Archivo de la etiqueta: monopolio

SNCF quiere pisar fuerte en España con Ouigo

La operadora ferroviaria francesa SNCF romperá el monopolio en el sistema ferroviario español en el transporte de viajeros e iniciará sus operaciones a partir del próximo 15 de marzo. Superado el retraso provocado por la crisis del coronavirus, SNCF ya lo tiene todo listo: operará con su marca de bajo coste Ouigo, sus precios serán de media un 50% por debajo de los actuales que ofrece Renfe y pondrá sobre los raíles trenes de dos pisos. En los próximos días pondrá a la venta su oferta de lanzamiento: 10.000 cheques a un euro que darán derecho a comprar un billete para viajar entre Madrid y Barcelona, con paradas en Zaragoza y Tarragona.

La SNCF operará en España con el mismo nombre de la alta velocidad francesa a bajo coste, Ouigo, y esos 10.000 cheques a un euro los conseguirán los primeros clientes que se den de alta como miembros de la comunidad Ouigo en España, algo que podrá hacerse a partir del próximo 24 de septiembre a las 18.00 horas. Los primeros trenes arrancarán de las estaciones de Atocha en Madrid y Sants en Barcelona el próximo 15 de marzo de 2021. Desde esa fecha se operarán cinco idas y vueltas diarias. Las líneas que conectan Madrid con Andalucía (Sevilla y Málaga) y Valencia todavía están en pruebas y la SNCF no da fechas de puesta en marcha del servicio para estos destinos.

La compañía va a poner a disposición de los viajeros en España un total de 14 trenes de doble piso con capacidad para 509 plazas equipados con cafetería y “muchas sorpresas”, según ha asegurado durante la presentación de la operadora en Madrid, la presidenta de SNCF España. Hèlenè Valenzuela asegura que el objetivo de la SNCF es “ampliar el número de usuarios que utilizan el tren. Conseguir que la gente que viaja en coche o autobús lo haga en tren”. Para ello, los precios serán el gran atractivo. “Podemos asegurar que Ouigo ofrecerá viajes en tren de alta velocidad con una media de precios un 50% por debajo de los precios de la actual alta velocidad en España”, explica la directiva francesa.

El operador ferroviario francés estrenó su oferta de alta velocidad a bajo coste, Ouigo, en Francia hace siete años. Ahora llega a España tratando de adaptar los conocimientos de esta experiencia al mercado español. Según ha explicado Valenzuela, el proyecto va a crear 1.300 puestos de trabajo directos e indirectos. De los directos el 95% serán contratos fijos y con especial sensibilidad en cuestión de inclusión femenina y de colectivos desfavorecidos. Ouigo ya está formando personal, especialmente conductores, para poder operar con toda seguridad el próximo mes de marzo.

La llegada de un nuevo operador pone fin al monopolio de Renfe. SNCF en España es desconocido para el gran público, pero su nombre no ha dejado de sonar en el sector ferroviario desde que se conociera que se había adjudicado el tercer lote (C) del AVE en el proceso de liberalización. Hasta la liberalización de las líneas de alta velocidad en España, la firma gala era socia de Renfe, ya que participaban al 50% de la sociedad Elipsos Internacional para explotar la conexión en alta velocidad entre España y Francia.

AVLO, el AVE low cost de Renfe

El nuevo AVE low cost de Renfe se denominará AVLO y lucirá de morado como color principal, que se complementará con tres franjas en la cabeza tractora de tonos naranja, blanco y azul pálido. Renfe presentó este miércoles su nuevo AVE de bajo coste en los talleres que la compañía tiene en Villaseca de la Sagra (Toledo). Se prevé que en enero comience a vender billetes del nuevo servicio y el 6 de abril, en Semana Santa, inicie su explotación comercial.

El AVE low cost de Renfe comenzará a prestar servicio en la línea Madrid-Zaragoza-Barcelona, el corredor de mayor movilidad de viajeros del país y el que más competencia tiene con el avión, pero con el fin de extenderlo progresivamente al resto de la red, una vez se consolide el servicio.

