Archivo de la etiqueta: La Meca

El Talgo Haramain ‘vuela’ a 310 km/h

El tren de muy alta velocidad Talgo Haramain para el proyecto La Meca-Medina ha superado la velocidad comercial máxima de 300 kilómetros por hora que alcanzarán los trenes cuando entren en servicio. Las pruebas dinámicas se desarrollan entre las ciudades de Kaec y Medina, cruzando el desierto saudí en una zona próxima a la primera de las dos poblaciones árabes.

La compañía estima que los trenes circularán próximamente a una velocidad de 330 kilómetros por hora, el próximo y último hito de velocidad que debe superar el material rodante previo a su homologación. Las pruebas dinámicas se están desarrollando de manera satisfactora, en condiciones ambientales extremas, con temperaturas muy elevadas próximas a los 50ºC, y con presencia de arena del desierto (en una zona próxima a la ciudad saudí de Kaec), comprobando la buena respuesta de los trenes antes tales exigencias, según asegura el fabricante.

Los trenes se han adaptado a la climatología y las particularidades geográficas, reforzando los sistemas con el llamado “pack del desierto”, que incorpora más de 30 tecnologías adicionales específicamente desarrolladas para este proyecto. Estas tecnologías tienen como finalidad la eficacia del tren ante cualquier condición ambiental y la mejora de la eficiencia del mantenimiento.

Talgo confía en concluir durante 2017 la fabricación de los trenes que quedan para cumplir con todo el pedido para el ‘AVE del Desierto’, que debe comenzar a funcionar en marzo de 2018. Su envío a Arabia se realizará una vez que estén listos los talleres que se construyen en los extremos de la línea. La fabricación de trenes para el AVE a La Meca constituye uno de los principales contratos que actualmente desarrolla la compañía que preside Carlos Palacio. El alcance inicial del pedido para Talgo incluye la fabricación de 35 trenes Talgo 350 Haramain (y un tren VIP para la familia real saudí), con capacidad superior a 400 pasajeros cada uno, que unirán las ciudades santas de La Meca y Medina, y su mantenimiento durante doce años.

Con cinco estaciones en un recorrido de 450 kilómetros, la línea Haramain requiere para su explotación de trenes que permitan la mayor rapidez en la subida y bajada de los pasajeros, y favorezcan una mejor velocidad comercial. Los trenes Talgo 350 suministrados para el Haramain cuentan con los sistemas de seguridad más avanzados. Son una serie de trenes de alta velocidad del consorcio Talgo/Bombardier para la Haramain High Speed Rail de Saudi Railways Organization (SRO) basados en la Serie 112 de Renfe. La cabeza motriz lleva unos sopladores en el frontal que limpian la vía a su paso; las ruedas son de mayor diámetro que las habituales para aumentar su vida útil. Lleva pintura más gruesa y “elástica” desarrollada por Talgo, cuyo equipo también ha ideado una lámina de poliuretano especial para proteger el vidrio curvo de la cabina. La aerodinámica de las unidades motrices será diferente a las de la serie 102 y 112, usando el diseño exterior de la cabina del Avril G3.

Talgo S.A., es la compañía líder en diseño, fabricación y mantenimiento de trenes ligeros de alta velocidad con presencia industrial en siete países: España, Alemania, Kazajistán, Uzbekistán, Rusia, Arabia Saudí y Estados Unidos. La Compañía es reconocida a nivel mundial por su capacidad de innovación, tecnología única distintiva y fiabilidad.

OHL logra dos nuevos contratos en el AVE a La Meca

puesta-traviesas-vias-obras-ave-desierto

OHL se ha adjudicado dos nuevos contratos de obras de la Alta Velocidad a La Meca, adicionales a los que la compañía ya ejecuta en la línea, por un importe conjunto de 75 millones de euros. Los contratos se han adjudicado en la reunión que el consejo de administración del consorcio de empresas públicas y privadas que acomete el proyecto del ‘AVE del Desierto’, del que OHL forma parte, mantuvo este viernes. En concreto, la compañía que preside Juan Villar-Mir se ha hecho con la construcción del centro de control del AVE, por 35 millones de euros, y con la ejecución del taller de trenes de la Meca por otros 40 millones.

