Archivo de la etiqueta: puja

Un error aparta a Cepsa de la puja eléctrica

Cepsa Gas y Electricidad ha quedado excluida, “por un error formal en la presentación de las ofertas”, de la licitación del contrato de suministro de energía eléctrica ‘verde’ con garantía de origen para 2019 y 2020 de Adif Alta Velocidad (Adif AV). Además de Cepsa, otra empresa (Energía DRL Comercializadora) no fue admitida al procedimiento, aunque en este caso, por haber presentado la oferta fuera de plazo.

Cepsa pujaba por una parte pequeña de lotes y recibió la comunicación de que no seguiría en el proceso por “un defecto de forma” en la presentación, tras la apertura del procedimiento de adjudicación con la separación de los sobres el pasado 15 de junio. La mesa de contratación desestimó la propuesta de Cepsa porque los sobres “no nominados” de los “nominados”, los primeros llevaban el sello identificativo de la compañía, cuando debían haberse presentado sin referencias, de forma anónima, según adelanta El Confidencial.

En total, Adif AV recibió ofertas de diez compañías eléctricas para pujar por este megacontrato valorado en 507,5 millones de euros (IVA incluido). La licitación contempla la posibilidad de prórroga del contrato por un año más, de común acuerdo y en las mismas condiciones, con lo que el importe para el período 2019-2021 se eleva a 629 millones de euros (sin incluir el IVA).

Tras la exclusión de Cepsa, siguen en la puja nueve compañías: Nexus Energía, EDP Comercializadora, Iberdroal Clientes, Acciona Green Energy Developments, Endesa Energía, Gas Natural Comercializadora, Audax Energía, Factor Energía y Aura Energía. El sistema elegido por Adif para esta licitación se ajusta a diversos criterios de negociación del precio de la energía para lograr los mejores costes.

Anuncios

Diez empresas a por el mayor contrato de luz

Acciona y todas las grandes eléctricas compiten por hacerse con el que está considerado mayor contrato de la luz del país, el suministro de energía al AVE durante los dos próximos años, estimado en 507,52 millones. Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa y EDP, el grupo que preside José Manuel Entrecanales y otras cinco empresas han presentado este lunes a Adif Alta Velocidad sus correspondientes ofertas para hacerse con este suministro.

El contrato consiste en aportar la electricidad necesaria para la circulación de los trenes AVE y la iluminación y funcionamiento de las estaciones y el resto de las instalaciones ferroviarias durante 2019 y 2020. En esta ocasión, y a diferencia de ejercicios anteriores, el contrato exige que la energía que se suministre cuente con certificado de generación renovable, según informó Adif, empresa pública gestora de la red ferroviaria.

Adif se convierte así en la primera empresa pública en pedir electricidad 100% ‘verde’, una iniciativa que enmarca en su estrategia y sus objetivos de sostenibilidad. Además, el contrato incluye la posibilidad de que las adjudicatarias prorroguen la prestación del servicio de suministro en las mismas condiciones para el año 2021. La compañía o compañías que finalmente se alcen con el suministro reemplazarán a las que actualmente se encargan de aportar energía al AVE. Se trata de Iberdrola y Endesa, que en 2016 lograron, también en concurso público, el suministro para los años 2017 y 2018.

En cuanto al de los dos próximos años, si bien Adif exige por vez primera en los pliegos que la energía que se suministre al AVE tenga procedencia 100% renovable, los trenes de Alta Velocidad ya han sido propulsados con energía limpia con anterioridad, dado que Acciona se adjudicó el contrato de toda la red durante 2013. Adif, como es habitual, saca a concurso su factura de la luz repartida en 21 lotes, cada uno de ellos correspondientes a las distintas zonas geográficas. Las empresas pueden competir por todos los lotes o los que estimen conveniente.

Las compañías concurrentes deberán presentar ofertas basadas en tres distintas modalidades de obtención del precio final de la energía. Una de ellas será a precio fijo, otra indexado al mercado diario OMIE con posibilidad de cerrar periodos temporales a precio fijo y la tercera, con un precio vinculado a varios segmentos del mercado eléctrico. De entre las ofertas que reciba, Adif elegirá la modalidad más ventajosa y, a partir de ese momento, negociará una mejora. En cuanto al acceso a las redes de transporte y distribución, se gestionará por Adif con las compañías distribuidoras de cada punto de suministro.

