Archivo de la etiqueta: consorcio

Alstom fabricará en su planta de Barcelona un pedido de quince tranvías para Qatar

tranvia-alstom-70153

Alstom fabricará en la planta que tiene en Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona) un pedido de quince tranvías que suministrará a Qatar, a la ciudad de Lusail compañía refuerza así la cartera de trabajo de esta instalación, “una de las más modernas del grupo en Europa” y que actualmente destina el 90% de su producción a pedidos destinados a la exportación.

Los tranvías que suministrará a Qatar son del modelo ‘Citadis’, con capacidad para transportar 207 viajeros y cuentan con un sistema de alimentación de energía por el suelo. Los trenes integrarán además elementos de la cultura del Emirato, con el fin de contribuir a integrar el nuevo medio de transporte en la cultura y la arquitectura del Golfo Pérsico.

Alstom suministrará estos tranvías a Qatar en virtud del contrato que se adjudicó un consorcio del que forma parte para construir un sistema tranviario para la ciudad de Lusail.

El contrato consiste en construir cuatro líneas de tranvía, que suman 38 kilómetros de longitud, y treinta estaciones, además del suministro de los trenes y el resto de equipos. El consorcio adjudicatario, que lidera Alstom, lo completan CIM, Sofratesa, Thales y TSO.

La planta de Santa Perpètua, inaugurada en 1994, es la más moderna del grupo en toda Europa y una de las pocas plantas de Alstom capaz de fabricar, en las mismas instalaciones, trenes de alta velocidad, regionales, tranvías o metros. Este centro industrial ha sido el encargado de fabricar toda la gama de trenes de Alstom que circula por España.

De las instalaciones barcelonesas han salido, entre otros, los trenes que cubrieron la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla, las lanzaderas regionales (trenes de media distancia que utilizan las vías del AVE y alcanzan los 250 km/h), la mitad de las modernas unidades de cercanías Civia, el metro sin conductor de Barcelona y la mayoría de los tranvías que circulan por nuestro país.

Fomento confía en resolver la invasión de arena en algunos tramos de la línea Medina-La Meca

Pastor-Ruiz-arabia-saudí

Complicaciones con la arena del desierto. La ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, asegura que los técnicos e ingenieros del consorcio español que construye la línea de Alta Velocidad Medina-La Meca trabajan para solucionar el problema que generan las avalanchas de arena sobre la infraestructura. “Este no es un tema nuevo y resolverlo será el reto de la ingeniería española“, asegura Pastor. “Ya sabíamos a lo que veníamos y con lo que nos íbamos a encontrar”, añade la titular de Fomento.

La arena del desierto sobre el que se construye la línea entre La Meca y Medina ha invadido varios tramos de la vía, con lo que el consorcio debe plantearse cómo limpiarlas y cómo evitar nuevas invasiones, según publica el diario digital ‘El Confidencial’. Este incidente ha vuelto a provocar tensiones entre los socios que participan en este proyecto, que enracen una relación que no es todo lo fluida que debiera. La posición oficial es que el problema está encarrilado y se mantiene el objetivo de estrenar los 450 kilómetros de línea de altas prestaciones que pondrá las dos ciudades a dos horas y media de viaje a finales del 2017. “Lo vamos a intentar cumplir”, dijo el sábado Jesús Silva, presidente de Ineco, la ingeniería del Ministerio de Fomento, en cierto modo cerebro del consorcio.

Buena parte de la vía y la catenaria ya están listas para las pruebas, aunque ha saltado la voz de alarma porque el muro que debía frenar el avance de las dunas no ha funcionado como se pensaba y la arena invade parte de la plataforma. Hay quien asegura que la capa en algunos tramos es suficiente para impedir la circulación de los trenes.

Según relata ‘El Confidencial’, hace unas dos semanas un trabajador tomó fotos del estado de la vía en los kilómetros 206 y 214, de los 449 que tiene el trayecto entre Medina y La Meca. Las fotos rápidamente circularon entre ingenieros, topógrafos, obreros y empleados del consorcio. Un conglomerado de 12 empresas grandes y pequeñas, privadas y públicas, que se empeña sin éxito en contener la información sobre los problemas de la obra y la cada vez más evidente división interna. Las imágenes muestran tramos enteros de vía en placa cubiertos por arena.

