Archivo de la etiqueta: Moscú

Desde el sábado, Moscú-Berlín en Talgo

trenes-talgo-rusia

Los trenes de Talgo prestarán servicio en la primera conexión ferroviaria directa entre Moscú y Berlín, una ruta nocturna única en Europa, que permite cruzar cuatro países sin transbordos y que recorta en cuatro horas el actual tiempo de viaje en tren entre las dos capitales. La compañía federal de los ferrocarriles rusos RZD destinará tres trenes Talgo de su parque de vehículos para explotar este servicio transfronterizo, que se inaugura este sábado, 17 de diciembre, en virtud de un acuerdo con la operadora alemana Deutsche Bahn.

Los coches de Talgo han sido elegidos para esta conexión gracias al cambio de ancho automático de su rodadura, un sistema que les permite adaptarse “en pocos segundos y sin necesidad de detenerse” a los distintos anchos que las líneas de tren tienen en los diferentes países europeos. Los trenes cruzarán cuatro países (Rusia, Bielorrusia, Polonia y Alemania), con lo que han tenido que ser certificados por las autoridades ferroviarias de cada uno de ellos. Los vehículos tienen capacidad para transportar 216 viajeros a una velocidad máxima de unos 200 kilómetros por hora. El primer tren partirá de la estación moscovita Kursky ese día, mientras que la salida inaugural desde Berlín será el día 18.

Este nuevo servicio ferroviario nocturno permite conectar las dos ciudades en un tiempo de viaje de 20.15 horas, frente a las 24.49 horas que requiere el servicio actual. Los trenes de Talgo destinados a esta línea están compuestos por 18 coches de viajeros y dos más con equipos técnicos. En concreto, disponen de cinco coches de primera clase con ‘suites’ dormitorio con baño, otros cuatro también de primera con literas para dos viajeros, dos coches de primera con butacas y cinco de clase turista con literas para cuatro pasajeros. El tren se completa con un coche restaurante y otro cafetería.

Los trenes se han adaptado a las condiciones meteorológicas de las zonas que transitan con un novedoso equipo, diseñado por ingenieros de la compañía, que impide que sus ruedas y ejes se congelen durante el invierno. Se trata de un sistema que además apenas consume energía, dado que reutiliza el aire caliente que sobra de los compartimentos de viajeros. La RZD rusa arranca el nuevo servicio nocturno Moscú-Berlín con dos conexiones de fin de semana por sentido y once paradas intermedias (una de ellas en Varsovia).

El tren ha sido denominado ‘Strizh’ (vencejo), en línea con la tradición de los ferrocarriles rusos de bautizar a sus trenes con nombres de pájaros y en alusión a su “rapidez y agilidad”. Este es el segundo tren Talgo que circula por territorio ruso. En junio de 2015, la línea que une Moscú con la ciudad de Nizhni-Nóvgorod, situada 440 kilómetros en línea recta hacia el este, encomendó a la compañía española el servicio ferroviario. Tanto los trenes que viajan a Nizhni-Nóvgorod como los que lo harán a Berlín fueron encargados por los ferrocarriles rusos en junio de 2011. Rusia adquirió 140 coches por un importe de 100 millones de euros. Los que ahora irán a la capital alemana se habían pedido con la intención de utilizarlos en la línea Moscú-Kiev, pero se cambio de idea a causa del deterioro de las relaciones entre Rusia y Ucrania.

El ministro de Fomento español, Íñigo de la Serna, asistirá este sábado a la inauguración de este servicio ferroviario, en el marco de la visita oficial que realiza a Rusia y en la que se reunirá con responsables de infraestructuras y transportes del país.

Trenes Talgo para la ruta Moscú-Berlín

trenes-talgo-rusia

Los ferrocarriles rusos ponen a la venta los billetes para la nueva ruta Moscú-Berlín que se inaugurará el próximo 17 de diciembre con trenes Talgo y que acortará en casi cinco horas el tiempo de recorrido. El primer tren partirá de la estación moscovita Kursky ese día, mientras que la salida inaugural desde Berlín será el día 18. Será la primera vez que esta ruta internacional se opere un sistema automático para el cambio de ancho de vía.

