Archivo de la etiqueta: homenaje

Viena rinde homenaje a Otto Wagner

Viena rinde homenaje a uno de sus más célebres hijos: el arquitecto, urbanista y profesor Otto Wagner (1841-1918), cuyas obras, revolucionarias y provocadoras en su época, son hoy hitos del paso del historicismo a la modernidad. Destacado arquitecto y diseñador respetado por la alta sociedad vienesa, Wagner diseñó y construyó el metro de Viena entre 1894 y 1901, obra con la que alcanzó una nueva visión sobre el futuro, la tecnología y la arquitectura.

Otto Wagner diseñó varias estaciones del metro en Viena. La de Karlsplatz es, sin duda alguna, una de las más conocidas y representativas del estilo secesión (el modernismo vienés) del que Wagner junto con Gustav Klimt y otros como Joseph Maria Olbrich, Hoffman y Adolf Loos fueron los precursores. El espléndido edificio de la estación que Otto Wagner construyó en 1900 para las líneas del suburbano de la capital austriaca es uno de los más representativos de la arquitectura vienesa, en el que destacan la ornamentación floral, decoración en dorado y una cuidada atención en los detalles más pequeños.

“Wagner fue un adelantado a su tiempo que se vio obstaculizado por el espíritu conservador de la Viena de entonces”, explica Andreas Nierhaus, comisario de una exposición que el Museo de Viena dedica al arquitecto con motivo del centenario de su muerte (11 de abril de 1918). La ciudad que lo vio nacer celebra este jubileo no solo con varias exhibiciones, sino también con simposios, películas y nuevas publicaciones. Las obras de Wagner, desde la Caja Postal de Ahorros hasta la Iglesia de San Leopoldo (Steinhof), pasando por las estaciones del tren urbano y de cercanías, han dejado un sello inconfundible en la capital austríaca y son hoy puntos de atracción turística.

Pero debido a la incomprensión de muchos de sus conciudadanos, otros de sus proyectos nunca fueron acabados, recuerda Nierhaus. Wagner pasó diez años de su vida diseñando un museo en honor a su ciudad en la céntrica plaza de San Carlos (Karlsplatz) que nunca se llevó a cabo. El espacio previsto entonces lo ocupa ahora, en parte, el Museo de Viena, que hasta el próximo 7 de octubre reúne más de 500 objetos -diseños, modelos y muebles del arquitecto- para repasar, en orden cronológico, su vida.

La exposición se completa en otras dos localizaciones: el pabellón oeste de la estación de metro de Karlsplatz y el pabellón de la estación de Hietzing. Esta última, inicialmente privada y ricamente decorada, pertenecía al emperador Francisco José. Ambas fueron diseñados por Wagner en el proyecto más ambicioso de toda su carrera: el rediseño del tren urbano y de cercanías de Viena, entonces capital del gran imperio austrohúngaro. “Fue una obra muy compleja en una ciudad que no paraba de crecer y se convertía en una metrópolis”, explica Eva Ottillinger, conservadora del Museo del Mueble de Viena, que también dedica una exposición a la obra del célebre diseñador. “En estas estaciones Wagner ha alcanzado la cúspide de su dialéctica entre la función y poesía, construcción y decoración, donde un severo racionalismo se entabla en una competencia con una decoración de estilo secesionista”, asegura Friedrich Achleitner, poeta y crítico de arquitectura.

Para Wagner, el arquitecto “debía centrarse en el exterior pero también en el interior, como parte de un todo”. Por eso, en el proyecto del tren urbano (hoy convertido en gran parte en metro), Wagner, precursor del modernismo, diseñó el interior de más de treinta estaciones, así como viaductos, túneles, puentes y barandillas. Con la elegante sencillez del Jugendstil, siguen vigentes más de un siglo después.

Además de sus numerosas obras, Wagner, ligado al movimiento de la Secesión Vienesa, dejó un importante legado teórico e intelectual, tanto como catedrático de arquitectura en la Academia de Bellas Artes de Viena como en sus escritos. Ante sus alumnos proclamó que los artistas deben “representar a su tiempo”, una premisa a la que se mantuvo fiel toda su vida. Wagner ha influido en la obra de otros arquitectos coetáneos suyos, que han heredado su estilo vanguardista de finales del siglo XIX. Entre ellos, y destacando un arquitecto español, se encuentra Antonio Palacios, autor del metro de Madrid. De los mejores exponentes de esta influencia es el Hospital de Jornaleros que diseñó y construyó en la capital de España.

(Imagen Pudelek en Wikipedia)

Anuncios

Lina Morgan, presente en el Metro

El mural ‘Lina y La Latina’, que ha sido realizado por el arquitecto y dibujante David Cárdenas en la parada de Metro de La Latina en homenaje a Lina Morgan, mantendrá la presencia permanente de la actriz en el barrio. La presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, ha recordado, en un homenaje a Lina Morgan con motivo del Día Mundial del Teatro, que el Gobierno regional convocó un concurso para el diseño y realización del mural “para mantener vivo su recuerdo y su presencia en el barrio”. El homenaje ha tenido lugar en el Teatro de La Latina tras la inauguración del mural, seleccionado entre 33 proyectos y que consiste en un mosaico construido con 2.310 piezas de cerámica pintada que muestra una vista panorámica esquemática del barrio.

