Archivo diario: enero 13, 2010

Catorce nuevos kilómetros para el TAV vasco en Guipúzcoa

Más inversiones para la alta velocidad vasca. Todo para llegar a punto al final de los trabajos. El Gobierno vasco tiene ya encarrilada buena parte de la inversión prevista para el TAV en Guipúzcoa a lo largo de 2010. Son nada menos que 380 millones de euros lo que prevé activar el Ejecutivo de Vitoria, cuya apuesta por el tren de alta velocidad es firme y cuyo objetivo declarado es que el ramal guipuzcoano, que depende directamente de él, acorte distancias con el gestionado por Fomento, que va notablemente más acelerado. Entre Vitoria y Bilbao se trabaja ya en 54 kilómetros de vía. Entre Bergara e Irún, únicamente en 14, y la mayoría de ellos están recién iniciados.

El montante, que es superior incluso al previsto en el plan presupuestario del Gabinete de Patxi López, tiene ya destino concreto. Los 380 millones de euros –la friolera de 63.000 millones de las extintas pesetas– serán necesarios, según sus cálculos, para contratar las obras de ejecución de la plataforma ferroviaria de cuatro tramos del TAV en el territorio guipuzcoano. Se trata de los segmentos de obra denominados Bergara-Bergara; Bergara-Antzuola y Antzuola-Ezkio, éste dividido en dos subtramos, primero y segundo. En total, suman 14,4 kilómetros de traza ferroviaria que se contratarán en primavera y que se comenzarán a ejecutar, según las previsiones del área del consejero Iñaki Arriola, dentro de este mismo año, pero ya en el segundo semestre.

El desfase entre el dinero que costarán estos cuatro tramos y la previsión presupuestaria, que ronda los 225 millones de euros para 2010, está dentro de la lógica y no supone un incremento inesperado del esfuerzo calculado por el Ejecutivo a la hora de redactar sus cuentas. Los contratos públicos de esta envergadura no se abonan de una vez, sino que se pagan por fases a medida que se ejecuta la obra. En el año en curso, por tanto, sólo será necesario utilizar en estos tramos algunas decenas de millones para poner en marcha las obras. El resto se irán pagando conforme avancen los segmentos, en base a los habituales sistemas de certificaciones periódicas que se utilizan en la construcción de carreteras o edificios, por ejemplo.

Dar forma a la plataforma sobre la que se colocarán las vías por donde circulará el AVE en Euskadi no es barato, pero en Guipúzcoa lo es mucho menos. Uno de los cuatro tramos que se pretenden contratar en este primer semestre, el Bergara-Antzuola –cuya licitación ya se ha iniciado y se resolverá en unas semanas– es de hecho el más caro de toda la traza ferroviaria de alta velocidad que se ejecuta en la comunidad. Salió a concurso por 125 millones de euros, IVA incluido, a razón de 30 millones por kilómetro, muy por encima de lo que cuesta una autopista o las propias vías del AVE en cualquier otro punto de España. La explicación hay que buscarla en la difícil orografía vasca, que obliga a soterrar el tren más del 60% de su trazado, hasta el 80% en Guipúzcoa. «Y construir túneles es notablemente más caro que tirar vías en campo abierto», señalan expertos implicados en la construcción del TAV vasco.

El resto de los contratos anunciados por el departamento de Arriola se llevarán a cabo en torno al mes de mayo, según los documentos previos de licitación que se han dado a conocer entre las empresas del sector. Se trata de tres concursos de envergadura, que van a servir para dar un empujón muy relevante al TAV en el territorio y que van a dejar en fase de obras prácticamente la totalidad de la traza ferroviaria entre Bergara –el punto donde el ramal guipuzcoano entronca con el nudo central y el resto de la ‘Y’– y Tolosa, en el corazón del Goierri. Para los próximos ejercicios quedará el resto de la conexión, entre Tolosa y la estación internacional de Astigarraga y, de ahí, los enlaces con San Sebastián e Irún.

El tramo conocido como Bergara-Bergara (3,16 kilómetros) saldrá a concurso por 95,12 millones de euros, IVA incluido. Los otros dos, correspondientes a ambos subtramos entre Antzuola y Ezkio, se licitarán por 76,5 millones de euros el primero (3,5 kilómetros) y 87 millones el segundo (3,4 kilómetros). No es la única inversión relacionada con el TAV en marcha. Se acaban de adjudicar varios estudios geotécnicos entre Mondragón, Elorrio y Bergara por 4,5 millones.

(Fuente Aitor Alonso. El Correo. Imagen Luis Angel Gómez)

Simuladores de Renfe para sus maquinistas

El Centro de Formación de Renfe de Bilbao ha iniciado el primer curso de maquinistas, al que asisten un total de 25 alumnos, en la estación de Bilbao Abando Indalecio Prieto. Está previsto que por estas dependencias pasen otros 520 conductores de Renfe en activo para asistir a los cursos de reciclaje.

El Centro de Formación de Bilbao dispone de un aula convencional con capacidad para 25 personas y un aula tecnológica dotada de tres simuladores de conducción, uno para el instructor, y otros dos puestos para los alumnos. En estas cabinas virtuales se representan las mismas condiciones a las que se enfrentarán los futuros conductores de trenes.

“Las aulas tecnológicas suponen una solución tecnológica de gran valor para potenciar al máximo los conocimientos de los maquinistas en materia de seguridad en la circulación, al enfrentarles a situaciones que, por su complejidad o riesgo, difícilmente pueden llevarse a cabo en un tren real”, explican desde la compañía ferroviaria.

De hecho, los simuladores cuentan con unos 800 kilómetros de líneas virtuales y están equipados con los sistemas de seguridad que utilizan los trenes de Renfe para circular.

El centro de la capital vizcaína será una de las siete oficinas de la red territorial de la compañía, que tiene ya aulas tecnológicas en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, León y Santiago de Compostela.

El curso impartido en Bilbao tiene una duración total de 1.150 horas, 530 de teoría y 620 de práctica. Esta formación se estructura en siete grandes bloques temáticos: Introducción al sistema ferroviario; Conocimientos sobre infraestructura ferroviaria: la Red Ferroviaria de Interés General; Normativa de seguridad en la circulación: Reglamento General de Circulación; Prevención de riesgos laborales; Conocimientos generales sobre el material rodante ferroviario; Adaptación a vehículos de tracción; y Conocimiento de los diversos ámbitos operativos y consignas de trabajos