Archivo de la etiqueta: compra

Euro4001 y Eurodual de Stadler para Francia

La división española de Stadler, el operador ferroviario francés VFLI y la empresa de leasing Alpha Trains han anunciado la firma de los contratos de compra de las doce primeras locomotoras diésel-eléctricas del tipo Euro4001 y una unidad del prototipo de la bimodal Eurodual, la nueva generación de vehículos de seis ejes. Stadler señala que con estos nuevos contratos VFLI se convierte en el primer cliente en Francia de la nueva familia de locomotoras Co´Co,´ diseñadas y fabricadas por Stadler Valencia en su planta de Albuixech, con el objetivo de optimizar el transporte ferroviario de mercancías en Europa.

Las trece locomotoras, desarrollada por Stadler Valencia para el mercado europeo, serán utilizadas por VFLI en sus servicios de transporte de mercancías en Francia y Bélgica, y se suman al parque de 19 locomotoras Euro4000 con que cuenta VFLI, el operador ferroviario francés, filial del grupo SNCF. Por su parte, la empresa de leasing Alpha Trains, que cuenta con 30 locomotoras Euro4000 a cargo de distintos operadores de mercancías en España y Portugal, expande a Francia su negocio de alquiler de locomotoras de Stadler.

La Eurodual, según ha explicado la compañía, es la respuesta tecnológica de Stadler Valencia a los retos que plantean los corredores transfronterizos como el Corredor Mediterráneo o el Atlántico. El presidente de Stadler Valencia, Íñigo Parra, destaca que la locomotora Eurodual es el resultado de muchos recursos invertidos en I+D+i que cubre, con una tecnología de vanguardia, todas las necesidades del transporte ferroviario de forma eficiente y sostenible, con numerosas ventajas competitivas”.

Esta locomotora tiene un moderno sistema de control de adherencia que le permite “transportar trenes más largos y pesados con una sola locomotora, con toda la flexibilidad que ofrece la tracción diésel de alta potencia, y los beneficios medioambientales de la tracción eléctrica”.

El anuncio incluye además los contratos por el suministro de doce locomotoras diésel-eléctricas Euro4001, una locomotora diésel-eléctrica de seis ejes con motor de 2800kW, que cumple con los niveles de emisiones EC 26/2004 Stage IIIB y Stage V requeridos en Europa. La locomotora, según han agregado, ofrece al operador flexibilidad, gran capacidad de arrastre, bajo consumo de energía y costes operativos reducidos.

Euro 4000 es una familia de locomotoras diésel-eléctricas del fabricante ferroviario alemán Vossloh. Según la versión alcanzan una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora. Es la locomotora diésel-eléctrica más potente de Europa;​ fue presentada en 2006. La versión de mercancías adaptada a la circulación en la península ibérica forma en España la serie 335, utilizada por numerosos operadores privados.

Stadler Valencia es el centro de competencia de locomotoras de línea, locomotoras de maniobras, metros y vehículos de vanguardia para el transporte urbano como son el TRAMLINK y el CITYLINK. Los empleados de Stadler Valencia trabajan en los ámbitos de ingeniería y desarrollo del producto, compras, producción, inspección y puesta en servicio así como posventa.

Anuncios

Renfe invertirá 1.500 millones en nuevos trenes

El grupo Renfe prevé invertir más de 1.500 millones de euros en la compra de nuevos trenes de Cercanías y de Media Distancia convencional (regionales) dentro de un plan de material que aborda también, aunque en menor medida, Mercancías y Alta Velocidad (AVE), según su presidente, Juan Alfaro. El grupo trabaja en un plan de material completo, en el que una parte muy importante está vinculada a las obligaciones de servicios público, es decir a Cercanías y Media Distancia, explica Alfaro durante el transcurso del NextStation.

