Archivo diario: septiembre 2, 2011

Constructores portugueses aún confían en que pueda salvarse el trazado ibérico de alta velocidad

Ligera esperanza en Portugal. ¿Optimismo desmesurado? La constructora lusa Soares Costa, líder del consorcio adjudicatario del tramo en la frontera española del AVE portugués, no prevé una cancelación del tren de alta velocidad. Así lo explica el presidente de la constructora, António Castro Henriques, en una entrevista que publica el ‘Diario Económico’, en la que precisa que “no ponemos en la ecuación el escenario de una eventual cancelación del contrato (del Tren de Alta Velocidad)”.

La constructora portuguesa lidera, junto a la concesionaria lusa de autopistas Brisa -participada a su vez por la española Abertis– el grupo Elos, que ganó el concurso del tramo entre Porceirao y Caia (170 kilómetros) por un precio de 1.668 millones de euros.

Castro Henriques, que ha asumido recintemente la presidencia de la compañía -una de las mayores en el sector en Portugal-, asegura que la suspensión no le preocupa de una manera particular. “No me tiene que preocupar propiamente. No es propiamente un ‘impasse’. Como el Gobierno anunció una toma de decisiones para el mes de septiembre, estamos ocupados”, señala el empresario. En el caso de que la cancelación del AVE se produjese, “no determinaría ‘per se’ una alteración del plan estratégico” de la compañía que dirige.

El tramo adjudicado a Soares da Costa es la segunda parte de las infraestructuras ferroviarias de tren rápido que tenían previsto unir Lisboa y Madrid en 2 horas y 45 minutos, para 2013. El proyecto quedó en suspenso por orden del primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, que anunció la cancelación nada más asumir el poder el pasado junio, tras unos comicios anticipados en cuya campaña electoral se opuso al AVE por considerarlo “oneroso” para el erario luso.

El futuro del tren será aclarado a finales de septiembre, según el Ejecutivo portugués, que espera tomar una decisión tras estudiar la viabilidad del proyecto.

Passos Coelho avanzó estos días en Madrid, donde se entrevistó con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el calendario de construcción tendrá que ser “reformulado y discutido” con la Unión Europea y el Ejecutivo español. Además, reiteró la prioridad de su Gobierno por una vía de ancho europeo para el transporte de mercancías, un corredor ibérico que partiría desde los puertos de Sines (Portugal) y de Algeciras en territorio español.