El diseño del AVLO es obra de la firma de ‘branding’ Summa, la única que concurrió al concurso que Renfe abrió para encargar este trabajo. Los nuevos trenes aumentan el número de plazas de los AVE un 20% y contarán con 438 plazas puesto que solo habrá clase turista y se prescindirá del coche cafetería, aunque habrá máquinas expendedoras de alimentos y bebidas repartidas por el tren.

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha destacado que se trata de un producto de alta calidad y precio reducido, de manera que la Alta Velocidad ya no será un producto solo enfocado a viajes de negocios, sino que “se abre a familias, a jóvenes y a otros colectivos que lo usaban de forma muy ocasional”, planteó en la presentación. “Incide en el propósito de hacer el tren más inclusivo, más competitivo y más sostenible”, destacó.

El lanzamiento de un AVE barato constituye uno de los pilares del plan estratégico que Renfe desarrolla para prepararse ante el fin de su monopolio y la llegada de competencia. La compañía confía en que este nuevo servicio le genere el 20% de sus ingresos totales en un horizonte de diez años. Con la presentación de la imagen comercial del nuevo servicio, la operadora pública da el pistoletazo de salida de la carrera hacia el AVE barato, dado que los nuevos operadores que entrarán en el ferrocarril cuando a finales de 2020 se liberalice ya han avanzado su intención de hacerlo con trenes a precios asequibles.

Desde el Gobierno se apuntó recientemente que los billetes costarían menos una vez se liberalice el sector en 2020 y entren a competir con Renfe los operadores de Francia (SNCF) e Italia (Trenitalia, en alianza con Ilsa). En cuanto al precio exacto de los nuevos billetes, fuentes de Renfe han señalado que en próximos días se irán avanzando más datos.

El presidente de Renfe, Isaías Táboas, vinculó en unas recientes declaraciones esta bajada de precio a que Adif realice una “reducción importante” del canon que cobra por el uso de las vías y estaciones. La modificación de estos cánones está, no obstante, pendiente de la formación del Gobierno.

Renfe mantiene su monopolio en Cercanías

Renfe seguirá explotando en monopolio los trenes de Cercanías y Regionales convencionales, considerados como servicios públicos y los que mayor número de viajeros transportan, durante quince años más, a pesar de que el transporte de viajeros en tren se abrirá a la competencia en toda la UE a finales de 2020. Así lo establecerá el contrato-programa que la compañía ferroviaria pública firmará el próximo mes de junio con el Estado, el documento por el que la Administración le encomienda estos servicios ferroviarios que reciben una subvención pública de unos 1.000 millones de euros al año.

El contrato-programa se firmará para un periodo de diez años, prorrogable para otros cinco. De esta forma, en el caso de que dicha prórroga se acabe ejecutando, Renfe seguirá siendo la única operadora que preste el servicio de Cercanías y de Regionales hasta 2033. La operadora pública sólo tendrá así que empezar en 2020 a afrontar la competencia de operadores privados en el negocio del AVE y la Larga Distancia.

El Gobierno puede seguir manteniendo los servicios ferroviarios públicos en régimen de monopolio porque la normativa europea sobre liberalización establece para ellos un periodo de transición en el que pueden continuar en manos de los operadores “incumbentes o dominantes” de cada Estado, esto es, de los que los gestionan actualmente. En concreto, esta norma comunitaria permite a los Estados seguir encomendando estos servicios al operador público directamente y sin competencia hasta el año 2024. A partir de ese año, los países ya no pueden adjudicar directamente estos tráficos, pero sí podrá seguir con su explotación la empresa dominante que ya los tuviera encomendados en esa fecha.

Renfe firmará el nuevo contrato-programa con el Estado seis meses después de que en diciembre de 2017 el Gobierno aprobara el nuevo listado de trenes de Cercanías y Regionales considerados de servicio público, que por vez primera en muchos años supuso un aumento de estas circulaciones. Se trata de líneas que no son rentables económicamente, pero sí socialmente, dado que garantizan ciertas conexiones y la movilidad de los ciudadanos.