En la composición se destacan diferentes localizaciones en las que se pueden situar algunos episodios que marcaron la vida de la actriz, como si se tratara de un paseo temático por esta zona y por la vida de Lina Morgan, desde su nacimiento en la calle de Don Pedro, hasta sus primeros trabajos en el Teatro La Latina, que llegó a comprar y regentar durante 28 años junto a su hermano. La obra recuerda y destaca la ligazón de Lina Morgan con el barrio de La Latina, para lo que utiliza frases de la artista que hacen referencia a su relación con el barrio.

El mural se encuentra ubicado en un espacio de 11 metros de longitud entre el primer y el segundo tramo de escaleras que comunican el vestíbulos y los andenes de la estación, donde lo podrán contemplar 2,7 millones de viajeros que casa año acceden a esta estación. “Se trata de una obra concebida para recordar y celebrar una existencia que transcurrió aquí, en el corazón de Madrid, porque Lina Morgan vivió con el orgullo de sentirse profundamente madrileña, y muy española”, ha señalado Cifuentes, quien ha recordado que su féretro, que estuvo expuesto en el Teatro La Latina, se cubrió con una bandera de la Comunidad de Madrid y otra de España, y fue adornado también con una parpusa.

Cifuentes ha señalado que “Ángeles López Segovia, la inmortal Lina Morgan, es una de las personas que más ha hecho por la escena madrileña“, al tiempo que ha destacado que “fue una actriz y empresaria reconocida de forma unánime, y una de las artistas españolas que más huella dejó, de las más populares y queridas”. Tras destacar su “desparpajo”, ha elogiado su “saber hacer sobre las tablas”, señalando que “su sola presencia bastaba para llenar el escenario o la pantalla”. De hecho, ha recordado que, tras su fallecimiento, el 20 de agosto de 2015, poco después de que el actual gobierno regional tomara posesión, se le otorgó la Medalla Internacional de las Artes a título póstumo, la más importante distinción regional que puede recibir una persona perteneciente al mundo de las Bellas Artes.

“Desde la gratitud por esa vida dedicada al teatro, a Madrid y a España, y con el firme compromiso del Gobierno regional de seguir apoyando al mundo de las tablas, a los artistas, a los autores, a los técnicos y a los empresarios que hacen posible que el telón se alce todas las noches, hoy recordamos una vez más a Lina Morgan, convencidos de que su memoria seguirá siempre viva entre nosotros”, ha concluido la presidenta.

El director del Teatro de La Latina, Jesús Cimarro, ha reafirmado el compromiso que adquirió con Lina Morgan, a la que se ha referido como una “gran actriz, gran mujer, gran empresaria y buena amiga”, de mantener abierto el teatro. Asimismo, ha trasladado su agradecimiento al Gobierno regional por “mantener vivo el recuerdo de esta mujer que tantos buenos momentos nos hizo pasar”.

En este acto, Cifuentes ha hecho entrega a Cimarro de una placa que se instalará en el palco donde la actriz sigue teniendo su asiento reservado y se ha proyectado una actuación de la artista. Ha concluido con el número final de la obra ‘Un Chico de Revista’, actualmente en cartel en el Teatro de La Latina. Según Cimarro, Lina Morgan estaría encantada de que la revista vuelva a este teatro protagonizada por un chico porque “era muy transgresora”.

El alicantino David Cárdenas realizará el mural homenaje a Lina Morgan en la estación de La Latina

mural-cardenas-homenaje-lina-morgan

El arquitecto y dibujante David Cárdenas Lorenzo ha ganado con su proyecto el concurso ‘Lina y La Latina‘ convocado por la Comunidad de Madrid para la realización de un mural artístico en honor a la famosa actriz Lina Morgan, que se situará en la estación de Metro de La Latina, cercana al famoso teatro que la actriz impulsó y regentó durante muchos años. Ubicado en un espacio de 11×2 metros entre el primer y el segundo tramo de escaleras que comunican el hall de acceso y los andenes de la estación de La Latina, David Cárdenas plantea un gran mural de azulejos blancos con un dibujo hecho a mano de La Latina donde, sobre pinceladas de color, se incluirán frases que harán referencia a la relación entre la artista y el barrio.

“Un homenaje a Lina es un homenaje a La Latina”, explica Cárdenas. Para realizar un dibujo fiel a la imagen del barrio tal y como es hoy, el dibujante alicantino utilizará como patrón una cartografía aérea para dibujar las calles y plazas. La producción del mural se realizará mediante 2.310 piezas de cerámica pintada para poner en valor y actualizar una técnica que cuenta con piezas en calles y espacios públicos de Madrid, como otras estaciones de la red de Metro, explica el Gobierno regional en un comunicado

Un jurado profesional, compuesto por diez personas entre los que se encuentran la artista y profesora universitaria Blanca Fernández Quesada o el Director del Centro de Arte Dos de Mayo Manuel Segade, han seleccionado el proyecto de David Cárdenas Lorenzo (Alicante, 1981) de entre un total de 33 proyectos que se han presentado al concurso. El artista recibirá 5.000 euros en concepto de honorarios y su diseño de mural se producirá e instalará en la estación de La Latina antes de finalizar el año. A la convocatoria, abierta a artistas, diseñadores, fotógrafos y, en general, se podía presentar cualquier persona vinculada a las bellas artes, sin limitación de edad ni lugar de residencia.

