Archivo de la etiqueta: Vigo

90 minutos de Oporto a Vigo en 2019

La electrificación de la línea férrea que une Oporto con Vigo, pasando por la ciudad lusa de Viana do Castelo, estará concluida a lo largo de 2019, lo que posibilitará hacer ese trayecto en tren en 90 minutos. El Gobierno de Portugal lanza el concurso de electrificación del tramo que va desde Viana do Castelo hasta la frontera de Valença, en un acto público celebrado en esta ciudad fronteriza al que ha acudido el ministro de Infraestructuras luso, Pedro Marques.

Este último tramo hasta la frontera con Galicia es de 49 kilómetros y supondrá una inversión de 23 millones de euros, con un plazo de ejecución hasta 2019. Desde el pasado enero ya está en fase de ejecución de obras para su electrificación el tramo anterior, es decir, el que va desde la ciudad de Nine (distrito de Braga) hasta Viana do Castelo. Este trayecto es de 43,6 kilómetros y cuenta con un presupuesto de 28,5 millones de euros.

El Ejecutivo español ya tiene electrificada su parte, salvo un tramo de 8 kilómetros desde la estación de Guillarei (en Tui) hasta la frontera de Valença.Esta parte aún no se ha electrificado a la espera de que vayan concluyendo los plazos de ejecución de la parte lusa, por miedo a que la catenaria pueda ser robada si está en desuso, según explicó en varias ocasiones un portavoz del Gobierno.

Una vez concluidas todas las obras en 2019, el trazado de Vigo a Oporto se acortará 45 minutos, por lo que el viaje en tren será de hora y media. Para los vecinos de Galicia, esta futura infraestructura será de interés, sobre todo para los que acuden a Oporto para tomar algún avión en el aeropuerto Sá Carneiro. Además, para Portugal y España será un nuevo elemento para fomentar el intercambio de mercancías y mejorar el flujo de exportaciones.

La modernización del ferrocarril entre Oporto y Vigo es una necesidad, como destaca el alcal de Viana do Castelo. José María Costa considera “imprescindible la construcción de un nuevo túnel de acceso a la estación de ferrocarril de Vigo, que evitaría demoras en los traslados para los viajeros que llegan a Galicia desde Portugal”. Esta obra, conocida como variante sur, permitiría un ahorro de casi una hora en el viaje entre las dos ciudades del Eixo Atlántico, con una inversión que superaría los 400 millones de euros. El proyecto cuenta ya con el apoyo del Parlamento de Galicia, el Eixo Atlántico -entidad que reúne municipios gallegos y portugueses- y los empresarios.

Con la reforma del tramo ferroviario entre la ciudad fronteriza y Viana do Castelo y su electrificación será posible viajar en un tren Alfa Pendular desde Oporto hasta Valença en un par de años. El resto del recorrido, hasta Vigo, depende de que se instale la electrificación en la parte española y con las descripciones técnicas que permiten el uso de los trenes más modernas. La idea es que en 2019 se pueda ir desde Vigo a Oporto en 90 minutos.

Anuncios

Lisboa acometerá obras entre Valença y Nine para reducir a 90 minutos el viaje entre Vigo y Oporto

tren-celta-ministros-luso-espaniol

El Gobierno de Portugal licitará el próximo mes de septiembre las obras de electrificación del tramo ferroviario luso comprendido entre Valença y Nine, así como la construcción de la subestación eléctrica, lo que completará la modernización del Eixo Atlántico en territorio portugués. La Administración portuguesa anunció hace unas semanas el concurso público para la construcción de la subestación, por un importe de 4,5 millones de euros, y el inicio de las obras está previsto para finales de año. El presupuesto para el conjunto de actuaciones es de 84 millones de euros, y el plazo para la conclusión de los trabajos es el ejercicio 2019.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto a su homólogo portugués, Pedro Passos Coelho, recordaba al término de la XXVIII Cumbre Hispano Portuguesa celebrada este lunes en Baiona (Pontevedra) que ya se han producido “avances muy importantes” en la conexión ferroviaria entre Vigo y Oporto, cuyos tráficos se han incrementado hasta un 150%. En ese contexto, ha confirmado que el Ejecutivo portugués prevé licitar las obras de la subestación eléctrica y la electrificación del tramo entre la frontera de Valença y Nine en septiembre.

