Archivo diario: septiembre 20, 2009

Feve dispondrá de un nuevo tren como el Transcantábrico en la ruta del románico

transcantabrico

La apuesta es clara. Combinar viajes, tren y cultura. Feve quiere repetir el éxito del Transcantábrico con un nuevo tren, que recorrerá la ruta del románico. Ángel Villalba, el presidente de la operadora, cree que el nuevo tren se podrá poner en marcha a finales de octubre o principios de noviembre. El ‘Expreso de La Robla’ recuperará alguno de los clásicos de principios del pasado siglo de vía métrica para efectuar recorridos por esta zona interior del antiguo hullero.

León, Palencia y Burgos son el objetivo de este nuevo tren que hará recorridos de cuatro a cinco días de duración. Feve quiere combinar cultura y formación con el románico castellano como objetivo primordial en el trazado. Pero sin dejar de lado otros recorridos por parajes de Asturias, País Vasco y Cantabria, que aún la operadora no ha cerrado, pero que quiere incorporar a su oferta turística. Al igual que el Transcantábrico, habrá uno o dos autobuses de apoyo para poder realizar excursiones por territorios cercanos a la vía.

El convoy tendrá diez coches, además de otros dos para talleres, en los que los viajeros pernoctarán y su estética será similar a los de principios del siglo XX. El servicio funcionará los doce meses del año, a diferencia del Transcantábrico.

Recuerden que Feve trata también de impulsar, en colaboración con el Gobierno de Castilla-León, otro tren turístico por el corredor del Duero, que recorra parajes vinculados con la actividad vitivinícola y que, enre otros trazados, pretende recuperar el tramo Valladolid-Ariza, cerrado en los años ochenta.

En el primer semestre de 2010 la compañía de Ferrocarriles de Vía Estrecha se disgregará en dos, como ocurrió con Renfe y Adif, una parte para mantenimiento de vías y estaciones y la otra para operaciones. El objetivo de esta medida es dar cumplimiento a la normativa europea que fija esa fecha como tope. De momento, no se ha concretado el nombre de las dos compañías resultantes. En virtud de dicha normativa, la gestión de viajeros tiene que equilibrar ingresos y resultados. Aunque en lo que concierne al mantenimiento de vías y estaciones, sí se podrá recurrir a la subvención pública.