“Las imágenes revelan lo que los técnicos llevan advirtiendo desde hace tiempo: que en la obra apenas hay medidas efectivas contra la arena. La primera decisión fue instalar vía en placa, que tiene una base de cemento en vez del balasto, las piedras que se ven entre los carriles normalmente. Esa vía en placa es más cara pero a la vez mucho más sencilla de limpiar. La vía en placa está dispuesta a lo largo de 128,88 kilómetros, no evita la llegada de arena sino que facilita el mantenimiento. Además, en los tramos más peligrosos hay previsto un muro de un metro y medio de alto y unas enormes zanjas para que la arena se acumule ahí antes de retirarla. En las zonas más peligrosas, la vía llega a recibir más de 15 toneladas de arena al año por cada metro de vía, una barbaridad con la que no hay precedentes en el mundo. No todo el trazado está amenazado”. Esta información se detalla en el citado periódicio digital que presume de disponer de buenas fuentes en el seno de las empreass que participan del proyecto.

Es evidente que las tensiones que provocan este tipo de problemas en el consorcio español encargado de construir la línea La Meca-Medina dificultan el planteamiento sosegado de los problemas. La versión oficial transmite, por el momento, cierta tranquilidad, pero es conciente de que la buena marcha de la empresa dependerá de lo que suceda en los próximos ensayos, considerados como clave para la entrega del proyecto. Los convoyes deberán recorrer la línea prácticamente al completo; del resultado dependerá si la entrada en servicio puede adelantarse, como pretende el Gobierno saudí.

Los convoyes fabricados por Talgo y enviados a Arabia Saudí circulan por una parte del trazado (algo más de la mitad de los 449 kilómetros de que consta) para ajustar los trenes a las condiciones del terreno, además de su comportamiento a temperaturas extremas y los efectos de la arena en las vías. Los próximos ensayos incluirán la práctica totalidad del recorrido. Los convoyes de Talgo (tiene tres en la zona) pasarán pronto su raválida: circularán entre Jeddah, muy próxima a La Meca, y Medina.

La culminación de las obras no se vislumbra como un problema pero sí aspectos relacionados, por ejemplo, con los sobrecostes que el Gobierno saudí se niega a reconocer o incluso el futuro del contrato, que no finaliza con la entrega de la obras sino que incluye la operación de la línea y su mantenimiento durante los próximos 12 años.

OHL reconoce sus “discrepancias” con la gestión del consorcio de la línea La Meca-Medina

obras-desierto-ave-medina-lameca

OHL reconoce mantener “discrepancias” con la gobernanza del consorcio de empresas que ejecuta el AVE La Meca-Medina, del que forma parte, así como con la gestión que realiza su consejero delegado, Santiago Ruiz. El consejero delegado de OHL, Josep Piqué, manifiesta la intención de la constructora de “defender sus márgenes y beneficios” en el proyecto “en defensa del interés de la compañía y sus accionistas”.

El distinto carácter de las empresas del consorcio, unas constructoras y otras consultoras o encargadas del material rodante y las instalaciones, unas privadas y otras públicas, etc., hace que las disputas entre ellas sean inevitables. Incluso llega al extremo de que la empresa de Villar Mir, OHL habría llegado a cuestionar la gestión del actual CEO del consorcio como consecuencia de que en el tercer trimestre de 2015 OHL incrementaba los ingresos totales de construcción civil un 16% hasta los 2.242 millones de euros.

Las desviaciones incurridas en el proyecto La Meca-Medina, presupuestado en un principio en 6.700 millones de euros, no solo crea tensiones entre consorcio y las autoridades saudíes, sino dentro del propio consorcio, ya que, de no aceptarse las reclamaciones de las empresas españolas integrantes del consorcio, no solo provocaría una reducción de los márgenes de contribución de la misma, sino incluso la entrada en pérdidas de algunas de las empresas contratistas.

“Tenemos discrepancias con la gobernanza del consocio y con la gestión del consejero delegado y así lo hemos manifestado en interés de nuestros accionistas, que seguro que nos lo agradecerán”, explica Piqué durante la presentación de resultados anuales. “OHL está obligada a defender sus márgenes y beneficios, si es posible con el conjunto del consorcio, dado que se trata de un proyecto emblemático y muy importante para la ‘marca España'”, añade el exministro de Asuntos Exteriores.

