Archivo de la etiqueta: Policía

Quinto ataque a las obras del AVE en Murcia

Las obras de soterramiento que se están efectuando en Murcia han vuelto a sufrir un nuevo acto vandálico. Es la quinta ocasión en menos de dos meses en el que se producen ataques contra maquinaria y medios materiales relacionados con las actuaciones previas para la eliminación de las vías del tren. La diferencia respecto a los sucesos anteriores radica en que, en esta ocasión, se han hallado pruebas dejadas por los autores del sabotaje.

A las 4.35 horas y tras ser alertados por la Sala ‘092’, los agentes de la Policía Local se personan en las vías del tren que transcurren junto al Camino Mota de los Alemanes, en Los Dolores, donde se encontraba ardiendo la maquinaria de las obras, estacionadas en el interior del vallado que delimita el tendido ferroviario y junto a la puerta de acceso en el tramo PK 525 + 550.

Los policías se encontraron una excavadora ardiendo -cuyo incendio requirió la intervención de Bomberos-, mientras la segunda no presentaba daños a simple vista, pero en la que descubren una botella de detergente abierta, envuelta en una bolsa de supermercado, la cual, por el olor que desprendía, parecía contener gasolina. Los agentes vieron un tapón azul en el suelo, junto a la rueda delantera derecha de la máquina, y, al lado de la trasera, un guante de plástico similar a los que suele haber en los surtidores de gasolineras. La valla ubicada en el margen izquierdo de la vía, sentido Beniel desde Murcia, también presentaba un roto justo a la altura de las máquinas.

Como en los cuatro actos vandálicos que han sufrido estas obras en apenas dos meses, también anoche se personaron unidades de Policía Nacional y Policía Científica que se hicieron cargo tanto de los vestigios encontrados como de la custodia de la maquinaria para una inspección más exhaustiva por parte de esta última

Esta ha sido la quinta noche de atentados contra la maquinaria que trabaja en las obras previas al soterramiento de las vías. La anterior tuvo lugar el pasado día 21, cuando se derribaron postes, pantallas de metacrilato, soportes de muretes y tuercas de sujeción; el 12 de septiembre unos encapuchados prendieron fuego a otras dos máquinas que se encontraban en un solar entre las calles Limonar y Pintor Saura Pacheco; el 29 de septiembre, dos camiones sufrieron un incendio junto al paso a nivel de Senda de los Garres; y el martes 3 de octubre fue la noche más violenta, cuyas consecuencias, además de los daños valorados en miles de euros, obligaron a interrumpir el tráfico ferroviario durante varios días en la región.

(Imagen Juan Carlos Caval. La Verdad)

Anuncios

370 perros por día viajan en el Metro de Madrid

Más de 135.000 perros han utilizado el Metro desde que se permitió el acceso de los canes al suburbano madrileño en julio de 2016 y se han recibido alrededor de 177 reclamaciones por parte de los usuarios. Desde que se estrenó la medida, el 6 de julio de 2016, han utilizado el Metro unos 370 perros cada día y las estaciones de Chueca, Príncipe Pío, Embajadores y Retiro han sido las que han tenido un mayor número de usuarios acompañados por sus mascotas. La Línea 3 es la que cuenta con un mayor número de usuarios que viajan con perros.

La normativa establece que los perros que accedan al Metro deberán ir provistos de bozal y correa de hasta 50 centímetros. Sólo se permite introducir un perro por viajero y deberán viajar en el último coche de cada tren. El acceso con perros se permite en todo momento de lunes a viernes, excepto en las horas punta (de 7.30 a 9.30 horas, de 14 a 16 horas y de 18 a 20 horas), y sin limitación horaria los meses de julio y agosto, fines de semana y festivos.

Para recordar estos puntos básicos de la normativa, Metro de Madrid y la ‘Asociación Héroes de 4 Patas’ han realizado de manera conjunta una serie de carteles para la campaña ‘Llévame contigo en Metro’, protagonizada por Jako, un agente de policía jubilado especializado en búsqueda de explosivos. Paralelamente, trabajadores de Metro, propietarios de perros, han protagonizado el vídeo ‘Nosotros viajamos en Metro así’ que ha servido para difundir la correcta aplicación de la normativa, a través de redes sociales.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, vistaba la pasada semana la Brigada Móvil de la Policía Nacional en la Comisaría de Metro de Nuevos Ministerios. Este espacio tiene 513 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas, cedidos de manera gratuita por Metro. El espacio fue renovado y ampliado en 2015, tras reubicar sus instalaciones en una zona más visible, dotándola de un área de Atención al Ciudadano.