La firma tendrá lugar tras anunciarse importantes planes de inversión pública en Cercanías, tanto en las estaciones como los trenes. De hecho, está previsto que los vehículos de este tipo constituyan una parte importante del ‘macroplan’ de compra de trenes que ultima Renfe. Los trenes de Cercanías transportaron 423,65 millones de viajeros el pasado año, un 3,6% más, y los regionales otros 23,3 millones (+1,5%), frente a los 21,10 millones de pasajeros que viajaron en el AVE y los 11,7 millones de Larga Distancia.

Nuevo contrato-programa de Renfe en junio

Renfe firmará este próximo mes de junio su nuevo contrato-programa con el Estado, el documento por el que la compañía ferroviaria recibe el encargo de explotar los servicios ferroviarios considerados públicos, los de Cercanías y Regionales, y cobra la correspondiente subvención pública. Así lo adelantó el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, durante su intervención en el pleno de debate de enmiendas de los Presupuestos en el Congreso.

La firma del nuevo contrato-programa tendrá así lugar seis meses después de que en diciembre de 2017 el Gobierno aprobara el nuevo listado de trenes considerados de servicio públicos, los que mayor número de viajeros transportan, que además supuso un aumento respecto a la relación que estaba vigente hasta entonces.

En cuanto a las subvenciones, por el momento, y a expensas de firmar este documento, los Presupuestos Generales del Estado de 2018 contemplan un pago de 1.190 millones de euros a Renfe por explotar estos servicios. Se trata de líneas que no son rentables económicamente, pero sí socialmente y que, por ello, se mantienen y subvencionan para garantizar la movilidad de los viajeros, determinadas conexiones y la vertebración de distintos territorios. La firma del contrato-programa de Renfe marcará también la voluntad del Gobierno de que la compañía ferroviaria mantenga o no el monopolio en la prestación de estos servicios públicos una vez que el transporte de viajeros en tren se abra a la competencia en toda la UE a finales de 2020.

El eventual mantenimiento del monopolio de Renfe en estos servicios dependerá del periodo de vigencia para el que se firme el contrato programa y gracias a las posibilidades que otorga para ello las directivas comunitarias sobre la liberalización. Estas normas europeas permiten que los distintos Estados puedan seguir encomendando directamente y sin competencia estos servicios públicos de Cercanías y Regionales convencionales al operador dominante de cada país, en el caso español a Renfe, hasta el año 2024.

Será a partir de ese año 2024 cuando ningún país pueda ya conceder los servicios públicos ferroviarios directamente a un operador. No obstante, a pesar de no poderse conceder, sí se permitirá su explotación, dado que la misma norma comunitaria contempla que hasta el mismo año 2023 se pueda conceder a un operador la prestación de Cercanías por un plazo de diez años, prorrogable por otros cinco. Así, en el caso de que esta encomienda de explotación de servicios públicos a Renfe se ratificara el mismo año 2023 y se aplicara la prórroga, la prestación en monopolio de estos transportes ferroviarios se garantizaría hasta 2037.

Alsa desafía a Renfe y formará a sus maquinistas

Alsa ha logrado habilitación para tener un centro de formación de personal ferroviario, incluidos maquinistas de tren, con lo que la compañía de autobuses da así un paso más en su posicionamiento en el sector del transporte de viajeros en tren que se abrirá a la competencia y dejará de ser monopolio de Renfe en 2020. La firma propiedad del grupo británico National Express ya cuenta con licencia de operador ferroviario privado desde 2013.

Alsa ha logrado de la Agencia de Seguridad Ferroviaria la correspondiente homologación como centro de formación de personal ferroviario, lo que le habilita para impartir formación y dar títulos a distintos profesionales del sector ferroviario. Entre los títulos que Alsa podrá impartir se incluye el de maquinista, esto es, conductor de vehículos ferroviarios, e incluso también dará cursos de “reciclaje de personal de conducción” entre otros, como son el de formación sobre infraestructuras y material rodante, operadores de vehículos de maniobras y auxiliar de operaciones de tren y cabina.