La Comunidad de Madrid concedió en 2015, a título póstumo, la Medalla Internacional de las Artes a María de los Ángeles López Segovia, conocida artísticamente por el nombre de “Lina Morgan”. La distinción es un reconocimiento a los méritos y trayectorias de personas o instituciones de relevancia tanto nacional como internacional, en el campo de las artes, cuya obra o actividad, en algún momento de su carrera artística, se haya desarrollado en la Comunidad de Madrid o haya estado relacionada con la región.

María de los Ángeles López Segovia, más conocida por su nombre artístico Lina Morgan, fue una de las “artistas del escenario más conocida y querida por el público”, expone el Ejecutivo autonómico. Vedette y actriz de cine, teatro, musicales y televisión, su carrera se caracterizó en papeles cómicos y relacionados con géneros populares como la revista musical. La actriz fue arrendataria del Teatro La Latina desde 1978, y su propietaria desde 1983 hasta 2010. En este escenario programó sus obras más importantes como ‘El último tranvía’ o ‘Celeste… no es un color’.

En cine, destacó en películas como ‘La tonta del bote’, ‘Los subdesarrollados’ y ‘Soltera y madre en la vida’. En televisión fue la serie ‘Hostal Royal Manzanares’ con la que consiguió audiencias de hasta ocho millones de espectadores. Entre otros premios, obtuvo el Fotogramas de Plata, 3 TP de Oro, el Premio Ondas, la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo, la Medalla de Oro al mérito en el Trabajo yla Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes.

Esta distinción también ha sido recibida por artistas como el cineasta Carlos Saura, el tenor Plácido Domingo, el escritor peruano Mario Vargas Llosa y la soprano Montserrat Caballé.

Los 75 años de Renfe: un aniversario sin festejos

El Gobierno se despacha el 75 aniversario de la creación de Renfe con un vídeo conmemorativo. O eso parece. A tenor de lo que anunciado, era más que previsible que ayer los responsables del ministerio destacaran la fecha. De hecho, así consta en el programa oficial de la Feria de Turismo (Fitur) en la jornada de este jueves. Pero la efemérides pasa desapercibida, sin festejos ni celebraciones; como si no existiera. La ministra Ana Pastor se limitó a presentar un avance de los datos sobre la Alta Velocidad en 2015. Un récord, por supuesto. También habló de la estrategia comercial y la nueva tarjeta joven. Y punto.

“Día 21. Presentación del 75 Aniversario de Renfe, a cargo de la Ministra de Fomento, Dª Ana Pastor, el Presidente de Renfe, D. Pablo Vázquez y del Presidente de Adif, D. Gonzalo Ferré”. El citado párrafo aparece tal cual en la agenda de la operadora. A tenor de la lectura de esas líneas es previsible que más de uno piense que algo dirán sobre estas siete décadas. “Este año cobra una especial relevancia la conmemoración del 75 aniversario de creación de Renfe y por ello Renfe tiene al placer de invitar a todos sus clientes a visitar nuestros stand, en el que presentaremos las últimas novedades comerciales”. asegura en la misma página la operadora donde da cumplida información sobre su presencia en Fitur, que encabeza precisamente con un guiño al acontecimiento.

Llegado el momento, acude la ministra en funciones con sus flamentes presidentes (¿también en funciones?) al stand de Renfe y nada. Ni una palabra sobre la creación de Renfe. Como si nos avergonzara. Renunciamos al pasado; quizá hasta renegamos. Pero no se entiende. Cierto que Renfe hoy apenas tiene nada que ver con la RENFE de 1941. Como esta España tampoco se parece en nada a aquella de la postguerra (por suerte). Pero también es incuestionable que el ‘rescate’ y nacionalización del ferrocarril en aquellos años nos ha traido hasta aquí.

Ni por esas. Quizá han evitado la mención, para que nadie les acuse de ‘nostálgicos’. Pero qué quieren que les diga. A mí me parecen cicateros. Aunque solo sea por no regatear el cariño a los miles de trabajadores que se dejaron la vida en el sector. A quienes cumplieron durante años con el duro papel que les tocó en la época. A todos esas personas que desempeñaron con nobleza el oficio que se les adjudicó. Aunque solo sea por eso, creo que es necesario recordar los 75 años de Renfe. No como un homenaje a la empresa, sino a cuantos trabajaron en ella. Al fin y al cabo representa al ferrocarril español. Y recordar esos 75 años, es rendir un homenaje a los ferroviarios del país.

La gran paradoja china: de esforzados peones del ferrocarril a líderes en tecnología de alta velocidad

tc-railroad

Una gran paradoja. China aportó el 85% de la mano de obra del Central Pacific Railroad, la línea que unió el este con el oeste, en el último tercio del siglo XIX; y ahora aspira a vender a Estados Unidos la línea de alta velocidad con la que sueña California. Es la muestra más evidente del nuevo orden mundial, donde China vislumbra ya su futuro en cabeza del liderazgo planetario.

Si China consigue vender su tecnología para construir el primer tren de alta velocidad en California, habrá conseguido revertir la historia 150 años después, cuando Estados Unidos logró unir por vía férrea el este con el oeste. El capital y la tecnología fueron estadounidenses; los chinos pusieron la mano de obra barata. Pero si el líder asiático logra hacerse con el contrato ferroviario, será mano de obra estadounidense con fuerte inversión en tecnología china y hasta con la posibilidad de que entre capital del país asiático.

