Archivo diario: marzo 26, 2010

Fallece un maquinista tras la colisión de dos trenes de mercancías cerca de Arévalo

La colisión por alcance entre dos tres de mercancías en las proximidades de la estación de Arévalo (Ávila) ha causado hoy la muerte de un maquinista y ha producido un corte en la línea ferroviaria Madrid-Hendaya que ha afectado a unos 2.700 pasajeros. La colisión se produjo a las 00,25 horas cuando un convoy de mercancías alcanzó la parte trasera de otro tren de carga que se encontraba detenido en la entrada de la estación de Arévalo, pero en terrenos pertenecientes al municipio segoviano de Martín Muñoz de la Dehesa, han informado fuentes de Adif (Administración de Infraestructuras Ferroviarias) .

El fallecido es el maquinista de una de las locomotoras implicadas en la colisión, Juan Ramón V.G., de 47 años, leonés, cuyo convoy se empotró contra la parte trasera del otro tren de mercancías. Diecisiete horas de trabajo han sido necesarias para rescatar del amasijo de hierros en que quedó convertida la locomotora el cuerpo del maquinista fallecido, que estaba adscrito al servicio de León y que ha sido trasladado al tanatorio de Segovia para la práctica de la autopsia.

Los dos trenes de mercancías afectados eran ‘gemelos’, contaban con trece vagones, más una locomotora, y transportaban 995 toneladas de bobinas laminadas de acero cada uno, según la información facilitada por el director de Comunicación de Renfe, Jesús Parralejo. Ambos realizaban el mismo recorrido entre Trasona (Asturias) y Sagunto (Valencia); ell accidente se produjo en la línea de ancho convencional Madrid-Ávila-Valladolid, a un kilómetro de la estación de Arévalo.

La compañía Renfe ha establecido un plan alternativo de transporte para los viajeros afectados por el corte ferroviario como consecuencia de este siniestro ferroviario que se calcula que afectará a 24 trenes de media distancia a lo largo del día.

Tras el rescate del cadáver del maquinista, las labores de los empleados del Adif y de Renfe continúan para restablecer el tráfico ferroviario interrumpido desde el accidente y que al final del día afectará a unos 2.700 pasajeros, 2.000 correspondientes a 24 trenes de media distancia y los 700 restantes de 3 de larga distancia, del servicio nocturno. Las compañías ferroviarias han movilizado dos trenes taller compuestos cada uno de una grúa de gran tonelaje y vagones de material, así como dos grúas de carretera, dos vagones de electrificación y dos locomotoras de tracción diesel para retirar el material de los trenes implicados, así como cerca de un centenar de personas de vía e infraestructura.

Los trabajadores de Renfe-Integria, la división industrial de Renfe, tratan de retirar de las vías con la ayuda de un tren la locomotora y el vagón que permanecen en la zona. Después, los operarios de Adif intentarán restablecer “lo antes posible”, según un portavoz de la empresa, toda la infraestructura, reponiendo los elementos dañados: los carriles, las traviesas, las instalaciones de seguridad y la catenaria. Esta última se vio dañada, ya que la locomotora del segundo convoy alcanzó y se subió encima de los últimos vagones del tren que se encontraba detenido a la espera de recibir la señal que le autorizara su entrada en la estación.

Desde Adif no han dado plazos para el restablecimiento del tráfico ferroviario, aunque se asegura que trabajará durante toda la noche para conseguir que “cuanto antes”, el servicio recupere la normalidad. Para mañana continuarán afectados los trenes de media distancia, mientras que los de largo recorrido sufrirán desvíos, con retrasos que oscilarán entre las dos horas y los 15 minutos.

Este accidente ferroviario es el tercero más grave ocurrido en el entorno de la estación de Arévalo, donde en 1944 murieron 41 personas al chocar un tren correo y un expreso, y en 1989 fallecieron otras cinco al embestir un talgo a un mercancías.