El Cuerpo Nacional de Policía vela a diario por la seguridad de los 585 millones de viajeros que utilizan anualmente la red metropolitana. Más de 100 agentes están adscritos a la Brigada Móvil de la Policía Nacional, desempeñan su labor en Metro de Madrid. Esta unidad, compuesta por 250 efectivos, está especializada en la prevención de delitos, la atención al viajero y el control de infracciones en los medios de transporte.

La Brigada Móvil contribuye, junto a los 1.700 vigilantes de seguridad de Metro, a garantizar la seguridad de los 2,2 millones de viajeros que diariamente utilizan la red. La comisaría cuenta con espacios diferenciados para el desarrollo de las funciones de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía, como despachos, archivo y zona de calabozos. El horario de atención al público es de 8 a 22 horas, de lunes a viernes. Los fines de semana se mantiene la actividad policial en función de las necesidades del servicio. Este modelo de Brigada de Policía integrada en la red de Metro se utiliza simultáneamente en otras estaciones, como las de los intercambiadores de Atocha, Chamartín y Méndez Álvaro.

El Puesto Central de Mando de Metro cuenta con un agente de la Policía Nacional de manera permanente. Esto permite facilitar la labor de los agentes a través de las 8.563 cámaras de la red de Metro, lo que ha contribuido a reducir de manera notable la delincuencia en el Suburbano. De hecho, en la última encuesta de calidad, la seguridad en Metro es calificada con un notable (7,67 puntos sobre 10) por parte de los usuarios de Metro, siendo incluso superior la valoración de los usuarios extranjeros, con 8,11 puntos.

La estación de Nuevos Ministerios es la tercera con más entradas registradas en la red de Metro de Madrid en 2016, con 15,9 millones de usuarios, por detrás de Sol y Moncloa. Tiene correspondencia con las líneas 6,8 y 10 de Metro, así como con Cercanías Renfe. Su conexión directa con el aeropuerto de Barajas, la convierte en uno de los principales accesos directos del turismo internacional a la ciudad de Madrid.

La asociación ‘Héroes de 4 patas’ con la que se ha colaborado, nació en enero de 2015. Está integrada por perros de trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, tanto del Estado, como autonómicas y locales. Esta asociación surge con la intención de solventar las carencias existentes en España en lo referente a la jubilación de los perros de trabajo utilizados por las distintas unidades caninas. Su objetivo fundamental es ofrecer una retirada digna y de calidad a estos auténticos Héroes de 4 Patas que, durante gran parte de su vida, han prestado un importante servicio a la sociedad. Desde la asociación, se busca un hogar de adopción a estos perros cuando llega el momento de su jubilación.

Detenidos 7 grafiteros por 106 pintadas en trenes

pintadas-trenes-atribuidas-hugo

La Policía Nacional ha detenido a siete grafiteros -seis en Burgos y uno en Bilbao- acusados de 106 delitos en trenes, en los que causaron daños valorados en 551.218 euros, con una superficie afectada de 4.021 metros cuadrados. Según informa la Dirección General de la Policía, los arrestados integraban un grupo organizado que cometía sus acciones en Burgos, Bizkaia, Gipuzkoa, Cartagena (Murcia), Madrid y Valencia. Entre los arrestados se encuentra un conocido grafitero al que la Policía le han imputado 22 de los delitos de daños, valorados en 114.835 euros, y que había participado en pintadas en trenes de Alemania, Francia, México, Argentina y Portugal. Además, es también conocido por ser cantante de rap y por los numerosos vídeos colgados en un canal de Internet.

Fuentes de la investigación indican que se trata del rapero conocido como Hurto, que cuenta con un grupo llamado Royals Crew y que publicitaban sus pintadas y sus composiciones musicales en el canal tsunamiroyals, patrocinado en algún caso por una marca de pintura. Como Renfe borra casi de forma inmediata las pintadas, los grafiteros intentan que su obra perdure a través de esos vídeos, recuerdan las mismas fuentes.