En enero de 1863, en plena Guerra de Secesión, empezó la construcción del Central Pacific Railroad, que salía de Sacramento para unir California con el este. El 10 de mayo de 1869, en Promontory Point (Utah), el Central Pacific se unía al Union Pacific Railroad, dando origen al primer ferrocarril transcontinental. Esta increíble proeza no se habría logrado sin los trabajadores chinos. En un momento dado más de 10.000 chinos demostraron su fortaleza física al tender las vías y abrir el paso a través de las montañas. En 1870 ya vivían en Estados Unidos 63.000 chinos, casi todos en California.

Muchos de estos trabajadores arriegaron su vida y perecieron a causa de las duras condiciones del trabajo (crudos inviernos, enfermedades y escasa alimentación). Hasta 12.000 peones de dicha nacionalidad se llegaron a emplear en el trazado del ferrocarril durante los cuatro años de obra (1865 a 1869) que abrieron a golpe de pico y pala el camino de hierro. Aprovechando el silgo y medio de vida de la apertura de la línea Estados Unidos ha rendido homenaje a los esforzados trabajadores chinos. El pasado mayo el Departamento del Trabajo de Estados Unidos organizaba un homenaje a quienes trabajaron en la traza del ferrocarril en una ceremonia a la que asistieron descendientes de los peones ferroviarios chinos. Son los primeros estadounidenses de origen asiático en ser incluidos en la Sala de Honor del Trabajo, instituida en 1988.

Entre 10.000 y 20.000 chinos trabajaron durante un año en las montañas de Sierra Nevada (California) para horadar el ‘Túnel de la Cumbre’, un tramo crucial para el primer tren transcontinental. Las empresas ferroviarias contrataron a ciudadanos asiáticos porque la mayoría de los californianos se dedicaban a las mimas de oro o no aparecían en el tajo en cuanto recibían el salario, que abandonaban para beber cervez y whisky. Las condiciones laborales eran terribles y la paga muy escasa. Solo los chinos aceptaban sin rechistar el empleo. Tenían gran reputación como constructores de túneles y empleados fiables que sólo bebían té.

Siglo y medio después, China se ha convertido en el país con más kilómetros de alta velocidad construidos. Desde que se puso en marcha en 2009 la primera línea del país (Guangzhoy y Wuhan), el sistema ferroviario chino se ha convertido en líder mundial del sector con alrededor de 25.000 kilómetros de ferrocarril de alta velocidad en servicio, con capacidad para trenes con una velocidad superior a los 250 kilómetros a la hora. Todo ello con tecnología propia.

El Reino Unido expone la locomotora ‘Winston Churchill’ en el 50º aniversario de su muerte

The funeral train "Winston Churchill" that carried Britain's wartime leader Winston Churchill on his final journey from Waterloo to Oxfordshire is displayed at the National Railway Museum in York

Se acaban de cumplir 50 años de la muerte de Winston Churchill. El estadista más grande de la historia del Reino Unido fallecía a los 90 años (24 de enero de 1965), sobre las 8 de la mañana, en su residencia de Hyde Park Gate de Londres. La reina Isabel II le concedió el honor de despedirle con un funeral de estado, donde el tren tuvo un protagonismo especial. Una locomotora bautizada con su nombre se encargó de su transporte. La máquina se expone durante estos, completamente restaurada, en el Museo del Ferrocarril de York.

Se dice que fue el mismo Churchill quien pidió en vida que el tren que iba a llevar sus restos mortales a Oxfordshire saliera desde la estación de Waterloo. Los trenes hacia allí no suelen salir desde esa estación, pero el gran político quería asegurarse de que Charles de Gaulle -al que detestaba- fuera a Waterloo, para tener un recordatorio de la derrota francesa a manos de los ingleses en la batalla de Waterloo.

Los británicos recuerdan durante estos días al primer ministro que, en plena II Guerra Mundial, se negó a considerar la rendición o siquiera la negociación de un tratado de paz con Alemania. Su actitud desafiante, unida a sus brillantes discursos, inspiró al pueblo británico a soportar los duros ataques de la avión alemana y a resistir los embates del Ejército de Hitler jasta que, finalmente, logró la derrota nazi y devolvió la paz. La barca que llevó sus restos por el Támesis recorría este viernes de nuevo el río en el 50º aniversario de su funeral. El paseo de la barca ‘Havengore’ es el acto central de una serie de tributos, en los que participan los bisnietos del estadista muerto a los 90 años y enterrado el día 30.

El primer ministro David Cameron depositó una corona de flores en la estatua de su antecesor en la Cámara de los Comunes y rindió homenaje a “un gran líder y un gran británico”. “Sabía que el Reino Unido no era simplemente un lugar en el mapa sino una fuerza en el mundo, con el destino de moldear acontecimientos y el deber de alzarse por la libertad”, dijo ante la estatua de bronce, que reproduce a Churchill en su clásica pose encorvada. “Churchill confiaba en que la libertad y la democracia se impondrían al final a la barbarie y la tiranía, y así fue”, sentenció el primer ministro.

El atractivo de Churchill seduce todavía, por su amor impúdico a la bebida, los habanos y la buena vida. Durante décadas los diputados tuvieron por costumbre tocar el pie de la estatua del estadista para tener suerte en los debates.

El puente de la Torre de Londres se alzó y el ‘HMS Belfast’, el buque de guerra anclado permanentemente en las inmediaciones, disparó salvas de homenaje. Randolph Churchill dijo que su bisabuelo hubiera estado “sorprendido pero encantado” con los tributos. Por la tarde, la abadía de Wesminster, en Londres, fue escenario de una ceremonia religios.

