El Transiberiano, la vía más importante de Rusia


Russia

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, pronunció el jueves su discurso anual en el Kremlin, que aprovechó para renovar su apuesta por una profunda modernización de Rusia, sobre todo en el ámbito económico, y evocó más tímidamente la necesidad de reformar el sistema político. En su segundo discurso sobre el Estado de la Nación, el presidente ruso reiteró las líneas maestras de su legislatura, avanzadas públicamente en septiembre, aunque lo hizo en un tono más conciliador.

Entre otras cuestiones, el líder ruso sugirió reducir la cifra de husos horarios en Rusia -once en total desde Kaliningrado hasta la península de Kamtchatka- y se interrogó sobre la utilidad de los cambios de hora en verano e invierno. «Evidentemente, habrá que sopesar las consecuencias», matizó. Las diferencias horarias ilustran la inmensidad de Rusia pero complican la coordinación entre los dos extremos del país, como recordó recientemente un diputado del Extremo Oriente ruso. Rusia sigue el modelo europeo de cambiar la hora dos veces al año.

De las once zonas horarias, ocho se encuentran en el trazado del Transiberiano que, a diferencia de lo que todo el mundo cree, no es el nombre de un tren sino la red ferroviaria que recorren trenes de diferentes categorías, trayectos y frecuencias y que conecta la Rusia europea con las provincias del Lejano Oriente ruso, Mongolia y China.

La mayoría de los viajeros recorren en el ‘Rossia’ tan sólo una parte del trayecto, pues este tren realiza un servicio relativamente rápido entre ciudades importantes, tales como Ekaterimburgo, Novosibirsk o Irkutsk. El tren circula diariamente, durante todo el año, de Moscú a Vladivostok. La duración total del viaje depende del servicio en cuestión, pero el promedio es de ocho días y siete noches. La mayoría de las composiciones tienen más de 500 metros de coches de pasajeros. Cuanto menor es el número que el tren lleva como identificación, menos paradas realiza y, por lo tanto, más rápido es el viaje. No obstante, el número del tren no supone diferencias en cuanto a los tiempos requeridos en el cruce de fronteras.

La duración total del viaje depende del servicio en cuestión, pero el promedio es de ocho días y siete noches. Los trenes que realizan este servicio tienen, en general, dos tipos de asientos en sus coches: blando, con asientos totalmente tapizados; y duro, con asientos de plástico o de cuero. Los dos tipos de asientos se convierten en camas para viajar de noche. El tipo de acomodo blando consiste en grandes compartimentos tipo europeo con 2 ó 4 literas, mientras que el tipo de acomodo duro consiste en compartimentos de cuatro literas o en coches sin compartimentos. El menú del tren tiene 18 páginas.

Hay también dos trenes a la semana que realizan prácticamente la misma ruta hasta Beijing: uno es el tren TransManchuriano (vía Harbin) de los ferrocarriles rusos y el otro el TransMongoliano, de los ferrocarriles chinos. Precisamente es la novelística ciudad de Irkutsk (Siberia) donde la red se desvía en dos ramales: uno de ellos llega hasta Pekín después de cruzar Mongolia (en un tiempo aproximado de cinco días), mientras que el otro también alcanza la capital china, aunque sin pasar por Mongolia (seis días de viaje). El primero es conocido como el Transmongoliano, que va de Moscú a Pekín, aunque Pasa por Mongolia y su capital, con una distancia de 7.621 kilómetros, en los que emplea cinco días. Utiliza parte del recorrido del Transiberiano. El segundo, el Transmanchuriano, que también sale de Moscú con destino final en Pekín, pero que no atraviesa por Mongolia. Recorre una distancia de 8.960 kilómetros, durante seis días de marcha. También usa partes del recorrido del Transiberiano.

Cualquiera de los viajes en esos convoyes implica, sin excepción, numerosas y constantes paradas, generalmente de entre 5 y 40 minutos. A intervalos regulares a lo largo del trayecto se cambian las locomotoras, se comprueban los bogies, según se deduce del sonido metálico producido al golpear una barra de acero, y se bombea el agua fresca necesaria para el suministro del tren por medio de mangueras.