El primero de los proyectos se ha logrado en alianza con Copasa e Imathia, firmas también integrantes del consorcio. OHL, junto con Copasa, ya se encarga, como socio del consorcio, de las obras de ingeniería civil del proyecto del AVE a la Meca, esto es, de la colocación de las vías en la línea, de 450 kilómetros de longitud.

Con la adjudicación de estos dos contratos de obras, el grupo de empresas adjudicatarias del ‘macroproyecto, el mayor logrado por España en el exterior, avanza en la ejecución del AVE, que deben tener listo para el primer trimestre de 2018, según el último acuerdo sobre el plazo de ejecución logrado con Arabia.

La reunión del consejo de los constructores de esta línea de Alta velocidad saudí acordó asimismo remodelar este máximo órgano de gestión para adaptarlo a los cambios registrados en las cúpulas de dos de las empresas públicas integrantes, Renfe y Adif. En concreto, el consejo del consorcio, el primero como presidente de Jorge Segrelles, acordó nombrar dos nuevos consejeros, uno por cada una de las dos empresas ferroviarias públicas. Se trata del nuevo director general de Renfe, Francisco Minayo, y del nuevo director financiero de Adif, Manuel Fresno.

El consorcio y su nuevo presidente tienen pendiente de cerrar definitivamente y firmar el acuerdo logrado a finales de 2016 con Arabia. En virtud del acuerdo, lograron un plazo adicional de catorce meses para concluir las obras sin penalizaciones, si bien quedaron pendientes de concretar determinados aspectos como el importe que el Gobierno está dispuesto a pagar por los sobrecostes acumulados por la obra y determinadas cuestiones del sistema de penalizaciones por retraso.

El grupo de empresas que a finales de 2011 se hizo con el ‘macrocontrato’ de la Alta Velocidad La Meca-Medina son las firmas públicas Renfe, Adif e Ineco, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo, esta última como encargada de suministrar los trenes. El proyecto, estimado en unos 6.700 millones de euros, abarca la colocación de las vías en los 450 kilómetros de longitud de la línea de Alta Velocidad, así como de la superestructura (la electrificación, y los sistemas de seguridad y comunicación), y su posterior explotación.

Fomento y Renfe buscan puntos de encuentro con las autoridades saudís sobre el ‘AVE del desierto’

obras-infraestructura-ave-del-desierto

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y el presidente del consorcio del AVE a la Meca, Jorge Segrelles, se reúnen este fin de semana con el ministro de Transportes de Arabia Saudí, Sulaiman bin Abdullah Al-Hamdan, para tratar de concretar algunos de los términos del acuerdo que ambas partes alcanzaron recientemente para concluir el proyecto en marzo de 2018. Se trata del primer encuentro tanto del titular de Fomento como para del nuevo presidente del consorcio con las autoridades árabes, y tendrá lugar en el marco de la visita oficial que el Rey Felipe VI realiza desde este sábado al país.

De la Serna y Segrelles trasladarán al Gobierno árabe “el compromiso de las empresas que forman el consorcio con la ejecución de la obra y el cumplimiento del acuerdo alcanzado el pasado mes de noviembre”, según detalla el ministro tras participar en un acto del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). No obstante, el titular de Fomento indica que también se abordará “el desarrollo que algunas de las cuestiones del acuerdo alcanzado requieren para su concreción”.

Entre estas cuestiones figura el importe que Arabia está dispuesto a pagar al consorcio español para compensar por los sobrecostes que ha acumulado la construcción del denominado ‘AVE del Desierto’, inicialmente fijado en unos 150 millones de euros, y con el que algunas de las empresas del grupo no estarían de acuerdo, según indican en fuentes conocedoras del proceso.

Otro de los aspectos pendientes para cerrar el acuerdo lo constituye el derecho que, según el contrato original, las empresas españolas tienen a no ser penalizadas en el caso de que la obra se demore más allá de setenta meses (cinco años) desde su comienzo por causas ajenas a ellas. Este derecho se suprimiría en función de los términos del reciente acuerdo. Este acuerdo es el que logró a mediados del pasado mes de noviembre el anterior presidente del consorcio del AVE a la Meca, Pablo Vázquez, logró con Arabia.