Churchill, ‘el León’, como se le apodaba, está enterrado en el pueblo de Bladon, cerca de Oxford, a unos 100 kilómetros de Londres. Su cuerpo fue trasladado en un tren tirado por una locomotora de la compañía Southern Railway que acabó siendo bautizada con su nombre. La máquina de vapor que rremolcaba el tren pertenecía a la clase ‘Battle of Britain’ (110 unidades), cuya denominación rememora la batalla que en la Segunda Guerra Mundial tuvo como protagonista a Sir Winston Churchill en su cargo de Primer Ministro. Esa locomotora -la nº 34051- fue rebautizada con el nombre del famoso estadista británico.

El coche que transportó sus restos fue restaurado en County Durham para poder ser exhibido con dignidad durante los actos del 50 aniversario. El vagón para equipaje nº2464 de Southern Railway permaneceió en el Museo del Ferrocarril de Shildon hasta enero, antes de su traslado al Museo del Ferrocarril de York como parte de una exposición conmemorativa del 50º aniversario del funeral de Churchill. Este coche para equipajes fue construido en 1931 y se usó durante la Segunda Guerra Mundial como tren de evacuación. Después, en enero de 1965 fue usado para transportar los restos de Winston Churchill desde Londres a Oxfordshire. Durante este trayecto, miles de personas se reunieron junto a las vías para mostrar sus respetos a esta figura de la historia moderna británica. Un año después se trasladó el vagón a Los Ángeles, donde permaneció hasta 2007. Desde entonces pertenece a la Colección Ferroviaria Swanage, de Reino Unido, que lo cede a diferentes exposiciones y museos. Ahora se exhibe el tren completo que llevó a Churchill y a sus familiares y amigos hasta el lugar en el que yace.

the-winston-churchill-engine

El metro de Moscú rinde homenaje a Octavio Paz y su obra en el centenario del nobel mexicano

metro-moscu-mariachis-octavio-paz

La obra de Octavio Paz, uno de los autores fundamentales de la literatura moderna en español, es el centro de atención de una nueva exposición rodante, con la que el metro de Moscú rinde tributo al nobel mexicano, del que este año se conmemora el centenario de su nacimiento. El proyecto “Octavio Paz en el Metro de Moscú”, una iniciativa conjunta de la Embajada de México en Rusia y el metropolitano moscovita, permitirá difundir su obra entre los moscovitas.

“Es para nosotros motivo de mucho orgullo que el centenario de Octavio Paz se celebre en el metro de Moscú”, dijo el embajador mexicano ante el Kremlin, Rubén Beltrán. En la ceremonia de inauguración, amenizada con mariachis y danzas mexicanas y que contó la asistencia de miembros del cuerpo diplomático, Beltrán agradeció a los directivos del Metro de Moscú la iniciativa que permitirá a “millones de moscovitas tomar contacto con Octavio Paz, con su vida y obra”. El metro es el principal medio de transporte de la capital rusa, que a diario utilizan cerca de 9 millones de personas (el pico máximo se produjo el 22 de noviembre de 2011, con 9,27 millones de validaciones). Es el primero del mundo por densidad de pasajeros, tiene 195 estaciones y una longitud de tendido subterráneo de 320 kilómetros (tercero en el mundo después de Londres y Nueva York) con 12 líneas, una de ellas de circunvalación.

“Presentamos un nuevo tren temático, esta vez dedicado al gran poeta y pensador mexicano Octavio Paz”, dijo el director general del Metro de Moscú, Dmitri Pégov, quien destacó que se trata de la sexta exposición rodante sobre grandes poetas y escritores que se lleva a cabo en el principal medio de transporte de capital rusa. El embajador mexicano destacó que el tren temático, que circulará por la línea cuatro del metro de Moscú, transporta diariamente a unas 40.000 personas, lo que permite hacerse una idea de la cantidad de público a la que llegará la exposición sobre Paz, Premio Nobel de Literatura y Premio Cervantes.

La estructura de la exposición incluye cuatro líneas temáticas: obras poéticas breves de distintos períodos, una selección de extractos de los libros “El arco y la lira” y “Recapitulaciones, extractos del cuento “Mi vida con la ola” y fragmentos del discurso de Paz al recibir el Premio Nobel. “Atención, se cierran las puertas. Próxima estación…”, después de oír estas habituales palabras los usuarios que aborden el tren temático podrán leer en la paredes de sus coches una semblanza biográfica de Paz y una selección de fragmentos de su obra presentados en ruso y español.

El viaje de Octavio Paz por los túneles y estaciones de la línea cuatro del metro de Moscú tendrá una duración de seis meses y se prolongará hasta el verano de 2015, declarado Año de Español en Rusia y del Ruso en España.

El metro moscovita abarca prácticamente todos los barrios de la ciudad y en horas punta sus trenes circulan con intervalos de apenas un minuto. La primera línea, entre las estaciones Sokólniki y Park Kulturi, de 8,4 kilómetros de longitud, fue inaugurada el 15 de mayo de 1935, apenas un año después de la aprobación de la obra.