Según Piqué, los “problemas” que asegura existen en el consorcio derivan del gran número de firmas que lo integran, dado que es el resultado de la fusión de los dos consorcios que en su día competían por el proyecto. “Un grupo de catorce empresas, unas públicas y otras privadas, y de diferentes dimensiones, es difícil de encajar y de gobernar“, apunta el consejero delegado de OHL. A pesar de todo, Piqué destaca que las obras del AVE “van muy bien”, y que el “cliente está muy satisfecho” con su desarrollo.

La constructora que controla y preside Juan Miguel Villar Mir forma parte del consorcio encargado de la construcción del ‘AVE del Desierto’, en el que se encarga de parte de las obras de instalación de las vías. El grupo que a finales de 2011 se adjudicó el AVE La Meca-Medina lo completan otras trece compañías, las públicas Ineco, Adif y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El proyecto, estimado en 6.700 millones de euros, y por lo tanto el mayor logrado por España en el exterior, consiste en la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de esta línea de Alta Velocidad, de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación. La línea, una vez en servicio en su totalidad, permitirá unir La Meca y Medina en dos horas y media.

Mientras avanzan las obras, el consorcio negocia con el Gobierno árabe distintos aspectos del proyecto que podrían provocar desviaciones y ajustes en el contrato. En este contexto, las firmas públicas y privadas integrantes han constituido dos comisiones delegadas para apoyar la labor del consejero delegado del grupo, Santiago Ruíz, favoreciendo la unidad de criterio en las negociaciones con el cliente.

El consorcio ha conformado dos comisiones delegadas de su consejo de administración con el fin de apoyar la labor del consejero delegado del grupo, Santiago Ruíz, y “favorecer y velar por la unidad de criterio en las negociaciones con el cliente y en la gestión de los intereses de la sociedad”. Se trata de una comisión delegada para asuntos económicos y una comisión de estrategia. Las dos están intregadas por una representación del consejo de administración acordada por todos sus miembros, según fuentes del sector.

Con la constitución de estos dos nuevos órganos en la última reunión del consorcio se pretende ayudar al consejero delegado en su labor, además de “garantizar la transparencia y el buen gobierno, la unidad de criterio entre todos los miembros del consorcio y cumplir con los hitos del proyecto”.

Arabia Saudí confía en que el consorcio español acelere los procesos del ‘AVE a La Meca’

obras-ave-medina-lameca3

Avance sobre el programa establecido. Los representantes del consorcio de empresas españolas que construyen el tren de alta velocidad entre La Meca y Medina, encabezados por su presidente, el también máximo responsable de Renfe, Pablo Vázquez, se desplazaron el pasado lunes a Arabia Saudí para mantener una reunión con las autoridades de este país, según detallan fuentes del grupo de empresas entre las que se encuentran las sociedades públicas Renfe y Adif, además de Talgo, OHL, Copasa, ACS y media docena más de compañías radicadas en España.

La intención de Vázquez y el consejero delegado del grupo de empresas, Santiago Ruiz, era transmitir los detalles sobre el plan para adelantar la inauguración de la línea de alta velocidad de 499 kilómetros a 2017, un año antes de lo que estaba previsto, tal y como había solicitado Riad, y aportar información sobre el estado de las obras. Actualmente, según las empresas del consorcio, las dos compañías que se encargan de la construcción de la vía férrea (OHL y Copasa) han ejecutado más de un 66% del trazado, lo que les permitiría -si no se producen nuevas demoras en la entrega de la estructura de la vía por parte del consorcio chino que lleva a cabo la primera fase del contrato- terminar la construcción del trazado en agosto del año que viene.

El Ejecutivo saudí se ha mostrado confiado en que el plan presentado por el consorcio español para acelerar los procesos, para el que incluso algunas empresas han tenido que programar turnos de trabajo nocturnos, surtirá efecto. El propio ministro de Transportes, Abdullah Al-Muqbil, mostró su confianza, en un acto público celebrado la semana pasada, en que se cumplirá el nuevo plazo para la realización del proyecto también conocido como ‘Haramain’.