En verano de 2017 se convirtió en la primera empresa privada en operar un tren en el país, aprovechando la apertura a la competencia de los trayectos de carácter turístico. En esa fecha inició la explotación del tren ‘Felipe II’, el convoy turístico entre Madrid y El Escorial. Ahora, la compañía de transporte de viajeros en autobús, además de estar habilitada como operador ferroviario, podrá también formar trabajadores para prestar servicios en este sector, tanto a la propia empresa como a terceros.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) instó recientemente a Renfe a cumplir con una serie de medidas para garantizar que los operadores operadores ferroviarios privados, que por el momento que compiten con la compañía pública en tráfico de mercancías, no se queden sin maquinistas. Según el ‘superregulador’, las ofertas de empleo para conductores de tren que lanza Renfe provocan un efecto llamada sobre maquinistas de operadores alternativos “que no pueden igualar las ventajas de contratación del operador público”. Este hecho, y el que no exista en el mercado una suficiente bolsa de maquinistas, impide la competencia en el transporte de mercancía en tren.

En el caso de Alsa, la compañía suma esta nueva faceta de formador de personal ferroviario a la que la firma ya viene prestando sobre otras materias relacionadas con el transporte, ante el potencial negocio que se abre en el transporte en tren ante la liberalización. En cuanto al centro de formación de personal ferroviario, Alsa inicialmente lo implantará en sus sedes de Madrid, si bien a corto plazo también prevé extender esta actividad a sus centros de Asturias y León.

Cercanías seguiría en manos de Renfe en 2020

Renfe podría quedarse con el monopolio de la prestación de los servicios de Cercanías y Media Distancia convencional (regionales), considerados como servicios públicos, más allá de diciembre de 2020, cuando el transporte de viajeros en tren en la UE se abra a la competencia. La operadora puede garantizarse este negocio, el que mayor número de viajeros transporta, hasta casi el año 2040 si el Gobierno español se acoge a todas las posibilidades que las directivas comunitarias sobre esta liberalización ofrecen para ello. De esta forma, la compañía ferroviaria pública tendría sólo que competir en transporte en AVE y Larga Distancia con los nuevos operadores privados que entren en el mercado.

Renfe está actualmente pendiente de lo que el Gobierno decida sobre la futura explotación de estos servicios, en los que está anunciando importantes inversiones para su mejora, como es el caso de Cercanías con la presentación de planes en las distintas poblaciones en que se presta para renovar trenes y estaciones. También está a punto de firmar un nuevo contrato-programa con Fomento por el que le encomiende la prestación los servicios públicos de Cercanías y Media Distancia, toda vez que el Consejo de Ministros aprobó en diciembre la nueva relación de líneas que los conforman. A pesar de indicar que este contrato se “firmará en breve”, Julio Gómez-Pomar, asegura que aún no se ha determinado su vigencia, el periodo de tiempo para el que se encomendará a Renfe estos servicios.

A pesar de la apertura del mercado en 2020, las normas europeas permiten que en el caso de los servicios públicos puedan seguir siendo adjudicados a Renfe “directamente”, sin competencia, hasta 2024. “Será a partir de ese año cuando ningún país pueda ya conceder los servicios públicos ferroviarios directamente a un operador”, indica el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, durante una jornada ferroviaria organizada por ‘Expansión’.

No obstante, a pesar de no poderse conceder, sí se permitirá su explotación, dado que la misma norma comunitaria contempla que hasta el mismo año 2023 se pueda conceder a un operador la prestación de Cercanías por un plazo de diez años, prorrogable por otros cinco. En el caso de que esta encomienda de explotación de servicios públicos se realizara el mismo año 2023 y se aplicara la prórroga, la prestación en monopolio de estos transportes ferroviarios se garantizaría hasta 2037.

En cuanto a los servicios que prestará en competencia desde el primer momento, el ‘número dos’ de Fomento asegura que “para Renfe no supondrán ningún reto” dado que está ya preparada. Así, se refirió a su reestructuración en cuatro sociedades, los ajustes de costes realizados, su nueva política comercial y el reciente anuncio de un AVE ‘low cost’. No obstante, Renfe también está pendiente de otra decisión del Gobierno ante la liberalización, su eventual integración con Adif en un ‘holding ferroviario’.

El secretario de Estado explica que la reforma de la Ley Ferroviaria que se tiene que acometer antes de fin de este año para adecuarla a la liberalización incluirá la posibilidad de unir la compañía ferroviaria y la gestora de la infraestructura. Por el momento, ratifica que Adif trabaja en integrar la filial Adif Alta Velocidad “para conformar una administrador único, firme y sólido ante la liberalización”, mientras “se sigue trabajando en la posibilidad de que Adif y Renfe conformen un ‘holding'”

Ilsa aspira a la Alta Velocidad en 2020

El consejero delegado de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, asegura que la empresa Intermodalidad de Levante S.A (ILSA) tiene como objetivo acceder al mercado ferroviario doméstico en diciembre de 2020. Esta nueva corporación empresarial, integrada por los socios de Air Nostrum, tiene previsto iniciar sus operaciones en diciembre de 2020, porque ésta es la fecha en la que “se liberalizará la Alta Velocidad Española (AVE) y los trenes de Larga Distancia”, según indica Bertomeu.

El máximo responsable de Air Nostrum informa que están analizando un pedido de trenes para poder llevar a cabo estas operaciones y convertirse en un “importante operador ferroviario de pasajeros de la Alta Velocidad española”, además de estar considerando la entrada de nuevos socios. Su propósito principal es el de “funcionar como un operador multimodal de trenes y aviones“, asegura.

Bertomeu remarca que, en estos momentos, la Alta Velocidad “no compite con Air Nostrum” y que no la considera “una competencia sino una alternativa de negocio interesante”. “Pero, si en un futuro el AVE implantara un espacio en la terminal T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, prefiero estar yo ahí en vez de tener a otros de competencia”, añade.

El consejero delegado de Air Nostrum agregado que antes de la implantación del AVE la ruta aérea Madrid-Valencia contaba con 1.300.000 pasajeros, mientras que en la actualidad está en torno a los 350.000.

Al menos ocho empresas españolas y la pública francesa SNCF están a la espera de que el Gobierno anuncie la licitación de la apertura a la entrada de capital privado como operador en el Corredor Ferroviario de Levante, para competir con Renfe. Las compañías Aisa Tren, Avanza Tren, Veloi Rail, Alsa Ferrocarril, Continental Rail, Ecorail, Ferrovial Railway, Interbus, y Renfe, son las que pueden optar en cualquier momento a la licitación cuando ésta se produzca, puesto que además de la licencia para operar en la red, tienen también el certificado de seguridad exigido por la Ley Ferroviaria. A ellas se pueden unir, cuando consigan ese certificado, otra serie de empresas como Ariva Spain Rail, Empresa Ruiz, Empresa De Blas, Iberrail Spanish Railroad, Moventis Rail, Socibus y Vectalia, bien en solitario o en consorcio.

Curiosamente, son las principales empresas de transporte de viajeros por carretera las primeras que solicitaron, y que han obtenido, los permisos que les van a permitir acceder a la licitación del Corredor de Levante, cuando se lleve adelante el concurso. Algunas de ellas con experiencia ya en materia de ferrocarril, y otras no.

El Ministerio de Fomento contempla la entrada de operadores privados que rompan el actual monopolio de Renfe en, la fecha que la UE ha fijado para liberalizar este mercado en todo el continente.

Monopolio en Cercanías, competencia en AVE

Una de cal y otra de arena. Renfe tendrá garantizado el monopolio en la explotación de los trenes de Cercanías y de Media Distancia convencional (regionales) durante al menos una década más, hasta 2027. Así lo ha decidido el Gobierno, que ha optado por que la operadora pública mantenga en exclusiva estos servicios, los de carácter público y los que mayor número de viajeros transportan, en vez de sacar a concurso su explotación una vez que en 2020 el transporte de viajeros en tren en la UE se abra a la competencia. Sin embargo, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha dado ‘luz verde’ para romper el monopolio de Renfe en transporte de viajeros en tren AVE y Larga Distancia.