Homenaje a Javier Aranguren en el tren de Arganda con una salida especial el sábado 28 de septiembre

Homenaje a Javier Aranguren, Vapor Madrid

El Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid (CIFVM) rendirá homenaje al recientemente desaparecido Javier Aranguren Castro este próximo sábado con un viaje especial, al que acudirán aficionados al ferrocarril y familiares. El maestro Aranguren, que amaba el ferrocarril como nadie y que convirtió su pasión por los trenes en el motor de su vida, ha sido una de los grandes investigadores de la historia ferroviaria española. Fallecido a los 69 años el pasado 24 de junio, Aranguren era socio de esta entidad, en la que participaba como guardafrenos en el popular Tren de Arganda.

El homenaje póstumo que prepara esta entidad está previsto para el sábado 28 de septiembre. Amigos y familiares descubrirán una placa en su recuerdo y, a las 13,00 horas, el Tren de Arganda realizará un viaje especial en memoria del inolvidable maestro. El convoy, que reanudará la temporada al día siguiente, mantiene tres circulaciones entre La Poveda y la Laguna del Campillo.El convoy está compuesto por una locomotora de vapor-carbón (Henschel & Sohn, 1925) de rodaje 030-T, y por unos coches históricos, como el AB-201, que fue construido en el año 1916 y es original de esta línea.

Nacido en Madrid en mayo de 1944, Javier Aranguren se doctoró en Ciencias Económicas por la Universidad de Madrid (1970). Censor Jurado de Cuentas por oposición (1976), hizo del ferrocarril su pasión, especialmente en la investigación donde ha dejado un amplio legado de trabajos,fotografías, obras de referencia para multitud de aficionados. De entre todos sus trabajos, destacan ‘Automotores Españoles (1906-1991’) y ‘Coches Camas, Restaurantes y Salones en los ferrocarriles de la Península Ibérica’, referencias obligadas en la bibliografía ferroviaria española. Otras obras suyas son las que dedicó al Ferrocarril Eléctrico del Guadarrama o el Ferrocarril Minero de Sierra Menera. Fue presidente de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid y vicepresidente de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Ferrocarril, entidad que le reconoció como su primer Socio de Honor. Ha colaborado con todas las revistas ferroviarias españolas: Vía Libre, Carril, Trenes Hoy, Maquetrén, Paso a Nivel y un largo etcétera.

La asociación Centro de Iniciativas Ferroviarias Vapor Madrid (CIFVM) es la encargada de operar el ‘Tren de Arganda’, que entre otros cometidos se dedica a la restauración de toda clase de vehículos ferroviarios antiguos. Fundada en 1987, adquiere cierto renombre tres años más tarde cuando deciden adquirir y recuperar una locomotora de vapor de ancho de vía métrica que adquieren en un estado lamentable a un chatarrero de La Felguera (Asturias) a escasos días de ser troceada y destinada a ser fundida en unos altos hornos. La asociación decide entonces radicarse en Arganda del Rey, que aún disponía de las vías del antiguo Ferrocarril del Tajuña. Después de tres años de trabajos de despiece, saneado y reconstrucción, se efectúan las primeras pruebas de funcionamiento, primero en la nave adquirida en el barrio de La Poveda, y poco después por las vías de la estación. La locomotora fue rebautizada como ‘Arganda’, como agradecimiento al municipio que les vio nacer.

La locomotora ‘Arganda’, o locomotora Henschel Arganda, es la joya de la asociación. Una locomotora de vapor-carbón que fue fabricada en el año 1925 en Kassel (Alemania) y que fue diseñada como una máquina especial para industrias y haciendas, para poder arrastrar una carga considerable, a velocidad reducida, con sus ruedas de pequeño diámetro. Trabajó en unas obras del puerto del Musel (Gijón, Asturias). Su velocidad máxima se estima que es de 20 kilómetros a la hora. Es decir, no era la máquina ideal para trenes de viajeros, por su limitada velocidad. Es una locomotora-ténder, con rodaje de tres ejes acoplados, sin ejes libres, clasificada como 0-3-0T. Muy apropiada para el servicio turístico.

Aunque madrileño de nacimiento, ‘el Tren de Arganda’ recorría 70 de los 148 kilómetros de su trayecto por tierras de la alcarria de Guadalajara. Sus orígenes datan de 1883, cuando se concedió a Juan Carlos Morillo la licencia para la construcción de un ferrocarril que uniría la capital de España con la población de Vaciamadrid y posteriormente con la de Arganda, con la finalidad de transportar los materiales de construcción que abundaban en estos lugares. La empresa se llamó ‘Compañía del Ferrocarril Madrid-Arganda’, que en 1892 se cambió por el de ‘Compañía del Ferrocarril del Tajuña’, al tener en previsión el paso de la línea férrea por la vega de este río.

La velocidad de este tren era bastante baja, ya que no pasaba de los 50 kilómetros a la hora dándose las mejores condiciones, siendo lo normal que circulase a gran lentitud, circustancia que aprovechaban los viajeros para estirar las piernas por el campo mientras el tren marchaba o para echarse unas uvas a la boca al pasar junto a un majuelo; así se entiende el dicho: “el tren de Arganda, que pita más que anda”. Cuando se pusieron en funcionamiento los nuevos automotores o “autovías”, allá por 1935, el tiempo que se requería para hacer los trayectos se redujo a la mitad, gracias a que sólo paraban un minuto en las estaciones y a que no tenían que tirar de tanto peso, pues se trataba de una especie de autobuses de 40 plazas que iban por los raíles empujados por un motor diesel.

