Archivo diario: marzo 6, 2010

Finaliza la excavación del primer túnel del TAV en Vizcaya

Todo sigue su curso. Casi casi como estaba planeado. Se avanza con un “ritmo excepcional”, lo que ha permitido concluir ya la excavación del túnel de Eguskiza en Durango, el primero en Vizcaya de la línea del Tren de Alta Velocidad (TAV) entre las capitales vascas. La obra, perteneciente al tramo Abadiño-Durango, tiene 723 metros de longitud. El delegado del Gobierno, Mikel Cabieces, y el presidente de Adif, Antonio González, han asistido al momento del cale del túnel, que cuenta con 653 metros en mina (perforados bajo tierra, sin trabajos en superficie) y una sección libre de 95 m2 que albergará doble vía de alta velocidad. La estructura se completa con 70 metros de túnel artificial en las bocas de entrada y salida.

Según ha informado Adif, el proceso de excavación se ha llevado a cabo por medios mecánicos, ejecutando inicialmente la parte superior del mismo -fase de avance-, para acometer la inferior tras el calado. Las obras del túnel incluyen, además de la excavación y sostenimiento, la construcción de la contrabóveda, y las labores de drenaje, impermeabilización y revestimiento del túnel. El tramo Abadiño-Durango tiene una longitud de 3.520 metros, de los que más del 50% discurre bajo tierra. El proyecto incluye la construcción de los viaductos de Untxilla (270 metros) y Mañaria (540 metros), y se completa con los túneles de Eguskiza (723 metros) y Mendigain (1.066 metros).

En este momento se trabaja ya en más de 54 kilómetros de plataforma de los 90,3 kilómetros que completan el trazado del ramal Vitoria-Bilbao, encomendado a Adif. Estos kilómetros corresponden a trece de los veinte tramos en los que se ha dividido la ejecución de la obra por razones de operatividad.

Entre las medidas medioambientales puestas en marcha para minimizar el impacto de la ejecución de esta obra, destaca la instalación de un sistema de evacuación de vertidos en el centro del túnel y la construcción de balsas de decantación en el exterior, para extraer los sedimentos de las aguas. Además, se ha realizado un seguimiento analítico de las aguas procedentes de las balsas de decantación para evitar el impacto derivado de posibles vertidos contaminantes sobre los arroyos.

Una vez finalizada la construcción se procederá a la limpieza de los terrenos ocupados por las balsas, la retirada de los restos y, en su caso, la preparación del suelo para la fase de replantación y recuperación del entorno. Asimismo, al término de la obra, y para la total integración de la infraestructura, se revegetarán 164.647,5 metros cuadrados de terreno -equivalentes a 16,5 campos de fútbol- con arbustos y plantas herbáceas, y se plantarán 1.383 árboles autóctonos.

Cuenta atrás para soterrar las vías en Vitoria

“Las presiones y amenazas no van a parar el tren “. El ministro de Fomento, José Blanco, reafirma el compromiso “inquebrantable” del Gobierno de España con la llegada de la alta velocidad a Euskadi y asegura que mantendrán durante los próximos años un fuerte ritmo inversor para hacer realidad la nueva red ferroviaria vasca a pesar de las “restricciones presupuestarias.

Blanco realizó estas declaraciones con motivo de la firma del convenio que regula la participación de la Administración vasca y central en los estudios y obras necesarias para soterrar las vías del tren en la ciudad de Vitoria. El acuerdo suscrito ayer vincula en este proyecto a los Gobiernos central y vasco, la Diputación Foral de Alava, el Ayuntamiento de Vitoria y la sociedad pública Adif. La cuenta atrás ya ha comenzado.

El presupuesto estimado para llevar a cabo el proyecto de soterramiento asciende a 467 millones de euros: la inversión del Ministerio de Fomento a través de Adif ascenderá a cerca de 142 millones, mientras el Gobierno vasco aportará una cantidad estimada de 117 millones; la Diputación de Alava participará con unos 50 millones de euros y el Ayuntamiento de Vitoria, con un total de 67 millones.

El acuerdo de financiación también incluye la construcción de una estación intermodal junto al parque de Arriaga que sustituirá a la actual, en la calle Dato, en el centro de la ciudad. El nuevo trazado consistirá en dos túneles paralelos de doble vía con tráfico separado de mercancías y pasajeros y el tramo soterrado, de 6,8 kilómetros de longitud, irá desde el barrio de Zabalgana a Zurbano. Una vez concluida la obra se liberará un espacio de 300.000 metros cuadrados que se integrará en la ciudad.

“En 2009 invertimos 150 millones en el ramal Vitoria-Bilbao. Y queremos seguir avanzando en su ejecución y lo haremos manteniendo una fuerte inversión pese a las restricciones presupuestarias a las que nos enfrentamos en estos momentos”, añadió Blanco.

Y es que, según subrayó, “nadie va a poder parar el tren del futuro de Euskadi, ante todo por la dedicación y sacrificio de los cientos de empresarios y miles de trabajadores que hacen cada día que esta obra sea posible pese a las presiones y la amenaza. Quiero por eso desde aquí un fuerte abrazo a la familia de Ignacio Uría, quiero que sepan que nuestro compromiso con la alta velocidad en el País Vasco es inquebrantable”.
Todos los representantes institucionales pusieron el convenio suscrito hoy como ejemplo de los frutos positivos de la colaboración entre diferentes instituciones. El consejero de Transportes del Gobierno Vasco, Iñaki Arriola, afirmó que este acuerdo beneficia a los vitorianos, pero “acerca también el tren de alta velocidad al resto de Euskadi, España y Europa. Hoy podemos decir que la alta velocidad va a llegar a Vitoria por la puerta grande y, con ello, Vitoria, como capital de Euskadi, será también la puerta de la entrada del TAV en Euskadi”.

(Imagen Iosu Onaindi)