La mitad de los túneles del TAV están ya en ejecución


El Ministerio de Fomento trabaja ya en 13 de las 23 galerías subterráneas necesarias para la alta velocidad entre Vitoria y Bilbao, según una información publicada por Aitor Alonso en El Correo. Fomento ha conseguido comenzar a perforar ya más de la mitad de los túneles que serán necesarios para enlazar Bilbao y Vitoria con el tren de alta velocidad (TAV). Con la última galería que ha sido iniciada hace apenas unas semanas cerca de Eskoriatza, son ya trece los túneles en ejecución, entre ellos los cuatro más importantes. En todo el trazado entre ambas capitales, según los planes de obra, serán necesarias 23 galerías para salvar la complicada orografía vasca.

El TAV viajará en Euskadi casi más tiempo bajo tierra que sobre ella, dado que el 40% de la línea entre Vitoria y Bilbao discurre en túneles. El porcentaje es aún más elevado en Guipúzcoa, donde se alcanza el 60%. Esto es así porque los trenes veloces necesitan un trazado con curvas muy suaves y sin apenas pendientes para poder circular a las velocidades programadas –de 250 kilómetros por hora como máximo en Euskadi–, y más aún cuando el corredor estará habilitado también para la circulación de mercancías, como es el caso vasco.

La pendiente máxima en los proyectos de la ‘Y vasca’ es de 15 milésimas (1,5%, en la terminología que se utiliza habitualmente en la carreteras). Y atendiendo a la complicada orografía de Euskadi, la única forma de cumplir esta condición por el trazado elegido es a través de una extensa sucesión de túneles y viaductos. De los primeros, se han de ejecutar 23 entre las capitales alavesa y vizcaína, sobre todo en la zona de Eskoriatza-Mondragón y en el entorno de Amorebieta. También serán necesarios 44 viaductos, algunos de más de un kilómetro de longitud. De Vitoria a Bilbao el tren debe salvar un desnivel global de unos 450 metros.

El avance en la excavación de las galerías y el hecho de que se haya alcanzado ya el ecuador –al menos en lo que se refiere al inicio de los trabajos– es un motivo de satisfacción para las instituciones que impulsan el AVE vasco. «El estado actual de las obras y, más en concreto, en los tramos cuya ejecución es responsabilidad directa del Gobierno de España a través de Adif, constituye el mejor y más contundente ejemplo de la apuesta por una infraestructura de transporte moderna y segura», señaló el delegado del Gobierno en Euskadi, Mikel Cabieces.

«Se trata de una obra que, sobre el terreno, está suponiendo un reto por la especial orografía del País Vasco», admitió. «Está obligando a todos los técnicos, empresas y trabajadores implicados a realizar una labor digna de aplauso». El delegado se felicitó asimismo por que las complicadas soluciones técnicas se están llevando a cabo «con un escrupuloso respecto al medio ambiente, por encima de las exigencias legales».

De momento, sin embargo, sólo uno de los túneles está completamente finalizado: el de Luko, en Álava, de 970 metros, el primero que se comenzó. En otro más, al menos –el de Mazmela, cerca de Eskoriatza–, se ha conseguido culminar la perforación y ya se encontraron los equipos que trabajaban por un flanco y por otro de la galería, lo que en el argot se llaman ‘calar’ un túnel. En el resto aún se trabaja sin descanso para intentar cumplir los plazos de obra.

Concretamente, además de Luko y Mazmela, se han iniciado ya los de Albertia, Uruburu I y II, Induspe, Udalaitz, Eguskiza, Mendigain, San Andrés, Arteako, Orrante y Zaratamo. Ninguna de las galerías que perforan el País Vasco está siendo construida –ni lo será, en el caso de las próximas que se empiecen– con la ayuda de tuneladoras, sino que se ejecutan mediante el método tradicional de voladuras con explosivos y destroza con excavadoras. En los túneles se trabaja 24 horas al día en tres turnos, sin parar, con dos ciclos de voladuras por día. La media de avance está entre seis y ocho metros diarios.

Dentro de esa relación de galerías iniciadas están las cuatro más importantes del TAV, las de mayor longitud y que por tanto son las que más tiempo de construcción necesitan. La más espectacular es la de Albertia, el único de todos los túneles de la red vasca de alta velocidad que se ha previsto bitubo, es decir, con un conducto para cada sentido de circulación. Será el túnel más largo del TAV en Euskadi (exceptuando las soluciones urbanas), con 4,8 kilómetros de longitud entre Álava y Guipúzcoa. La cavidad, ya avanzada, contará incluso con un helipuerto en el exterior, que podrá ser utilizado en caso de emergencia en el túnel o sus alrededores. También han arrancado los de Udalaitz (3.185 metros); Zaratamo (2.728) e Induspe (2.224), otros tres colosos.

Albertia: Será el túnel más largo y complejo de toda la línea de alta velocidad vasca. Tiene 4,8 kilómetros y es el único bitubo, con una cavidad para cada sentido de circulación.

Udalaitz: El túnel que atravesará el macizo entre Mondragón y Elorrio tendrá 3,1 kilómetros.

Zaratamo: 2,7 kilómetros, cerca ya de Bilbao.

Induspe: 2,2 kilómetros.

Luko: En Álava, es el único que se ha terminado.

(Aitor Alonso. Imagen Luis Angel Gómez. El Correo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .