Archivo diario: diciembre 19, 2009

El frío y la nieve bloquean el Eurostar

El tránsito de trenes de Eurostar , que opera los ferrocarriles que conectan Londres y París a través del túnel del Canal de la Mancha, permanecerá suspendido hasta mañana, informó hoy la compañía. Más de 2.000 personas han pasado la noche atrapadas en el túnel, después de que al menos cuatro trenes de Eurostar , que une Londres, Bruselas y París, se averiaran debido al mal tiempo. Todo parece indicar que los trenes se averiaron por el efecto del brusco cambio de temperatura, entre los niveles bajo cero en el noroeste de Francia y el ambiente más cálido en el interior del túnel, dijo el portavoz de Eurostar , Bram Smets

Numerosos pasajeros que quedaron atrapados declararon a la prensa británica que recibieron muy poca información de lo que estaba ocurriendo, que el calor fue insoportable en el interior de los vagones y que la gente pasó hambre y sed. El británico James Brownell manifestó a la BBC que no se les ofreció ni agua ni comida, y que no hubo información: “fue muy frustrante, no teníamos ni idea de lo que estaba pasando”. “Había bebés y han sido unas 12 horas horribles”, dijo

“Se recomienda a la gente que haya reservado un viaje para el sábado por la mañana que no viaje”, indicó Eurostar en su página web, en donde advirtió además de que se esperan también “graves perturbaciones” del tráfico el domingo. La compañía recomienda a sus clientes que cambien sus billetes para viajar en otras fechas y afirma que sus servicios volverán a la normalidad a partir del próximo lunes.

Numerosos viajeros se quejaron en los medios franceses de la mala gestión de la comunicación de Eurostar , acusándola de haber ofrecido informaciones contradictorias y poco claras, resaltó la emisora “France Info”. Las primeras hipótesis sobre las causas de las averías apuntan a que el brusco cambio de temperaturas fue el origen de las averías en los trenes. El sureste de las islas británicas y el noroeste de Francia han sido el escenario en las últimas 24 horas de fuertes nevadas y la previsión meteorológica indica que las precipitaciones continuarán.

Finalizado el primer túnel del TAV

Un simbolismo más. Una nueva conquista. Precisamente donde comenzó la aventura. Fue donde arrancó hace tres años, con total discreción y sin primera piedra, la mayor obra de infraestructura de la historia vasca reciente. Fue también donde la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, prometió que el tren de alta velocidad (TAV) era una proyecto «irreversible», sin «marcha atrás» en Euskadi, a pesar de la presión radical. Y es también el túnel y el tramo del TAV –el segmento Arrazua Ubarrundia-Legutiano, subtramo II, de 5,2 kilómetros– que quedó en manos de la empresa Altuna y Uria, y por cuya implicación en él asesinó ETA al empresario Inaxio Uria en Azpeitia hace un año.

El túnel de Luko, el que carga más simbolismo de todos los que tendrá la línea ferroviaria de alta velocidad en Euskadi, se dio ayer por finalizado. Así lo transmitió la Delegación del Gobierno en Euskadi, cuyo responsable, Mikel Cabieces, se felicitó por el «continuo avance» de las obras de la alta velocidad vasca, «que constituyen un fenomenal ejemplo de colaboración entre el Gobierno de España y el vasco», dijo Cabieces.

Los 5,2 kilómetros del tramo entre Arrazua y Legutiano también quedarán listos en breve si las previsiones se mantienen en lo que se refiere a la construcción de la plataforma ferroviaria, que es en lo que se está ahora. Tenían que haberse concluido hace un año, pero las dificultades propias de una obra de estas características –y más aún, del tramo inaugural– han hecho que este primer segmento del TAV haya acumulado algo más de 12 meses de retraso respecto a los planes iniciales. Se terminará, sostiene Adif, en febrero.

Los arranques de tramos y elementos singulares se suceden sin pausa en el TAV, lo que indica que las obras han tomado ritmo. También se inició ayer el túnel de Arteako, en Amorebieta. Y el lunes se colocará la primera piedra del tramo Beasain Oeste, en Guipúzcoa. Todo discurre según lo previsto, aunque aún nadie se atreve a pronosticar el final de las obras y, mucho menos aún, fijar el día de la inauguración de un trazado que persigue integrar a Euskadi en el futuro. Y que cada días resulta una conquista de libertad en una tierra demasiadas veces castigada por el terrorismo.

(Fuente El Correo. Aitor Alonso)