Abdullah Al-Muqbil también avanzó que espera que un primer segmento del AVE a La Meca, el enlace ferroviario entre Rabigh-Rey Abdullah y Medina, se ponga en marcha durante el año que viene y advirtió de que las arcas públicas saudíes no costearán ningún gasto adicional para el adelanto de la inauguración del tren de alta velocidad.

Durante las últimas semanas, los trabajos del consorcio español han sido inspeccionados por los altos cargos del país árabe. Según informó la prensa local, el príncipe Khaled Al-Faisal realizó una visita el pasado domingo para revisar el estado del proyecto entre las estaciones de La Meca y Yeda. Al-Faisal estuvo acompañado por Al-Muqbil, el presidente de la Renfe saudí (Saudi Railways Organization, SRO), Rumaih Al-Rumaih, y una amplia comitiva de representantes públicos. «Estoy encantado de presenciar el progreso y la calidad del trabajo», subrayó el ministro de Transportes, quien mantuvo, a comienzos de año, una relación tensa con el consorcio por el ritmo de los trabajos.

Pese a la caída presupuestaria por el bajo precio del petróleo, Arabia Saudí prevé continuar con sus proyectos de infraestructuras en marcha, como es el caso de la construcción del metro de Yeda, la segunda ciudad más poblada del país. El Ejecutivo del país árabe ya ha invitado a las empresas a presentar sus ofertas para participar en un proyecto valorado en 15.600 millones de euros. Ferrovial, OHL y FCC, que han confirmado su interés por presentar una propuesta, no han concretado aún si finalmente pujarán. El próximo 13 de enero será la fecha límite para realizar ofertas.

El consorcio español ya ha tendido el 66% de la vía de Alta Velocidad entre La Meca y Medina

obras-ave-medina-lameca

Las constructoras del consorcio español que ejecuta el tren de Alta Velocidad entre La Meca y Medina han colocado ya vías sobre casi 300 kilómetros del trazado, lo que supone el 66% del total, y lograr esta cuota con un adelanto respecto a los plazos inicialmente establecidos en el contrato. Copasa y OHL, las dos constructoras del grupo, son las que han realizado estos trabajos de montaje de vía, a razón de 159 kilómetros la firma gallega y otros 140 kilómetros el grupo que preside y controla Juan Miguel Villar Mir.

La constructora que preside José Luis Suárez Gutiérrez asegura que la instalación de vía en todo el trayecto del ‘AVE del Desierto’ podría concluir en el verano de 2016 si el consorcio chino-saudí, el que se encarga de construir la plataforma sobre la que luego trabajan las empresas españolas, entrega el tramo que aún no han concluido antes de fin de año. Copasa asegura que “en un plazo de apenas un año” ha realizado el montaje de vía en un trazado de 159 kilómetros de vía doble, con lo que completó todo el tendido en la zona Norte del corredor, incluida la conexión a la estación de Medina.

OHL ha terminado la instalación de vías en los 100 kilómetros del área 4 del corredor y en otros 40 kilómetros del área 3. La constructora gallega trabaja en colocar las vías en una parte del área 1, la más próxima a la Meca, y último de los tramos asignados a esta empresa, mientras que OHL continúa trabajando para concluir el área 3, mientras está pendiente de recibir la plataforma para comenzar a trabajar también en el área 2. Copasa señala como “elementos determinantes” para la reducción y acortamiento de los plazos de ejecución las fábricas de canaleta, la planta de traviesas y el taller de soldadura que ha levantado en pleno desierto para suministrar componentes al proyecto. “Han garantizado el suministro directo y han hecho posible el despliegue de la vía bajo condiciones extremas“, asegura.

La “aceleración” de los trabajos de construcción del denominado ‘AVE del Desierto’ también se ha registrado en otros trabajos que realizan otras empresas que conforman el consorcio, según informa Copasa. La firma asegura que los avances en el proyecto están siendo “significativos” en las áreas de electrificación, en las instalaciones de seguridad, y en las de los sistemas de comunicaciones y señalización”.