Renfe explora oportunidades en Estados Unidos

Renfe trabaja en constituir una sucursal en Estados Unidos para seguir buscando oportunidades con las que entrar a explotar trenes de viajeros en este país. La iniciativa se enmarca en la estrategia de internacionalización de la operadora pública y en su intención de contar con nuevas fuentes de ingresos ante la eventual pérdida de mercado en España por la apertura a la competencia del tráfico de viajeros en 2020.

Renfe abrirá sucursal en Estados Unidos mientras ya cuenta con una cartera de proyectos bajo análisis en ese mercado e incluso negocia entrar en uno de ellos. Se trata del proyecto de Alta velocidad de Texas, de iniciativa privada, impulsado por un fondo de inversión, para unir Houston y Dallas. La compañía ferroviaria ha contactado ya con sus promotores para analizar la posibilidad de trabajar con ellos o sumarse a la incitativa con el fin último de explotar el futuro tren.

No obstante, el interés de Renfe va más allá de corredores AVE, dado que también analiza servicios metropolitanos o interurbanos, y de Estados Unidos, pues está asimismo pendiente del AVE proyectado en Ontario (Canadá). Renfe ya compitió el pasado año por un primer contrato en Estados Unidos, el relacionado con la futura explotación del primer AVE del país, el que unirá Los Ángeles y San Francisco.

La operadora estima que este contrato, en el que quedó en segunda posición tras la Deutsche Bahn alemana, le reportó experiencia, relaciones y contactos que pueden ser útiles en próximos procesos que analizará a través de la sucursal cuya constitución ya ha aprobado, dado que recibió el ‘visto bueno’ en una de las últimas reuniones de su consejo de administración anteriores al cambio de Gobierno.

Estados Unidos figura como uno de los países estratégicos en la política de internacionalización de Renfe junto con Gran Bretaña, donde acaba de lograr licencia de operador, y Latinoamérica. La operadora mantiene así la puja por posicionarse en este mercado en tanto se prepara para el que será su primer negocio internacional, la explotación del AVE La Meca-Medina, que arrancará el próximo mes de septiembre.

Renfe sigue trabajando en su internacionalización mientras en España está pendiente del relevo en su cúpula derivado del cambio en el Ejecutivo y se prepara para competir con otros operadores en AVE y Larga Distancia a partir de 2020. En los servicios públicos de Cercanías y Regionales seguirá manteniendo el monopolio. La compañía considera que tiene potencial para ‘exportar’ a otros países la experiencia de dos décadas que acumula explotando la red AVE española, la segunda mayor del mundo, que además encadena récord anuales de pasajeros.

California invita a Renfe a pujar en su LAV

En alianza con Globalvía y Adif, Renfe competirá por explotar la línea de Alta Velocidad (LAV) que se construye en California (Estados Unidos), la que unirá Los Angeles y San Francisco. La compañía ferroviaria figura entre las operadoras invitadas a pujar por el contrato por parte de la High-Speed Rail Authority, entidad promotora del proyecto. El interés de Renfe en esta línea se enmarca en su estrategia de internacionalización, por la que mantiene el interés también en Reino Unido, a pesar de que no prosperara su primer intento de entrar en este país.

En el caso de lograr el contrato estadounidense, la compañía, además de ‘exportar’ la experiencia en el AVE español, que acaba de cumplir 25 años, ya acumulará también experiencia fuera del país, dado que el próximo año debe poner en marcha el tren de Alta Velocidad entre La Meca y Medina. Por el momento, la operadora ha pasado la primera fase del concurso y ha sido invitada a participar presentando oferta. En concreto, Renfe competirá en consorcio con Globalvía, grupo de concesiones de infraestructuras controlado por tres fondos, y con Adif en calidad de subcontratista y referente tecnológico en infraestructuras ferroviarias.

A través de este concurso público la High-Speed Rail Authority busca un socio operador ferroviario con “amplia experiencia” en Alta Velocidad, para que asesore en el desarrollo inicial del sistema y que, eventualmente, pueda explotar el primer tramo de la línea, entre el Silicon Valley y el Central Valley.

El contrato tiene dos fases. En la primera, estimada en 30 millones de dólares (unos 27,7 millones de euros) y de un periodo de seis años, la empresa que resulte adjudicataria trabajará en el diseño, desarrollo y definición de los aspectos técnicos y comerciales del servicio de Alta Velocidad. En la segunda fase, el operador preparará y desarrollará la explotación del corredor mediante un acuerdo de franquicia.

La líne de Alta Velocidad que construye California es un corredor de unos 1.300 kilómetros de longitud y 24 estaciones que permitirá en el horizonte de 2029 conectar Los Ángeles y San Francisco en menos de tres horas. Con este corredor, California pretender unir dos importantes regiones del Estado y, además, contribuir a su desarrollo económico y medioambiental, y a generar puestos de trabajo en la zona.

El interés de Renfe por explotar el AVE californiano refuerza el sello y la presencia de compañías españolas en el proyecto, dado que ACS y Ferrovial ya han entrado en la construcción de la línea. ACS logró en diciembre de 2014 la construcción del segundo tramo de la línea, un trazado de unos 100 kilómetros, por unos 990 millones de euros. Posteriormente, a comienzos de 2016, Ferrovial se hizo con otro de los tramos, en este caso de 35 kilómetros, por otros 400 millones de euros.

Bombardier, que acude al ‘megapedido’ de Renfe, cree que el precio final encarecerá los trenes

tren-italia-bombardier-zefiro

Bombardier regresará a la puja por el contrato de suministro de los nuevos trenes de Alta Velocidad y su posterior mantenimiento y presentará oferta en el nuevo concurso abierto por Renfe. La firma canadiense considera que el plan de Renfe para pagar el contrato de compra de treinta nuevos trenes, estimado en 2.642 millones de euros y actualmente en liza, encarecerá el precio final de estos nuevos vehículos y “hará que el contribuyente page un tren más caro”. “Las condiciones de financiación que plantea el contrato supone a los fabricantes realizar unas provisiones tan exigentes que obligan a encarecer las ofertas“, indica el presidente de la multinacional canadiense en España, Alvaro Rengifo.

“No tiene sentido que el contribuyente pague un tren más caro por las condiciones de financiación del contrato”, señala Rengifo. La forma en que Renfe pagará los trenes constituye uno de los puntos que Bombardier incluyó en la impugnación que presentó ante el Tribunal de Recursos Contractuales (TARC) contra el concurso que la operadora promovió para adjudicar el pedido.

Para Bombardier, una de las cinco empresas que pujan por el ‘macropedido’, la forma y los plazos de pago planteados por la operadora ferroviaria pública obligarán al fabricante que logre el contrato a pedir financiación para acometerlo. Las empresas repercutirán el coste de esta financiación en el precio que propongan en sus ofertas a Renfe para lograr la fabricación de los trenes. De esta forma, el tren resultará más caro que en caso de que fuera la empresa pública quien financiara la fabricación, dado que lo hace a un menor coste.

La multinacional canadiense sigue analizando si recurre la resolución de este organismo ante la Audiencia Nacional para que aborde otros asuntos del contrato, a pesar de que el TARC ya obligó a Renfe a volver a abrir la puja para eliminar la puntuación por fabricar en España.

La firma concurre, por fin, por el ‘macropedido’ con su tren de “muy alta velocidad” ‘Zefiro’, del que ya ha vendido 130 unidades en China e Italia, y que ya está en operación comercial con viajeros. En caso de lograrlo, abordaría el grueso de los trabajos en sus instalaciones españolas, “con la consiguiente carga de trabajo y empleos que ello supondría para el país”, subraya Rengifo.

La fábrica de Trápaga (Vizcaya) fabricaría los sistemas de propulsión de los trenes, la señalización del equipo a bordo se acometería en el centro de Madrid, y el montaje y mantenimiento, en la sociedad conjunta que tiene con Renfe. Bombardier mantiene una firme apuesta por España y sus plantas españolas son sólidas. Contratos como el de Renfe no harían sino reforzar el peso de España dentro del grupo”, asevera su presidente.