Cuando se complete la electrificación de la línea y se solventen las incompatibilidades entre los sistemas ferroviarios español y luso, el viaje entre Vigo y Oporto se reducirá hasta los 90 minutos.

Durante la celebración de la cumbre los mandatarios español y portugués se felicitaron por la puesta en marcha de un grupo de trabajo para coordinar las actuaciones de impulso del Corredor Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte. En el ámbito del desarrollo de un mercado ibérico para el transporte de mercancías, ambos Ejecutivos han destacado la creación de la Comisión Ejecutiva del Corredor Ferroviario Atlántico de Transporte de Mercancías, que ha permitido extender el corredor que conectaba Portugal, España y Francia hasta Alemania.

Rajoy y su homólogo portugués, Pedro Passos Coelho, han analizado en la cumbre los avances que se han producido en las conexiones terrestres entre ambos países, en particular en los enlaces ferroviarios pertenecientes al Corredor Atlántico, Madrid-Lisboa y Medina del Campo-Salamanca-Aveiro.

Fomento esperará a un socio para construir la estación del AVE de Vigo diseñada por Thom Mayne

proyecto-estacion-vigor-thom-mayne

Obras faraónicas, no; al menos en solitario. Fomento asegura que Vigo recibirá la alta velocidad con una nueva estación, pero no responderá al proyecto diseñado por el arquitecto Thom Mayne. “La prioridad es terminar la estación y que llegue la Alta Velocidad; esa segunda fase se hará cuando haya interés en el sector privado“, recalca la ministra Ana Pastor, quien inicialmente parece renunciar al estudio del técnico estadounidense porque “se acordó que el proyecto fuera para tiempos normales y no para tiempos faraónicos“.

La ministra de Fomento asegura que, “hasta el momento”, ningún socio privado ha mostrado interés por participar en parte de la obra de la nueva estación del AVE en Vigo que se realizará a través de un contrato de concesión, es decir, en la parte que fue diseñada por el arquitecto Thom Mayne y posteriormente revisada para abaratar su construcción. Pastor solo mantiene la parte de la estación más técnica, es decir, la que va a permitir la llegada del AVE a Vigo el próximo año. “Va todo muy bien”, dice la ministra quien asegura que se está cumpliendo la agenda y el compromiso del Ministerio para que el Eje Atlántico esté terminado en 2015, según indicó en declaraciones a los medios tras participar en un desayuno coloquio organizado por Nueva Economía Forum.

La ministra recuerda que se hizo una “consulta a la sociedad civil” para reformar el proyecto original de Thom Mayne porque “se acordó que el proyecto fuera para tiempos normales y no para tiempos faraónicos”. Lo se ha hecho en Vigo, con obras provisionales de dos estaciones, ha sido el “colmo” y ha advertido de que “con dinero público no hay bromas”, asegura Pastor. “La prioridad es terminar la estación y que llegue la Alta Velocidad, esa segunda fase se hará cuando haya interés en el sector privado”, ha recalcado.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, sospecha que Fomento “no quiere hacer” la estación del AVE de Thom Mayne y critica que en tres años “no haya sido capaz” de contratar la parte comercial, porque cuando asumió el cargo había empresas que querían optar a la concesión. Caballero expresa su “inmensa preocupación” por las palabras de la ministra y conjetura con que, “a lo mejor, ni siquiera ha encargado” el proyecto constructivo de la parte comercial de la estación, “la que quieren más” los ciudadanos.

Pastor ratifica el plazo de 2018 como fecha de la llegada de la Alta Velocidad a Galicia a través de la conexión con Madrid por Ourense, y subra que el Eje Atlántico estará en funcionamiento “el próximo año”. Según la ministra, su Departamento seguirá “trabajando” por mejorar las conexiones viarias y ferroviarias, y ha hecho un llamamiento a los empresarios para que “busquen sinergias” entre las diferentes vías de comunicación.

Las mejoras en el ‘tren Celta’ afianzan el crecimiento de la clientela durante el verano

tren-celta-oporto-vigo

Las expectativas se van completando. Todo parece indicar que las últimas decisiones han contribuido a mejorar la oferta del ‘tren celta’. La cuestión es que el crecimiento de viajeros este verano es importante y la línea Vigo-Oporto va cuajando, como se pensaba a ambos lados de la frontera. No hay cifras, de momento, pero es evidente que hay más pasajeros que nunca en los trenes. Turistas, ‘mochileros’ y paisaneje viajan desde Vigo a Valença en 30 minutos, a Viana en una hora y a Braga en 90 minutos y componen el pasaje a bordo de los convotes celtas.

