Archivo diario: marzo 2, 2010

Las instituciones buscan un acuerdo que dé solidez financiera al metro en Donosti

El consejero de Transportes, Iñaki Arriola, ha asegurado que el Gobierno vasco y la Diputación de Guipúzcoa tienen que ser “capaces” de llegar a un acuerdo para dar “solidez financiera” al proyecto del metro de Donostialdea. Un proyecto como éste, cuya inversión se ha cifrado en 712,2 millones de euros, “obliga” a buscar acuerdos entre las instituciones para obtener los recursos necesarios, ha insistido el consejero durante la inauguración de unas jornadas en San Sebastián sobre este nuevo sistema ferroviario de EuskoTren.

El Palacio Miramar será estos días la sede donde se exhiban los proyectos puestos en marcha en ciudades con características similares a San Sebastián, como Napolés (Italia), Düsseldorf (Alemania), Baltimore (Estados Unidos). “Si otros pudieron, nosotros también. De aquí que ya estemos dando los primeros pasos en la construcción del metro de Donostialdea”, ha destacado Arriola, quien ha recordado que ya han comenzado obras como los desdoblamientos de vía Añorga-Rekalde, Loiola-Herrera y Fandería-Oiartzun.

La adecuada conexión del nuevo metro con el intercambiador de cercanías de Adif en Riberas de Loiola será una de las claves del nuevo sistema ferroviario, que quiere garantizar “transbordos inmediatos” de un transporte a otro. Ése será uno de los “máximos empeños” de las empresas a las que se ha encargado el estudio de viabilidad para poner en marcha este proyecto: Euroestudios, Sestra y ETT.

Esta UTE deberá entregar en verano de 2011 un informe -tendrá uno previo este verano- sobre las alternativas más viables para el desarrollo del proyecto, que prevé la construcción de nuevas estaciones en San Sebastián y Errenteria y la creación de un pequeño ramal que una el centro de Irun con el aeropuerto y Hondarribia.

Pedro Puig-Pey, responsable de ETT, ha recalcado que es un proyecto comarcal, no sólo un metro para San Sebastián, por lo que es determinante el cruce de la línea de cercanías de Renfe (norte-sur) con la de EuskoTren (este-oeste), que se producirá en Riberas de Loiola.

Las distintas opciones van a conjugar distintos factores, desde el coste, los problemas geotécnicos hasta los usuarios potenciales o los equipamientos del entorno, para elegir la ubicación de las nuevas estaciones que, en cualquier caso, estarán situadas en las zonas del campus de Ibaeta, la calle Matia, el centro, Riberas de Loiola, Intxaurrondo y Altza, en San Sebastián, y en Fanderia, en Errenteria. Se tendrá en cuenta también para situar las bocas del metro en la capital guipuzcoana que disten unas de otras al menos 500-700 metros.

El coste de la “pasante donostiarra” del metro, de Lugaritz a Anoeta, será de aproximadamente 180 millones de euros del total de 712.

Arriola ha destacado que la de Riberas Loiola será la estación “clave”, por lo que Transportes ha pedido que analicen “más en detalle” su ubicación, ya que se trataría de garantizar el éxito de la intermodalidad, que requiere transbordos sin largos pasillos, para facilitar el rápido acceso desde cercanías de Renfe hasta el nuevo metro.

(Fuente Diario Vasco. Imagen cercanias en el apeadreo de Gros-Luis Michelena)