Bombardier se plantea pujar en el megapedido para Renfe de 30 trenes de Alta Velocidad

tren-italia-bombardier-zefiro

Bombardier baraja regresar a la puja por el contrato de suministro a Renfe de treinta trenes de Alta velocidad y su posterior mantenimiento durante cuarenta años, estimado en 2.642 millones de euros. “Este es un contrato clave para España, su red ferroviaria y sus ciudadanos, por lo que nuestra intención e interés es poder presentar una oferta“, asegura el presidente de Bombardier España, Álvaro Rengifo.

Bombardier presentaría su oferta después de que Renfe haya abierto de nuevo la puja por el megapedido, tras tener que modificar los pliegos del concurso para eliminar el punto respecto a la fabricación del pedido en España. La operadora realizó estos cambios a instancias de una resolución emitida por Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TARC), fruto de un recurso presentado por la multinacional canadiense el pasado mes de abril. Bombardier no presentó oferta en el concurso inicial, en coherencia con su decisión de recurrir las condiciones del contrato ante este organismo. Tras los cambios realizados, se plantea ahora presentarse al nuevo proceso que Renfe abrió la pasada semana.

La compañía asegura estar “bastante satisfecha” con la resolución que el TARC ha emitido sobre su recurso. “No sólo nos han dado la razón respecto al punto de los pliegos que se refería a la fabricación de los trenes en España, sino que también pone en observación otros aspectos de la impugnación”, explica Rengifo. A pesar de ello, el presidente de Bombardier España manifiesta su interés por pujar por el megacontrato, al considerar además un “privilegio” resultar elegido “para reforzar la mejor red de Alta Velocidad del mundo” con su tren ‘Zefiro’. Bombardier recurrió el punto del contrato que se refería a la fabricación en España por considerar que era contraria al derecho comunitario, “no porque este sea un aspecto clave para la compañía”.

De hecho, en caso que se hiciera con el contrato, Bombardier abordaría el grueso de los trabajos en sus instalaciones españolas, “con la consiguiente carga de trabajo y empleos que ello supondría para el país”, subraya Rengifo. En concreto, la fábrica de Trápaga (Vizcaya) se encargaría de fabricar los sistemas de propulsión de los trenes; la señalización del equipo a bordo se acometería en el centro de Madrid, y el montaje y mantenimiento, en las instalaciones de BTren, la sociedad conjunta que tiene con Renfe.

“Bombardier tiene capacidad suficiente para fabricar el tren por sí mismo o con otros socios que considere puedan suponer una mejor alternativa”, indica el presidente de la compañía en España a Europa Press. “Buscamos la fórmula más eficiente para poder presentar la mejor oferta y la más beneficiosa para el mercado, el operador y los usuarios”, añade.

El contrato en liza, que Renfe lanzó en diciembre de 2015, supone el suministro de treinta nuevos trenes de Alta Velocidad capaces de circular a 320 kilómetros por hora y de transportar a más de 400 viajeros. Alstom, CAF, Siemens y Talgo también compiten por el contrato que la compañía ferroviaria acaba de reabrir. El plazo para presentar las nuevas ofertas se extenderá hasta finales del próximo mes de julio.

Bombardier abandona la puja por el ‘macrocontrato’ de trenes AVE de Renfe tras impugnarlo

parque-renfe-guardar.jpg-large

Bombardier decide finalmente no presentar oferta para pujar por el contrato de suministro de 30 nuevos trenes de Alta Velocidad a Renfe, tras impugnar recientemente los pliegos del concurso de este pedido, estimado en 2.642 millones de euros. La multinacional canadiense opta por no competir por el contrato en coherencia con los motivos que le llevaron a presentar la impugnación el pasado 29 de abril.

Bombardier toma esta medida al considerar que las condiciones fijadas en el concurso público promovido por Renfe para adjudicar el contrato “no cumplen los principios de no discriminación, proporcionalidad y libre competencia”. La compañía también señala el hecho de que Renfe prime la fabricación en España de los nuevos trenes de Alta Velocidad a la hora de adjudicar el contrato, al estimar que va contra los principios de libre circulación y de la normativa de libre competencia europea.