“Esta es la razón por la que se han elegido los trenes españoles para esta ruta. La tecnología Talgo es la más antigua y la única que funciona con el cambio de ancho automático (sic)”, explica Guillermo Martínez Acero, director de Talgo para Rusia (CAF tiene también una tecnología similar). Los trenes ya han pasado todas las pruebas “y han obtenido los certificados tanto en Rusia como en Polonia y en Alemania” y han sido entregados a la compañía ferroviaria rusa.

El convoy, que estará compuesto de 20 coches, recibe el nombre de ‘Swift’ (rápido) y cambiará la longitud de los ejes de sus ruedas en tan sólo 20 minutos. La operación se hará en Brest, en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, donde los trenes convencionales se ven obligados a dedicar cerca de dos horas a la tarea de adecuar los coches al ancho de vía europeo. Los vehícuos de Talgo permiten además una mayor velocidad gracias a su sistema de pendulación con lo que el ahorro total de tiempo será de casi cinco horas. La distancia entre las dos capitales se cubrirá en 20 horas y 14 minutos.

Este es el segundo tren Talgo que circula por territorio ruso. En junio de 2015, la línea que une Moscú con la ciudad de Nizhni-Nóvgorod, situada 440 kilómetros en línea recta hacia el este, encomendó a la compañía española el servicio ferroviario. Tanto los trenes que viajan a Nizhni-Nóvgorod como lo que en diciembre lo harán a Berlín fueron encargados por los ferrocarriles rusos en junio de 2011. Rusia adquirió 140 coches por un importe de 100 millones de euros. Los que ahora irán a la capital alemana se habían pedido con la intención de utilizarlos en la línea Moscú-Kiev, pero se cambio de idea a causa del deterioro de las relaciones entre Rusia y Ucrania.

Desde 2015, Rusia integra la lista de países con material rodante Talgo. Incluye, además de España, a Alemania, Arabia Saudí, Bosnia Herzegovina, Estados Unidos, Kazajstán, Portugal y Uzbekistán.

El metro de Moscú, un viejo fascinante y muy atractivo que ya ha cumplido los 80 años de vida

galerias-metro-de-Moscu

“Todo el mundo quisiera vivir largo tiempo, pero nadie querría ser viejo”. La frases de Jonathan Swift, el escritor satírico irlandés autor, entre otras obras, de ‘Los viajes de Gulliver’ se aplica como un guante a una mano al metro de Moscú. Recién cumplidos los 80 años (15 de mayor de 1935), tiene por delante aún mucha vida y mucho camino por recorrer. Su provecta edad apenas es perceptible y se mantiene como un importante atractivo de la capital moscovita, y el sistema de transporte más visitado del mundo.

Sin lugar a dudas, el Kremlin es el destino preferido para los visitantes de Moscú. La visita, además, merece la pena. Pero si hay otro lugar que merece la pena examinar y conocer, tampoco hay titubeos: el metro. Conscientes de su popularidad, las autoridades rusas apenas han retocado las estaciones más antiguas, que conservan mármoles, lámparas, frescos, arcos, grabados, barandillas y bancos de madera como si aún se mantuvieran en los años 40 del siglo pasado.

Una buena parte de sus estaciones son auténticas obras de arte que en nada desmerecen a cualquiera de los palacios de la época zarista. en especial su línea circular, que incluye auténticos museos subterráneos como Kíevskaya, Komsomólskaya y Novoslobódskaya. Los turistas se concentran en las galerías del metropolitano para fotografiar sus salones, que incluyen cristaleras y rosetones policromados, como si se tratara de una catedral gótica. Desde la mirada más occidental, sorprende que se conserve intacta toda la simbología del convulso periodo comunista; la hoz, el martillo y las escenas revolucionarias, al más puro estilo del realismo socialista, con retratos de Lenin y otros líderes de la antigua URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas).

Nueva York o París disponen de un transporte metropolitano más grande, pero no resisten ninguna comparación en cuanto al valor artístico y arquitectónico de las galerías. Inaugurado en 1935, el monumental metro moscovita tiene más de 300 kilómetros de longitud y cerca de 200 estaciones, de las que 44 han sido catalogadas como patrimonio cultural. Los interminables atascos de la capital moscovita en días laborables convierten, además, el metro es la mejor opción para trasladarse por la ciudad, ya que cruza el centro la ciudad en apenas media hora.

Sorprende también la profundidad de algunas de las estaciones principales. Las escaleras mecánicas llegan a bajar hasta los 63 metros. La razón de este notable calado hay que buscarla en los orígenes de la Guerra Fría, ya que fueron ideadas además como refugio en caso de guerra nuclear, química o biológica, amenaza muy latente en esos tiempos de tacticimos entre los dos bloques antagónicos capitalista-comunista.