La inversión final destinada a este plan “va a depender de cuál será la declaración de Obligaciones de Servicio Público (OPS) que finalmente haga el Gobierno”, matiza el máximo responsable de Renfe. Dentro del plan “también se abordan cuestiones que tienen que ver con Mercancías e incluso con Alta Velocidad”, pero es cierto que la parte más importante es la de Cercanías y Media Distancia, tal y como adelantó en abril el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, recuerda Alfaro.

De la Serna anunció entonces que el grupo Renfe trabajaba en un “ambicioso” plan estratégico de compra de nuevos trenes y renovación de los actuales, fundamentalmente centrado en vehículos para el servicio de transporte regional y de Cercanías. Alfaro espera que el ministro probablemente pueda concretar los detalles del plan a finales de este año, una vez que esté aprobada la obligación de servicio público por parte del Ejecutivo.

Tras la adjudicación el año pasado al fabricante español Talgo del contrato de compra de 30 trenes AVE y su mantenimiento por 1.300 millones de euros, el mandatario de Renfe considera “previsible” que tenga que abordar también una nueva adquisición de material móvil de alta velocidad. Aunque ha sido una compra “importantísima”, Renfe está creciendo en viajeros “exponencialmente” y, por tanto, sus previsiones apuntan a que “va a ser necesario seguir incrementando la oferta”, indica Alfaro.

Dado que cada vez los ciudadanos utilizan más el AVE como medio de transporte, será necesario ampliar la capacidad en los trenes para poder seguir prestando un servicio con la calidad que Renfe tiene ahora mismo, agrega el presidente de la operadora. En cuanto al ámbito internacional, donde Renfe se ha retirado este año de la puja por la principal línea ferroviaria de la Costa Oeste en el Reino Unido y se le acaba de escapar un contrato de alta velocidad en California (EEUU), entre Los Ángeles y San Francisco, Alfaro asegura que es un área de negocio “muy importante” para el grupo.

“Estamos siempre atentos a distintas oportunidades de negocio que pueden salir en el ámbito internacional” y, en el futuro, a medio plazo, el Reino Unido es uno de los mercados que “estamos siguiendo de cerca” y donde “estamos vigilantes y teniendo una participación activa”. Lo mismo ocurre con el propio Estado Unidos, donde Renfe está pendiente de nuevos proyectos que pueden salir en el estado de Texas a medio plazo y donde, además, se contempla participar en algún otro plan, aunque sin dar más detalles. No obstante, hoy en día, “no tenemos un proyecto concreto en el que estamos volcados, pero la actividad internacional sigue siendo una parte importante de nuestro negocio que queremos fortalecer en el futuro y en la que seguimos trabajando”, sostiene Alfaro.

Respecto a la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina, en Arabia Saudí, cuya obra está ya ejecutada en más del 80%, el consorcio español que la construye y del que forma parte Renfe, se prepara para realizar viajes de demostración (Service Demonstration) antes de que termine el año. Alfaro explica que el propio contrato prevé dicha fase, que incluye dos viajes por sentido con invitados los viernes y sábados desde las ciudades de La Meca y Medina y su realización a 31 de diciembre, pero aún no hay una fecha concreta y no sabemos si será en diciembre o a principios de enero.

Renfe invertirá este año 266 millones en mejorar el parque de trenes de pasajeros

Renfe invertirá un total de 266 millones de euros este año en acometer reformas y mejoras en el parque de trenes con que cuenta la compañía ferroviaria pública para transporte de viajeros, que suma unos 1.360 vehículos. La flota de trenes copará así más de la mitad (el 57,7%) del presupuesto inversor total de 461 millones con que la operadora cuenta este 2017.

La compañía que preside Juan Alfaro pretende acometer grandes reparaciones de mantenimiento en algunas unidades, mejorar la seguridad de circulación de otras y continuar con las reformas para mejorar su accesibilidad, especialmente para personas con discapacidad, según datos oficiales de la empresa. El monto inversor se contempla con una partida de 9 millones de euros que constituye la primera ‘letra’, el primer pago anual, del contrato de compra de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad que Renfe encargó a Talgo a finales de 2016.

