Archivo de la etiqueta: ingeniero

Exposición sobre Cipriano Segundo Montesino

Esta semana ha tenido lugar la inauguración de la exposición conmemorativa sobre la figura del ingeniero y político extremeño Cipriano Segundo Montesino y su relación con la historia del ferrocarril. El acto contó con la presencia de Carlos Abellán, director del Museo del Ferrocarril; Alberto Piris Guapo, alcalde del Ayuntamiento de Valencia de Alcántara; y el investigador José Pastor Villegas, miembro de la comisión organizadora y comisario de la muestra.

La exposición, que podrá visitarse hasta el próximo mes de marzo, está organizada y patrocinada por el Ayuntamiento de Valencia de Alcántara en colaboración con el Museo del Ferrocarril de Madrid y consta de 23 láminas donde se realiza una retrospectiva de la vida y obra de este ilustre ingeniero, experto en ferrocarriles, así como la trayectoria a lo largo de los años de la línea ferroviaria Madrid – Lisboa. La muestra se completa con la proyección de varios documentales de carácter turístico sobre la localidad cacereña.

Cipriano Segundo Montesino y Estrada (Valencia de Alcántara, Cáceres, 1817 – Madrid, 1901), fue el ingeniero extremeño más insigne del siglo XIX y uno de los más conocidos internacionalmente. Su formación en Inglaterra y Francia durante la Revolución Industrial (obtuvo el título de ingeniero civil en la Escuela de Artes y Manufacturas de París), fue clave para el ejercicio de su actividad pública y privada como ingeniero civil desde 1840.

Su vida profesional en España estuvo vinculada con la enseñanza, como catedrático de Mecánica y Física del Real Conservatorio de Artes de Madrid; con la Administración del Estado, como director general de Obras Públicas; y posteriormente con el mundo del ferrocarril en dos de las antiguas compañías ferroviarias (Tudela-Bilbao y Madrid-Zaragoza-Alicante), actividades que hizo compatibles con la política, como liberal progresista y como senador por designación de la Real Academia de Ciencias, de la que fue presidente entre 1882 y 1901.

Miembro de varias sociedades científicas nacionales y extranjeras, autor de obras y publicaciones ferroviarias importantes, fue el impulsor de la propuesta para que el trazado de la línea de Madrid-Lisboa pasase por Valencia de Alcántara. Como prueba de su cercanía con el mundo ferroviario, cabe reseñar que el 9 de febrero de 1851, fecha de la solemne inauguración del ferrocarril Madrid-Aranjuez, Cipriano Segundo Montesino y Estrada fue uno de los maquinistas que condujo una de las locomotoras de vapor, denominada Hernán Cortés, que formaba parte del segundo tren en el que viajaban diputados y senadores.

Una larga lista pendiente en Fomento

ministro-fomento-exalcalde-santander

El nombramiento del nuevo ministro de Fomento ha provocado una reacción en cascada en casi todas las comunidades autonómas. Quien más quien menos tiene asuntos pendientes con una de las carteras más demandadas de todo el Gobierno de Rajoy. La lista es inmensa. Y todo el mundo se afana en mantener cuanto antes una cita con el ministro para recordarle los asuntos que sus antecesores no supieron o no pudieron resolver.

El ministro de Fomento y exalcalde de Santander, Iñigo de la Serna, asegura que ya ha comenzado a analizar la “larga lista” de asuntos “pendientes” y otros “urgentes” que tiene que abordar en su departamento después de los más de 300 días en que ha estado el Gobierno en funciones. Tras apenas dos días en su nuevo cargo y en un acto en Santander en el que se ha despedido de sus compañeros del Ayuntamiento, Iñigo de la Serna pide “paciencia” a todos los que reclaman un “contacto inmediato” porque, aunque entiende esas peticiones tras un “periodo tan largo” del Gobierno en funciones, “necesita tiempo tomar conocimiento” de todos los asuntos.

“Para mí es un cambio profundo y voy a intentar que este periodo de cambio y transición dure muy poquito y no altere las necesidades urgentes, que créanme que son muchas”, dice De la Serna que, preguntado por esas tareas urgentes del Ministerio, asegura que es “una lista muy larga” pero declina hablar de su contenido.

Tras reiterar su agradecimiento al presidente, Mariano Rajoy, por haber confiado en él para esta “responsabilidad”, asegura que va a “hacer las cosas lo mejor posible pensando en el interés general de España”, al tiempo que explica que su principal objetivo es “garantizar la cohesión territorial“. En este punto, el ministro manifiesta que entiende la “ansiedad” por que hable de los proyectos que el departamento tiene comprometidos en Cantabria como el tren de altas prestaciones Santander-Madrid o la mejora del Desfiladero de la Hermida.

De la Serna indica que va a ser “prudente” y se referirá a ellos cuando tenga “certeza” de cada uno de los proyectos, para lo que pasará algún tiempo porque aún tiene que “aterrizar” en el Ministerio. “Trataré de hablar de ellas en el menor tiempo posible porque no es sencillo hacerlo sin tener conocimiento en profundidad”, apunta el nuevo ministro, al tiempo que afirma que dedicará “todas las horas del mundo” para hacer las “cosas en el menor tiempo posible“.

De la Serna llega a Fomento con conocimiento de los retos que presentan los distintos territorios del país, ya que durante tres años (entre 2012 y 2015) presidió la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), entidad de la que actualmente es vicepresidente y de la que le arrebataron la presidencia en el último momento en 2015. El hecho de que el ministro sea ingeniero de formación también genera amplias expectativas entre las comunidades y en el propio departamento. ¿Cuál será el primer paso y hacia dónde?

Fomento confía en resolver la invasión de arena en algunos tramos de la línea Medina-La Meca

Pastor-Ruiz-arabia-saudí

Complicaciones con la arena del desierto. La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, asegura que los técnicos e ingenieros del consorcio español que construye la línea de Alta Velocidad Medina-La Meca trabajan para solucionar el problema que generan las avalanchas de arena sobre la infraestructura. “Este no es un tema nuevo y resolverlo será el reto de la ingeniería española“, asegura Pastor. “Ya sabíamos a lo que veníamos y con lo que nos íbamos a encontrar”, añade la titular de Fomento.

La arena del desierto sobre el que se construye la línea entre La Meca y Medina ha invadido varios tramos de la vía, con lo que el consorcio debe plantearse cómo limpiarlas y cómo evitar nuevas invasiones, según publica el diario digital ‘El Confidencial’. Este incidente ha vuelto a provocar tensiones entre los socios que participan en este proyecto, que enracen una relación que no es todo lo fluida que debiera. La posición oficial es que el problema está encarrilado y se mantiene el objetivo de estrenar los 450 kilómetros de línea de altas prestaciones que pondrá las dos ciudades a dos horas y media de viaje a finales del 2017. “Lo vamos a intentar cumplir”, dijo el sábado Jesús Silva, presidente de Ineco, la ingeniería del Ministerio de Fomento, en cierto modo cerebro del consorcio.

Buena parte de la vía y la catenaria ya están listas para las pruebas, aunque ha saltado la voz de alarma porque el muro que debía frenar el avance de las dunas no ha funcionado como se pensaba y la arena invade parte de la plataforma. Hay quien asegura que la capa en algunos tramos es suficiente para impedir la circulación de los trenes.

Según relata ‘El Confidencial’, hace unas dos semanas un trabajador tomó fotos del estado de la vía en los kilómetros 206 y 214, de los 449 que tiene el trayecto entre Medina y La Meca. Las fotos rápidamente circularon entre ingenieros, topógrafos, obreros y empleados del consorcio. Un conglomerado de 12 empresas grandes y pequeñas, privadas y públicas, que se empeña sin éxito en contener la información sobre los problemas de la obra y la cada vez más evidente división interna. Las imágenes muestran tramos enteros de vía en placa cubiertos por arena.

“Las imágenes revelan lo que los técnicos llevan advirtiendo desde hace tiempo: que en la obra apenas hay medidas efectivas contra la arena. La primera decisión fue instalar vía en placa, que tiene una base de cemento en vez del balasto, las piedras que se ven entre los carriles normalmente. Esa vía en placa es más cara pero a la vez mucho más sencilla de limpiar. La vía en placa está dispuesta a lo largo de 128,88 kilómetros, no evita la llegada de arena sino que facilita el mantenimiento. Además, en los tramos más peligrosos hay previsto un muro de un metro y medio de alto y unas enormes zanjas para que la arena se acumule ahí antes de retirarla. En las zonas más peligrosas, la vía llega a recibir más de 15 toneladas de arena al año por cada metro de vía, una barbaridad con la que no hay precedentes en el mundo. No todo el trazado está amenazado”. Esta información se detalla en el citado periódicio digital que presume de disponer de buenas fuentes en el seno de las empreass que participan del proyecto.

Es evidente que las tensiones que provocan este tipo de problemas en el consorcio español encargado de construir la línea La Meca-Medina dificultan el planteamiento sosegado de los problemas. La versión oficial transmite, por el momento, cierta tranquilidad, pero es conciente de que la buena marcha de la empresa dependerá de lo que suceda en los próximos ensayos, considerados como clave para la entrega del proyecto. Los convoyes deberán recorrer la línea prácticamente al completo; del resultado dependerá si la entrada en servicio puede adelantarse, como pretende el Gobierno saudí.

Los convoyes fabricados por Talgo y enviados a Arabia Saudí circulan por una parte del trazado (algo más de la mitad de los 449 kilómetros de que consta) para ajustar los trenes a las condiciones del terreno, además de su comportamiento a temperaturas extremas y los efectos de la arena en las vías. Los próximos ensayos incluirán la práctica totalidad del recorrido. Los convoyes de Talgo (tiene tres en la zona) pasarán pronto su raválida: circularán entre Jeddah, muy próxima a La Meca, y Medina.

La culminación de las obras no se vislumbra como un problema pero sí aspectos relacionados, por ejemplo, con los sobrecostes que el Gobierno saudí se niega a reconocer o incluso el futuro del contrato, que no finaliza con la entrega de la obras sino que incluye la operación de la línea y su mantenimiento durante los próximos 12 años.

El inventor debe tener ingenio y además convencer, asegura el asesor de Talgo José Luis López Gómez

Jose-Luis-Lopez-Gomez-ganador-premio-patentes-2013_

“Explicar y convencer” son dos cualidades que, unidas al ingenio, resultan indispensables para los inventores y la puesta en marcha de sus artilugios. “La primera idea nunca va a ser creída por nadie”. La frase ilustra a la perfección lo que suele ocurrir con los proyectos iniciales. Y viniendo de quien viene, resulta además ilustrativa. El ejemplo con que el esclarece su aserto es bien elocuente. El esbozo de lo que es hoy en día Talgo, que surgió en 1945 de la conjunción de la idea de un ingeniero, Alejandro Goicoechea, que en plena postguerra convenió al financiero José Luis Oriol y a su familia.

José Luis López Gómez sabe de lo que habla. Premiado por la Oficina de Patentes como el mejor inventor europeo de 2013, este ingeniero burgalés presenta la III Feria de Inventos e Inversores que se celebrará en Valladolid del 6 al 8 de junio próximo. Durante su intervención, este ingeniero que ha dedicado 43 años de su vida al trabajo en la firma Talgo, hace un llamamiento a los jóvenes para que se involucren en la creación de tecnologías que sean capaces de mejorar la calidad de vida.

López Gómez recuerda que en la creación y desarrollo del primer tren moderno español se conjugaron una excelente idea, que en sus tiempos era revolucionaria técnicamente y mejoraba considerablemente el ferrocarril, y un financiero que apostó por la utilidad del proyecto y supo ver que tenía futuro. De ahí su insistencia. “La primera idea nunca va a ser creída por nadie”, el inventor debe ser capaz de saber explicarla y convencer de su utilidad. Sin embargo, también cree que los inventores, además del financiero, necesitan “apoyo moral” y contacto con otros que puedan estar en su misma situación. De ahí que considere importante la función de los encuentros científicos y de la ferias o certámenes como el que en breve se va a celebrar en Valladolid.

Los inventos no prosperan si no hay inversores y la implicación de las empresas resulta vital para desarrollar las ideas innovadoras, coinciden el veterano ingeniero y Enrique Villacé, presidente de la Asociación de Inventores de España.

Autor de veintiuna patentes, López Gómez fue reconocido el paasado año como el mejor inventor por votación popular de 10.000 internautas en un concurso de la Oficina Europea de Patentes. El galardón lo obtuvo al haber ideado un nuevo método para conseguir que las ruedas de los trenes Talgo mantengan una posición óptima, reemplazando al eje rígido, que permite a este tipo de convoyes circular un 30% más rápido en las curvas de zonas montañosas. El ingeniero burgalés ha desarrollado su trayectoria profesional en Talgo, donde actualmente –ya jubilado- es asesor técnico del presidente de la compañía. En 2011 fue galardonado con la Medalla al Mérito en el Trabajo por el Gobierno de España.

Entre los inventos que se presentarán en Valladolid figura un dispositivo para la protección de obstáculos, especialmente concebido para la práctica del esquí y que, según su inventor, Enrique Gordillo, evita el impacto directo de una personas sobre un obstáculo. Otro invento que se podrá conocer es un generador eléctrico eólico adaptado para la recarga de baterías y que, según ha explicado su creador, Miguel Ángel Sánchez, aprovecha el flujo de aire que genera el propio vehículo.

La edición del pasado año alcanzó los 17.500 visitantes; y en este se espera que ronde las 20.000 personas. Dentro de la línea de crecimiento, la feria de 2014 cuenta con inventos de un mayor número de sectores, pues comprenden desde el ocio y el ahorro energético a otros relacionados con la física o la neurociencia.

Está prevista la presencia de 52 expositores que ocuparan los 1.500 metros cuadrados disponibles de superficie útil en la Cúpula, que provienen de la práctica totalidad de las comunidades autónomas de España. Las entradas se pueden adquirir al precio de cinco euros para adultos, y tres euros para niños, jubilados y desempleados.

Un ingeniero de Talgo opta a un premio por una patente de suspensión de ruedas en alta velocidad

ingeniero-de-talgo-jose-luis-lopez-gomez

El ingeniero ferroviario José Luis López Gómez ha sido nominado al Premio al Inventor Europeo 2013, de la Oficina Europea de Patentes (OEP), por un sistema de suspensión de ruedas que mejora considerablemente los viajes en trenes de alta velocidad. López es uno de los tres finalistas en la categoría ‘Industria’ y, según ha informado la organización, ha sido elegido entre cientos de inventores. El invento patentado en 2007 por López Gómez permite que el coche y las ruedas se adapten automáticamente a las pendientes y las curvas, y evita que los pasajeros noten las fuerzas que tiran del tren mientras éste conduce por una curva.

El invento de López Gómez, de Talgo, asegura que las ruedas de ferrocarril mantienen una posición óptima y segura en los raíles, en todo momento. Este es un elemento de especial relevancia en países en que los trenes de alta velocidad atraviesan regiones montañosas en trazados curvos. Para hacer frente al terreno ondulado, las ruedas del tren se montan de forma individual en vez de estar unidas por un eje.

Gracias a la innovación de López Gómez, actualmente asesor técnico de la presidencia de Talgo, es posible detectar la velocidad exacta a la que gira una rueda y calcular exactamente qué sección de la rueda está en contacto con el raíl. Esto hace que el viaje en tren de alta velocidad sea más cómodo, seguro, y silencioso especialmente a la entrada o salida de una curva.

El presidente de la OEP, Benoît Batistelli, ha destacado que el invento del español “demuestra que las empresas europeas son líderes de la innovación en este mercado creciente a nivel mundial”.

Tras 40 años trabajando en el desarrollo de la tecnología del productor de trenes de alta velocidad líder en España, López Gómez ha participado en numerosos proyectos de investigación y de desarrollo, contribuyendo de forma importante a las tecnologías de Talgo. Además, ha desempeñado un papel esencial en varios inventos patentados. Antes de jubilarse en 2004, fue director general de Tecnología de la empresa. Su “método de optimización de las dinámicas de dirección de vehículos ferroviarios”, nominado por el destacado jurado internacional del Premio al Inventor Europeo 2013, está entre sus logros más extraordinarios.

El premio rinde homenaje a aquellos inventores cuyos logros son ejemplos de la innovación necesaria para un desarrollo económico, tecnológico y social en Europa. Los ganadores serán galardonados el 28 de mayo en Amsterdam, en una entrega de premios a la que asistirá una audiencia internacional.

“Cantabria necesita más que un AVE un buen tren”, dice el prestigioso ingeniero Juan José Arenas

Mejor que el AVE, un buen tren. Voces críticas se alzan en España contra los proyectos de alta velocidad. El último el prestigioso ingeniero Juan José Arenas que apuesta por que Cantabria disponga no tanto del tren de alta velocidad, sino de un “buen ferrocarril”, y para empezar propone dar prioridad a mejorar la catenaria desde “mañana mismo”. El ingeniero sostiene que es necesario mejorar la vía actual Santander-Reinosa, que tiene un “trazado horroroso”, de 30 kilómetros de ascenso hasta la capital campurriana en los cuales los trenes tienen que circular a 40 kilómetros por hora.

Autor del Puente de la S-20 (une la Vaguada de Las Llamas con la avenida de los Castros), Arenas es uno de los ingenieros de caminos con más prestigio en España y muy vinculado a Santander, donde se encuentra la sede de su empresa, Arenas y Asociados. Reconocido en su tierra de adopción, asegura que el beneficio de la alta velocidad “sería ridículo” comparado con la inversión que se precisaría para dotar a Cantabria del AVE.

Según Arenas, habría que afrontar un “proyecto de aprovechamiento”, con el que se podría pasar de llegar a Reinosa en una hora y media a hacerlo en sólo una o en 50 minutos. Así, se podría hacer el viaje de Santander a Madrid en tres horas y media, algo que este prestigioso ingeniero “firmaría ahora mismo”.

Arenas se declara un “ferroviario” que, “a pesar de lo malo que es el tren “, lo utiliza todo lo que puede. Para el ingeniero afincado en Santander, el AVE es un “tema muy serio” porque no se trata únicamente de construirlo, sino que “luego hay que mantenerlo”. Y muestra de los problemas que conlleva en algunas localidades, este especialista recuerda lo sucedidio en la línea de AVE Toledo-Albacete que se abrió con un promedio de nueve pasajeros diarios en tres trenes, por lo que “los coches iban vacíos”.

Arenas calcula que en Cantabria “no estaríamos en nueve, pero a lo mejor estaríamos en 150 pasajeros”, con lo que “el porcentaje de beneficio sería ridículo respecto a la inversión”.

Juan José Arenas de Pablo nació en Huesca en 1940 y es ingeniero de caminos por la Universidad Politécnica de Madrid. Pese a ser aragonés de nacimiento, con frecuencia es considerado cántabro debido a su gran actividad desarrollada en esa comunidad, donde es catedrático de Puentes en la Escuela de Caminos de Santander, en la Universidad de Cantabria, de 1976. La región cuenta con varias obras suyas, como el puente sobre el Embalse del Ebro.

Arenas también es autor de más de cien artículos técnicos en revistas españolas e internacionales y de ocho libros relativos a la concepción de puentes y estructuras. En el año 2004 fue galardonado por la Institución del Mérito Humanitario con la Gran Cruz, dada su relevante calidad profesional y humana.

El puente de la S-20, que ahora lleva su nombre, fue construido con hormigones blancos. De tipo arco, tiene una longitud de 102 metros y una anchura de 23 metros. Está formado por dos calzadas, cada una de ellas con dos carriles, aceras en ambas márgenes y carril bici.

(Imagen Luis Palomeque)