Tras la Guerra Civil, se produce el declive del Ferrocarril de Tajuña. El auge del transporte por carretera y la construcción del pantano de Entrepeñas obliga a la compañía a cerrar tramos, por la poca rentabilidad económica que tenía. Entre 1942 y 1952 el tráfico de viajeros se redujo en un 90%, por lo que la ‘Compañía del Ferrocarril de Madrid-Aragón’ decidió abandonar este servicio, siendo el último tren que llegó a Madrid uno que llevaba mozos para el servicio militar. Era el año en 1953.

La línea siguió funcionando un tiempo para el transporte de remolacha desde Orusco y posteriormente lo hacía entre Vicálvaro y Arganda para el transporte de piedra caliza para la fábrica de cemento Portland.

Durante el otoño el ‘tren de Arganda’ tiene salida todos los domingos de octubre, noviembre y diciembre, aunque en esta ocasión y a modo de prueba con objeto de tratar de ampliar los períodos habituales de actividad, este año se ha incluido el domingo 29 de septiembre como día de circulación regular de trenes. Las salidas desde la estación de La Poveda son a las 11.00, 12 y 13 horas; desde La Laguna del Campillo, a las 11.25, 12.25 y 13.25 horas. La duración del viaje (ida y vuelta es de 35-40 minutos.

Haro rinde tributo al ferrocarril con la instalación de una locomotora y vagones fudre en Bodegas Muga

Haro-locomotora-L.Aguirre

La Fundación de Los Ferrocarriles Españoles ha cedido una locomotora de vapor para su restauración y exhibición pública en un jardín frente a la fachada de Bodegas Muga. La empresa vinícola rinde de esta forma tributo al tren, que desde mediados del siglo XIX propició la salida de los caldos riojanos hacia los mercados europeos y que hizo de Haro, y su estación, un núcleo capital para la crianza y venta del producto vital para esta zona de la comarca riojana.

La locomotora, que desde el 21 de marzo, se exhibe en Muga es conocida con la número 32 de Renfe 030-0221 y que originalmente fue bautizada como ‘L. Aguirre’. Curiosamente otra locomotora de este tipo, la número 30 ‘Otlet` Renfe 030-0219, se conserva relativamente cerca, en concreto en Miranda de Ebro (Burgos). Ambas máquinas son originarias del ferrocarril de Torralba a Soria y fueron construidas por la firma belga Saint Leonard en 1889. La empresa ferroviaria contó con cinco locomotoras de este tipo, matriculadas en la serie 30 a 34. Todas llegaron a pasar a Renfe, donde fueron rematriculadas como 030-0219 a 030-223.

La puesta de largo de este monumento se enmarcó en la fiesta de apertura de la VI edición de La Rioja Tierra Abierta, un evento itinerante por la comunidad riojana y que este año recala en Haro. Bodegas Muga ha querido hacer su particular homenaje al ferrocarril como parte relevante del éxito sus vides en el siglo XIX, cuando la epidemia de la filoxera acabó radicalmente con los viñedos bordeleses y La Rioja se reveló como un espacio privilegiado para atender la demanda de estos caldos y el ferrocarril la pieza clave para su transporte. En torno a la estación de Haro se establecieron todas las empresas vinícolas que vieron en el tren un magnífico medio para la expansión de su producto por todo el mundo.

La locomotora ahora en Haro ha pasado varias décadas en el campus de la Universidad de Alcalá de Henares. En 1978 la máquina 030-0221, construida en 1889 en Lieja (Bélgica), recaló en el campus universitario donde unos pequeños plantones de pinos, que se pusieron a su alrededor, generaron al cabo de 35 años un denso bosquete que la ocultó a la vista de todos. Durante estas tres décadas la universidad mantuvo en aceptable estado la máquina, pero en los últimos años el nivel de atención fue bajando y el vehículo presentaba un cierto nivel de deterioro. Bautizada como ‘L. Aguirre’, en honor a Lorenzo Aguirre, presidente de la Junta Gestora de Ferrocarriles de Soria, esta locomotora es una pequeña máquina de 8,5 metros de longitud y 4 de altura y ancho ibérico.

Bodegas Muga transmitió su interés por rendir un homenaje al ferrocarril y asumió la tarea de sacar la máquina del bosque de Alcalá de Henares, trasladarla hasta Haro y afrontar una rápida restauración con el asesoramiento del departamento de Conservación del Museo del Ferrocarril de Madrid, en cuya colección está integrada esta máquina.

La empresa vinícola ya había concluido los trabajos de recreación de un par de vagones fudre de transporte de vino. Para ello había adquirido sendas plataformas ferroviarias, sobre las cuales había situado dos enormes toneles que usaban para el transporte de vinos. Estos dos vagones han sido acoplados a la locomotora, recreando un tren de mercancías sobre un tramo de vía montado en la fachada de la bodega, en un viario público. La empresa, además de estos primeros trabajos, ha rubricado el convenio de cesión, el cual la obliga a conservar en perfecto estado máquina.