La coincidencia de la ejecución de varios trabajos en un mismo tramo y el trabajo simultáneo de varias empresas “ha exigido a las compañías un mayor esfuerzo de coordinación, especialmente en los últimos meses”.

El proyecto del AVE a La Meca que en 2011 se adjudicó el consorcio de empresas españolas consiste en la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de esta línea de Alta Velocidad de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación. El contrato se adjudicó por 6.700 millones de euros. El consorcio está compuesto por las empresas públicas Ineco, Adif y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), OHL, Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.

Arabia Saudí quiere que el consorcio español entregue parte de la línea de Alta Velocidad en 2017

talgo-pato-ave-desierto-arabia2

Arabia Saudí solicita al consorcio español que construye el tren de Alta Velocidad entre La Meca y Medina que termine y ponga en servicio un primer tramo de la línea en el primer trimestre de 2017, un año antes de la fecha de inauguración fijada para todo el corredor. El consorcio de empresas públicas y privadas españolas negocia actualmente con el Gobierno árabe la modificación del contrato necesaria para adelantar un tramo de este AVE. El contrato original firmado en 2011 entre Arabia Saudí y el grupo español fija la conclusión e inauguración de toda la línea entre las dos ciudades santas en el primer trimestre de 2018.

El tramo del denominado ‘AVE del Desierto’ que se pide poner en servicio un año antes es un trazado comprendido entre Medina y un destino intermedio del corredor aún por determinar. La petición del país árabe de adelantar un primer tramo de esta línea de Alta Velocidad y la necesidad de modificar el contrato, el mayor logrado hasta ahora por empresas españolas en el exterior, ha abierto una doble negociación.

Por un lado, el consorcio debe tratar con el Gobierno árabe los referidos cambios en el contrato y los ajustes de ingresos, gastos y compensaciones que supondrían el adelanto parcial de las obras. De su lado, los socios del consorcio deben a su vez acordar entre ellos los términos a negociar y pactar con Arabia Saudí. A su vez, ambas negociaciones presentan sus particulares dificultades. Arabia Saudí trata de compatibilizar su deseo de poner en explotación un primer tramo del AVE con los ajustes de recursos que derivan del descenso de los precios del petróleo.

Del lado del consorcio, a las “naturales divisiones” entre las distintas empresas surgidas en marco el análisis de las negociaciones con el cliente, se suma el hecho de que cualquier decisión que tenga que ver con el contrato con Arabia debe aprobarse por unanimidad. No obstante, el consorcio español encargado del proyecto siempre ha manifestado su disposición a esforzarse para intensificar los trabajos cuando Arabia lo ha pedido. De hecho, este verano ya se realizaron las primeras pruebas en un tramo de la línea con un primer tren que Talgo envió a Arabia a finales de 2014.

El consorcio que a finales de 2011 se adjudicó la Alta Velocidad entre La Meca y Medina está compuesto por las empresas públicas Ineco, Adif y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), OHL, Indra, Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imanthia, Inabensa y Talgo, además de las firmas saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El proyecto, estimado en 6.700 millones de euros, consiste en la construcción de la denominada ‘superestructura’ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de este trazado de 450 kilómetros de longitud, además de su posterior explotación por parte de Renfe. La línea, una vez en servicio en su totalidad, permitirá unir La Meca y Medina en dos horas y media.

Talgo probará los trenes y las vías del ‘AVE del desierto’ durante el próximo mes de junio

talgo-puerto-barcelona-traslado-arabia

Todo preparado. ‘El AVE del desierto’ probará en vía los trenes de Talgo durante la primera quincena de junio. En los últimos meses se ha dado un fuerte impulso al proyecto de la Alta Velocidad que permitirá unir las ciudades santas de Medina y La Meca, donde los trabajos avanzan en la buena dirección. “Estamos poniendo todo el empeño en que el proyecto concluya en tiempo y forma”, asegura Ana Pastor. La ministra ha viaado a rabaia Saudí, acompañada del presidente de Renfe y varios de los gestores del consorcio español que dirige el proyecto.