Los ferrocarriles se construyeron en Rusia, al igual que en el resto de los reinos europeos, durante el segundo y el tercer cuarto del siglo XIX. La construcción del ferrocarril comenzó en 1891 por iniciativa del Conde Serguéi Witte (1849–1915), quien por ese entonces ocupaba el Ministerio de Finanzas. Tras el descubrimiento de los grandes yacimientos minerales en las grandes estepas desahabitadas de Siberia, el zar Alejandro III decidió impulsar la construcción de una línea férrea, emulando a los Estados Unidos de América y su ferrocarril transcontinental. Para ello empleó como mano de obra a prisioneros voluntarios, pero las condiciones eran tan duras que se pasó del voluntariado a la leva forzosa. De esta forma nació el Transiberiano.

En 1890 se construyó un puente sobre el Ural, permitiendo a esta línea ferroviaria la entrada en Asia. Ocho años más tarde llegaba el primer tren a Irkutsk y a las orillas del lago Baikal, que es el más profundo del mundo y contiene la quinta parte del agua dulce del planeta. El ferrocarril se prolongó hacia el este cruzando el río Shilka y el río Amur, y pronto alcanzó la población de Khabarovsk. El tramo Vladivostok-Jabárovsk se había construido un tiempo antes, en 1897.

Para llevar a buen término esta ardua y complicada tarea, que costó completar 25 años (1891-1916) y cientos de millones de dólares (al menos el triple de los previsto) en unas regiones peligrosa y llenas de obstáculos, se utilizó como mano de obra a los convictos de la Isla Sajalín y otros lugares. Aunque en la construcción del tendido férreo también participaron soldados rusos y obreros chinos, turcos, persas y coreanos. Sin distinción de nacionalidades, muchos sucumbieron ante pantanos infestados de insectos, hielos eternos, inundaciones catastróficas, enfermedades de todo tipo y enfrentamientos con ladrones y criminales, y hasta asaltos de los tigres de Manchuria. También causó estragos la artillería pesada durante la rebelión de los boxers en China y la guerra ruso-japonesa.

La ruta principal fue inaugurada tras trece años de intenso y difícil trabajo, el 21 de julio de 1904. Con una extensión de 9.288 kilómetros, el tendido férreo consigue unir Moscú con la costa del Pacífico rusa, más precisamente con Vladivostok (en el mar de Japón) y cruza la mayor parte de la que fue Asia soviética. Esta vía, cuyo recorrido transcurre durante casi siete días de viaje, constituye el servicio continuo más largo del mundo. Salvo un corto período durante la Revolución Bolchevique, nunca se ha interrumpido su servicio.

La electrificación de la línea comenzó en 1929 y fue completada totalmente bien entrado en 2002, permitiendo de esta forma duplicar la capacidad de carga de los trenes hasta alcanzar las 6.000 toneladas.

El Transiberiano sigue siendo la vía de comunicación más importante de Rusia, al punto de que cerca del 30% de las exportaciones de este país son transportadas por esta red ferroviaria. La época más concurrida, tanto por extranjeros como por rusos (ya que coincide con las vacaciones de verano), comienza a mediados de julio y se estira hasta principios de septiembre, si bien la temporada turística comienza en mayo y termina a fines de septiembre.

Las paradas en las fronteras pueden durar horas. A los trámites de aduana y el control de pasaportes, se suma además el cambio de bogies de los coches de pasajeros, ya que las vías chinas son de medida estándar mientras que las de Rusia y Mongolia son de vía ancha. Las inspecciones se hacen más minuciosas en el tren que va de Ulan Bator a Irkutsk, también llamado “de los contrabandistas”, por la cantidad de mongoles que suben cargados de productos baratos comprados en China, con la intención de venderlos en Rusia.

transiberiano_2

Una respuesta a “El Transiberiano, la vía más importante de Rusia

  1. Pingback: Viaje en el Transiberiano sin moverse de su sillón favorito « treneando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.