenimiento de los sistemas de rodadura de los trenes que cubrirán la línea entre las ciudades santas de Medina y La Meca.

Bombardier desmarca la denuncia del conflicto planteado desde hace meses por el ‘megapedido’ de 2.640 millones destinados a la compra de trenes de alta velocidad en España. El fabricante canadiense ha impugnado el concurso ante la Audiencia Nacional y ha presentado una oferta que no se ajustaba al pliego de condiciones, por lo que ha sido expulsado de la licitación. Tanto en un caso como en otro, el destinatario de las reclamaciones efectuadas por la compañía multinacional es el presidente de Renfe, Pablo Vázquez, quien también ejerce como máximo responsable político del consorcio español que trabaja en el llamado ‘tren de los peregrinos’ en Arabia Saudí.

Todas las partes han ocultado durante esta semana el litigio para evitar más problemas con la visita a España del presidente de la Saudi Railways Organization (SRO), Rumaih Mohammed al-Rumaih. El dirigente árabe, cliente directo del consorcio español, regresó a su país el miércoles tras su entrevista con el ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, a fin de analizar el estado de situación del proyecto. El contrato firmado en 2011 se encuentra ahora sometido a arbitraje internacional, debido al conflicto surgido por el retraso y los sobrecostes de las obras, dos aspectos que están también en el origen del pleito abierto por la multinacional canadiense.

Bombardier lleva dos años largos reclamando a los responsables del consorcio Al Shoula un respaldo legal que permita, al menos, compartir las contingencias que plantea la limpieza permanente de los casi 500 kilómetros de vía férrea por el desierto. En realidad, el tramo más afectado se extiende a lo largo de 100 kilómetros, una distancia que puede verse fácilmente deteriorada por la acumulación de arena, lo que obligará a un recambio automático de las ruedas. El contrato inicial con Talgo establece la renovación cada dos años, pero la mayor erosión de esta infraestructura ferroviaria puede obligar a un mantenimiento mucho más intenso, con un sobrecoste que se estima entre 20 a 40 millones de euros.

La enorme complejidad del proyecto de alta velocidad en Arabia Saudi, intensificada por los conflictos de interés que enfrentan a los diversos contratistas principales, ha dificultado el acuerdo con Bombardier, que incluso llegó a ofrecer en vano una solución de arbitraje hace poco más de un año. La demanda en los juzgados de primera instancia constituye una salvaguarda ante la posibilidad de que un relevo en la cúpula ejecutiva de las empresas públicas dependientes del Ministerio de Fomento pueda propiciar la llegada de un nuevo responsable político al frente del AVE a La Meca.

La construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad Haramain, que enlazará La Meca y Medina, sigue adelante, pese a todos los impedimentos que van surgiendo. La Saudi Railways Organisation (SRO) y Al Shoula (nombre del consorcio de empresas de mayoría española que lo ejecutan y que se encargarán de su posterior operación) han acercado sus posiciones en los dos asuntos que los enfrentan desde hace meses: el calendario de entrega, que todo apunta a que se ampliará, y el pago de los sobrecostes de la obra, que se reconocerá, al menos en parte. En el proyecto trabajan doce compañías españolas, entre ellas Renfe, Adif, Talgo, Ineco, OHL, ACS, Copasa e Indra. El proyecto para la construcción de la superestructura, el suministro de los trenes y la operación se adjudicó por 6.736 millones de euros.

El consorcio Al Shoula planteó un alargamiento del plazo de entrega de 24 meses, de modo que quedaría fijado en enero del 2019 en vez de enero del 2017, como consta en el contrato. Las constructoras esgrimen que los retrasos acumulados se deben, principalmente, a que la obra previa –la construcción de la plataforma, que corresponde al grupo de Al Rajhi, liderado por empresas chinas– no ha cumplido su calendario. La SRO está dispuesta a dar 17 meses, tres meses más de los que ya planteó en mayo pasado, con lo que la línea debería estar lista en la primavera del 2018. Este plazo sería suficiente, según las firmas españolas que trabajan en el proyecto. Es clave que esta ampliación supone no tener que pagar penalizaciones por demoras.