Este contrato de AVE, del que en mayo se confirmará el segundo lote, y las inversiones en mejoras constituyen los primeros hitos del “ambicioso” plan de compra y transformación de trenes que actualmente ultima Renfe, tal como el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, desveló esta semana.

El plan, además de incluir el referido pedido de nuevos AVE, se focalizará especialmente en los trenes de Cercanías y Regionales, los que mayor número de viajeros transportan. Con ello Renfe pretende adaptar su parque de material rodante al crecimiento de la red ferroviaria, a los planes de mejora que Adif ultima para las líneas convencionales y al previsto aumento de demanda de viajeros. “Cada vez tenemos más infraestructuras ferroviarias y más demanda de viajeros, cambios que requieren contar con los trenes adecuados”, indicó de su lado el titular de Fomento.

El plan se abordará en la antesala de la apertura del sector del transporte de viajeros en tren a la competencia, prevista para 2020, cuando otros operadores podrán entrar a competir con Renfe. El presidente de la compañía reconoció esta semana, con ocasión de su comparecencia en el Congreso, que “todo el actual trabajo de Renfe está marcado” por la próxima liberalización del mercado y mantenerse “como un operador de referencia“. En la actualidad, Renfe cuenta con un parque de unos 1.360 trenes de viajeros para los distintos servicios de transporte que presta. A ellos comenzarán a incorporarse a partir de 2019 los nuevos AVE comprados a Talgo.

Por el momento, la operadora dispone de 168 trenes de Alta Velocidad y Larga Distancia AVE, otros 70 de Larga Distancia convencional y 62 Avant (regionales AVE o lanzaderas). Asimismo, la operadora tiene 296 trenes para servicios regionales convencionales, otros 658 para Cercanías y 107 de vía estrecha heredados de la extinta Feve.

Una jueza de Palma investiga la compra de varias unidades para Servicios Ferroviarios de Mallorca

unidades-sfm-palma-marrat

El gerente de Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM), José Ramón Orta, prestará declaración este lunes ante la jueza de Instrucción número 5 de Palma, Ana San José, en calidad de denunciante de supuestas irregularidades en una compra de trenes durante la pasada legislatura 2007-2011. En esta causa se investiga la adquisición de varias unidades de tren eléctrico sin concurso público y mediante contrato por dependencia técnica.

La declaración de José Ramón Orta tendrá lugar a partir de las 11.30 horas, a petición de la fiscal Anticorrupción Ana Lamas, después de que el pasado 3 de diciembre se suspendiera la declaración de cuatro responsables de Movilidad y de SFM de la pasada legislatura imputados en esta causa, que presentaron un informe jurídico que avalaba la adquisición.

Entre los cuatro imputados cuya declaración se anuló temporalmente figura el ex director general de Movilidad y actual portavoz de MÉS en Palma, Antoni Verger, quien aseguró que “parece que quien tendrá que dar explicaciones a partir de ahora será José Ramón Orta”, por no haber incluido en su denuncia el informe jurídico. Verger defiende que la compra fue “una operación impecable desde un punto de vista técnico, jurídico y económico” y que la denuncia se presentó “simplemente para atacar y denigrar a adversarios políticos”.

El informe del 25 de julio de 2008, firmado por el jefe de los servicios jurídicos y de contratación de SFM, José Antonio Casado, avaló una opción de compra suscrita por el Govern en 2005 para adquirir 6 unidades de tren, al no encontrar inconveniente legal, así como la idoneidad de que el resto de los coches necesarios para ampliar el parque ferroviario se adquiriesen mediante “un procedimiento negociado sin publicidad por dependencia técnica”. Según el informe, la compra encaja en el artículo 59 de la Ley sobre procedimientos de contratación en los sectores del agua, la energía, los transportes y las telecomunicaciones (SCSE).

El consejo de administración de SFM acordó el 31 de julio de 2008 la compra por 54 millones de varias unidades de tren para la línea Palma-Inca que llegaron a Mallorca a partir de 2011, basándose en dicho informe. Los vehículos eran los que iban a cubrir las líneas de ferrocarril una vez se completara la electrificación hasta Sa Pobla y Manacor, pero ésta finalmente no se llevó a cabo, de manera que ahora se utilizan en la parte de la línea que sí está electrificada, entre Palma e Inca.

