Archivo de la etiqueta: CRCC

China se ofrece a construir el HS2 británico

Reino Unido y China mantienen “discusiones preliminares” sobre la posibilidad de dar a la empresa estatal de ferrocarriles de Pekín un papel en la construcción de la línea de alta velocidad HS2. Fuentes diplomáticas británicas dicen que no se han hecho “compromisos concretos”. Según el programa en vigor, el tramo final de la línea no se completará hasta el 2040, aunque el primer ministro Boris Johnson cree posible adelantarlo a 2035.

La compañía estatal de ferrocarriles de China asegura que podría construir la línea en sólo cinco años y a un costo mucho menor, según la revista Building. De ahí que se hayan disparado los rumores sobre la cooperación china en el ambicioso plan para los ferrocarriles británicos. Pero el diputado conservador Tom Tugendhat advierte que dejar que la CRCC construya la HS2 sería “extremadamente cuestionable”. Boris Johnson aprobó esta semana el controvertido esquema del HS2, pero fuentes del sector advierten que los costes podrían alcanzar más de 100.000 millones de libras, contra un presupuesto de 62.000 millones.

Building informa que la Corporación de Construcción de Ferrocarriles de China (CRCC) escribió al director ejecutivo de HS2 Ltd. el mes pasado, diciendo que podría construir la línea a mediados de la década, por un precio muy reducido. Las importantes inversiones en el HS2 disparan la hipótesis sobre una intervención china. Pero cualquier movimiento para dar a Beijing un papel más importante en la infraestructura del Reino Unido sería casi seguro que resultará controvertido, después de que el Boris Johnson, según se informa, incurrió en la ira del presidente Donald Trump -además de molestar a muchos diputados conservadores- con su decisión de permitir que el gigante de la tecnología Huawei suministrara equipos para la red móvil 5G.

La oferta puede sonar tentadora. Los trabajos de preparación están en marcha y la gran mayoría de los contratos ya han sido asignados para la primera fase del proyecto que une Londres y Birmingham. Sin embargo, la información periodística apenas detalla el proceso de la Corporación de Construcción de Ferrocarriles de China. Por lo tanto, no está claro cuán seriamente se está tomando el enfoque o si las discusiones progresaron más allá del interés de la CRCC de ser reconocida y de que se les informe del proceso.

La carta de CRCC afirma que podría traer ventajas que valen la pena superar los obstáculos. Pero la política de permitir la inversión china en una infraestructura clave del Reino Unido no sería sencilla. “¿Hemos decidido recuperar el control de Bruselas para entregárselo a Pekín?”, se preguntaba el presidente del comité de asuntos exteriores se preguntaba el sábado en el programa Today de la BBC Radio 4. Tugendhat añadía que los proyectos en China a menudo se completan rápidamente “porque no se preocupan por asuntos tan pequeños como el consentimiento de planificación o los derechos de los trabajadores”.

Tugendhat también se muestra escéptico ante la decisión de Johnson de dejar entrar a Huawei en la red 5G del Reino Unido, describiendo la presencia del gigante tecnológico chino en la red como algo parecido a dejar entrar a un “zorro en el gallinero”. Pero en el Reino Unido no hay excesivos reparos a escuchar los cantos de sirena de China. Máxime cuando la CRCC asegura que “estamos seguros de que podemos ofrecer un costo significativamente menor que las proyecciones que hemos visto. Encontrarán que el camino chino es buscar soluciones, no quedarse en los obstáculos y dificultades”.

La CRCC ha transformado el sistema de transporte de China, construyendo la mayor parte de la red de alta velocidad del país de 24.945 kilómetros de longitud. Los partidarios del HS2 dicen que mejorará los tiempos de transporte, aumentará la capacidad, creará puestos de trabajo y reequilibrará la economía del Reino Unido. Una vez que se construya, los viajes serán más cortos. Los tiempos de viaje de Londres a Birmingham se reducirán de 1 hora y 21 minutos a 52 minutos, según el departamento de Transporte. Y mientras se construye, se espera que cree miles de puestos de trabajo y proporcione un estímulo al crecimiento económico.

China volverá a pujar en el concurso del tren de alta velocidad que México ofertará en breve

Nuevo-Tren-Mex-Qro-1

Si no quieres taza, taza y media. La Corporación de Construcción Ferroviaria de China (CRCC) cree muy probable su participación en la puja para adjudicarse el proyecto de una línea de tren de alta velocidad en México. El presidente Peña Nieto anuló en noviembre el contrato que había adjudicado el proyecto a la empresa China. La CRCC ha mostrado de nuevo su interés en el nuevo concurso que ha sacado el gobierno mexicano para construir una línea de alta velocidad entre México D.F. y Querétaro, que supondría una inversión de unos 3.760 millones de dólares (3.148 millones de dólares).

