Archivo diario: mayo 25, 2010

España compite con otros seis países por el tren de alta velocidad en Brasil

Tecnología, experiencia y oportunidad. Estas son las bazas de la oferta española. El ministro de Fomento de España, José Blanco, ha ratificado el “firme interés” por participar en el desarrollo de trenes de alta velocidad en Brasil, que en su fase inicial deberán unir las ciudades de Río de Janeiro y São Paulo. Blanco se ha reunido en Brasilia con el ministro de Transporte brasileño, Paulo Sergio Passos, a quien expuso la “gran experiencia” acumulada por España desde 1992, cuando fue inaugurado el primer tren de alta velocidad de la península ibérica.

El ministro dijo que España participará en la licitación “para construir y operar el tren de alta velocidad con un consorcio”, al que se prevé que sean incorporadas empresas brasileñas del área de la construcción civil. “España es uno de los primeros países (del mundo) en kilómetros construidos” de líneas ferroviarias de alta velocidad y cuenta con “tecnología propia”, lo cual la coloca “en las mejores condiciones para poder competir” en la licitación que será convocada en Brasil, declaró Blanco a periodistas.

La línea entre Río de Janeiro y São Paulo tendrá una extensión de 510,8 kilómetros, que según el proyecto serán recorridos por un tren con capacidad para alcanzar una velocidad máxima de 350 kilómetros por hora.

El tren, cuyo coste ha sido calculado en cerca de 20.000 millones de dólares, prestará servicios en un corredor que aglutina a unas 40 millones de personas, que suponen alrededor del 20 por ciento de la población brasileña.

Además de España, ya han manifestado su interés en el proyecto empresas de Japón, Corea del Sur, China, Francia, Austria y Alemania, dispuestas a participar en una puja que abarcará desde la construcción del tren hasta su operación por un período de 40 años.

Según el proyecto inicial la obra debería estar concluida para el 2014, cuando Brasil será sede del Mundial de fútbol, pero por diferentes razones la licitación se ha retrasado y aún no ha sido convocada, lo que se prevé para el segundo semestre de este año. Como la construcción de la primera línea demorará cinco años ya será imposible que el tren esté operativo para el Mundial de fútbol, aunque el Gobierno asegura que sí funcionará para los Juegos Olímpicos de Río’2016.

Blanco dijo que, a pesar de esos atrasos, percibió en su reunión con Passos que Brasil “tiene un compromiso serio” con el proyecto y que “la decisión de llevarlo adelante es firme”.

Según los planes del Gobierno brasileño, tras la construcción de la primera fase se iniciará el desarrollo de otra línea entre Río de Janeiro y Belo Horizonte (434 kilómetros), y luego se construirá una tercera entre São Paulo y Curitiba (408 kilómetros).

(Imagen Pagemoral en Wikimedia Commons. Shinkansen0-N700)