Los pueblos fronterizos se muestran satisfechos y constatan que apenas si hay billetes a la venta. El ‘tren celta’ se supera. Las autoridades del Eixo Atléntico se muestran optimistas. “El tiempo nos da la razón y confirma lo que vinimos diciendo, que era rentable y en cuanto se recortó el tiempo a dos horas aumentaron las cifras”, explica el secretario del organismo de ayuntamientos de la Eurorregión. Xoán Vázquez Mao asegura que con las nuevas paradas (Valença, Viana y Braga-Nine en lugar del trayecto directo) se refuerza claramente el número de usuarios. Cierto que se trata de un tráfico especial de verano, con clientes de vacaciones, pero la progresión ha sido importante. Aunquer conviene recordar que aún es preciso acortar el viaje a 90 minutos, lo que no se conseguirá hasta 2017.

El Gobierno de Portugal acaba de autorizar a Refer (Rede Ferroviária Nacional) una inversión de dos millones de euros para estudios y proyectos encaminados a modernizar la línea del Miño, como también es conocido este trayecto entre Vigo y Oporto. El Ejecutivo luso da luz verde a proyectar la electrificación y rehabilitación del tramo Nine-Viana do Castelo-Valença.

La inversión de los dos millones de euros se repartirá a lo largo de cuatro años: 800.000 euros, en 2014; 900.000, en 2015; 150.000, en 2016; y finalmente 150.000 en 2017. El presidente de Comboios de Portugal (CP), Manuel Queiró, asegura que la electrificación de la línea, entre Valença y Nine, deberá arrancar en 2017 para estar concluida en 2019. La mejora de los cerca de 70 kilómetros de línea férrea pasaría por la adquisición de nuevo material circulante y la modernización y señalización del corredor que emplea el servicio ferroviario ‘Celta’, con lo que el trayecto entre Vigo y Oporto bajaría de las 2.15 horas a 90 mininutos.

.

Añoranzas del tranvía de Vigo, un siglo después de su presencia como símbolo de modernidad

tranvia-vigo2

El anónimo autor de la idea nunca llegaría a imaginar que acabaría por extenderse y convertirse casi en artículo de fe. Ya se sabe que hay leyendas que cuajan. aunque no sean verdad, y la creencia popular acabe, sin querer, convirténdolas en la verdad del barquero. En Vigo circula la fábula de que sus calles están sujetas por raíles, Cuando el paso del tiempo, y el peso del tráfico, produce algún socavón, el firme se aguanta gracias a los raíles Vignole y al adoquín que permanecen bajo el asfalto. Exagerado, pero cordial.

Como relataba estos días ‘La Voz de Galicia’ “aquel 9 de agosto de 1914, cuando media Europa apuntaba sus cañones a la otra media, los tranvías vigueses salían de la cochera de As Travesas con destinos a Cabral. Lucían las banderas de España, Argentina, Galicia y Vigo. Como ocurriría cuando se puso en marcha Vitrasa, aquel día el transporte fue gratuito, ahorrándose los vigueses los cinco céntimos que costaría el viaje”.

Con sus tranvías, Vigo se subía al carro de la modernidad y se situaba en el mapa internacional al contar con un servicio que se convertiría en uno de los más emblemáticos del mundo. El nuevo transporte contaba con seis líneas diferentes -de Pereiró a Urzaiz o de Cabral a la Ribeira- que con los años se ampliaron y cambiaron. Entre las más emblemáticas, cabe recordar la línea hasta Baiona y Gondomar o la de Cabral, que como recuerda ‘El Faro de Vigo’ “cada mañana acercaba al centro de la capital pontevedresa a las mujeres del rural cargadas con sus bidones de leche para repartirlos por las calles de la ciudad. También viajaban en él decenas de trabajadores de las localidades limítrofes que desde Porriño o Mos tenían que recorrer, a pie y de madrugada, el empinado camino hacia Cabral donde, por fin, si la suerte y el correcto funcionamiento de la electricidad lo permitían, poder tomar el ´coche eléctrico´ a su lugar de trabajo. Precisamente dentro de un proyecto de ampliación hasta Mondariz, donde nunca llegaría, se inaugura el tramo Vigo-Porriño en marzo de 1920″.