El metro es limpio, como pocos en el mundo (quizá el de Tokio) y eso que apenas si hay papeleras, que se eliminaron de la mayor parte de los trayectos por miedo a atentados terroristas. La presencia policial es constante, lo que da sensación de seguridad. Y es el lugar ideal para apreciar la multiculturalidad de la sociedad rusa y su diversidad étnica -rusos, caucásicos, siberianos y centroasiáticos- y disparidad social.

También resulta muy atractivos los mosaicos, en especial aquellos que se pueden contemplar en Kíevskaya, que incluye escenas revolucionarias como la fundación de la URSS. En Komsomólskaya resultan aún más espectaculares, si cabe, y es posible recordar la intervención de Lenin en la Plaza Roja o la batalla de Borodinó contra el Ejército de Napoleón en 1812. Es en una de las estaciones preferidas de los turistas.

No todo consiste en turismo. Construido para trasladar a la clase trabajadora, el metro sigue siendo el transporte preferido por los moscovitas. Recibe a diario a más de 9 millones de pasajeros, más que el de Tokio.

El metro de Moscú rinde homenaje a Octavio Paz y su obra en el centenario del nobel mexicano

metro-moscu-mariachis-octavio-paz

La obra de Octavio Paz, uno de los autores fundamentales de la literatura moderna en español, es el centro de atención de una nueva exposición rodante, con la que el metro de Moscú rinde tributo al nobel mexicano, del que este año se conmemora el centenario de su nacimiento. El proyecto “Octavio Paz en el Metro de Moscú”, una iniciativa conjunta de la Embajada de México en Rusia y el metropolitano moscovita, permitirá difundir su obra entre los moscovitas.

“Es para nosotros motivo de mucho orgullo que el centenario de Octavio Paz se celebre en el metro de Moscú”, dijo el embajador mexicano ante el Kremlin, Rubén Beltrán. En la ceremonia de inauguración, amenizada con mariachis y danzas mexicanas y que contó la asistencia de miembros del cuerpo diplomático, Beltrán agradeció a los directivos del Metro de Moscú la iniciativa que permitirá a “millones de moscovitas tomar contacto con Octavio Paz, con su vida y obra”. El metro es el principal medio de transporte de la capital rusa, que a diario utilizan cerca de 9 millones de personas (el pico máximo se produjo el 22 de noviembre de 2011, con 9,27 millones de validaciones). Es el primero del mundo por densidad de pasajeros, tiene 195 estaciones y una longitud de tendido subterráneo de 320 kilómetros (tercero en el mundo después de Londres y Nueva York) con 12 líneas, una de ellas de circunvalación.

“Presentamos un nuevo tren temático, esta vez dedicado al gran poeta y pensador mexicano Octavio Paz”, dijo el director general del Metro de Moscú, Dmitri Pégov, quien destacó que se trata de la sexta exposición rodante sobre grandes poetas y escritores que se lleva a cabo en el principal medio de transporte de capital rusa. El embajador mexicano destacó que el tren temático, que circulará por la línea cuatro del metro de Moscú, transporta diariamente a unas 40.000 personas, lo que permite hacerse una idea de la cantidad de público a la que llegará la exposición sobre Paz, Premio Nobel de Literatura y Premio Cervantes.

La estructura de la exposición incluye cuatro líneas temáticas: obras poéticas breves de distintos períodos, una selección de extractos de los libros “El arco y la lira” y “Recapitulaciones, extractos del cuento “Mi vida con la ola” y fragmentos del discurso de Paz al recibir el Premio Nobel. “Atención, se cierran las puertas. Próxima estación…”, después de oír estas habituales palabras los usuarios que aborden el tren temático podrán leer en la paredes de sus coches una semblanza biográfica de Paz y una selección de fragmentos de su obra presentados en ruso y español.

El viaje de Octavio Paz por los túneles y estaciones de la línea cuatro del metro de Moscú tendrá una duración de seis meses y se prolongará hasta el verano de 2015, declarado Año de Español en Rusia y del Ruso en España.

El metro moscovita abarca prácticamente todos los barrios de la ciudad y en horas punta sus trenes circulan con intervalos de apenas un minuto. La primera línea, entre las estaciones Sokólniki y Park Kulturi, de 8,4 kilómetros de longitud, fue inaugurada el 15 de mayo de 1935, apenas un año después de la aprobación de la obra.