El Ejecutivo ha aprovechando una prerrogativa que incluyen las directivas europeas sobre liberalización del tráfico ferroviario de pasajeros en la UE para garantizarse el monopolio en Cercanías y Regionales. Será así, al menos, una década más. Por contra, se prepara para comenzar a competir con otros operadores privados en el AVE y Larga Distancia de 2020. Como contraprestación, la compañía deberá invertir en las instalaciones y el parque de trenes de dichos servicios públicos, según indican las mismas fuentes. De hecho, ya trabaja en un plan de compra y mejora de trenes convencionales.

Renfe viene prestando el servicio público de Cercanías y Media Distancia en función de una encomienda que anualmente le realiza el Estado. Se trata de conexiones ferroviarias consideradas de carácter público, necesarias para garantizar la movilidad y cohesión del país, aunque en su mayor parte deficitarias económicamente. Por ello, la operadora recibe a cambio una subvención anual de unos 600 millones de euros. El resto de trenes, el AVE y la Larga Distancia, tienen carácter comercial, y Renfe los programa y explota libremente sin recibir subvención alguna.

Las directivas europeas sobre liberalización ferroviaria marcan 2020 como fecha tope para que los países de la UE abran a la competencia el tráfico de viajeros en tren. No obstante, en el caso de los servicios ferroviarios públicos (Cercanías y los regionales), permiten aplicar un periodo de transición. Así, los países pueden seguir confiando estos servicios ferroviarios públicos a las compañías ‘incumbentes o dominantes’, esto es, a las que los han venido prestando hasta ahora. En el caso de España, Fomento se acogerá a esta prerrogativa y confiará el servicio a Renfe, en vez de sacarlo a concurso, al considerar que, “en una primera etapa, es la mejor opción”.

El Ministerio ultima conceder su prestación a Renfe durante un periodo de diez años, lo que aprovechará la operadora para la revisión del listado de trenes de Cercanías y Media Distancia que integran el servicio público, que debe tener preparada antes de fin de año. Los trenes de Cercanías y la Media Distancia son los que mayor número de viajeros transportan, a pesar de los récord que el AVE y la Larga Distancia vienen encadenando en los últimos años, con los que actualmente suman unos 32 millones de usuarios. Los servicios Cercanías que Renfe presta en una docena de ciudades contabilizaron un total de 409 millones de pasajeros en 2016. Los de Media Distancia trasladaron 23,31 millones que, sumados a los de Media Distancia AVE (los Avant), se elevan a 30,6 millones.

En cuanto al listado de condiciones que se impone a los operadores ferroviarios internacionales que quieran prestar nuevos servicios en España, figura el hecho de que al menos el 30% del todos los viajeros que transporten deberán tener origen o destino internacional. Además, el 20% de los trayectos que ofrezcan deberán discurrir fuera del territorio español. Además, la CNMC deberá comprobar que existe una demanda potencial de viajeros para el transporte internacional que se ofrezca en función de las ciudades que conecte y la oferta de otros modos de transporte.

La comisión también considerará la estrategia de comercialización y márketing del operador (canales de venta, presencia comercial en España y en el país europeo destino del servicio, horarios y paradas, entre otros términos). Además, examinará el parque de trenes destinados al servicio y si existen ya conexiones similares en el mercado español a las que propone la nueva empresa, tanto por parte de Renfe como por alguna de sus filiales.

El Gobierno espera poder mantener el monopolio de Renfe en Cercanías y Regionales más allá de 2020

Renfe mantendrá el monopolio del transporte de viajeros en tren de Cercanías y Regionales (Media Distancia), los considerados como servicio público, más allá de 2020, la fecha fijada por la UE para abrir a la competencia el tráfico ferroviario de pasajeros. La compañía ferroviaria pública deberá en ese año a empezar a competir con otros operadores que entren a explotar los servicios de Alta Velocidad y Larga Distancia. No obstante, mantendrá en exclusividad el resto de los servicios ferroviarios que presta, los que tienen consideración de servicio público y para los que anualmente recibe una aportación del Estado de unos 600 millones de euros.

