El tren de Baiona a Donibani Garazi, en peligro de muerte


Es la crónica de una muerte anunciada. La amenaza de cierre sobre esta centenaria línea se hace cada año más acuciante. El ‘petit train de Nive’, como algunos usuarios denominan este servicio, está a punto de desaparecer, aunque oficialmente hay planes para modernizar parte de su trazado e incluso se ha dispuesto una provisión de fondos que permitiría acometer algunas obras hasta 2013 . Sin embargo, el futuro no parece demasiado esperanzador y nadie se atreve a asegurar que la actividad en el tren de Baiona a Donbiane Garazi (Saint Jean de Pied de Port) vaya a seguir por mucho tiempo..

El pasado otoño la SNCF decidió suspender la tracción eléctrica debido al pésimo estado de la catenaria, que se instaló en 1931 y desde entonces ha permanecido prácticamente inalterable. Un automotor diesel recorre los 58 kilómetros que separan ambas localidades a los pies del Prineo.

Los lugareños está ya acostumbrados a compartir el viaje con los turistas de verano, la clientela más habitual del petit train de Nive, sobre todo en los meses de julio y agosto. Conviene no perder de vista, que es aquí donde comienza el Camino de Santiago por lo que son muchos los peregrinos que utilizan el ferrocarril para llegar a estos singulares parajes por donde discurre el cauce del Errobi-Nive.

Es una línea secundaria, con pocas circulaciones (tres o cuatro diarias), que gestiona la RFF (red férrea francesa). Fue concebida inicialmente dentro del fracasado proyecto de ferrocarril de los Alduides, un servicio transpirenaico que pretendía conectar Baiona con Pamplona. La inauguración del primer tramo de la línea se realizó en 1891, entre Baiona y Cambó; a los que siguieron un año después el Cambó-Ossés, Osssés-Saint Etienne (junio de 1898) y finalmente el del Ossés-Saint Jean de Pied de Port (diciembre de 1898). La Compagina du Midi, concesionaria de otras líneas en el sur francés, se hizo cargo de la gestión hasta que en enero de 1938 se traspadó a la empresa pública francesa SNCF, que en esa fecha integró todos los grandes operadores privados.

La línea se compone del tramo principal Baiona-Ossés-St. Jean y el ramal (hoy clausurado) Ossés-St Etienne de Baigorry, de 50 y 8 kilómetros metros, respectivamente. Tiene su inicio en la bifurcación de Mousseroles, de la línea Burdeos-Hendaia, a pocos metros de la estación de Baiona. Es una vía electrificada desde 1931 y con traviesas de madera que con el paso de los años presentan ya un aspecto lamentable y que urge renovar de inmediato. Es precisamente el estado de los carriles, aún los originales, y las traviesas lo que impide sobrepasar la velocidad de 50 kilómetros por hora a los automotores que ahora cubren el servicio.

Quince túneles, todos ellos revestidos, y 242 puentes hacen de esta línea un trazado de singular belleza, donde el paisaje pirenaico provoca en los viajeros primerizos tales sensaciones que les impide cerrar los ojos para no perderse ninguna de las maravillas. Mendie (311 metros) y Cambó (258) son los túneles de mayor longitud. Los puentes, que salvan casi en su totalidad el Nive, son en su mayor parte metálicos, de un solo tablero, de dos, en curva, rectos o de doble tramo.

Pese a las perspectivas nada halagüeñas sobre el futuro, el tren de Baiona- St Jean tuvo 75.000 viajeros en 2007, casi el doble que los que ocuparon sus vagones en 2004. Las cifras son, sin embargo, insuficientes para mantener el servicio, según la operadora francesa. Auque en los pueblos de esta zona pirenaica, se ha organizado un movimiento popular para evitar que se pueda cerrar la línea y perder la historia y la visión de un paisaje de leyenda.

Una respuesta a “El tren de Baiona a Donibani Garazi, en peligro de muerte

  1. Anglovasconavarro

    ¿Qué hubiera sucedido si la idea Baiona-Pamplona-Iruiena hubiera seguido adelante en ese proyecto de ferrocarril de Alduides?… Eran finales del siglo XIX y la linea no tuvo más continuidad que hasta Donibane Garazi-Saint Jean de Pied de Port, (1898 cuando se creaba una generación de literatos españoles. Por cierto, Pío Baroja ambientó en esta zona pasajes de sus novelas -Los contrabandistas vascos- a buen seguro que hasta que estalló la guerra del 36, y durante su estancia en Bera-Itzea, el peculiar médico donostiarra utilizó Le Petit Train de La Nive junto a Aviraneta, Victor Leon Caillacox o Fermin Elgueta).
    La apuesta de infraestructuras internacionales del Transporte no veía en aquel entonces otra cosa que Hendaia y Port Bou. La idea de enlazar Baiona y Pamplona (ciudades hoy hermanadas) era, como se demostró,poco viable económicamente. Más de lo mismo de Canfranc. Ayer y Hoy.
    Hubiera sido bonito conocer ese tren no realizado que, de haberse construido, hoy sería solo un recuerdo como lo es el minero que enlazaba Irún con Baztan y Cinco Villas de la Montaña Navarra y que discurria en unos reducidos túneles elevados sobre el Bidasoa..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.