El descarrilamiento del metro de Moscú provoca al menos la muerte de veinte pasajeros y 160 heridos

accidente-metro-moscu

Es uno de los accidentes más grave de su historia. Por razones que aún se desconocen, un tren del metro de Moscú descarriló en la mañana de ayer y provocó la muerte de al menos veinte pasajeros y otros 160 resultaron heridos, de los que más de la mitad necesitaron tratamiento hopitalario.

El accidente se produjo en plena hora punta, sobre las 8.40 horas (dos horas menos en España) entre las estaciones de Park Park Pobedi y Slavianski Bulvar, en la parte oeste de la capital rusa. Tres coches se salieron de la vía y uno de ellos quedó seriamente deformado hasta el punto de que emplear equipamiento hidráulico para rescatar a los pasajeros atrapados.

El tráfico en la avenida Kutuzovski fue cortado para facilitar el acceso de las ambulancias, lo que agravó los habituales atascos. Fueron también empleados ocho helicópteros para evacuar a los heridos más graves.

Según el responsable de Transporte del Ayuntamiento moscovita, Maxim Liksutov, se barajan tres causas probables del siniestro: una caída brusca del fluido eléctrico, lo que desestabilizó la marcha del convoy, la utilización por parte de alguien del sistema de parada de emergencia o algún objeto tirado a la vía.

Debido al intenso tráfico que registra la capital rusa desde hace años, el metro es el medio de transporte más utilizado por los moscovitas. Cada día lo utilizan siete millones de personas, sobre una población total de doce millones. Tiene una red de más de 300 kilómetros y 188 estaciones, gran parte de las cuales son verdaderos monumentos por la magnificencia de su decoración en mármol. El suburbano de Moscú es por eso una de sus principales atracciones turísticas.

El accidente es uno de los más graves de los últimos años sufridos por el metro moscovita. Hace dos años, un incendio entre las céntricas estaciones de Biblioteka Lenin y Ojotni Riad obligó a evacuar a casi 5.000 pasajeros, pero afortunadamente no hubo que lamentar víctimas mortales.

Todas las líneas de investigación están abiertas, aseguran las autoridades, que explican que en el momento del descarrilamiento, que se produjo a unos centenares de metros de la estación de Slavianski Bulvar, el tren circulaba a 70 kilómetros por hora.

La mayoría de las víctimas mortales son moscovitas que se dirigían al trabajo, indicaron fuentes municipales a la agencia Interfax. El alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, decretó día de duelo en la capital, prometió una investigación exhaustiva para establecer las causas del accidente y advirtió de que se aplicará todo el rigor de la ley a quienes resulten responsables.

Más de una treintena de muertos en dos atentados en el metro de Moscú

El terrorismo caucásico volvió a golpear hoy a Rusia. Dos salvajes atentados con bomba perpetrados por mujeres suicidas, conocidas como ‘viudas negras’ en el metro de Moscú, dejaron más de treinta muertos y unos 70 heridos. “Según los datos preliminares, los atentados fueron cometidos por grupos terroristas que tienen relación con el Cáucaso Norte. Esta es la versión principal”, señaló Alexandr Bórtnikov, jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Al informar al presidente ruso, Dmitri Medvédev, el jefe de los servicios secretos aseguró que “en el lugar de las explosiones se encontraron fragmentos de los cuerpos de dos mujeres suicidas”. Ese tipo de kamikazes, que han golpeado ya en otras ocasiones la capital rusa con atentados con bomba, son conocidas como ‘viudas negras’ porque visten ropa de luto y suelen ser esposas de guerrilleros islámicos abatidos por los servicios secretos.

Los atentados, en los que se utilizó ciclonita, una de las sustancias preferidas por la guerrilla separatista chechena, ocurrieron en hora punta cuando el metro de Moscú llevaba a varios de millones de personas a sus lugares de trabajo.

La primera explosión ocurrió en torno a las 08:00 hora local (04:00 GMT) en la estación de metro Lubyanka, frente a la sede del FSB (antiguo KGB), el principal órgano de seguridad responsable de la lucha antiterrorista. La cámara de seguridad del tren ‘Krásnaya Strelá’ (Estrella Roja) grabó las imágenes de la potente explosión equivalente a unos 4 kilogramos de trilita y que causó la muerte de entre 20 y 25 viajeros. Unos 45 minutos después se produjo la segunda explosión (2 kilos de trilita) en la estación Park Kultury, a unos 300 metros de la sede de varias corresponsalías de medios de comunicación nacionales y extranjeros.