La Policía señala en su comunicado que la banda de grafiteros estudiaba y planificaba minuciosamente los objetivos varios días antes para comprobar si existían cámaras de seguridad o vigilantes. Así, con una estrategia previa para la pintada, actuaban de noche, en lugares sin cámaras de vídeo-vigilancia y con el rostro oculto mediante bufandas, gorros y verduguillos tipo militar para poder grabar y difundir sus acciones por Internet sin ser descubiertos.

Las pesquisas se iniciaron en octubre de 2015, cuando la Policía comprobó que varios jóvenes se dedicaban a pintar los trenes de las estaciones finales de la vía en las localidades de Orduña, Zumárraga, Cartagena, Madrid, Valencia y Miranda del Ebro. Los agentes comprobaron cómo los grafiteros se repartían las tareas, de forma que cuatro o cinco pintaban los trenes, uno o dos vigilaban y otro filmaba toda la acción para mostrarlo en Internet.

(Imagen archivo de grafitis)

Renfe apuesta por unas redes sociales neutras, institucionales y corporativas; se acabó el humor

renfe1

Aunque pueda parecer intrascendente, Renfe se ha ‘cargado’ al community manager. A partir de ahora las redes sociales tendrán un enfoque más formal e informativo, sin tantas ‘licencias’ y más pegado a lo que representa la compañía. En los próximos días será nombrado un nuevo responsable de este departamento pegado al cliente y un nuevo enfoque, sin estridencias y sin complicidad con los usuarios de estas aplicaciones.

El desencadenante de esta decisión es, al parecer, un polémico tuit del 1 de junio sobre el Real Zaragoza. Un tuitero escribió en la cuenta de Renfe, con cierto humor, reclamando un acenso a Primera División. El community manager respondió con la misma sorna, aunque quizá no midió la repercusión que podría tener su contestación (“….a jugar como campeones, no como pringaos”) y que otros usuarios pudieran sentir que se mesnospreciaba el club maño. A partir de ahí, hubo un cruce de mensajes entre tuiteros que se lo tomaron con humor y otros que reaccionaron con cierto enfado e irritación. Nada del otro mundo para quienes estamos acostumbrados a participar en ese juego de comunicación.

renfe2
renfe3

Los responsables de las redes sociales se mueven a menudo en un terreno lleno de arenas movedizas; sobre todo los que representan a una marca conocida. Hay tuis muy ‘cañeros’ e incluso insultantes. ¿Qué debe hacerse con ellos? ¿Hay que pagarles con la misma moneda? Todos tenemos algún troll en nuestra cuenta de Twitter o Facebook y ya sabemos que, lo mejor, es no hacerles ni caso; de lo contrario, se crecen. Hay compañías que se limitan a bloquearlos y punto. Otros los aguantan. ¿Pero cómo actuar cuando son usuarios normales los que presionan y reaccionan de forma burda?

Resulta muy peligroso (para la marca) dejarse llevar por el momento y responder en caliente. Se impone usar la cabeza y pensar que no solo va a leer el tuit el interesado -que a lo mejor se merece un exabrupto- sino los miles de seguidores que tiene la cuenta. Hay gestores que todavía desconocen la fuerza que tienen las redes sociales y lo peligroso que resulta que quien controle el nombre de la marca sea una persona sin experiencia. ¡Pobre el gerente que crea en lo inocuo de este trabajo!

Hace años la cuenta de Twitter de la Policía Nacional conquistó a miles de usuarios gracias a su plan de comunicación. De hecho otras policías del mundo han tratado de imitar a la nuestra, Gran parte del éxito reside en utilizar el mismo lenguaje que el usuario y romper la barrera de distancia con el ciudadano. Detrás de la pantalla estaba Carlos Fernández Guerra, ahora en la cuenta de Iberdrola, que acabó por ser uno de los más famosos tuiteros del país. La cuenta @policia tiene 2,36 millones de usuarios.

Otras marcas han tratado de imitarla. Y sus responsables de redes han creído que lo mejor para empatizar con sus seguidores era utilizar su mismo lenguaje y entrar en el juego y el tono que le reclaman los tuiteros que se dirigen a él. Más vale caer en gracia que ser gracioso.

