Archivo de la etiqueta: marquesina

La estación de Abando se salva, de momento

Hay gritos que no se escuchan. Quizá porque el ruido ha acabado por dejarnos sordos. Y en esta cuestión que se nos plantea hay un auténtico clamor. La llegada soterrada del TAV a Bilbao tiene en un vilo a la comunidad técnica. Ingenieros, arquitectos y amantes del ferrocarril temen por el futuro de la estación de Renfe y Adif. “La de Abando es ejemplar por su colocación en la ciudad, su vestíbulo de acceso y la respuesta a la plaza Circular. Pero sobre todo por su propia configuración y atinadas proporciones. Su mutilación sería sencillamente un crimen que los ciudadanos no debemos consentir”, escribía en las páginas de El Correo, Javier Cenicacelaya.

Los técnicos del Consistorio planteaban la posibilidad de cortar una parte de la estación para unir con mayor facilidad las calles Bailén, en San Francisco, y Padre Lojendio, en El Ensanche. El soterramiento de Abando, además de poner fin a la trinchera de vías que separa el centro de la ciudad y el barrio de Bilbao la Vieja, permitirá liberar 107.000 metros cuadrados para que Bilbao siga creciendo. Un plan muy goloso.

“¿Hasta cuándo se va a seguir especulando con el patrimonio histórico de Bilbao como si de solares de tratara? ¿Hasta cuándo?”. El prestigioso arquitecto bilbaíno se hace la misma pregunta que otros cientos de ciudadanos de la capital vizcaína. Si bien es cierto que hay edificios centenarios que se han recuperado para la villa tras haber perdido la utilidad para la que fueron creados (la Alhóndiga, por ejemplo, y en breve, la Aduana), no es menos verdad que otros (Depósito Franco) han sufrido el efecto del negocio.

¿Qué futuro le espera a Abando? Esa es la pregunta del millón. El estudio de arquitectura G&C con sede en Loiu, que trabaja sobre el planeamiento de esta zona para el Ayuntamiento, propone la conservación en su integridad de la cubierta de la estación, un hangar de inmensas proporciones que confiere una personalidad propia al recinto. Es una primera victoria, pero no acaban ahí las dudas. El primer estudio adjudicado para ordenar todo ese ámbito contempla mejorar las conexiones peatonales entre ambas zonas y sentar las bases de su urbanismo. La venta de viviendas es clave para la obtención de plusvalías con las que sufragar la nueva terminal, cuyo coste asciende a 350 millones, según las previsiones confirmadas por el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna.

De momento, el proyecto preserva la gran marquesina, aunque sigue muy abierta la función que pueda tener la estación actual en el futuro. Se ha especulado con ampliar la superficie comercial y de exposiciones, ya presente desde 1996 gracias al centro Vialia, e incluso con utilizar el espacio para una eventual extensión del Museo de Bellas Artes.

Abando ha ido cambiando de cara para adaptarse a los tiempos. Arrancó en 1963 (cuando era un municipio independiente, luego anexionado a Bilbao) con un edificio de estilo inglés en el que tiene una gran participación Charles Blaker Vignoles. Después de tres intentos fallidos de reforma, el actual edificio, obra del arquitecto Alfonso Fungairiño, se levanta en 1948. Presenta dos zonas: el edificio de acceso de los viajeros, de líneas clásicas y granito en los basamentos, y la bóveda que protege los andenes, construida sobre 12 arcos metálicos separados 16 metros entre sí. El hangar ha sido la solución más utilizada para cubrir algunas de las estaciones más emblemáticas de Europa, como la de Atocha de Madrid, St. Pancras de Londres, Termini de Roma y la Central de Amberes.

“Me preocupa la actitud iconoclasta, irreverente e ignorante de quienes se toman la libertad (¿con qué legitimación?) de destruir el patrimonio de todos. Y me preocupa la connivencia de algunos equipos que se autoproclaman como líderes de la arquitectura y el urbanismo. Me gustaría recordar a todos que cuando se hizo la adecuación de la estación de Atocha, en Madrid, para la llegada del AVE de Sevilla se respetó escrupulosamente la estación, creándose un elegante salón urbano que permite el tránsito de millones de viajeros al año. También quiero recordar que en España son muy contadas las estaciones con grandes estructuras metálicas, y más escasas aún con bóvedas roblonadas del tipo de la de Abando. Quedan magníficos ejemplos como la Estación del Norte de Valencia, la de Francia de Barcelona y La Coruña-San Cristóbal, entre otras”. Jav‪ier Cenicacelaya lleva tiempo gritando para salvar Abando. No quiere que se produzca un disparate urbanístico que, efectivamente puede ser muy rentable, pero que empobrece la ciudad al eliminar una de sus joyas patrimoniales. Y no olvidemos que el patrimonio es de todos.

