Archivo diario: agosto 1, 2011

Asturias considera un agravio el ancho ibérico para la línea de alta velocidad que conecte con Madrid

El Gobierno del Principado de Asturias ha anunciado que recurrirá todo acuerdo del Adif o del Ministerio de Fomento que suponga la instalación de vías de ancho ibérico en la línea de alta velocidad Madrid-León-Asturias. El Ejecutivo asturiano ha recordado que la instalación de vías de ancho ibérico contradice la política europea, tanto la de carácter ferroviario como la reguladora de los fondos estructurales.

El presidente del Principado de Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, ha expresado en una nota “el rechazo más rotundo a la instalación de vías de ancho Renfe en la línea de alta velocidad Madrid-León-Asturias y, concretamente, en el tramo La Robla-Pola de Lena que incluye los dos grandes túneles de la Variante de Pajares“.

Cascos considera esta decisión “una inadmisible prostitución de la tecnología europea de alta velocidad ferroviaria, nítidamente definida en las directivas europeas como una tecnología inseparable del ancho internacional“.

El presidente del Principado de Asturias encomendará a los servicios jurídicos del Principado el correspondiente recurso contra todo acuerdo de Adif y del Ministerio de Fomento y, en concreto, el relacionado con el tipo de traviesa a instalar que suponga la introducción de ancho ibérico.

El Gobierno de Asturias ha hecho esta advertencia una vez que el diario ‘La Nueva España’ haya abierto con una información en la que, tras un cálculo de toneladas de carril recientemente licitadas para su compra por Adif (13.000 toneladas), comparado con la cantidad necesaria para la Variante, concluye que la decisión ha sido optar por el ancho ibérico.

Cascos ha añadido que no se basa únicamente en razones “de discriminación territorial hacia el Principado de Asturias” sino también en el “incumplimiento de la normativa europea, tanto la de carácter ferroviario como la reguladora de los fondos estructurales europeos con los que se cofinanció la Variante de Pajares”. Porque éstos fueron solicitados y concedidos para una línea de alta velocidad ferroviaria.

El Gobierno asturiano ha añadido que “el particular sistema de licitación” de las obras ferroviarias, en el que se separa por una parte la plataforma o los túneles y, por otra, la vía, la catenaria y las instalaciones de seguridad, “no puede ser el pretexto para desvirtuar con el ancho de vía todo el proyecto conjunto”. Éste, ha recordado, “nació, se proyectó, se licitó y se construyó como una línea de alta velocidad, con más de 3.000 millones de euros invertidos en la construcción de los dos túneles de 25 kilómetros de la Variante de Pajares”.

Álvarez-Cascos advierte de que, si se consuma esta decisión de colocar el ancho de vía ibérico decidido en el siglo XIX en una infraestructura ferroviaria concebida para el siglo XXI, se producirá no sólo un nuevo agravio del Gobierno hacia el Principado de Asturias sino también un grave error ferroviario de la política española de infraestructuras en relación con la política transeuropea de transportes.