El interés de General Electric por la francesa Alstom provoca movimientos en la alemana Siemens

Alstom_HQ_(Levallois)

La estadounidense General Electric anda detrás de Alstom, que no parece hacerle ascos al flirteo; todo lo contrario. El fabricante francés de trenes y centrales eléctricas ya ha anunciado que le interesa la operación, pero ha evitado ser más preciso. El acuerdo, que puede culminarse antes de que acabe la semana, mantiene en vilo al Gobierno francés, que no ve con malos ojos la entrada de la alemana Siemens en el baile.

“General Electric y Alstom tiene su calendario, que es el de sus accionistas, pero el Gobierno tiene el suyo, que es el de la soberanía económica. Por eso el Gobierno quiere tener el tiempo necesario para examinar seriamente otras proposiciones”, declaró el ministro de Economía e Industria de Francia. Arnaud Montebourg asegura que estudian otras alternativas a la compra, pero también ha evitado proporcionar otros detalles. La marca alemana estudia fórmulas para entrar en la operación.

Dado que Alstom opera en sectores estratégicos, la maniobra precisa de la autorización del Estado francés. El Gobierno francés contempla con cierta simpatía la posibilidad de que el gigante alemán entre en el contrato, de tal forma que se podrían crear “dos campeones europeos y mundiales en los sectores de la energía y el transporte, el uno en torno a Siemens y el otro en torno a Alstom”. Sin embargo, Francia deberá examinar ambas ofertas “con interés”.

Montebourg subrayó que será “particularmente firme en sus exigencias de mantenimiento y creación de empleos, inversión e investigación y desarrollo, así como en el mantenimiento en Francia de los centros de decisión“. “Hay que recordar que Alstom vive principalmente de los encargos públicos y del apoyo del Estado a la exportación“, agregó el titular de Economía, que avanzó que “no aceptará que se tome una decisión desde la precipitación” y sin analizar en profundidad “intereses alternativos”.

La oferta de General Electric, que se cifra inicialmente en 13.000 millones de dólares (9.400 millones de euros) por el conjunto del grupo, representaba un 25% más que su precio de mercado antes de que se conociera la noticia. Aunque hay otras fuentes que mantienen que la propuesta solo afectaría a las actividades energéticas de la firma francesa y no a las de transporte, como los trenes de alta velocidad.

Otros grandes grupos industriales franceses de los que el Estado es accionista, como Areva, Safran, Schneider o Thales no han movido ficha ante la operación del gigante estadounidense, por lo que los ojos del Elíseo se han posado en Siemens, para que el grupo mantuviera titularidad europea. La caída de la cotización del 20% de Alstom en el último año la ha convertido en un objetivo barato para los ejectivos de GE.

Alstom, fundada en 1928, es uno de los grupos industriales más importantes de Francia, donde emplea a 18.000 personas de las 93.000 que componen una plantilla que anualmente factura unos 20.000 millones de euros (unos 28.000 millones de dólares). En 2004 fue salvada de la quiebra por Nicolas Sarkozy, entonces ministro de Economía, quien intervino financieramente el grupo porque opera en sectores estratégicos, lo que disgustó a Berlín, que consideró que la ayuda pública perjudicaba a la germana Siemens.

Alstom, uno de los grupos que fabricaron el tren de alta velocidad AVE, cuenta con una plantilla de 4.000 personas en España y plantas en Santa Perpetua y Barcelona, dedicadas a la fabricación de trenes; en Buñuel, donde produce turbinas eólicas; en Bilbao y Cornellá, de turbinas hidroeléctricas; en San Fernando de Henares, de sistemas de transmisión de electricidad. Además, Alstom está presente en países como México, Argentina y Brasil.

(Imagen Tangopaso en Wikimedia Commons)