(Imagen Fran Jiménez. Fuente Norte de Castilla)

Cuatro días de huelga en los trenes británicos en abril

Huelga a la vista. Los trabajadores de la red de trenes del Reino Unido han convocado un paro laboral de cuatro días, que comenzará el 6 de abril, en protesta por la eliminación de empleos anunciada por Network Rail (NR), la empresa pública que gestiona la infraestructura ferroviaria del país. Esta huelga, que no afectará a las vacaciones de Semana Santa, supondrá la mayor interrupción del servicio de ferrocarril del Reino Unido de los últimos dieciséis años.

Con esta convocatoria, 12.000 trabajadores de mantenimiento y 800 supervisores se unirán a los 5.000 encargados de operar las señales ferroviarias, que ya anunciaron el pasado viernes su intención de ir a la huelga. Los paros, convocados por el sindicato de transportes RMT, tendrán lugar desde las 05.00 GMT del 6 de abril hasta las 22.59 GMT del día 9, en protesta por los 1.500 despidos anunciados por Network Rail.

Representantes de RMT y NR se reunieron esta semana para tratar de llegar a un acuerdo acerca de los recortes laborales y de los planes de la empresa, que contemplan que sus trabajadores realicen más turnos de tarde y fines de semana. El secretario general de RMT, Bob Crow, sostuvo que, “pese a las intensas negociaciones”, no se ha llegado a un acuerdo “para proteger la seguridad en el transporte ferroviario, la estabilidad laboral de los trabajadores y los acuerdos contractuales” de los empleados de mantenimiento y señalización.

Crow acusó a Network Rail de no ceder en ninguno de los puntos esenciales del conflicto con el fin de reducir un 21% de su presupuesto, para lo cual “quiere sobrecargar de trabajo a los operadores de las señales, ha hecho pedazos cualquier acuerdo y está imponiendo cambios que hacen peligrar la seguridad ferroviaria”.

El secretario general del sindicato que aglutina a los supervisores de los trenes (TSSA), Gerry Doherty, hizo hincapié el déficit de seguridad que supondrían los cambios propuestos por NR de llevarse a cabo. “La Oficina de Regulación del Transporte Ferroviario está de acuerdo en que estas medidas amenazan la seguridad de los trenes. Es el momento de que Iain Coucher (presidente de NR) comience a escuchar a la plantilla y a los organismos reguladores”, dijo Doherty

Renfe prevé que el AVE supere los 300 kilómetros por hora este año

Alta velocidad. Vía libre. El presidente de Renfe, Teófilo Serrano, ha dicho que, probablemente a lo largo de este año, el AVE Madrid-Barcelona podrá ir consiguiendo velocidades superiores a los actuales 300 kilómetros por hora y reducciones en el tiempo del trayecto. Durante su intervención en el Fórum Europa. Tribuna Catalunya, Serrano ha apuntado que, aunque la línea del AVE Madrid Barcelona está construida con infraestructura que permite alcanzar velocidades de hasta 350 kilómetros por hora, la autorización para subir de los 300 kilómetros por hora actuales corresponde a Adif y que Renfe está esperando a que se realicen una serie de ajustes en el sistema de señalización para aumentar la velocidad.

Serrano ha señalado que, aunque no puede poner una fecha, porque no depende de Renfe, “probablemente a lo largo de este año podremos ir consiguiendo aumentos de velocidad y reducciones de tiempo”. El presidente de Renfe ha dicho que están analizando el AVE Barcelona-Madrid, que el año pasado tuvo 5,7 millones de clientes, para intentar reordenar los servicios de manera que el tiempo de viaje se reduzca lo “máximo posible”.

También ha asegurado que, si consideran que aumentando los servicios aumentarán los ingresos, lo harán, y que si fuera rentable pondrían “un tren cada cuarto de hora”, a la vez que ha afirmado que el ingreso por viajero en este servicio se ha reducido un 11% respecto al año pasado.

Sobre la conexión con Francia, Serrano ha explicado que habrá un “periodo transitorio” que empezará a finales de año con la llegada de dos trenes franceses a Figueres (Girona) utilizando el túnel transfronterizo de TP Ferro y que a finales del año 2012 se podrá realizar el servicio de alta velocidad Madrid-Barcelona-Lyon-París