La ministra de Fomento coincide con su homólogo árabe, Abdullah Ben Abdul Rahman Al-Mutqbe, en destacar el impulso que las empresas públicas y privadas españolas que trabajan en el megaproyecto del tren Medina-La Meca. Pastor visita Riad para comprobar la marcha de las obras, después de las tensiones originadas con el ministro de Transportes saudí. El dirigente árebe expresó su malestar por el ritmo de los trabajos del consorcio español, lo que obligó incluso a intervenir al rey Juan Carlos. El monarca garantizó el cumplimiento de los compromisos del grupo encargado de culminar la obra. Al parecer, la deliberada ausencia de un líder evidente dificultaba la relación con los saudíes, que prefieren una relación directa y estrecha que no encontraban en los españoles. Solventados los problemas de liderazgo, con la ministra muy implicada en el proyecto, la evolución de las obras ha sido considerable.

Pastor y su homólogo ratifican el “compromiso” de los dos gobiernos con el proyecto, uno de las obras de infraestructura más importantes del mundo. “Estamos poniendo todo el empeño en que el proyecto concluya en tiempo y forma”, asegura Pastor, que defiende el plazo de ejecución previsto. Durante este encuentro, se ha fijado junio como fecha para las primeras pruebas del tren en la vía. Talgo confía en no encontrar dificultades en sus ‘patos’, que han debido modificar algunos elementos de sus cabezas tractoras para evitar la entrada de arena. La tecnología española tiene una dura prueba que, de superarse con éxito, le abre las puertas a nuevos proyectos.

El consorcio de empresas que a finales de 2011 se adjudicó este proyecto, uno de los mayores logrados por España en el exterior, está integrado por doce empresas. Se trata de Adif, Renfe e Ineco, y las privadas Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Indra, OHL y Talgo, además de las saudíes Al Shoula y Al Rosan. El grupo debe afrontar unos de los megaproyectos más importantes del momento, que debe solventar problemas espinosos como el calor y el movimiento de las dunas del desierto. El consorcio ha dirigido las obras de la ‘superestructura’ (´vías, sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de la línea, de 450 kilómetros de longitud. El plazo de ejecución de la obra está fijado para finales de 2016.

El contrato también incluye contempla la posterior explotación durante doce años por parte de Renfe, con los trenes suministrados por Talgo, de este corredor de Alta Velocidad que unirá las dos ciudades santas en dos horas y media. Pastor ha invitado a los responsables saudíes a visitar en España algunas de las obras que se desarrollan en la red de alta velocidad.

Pastor ‘vende’ la buena marcha de las obras del AVE a La Meca pero señala la complejidad del proyecto

ministra-de-fomento-con-ministro-de-finanzas-arabia

Miel sobre hojuelas. Las obras del AVE a la Meca cumplen los plazos y los requwerimientos. Eso asegura la ministra de Fomento, Ana Pastor, que rechaza cualquier posibilidad de que Arabia Saudí pueda rescindir el contrato como se ha llegado a decir hace unas semanas. “Estamos para cumplir los compromisos y eso es lo que estamos haciendo”, asegura la titular de Fomento.

La ministra no ha querido contar nada de la supuesta suspensión de su viaje a Arabia Saudí. Fuentes del sector aseguran, sin embargo, que el nuevo ministro de Transportes saudí está apretando las tuercas al consorcio español que trabaja en la constrcción de la primera línea de alta velocidad que se construye en el desierto. El presidente del consorcio, y también presidente de Renfe, Pablo Vázquez, se ha desplazado a Arabia y se ha reunido con el nuevo ministro de Transportes del país para limar asperezas. Pero la postura saudí es bien clara: no quieren retrasos en las obras y no desean más contactos con los políticos españoles. Abdullah Al-Muqbel ha puesto como límite el 18 de febrero para que Ineco, la ingeniería de capital público que lidera los trabajos junto con OHL, cumpla con una serie de hitos que dejen satisfechos a los dirigentes saudíes. De lo contrario, suspenderán el contrato y se lo entregarán a otros contratistas, afirma ‘El Confidencial’.

La ministra sostiene que el consorcio asiático “ha entregado al grupo español algún tramo de plataforma fuera de plazo“, pero “las empresas españolas están cumpliendo los plazos”. “Es una obra impresionante, uno de los proyectos más importantes del mundo, el primer AVE que se construye en el desierto y el primer AVE de Arabia”, destaca la titular de Fomento. “Es muy complicado desde el punto de vista técnico trabajar en el desierto, pero yo he estado allí y están haciendo un trabajo extraordinario“, asevera.

El consorcio de empresas públicas españolas encargadas de construir la segunda fase de la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) entre La Meca y Medina acordó en una reunión celebrada el pasado mes de diciembre manifestar al cliente disposición a acelerar los trabajos de construcción de este proyecto, a pesar de asegurar que está cumpliendo “escrupulosamente” e incluso “acortando” los plazos de construcción de su parte de la obra.

Existe el convencimiento de que la parte española cumplirá con el calendario, que se ha visto alterado por el retraso inicial en el movimiento de tierras que se le había encargado a una empresa local y a otra china. Pero, dadas las continuas advertencias recibidas por el anterior ministro y por el nuevo, así como el enfriamiento de las relaciones institucionales tras la abdicación del rey Juan Carlos y la grave enfermedad del monarca saudí, al que llamaba su hermano, nadie las tiene todas consigo. Máxime cuando el nuevo ministro defendió en su momento la opción francesa como la más adecuada; sus tesis salieron derrotadas. Ahora aprieta las tuercas al consorcio español, aunque hay quien asegura que también él se siente presionado y quiere cumplir con los plazos previstos.

El consorcio de empresas que a finales de 2011 se adjudicó este proyecto, uno de los mayores logrados por España en el exterior, está integrado las empresas públicas Adif, Renfe e Ineco, y las privadas Cobra (ACS), Consultrans, Copasa, Dimetronic, Imathia, Inabensa, Indra, OHL y Talgo, además de las saudíes Al Shoula y Al Rosan.

El contrato, estimado en 6.700 millones de euros, comprende la construcción de la denominada ‘superestructura‘ (las vías y los sistemas de comunicación, electrificación y seguridad) de la línea, de 450 kilómetros de longitud entre La Meca y Medina. El plazo de ejecución de la obra está fijado para finales de 2016.

OHL propone al consorcio del AVE Medina-La Meca asumir más carga de trabajo para cumplir las fechas

obras-desierto-ave-medina-lameca

Las quejas saudíes han hecho mella en el consorcio español del AVE a La Meca. A Arabia Saudí no le convence el ritmo de trabajo y amenaza con sanciones que ponen incluso en peligro el futuro de la ‘marca España’ en la zona. OHL ofrecerá a los miembros del consorcio adjudicatario del AVE entre Medina y La Meca la disposición de la compañía a asumir más partes del trabajo si lo estiman necesario el resto de socios para acelerar los cometidos y cumplir el calendario. De hecho, la compañía tiene previsto transmitir este mensaje el próximo viernes 26 en un consejo extraordinario.

El consejo deberá decidir además quién es el nuevo consejero delegado del consorcio y decidir si ratifica el nombramiento de Jesús Silva Fernández como presidente tras asumir dicho cargo en la ingeniería pública Ineco tras la marcha de Pablo Vázquez a Renfe.

Después de las quejas manifestadas por el nuevo ministro de transportes saudí, Addula Al-Muqbel, sobre el ritmo de evolución de los trabajos, OHL planteará al resto de empresas la posibilidad de asumir más carga de trabajo si el consorcio lo estima necesario y siempre que todos los socios que lo integran estén de acuerdo sobre cualquier modificado en este sentido. El grupo que preside Juan Miguel Villar Mir asegura que está haciendo la obra “en tiempo y forma” y añade que si hay algún retraso es porque se entregó tarde la plataforma por parte del consorcio árabe-chino encargado de la primera fase.

Piqué asegura que el grupo OHL tiene capacidad suficiente para asumir más trabajo de un proyecto que es ‘Marca España’ y agrega que el anterior ministro de transportes estaba contento con el trabajo desempeñado por la compañía. Cree además que el primer prototipo del tren Talgo 350, conocido como ‘el Pato’, podría empezar a probarse en abril o mayo del próximo año aunque posiblemente lo hará en el tramo 4 de OHL y no en el que inicialmente estaba previsto.

