Archivo diario: octubre 28, 2009

El presidente de Feve confirma que la compañía se disgregará en dos en 2010

Un secreto a voces. En los últimos meses ya había circulado la noticia en los ambientes treneros. Y ahora la confirma el mismo presidente de Ferrocarriles de Vía Estrecha (Feve), Ángel Villalba. En el primer semestre de 2010, la compañía se disgregará en dos, lo que no implicará ningún cambio en el plan estratégico 2009-2012, que cuenta con un presupuesto de cerca de 620 millones de euros. Villalba explicó hoy ante la Comisión de Fomento del Congreso que la separación de Feve en dos empresas no implica modificaciones en sus inversiones aprobadas hasta 2012, ya que, a diferencia de la división acometida años atrás entre Renfe y Adif, se trata de un ferrocarril regional y no estatal como en este último caso.

Esta división de Feve en dos tiene por objetivo provocar que esta compañía, al igual que ocurrió con Renfe, cierre con déficit cero, para dar cumplimiento así a la normativa comunitaria. En virtud de dicha normativa, la gestión de viajeros tiene que equilibrar ingresos y resultados, mientras que el mantenimiento de vías y estaciones se podrá recurrir a la subvención pública.

En su comparecencia en la Cámara Baja a petición del Grupo Popular, Villalba recordó las líneas generales del plan estratégico 2009-2012 de Feve, presentado en febrero pasado, que apuesta por un buen tren regional frente a la futura llegada del AVE a Galicia y Asturias. Villalba defendió Feve en su función de servicios de Cercanías en siete comunidades autónomas, ya que en distancias más largas no puede competir porque su recorrido sinuoso y delicado en muchos trayectos le impide alcanzar grandes velocidades. “Por mucho que mejoremos nuestra infraestructura, el recorrido no es una oferta llamativa para los ciudadanos y no pretende serlo”, agregó.

Asimismo, destacó que, a pesar de las dificultades que atraviesa el sector de transportes debido a la crisis, el número de pasajeros de Feve se ha reducido este año sólo en un 6% respecto al ejercicio anterior, en tanto que el volumen de mercancías transportadas incluso se ha incrementado, gracias al reajuste de los precios. De esta forma, la compañía cerrará el presente ejercicio con un déficit inferior al previsto inicialmente, tal y como ocurrió ya el año pasado, cuando el déficit pasó de 32 a 24 millones de euros.

En cuanto a la reducción de costes, el plan estratégico incluye además un expediente de regulación de empleo (ERE) con una tasa de reposición del veinticinco por ciento, puesto en marcha en 2008. A finales de 2009, el ERE, que afecta al 10% de una plantilla total de 2.000, incluirá ya a la mitad de los 200 empleados previstos (100).

(Fuente El Correo)

El TAV vasco pierde velocidad

La alta velocidad vasca se ralentiza. Aunque las obras van a buen ritmo, la consignación presupuestaria sufrirá este próximo año un recorte, mientras la tramitación administrativa se mantiene con ciertos retrasos. Todo ello provocará una nueva demora en la puesta en marcha del proyecto, según reconocen ya sin ambages los responsables vascos.

Nada más tomar posesión de su cargo, el nuevo consejero de Transportes, Iñaki Arriola, rompió con la línea seguida por su antecesora, la peneuvista Nuria López de Guereñu, y habló de fechas aún por determinar y negó que se pudiera pensar en 2013. Ni tan siquiera le pareció sensato pronosticarlo para 2014. Arriola llevó la conclusión del ramal guipuzcoano de alta velocidad a «2015 ó 2016», una estimación que juzgó «realista» y que, pese a todo, va a requerir que el Ejecutivo ponga toda la carne en el asador para evitar que se frustre.

De estar en lo cierto y concluir el ramal guipuzcoano en 2016, habrán pasado entonces nada menos que diez años desde lo que se puede considerar como el origen del TAV actual –aunque el proyecto en sí ronda la mente de los políticos vascos desde hace décadas–. En 2006 se firmó el pacto entre el Gobierno y el Estado para ejecutar conjuntamente la obra; lo rubricaron en Madrid López de Guereñu y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El acuerdo estipula que el Gobierno central financia y gestiona de forma directa las obras del eje Vitoria-Bilbao, el nudo central de la ‘Y’ y los accesos a las capitales. El Gobierno de Vitoria, por su parte, se encarga de las obras en el tramo Bergara-Irún (76 kilómetros), que sin embargo también son financiadas por Madrid. Euskadi adelanta el dinero, pero luego pasa la factura y lo recupera.

La comparación entre ambos ramales es todavía sonrojante desde la óptica vasca. Entre Vitoria y Bilbao, Fomento ha conseguido llevar a fase de obra civil 54 de los 90 kilómetros de los que se ocupa. Por no entrar en detalles (lo dejo para otro día) sobre la cuestión de cómo se iniciarán las terminales del nuevo tren de alta velocidad. Esperemos que no acabe en vía muerta.

(Fuente El Correo)

Un árbol cae sobre la vía del metro en Lutxana y corta el tráfico de convoys

metroaveria

Los usuarios del Metro Bilbao han visto alterada su rutina esta noche. Hacia las 21.30 horas, la circulación del suburbano hacia la margen derecha ha quedado interrumpida desde San Ignacio hasta Astrabudua. Según confirma la propia empresa, la causa ha sido la caída “a la vía” de un árbol situado “en el perímetro exterior” a los terrenos propiedad de Metro Bilbao en Lutxana y que no ha provocado ningún herido.

El obstáculo ha provocado que se interrumpiera la circulación y, además de la suspensión del servicio en el tramo mencionado, ha obligado a desalojar un convoy que se aproximaba a la estación de Lutxana. Aunque Metro Bilbao no tiene estimación oficial del número de viajeros en ese tren, los afectados han sido reunidos en la zona de Playabarri con ayuda de la Ertzaintza, y han sido recogidos por un autobús para que continuaran el viaje hacia su destino.

Al tiempo que esto ocurría, también se han fletado autobuses para que el resto de usuarios del suburbano a esas horas pudieran trasladarse. Así, los viajeros que iban desde Bilbao hacia diferentes municipios de la margen derecha han sido recogidos por un autocar en la estación de San Ignacio y llevados hasta Astrabudua para que continuaran el viaje en metro, y viceversa, según ha confirmado la compañía.

Además, nada más tener conocimiento del suceso, un equipo de trabajadores del suburbano se ha desplazado hasta el lugar donde se ha caído el árbol para despejar la vía y realizar las reparaciones que sean oportunas. A la hora de redactar esta noticia, aún seguían trabajando en la zona, aunque se esperaba que la circulación pudiera realizarse con normalidad mañana a primera hora, ya que el metro cierra sus puertas todos los días a partir de las 23.00 horas. El resto del servicio no se ha visto alterado.

(Fuente El Correo Digital. Imagen Luis Calabor)