El hasta ahora responsable de la cuenta de Renfe (@renfe cuenta con 87.000 seguidores), un personaje anónimo para la mayor parte de los usuarios, respondía en sus tuis con pautas muy parecidas a quienes llamaban su atención. Esto es lo que le respondió al tuitero que escribió a su cuenta y les espetó a bocajarro “hijo puta”.

renfe-a2

Sin embargo, en la mayor parte de los casos @renfe ofrecía la información que le demandaban los clientes sobre retrasos de algún tren, formas de comparar los billetes, acceso a alguna estación y cualquier otra que se le ocurriera al personal que pulula por esos mundos de la red. Evidentemente, ese tipo de respuestas no son llamativas para el resto de tuiteros y apenas si tienen trascendencia; pero son el 98% de lo que es habitual en el día a día para quienes se ocupan de este tipo de servicios. El 2% restante tienen, sin embargo, mucho más interés para quienes siguen el movimiento de las redes sociales. Y, por supuesto, mucha más trascendencia.
renfe-b1

Parece que, a partir de ahora, si los gestores de Renfe no cambian de opinión, que sus redes sociales se limitarán a dar información a los usuarios sobre la compañía y el servicio, de maneradirecta, pero sin florituras y complicidad con los tuiteros. Dicen que el objetivo de la operadora ferroviaria es cuidar a los miles de usuarios que cada día utilizan Cercanías y trenes de mediana y larga distancia para sus desplazamientos. El tono institucional, neutro y oficial, se impone. ¿Y qué creeen que ha estado haciendo hasta ahora el community manager?

Francia desplegará arcos de seguridad en las estaciones de los Thalys para reforzar la protección

policia-control-trenes-thalyes

Francia intensificará los controles en las estaciones del tren de alta velocidad Thalys de París y Lille antes del próximo 20 de diciembre, con la instalación de arcos de seguridad, y aplicará medidas similares en aquellos que unen el país con Bruselas, Ámsterdam y Colonia. Con esta medida, el Gobierno francés busca “controlar el acceso al Thalys, que une Francia, Bélgica, Países Bajos y Alemania”, tren que ya fue objeto de un atentado frustrado en agosto en el trayecto entre París y Ámsterdam y que abrió el debate sobre la cuestión de la seguridad en los trenes.

A raíz de los atentados de París se reforzaron los controles de identidad de pasajeros y equipaje en aeropuertos y estaciones de ferrocarril, especialmente cuando se supo que al menos uno de los atacantes viajaban de Siria a Europa en este modo de transporte.

El operador ferroviario francés SNCF tiene previsto aumentar el número de controles aleatorios en otros trenes franceses y estaciones de ferrocarril. SNCF está considerando la implementación de las mejores medidas para “manejar mejor la gestión del flujo” de viajeros.

SNCF presentó la semana pasada una propuesta al Gobierno francés para mejorar la seguridad de los trenes y estaciones, en la que no figura la instalación de arcos de seguridad, y en la que propone desplegar en algunos trenes a miembros de los cuerpos de seguridad para apoyar al personal de la compañía. Desde SNCF se señala que la instalación de arcos de seguridad en Lille y París debe incluir “fases de prueba en otras conexiones ferroviarias nacionales”, un proceso que no se ha definido todavía a pesar de plantearse a nivel mundial, informa ‘Le Figaro’.

La Policía detiene a cuatro jóvenes cerca de la estación de Badajoz por hacer grafitis en un tren

grafiti-tren-badajoz-imagen-policia-nacional

Guerra al grafiti en los trenes. La Policía Nacional ha detenido este sábado a cuatro jóvenes, uno de ellos un menor, que se deslazaban desde Madrid hasta Badajoz para realizar grafitis en un tren de Renfe en protesta por la contaminación que realizan empresas de automóviles. Los hechos tuvieron lugar sobre las 14.45 horas cuando el vigilante de seguridad de la estación de Badajoz alertó a los agentes de la presencia de diversos jóvenes que hacían pintadas en uno de los coches de un tren. Los daños iniciales ascenderían a 2.762,28 euros.

Los agentes que llegaron a la estación pacense fueron alertados por varios testigos de la dirección de huida de los jóvenes, tres de 20 años y el otro un menor, a los que se localizó en la Plaza del Progreso, a la que habían accedido a través de las vías del tren. Los jóvenes se introdujeron en un vehículo, donde escondieron varios objetos en el maletero, y fueron luego interceptados por la Policía Nacional.

