Archivo diario: febrero 1, 2010

El Gobierno vasco pide que Júndiz se convierta en un nodo logístico de mercancías

Mercancías y tren. Competitividad en el sector y eliminación de tráficos en la carretera. Algo comienza a cambiar en la política del transporte española. El consejero de Transportes, Iñaki Arriola, ha pedido al Ministerio de Fomento que incorpore a Júndiz (Álava) como nodo logístico para el transporte de mercancías de características internacionales en el Plan Nacional que presentará próximamente. Arriola ha defendido las potencialidades de Álava para convertirse “en la puerta de Euskadi para la entrada y salida de mercancías por ferrocarril” y ha dicho que el área del polígono industrial de Júndiz “es la mejor opción” por su ubicación estratégica y su superficie.

Entre otros argumentos, encima de la mesa se sitúa el hecho de que la mayor parte de las empresas de Álava estén a una distancia en camión inferior a 30 minutos de Júndiz y de que la mayoría de empresas vascas esté a menos de una hora. Como segundo aspecto para apostar por Júndiz, en este punto coincidirán en el futuro los trazados de la red ferroviaria actual de ancho ibérico (Renfe) con la nueva red de ancho europeo (UIC), el ancho internacional de la alta velocidad. Y un tercer elemento a etner en cuenta, por la extensión que posee Júndiz, sería posible ubicar un intercambiador donde los convoyes de 750 metros de longitud podrán operar “sin mayor dificultad”.

Arriola ha explicado que de salir adelante la propuesta de instalación de una plataforma ferroviaria en Júndiz, mejoraría el acceso de los productos vascos al mercado europeo y aliviaría la congestión de las carreteras. El proyecto tiene una inversión estimada de 120 millones de euros hasta el 2037, cifra que en una primera fase se reduciría a 62 millones de euros.

La propuesta del Departamento de Transportes consiste en desarrollar en Júndiz un punto de transferencia intermodal entre los modos terrestres (carretera y ferrocarril), que a su vez dé servicio a los puertos de Bilbao y de Pasajes. Ambos puertos están ubicados en un radio de acción de 150 kilómetros de Júndiz y con acceso por autopista. El flujo de transporte marítimo de mercancías procedente de estos puertos y que podría aprovecharse de este servicio de transferencia intermodal se eleva a 50 millones de toneladas anuales, lo que supone un 12 por ciento del transporte marítimo de mercancías del Estado. Además, esta zona de actividades logísticas también daría servicio a los aeropuertos de Euskadi (Loiu, Hondarribia y Foronda).

En cuanto a la actual plataforma logística de Arasur, ubicada en Rivabellosa (Álava), Arriola ha dicho que la de Júndiz trabajará de forma coordinada con Arasur, que no posee conexión ferroviaria pero “es un punto importante de ubicación de industrias y de mercancías”.

El consejero vasco de Transportes se ha mostrado optimista sobre las posibilidades de que el proyecto salga adelante y ha dicho que espera que tenga una buena acogida por parte del Ministerio de Fomento.

Respecto al movimiento de mercancías que supondría la nueva terminal de Júndiz, ha estimado que para el año 2013 (año de partida) la terminal de tráfico combinado empezaría moviendo 43.000 unidades de carga para llegar a 324.000 en el año 2037

Más de 200 millones de chinos viajarán en tren los próximos 40 días

Los chinos se mueven. Por tierra, mar y aire. Las autoridades de Transportes de China empezaron la campaña del tránsito anual del Año Nuevo Lunar y la tradicional Fiesta de Primavera, un periodo festivo en el que están previstos 2.540 millones de desplazamientos en todo el país. La cifra de este año supera en un 7,7% a la de 2009, según datos compilados por ocho ministerios chinos para preparar los medios de transporte para el Año Nuevo.

El Ministerio de Transporte ha destinado 1.972 pares de trenes adicionales para acoger al alto número de pasajeros, con un incremento de 156 pares con respecto al año pasado. Se calcula que 210 millones de personas viajarán en tren durante los próximos 40 días, lo que supondrá 5,25 millones de pasajeros al día.

El portavoz de el Ministerio de Transporte, He Jianzhong, señaló que se prevén 2.270 millones de desplazamientos por carretera, con un incremento interanual del 7,5% y 32 millones de desplazamientos por vía fluvial, que supone un aumento de 3,6%. He agregó que “las autoridades pondrán en servicio un total de 820.000 autobuses y 20.000 barcos, y proporcionarán autobuses adicionales según los cambios que se registren en el flujo de pasajeros”.

La Administración de Aviación Civil de China subrayó que “cerca de 28,94 millones de personas se desplazarán en avión, lo que representará un incremento del 12,5% interanual”.

La operación de transporte por el Año Nuevo, que comenzó ayer, sábado, durará 40 días.

La Fiesta de la Primavera es una festividad asiática similar a la Navidad occidental en su sentido familiar y consumista, por lo que millones de inmigrantes y estudiantes que viven en las grandes urbes regresan a sus lugares de origen para reunirse con sus parientes en el país más poblado del mundo, con más de 1.300 millones.

China combina el calendario solar y el lunar, ya que este último rige los ciclos agrícolas desde siglos y marca también las principales festividades, como el año nuevo, que suele coincidir con la segunda luna nueva tras el solsticio de invierno. Según el cómputo lunar, el nuevo año será el 4707 para los chinos y dará comienzo el 14 de febrero bajo el signo del tigre