Adif acometerá en breve tareas de rehabilitación y consolidación ornamental en la estación de Almería

estacion-almeria-2013

Al rescate de la estación de Almería. El comité de dirección del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha anunciado una inversión de 250.000 euros para abordar la primera fase de la rehabilitación de la fachada y el vestíbulo de la antigua estación de ferrocarril de la capital almeriense, ubicada junto a la estación Intermodal y que en las últimas semanas ha sido objeto de otras obras de análisis y correcciones urgentes, preventivas y correctoras para asegurar varios elementos constructivos del edificio. El alcance de estos trabajos incluye actuaciones de rehabilitación de la balaustrada de la cubierta y elementos ornamentales que coronan el edificio, así como la rehabilitación integral de la marquesina principal de entrada al inmueble.

La estación “es uno de los edificios de uso ferroviario más bonitos de todo el país” por sus características arquitectónicas, de forma que es “parte de una de las pocas muestras de arquitectura historicista y uno de los elementos singulares con los que cuenta la provincia de Almería”. Comenzó a construirse en 1890 y fue finalizada en 1893, de modo que su actividad comenzó un año más tarde con la entrada en funcionamiento de la línea Guadix-Almería.

El anuncio realizado por Adif tras la decisión de su comité de dirección, se traducirá en las próximas semanas bien en una concesión directa, o en una licitación que permita acometer esta obra que, de forma global, estará divida al menos en dos fases, según han añadido fuentes del Administrador.

Las actuaciones puntuales de rehabilitación a llevar a cabo contemplan tareas de recuperación y consolidación ornamental durante un periodo de entre tres o cuatro meses. No obstante, las mismas fuentes han señalado que previamente deberá finalizar la actuación de urgencia desarrollada por la empresa Jarquil Global bajo una inversión de 8.000 euros, ya que la misma compañía emitirá un informe que permita conocer el punto de partida de los nuevos trabajos. Así, la obra de urgencia tiene prevista su finalización a finales de este mes.

Los nuevos trabajos comprenderán también la eliminación de aquellas intervenciones en esos elementos que hayan podido enmascarar el diseño original de la estación y su percepción como monumento, de modo que se procurará poner en relieve los valores formales e históricos de la estación.

La realización por fases de las intervenciones necesarias para la recuperación de la estación histórica de Almería tiene como objetivo la adecuación de dichas intervenciones a las necesidades del proyecto en cada momento. No obstante, si algún elemento precisara de intervenciones anticipadas en la fachada o cubierta, se intervendrá sobre el mismo con carácter prioritario, según ha puntualizado Adif.

La Mesa en Defensa del Ferrocarril y el Colegio de Arquitectos celebra estos días unas jornadas sobre la antigua estación del ferrocarril. Este martes, en el salón del Circulo Mercantil, se hablará sobre la “pérdida de identidad en el marco de la coyuntura del transporte ferroviario de la provincia de Almería”. Las jornadas servirán también para “denunciar la desidia” de las administraciones públicas, que “después de 31 años” desde que se iniciara el expediente para declarar el inmueble bien de interés cultural, “la antigua estación del ferrocarril se encuentra aún sin catalogar“.

Este foro tiene como objetivo “generar debate y opinión sobre los posibles usos que en un futuro pueda tener la antigua estación del ferrocarril”. Por ello, espera que los ponentes de las jornadas permitan sacar conclusiones “de cara a la inminente rehabilitación de la estación que, por parte de Adif se quiere llevar a cabo”

Un antiguo calderero pelea para que la estación de Málaga recupere la antigua marquesina

fachada-estacion-malaga

Francisco Mejías, obrero de la Vers que remodeló la marquesina de Renfe hace medio siglo, comenzó hace unos días una recogida de firmas para pedir que la marquesina vuelva a instalarse. Este jubilado malagueño, que dejó la Vers como jefe del taller de calderería en 1976, cuando cerraron las instalaciones que estaban junto al actual Parque Huelin, quiere hacerse oír en el pleno municipal, en el que ya intervino en octubre de 2015 para pedir la recuperación de la estructura de hierro. «De número de firmas quiero llegar al máximo, no me voy a cansar hasta que me llamen otra vez en el pleno», reconoce.