En virtud del pacto, el país concedió al grupo español catorce meses más de plazo para concluir los trabajos sin penalizaciones, con lo que se fijó marzo de 2018 como nueva fecha para concluir el proyecto, inicialmente previsto para principios de este año. En este caso, todas las empresas del consorcio están cómodas con el periodo adicional.

El grupo de empresas que a finales de 2011 se hizo con el ‘macrocontrato’ del AVE La Meca-Media son las públicas Renfe, Adif e Ineco, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo, esta última como encargada de suministrar los trenes. Se trata de uno de los mayores proyectos logrados por España en el exterior, estimado en unos 6.700 millones de euros, que abarca la colocación de las vías en los 450 kilómetros de longitud de la línea de Alta Velocidad, así como de la superestructura (la electrificación, y los sistemas de seguridad y comunicación), y su posterior explotación.

El consorcio mantiene que la demora del proyecto deriva del retraso con que las empresas encargadas de la fase de obra anterior han entregado la infraestructura. A pesar de ello, sus trabajos en el ‘AVE del Desierto’ presentan actualmente un grado de ejecución de alrededor del 70%.

Suerte en los líos de La Meca

arena-invasion-vias-arabia

El gobierno saudí pagará 150 millones de euros más por sobrecostes al consorcio español encargado de construir la línea de alta velocidad entre La Meca y Medina. 50 millones corresponden a los sobrecostes por las obras, 38 millones por la puesta en marcha de los trenes y otros 63 millones por finalizar las estaciones. El consorcio Al Shoula, formado por 12 empresas españolas y dos saudíes, dispondrá además de 14 meses adicionales para que la línea estará plenamente operativa; es decir el horizonte está ahora en marzo de 2018.

“En diciembre de 2017 se llevarán a cabo operaciones comerciales parciales, sobre parte del trayecto”, de 444 kilómetros. “En marzo de 2018 ya podrán empezar las operaciones finales”, explica un portavoz. “Hay un acuerdo sobre 600 millones de riales, es decir 150 millones de euros adicionales” que abonará Arabia Saudí por sobrecostes (mobiliario, obras y puesta en marcha de los trenes), añadió. El acuerdo fue firmado este viernes por el consorcio y la empresa saudí de ferrocarriles, Saudi Railways Organization (SRO).

Ambas partes han acordado que cualquier retraso que sea computable a causas ajenas al consorcio, como demoras en la primera fase, que lleva a cabo un consorcio árabechino, será compensado por Arabia Saudí. Las empresas españolas se comprometen a entregar los trabajos en la fecha acordada.

Este principio de acuerdo pone fin a cinco intensos días de negociaciones y a un proceso de contactos que se abrió hace 18 meses. El portavoz puntualizó que debe ser aún ratificado por el gobierno saudí la semana próxima, lo que en principio será un mero trámite. Para alcanzar este entendimiento, el presidente de la compañía ferroviaria española Renfe y del consorcio, Pablo Vázquez, se había desplazado a Arabia Saudí.

El ministro español de Fomento, Íñigo de la Serna, se felicitó por el acuerdo, que calificó de “importante paso para culminar (…) un gran proyecto de ingeniería que además es bandera de la Marca España“.

Con motivo de su reciente visita a España, el presidente de los ferrocarriles saudíes (SRO), Rumaih Mohammed Al-Rumaih, se mostró dispuesto a conceder más plazo a las empresas españolas para entregar el proyecto, un plazo adicional que se suma a los 14 meses que ya había dado anteriormente.

El contrato, superior a 6.700 millones de euros, es el más cuantioso obtenido en el extranjero por empresas españolas. Incluye el diseño y la construcción de la línea, el suministro de 35 trenes y la operación y mantenimiento de todos los elementos de la línea durante 12 años.