Así lo ha decidido el actual Gobierno, que prevé acogerse a lo que en este sentido dice la directiva comunitaria. La norma europea da margen a los Estados para que durante un periodo de tiempo sigan otorgando contratos de presentación de servicios ferroviarios al operador incumbente, esto es, a la compañía que los esté explotando en ese momento. “Nosotros creemos que esta es la mejor solución en una primera etapa, que Renfe pueda seguir prestando los servicios públicos de Cercanías y Media Distancia donde ya los presta durante el tiempo que se determine”, según indica el secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Julio Gómez-Pomar en una reciente comparecencia parlamentaria. “Y una vez agotado el periodo que permitan las normas del cuarto paquete ferroviario de la UE, entraremos ya en un procedimiento competitivo”, añade el ‘número dos’ de Fomento.

El actual equipo del Ministerio de Fomento que dirige Íñigo de la Serna apostó a su llegada al Departamento por alinear la apertura del transporte de viajeros en tren en España a los plazos máximos fijados por la UE para todos los países y fijarla así para 2020. De esta forma, retrasó los planes de liberalización en los que trabajó Fomento en la Legislatura anterior, que planteaban una inminente apertura del sector a la competencia, pero paulatina, de forma que en una primera fase sólo se iba a abrir el corredor del Levante y sólo se iba a dar licencia a un operador privado.

De la Serna considera más oportuno abordar la liberalización en los plazos fijados por la UE y aprovechar el tiempo que resta hasta 2020 para preparar al sector a la competencia. Ahora, apuesta por mantener la exclusividad en los servicios públicos durante unos años más.

Las líneas de Cercanías y Media Distancia que Renfe seguirá explotando en monopolio son las que más viajeros transportan. En 2016, el número de usuarios de las redes de Cercanías creció un 5,48%, hasta sumar 477,74 millones de pasajeros. Los trenes de media distancia, tanto los convencionales como los de Alta Velocidad (Avant), transportaron casi 32 millones de viajeros, un 0,6% más.

La extensión del monopolio de Renfe en estos servicios coincidirá con las mejoras que el Ministerio de Fomento, a través de la operadora y Adif, pretende acometer en los próximos ejercicios en mejorar la red de ferrocarril convencional, así como estaciones y otras dotaciones de Cercanías.

Globalia se suma a la lista de compañías con licencia ferroviaria para competir con Renfe

globalia

Otro competidor. Globalia ha obtenido licencia de operador ferroviario que le habilita para poder optar a competir con Renfe en transporte de viajeros en tren. El grupo que preside Juan José Hidalgo logró esta licencia el pasado 23 de enero y a través de su empresa filial Iberrail Spanish Railroads. El grupo de Hidalgo se suma así a las otras doce compañías que ya cuentan con licencia de operadores de transporte de viajeros en tren.

Globalia se habilita como operador ferroviario mientras el Gobierno ultima la gradual apertura a la competencia del sector con la licitación de un concurso público para elegir a la primera empresa privada que romperá el monopolio de Renfe en transporte de viajeros en tren. En virtud del concurso, previsto para el primer semestre de este año, el Ministerio de Fomento concederá un ‘título habilitante’ a un operador privado para que entre a competir con la compañía ferroviaria pública en el Corredor de Levante.

Con la consecución de esta licencia, Globalia apuesta por diversificar y extender al negocio ferroviario la actividad que desarrolla en el ámbito del transporte aéreo, a través de Air Europa, de la gestión de viajes (Halcón Viajes), de los hoteles (Be Live) y como touroperador (Travelplan).

Las empresas que tienen licencia, y también cuentan con el correspondiente certificado de seguridad, son las constructoras ACS, Acciona, Ferrovial y Comsa, las compañías de transporte en autobús Alsa e Interbús, el grupo Planeta a través de su sociedad Veloi Rail, y la firma andaluza Eco Rail.

Las firmas que ya disponen de licencia, pero están a la espera del certificado de seguridad son Avanza Tren, Aisa Tren, Vectalia Rail y La Sepulvedana.

Fomento ultima la liberalización del ferrocarril, mientras el sector encadena récords en cuanto número de viajeros transportados en AVE y Larga Distancia, y se ultima la puesta en marcha este año de 1.000 nuevos kilómetros de Alta Velocidad para que el AVE enlace con diez nuevas ciudades.