El sueño de Francisco Mejías sería el regreso de la marquesina a su emplazamiento original, al menos la fachada de la antigua estación y que una placa recordara a los trabajadores de la Vers que remodelaron esta histórica estructura. En octubre de 2015, con motivo de la moción municipal, el grupo municipal socialista dio a conocer unas fotos de la marquesina desmantelada, en mal estado y a la intemperie, en los almacenes municipales de El Duende.

En octubre del año pasado el Ayuntamiento aprobó una moción de Málaga para la Gente, con el apoyo de todos los grupos municipales, para que la marquesina de Renfe, el pórtico de entrada de la antigua estación de tren, sea restaurada y «ubicada en un lugar adecuado y digno de su importancia». La moción se presentó en el año en que se recordaba el 150 aniversario de la llegada del ferrocarril a Málaga. Para el malagueño Francisco Mejías, de 75 años, último trabajador de la Vers con vida que realizó la remodelación de la marquesina en 1965, lo ideal «es que vuelva a su sitio, no a otro lado».

Francisco, que contó la historia de la remodelación de la marquesina el pasado 18 de diciembre en ‘La Opinión’, una obra en la que también participó su padre, ha escogido el bar del mercado de Huelin, al que acude entre semana a las 9.30 para recoger las firmas. El antiguo calderero ha escogido el bar del mercado porque es el barrio de los talleres de la Vers. «Entré en la Vers en el 56 y estoy más tiempo en Huelin que en mi calle», reconoce. El antiguo jefe de calderería (desde 1971 hasta el cierre de la Vers) cuenta que la mayoría de las firmas recogidas provienen de personas mayores que han conocido el trabajo de los famosos talleres, en los que entró con solo 14 años.

En el trabajo de la fachada de la estructura ferroviaria, que todavía conserva elementos originales de la década de 1860, recuerda que en calderería trabajaban «tres hombres como máximo haciendo el frontal de la marquesina», mientras que de las cerchas se encargaban «seis o siete hombres», entre ellos su padre. «La hicimos en la Vers y luego las piezas se llevaron a Renfe y allí se montaron», destaca.

Adif invertirá 1,2 millones para rehacer la estación de tren de Lorca dañada por los seísmos de 2011

estacion-de-sutullena-de-lorca

Manos a la obra. La rehabilitación de la estación de trenes Lorca-Sutullena, gravemente dañada por los terremotos que devastaron la ciudad hace casi dos años, costará 1,2 millones, y la obra, que acaba de ser adjudicada por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), tiene un plazo de ejecución de unos diez meses. Los trabajos, que ejecutará la empresa Edhinor, incluirán la recuperación del edificio de viajeros, fuera de servicio desde mayo de 2011, de los andenes y de los espacios exteriores de la estación, y garantizarán la accesibilidad a todos los espacios de personas con movilidad reducida.

El 11 de mayo de 2011, Lorca sufrió dos terremotos de 4,7 y 5,1 grados en la escala de Richter. La estación quedó dañada, sobre todo en la parte superior. El tejado, paredes y ventanas cayeron por la fuerza del seísmo y pocos días después todo el piso superior de la estación fue demolido por seguridad. A pesar de los daños se siguió prestando servicio de viajeros en la zona anexa al edificio histórico. Aunque se rumoreaba la demolición, técnicos de Adif evaluaron la estación y optaron por la restauración del edificio.

Lorca-Sutullena es, junto a Lorca-San Diego una de las dos estaciones de ferrocarril de Lorca; está situada junto a la plaza de Carruajes, próxima al centro urbano y junto a la plaza de Toros de Sutullena. Se encuentra en la línea de ancho ibérico Murcia-Águilas, en el punto kilométrico 0,2 y a 171,54 metros de altitud sobre el nivel del mar. El kilometraje de la línea se reinicia en la estación tomando como referencia el antiguo trazado Lorca-Baza y Águilas

El edificio histórico de la terminal recuperará el volumen central a doble altura y los dos cuerpos laterales de altura única, respetando el diseño anterior al terremoto, para lo que serán necesario volver a disponer pórticos metálicos de acero, construir las cubiertas, reorganizar el espacio interior de venta de billetes, información y oficinas y el de los aseos y vestuarios.

En los módulos laterales del edificio se mantendrá una única altura, se renovarán los espacios de uso interno y la cafetería de la estación, serán reparados los muros interiores y exteriores, la carpintería y los elementos de vidrio y se dotará a la terminal de nuevas instalaciones de electricidad, fontanería, climatización y protección contra incendios.