Fomento informa de que se ha ejecutado el 65% de las obras y que la fabricación de los trenes avanza a buen ritmo. En algunas zonas se están haciendo pruebas. La obra civil está prácticamente finalizada en cuatro tramos y se trabaja con intensidad en otros dos.

Renfe pierde a Bombardier como una de sus ‘novias’ para el ‘macrocontrato’

zefirov300-bombardier

Bombardier ha sido descalificado del concurso público abierto por Renfe para contratar el suministro de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad y su posterior mantenimiento, un pedido valorado en 2.642 millones de euros. El fabricante canadiense queda fuera del proceso al no cumplir con el pliego de condiciones del contrato. La puja por el ‘macropedido’ de Renfe, la primera compra de trenes que la compañía lanza en al menos la última década, se dirimirá entre Siemens, Alstom, CAF y Talgo.

La operadora ferroviaria fijó este mes como fecha para adjudicar el contrato cuando en julio recibió ofertas de los fabricantes, si bien el sector tiene dudas de si la fecha de resolución final del proceso se verá afectada por el retraso en la formación del Gobierno. Bombardier se cae del concurso después de que Renfe tuviera que modificar la licitación original, la que lanzó en diciembre de 2015, y volver a iniciarla el pasado mes de mayo, al presentar la firma canadiense un recurso contra las condiciones de contratación ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC).

Esta instancia llamó a Renfe a suprimir de las condiciones del concurso los puntos que se otorgaban por el hecho de que el pedido se fabricara en España. Bombardier, que no se presentó a la puja inicial, se sumó al contrato en la segunda, la que se abrió tras los cambios de los pliegos solicitados por el TARC. No obstante, la firma canadiense vuelve ahora a quedar fuera.

Tras presentar las ofertas el pasado mes de julio, y una vez analizadas, Renfe le indicó que su propuesta no cumplía con las condiciones de los pliegos y le dio el correspondiente plazo para cambiarla. No obstante, Bombardier se ratificó en la propuesta original que, por tanto, quedó descalificada. El proceso de contratación no se suspendería en caso de que el fabricante resuelva recurrir su descalificación ante alguna instancia.

La multinacional concurría por el pedido con su tren de muy alta velocidad ‘Zefiro’, del que ya ha vendido 130 unidades en China e Italia, y que ya está en operación comercial con viajeros. Además, tenía previsto abordar el grueso de los trabajos en sus instalaciones españolas, en las fábricas que tiene en Trápaga (Vizcaya) y en su centro de Madrid. Bombardier ha manifestado en distintas ocasiones sus dudas sobre las condiciones del contrato, que considera “hará que el contribuyente pague un tren más caro”.

“Las condiciones de financiación que plantea el contrato supone a los fabricantes realizar unas provisiones tan exigentes que obligan a encarecer las ofertas”, indicó el presidente de la multinacional canadiense en España, Álvaro Rengifo, el pasado mes de junio.

Fuentes del sector reconocen que se trata de un concurso “muy estricto”, si bien consideran “imprescindibles” los criterios fijados para “garantizar la prestación de sus servicios a los clientes en las mejores condiciones, así como el correcto mantenimiento de los trenes”.

En virtud de este ‘macrocontrato’, Renfe busca dotarse de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad y garantizar además de su posterior mantenimiento durante cuarenta años. La operadora pública busca un tren que circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de gran capacidad, esto es, que pueda transportar a un mínimo de 400 viajeros.La compañía prevé adjudicar a un sólo fabricante el contrato, con el que busca modernizar su parque de vehículos y prepararlo al paulatino aumento de la red ferroviaria y de la demanda de viajeros.

Ericsson y Bombardier testean programas en laboratorio para mejorar el tráfico ferroviario

control-monitorizacion-equipos.-ferroviarios

Ericsson y Bombardier han completado varias pruebas de redes LTE en simulaciones de velocidades de hasta 200 kilómetros por hora con el objetivo de desarrollar soluciones que permitan dirigir el tráfico ferroviario de una manera más segura y eficiente. Las dos compañías han llevado a cabo un total de once test en laboratorio para determinar la capacidad de las redes LTE para soportar el control de trenes basado en comunicaciones (CBTC) y las soluciones multiservicio, como el circuito cerrado de televisión (CCTV), voz, la plataforma de información, la publicidad y Wi-Fi para pasajeros.