Tras ser identificados, se hallaron dos mochilas que contenían 63 botes de pintura en aerosol, tres rotuladores permanentes, guantes, un pasamontañas y un cuaderno con esquemas de grafitis, además de varias fotografías de las pinturas realizadas. Fueron los propios detenidos quienes, ante las preguntas de los agentes, manifestaron que habían viajado desde Madrid para realizar pintadas en protesta por la contaminación producida por determinadas compañías de automóviles.

Según responsables de Renfe, las pintadas han afectado a unos 17 metros cuadrados de unos de los coches del tren y los daños ascienden, en principio, a 2.762,28 euros. Los detenidos, un menor de edad y tres jóvenes de 20 años, fueron trasladados hasta dependencias policiales para la práctica de las correspondientes diligencias, tras las cuales los tres mayores de edad fueron puestos a disposición judicial, mientras que el menor fue entregado a sus padres. Se da la circunstancia de que uno de los detenidos ya constaba en los ficheros policiales por hechos similares.

Los trenes de la vergüenza

verguenza-trenes-refugidos-huida

Hay imágenes que nos sacuden. Fotos como la del niño de tres años muerto en la orilla de una playa (dicen que se llamaba Aylan) chocan en nuestras retinas. Pero también resultan impactantes esas fotografías y vídeos con cientos de refugiados en la estación Budapest Keleti. Se aferran a esos trenes como su única salvacación camino de una Europa que se niega a recibirlos. Los trenes abandonan la estación hacia ninguna parte. ¡Qué lejos queda Europa!

A empujón limpio, casi en una lucha constante, cuerpo a cuerpo, cientos de inmigrantes intentan subir a los pocos trenes que anuncian su salida hacia Alemania. Dicen que van el paraíso; ese lugar que les permita volver a empezar; lejos de su tierra, pero a resguardo de las bombas que han destruido sus viviendas. No saben, no les importa, que aún les queda mucho camino para encontrar la paz. Que en ese paraíso no van a ser recibidos con los brazos abiertos. Aunque es a bordo de esos trenes, donde comienzan a vislumbrar que el futuro inmediato no es rosa, sino gris.

Hubo un tiempo en que quienes perseguían el paraíso eran europeos. Durante las dos contiendas mundiales, miles de personas buscaban en los trenes la salvación. Sabedores del avance imparable del enemigo, antes de que las bombas lo hicieran imposible, los que podían (o se atrevían) iniciaban un inquietante viaje a lo desconocido. Con lo poco que conseguían sacar de sus casas, emprendían el camino de la salvación. Y se subían a los trenes de la esperanza.

Esos mismo trenes, muy parecidos a aquellos de hace un siglo o de los años 40, protagonizan ahora la imagen de la vergüenza. Ya no es inseguro el porvenir; es dudosa incluso la próxima hora. Y la salida del convoy no garantiza la llegada al destino. Como ocurrió ayer mismo con el tren regional que salió con cientos de refugiados de Budapest Keleti hacia la frontera con Austria. Si ya fue dura la pelea por subir al convoy y ocupar uno de sus cotizados espacios, más cruel fue el trance de ver cómo se detenía en Bicske. Varado casi en la mitad de la nada, en una creciente tensión.

La policía húngara intentó bajar a los 300 refugiados, en su mayoría sirios, que viajaban en el tren para trasladarlos en autobuses a un centro de acogida no especificado. Pero muchos de los inmigrantes comenzaron a protestar, porque no querían ir a un campamento. Después de varios intentos fallidos, la policía desistió y los refugiados se subieron de nuevo al tren. La policía húngara regresó al lugar con decenas agentes y con una veintena de vehículos, entre ellos autobuses. Muchos de los 300 refugiados protestaron contra la medida, gritando “No camp! No camp!” (No al campamento).

El tren había partido abarrotado de refugiados, a las 11.18 hora local (09.18 GMT), de Budapest hacia la ciudad de Sopron, en el noreste de Hungría, junto a la frontera con Austria. A las 16.30 hora local (14.30 GMT) el tren seguía en Bicske y la policía empezó a llevarse los refugiados en pequeños grupos, en un primer transporte a 4 personas, supuestamente al campamento situado en la localidad, informó el portal hvg. Algunos refugiados trataron de huir y salir corriendo de la estación, pero la policía los llevó de vuelta al tren , agrega el portal informativo “index”.

La policía húngara prohibió a los periodistas permanecer en los andenes de la estación, donde se produjeron varios forcejeos entre agentes y refugiados. La noticia corrió como la pólvora. Los refugiados que permanecían en Budapest esperando a un nuevo tren hacia Sopron ya no quisieron subir.