La flota fue ampliándose con los años, adquiriendo ´jardineras´ –remolques abiertos y sin ventanas- y nuevos coches, como el espacioso ´siboney´ –del que no se sabe si debe su nombre a un enorme trasatlántico que encalló en la Ría de Vigo o a los anuncios de una marca de café con el mismo nombre que lucía en sus laterales -.

Pero después de 54 años recorriendo las calles viguesas y sirviendo como símbolo de toda una generación, los tranvías dejan de desfilar a las 24.00 horas del 31 de diciembre de 1968. Tal y como llegaron, como símbolo de la modernidad, se vieron sustituidos, en un plan del alcalde Eduardo Portanet, por los autobuses de Vitrasa. Un nuevo transporte que, con los años, sería el nuevo símbolo de Vigo hasta convertirse en sinónimo de autobús urbano para cualquier vigués, independientemente de la ciudad donde resida. “A tranvía muerto, autobús puesto”, escribí la crónica del 1 de enero de 1969 el ‘Faro de Vigo’. “Es la hora de soltar alguna que otra lágrima. Porque nos entra la duda de si los autobuses nos despertarán por la mañana como otrora lo hicieron nuestros arcaicos tranvías. Arcaicos por monumentales, que no por viejos”, continuaba la crónica que se despedía con “el perdón unánime de todos los vigueses a esos ruidos, a esa incomodidad que en ocasiones hicieron sufrir a los usuarios. El perdón unánime, porque también el homenaje es unánime”

La muerte del transporte no ha acabado con la añoranza de Vigo. Todos los intentos habidos en los últimos veinte años por resucitarlo han acabado en algún cajón de los munícipes. Pero el paso por sus calles aún resuena en la imaginación de cuantos fueron testigos de su incesante trasiego.

Tres nuevas paradas para el tren entre Oporto y Vigo que no cambiará el maquinista en la frontera

tren-celta-ministros-luso-espaniol

Nuevo empujón para el ‘Tren Celta’. La línea ferroviaria Vigo-Oporto incluirá tres nuevas paradas a partir del 1 de julio. Las estaciones de Viana do Castelo, Nine y Valença do Minho volverán a tener acceso al tren, que no cambiará de maquinista en la frontera. Ambas operadoras buscan “incrementar la ocupación del tren y su rentabilidad”.

La electificación de la línea parece que seguirá sin plazos, aunque es posible que en breve Comboios de Portugal (CP) releve los vetustos vehículos que prestan el servicio en el ‘Tren Celta’. Las locomotoras S-592, de los años 80 y alcanzan una velocidad cercana a los 140 km/h, podrían dar paso a las S-594 o S-598, mucho más modernas y rápidas. Renfe y su homóloga lusa firmaron el pasado 28 de marzo un contrato por el que España arrendaba a Portugal seis trenes S-592 y otros 14 del tipo S-592.2, “de mayores prestaciones técnicas y confort”.

Con la ampliación de paradas y el cambio de unidades las operadoras buscan “incrementar la ocupación del tren y su rentabilidad”. Hasta julio de 2013, el convoy Vigo-Oporto se detenía en 14 estaciones entre Guixar y Campanha para recoger y dejar pasaje -entre ellas las de Valença y Viana-, lo que demoraba el viaje de 180 kilómetros a más de 3 horas. El ‘Tren Celta’ suprimió las detenciones y recortó los tiempos del trayecto hasta las 2 horas y 15 minutos actuales. La decisión generó el rechazo de los municipios del norte luso en los que el tren dejó de operar. En España las villas afectadas -Redondela, O Porriño, Guillarei y Tui- ganaron un servicio Regional con dos frecuencias diarias. Este nuevo cambio no implica incrementos notables en la duración del viaje,porque de nuevo lo harían menos competitivo.

Renfe detalla que el ‘Tren Celta’ comercializó 23.690 viajes, entre julio y diciembre de 2013. En el mismo período del año anterior -con más paradas intermedias- se desplazaron 16.555 viajeros. El diario O Público aseguraba no hace mucho que en los nueve primeros nueve meses de funcionamiento, el servicio entre Vigo y Oporto desplazó a unos 28.000 viajeros, cuando en todo el ejercicio anterior el balance fue de 30.000 pasajeros. Un resultado que en ambos lados se consideran a bastante distancia de aprovechar todo el potencial de la Eurorregión.