La Meca, donde el profeta Mahoma inició su predicación, y Medina, en la que se refugió en el año 622 cuando la hégira para luego regresar con sus partidarios y conquistar La Meca, son las dos ciudades más sagradas del islam. Ésta última recibe cada año una peregrinación de millones de fieles, que es además uno de los cinco pilares de esta religión. El objetivo es que millones de peregrinos puedan viajar a gran velocidad entre las dos ciudades.

Paul Taggart, árbitro del conflicto entre españoles y árabes en la Alta Velocidad a La Meca

pastor-visita-obras-ave-meca

Sigue el lío del AVE a La Meca. El escocés Paul Taggart, experto en la resolución de conflictos internacionales, dictará sentencia sobre las disputas que mantienen árabes y españoles a cuenta de los retrasos en el calendario y los sobrecostes del proyecto de Alta Velocidad La Meca-Medina. Este mediador independiente lleva varias semanas desempeñando su labor. En breve fijará la nueva prórroga y las condiciones en las que se desarrolarán las negociaciones entre el consorcio Al Shoula, que forman 12 empresas española, y la Saudi Railway Organization, SRO, operadora de la línea.

The Railway Gazette aseguraba a principio de noviembre que las partes estaban cerca del acuerdo, bajo la mediación de Paul Taggart y tras la visita a Madrid, los 25 y 26 de octubre, del presidente de la Saudi Railways Organization, Rumaih Mohammed Al-Rumaih, que se reunió con representantes del consorcio y con el, entonces ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá. Éste afirmó, al respecto, que había habido un “buen progreso general” y ahora el objetivo es alcanzar un acuerdo entre la SRO y el consorcio Al Shoula sobre costes y calendario.

Paul Taggart es un consultor con mucha experiencia en resolver disputas empresariales en la industria de la construcción. Es miembro de las listas de árbitros aprobados por organizaciones como FIDIC o Kuala Lumpur Regional Centre for Arbitration y es también miembro de la Dispute Resolution Board Foundation. En la actualidad gestiona conflictos contractuales en Europa, África, Turquía, América Central, Asia y Reino Unido. El escocés ha arbitrado conflictos en la presa Mosul en Irak, el túnel bajo el Canal de la Mancha, el segundo puente del Bósforo en Turquía, los metros de Qatar y Riad y la ampliación con el tercer juego de esclusas del Canal de Panamá.

Las empresas españolas se juegan mucho. Si no se alcanza un acuerdo, por cada día de retraso en la entrega de la infraestructura tendrían que pagar 1 millón de dólares de penalización. El consorcio Al Shoula espera que proponga una salida satisfactoria antes de final de año. Antes de su mediación, se anunció que había un acuerdo para ampliar 14 meses más la fecha de entrega, pero el consorcio Al Shoula no lo aceptó porque la SRO exigía que fuera a cambio de renunciar al pago de los sobrecostes.

Seún relatan algunos medios especializados Arabia Saudí estaría dispuesta a una prórroga adicional de otros tres meses sobre la fecha ya retrasada del primer trimestre de 2018, aunque las empresas españolas intentan ampliar el plazo hasta principios de 2019.

Según contaba hace unos días El Confidencial, los retrasos en la fase 1, correspondiente a la entrega de la plataforma encargada a un consorcio chino, se han conjugado con los nuevos requerimientos en forma de modificaciones del proyecto exigidos por la propia SRO. Como consecuencia, el presupuesto de la operación se ha disparado desde los 6.700 millones de euros que estaban previstos inicialmente, generando sobrecostes que algunos de los contratistas españoles estiman en cifras de hasta 1.500 millones de euros. Un importe que el cliente no parece dispuesto a reconocer y que está provocando serias discusiones dentro del propio grupo español, desde el momento en que no todas las empresas se sienten igual de afectadas.

El tiempo juega en contra de los intereses españoles, por lo que la dirección del consorcio considera inconveniente un arbitraje de carácter global que supondría la vinculación de la prórroga a los sobrecostes de la operación.

