La polémica vuelve al Museo Vasco del Ferrocarril, con la designación de un nuevo director


Vuelta de tuerca y polémica en el sector ferroviario. La Asociación de Amigos del Museo Vasco del Ferrocarril ha puesto en tela de juicio el proceso de selección del director del Museo Vasco del Ferrocarril ante los medios de comunicación y las redes sociales por considerar que en dicho proceso se han incumplido los principios de transparencia y neutralidad que tanto el viceconsejero de Transportes, como EuskoTren y ETS decían defender. El Patronato de la Fundación Museo Vasco del Ferrocarril, tomó la decisión de seleccionar, como futura directora de la Fundación, a una profesora universitaria, Maitane Estolaza. De esta forma, queda desplazado Juanjo Olaizola, alma mater de la institución ferroviaria.

Los temores se han confirmado. El director del Museo de Azpeitia, al que ya se puso en jaque tras las pasadas navidades, queda relegado a un segundo plano. Al parecer, una amiga del viceconsejero de Transportes del Gobierno vasco, Ernesto Gasco, estará al frente del organismo museístico.

Según explican en un comunicado los miembros de la asociación, en la reunión del Patronato del pasado 8 de septiembre, cuando se valoró a los diversos candidatos seleccionados, Gasco decidió desestimar al tercero de ellos alegando que “conocía a dicha persona”. “¿Porqué no informó a los demás miembros del Patronato que conocía a la candidata finalmente seleccionada desde hace treinta años?”, se preguntan los denunciantes. “Tenemos constancia de que estudiaron juntos toda la carrera, tres años en E.U.T.G. (Donostia) y otros dos en la Universidad Autónoma de Madrid y, asimismo, podemos documentar que, en pleno proceso de selección, existió relación directa entre Gasco y dicha candidata, algo que deliberadamente ocultó a los restantes miembros del Patronato”, aseguran en su escrito. Juanjo Olaizola, que también concurrió a la selección, ha quedado en cuarto lugar.

La Asociación de Amigos del Museo Vasco del Ferrocarril asegura que el proceso de selección está viciado. No solo porque la designación está condicionada por amiguismo, sino porque la misma vulnera la propia ley de Museos de Euskadi que establece que “La dirección, conservación y mantenimiento correrá a cargo de personal cualificado y suficiente cuya formación y conocimiento se ajuste a los contenidos del museo”. La candidata seleccionada, carece de experiencia en la dirección de museos y fundaciones, según asegura el citado organismo.

Tampoco está garantizada la experiencia en la gestión museística de la candidata seleccionada, ya que su cometida ha estado relacionado con la docencia.

La Asociación de Amigos del Museo Vasco del Ferrocarril cree que todo el proceso de selección ha sido una farsa encaminada a que el vicepresidente del Patronato del Museo, Ernesto Gasco, pudiera colocar al frente de Azpeitia a una persona de su entera confianza. “De hecho, tenemos testigos que pueden declarar que ya en otoño de 2010, antes de que se quisiera forzar a Juanjo Olaizola Elordi a abandonar la dirección del museo, Gasco ofreció la dirección de la institución a terceras personas, ya que, según sus propias palabras “se iba a cargar al director”.

Los denunciantes creen cuanto menos sorprendente que la empresa de selección propusiera como mejor candidata a una persona sin experiencia en la gestión de museos y sin que pueda acreditar conocimientos que se ajusten a los contenidos del Museo Vasco del Ferrocarril, frente a un candidato como Juanjo Olaizola Elordi, con una contrastada experiencia en la dirección y gestión.

Apasionado del vapor, Juanjo Olaizola ha logrado que el tren vasco sea un referente en el extranjero, a través de su gestión en el Museo de Azpeitia, al que ha dedicado casi dos décadas de intenso trabajo. Con su dirección, apuesta decidida por el vapor vivo y la restauración del patrimonio ferroviario, las instalaciones de Azpeitia son un ejemplo museístico que otros centros han intentado copiar. Y ha conseguido que Azpeitia sea paso obligado para todos los amantes del tren tanto de España como del extranjero.

4 Respuestas a “La polémica vuelve al Museo Vasco del Ferrocarril, con la designación de un nuevo director

  1. Desde que -hace unos 20 años- escuché la conferencia pronunciada por Juanjo Olaizola en el Colegio de Ingenieros Industriales de Bizkaia, promocionando su museo, quedé admirado de su erudición y conocimientos técnicos que nos complementaban. Nunca me ha defraudadoo en mis reiteradas visitas al mismo.
    Esta tuzuda decisión -por un Gobierno en pleno descrédito- es otro paso entorpecedor en el prestigio de nuestra técnica más atractiva.
    “La importancia de llamarse Ernesto” es sustituída, para mí, a partir de ahota, por “La importancia de llamarse Juanjo” (con permiso de Oscar Wilde) como comedia irónica.

  2. Pingback: El mundo del tren echa humo y duda de la viabilidad del Museo vasco del Ferrocarril sin Juanjo Olaizola | treneando

  3. Son muchos años ya que conozco a Juanjo, un amigo del ferrocarril. Un hombre que se ha entregado con dedicación y esmero a la realización del Museo, y su mantenimiento, logrando lo que muchos coincidimos como el mejor museo, pero que al mismo tiempo constituye un lugar entrañable para aficionados, escolares e investigadores. Demasiada implicación personal, quizás, que al parecer la política trata de desviar con total desconsideración.
    Despues de tanto tiempo, quien iba a decirnos que esto podría terminar así.
    A Juanjo, que nos e preocupe, mire su futuro personal también, que no lo descuide y aunque pierda esta batalla, todavía está por llegar el final, y quizás ese final no sea tan claro para los que organizan este desaguisado.

  4. Javier Miguel Echevarria

    Recuerdo el estado de la estación y las instalaciones de Azpeitia después del cierre de la línea. Nada tienen que ver a lo que hoy contemplamos gracias al tesón, ganas y dedicación se han convertido en uno de los Museos de Ferrocarriles más completos de cuantos existen y todo esto gracias a la pasión y el saber hacer de la persona que más sabé y entiende del ferrocarril en nuestro país. Por ello intentar desplazar a Juanjo Olaizola de un puesto en el que cada día se deja el alma, es una aberración sin precedentes. Juanjo tiene que volver a su puesto natural para que el Museo siga por su senda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .