Archivo diario: enero 8, 2010

Las nevadas causan problemas en la red férrea

La nieve comienza a provocar problemas en la circulación férrea. Un tren de media distancia que cubría el trayecto entre Barcelona y Zaragoza se quedó parado en la estación de Marçà-Falset, en Tarragona, con 33 viajeros atrapados en su interior como consecuencia del temporal de nieve que azota la zona, según ha informado Renfe. Retrasos de hasta cuarenta minutos en los trenes que desde Levante se dirigen a Madrid y corte en la línea que une Valencia y Teruel, son otras de las consecuencias del temporal.

Los Bomberos de la Generalitat han rescatado a los viajeros atrapados, durante unas cinco horas, en el tren.Cinco dotaciones de los Bomberos se desplazaron hasta la estación de Marçà, aunque tuvieon que hacer el último tramo de la carretera que va hasta la estación a pie debido a la gran cantidad de nieve acumulada.

Junto con responsables de Adif y Renfe, se ha procedido a la evacuación de los viajeros atrapados a las 13.15 horas, después de que una máquina quitanieves ha limpiado la carretera que lleva a la estación para trasladar a la mayoría de las personas afectadas -algunos han sido recogidos por familiares- a un restaurante de Marçà, donde se les proporcionó comida. Acto seguido, se iniciaron los trabajos de limpieza de la vía del tren , lo que obligó a cortar la corriente eléctrica de la catenaria, han apuntado estas fuentes

Por otra parte, a causa de las condiciones climatológicas adversas, se encuentra interrumpida la circulación ferroviaria en el tramo Reus-Móra la Nova, también en Tarragona, por lo que la línea ferroviaria cubre sólo el servicio entre Barcelona-Reus y entre Móra la Nova-Zaragoza
También ha habido problemas en otros puntos de la red. El AVE Madrid-Barcelona, por ejemplo, está registrando hoy retrasos de entre 30 minutos y una hora, al reducir los trenes hasta 160 kilómetros por hora su velocidad máxima de circulación en diversos tramos de la línea en virtud del protocolo de seguridad activado por Renfe por el temporal que afecta a la Península.

Las adversas condiciones meteorológicas también están provocando demoras medias de unos cuarenta minutos en los trenes de Larga Distancia que conectan Madrid con la Comunidad Valenciana y Murcia, en este caso por la nieve caída en la provincia de Albacete.
La compañía indicó que, en este caso, los mayores problemas se están registrando en el tramo comprendido entre las estaciones de Almansa y Albacete, donde “casi todos los trenes han sufrido retrasos de mayor o menor relevancia”.

No obstante, Renfe remarcó que las consecuencias del temporal no han obligado a cortar ninguna línea ni a suspender servicios.
En cuanto al AVE a Barcelona y los trenes de Larga Distancia con Levante, la compañía ha suspendido temporalmente el compromiso de puntualidad (por el que devuelve parte del importe del billete en caso de retrasos), pero asegura que está informando de la situación a los viajeros “en todo momento” y a través de todos los canales a su alcance.

Las adversas condiciones meteorológicas de las últimas horas han provocado a primera hora de la mañana la caída de un árbol en la línea ferroviaria Ávila-Madrid, a la altura de Las Navas del Marqués (Ávila), lo que ha afectado a unos 700 pasajeros que viajaban en siete trenes.
Según han informado fuentes de Renfe, el suceso se ha producido a las 07.25 horas y ha mantenido interrumpido el tráfico ferroviario hasta las 09.20 horas, momento en el que se ha restablecido la circulación por una de las dos vías.

Uno de los siete convoyes afectados ha sido tren -hotel París-Madrid, cuyos 210 pasajeros fueron transbordados en Valladolid a un AVE que les trasladó a la capital de España. Asimismo han sufrido las consecuencias de la caída del árbol los 72 viajeros que realizaban el trayecto entre Galicia y Madrid en el tren -hotel “Rías Gallegas” y que sufrieron un retraso de 2,5 horas.

Junto a estos dos trenes, también se han visto afectados otros cinco trenes de media distancia, que trasladaban a otros 400 viajeros, que han sufrido demoras que han oscilado entre los 40 y los 100 minutos, según ha informado Renfe. A las 12.10 horas el tráfico ha quedado totalmente restablecido por las dos vías gracias al trabajo realizado por los operarios del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

La línea de ferrocarril que une Valencia con Teruel permanece cortada desde primeras horas de hoy por la acumulación de nieve en las vías a lo largo del trazado, mientras que la conexión de Valencia y Alicante con Madrid registra demoras medias de 30 minutos.

(Imagen del tranvía de Vitoria. Blanca Castillo)

Los servicios de la red ferroviaria, en alerta ante el temporal

El temporal que afecta a media Europa también provoca problemas en la red ferroviaria española. Todos los servicios de emergencia del país se han puesto en alerta para minimizar los efectos de las nevadas que ya causan retrasos en la circulación de trenes y afecta a los viajeros. Salvo algunos retrasos no significativos e incidencias aisladas, la red apenas se vio afectada durante la jornada del jueves.

Desde la tarde de ayer, Adif y Renfe han puesto en marcha una serie de medidas de prevención para minimizar las incidencias en el servicio ferroviario y agilizar la resolución de problemas puntuales que puedan afectar a la red, y de reconocimiento permanente del estado de la infraestructura a fin de maximizar la seguridad de todas las circulaciones. Renfe ha establecido las medidas necesarias para poder dar servicio al posible incremento de viajeros que dejen de utilizar sus vehículos para viajar en la red de Cercanías de Madrid.

Por parte de Adif, se ha puesto en marcha la dotación de locomotoras, tanto de tracción diesel como eléctrica, en puntos estratégico de la red –Santander, Miranda de Ebro (Burgos) y León- con la doble finalidad de explorar y reconocer la infraestructura (vías e instalaciones) de forma preventiva y de, en caso de necesidad, remolcar los trenes afectados por las nevadas. Asimismo, mantiene en estado de alerta los equipos de mantenimiento de infraestructura distribuidos también en las zonas de mayor riesgo de acumulación de nieve.

Por parte de la operadora, se ha dispuesto locomotoras de reserva en las bases de León, Miranda, Zaragoza, Medina y Madrid-Fuencarral, así como de un tren autopropulsado S130, de rodadura desplazable. Asimismo, ha trasladado el protocolo de nieve a las empresas de mantenimiento de los trenes para indicarles la necesidad de que los trenes han de tener el dispositivo de calefacción de rodales en estado activo y ha contratado autobuses para posibles transbordos.

Respecto a la atención al cliente, Renfe alertó a los proveedores de los servicios a bordo para que garanticen avituallamientos especiales ante la posibilidad de paradas prolongadas de los trenes. Igualmente, para garantizar la normalidad de la circulación, se han tomado una serie de medidas adicionales previstas para estas situaciones, como el encendido de las máquinas varias horas antes de su entrada en servicio, la realización de maniobras sobre la vía para que el hilo de contacto no llegue a congelarse o el traslado al interior de túneles de unidades que suelen reposar al aire libre, para no exponerse a los problemas que podrían derivarse de la congelación nocturna.