Problemas en el ‘AVE del Desierto; el consorcio español pide un plazo adicional de 24 meses

pruebas-talgo-vias-arabia

El consorcio de empresas españolas que construye la línea de Alta Velocidad entre La Meca y Medina prevé solicitar a Arabia Saudí un periodo de hasta dos años adicionales para acabar la obra, con el que su plazo de ejecución se extendería hasta comienzos de 2019. El grupo de firmas públicas y privadas españolas que a finales de 2011 se adjudicó uno de los mayores contratos logrados por España en el exterior designó “hace unas semanas” un experto independiente para que medie en sus negociaciones con Arabia, tal como el diario ‘Expansión’ adelanta en su edición de este miércoles.

El consorcio pretende impulsar las negociaciones que mantiene desde hace meses con el Gobierno árabe para tratar de adecuar los plazos de finalización y entrega del denominado ‘AVE del Desierto’ fijados en el contrato (comienzos de 2017) a la marcha que llevan los trabajos, con el fin último de que no se activen las penalizaciones previstas por demora. Las empresas tratan de que Arabia reconozca que la evolución de la obra se ha visto condicionada por los retrasos acumulados en la fase previa del proyecto, la correspondiente a la construcción de la plataforma, de la que se encarga un grupo de empresas chinas.

El consorcio español está aún pendiente de que el consorcio chino le entregue varios tramos de plataforma, de distinta dimensión, para empezar a trabajar sobre ellos. El contrato de las empresas españolas abarca la instalación de las vías y de la denominada ‘superestructura’ (los sistemas de comunicación y los de seguridad, y la electrificación) de toda la línea, de 450 kilómetros de longitud. Sus trabajos comienzan una vez que las empresas chinas concluyen la construcción de plataforma de la línea y se la entregan para que coloquen las vías y el resto de los equipos. Ante esta situación, el consorcio español está resuelto a “negociar todo cuanto se pueda defender” ante el Gobierno de Arabia Saudi, esto es, un plazo adicional de unos 24 meses para terminar sus trabajos sin ser penalizados, según dichas fuentes.

El tramo Medina-Ciudad Rey Abdullah presenta un aspecto muy avanzado y ha sido el escenario de la mayoría de los ensayos sobre raíles. En general, la obra está prácticamente acabada hasta la ciudad de Jeddah, separada de La Meca por apenas 70 kilómetros. Es precisamente este tramo final el que más problemas presenta y no precisamente por causas achacables al consorcio. La estación de La Meca presenta un grado de avance inferior al resto debido a que las obras han estado detenidas durante varios meses por la crisis del grupo Binladen, encargado de su construcción, y que perdió su licencia a raíz del accidente mortal en la Gran Mezquita, provocado por una grúa de la compañía.

El Gobierno saudí se plantaba poner en servicio algo más de la mitad de la línea a finales de año, cuando el tramo entre Medina y la Ciudad Rey Abdullah (de unos 260 kilómetros) quede completamente finalizado. Pero el contexto no es nada sencillo. Las negociaciones acerca de los sobrecostes que reclama el grupo de empresas al cliente no avanzan y desde las empresas de España se prepara para acudir a un arbitraje internacional.

El consorcio de empresas que a finales de 2011 se adjudicaron esta segunda fase de las obras de construcción de la línea de Alta Velocidad a La Meca y su posterior explotación son las públicas Ineco, Renfe y Adif, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo, esta última encargada de suministrar los trenes. El contrato está estimado en unos 6.700 millones de euros.

Álvaro Senador-Gómez nuevo consejero delegado del consorcio del ‘AVE del desierto’

obras-alta-velocidad-medica-lameca

El consorcio de empresas españolas que construye la lína de Alta Velocidad La Meca-Medina nombra nuevo consejero delegado del grupo a Álvaro Senador-Gómez, quien releva en el cargo a Santiago Ruíz después de que hace tiempo presentara su renuncia al puesto. Senador-Gómez, ingeniero de caminos, es desde febrero de 2015 director general del consorcio contratista. Con anterioridad, ocupó distintos cargos de responsabilidad en FCC.

Las compañías encargadas del ‘AVE del Desierto’ sustituirán así finalmente a Santiago Ruíz como consejero delegado después de que hubiera presentado hace tiempo su renuncia al cargo, tal como adelanta el diario ‘El Mundo’ en su edición de este jueves.