Según datos preliminares, esa explosión acabó con la vida de entre 12 y 14 personas, además de dejar un número indeterminado de heridos. “Tenemos ocho personas en estado muy grave, otros 25 graves y 32 heridos leves”, afirmó Tatiana Gólikova, ministra de Sanidad. Ambas estaciones se encuentran en la línea roja, la más antigua (1935) y una de las más concurridas de todo el metropolitano, que es utilizado diariamente por nueve millones de personas.

“Las explosiones ocurrieron cuando los coches se encontraban en las estaciones con las puertas abiertas. Murieron algunos pasajeros en el vagón y otros en la plataforma”, señaló una portavoz del ministerio de Emergencia a la televisión rusa. El hecho de que las puertas de los vagones estuvieran abiertas restó potencia a las explosiones y salvó muchas vidas, según un experto. Otra circunstancia afortunada fue el hecho de que muchos moscovitas llegaran tarde al trabajo al olvidarse de adelantar sus relojes para adaptarlos al horario estival.

Las imágenes captadas por teléfonos móviles muestran los pasillos de las estaciones afectadas cubiertas por un humo cegador, con los pasajeros aturdidos y acostados en el suelo intentando llamar con el teléfono móvil. Tras las explosiones, los accesos a la línea roja del metro en esas dos estaciones fueron cerradas, lo que provocó el caos y el pánico entre los viajeros, que se las vieron y desearon para subir a la superficie.

Tras ser informado sobre los atentados, Medvédev declaró una guerra sin cuartel contra el terrorismo y calificó de “insuficientes” las medidas adoptadas hasta ahora por las fuerzas de seguridad para acabar con la guerrilla islámica. El líder ruso se mostró convencido de que los terroristas querían causar la “desestabilización de la situación en el país y en la sociedad”. Por su parte, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, aseguró que “los terroristas serán liquidados” y suspendió su visita a Siberia para regresar con urgencia a la capital rusa.

Las fuerzas de seguridad rusas buscan ahora a otras dos mujeres que acompañaron a las terroristas suicidas hasta la entrada del metro moscovita y que fueron filmadas por las cámaras de seguridad del metro. Cerca de un millar de efectivos de las tropas del Interior fueron movilizadas para patrullar el metro, mientras otras ciudades como San Petersburgo reforzaron las medidas de seguridad en previsión de posibles atentados.

El acto terrorista más grave cometido en Rusia por mujeres kamikazes tuvo lugar en agosto de 2004, en vísperas de la matanza de Beslán, cuando dos aviones de pasajeros explotaron en el aire matando a cerca de un centenar de personas

El último atentado terrorista de similar magnitud perpetrado contra el metro de Moscú, que es utilizado diariamente por nueve millones de viajeros, tuvo lugar en febrero de 2004, cuando murieron 41 personas y 250 resultaron heridas. En noviembre pasado una treintena de personas perdieron la vida al descarrilar a causa de una explosión el tren Nevski Express, que cubría el trayecto entre Moscú y San Petersburgo.

El Transiberiano, la vía más importante de Rusia

Russia

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, pronunció el jueves su discurso anual en el Kremlin, que aprovechó para renovar su apuesta por una profunda modernización de Rusia, sobre todo en el ámbito económico, y evocó más tímidamente la necesidad de reformar el sistema político. En su segundo discurso sobre el Estado de la Nación, el presidente ruso reiteró las líneas maestras de su legislatura, avanzadas públicamente en septiembre, aunque lo hizo en un tono más conciliador.

Entre otras cuestiones, el líder ruso sugirió reducir la cifra de husos horarios en Rusia -once en total desde Kaliningrado hasta la península de Kamtchatka- y se interrogó sobre la utilidad de los cambios de hora en verano e invierno. «Evidentemente, habrá que sopesar las consecuencias», matizó. Las diferencias horarias ilustran la inmensidad de Rusia pero complican la coordinación entre los dos extremos del país, como recordó recientemente un diputado del Extremo Oriente ruso. Rusia sigue el modelo europeo de cambiar la hora dos veces al año.
Sigue leyendo