CBTC usa un sistema de determinación de la localización de alta resolución y comunicaciones de datos de alta capacidad, como los posibilitados por redes LTE, para soportar la protección automática del tren y las funciones de operación y supervisión. “Con información más precisa sobre las posiciones exactas de los trenes, los operadores pueden dirigir el tráfico de una manera más segura y eficiente. Los sistemas CBTC son más seguros que los viejos sistemas de control de tren, requieren menos equipos de vía, tienen incorporadas funciones de redundancia y permiten a los operadores hacer un uso óptimo de vías y trenes respondiendo a una demanda más rápida y eficiente“, explican fuentes de las dos empresas.

En las pruebas del CBTC, las redes LTE alcanzaron latencias para el tráfico ascendente y descendente muy por debajo del umbral de 100 milisegundos y pérdida de paquetes de datos próximas a cero (algo menos de 0,5% fue considerado un aprobado). Las capacidades de Calidad de Servicio incorporadas los equipos de Ericsson también permitieron la priorización de los servicios ferroviarios fundamentales.

Charlotta Sund, asegura que los resultados de las pruebas realizadas hasta la fecha “son muy prometedores” y señala que continuarán probando una variedad de módems para asegurar que se pueden proporcionar redes LTE sólidas para las aplicaciones ferroviarias. “Aspiramos a desarrollar soluciones que aseguren una seguridad ferroviaria mejorada por medio del control de trenes basado en comunicaciones y CCTV, así como la mejora del entretenimiento para pasajeros mediante servicios tales como voz, plataforma de información, publicidad y Wi-Fi”, ha añadido.

Bombardier, que acude al ‘megapedido’ de Renfe, cree que el precio final encarecerá los trenes

tren-italia-bombardier-zefiro

Bombardier regresará a la puja por el contrato de suministro de los nuevos trenes de Alta Velocidad y su posterior mantenimiento y presentará oferta en el nuevo concurso abierto por Renfe. La firma canadiense considera que el plan de Renfe para pagar el contrato de compra de treinta nuevos trenes, estimado en 2.642 millones de euros y actualmente en liza, encarecerá el precio final de estos nuevos vehículos y “hará que el contribuyente page un tren más caro”. “Las condiciones de financiación que plantea el contrato supone a los fabricantes realizar unas provisiones tan exigentes que obligan a encarecer las ofertas“, indica el presidente de la multinacional canadiense en España, Alvaro Rengifo.

“No tiene sentido que el contribuyente pague un tren más caro por las condiciones de financiación del contrato”, señala Rengifo. La forma en que Renfe pagará los trenes constituye uno de los puntos que Bombardier incluyó en la impugnación que presentó ante el Tribunal de Recursos Contractuales (TARC) contra el concurso que la operadora promovió para adjudicar el pedido.

Para Bombardier, una de las cinco empresas que pujan por el ‘macropedido’, la forma y los plazos de pago planteados por la operadora ferroviaria pública obligarán al fabricante que logre el contrato a pedir financiación para acometerlo. Las empresas repercutirán el coste de esta financiación en el precio que propongan en sus ofertas a Renfe para lograr la fabricación de los trenes. De esta forma, el tren resultará más caro que en caso de que fuera la empresa pública quien financiara la fabricación, dado que lo hace a un menor coste.

La multinacional canadiense sigue analizando si recurre la resolución de este organismo ante la Audiencia Nacional para que aborde otros asuntos del contrato, a pesar de que el TARC ya obligó a Renfe a volver a abrir la puja para eliminar la puntuación por fabricar en España.

La firma concurre, por fin, por el ‘macropedido’ con su tren de “muy alta velocidad” ‘Zefiro’, del que ya ha vendido 130 unidades en China e Italia, y que ya está en operación comercial con viajeros. En caso de lograrlo, abordaría el grueso de los trabajos en sus instalaciones españolas, “con la consiguiente carga de trabajo y empleos que ello supondría para el país”, subraya Rengifo.

La fábrica de Trápaga (Vizcaya) fabricaría los sistemas de propulsión de los trenes, la señalización del equipo a bordo se acometería en el centro de Madrid, y el montaje y mantenimiento, en la sociedad conjunta que tiene con Renfe. Bombardier mantiene una firme apuesta por España y sus plantas españolas son sólidas. Contratos como el de Renfe no harían sino reforzar el peso de España dentro del grupo”, asevera su presidente.