El cambio en el puesto de primer ejecutivo del consorcio tiene lugar mientras el grupo mantiene abiertas negociaciones con Arabia Saudí sobre la demora de los plazos y los sobrecostes del proyecto. No obstante, se registra después de que el país árabe comenzara a ponerse al corriente de pago de los importes que adeudaba a las empresas españolas que acometen la obra.

El consorcio mantiene continuas negociaciones con Arabia para que se vayan reconociendo los cambios y modificaciones que se van implementando en el proyecto, y que suponen un coste adicional sobre el importe de 6.700 millones de euros al que se adjudicó el que constituye uno de los mayores contratos logrado por empresas españolas en el exterior.

Por el momento, las empresas lograron el pasado mes de mayo un plazo adicional de catorce meses para concluir las obras, al reconocer Arabia el retraso con el que el grupo español recibió los tramos de la línea para ejecutar los trabajos.

La fecha ahora prevista para que el AVE La Meca-Medina esté listo y comience a circular es la primera mitad de 2018, un año y medio después de la inicialmente prevista de principios de 2017. El consorcio que a finales de 2011 se adjudicó el AVE La Meca-Medina está compuesto por las empresas públicas Adif, Renfe e Ineco, y las privadas OHL, Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El proyecto consiste en construir la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de los 450 kilómetros de línea de Alta Velocidad que unirá las dos ciudades santas, además de su posterior explotación.

Renfe desplazará a Arabia Suadí a 1.200 trabajadores para gestionar el ‘AVE del desierto’

pablo-vazquez-presidente-renfe-diario-leon

Reto laboral. Cerca de 1.200 trabajadores de Renfe se trasladarán a Arabia Saudí para gestionar el tren de Alta Velocidad que circulará entre La Meca y Medina. El presidente de Renfe, Pablo Vázquez, anunció este sábado el desplazamiento de los trabajadores de la operadora española lo que supone todo un hito en las relaciones laborales entre España y el país árabe.

Vázquez destaca el “reto” que supone para la firma española la salida al extranjero de parte de sus trabajadores para poner en marcha una línea de alta velocidad en un país foráneo. El presidente de la compañía española explica que la firma que dirige se encuentra “en un momento muy importante de transformación” y que la experiencia saudí supondrá desplazar a 1.200 personas. “Renfe ha adquirido mucha experiencia en operar la alta velocidad”, indica el presidente de la compañía, quien subraya que, en el nuevo marco que se abre, “el objetivo es ser rentables“.

Vázquez realizaba este anuncio en una mesa sobre globalización que soprendió a los participantes en el XX Encuentro de Economía en S’Agaró (Baix Empordà). El presidente de la operadora detalló que se tratará de personal directivo y de perfil técnico que se encargará de “montar la empresa operadora” y gestionarla mientras dure el contrato, en principio, siete años, todo lo relacionado con la gestión de lo que ya se conoce como el ‘AVE del desierto’.

El consejero delegado de Grupo MCI -con sede en Barcelona y especializado en iluminación-, Fred Hoffmann, que también participaba en este foro asegura que “el negocio está fuera y hay que salir a buscarlo”, al tiempo que indica que su prioridad ahora es Dubái. “África va a ser en pocos años un continente en el que nos vamos a sorprender de lo que va a pasar”, sentencia Hoffmann.

(Imagen Diario de León)

Arabia Saudí quiere que el consorcio español entregue parte de la línea de Alta Velocidad en 2017

talgo-pato-ave-desierto-arabia2

Arabia Saudí solicita al consorcio español que construye el tren de Alta Velocidad entre La Meca y Medina que termine y ponga en servicio un primer tramo de la línea en el primer trimestre de 2017, un año antes de la fecha de inauguración fijada para todo el corredor. El consorcio de empresas públicas y privadas españolas negocia actualmente con el Gobierno árabe la modificación del contrato necesaria para adelantar un tramo de este AVE. El contrato original firmado en 2011 entre Arabia Saudí y el grupo español fija la conclusión e inauguración de toda la línea entre las dos ciudades santas en el primer trimestre de 2018.