Otro tren salió cerca de las 15.00 hora local (13.00) de Budapest y tenía previsto llegar en los próximos minutos a Györ, una ciudad situada a medio camino entre Budapest y Viena. Allí, medio centenar de policías se han colocado en el andén, y han bajado a 80 refugiados, informa “index”. Europa parece haber olvidado que hubo un tiempo que necesitó los trenes para huir del horror y la muerte. ¡Vergüenza!

Los ferroviarios reclaman más seguridad

mossos-trenes-barcelona

Basta de agresiones e intimidación. Los sindicatos del grupo Renfe de Barcelona denuncian las condiciones de seguridad de Rodalies de Cataluña después de que el pasado 22 de agosto un viajero sin billete agrediera a un interventor en un tren de la Línea R3 de Barcelona a Puigcerdà, en Mollet Santa Rosa. Los trabajadores recuerdan las condiciones precarias de seguridad en las que han de realizar su trabajo, expuestos a continuos insultos y agresiones físicas, así como “el deterioro continuo del servicio prestado a los viajeros”, por lo que se ven expuestos a “intimidaciones, actos vandálicos y hurtos”.

Los Mossos d’Esquadra aún buscan a un pasajero de ese tren que arrancó el lóbulo de la oreja de un mordisco a un interventor de Renfe que le sorprendió viajando sin billete. El viajero se abalanzó sobre el interventor cuando éste le pidió el título de transporte y le mordió en la oreja hasta arrancarle el lóbulo, lo que obligó a someter al revisor a una intervención quirúrgica de reconstrucción en el Hospital de Mollet del Vallès (Barcelona). El agresor logró huir antes de que llegaran los Mossos d’Esquadra, que habían sido avisados por los responsables de la empresa ferroviaria, sin que haya sido posible identificarlo, aunque la policía dispone de su descripción física.

Para los sindicatos de Renfe, “una vez más, se pone de manifiesto la ausencia de procedimientos eficaces para una rápida respuesta a este tipo de acciones por parte de los Mossos d’Esquadra, Policías Municipales o compañías de seguridad privadas contratadas por Renfe”.

“Desde hace casi cinco años que se realizó la transferencia de Rodalies del Estado a la Generalitat y, tras varias reuniones con los responsables de la conselleria de Territorio, la Brigada de Transportes de Mossos y la dirección de Rodalies de Catalunya del grupo Renfe, aún se sigue sin tener unos procedimientos definidos y ágiles para atender con plenas garantías las situaciones de inseguridad en la toda la Red de Rodalies de Catalunya en las que se encuentran involucrados los trabajadores ferroviarios”, añaden.

Los sindicatos de Barcelona del grupo Renfe reclaman “mayor inversión” en trenes e infraestructura en Rodalies de Catalunya y medidas como “procedimientos ágiles de actuación de los Mossos d’Esquadra, mayor presencia de personal de seguridad en trenes y estaciones, aumento de la plantilla de interventores y personal comercial de estaciones y cierre y mejora de las instalaciones de todas las estaciones de Rodalies”.

Renfe y los Mossos d’Esquadra han acordado renovar los protocolos de seguridad para dar una respuesta más ágil ante las agresiones a los interventores ferroviarios. Ambos acuerdan impulsar nuevas medidas para identificar y reforzar las seguridad en los ‘puntos negros’ de la red ferroviaria, donde los fines de semana algunos jóvenes mantienen una actitud agresiva hacia los demás pasajeros y los revisores.

También se ha decidido impulsar medidas, que se irán concretando a partir de septiembre, como por ejemplo elaborar un mapa sobre estos ‘puntos negros’ en los que se concentran la mayoría de incidentes, especialmente los fines de semana, en los trenes que circulan a primera y última hora del día, en las líneas L-3 y L-4, a su paso por localidades barcelonesas como Montcada, Mollet, Granollers, Sabadell, Torelló y Manlleu, entre otras. También se impulsará la coordinación de los equipos de seguridad de Renfe con las Policías Locales y la formación que los Mossos d’Esquadra ofrecen a los supervisores, para instruirles en medidas de autoprotección.