Bombardier se plantea pujar en el megapedido para Renfe de 30 trenes de Alta Velocidad

tren-italia-bombardier-zefiro

Bombardier baraja regresar a la puja por el contrato de suministro a Renfe de treinta trenes de Alta velocidad y su posterior mantenimiento durante cuarenta años, estimado en 2.642 millones de euros. “Este es un contrato clave para España, su red ferroviaria y sus ciudadanos, por lo que nuestra intención e interés es poder presentar una oferta“, asegura el presidente de Bombardier España, Álvaro Rengifo.

Bombardier presentaría su oferta después de que Renfe haya abierto de nuevo la puja por el megapedido, tras tener que modificar los pliegos del concurso para eliminar el punto respecto a la fabricación del pedido en España. La operadora realizó estos cambios a instancias de una resolución emitida por Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TARC), fruto de un recurso presentado por la multinacional canadiense el pasado mes de abril. Bombardier no presentó oferta en el concurso inicial, en coherencia con su decisión de recurrir las condiciones del contrato ante este organismo. Tras los cambios realizados, se plantea ahora presentarse al nuevo proceso que Renfe abrió la pasada semana.

La compañía asegura estar “bastante satisfecha” con la resolución que el TARC ha emitido sobre su recurso. “No sólo nos han dado la razón respecto al punto de los pliegos que se refería a la fabricación de los trenes en España, sino que también pone en observación otros aspectos de la impugnación”, explica Rengifo. A pesar de ello, el presidente de Bombardier España manifiesta su interés por pujar por el megacontrato, al considerar además un “privilegio” resultar elegido “para reforzar la mejor red de Alta Velocidad del mundo” con su tren ‘Zefiro’. Bombardier recurrió el punto del contrato que se refería a la fabricación en España por considerar que era contraria al derecho comunitario, “no porque este sea un aspecto clave para la compañía”.

De hecho, en caso que se hiciera con el contrato, Bombardier abordaría el grueso de los trabajos en sus instalaciones españolas, “con la consiguiente carga de trabajo y empleos que ello supondría para el país”, subraya Rengifo. En concreto, la fábrica de Trápaga (Vizcaya) se encargaría de fabricar los sistemas de propulsión de los trenes; la señalización del equipo a bordo se acometería en el centro de Madrid, y el montaje y mantenimiento, en las instalaciones de BTren, la sociedad conjunta que tiene con Renfe.

“Bombardier tiene capacidad suficiente para fabricar el tren por sí mismo o con otros socios que considere puedan suponer una mejor alternativa”, indica el presidente de la compañía en España a Europa Press. “Buscamos la fórmula más eficiente para poder presentar la mejor oferta y la más beneficiosa para el mercado, el operador y los usuarios”, añade.

El contrato en liza, que Renfe lanzó en diciembre de 2015, supone el suministro de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad capaces de circular a 320 kilómetros por hora y de transportar a más de 400 viajeros. Alstom, CAF, Siemens y Talgo también compiten por el contrato que la compañía ferroviaria acaba de reabrir. El plazo para presentar las nuevas ofertas se extenderá hasta finales del próximo mes de julio.

La justicia fuerza a Renfe a volver a abrir la puja por el megacontrato de 30 trenes de Alta Velocidad

parque-renfe-guardar.jpg-large

Renfe tendrá que abrir de nuevo la puja por el contrato de compra de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad, un pedido valorado en 2.600 millones de euros, dado que deberá “subsanar” los pliegos del concurso para eliminar la cláusula sobre la fabricación del pedido en España. Así lo ha determinado el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC) en su pronunciamiento sobre la impugnación al concurso que presentó Bombardier.

En su resolución, este organismo dependiente del Ministerio de Hacienda desestima todos los puntos que denunciaba la multinacional canadiense, salvo aquel respecto al hecho de que el concurso primara la fabricación de los nuevos trenes AVE en España. El tribunal insta a Renfe a “subsanar” los pliegos para eliminar esa condición que, según la empresa, aportaba un punto del máximo de cien que pueden lograr las ofertas que pujen por el contrato. De ellos, el 35% se otorgan a la propuesta técnica y el 65% restante, a la económica.