Los fudres, o grandes recipientes para el vino, se utilizaron también para el transporte del vino por ferrocarril. En un primer momento el transporte de la tonelería se realizó mediante la carga directa en vagones de bordes bajos, aunque posteriormente, y sobre todo por seguridad (en las estaciones se taladraban con berbiquíes los fudres y se extraía vino de manera clandestina, pero además se inducía un proceso de oxigenación de los caldos que podía producir su oxidación), el transporte se realizó en cubas fijas dentro de vagones cerrados, adaptados a las dimensiones de éstas. Estos vehículos se llamaron vagones cubas o vagones fudre. En ellos, la carga y descarga podía realizarse desde trampillas situadas en el techo o por bombas, localizadas en el interior de los vagones. El espacio interior estaba acondicionado para una o para dos cubas. Los de una cuba la tenían en un extremo, y los de dos, en medio. Además, también podían ir dotados de una pequeña bomba aspirante-impelente manual para ayudar en el trasiego de los caldos. La tara y la capacidad podían variar; el bastidor, sin topes, tenía unas dimensiones que podían oscilar entre los 6 y los 6,5 metros, siendo la distancia máxima entre topes de 7,7 metros.

A la presentación de la máquina y sus vagones de acompañamiento acudió la ministra de Fomento, Ana Pastor, que presidió la ceremonia de inauguración. Junto a ella estaban el presidente regional, Pedro Sanz, y otras autoridades locales y regionales, además del director del Museo del Ferrocarril de Delicias, Carlos Abellán, a cuyos fondos sigue adscrito este material ahora en cesión temporal merced al convenio suscrito el pasado mes de febrero entre la FFE y la empresa bodeguera.

Familiares de las víctimas de Once claman justicia en el aniversario del peor accidente de Argentina

homenaje-victimas-accidente-estacion-once-argentina

Sólo quieren que la ley les ampare y que los responsables comparezcan ante el juez. Los familiares de las 51 víctimas del accidente de la estación bonaerense de Once, una de las peores tragedias ferroviarias de Argentina, reclaman justicia para sus seres queridos a los que, un año después de su muerte, homenajearon en distintos actos, cargados de emoción. Flores y velas recordaron a los fallecidos a las 8.32 horas (11.32 GMT) -hora en la que el 22 de febrero de 2012 un tren procedente de la localidad de Moreno chocó contra un andén- en la estación, una de las más transitadas de Buenos Aires, que durante un minuto quedó en silencio sepulcral.

Un año después de la tragedia, que además de 51 muertos dejó más de 600 heridos, la polémica sobre la investigación de lo que ocurrió y la asunción de responsabilidades sigue abierta. El pasado martes, el juez Claudio Bonadió elevó a juicio oral y público la investigación sobre el accidente, que tiene como principales imputados a los exsecretarios argentinos de Transporte Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime. Schiavi y Jaime están imputados por descarrilamiento culposo agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas y defraudación contra la administración pública, informó el Centro de Información Judicial.

Entre los 28 imputados que se presentarán ante el Tribunal Oral Federal Oral número 1 figuran también el conductor del tren siniestrado, Marcos Antonio Córdoba, y los hermanos Mario y Claudio Sergio Cirigliano, dueños de la empresa concesionaria de la línea Sarmiento en el momento del accidente, Trenes de Buenos Aires (TBA).

En medio de la investigación, el pasado día 9 fue asesinado de varios disparos tras un robo Leonardo Andrada, quien fue testigo de la tragedia ferroviaria. Además de la causa por el accidente, otro juez, Sebastián Ramos, abrió en diciembre pasado otra investigación sobre el destino de los millonarios subsidios que el Estado pagaba a TBA.

Mientras, Argentina recuerda a los fallecidos. Los aplausos de decenas de viajeros que se acercaron para ofrecer su apoyo a los familiares y amigos de las víctimas dieron paso a la lectura de mensajes en los que se subrayó la “ineludible responsabilidad del Estado” en la tragedia y se exigía justicia. En el acto intervino también la presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, quien aseguró que compartía el dolor de los presentes y reiteró la petición de justicia. “Ese miércoles, en un tren de Buenos Aires, la mentira estalló. Los muertos y heridos se hacen presentes sobre aquellos que no podrán borrar de sus mentes las imágenes, sonidos y olores del horror”, señaló el actor argentino Manuel Callau.

Cortiñas rechazó además las palabras de la presidenta argentina, Cristina Fernández, quien este jueves pidió “recordar y rendir homenaje” a las víctimas, más allá de que, dijo, “la vida es así, es alegría y tristeza” y “nos tocan momentos difíciles”.

En una ceremonia religiosa, el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Eduardo García, advirtió sobre los “interrogantes silenciados” por la tragedia e invitó a los familiares a unirse “en el desafío esperanzado de una responsabilidad cotidiana que no lleve a nadie a experimentar, ni de cerca ni de lejos, la muerte absurda”.

Personalidades de la música, el deporte, los medios de comunicación y la política mostraron su solidaridad con los familiares de las víctimas a través de las redes sociales.

En Twitter, el futbolista Sergio Agüero escribió: “Me dicen que se cumple un año de la tragedia de Once. Mi apoyo para los familiares y amigos de las víctimas”. También el cantante venezolano Ricardo Montaner dejó un mensaje en la misma red social: “Mi solidaridad con las familias de las víctimas que hace un año perdieron la vida en #Once … Abrazo sincero”.

La música llenó la emblemática Plaza de Mayo de la capital argentina en el último gran homenaje del día, en el que participaron los cantantes Kevin Johansen y Leo García, así como el Grupo Airbag. Fue un acto al que los familiares de los fallecidos habían animado a participar “sin banderas políticas ni sindicales, solo bajo la bandera de la justicia”.

(Imagen Cecilia profetico. Clarín)