A última hora de la tarde este martes concluye el plazo fijado por la compañía ferroviaria pública para que los fabricantes ferroviarios le remitan las propuestas con las que optan al ‘macrocontrato’, uno de los mayores de la compañía y el primero que saca a concurso en la última década. La japonesa Hitachi, las españolas CAF y Talgo, la francesa Alstom y la alemana Siemens prevén presentar sus respectivas ofertas para hacerse con el contrato. Estos fabricantes de trenes se disponen así a remitir a Renfe sus propuestas dado que, por el momento, el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales (TARC) no se ha pronunciado sobre la impugnación que Bombardier.

El contrato, que Renfe licitó a finales del pasado mes de diciembre, supone el suministro de 30 nuevos trenes de Alta Velocidad, además de su posterior mantenimiento durante cuarenta años por un importe de 2.642 millones. Renfe prevé adjudicar este contrato a una sola empresa o consorcio de empresas, y espera empezar a recibir los nuevos trenes a partir de 2018.

Según los pliegos del contrato, la operadora busca un tren con capacidad para circular a una velocidad de hasta 320 kilómetros por hora y de “gran capacidad”, esto es, que pueda transportar a “un mínimo” de 400 viajeros. Con este ‘macropedido’, la compañía ferroviaria pretende garantizarse un calendario de incorporación de nuevos trenes para modernizar su parque de vehículos y prepararlo al paulatino aumento de demanda de viajeros.

Bombardier impugna el ‘macrocontrato’ de Renfe de 30 trenes AVE y se plantea abandonar la puja

parque-trenes-ave-renfe

Bombardier ha impugnado el concurso público promovido por Renfe para adjudicar el suministro de treinta nuevos trenes AVE y posteriormente mantenerlos durante cuarenta años, un contrato estimado en unos 2.642 millones de euros. La multinacional canadiense ha presentado su impugnación este viernes ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TARC). Inicialmente debía sustanciarse el concurso a mediados de mayo.

Bombardier impugna el concurso al considerar que los pliegos no cumplen los principios de no discriminación, proporcionalidad y libre competencia, tal como el diario ‘Expansión’ avanzó en su edición de este viernes. Una vez presentado el recurso, la multinacional atenderá a lo que el juez correspondiente decida, si bien contempla abandonar la puja por el contrato si finalmente se mantiene con las mismas condiciones, según indican dichas fuentes.

La impugnación se presenta cuando apenas quedan quince días para que el próximo 17 de mayo concluya el plazo para que los fabricantes presenten a Renfe ofertas para hacerse con el pedido. Además de Bombardier, pujan por este ‘macrocontrato’ CAF, Alstom, Siemens, la japonesa Hitachi y Talgo, empresa esta última que también planteó consultas sobre los pliegos. El fabricante canadiense señala especialmente el hecho de que Renfe vaya a primar la fabricación en España del pedido a la hora de adjudicar el contrato, al estimar que va en contra de los principios de libre circulación y de la normativa de libre competencia europeos. También argumenta que el contrato plantea condiciones de pago y de financiación que se exceden a las que puede afrontar una compañía no financiera, y que incluye el suministro de antenas y otros sistemas de cuyo suministro tiene el monopolio otro de los licitadores.

Bombardier no impugna el concurso por el hecho de que no pueda cumplir las condiciones del contrato, dado que cuenta con instalaciones en España, sino por considerar que no son justas. La compañía canadisen se plantea incluso abandonar la puja.

Fuentes de Renfe indican que, por el momento, el concurso y sus plazos siguen vigentes. Asimismo, el resto de fabricantes concurrentes aseguran que siguen trabajando en perfilar las ofertas con las que pujan por el pedido.

El contrato, que salió a concurso el pasado mes de diciembre, es uno de los mayores de la historia de Renfe y el primero de compra de material rodante que la compañía pública licita en la última década. Abarca el suministro de manera inmediata de 15 nuevos trenes AVE con capacidad para circular a 320 kilómetros por hora y transportar 400 viajeros, y un pedido opcional de 15 trenes más que la operadora irá solicitando por lotes de cinco unidades en función de sus necesidades. Además, incluye el posterior mantenimiento del material durante 40 años.