La electrifiación de la línea también resulta indispensable para la mejora del servicio. El proyecto cuenta con apoyo financiero comunitario y estaba previsto para finales de 2016 o principios de 2017. El objetivo era reducir el viaje a noventa minutos frente a las 2 horas y 15 minutos actuales. Pero la declaración final de la XXVII Cumbre Ibérica, celebrada ayer en Vidago (norte de Portugal), no incluyó este apartado.

Por el contrario, la Cumbre Ibérica sí contempla el compromiso de ambos gobiernos de impulsar el desarrollo de las conexiones por vía férrea Lisboa-Madrid y Aveiro-Salamanca, que llegarán hasta los Pirineos. España y Portugal se reafirman en su intención de “implantar el ancho de vía europeo, electrificar y dotar a la vía de las condiciones adecuadas para la circulación de trenes de mercancías de 750 metros (extralargos)”. Los ejecutivos luso y español no precisaron, sin embargo, fechas para la puesta en marcha de estas conexiones.

El ‘tren Celta’ necesita más paradas, coinciden a ambos lados de la frontera luso-española

tren-celta-ministros-luso-espaniol

Más paradas. Más clientes. El Eixo Atlántico cree que la viabilidad de la línea ferroviaria entre Oporto y Vigo está “fuera de toda duda”, pero considera como “no entendible” que un servicio público no se detenga en las principales ciudades del recorrido: Braga-Nine, Barcelos y Viana do Castelo. El Eixo Atlántico mantiene que de no realizarse estas paradas “estaríamos impidiendo que el tren tenga más clientes” y por tanto “incrementando los costes de explotación” pagados por el Estado.

El servicio ferroviario conocido como ‘tren Celta’, entre las ciudades de Vigo y Oporto (Portugal), ha transportado entre julio y octubre a casi 20.000 viajeros, según los datos hechos públicos por la empresa Comboios de Portugal (CP), unos datos que, para el Eixo Atlántico, confirman la viabilidad de la línea del Miño y la competitividad de la conexión entre Ferrol y Lisboa para 2016. Según los datos de CP, el nuevo servicio, que implicó reducir en una hora el tiempo de viaje, registró un aumento del 30% en el número de viajeros. Así, el tren convencional, que tenía 14 paradas, solo transportó 15.000 personas en todo el año.

Sin embargo, pese la buena aceptación del servicio Portugal rebaja las aspiraciones del ‘tren Celta’. Durante una conferencia celebrada el jueves en la urbe del Duero el presidente de Refer (el Adif luso), Rui Loureiro, desveló que la pauta con la que trabaja el Ejecutivo lisboeta es que el convoy pueda enlazar ambas ciudades en dos horas. En julio, durante el viaje inaugural de la línea (gracias a la supresión de paradas, logró rebajar en casi 60 minutos el trayecto hasta dejarlo en la actual marca de dos horas y cuarto), el ministro luso de Economía y Empleo, Álvaro Santos Pereira, aseguró que el reto era que el tren llegase a cubrir los 160 kilómetros que distan de Vigo a Oporto en 90 minutos. El plazo que se marcaba para lograrlo era el año 2016.

Según recoge la agencia Lusa, Loureiro aseguró que “no está previsto” que el convoy Vigo-Oporto opere en hora y media. “No está prevista la duplicación de la vía”, justifica el responsable de Refer, quien recordó que el proyecto para modernizar la Linha do Minho contempla una inversión de 66 millones de euros y un plazo de ejecución de 30 meses. El objetivo es electrificar 96 kilómetros de línea férrea y la construcción de estaciones técnicas.

El presidente de la Comissao de Coordenaçao e Desenvolvimiento Regional do Norte, Emídio Gomes, insiste en que la oferta actual del tren “no es suficiente” y urge un servicio “competitivo y decente” que opere en solo 90 minutos. El alcalde de Viana, José María Costa, que preside el Eixo Atlántico, propone la necesidad de que el “Celta” contemple paradas en las principales ciudades del norte luso, como Viana, Braga-Nine y Barcelos.