La operadora deberá volver a abrir la puja por el contrato, mediante la apertura de un nuevo plazo para que los fabricantes de trenes interesados presenten sus propuestas. La resolución del TARC llega apenas unos días después de que el pasado 17 de mayo concluyera el plazo de presentación de ofertas inicialmente establecido en el proceso del concurso. Renfe recibió ese día cuatro propuestas, las de las españolas CAF y Talgo, la francesa Alstom y la alemana Siemens.

Bombardier, pese a estar precalificada en el concurso, finalmente no remitió a Renfe oferta, en coherencia con la impugnación que había presentado al contrato el 29 de abril por considerar que “no cumple los principios de no discriminación, proporcionalidad y libre competencia”. Tampoco lo hizo la japonesa Hitachi, que comparte tecnología con la firma canadiense.

La apertura de este nuevo plazo llevará “unas semanas”. Por el momento, la compañía va a proceder a devolver las cuatro ofertas recibidas el martes, que “aún no se habían abierto”. A pesar de ello, para la operadora ferroviaria, la resolución del TRAC “refuerza las condiciones” del pliego por las que dirimirá el pedido de su nuevo parque de trenes AVE, uno de los mayores de la historia de la compañía y el primera en la última década.

La reapertura de la puja por el contrato se suma no obstante a las dudas que el actual contexto de interinidad del Gobierno y repetición de elecciones generan, según fuentes del sector, respecto a los plazos y la resolución del pedido.

El contrato, que Renfe licitó en diciembre de 2015, supone el suministro de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad, además de su posterior mantenimiento durante cuarenta años. La operadora pública busca un tren que circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de gran capacidad, esto es, que pueda transportar a un mínimo de 400 viajeros.

Renfe descarta repartir el pedido entre varias empresas, dado que prevé adjudicar este contrato a un solo fabricante y, según los pliegos actuales, esperaba empezar a recibir los nuevos trenes a partir de 2018. Con este ‘macropedido’, la compañía ferroviaria pretende garantizarse un calendario de incorporación de nuevos trenes para modernizar su parque de vehículos y prepararlo al paulatino aumento de la red ferroviaria y de la demanda de viajeros.

Los 6 fabricantes que concurren al macrocontrato de Renfe formalizarán en mayo sus pujas

parque-trenes-ave-renfe

Alstom, Siemens, CAF, Talgo, Bombardier e Hitachi cuentan con plazo hasta el fin de la primera quincena de mayo para presentar a Renfe las respectivas ofertas con las que buscarán hacerse con el contrato de suministro de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad y su posterior mantenimiento, un pedido estimado en 2.642 millones de euros. Renfe busca un tren que circule a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de “gran capacidad”, de forma que pueda transportar a “un mínimo” de 400 viajeros.

Renfe y los fabricantes de trenes continúan así trabajando y avanzando en este concurso a pesar de la incertidumbre que el cambio de Gobierno genera sobre la continuidad del proceso. La operadora ferroviaria ya ha remitido los pliegos con las características que deben tener los trenes a las seis compañías a las que ha invitado a pujar por este contrato de material rodante, el primero que lanza en al menos diez años.

Los pliegos fijan un plazo de 110 días desde el día de su recepción para que las empresas remitan a la operadora sus propuestas de modelo de tren de Alta Velocidad y sus presupuestos de fabricación y mantenimiento. Este plazo concluye el 14 de mayo, una fecha que, por coincidir en fin de semana, podría adelantarse al viernes 13 o a comienzos de la semana siguiente, al filo del fin de la primera quincena del mes de mayo.

Renfe prevé adjudicar el pedido en los meses de junio o julio, con el fin de empezar a recibir los nuevos trenes en 2018. La operadora ferroviaria encomendará el pedido a una sola empresa o consorcio de empresas. Los pliegos priman a las compañías que puedan fabricar parte del suministro en España, si bien la producción ‘made in Spain’ no es requisito imprescindible para hacerse con el contrato. De los seis fabricantes invitados a pujar por el proyecto, sólo Hitachi, firma japonesa que recientemente compró la italiana Ansaldo, no cuenta con instalaciones en España.