El proyecto incluye la colocación de un nuevo solado antideslizante en el andén principal, así como de señales, mobiliario y farolas. Se recuperará el diseño original de la marquesina con entrevigado de madera y chapa de acero y se construirá una nueva red de aguas con bajantes y sumideros.

La estación ha sido durante años obligatoriamente estación término, ya que la infraestructura (principalmente los puentes metálicos) que continua en dirección a Águilas no estaba preparada para que circulasen algunos tipos de trenes. Según los técnicos, los antiguos puentes que existían en el trazado y que no habían sido sustituidos no tenían la suficiente resistencia para admitir grandes cargas por eje, con lo que quedaba limitada la explotación de la línea. Este problema de resistencia fue solucionado en un primer momento con los automotores MAN serie 592 que son más ligeros de peso. Tras las diversas actuaciones de modernización de la línea, algunas en los últimos años, el día 13 de julio de 2012 un Talgo procedente de Madrid con parada en Lorca-Sutullena, continuó hacia Águilas dentro de un servicio especial de 22 trenes que Renfe Operadora había programado para la época estival.

La Asociación de Patrimonio quiere proteger la arquitectura de la Estación del Norte en Donosti

Salvar Norte. La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública ha reclamado que se salve y se respete la arquitectura de la antigua estación del Norte y su histórica marquesina de San Sebastián a la que afectarán, en mayor o menor medida, los proyectos previstos para el tren de alta velocidad y del centro cultural de Tabakalera que la ciudad donostiarra abordará en los próximos meses. La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública recuerda que la terminal donostiarra “es la única estación ferroviaria” de toda España que “aún conserva una marquesina salida de la factoría del ingeniero francés Eiffel”, por lo que goza de protección municipal.

Esta entidad considera, no obstante, que, si se mantiene la marquesina pero no la estación, se producirá “una absoluta descontextualización y devaluación de dicho elemento por pérdida de integridad”. Asimismo la corporación del patrimonio defiende también que se respete la fachada de la estación que da al Urumea, por lo que desde 2008 ha pedido al Ministerio de Cultura la protección integral del conjunto formado por la estación, el hotel y el pórtico.

La primitiva estación de San Sebastián fue construida en 1863, según el diseño del arquitecto Letourneur. Pero fue el ingeniero francés Biarez quien construyó más tarde, en 1880, la estructura de la cubierta y quien realizó otras ampliaciones como por ejemplo el hotel. Un año antes, en 1879, ya había intervenido en el proyecto para la Estación del Norte de Madrid junto a Mercier, Ouliac y Eugenio Grasset. Como otras estaciones de la compañía de Caminos de Hierro del Norte, la terminal donostiarra guarda también una línea francesa en las formas de las fachadas. Su elemento principal, la cubierta de andenes, es un ejemplo de las nuevas estructuras de hierro que se aplicaron a los puentes, mercados y estaciones, como signo de progreso. Permanecen como diseños estructurales de una gran riqueza formal en la definición de las distintas piezas, barras y uniones, que incluso reflejan su comportamiento individual y su función en la estructura de la que forman parte.

Esta estación es, junto con el apeadero de Gros, la que mayor número de salidas y entradas genera, con casi 15.000 viajeros al día. Cuenta con sala de espera, comercios, restaurantes y máquinas de vending.

El alcalde de San Sebastián ha afirmado, sin embargo, que Adif le ha garantizado que la marquesina artística de hierro y cristal de la estación actual, así como la propia terminal, se mantendrán para el servicio de cercanías de Renfe, mientras que ninguno de los proyectos del nuevo edificio afectará a las casas de vecinos del área de Atotxa próximas a las vías.

Odón Elorza afirma que el presidente de Adif, Antonio González, le ha comunicado que no se plantea instalar la estación del tren de alta velocidad de Atotxa en ninguna dependencia del edificio de Tabakalera, el proyecto que pretende convertir la antigua fábrica donostiarra próxima a la estación en un Centro Internacional de Cultura Contemporánea. Elorza ha trasladado la importancia de que la estación del TAV esté finalizada para el año 2016, cuando la ciudad espera poder celebrar la Capitalidad Europea de la Cultura.
El proyecto deberá buscar la integración de la estación con la futura terminal de autobuses y con Tabakalera, además de asegurar la intermodalidad y funcionalidad.. El primer edil donostiarra ha asegurado que el presidente de Adif le ha manifestado que “ni el sótano, ni los 6.000 metros disponibles por el momento en Tabakalera presentan para Adif ningún interés, ni son de utilidad”.

(Imagen en Wikimedia Commons)