Tras una reunión en Oporto con el presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte (CCDRN) junto con los alcaldes de Viana do Castelo y Braga y el secretario general de la entidad, se precisa que las paradas técnicas, cuatro en la actualidad, deben dejarse en tres: Barcelos, Braga-Nine y Viana con una duración “menor a los diez minutos”, tiempo inferior al que consumen en la actualidad dichas paradas. El papel de la compañía lusa tampoco queda bien parado. “Si Comboios de Portugal no lo quiere hacer, se debería abrir la línea a concurso público”, defienden desde el otro lado.

El Eixo Atlántico cree que las cifras alcanzadas en estos últimos meses podrían incrementarse hasta el 50%, con unos 30.000 viajeros anuales con la electrificación del tramo Nine (Braga)-Valença, y con paradas en Nine y Viana do Castelo. Así, el ‘ tren Celta’ permitiría enlazar con Oporto en 90 minutos y con Lisboa en menos de 4 horas (en el año 2016).

El Eixo Atlántico es una asociación de municipios, creada en 1992, que agrupa a municipios gallegos y portugueses decididos a desarrollar su trabajo en el ámbito de la cooperación transfronteriza.

Entra hoy en funcionamiento el primer tren directo que conecta Vigo y Oporto en unas dos horas

tren-oporto-vigo-directo

El primer tren directo que conectará Vigo y Oporto comienza a funcionar este lunes, por lo que la duración del viaje entre las dos ciudades pasará de tener una duración de 3.15 horas a poco más de dos horas. En concreto, este servicio conectará ambas urbes a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, y contará con un billete único que tendrá un precio de 34 euros.

Además, se procederá a la supresión de varias paradas. A partir del año 2016, cuando se prevé que el Gobierno portugués proceda a la electrificación de sus líneas férreas, el viaje podrá reducirse a los 90 minutos de duración. Según ha indicado al respecto el Conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, en declaraciones difundidas por la CRTVG este domingo, este servicio «facilitará intermovilidad» entre ambas ciudades y supondrá «la consolidación de la Eurorregión» Galicia-Norte de Portugal.

Precisamente, la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el ministro de Economía y Empleo de Portugal, Álvaro Santos Pereira, viajarán este lunes, día 1 de julio, en el primer tren directo que conectará Vigo y Oporto.

La euroregión del Eixo Atlántico espera que las obras de modernización del tren Oporto-Vigo estén concluidas entre finales de 2016 y principios de 2017, según los planes de obras comunicados por la empresa lusa de ferrocarriles. Portavoces de la entidad, que agrupa a los 34 mayores municipios de Galicia y el Norte de Portugal, informaron de la reunión mantenida en Lisboa entre responsables del Eixo y de la empresa estatal Refer de Portugal sobre las obras del proyecto. La sociedad lusa que gestiona la red ferroviaria tiene previsto que las obras de modernización de la línea Oporto-Vigo se liciten en el primer trimestre de 2014 y estén listas antes de dos años.

Según la información facilitada por el Eixo, el plan de la licitación es que se convoque en cuatro concursos simultáneos para abarcar la electrificación de dos tramos lusos del ferrocarril. Las obras se financiarán con 110 millones de euros procedentes de fondos comunitarios.

La primera fase comprende la línea entre Nine y Viana de Castelo, cuya conclusión se prevé en el primer semestre de 2016, y la siguiente su continuación hasta la frontera con Galicia, que debe estar acabada antes del final de ese año.

El tren unirá Oporto y Vigo, separadas por unos 150 kilómetros, en hora y media, e incorporará de manera progresiva paradas intermedias de la línea del Miño, entre Porriño y Vila Nova de Famalicao.

Si quieres, puedes subir la noticia a menéame. Pincha en el logo

meneame-boton-dos

España y Portugal alcanzan un compromiso para poner en marcha un tren directo Vigo-Oporto

Tren-Oporto-Vigo

Lo prometido es deuda. España y Portugal pondrán en marcha antes del próximo 1 de julio el primer servicio ferroviario internacional, directo y diario entre las ciudades de Vigo y Oporto. Se trata de uno de los acuerdos alcanzados en el marco de la XXVI cumbre hispano-portuguesa, en la que Pastor y el ministro de Economía y Empleo de Portugal, Alvaro Santos, presidieron un acuerdo firmado entre Renfe y Comboios de Portugal (CP). El acuerdo tiene como objetivo mejorar la reserva y venta mutua de billetes de sus respectivos servicios ferroviarios domésticos en ambos países.