El pedido en liza abarca el suministro de manera inmediata de quince nuevos trenes de Alta Velocidad, y un pedido opcional de quince trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades, además del mantenimiento de todas las unidades durante todos sus cuarenta años de vida útil.

Con este ‘macrocontrato’, la compañía ferroviaria pretende garantizarse un calendario de incorporación de nuevos trenes para modernizar su parque de vehículos y prepararlo al paulatino aumento de demanda de viajeros.

Con la consecución de este ‘megacontrato’, las firmas con instalaciones en el país reforzarían la carga de trabajo de sus plantas con un pedido nacional, tras pasar años centradas en la exportación, en la producción de trenes y otros sistemas ferroviarios para otros países.

Alstom y Bombardier suministrarán 1.362 coches de doble piso para los ferrocarriles belgas

M7 train from Bombardier T Alstom consortium for the SNCB NMBS - copia

El consorcio formado por Bombardier Transportation y Alstom ha firmado un contrato marco para proveer con hasta 1.362 coches de doble piso tipo M7 a la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Belgas (SNBC-NMBS). El primer pedido en firme incluye el diseño y la fabricación de 445 coches y está valorado en aproximadamente 1.300 millones de euros: 787 millones de euros para Bombardier y 471 millones para Alstom. Las entregas de este primer pedido se llevarán a cabo entre septiembre de 2018 y 2021. El contrato marco incluye opciones para añadir hasta 917 coches adicionales.

El centro de Bombardier en Brujas (Bélgica), ofrecerá 65 coches motor y 290 coches remolque. Alstom, por su parte, diseñará y construirá 90 coches motorizados con cabina de conducción en Valenciennes (Francia), con el apoyo de su centro de excelencia de sistemas eléctricos y de señalización situado en Charleroi (Bélgica). Alstom también desarrollará y producirá el sistema ERTMS de nivel 2 para equipar a la flota completa. El total del pedido tiene un valor de 3.300 millones de euros. La parte de Bombardier suma alrededor de 2.100 millones de euros, mientras que la de Alstom alcanza los 1.200 millones de euros.

“Este contrato marco para casi 1.400 coches de dos pisos proporcionará a los ciudadanos belgas el más alto nivel de soluciones de movilidad modernas. También confirma la confianza de SNBC-NMBS en los productos y la tecnología de Bombardier, fortaleciendo aún más nuestra relación a largo plazo”, explica Laurent Troger, presidente de Bombardier Transportation.

“El pedido refleja claramente la fuerte confianza que SNCB-NMBS tiene en nuestros trenes de dos pisos y el elevado nivel de comodidad que ofrecen. Es también una muestra de que los vehículos son muy apreciados por los pasajeros y representan la respuesta idónea al creciente aumento de pasajeros”, dice Andreas Knitter, vicepresidente de Alstom Europa.

Los nuevos trenes incrementarán la capacidad total de la red SNCB-NMBS, añadiendo 145.000 asientos adicionales. Los convoyes serán capaces de alcanzar velocidades de hasta 200 km/h y operarán en todas las líneas principales de Bélgica y en la transfronteriza con los Países Bajos y Luxemburgo, incluyendo algunas líneas de alta velocidad. El concepto M7 se basa en los exitosos y fiables coches de dos pisos M6, de los cuales 492 fueron entregados por el mismo consorcio Bombardier–Alstom. El interior de los coches de primera y segunda clase ha sido completamente rediseñado, y el cliente lo ha validado después de consultar a más de 200 representantes de diferentes grupos de usuarios. El nuevo interior y un sistema de información de pasajeros mejorado proporcionarán a los viajeros una mayor comodidad, mientras que los coches motorizados contarán con acceso en silla de ruedas y espacio para bicicletas.

Los coches M7 son totalmente flexibles. Pueden funcionar como unidades completas M7 (EMU), o compuestos por una locomotora más coches de pasajeros de doble piso M7 y M6. Un sistema de diagnóstico predictivo mejorará el mantenimiento preventivo y reducirá los costes del ciclo de vida. Estas características adicionales convierten a esta nueva generación de trenes de dos pisos en una de las soluciones más rentables para los clientes.