El tramo del denominado ‘AVE del Desierto’ que se pide poner en servicio un año antes es un trazado comprendido entre Medina y un destino intermedio del corredor aún por determinar. La petición del país árabe de adelantar un primer tramo de esta línea de Alta Velocidad y la necesidad de modificar el contrato, el mayor logrado hasta ahora por empresas españolas en el exterior, ha abierto una doble negociación.

Por un lado, el consorcio debe tratar con el Gobierno árabe los referidos cambios en el contrato y los ajustes de ingresos, gastos y compensaciones que supondrían el adelanto parcial de las obras. De su lado, los socios del consorcio deben a su vez acordar entre ellos los términos a negociar y pactar con Arabia Saudí. A su vez, ambas negociaciones presentan sus particulares dificultades. Arabia Saudí trata de compatibilizar su deseo de poner en explotación un primer tramo del AVE con los ajustes de recursos que derivan del descenso de los precios del petróleo.

Del lado del consorcio, a las “naturales divisiones” entre las distintas empresas surgidas en marco el análisis de las negociaciones con el cliente, se suma el hecho de que cualquier decisión que tenga que ver con el contrato con Arabia debe aprobarse por unanimidad. No obstante, el consorcio español encargado del proyecto siempre ha manifestado su disposición a esforzarse para intensificar los trabajos cuando Arabia lo ha pedido. De hecho, este verano ya se realizaron las primeras pruebas en un tramo de la línea con un primer tren que Talgo envió a Arabia a finales de 2014.

El consorcio que a finales de 2011 se adjudicó la Alta Velocidad entre La Meca y Medina está compuesto por las empresas públicas Ineco, Adif y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), OHL, Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El proyecto, estimado en 6.700 millones de euros, consiste en la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de este trazado de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación por parte de Renfe. La línea, una vez en servicio en su totalidad, permitirá unir La Meca y Medina en dos horas y media.

ACS prepara el terreno para construir los talleres de mantenimiento de Renfe del ‘AVE del desierto’

linea-ave-desierto-le-meca-medina

Renfe adjudica al consorcio integrado por Semi, empresa del grupo ACS, y por la firma Parros un contrato de obras dentro del proyecto de construcción de los talleres que la operadora levanta en Arabia Saudí para los trenes con los que explotará el AVE La Meca-Medina. El contrato, estimado en unos 13,8 millones de euros y por el que también competía OHL, consiste en realizar los trabajos de movimientos de tierras.

El consorcio formado por las compañías Torrescamara y Rover Alcisa deberá construir en la ciudad de Medina los talleres de mantenimiento de los trenes que cubrirán el servicio del ‘AVE de los peregrinos’. El proyecto, adjudicado por Renfe en octubre de 2014, prevé construir unas instalaciones de 50.000 metros cuadrados de superficie, además de una playa de vías de 10 kilómetros. La operadora española realizará ahí el mantenimiento de los trenes que fabrica y suministra Talgo.

Renfe aprobará la adjudicación de estas obras en la reunión de su consejo de administración prevista para hoy martes. El consorcio integrado por Semi, firma de la división de servicios industriales de ACS y Parros, compañía especializada en ejecutar obras auxiliares en proyectos ferroviarios, se ocupará de los trabajos de movimientos de tierras. Tanto ACS, como OHL, la otra compañía que pujaba por este contrato de Renfe, forman parte del consorcio que actualmente ejecuta el contrato de segunda fase de obras de construcción del AVE a La Meca. Renfe se encargará de explotar los trenes entre las dos ciudades árabes cuando la línea se ponga en servicio.

El ‘megaproyecto’ del AVE a La Meca es uno de los mayores logrados por España en el exterior, estimado en un total de 6.700 millones de euros. Consiste en la construcción de la denominada ‘superestructura’ del denominado ‘AVE del desierto’, esto es, en instalar las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad de la línea, de 450 kilómetros de longitud. El plazo de ejecución de la obra está fijado para finales de 2016.