Los dos países se han comprometido además a seguir trabajando en actuaciones sobre la infraestructura de la línea ferroviaria, con la electrificación de la parte que aún falta por terminar, para “mejorar sustancialmente el tiempo de viaje”. También contemplan el primer billete único entre Oporto y Vigo, que se venderá a partir del 15 de junio de 2013 tanto en los sistemas de venta en línea de Renfe utilizado por las agencias de viaje como en los puntos de venta que CP determine.

Sin embargo, durante la cumbre no se avanzó en el compromiso alcanzado en verano entre ambos países para hacer más competitivo y mejorar el trazado entre ambas ciudades. Durante el encuentro estival, se adelantó que el futuro tren Oporto-Vigo uniría las dos ciudades “en tiempos competitivos”, unos 75 minutos, y será “estructurador” para la región gracias a las paradas previstas y a su tráfico mixto, de personas y mercancías, lo que ayudará a estimular la economía de la zona. Fuentes del Eixo calculaban que la obra del tren Oporto-Vigo podían costar unos 180 millones de euros en nuevos vagones y electrificación. La modernización podría durar de 3 a 5 años, pero antes de su conclusión la actual duración de 3 horas y 15 minutos en el trayecto de poco más de 150 kilómetros podría reducirse en dos horas, con algunas obras.

Según el plan alcanzado, Vigo y Oporto estarían conectadas por línea ferroviaria convencional en 2 horas y 15 minutos en 2014, una vez se electrifique la línea. Esta previsión se fijó en los planes de la Red Ibérica de Entidades Transfronterizas (Riet), constituida en noviembre en Baiona (Pontevedra) y que es el lobby europeo de frontera de mayor tamaño, integrado por quince entidades.

En cuanto a la conexión AVE, Fomento indicó en un comunicado que el Gobierno español proseguirá trabajando en las obras de Alta Velocidad que se acometen en Extremadura y en la redacción del resto de proyectos hasta Madrid.

Vigo contará con una estación provisional para albergar la llegada del AVE, bajo el diseño de Thom Mayne

Más ideas; sin coste para la Administración. Pero con Thom Mayne como polo de atracción del proyecto. La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha señalado en Vigo que su Departamento prevé que en 2014 entre en servicio una primera “estación provisional” en la calle Urzáiz, que será “parte de la definitiva” y que permita la llegada del AVE del Eje Atlántico. Pastor asegura que colectivos de esta ciudad realizarán sus aportaciones al proyecto “más importante de este principio de siglo XXI para Vigo”, diseñado por el arquitecto Thom Mayne y que “devino en no viable” porque “nadie se interesó”. La idea del Gobierno es “construir entre todos un proyecto que sea viable”, ha explicado Ana Pastor y contar con estas “propuestas en el plazo de un mes”.

Tras mantener un encuentro con colectivos sociales, vecinales, políticos y empresariales de Vigo, Ana Pastor ha indicado que su Departamento trata de “acelerar” los trabajos de construcción del cajón al que llegarán las vías y de su cubierta para, posteriormente, construir la estación del arquitecto Thom Mayne para que puedan llegar los trenes de alta velocidad procedentes de A Coruña y Santiago. Sobre el uso al que se destinará la estación provisional de Areal, ha expuesto que el Ministerio está realizando “la planificación última” y que depende también de “la intermodalidad”.

La ministra ha incidido en la “austeridad” y ha comentado que “no podemos permitirnos inversiones que luego no sirvan”. Ha añadido que la nueva estación “ha de ser un polo de desarrollo económico”. Ana Pastor ha manifestado que lo sucedido en Vigo, heredado del anterior Gobierno socialista, es que “se tiró abajo la estación de Urzáiz” algo que “no se ha debido de dar en muchos lugares de España”.

La titular estatal de Fomento ha indicado que es necesario “darle viabilidad a un proyecto inviable” por el que se interesaron 25 empresas, se presentaron dos y “ninguna de ella presentó ni proyecto económico ni técnico” por considerarlo “inviable desde el punto de vista conceptual”. “Es un tema cualitativo, no es en sí, cuánto es, sino que sea atractivo para que pueda intervenir el sector privado en el proyecto”, ha argumentado.

La idea de Fomento es, la semana que viene disponer de una primera aportación de todas las partes y, una semana más tarde, participar en una reunión de trabajo en Vigo que genere consensos.