El consejero delegado de OHL es consciente de la heterogeneidad del consorcio adjudicatario del tren de los peregrinos, en el que figuran doce empresas españolas (Adif, Cobra, Consultrans, Copasa, Dimetroic, Imathia, Inabensa, Ineco, Indra, OHL, Renfe y Talgo), que junto con las compañías saudíes Al Rosan y Al Shula conforman el consorcio Al Shula. Asimismo, reconoce que todo ello ha generado algunas quejas por parte del cliente respecto a la gobernanza del consorcio y que así han sido reflejadas en la carta que el ministro saudí, después de una visita de dos días a la obra, ha mandado al consorcio.

Piqué insiste además que el retraso de la primera fase del proyecto ha repercutido sobre la capacidad del consorcio español para desarrollar el proyecto en plazo.

Fuentes del consorcio aseguran que la parte española del proyecto está cumpliendo perfectamente los plazos que tiene marcados y que todo se está haciendo según las condiciones previstas en el contrato.

El consorcio español del AVE a La Meca confía en que el proyecto le reporte nuevos contratos

obras-ave-medina-lameca

Doscientos kilómetros de trazado, aproximadamente, de los 457 que completan la obra del ‘Tren de los Peregrinos’ están ya en manos del consorcio español que tiene encomendado el proyecto del AVE Medina-La Meca. Más o menos el 40% de los trabajos del consorcio consorcio chino-saudí, que debe instalar la infraestructura en la primera fase del proyecto, se ha entregado a las firmas españolas que ahora deberán esforzarse para culminar el plan en plazo. Un objetivo que permitiría que la ‘marca España’ reciba en el futuro otros contratos.

El rey Juan Carlos visita desde ayer Arabia Saudí para respaldar a las empresas españolas en este empeño, como ha hecho en el último mes en otros cuatro países del Golfo Pérsico, pero en este caso el carácter emblemático del AVE a La Meca da más valor a su presencia, dado su prestigio e influencia en el mundo árabe. Las autoridades saudíes tienen tanta certeza de la capacidad de las compañías españolas que incluso les han pedido que hagan un esfuerzo para compensar el retraso en la entrega de los tramos en los que un consorcio chino ha construido la obra civil.

El grupo empresarial español en el que participan Renfe, Adif, Talgo, OHL, Copasa, Indra, Dimetronic, Cobra, Inabensa, Imathia, Consultrans e Ineco y las empresas saudíes Al Shoula y Al Rosan negocia con Arabia saudí cómo acelerar los plazos para que sea posible acabar a tiempo la infraestructura. El retraso en las entregas del consorcio encabezado por los chinos no es muy grande, y la calidad del trabajo es aceptable, apuntan fuentes conocedoras del proceso. De ahí que los españoles mantengan su confianza en realizar en el tiempo previsto (2016) la segunda fase del proyecto del tren de alta velocidad entre Medina y La Meca, con un presupuesto de 6.736 millones de euros de los 12.000 millones globales del proyecto.

En enero de 2016 debe circular el primer prototipo para las primeras pruebas y a final de ese año debería estar lista la línea, en la que Arabia Saudí pretende transportar hasta 244.000 pasajeros al día en el año 2017, gracias a una flota de 35 trenes ampliable a 55. Por la línea finalmente circularán los trenes de alta tecnología fabricados por Talgo.

Se trata de una obra con gran valor para el país árabe, dado que ahora los peregrinos tienen que hacer largos viajes en autocar hasta La Meca, de manera masificada en la época de mayor afluencia.

Arabia Saudí pretende invertir 100.000 millones de dólares en la mejora de sus infraestructuras. La presencia española en algunas de estas obras, como el metro de Riad, es vital, pero Fomento cree que la apuesta española tiene más opciones aún en las nuevas líneas ferroviarias que se dibujan en el país del Golfo. Una transportará pasajeros y mercancías del norte al sur a lo largo de 2.400 kilómetros; otra denominada Landbridge, de 1.400 kilómetros, lo hará en 1.400 de este a oeste, y también hay previstas otras dos más.

España tiene plena confianza en el éxito de la línea de Alta Velocidad que a partir de diciembre de 2016 unirá las ciudades santas saudíes de Medina y La Meca, gracias a tecnología de una docena de compañías españolas, y espera que este proyecto traiga más contratos para otras infraestructuras del país árabe.