Archivo diario: septiembre 13, 2009

La alta velocidad divide a los dos candidatos presidenciales de Portugal

Todo vale en política, aunque sea costa de los ciudadanos. Y más cuando confrontan sus ideas dos adversarios políticos que se la juegan en las elecciones. Y eso es lo que sucede con nuestros vecinos del Oste. El primer ministro socialista luso, José Sócrates, y la líder conservadora, Manuela Ferreira Leite, se enfrentaron ayer en un debate tenso a cuenta del tren de alta velocidad luso. Como saben, el primero quiere conectar la línea portuguesa con el AVE español cuanto antes; la segunda ha prometido dejar en suspenso el proyecto porque “no son una provincia española”.

La prevista conexión ferroviaria, que uniría Lisboa con Madrid y con la ciudad gallega de Vigo -a través de Oporto- debe estar terminada en 2013, según varios acuerdos suscritos entre ambos gobiernos, y tendrá un costo para Portugal de unos 9.000 millones de euros. Sócrates defendió la importancia del proyecto por el carácter periférico de su país en Europa y criticó que su rival “intente frenar y hacer retroceder Portugal”. Además defendió las “inversiones en las redes de alta velocidad” para ayudar a superar la crisis y criticó que la candidata de la oposición esté dispuesta a faltar a su palabra con España y echarse atrás en un proyecto que respaldó cuando era ministra en 2003.

“La situación económica del país es insostenible y estas inversiones no se pueden llevar a cabo”, argumentó Ferreira Leite, que hizo hincapié en el problema del endeudamiento de Portugal para justificar su oposición al proyecto de alta velocidad. Ferreira Leite, que criticó a Sócrates por no apoyar a las empresas y elevar los impuestos y el endeudamiento público en su Gobierno, sostuvo que los socialistas “han llevado a cabo en los últimos cuatro años una política económica que ha empobrecido al país”, Sócrates enalteció sus logros y resaltó “las ayudas a las familias y los apoyos sociales”.

Pero la oposición del PSD al proyecto ferroviario obligó ya a Sócrates, que Gobierna con mayoría absoluta desde las anteriores elecciones de 2005, a anunciar en julio que no tomaría ninguna decisión sobre las adjudicaciones de las obras antes de los comicios de este mes.

Los dos principales candidatos a las elecciones generales del próximo día 27 en Portugal mostraron grandes divergencias en política educativa y en el combate a la crisis, aunque el desarrollo del ferrocarril divide profundamente a los partidos a los que representan que han hecho del proyecto de la alta velocidad bandera en estos comicios.

Metro de Madrid instala mamparas transparentes en los andenes para aumentar la seguridad

Seguridad ante todo. Y antes que nada previsión, Eso es lo que parece habe decidido Metro de Madrid que está probando instalar mamparas transparentes -“puertas de andén”- en los andenes para evitar caídas -de personas y objetos- y aumentar la seguridad de la circulación; el primer prototipo ya funciona en pruebas en la estación de San Nicasio de la línea M12, Metro Sur. En esta estación ya hay instalados 55 metros de mamparas, que ocupan la mitad del andén en dirección a Leganés Central, con puertas que se abren y cierran en intervalos sincronizados y previstos para coincidir con las puertas de los vagones del suburbano.

Actualmente este prototipo de “puertas de andén” está cerrado a los pasajeros del Metro y también a la vía del tren , para que no se pueda acceder desde el túnel. El resto del andén -otros 55 metros- permite el acceso de viajeros a los trenes. Este proyecto de investigación está dirigido principalmente a “aumentar la capacidad de la red, a mejorar el servicio, a aumentar la seguridad de los pasajeros y a facilitar las condiciones medioambientales”. Aumentará la velocidad comercial y permitirá que los trenes entren y salgan de la estación en un tiempo más breve, de forma que podrán pasar más trenes en menos tiempo.

Los viajeros sólo podrán estar cerca del tren cuando esté parado, lo cual transmitirá mayor sensación de seguridad y una mejor distribución de los viajeros en el andén. Evitará la caída de viajeros y objetos a la vía, que puedan afectar a la circulación de los trenes y los cristales de las mamparas ayudarán a controlar el movimiento del aire en el interior de la red.

Sistemas similares funcionan ya en Sevilla, Londres, Chicago, Lille, Copenhague, Turín, París y Hong Kong, y también en la lanzadera que une la Terminal Satélite de la T-4 del aeropuerto de Madrid. Aunque actualmente las mamparas cubren todo el espacio desde el suelo hasta el techo del túnel, versiones más modernas admiten una altura menor de las mamparas.

(Fuente ABC)