Archivo diario: febrero 3, 2010

Un error humano causó la insólita suspensión del tren bala japonés

Errar es de humanos. Así lo demuestran los eficientes trabajdores de los ferrocarriles japoneses.La excepcional suspensión del servicio del tren bala japonés ‘Shinkansen’, el pasado viernes entre las ciudades de Osaka y Tokio, fue causada por un error humano, según ha reconocido la Compañía Central de Ferrocarriles de Japón.

Los operarios de la operadora ferroviaria olvidaron colocar los cuatro tornillos de un pantógrafo (dispositivo articulado que une el tren con la catenaria) en uno de los trenes durante un chequeo de mantenimiento realizado dos días antes. Esto permitió que el pantógrafo saliera despedido y cortara el cable eléctrico que alimenta a las locomotoras cuando el ‘Shinkasen’, que viaja a unos 300 kilómetros hora, se dirigía hacia Osaka (centro de Japón).

El incidente provocó la suspensión de este históricamente eficiente servicio ferroviario durante tres horas y media y bloqueó a 3.100 viajeros que iban en cinco trenes, aunque no infligió daños humanos.

El informe detalla que el tren afectado completó un viaje de ida y vuelta entre la estación central de Tokio y la de Shin-Osaka de aproximadamente mil kilómetros sin los tornillos en esta pieza esencial de la locomotora.

El tren bala japonés, que nació hace 45 años, supuso una revolución en el mundo ferroviario; en la actualidad, solo entre Tokio y Osaka, las dos principales ciudades de Japón, transporta cada día a cerca de 400.000 personas.

Este servicio ferroviario, que nunca ha sufrido un accidente mortal, queda interrumpido automáticamente cuando ocurre un terremoto, aunque un suceso como el del viernes es extremadamente raro.

(Imagen Pagemora en Wikimedia Commons