Archivo diario: enero 9, 2010

El temporal de nieve afecta a la red ferroviaria

El temporal de nieve sigue provocando serios problemas en la circulación de trenes en nuestro país. El tráfico entre Teruel y Valencia permanece interrumpido, al igual que el servicio de media distancia entre Alsasua y Pamplona. También se ha suspendido el tránsito ferroviario de media distancia entre la meseta y Asturias, Cantabria y el País Vasco, mientras en Andalucía Renfe se ha visto obligada a transbordar a los viajeros de cinco trenes de larga distancia por diversas incidencias.

La nieve afectó hoy al tráfico ferroviario en la Comunidad foral de Navarra, principalmente a los servicios de media distancia entre Vitoria – Alsasua – Pamplona, que se encuentran interrumpidos desde las 6 horas de esta mañana. El temporal, sin embargo, no ha ocasionado problemas en los trenes de media distancia entre Pamplona – Castejón – Zaragoza, que están circulando con normalidad. También están trabajando con normalidad los servicios ferroviarios de larga distancia en la Comunidad foral, los que unen Pamplona con Barcelona, Madrid y Galicia.
La circulación ferroviaria entre Teruel y Valencia, que se interrumpió a las 9.00 horas de ayer debido a las adversas condiciones meteorológicas, permanece cortada, Desde la mañana ayer no hay trenes entre Teruel y Valencia, cuando, habitualmente, circulan cuatro en cada sentido. El temporal está provocando retrasos medios de unos veinte minutos en los trenes de Larga Distancia que conectan Madrid con la Comunitat Valenciana, debido a la acumulación de nieve en algunos tramos del recorrido.

El tránsito de media distancia se encuentra interrumpida en algunos servicios que unen la meseta y la cornisa cantábrica debido a las condiciones meteorológicas adversas. La circulación se ha interrumpido en los servicios de media distancia que unen León y Pola de Lena, en Asturias; Palencia y Reinosa, en Cantabria, y Burgos-Vitoria Gasteiz-Zumárraga así como Vitoria Gasteiz-Pamplona.

Por otro lado y según confirmaron las mismas fuentes, los servicios de larga distancia mantienen su actividad con normalidad aunque cabe recordar que alrededor de 8.000 viajeros del servicio Alvia han tenido que realizar transbordos en Valladolid entre ayer y hoy. Las mismas fuentes se refirieron a la puesta en marcha de un plan especial de trasbordos en la estación de Valladolid Campo Grande para todos los trenes Alvia de ancho variable que circulan entre Madrid y la Cornisa Cantábrica (Asturias, Cantabria y País Vasco). La presencia de hielo y nieve en los “rodales” de estos trenes dificulta las tareas del cambio de ancho de vía que se realiza en Valladolid, por lo que Renfe optó por reubicar a cerca de 8.000 viajeros de estos trenes en otros de iguales características, para proseguir viaje a sus destinos “sin necesidad de usar los cambiadores de ancho”.

La operadora también se ha visto obligada a transbordar por carretera a los pasajeros de cinco trenes Altaria, Alvia, nocturno y tren hotel que se vieron afectados en varias provincias andaluzas por el temporal de lluvia y frío que se está registrando en las últimas semanas.
Según fuentes del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), dentro de las incidencias de hoy, por un lado, a las 10.30 horas se registró una avería en el cambio de la línea en Las Correderas (Jaén), lo cual afectó al tren Altaria Almería-Madrid, por lo que sus viajeros tuvieron que ser transbordados por carretera. Además, otro tren Altaria Madrid-Almería se encuentra detenido en Venta de Cárdenas (Jaén), por lo que sus pasajeros tuvieron que ser transbordados.

Asimismo, otro tren de larga distancia, el tren Estrella nocturno Bilbao-Málaga, con 65 viajeros, se encuentra detenido en Marmolejo (Jaén) por inutilidad de la locomotora, que también fueron transbordados por carretera.

Por otro lado, las fuentes precisaron que en el cambio de vías –de ancho convencional a internacional de alta velocidad– que existe en Majarabique, en Sevilla, “se han congelado los rodales”, por lo que se han transbordado por carretera a 117 y 115 viajeros de dos trenes de alta velocidad hasta la estación de Santa Justa de Sevilla.

Uno de los trenes era un Alvia procedente de Huelva dirección Madrid y otro era un tren hotel Barcelona-Cádiz, cuyos viajeros fueron transbordados por carretera entre Santa Justa y Majarabique y a la inversa para después volver a sus respectivos trenes y seguir su camino.

(Imagen Estación de Miranda de Ebro. Avelino Gómez)

Anuncios

El desembarco de las Alco 2100

Las ‘chatas’ están a un lustro de cumplir el medio siglo de historia. Hace 45 años llegaban al puerto de Sestao las ocho locomotoras Alco 2100 construidas en Estados Unidos, la tercera y última serie de la firma americana adquiridas por Renfe, tras las 1600 y las 1800 compradas a la mayor constructora de locomotoras del mundo. Como sus antecesoras, el propósito de la compra pretendía eliminar las máquinas de vapor de las vías españolas, según un ambicioso plan de modernización del parque móvil establecido años atrás por los rectores de Renfe. Todavía hoy se mantienen operativas algunas unidades, aunque ya no arrastren las modernas composiciones que recorren los trazados ferroviarios.

Eliminar las viejas locomotoras de vapor y dieselizar el parque móvil. Ese era el fin que perseguía el plan decenal de modernización (1964-1973) con el que Renfe pretendía rejuvenecer su parque móvil. Las Alco 2100 (posteriormente la serie 321 de Renfe) desembarcaron en el puerto vizcaíno el 9 de enero de 1965, financiadas en parte a través de los fondos de ayuda de los Estados Unidos. Ocho, de las ochenta unidades encargadas, fueron directamente fabricadas en los talleres de Alco. El resto se forjaron en las dependencias de Euskalduna, que poseía la licencia Alco en España, CAF y La Naval.

La entrega se realizó entre los años 1965 y 1970. Durante los cinco primeros años, las Alco 2100 (máquinas con dos cabinas de conducción de frente achaflanado, de ahí su apodo ‘chata’, que mejoran la visibilidad con respecto a sus antecesoras las 1800) dieron la doble tracción a las eléctricas 7100 del País Vasco para subir el puerto de Orduña. También arrastraron trenes de pasajeros de las zonas de Orense, Atocha y Sevilla, consiguiendo mejores prestaciones que locomotoras de vapor de hasta el doble de potencia cuando los trenes eran especialmente largos y pesados. Como servicio espacial, fueron utilizadas en los puertos de Manzanal, Orduña y Pajares en los meses crudos de invierno como auxilio de máquinas quitanieves y automotores. Máquinas duras y potentes, capaces de aguantar grandes y pesadas cargas.

A poco de alcanzar el medio siglo de edad, la mayoría de las locomotoras de la serie 321 de Renfe han sido desguazadas y algunas vendidas. Renfe operadora entregó a Adif prácticamente la totalidad de las locomotoras que tenía de esta serie. Algunas aún están operativas para la conservación de las vías o bien remolcan trenes de mercancías en algunas instalaciones portuaria, y el resto cumplen servicio en alguna siderurgia.

(Fuente Locomotoras españolas. Iimagen Ferropedia. La 321-044-0 en Miranda de Ebro 9 de agosto de 2003 de Jean-Pierre Vergez-Larrouy)