“Probablemente nos presentaremos y tendremos ventajas significativas sobre otros ofertantes en términos de tecnología, experiencia y precio”, declaró un directivo del consorcio constructor ferroviario chino, Tiam Yun, al diario oficial ‘Global Times’. Según CRCC, la compañía china aún no ha recibido comunicación oficial de México, pero confía en participar en este nuevo proyecto una vez haya examinado en profundidad las nuevas condiciones para el proceso de adjudicación de la línea.

La Secretaría de Comunicaciones y Transporte de México anuncia que los términos preliminares del contrato se publicadrán el próximo día 14; serán similares a los del proceso inicial, al que sólo se presentó el proyecto de la CRCC, aunque las dudas que suscitó la adjudicación, aconsejaron repetir el proceso.

A finales de diciembre el responsable mexicano de la cartera, Gerardo Ruiz Esparza, explicó a una comisión legislativa que el proyecto se canceló por las críticas políticas y las “dudas e inquietudes que han surgido” en torno al proceso, a pesar de que desde el primer momento todo había discurrido de forma legal y transparente. Ruiz Esparza explica que, para lograr una “plena aceptación popular y libre de obstáculos”, se decidió anular la adjudicación inicial y convocar una nueva licitación.

La situación y las alternativas existentes se trasladaron a las autoridades chinas que, aunque sorprendidas, “entendieron nuestras razones“, por lo que la CRCC aceptó la anulación del contrato sin solicitar el pago de gastos no recuperables. “No se ha pagado al consorcio (chino) ninguna compensación o cantidad alguna por cualquier otro concepto”, aseguró tajante Ruiz Esparza.

Un consorcio formado por CRCC, la Compañía de Locomotoras y Material Rodante del Sur de China (CSR, uno de los grandes fabricantes mundiales de locomotoras y trenes eléctricos) y otras cuatro firmas mexicanas, se llevó el contrato inicial, al que no concurrió ningún otro grupo. “La anulación de la última licitación ha tenido un impacto negativo, ya que nuestros documentos han estado abiertos al público desde entonces”, dijo Tian Yun, editor jefe de la Red de Información Macro-China, ligada a la Comisión Nacional de Reforma y Desarrollo, el organismo de planificación económica del país comunista. Según Tian, Japón podría convertirse el principal rival para China en este proceso, ya que la depreciación del yen podría hacer más competitiva una posible oferta desde ese país.

Con todo, se espera que el Grupo Higa no participe esta vez en el consorcio con el que CRCC y CSR podrían presentarse en esta segunda oportunidad, mientras también bajaran presentarse el grupo francés Alstom y el canadiense Bombardier. Quizá también concurran las firmas españoles CAF y Talgo, aunque ningun a de las dos se ha pronunciado todavía. Es muy posible que hasta el término de la próxima semana no se conozcan las ofretas competidoras.

China ultima con India un proyecto para construir el primer tren de alta velocidad entre Delhi y Chennai

trenes-alta-velocidad-china2

China negocia con la vecina India la posibilidad de construir el primer ferrocarril de este tipo en el subcontinente, que uniría las ciudades de Delhi y Chennai. De prosperar las negociaciones, sería la segunda línea de alta velocidad más larga del mundo, con 1.754 kilómetros, tras la de Pekín-Cantón, de 2.298 kilómetros, inaugurada en diciembre de 2012. China es el país con la mayor red de trenes de alta velocidad del mundo.

El proyecto, con un presupuesto de 200.000 millones de yuanes (26.073 millones de euros), sería desarrollado conjuntamente por empresas de los dos países, aunque las principales firmas chinas del sector no quisieron dar detalles de las negociaciones, según relata el ‘China Daily’.

La prensa india sí adelantó recientemente que representantes de dos compañías ferroviarias del país, High Speed Rail Corp y Rail Vikas Nigam, viajarán esta semana a China para continuar los contactos, iniciar estudios de viabilidad y firmar los primeros acuerdos de cooperación en la materia.

El proyecto es parte de un plan nacional de redes de alta velocidad elaborado por el Gobierno del primer ministro indio, Narendra Modi, y que busca establecer seis líneas con las que queden unidas entre sí, por trenes que circulen a 300 kilómetros a la hora, cuatro de las principales ciudades del país: Delhi, Chennai, Bombay y Calcuta.

China posee más de 14.000 kilómetros de líneas de alta velocidad (más que el resto de países del mundo juntos), construidas en apenas un lustro, y sus firmas del sector aspiran a exportar esta tecnología a todo el planeta. Recientemente la firma china CRCC logró un contrato para construir el primer tren de alta velocidad latinoamericano, entre México y Querétaro, aunque la concesión fue cancelada pocos días después por irregularidades en el concurso de candidaturas, en el que la compañía asiática había sido la única aspirante.

La red ferroviaria india cubre todo el país y abarca una extensión de 63.140 kilómetros. Indian Railways es la principal compañía del país, que tiene la segunda mayor red ferroviaria del mundo y mueve más de 5.000 millones de pasajeros y más de 350 millones de toneladas de carga anualmente. Diariamente utilizan el tren, el principal medio de transporte de larga distancia, 18,5 millones de personas. La red india también presta servicios limitados a Nepal, Bangladés y Pakistán.