Desarticulada una banda de grafiteros por pintar en 168 trenes y causar daños de 600.000 euros

grafitis-metro-pintadas

Indudablemente es delincuencia. Aunque algunos hablen de ‘arte’, los métodos y la acción son cuando menos muy cuestioanles. Y eso es lo que obliga a actuar a la Policía. Diez grafiteros, de entre 21 y 27 años, han sido detenidos como presuntos autores de pintadas en 168 vagones y coches de tren en toda España que ocasionaron más de 600.000 euros en daños. La desarticulación de este grupo de grafiteros, uno de los más activos de toda España, ha sido posible tras tres años de investigaciones.

Los detenidos tienen imputaciones por 99 delitos y daños por un valor total de 601.625 euros y 11 delitos de desórdenes públicos por los métodos empleados en sus acciones. Y es que, para pintar los vagones, los arrestados llegaban a parar trenes en marcha y en cuestión de minutos grafiteaban superficies de vagones de hasta 50 metros cuadrados, a la vez que grababan sus ‘obras’ para después compartir las imágenes en las redes sociales.

El método empleado para la detención de los trenes era el conocido como ‘palancazo’, lo que entraña un riesgo para los pasajeros al provocar un frenazo brusco en la marcha del convoy.

Las firmas o ‘tags’ de los autores figuraban en el pie de cada una de las pintadas que estos realizaban en los vagones de los trenes. De esta manera buscaban ganarse el reconocimiento de los demás, también a través de la difusión de los grafitis a través de redes sociales o páginas web.

Los jóvenes investigados actuaban en principio individualmente, aunque más tarde decidieron constituirse en grupo para cometer pintadas más elaboradas. De esta manera planificaban sus actuaciones, distribuían las tareas y las ejecutaban conjuntamente. Para realizar el ‘palancazo’, dos o tres miembros del grupo subían al tren y, una vez comprobado que en su interior no había vigilantes de seguridad, accionaban el freno de emergencia del convoy en un punto previamente acordado con resto del grupo. Esta acción produce una frenada brusca y violenta del tren, con el consiguiente riesgo de caídas y lesiones en los usuarios del transporte, así como la interrupción en el normal desarrollo de la circulación ferroviaria, ocasionando retrasos y paros en toda la línea afectada.

Una vez que conseguían detener el convoy, los grafiteros abrían y bloqueaban una de las puertas con un taco, bajando a pie a las vías para unirse al resto del grupo que está esperando. Las tareas habían sido previamente distribuidas y mientras unos realizaban las pintadas en el tren otros vigilaban y grababan con cámara fotográfica o teléfono móvil las pintadas. De este modo, conseguían huir del lugar en un tiempo de entre 5 y 8 minutos.

Los arrestados disponían además de información privilegiada y planos sobre las instalaciones en las que pretendían actuar. Conocían la ubicación de las cámaras de vídeo-vigilancia, por lo que procuraban actuar en lugares fuera de su alcance o tapando su rostro con prendas de ropa. También portaban palos o bates de béisbol para evitar que algún vigilante de seguridad pudiera acercarse a ellos y lograr identificarlos.

Detenido en Plasencia un grafitero por pintar una locomotora y causar daños de 6.000 euros

grafiti-tren-plasencia

La Policía Local de Plasencia (Cáceres) ha conseguido identificar a un grafitero de 17 años, vecino de Madrid, como presunto autor, junto a otros dos jóvenes, de una pintada de unos 25 metros en la locomotora de un tren que se encontraba en la estación de ferrocarril de la capital del Jerte. Según informa el intendente de la Policía Local, los jóvenes han causado daños en la locomotora por valor de unos 6.000 euros.

Los hechos han ocurrido de madrugada, concretamente a las 00.47 horas, cuando la Policía Local recibió una llamada telefónica de un vecino en la que alertaba de que tres individuos estaban realizando pintadas en un tren.

Dos patrullas se dirigieron al lugar y una de ellas localizó cerca del IES Santa Bárbara a un joven que “encajaba perfectamente” con la descripción aportada, el cual, al detectar la presencia policial, aceleró su paso “en actitud nerviosa y huidiza”. Los agentes le dieron el alto y le identificaron como J.B.F., de 17 años y vecino de Madrid.

El joven tenía en su rostro restos de pintura negra y al ser preguntado por los agentes respondió de forma incoherente “hasta que en un momento reconoce que se dedica a realizar grafitis, pero profesionales, y no chapuceros”, ha destacado Cenalmor antes de informar de que la Policía Nacional se encargó de las diligencias.