Archivo de la etiqueta: descarrilamiento

El tren circula ya por el tramo de vía anegado

El tramo de vía ferroviaria entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal que quedó cortado a la circulación el pasado miércoles día 29 de noviembre por el descarrilamiento de un tren ha quedado reabierto este sábado a las 9.00 horas. Un portavoz del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) precisa que, desde esa hora, la vía se encuentra abierta, aunque aún quedan pendientes algunos trabajos para terminar de reparar la señalización de la zona que no impiden la circulación de trenes. Desde Renfe indican que los trenes ya pueden pasar por ese tramo, como lo hizo a mediodía un Media Distancia de la línea Sevilla-Málaga.

Los servicios técnicos de Adif han estado trabajando esta semana en la reposición de la vía afectada por la crecida imprevista del río Guadaira el pasado miércoles y que ha mantenido cortada la circulación ferroviaria en la línea de ancho convencional Bifurcación de Utrera-Fuente de Piedra, que une las provincias de Sevilla y Málaga. Este viernes ya avanzaban que la previsión es que los trenes pudieran empezar a circular este sábado y este fin de semana quedase restablecida la circulación ferroviaria.

Los trabajos se han centrado en la consolidación del terreno afectado por las lluvias, tanto en la vía como en los caminos de acceso, para que puedan actuar los vehículos de obra y los dos trenes taller enviados a la zona, uno por cada lado. En el punto donde los daños son mayores, es necesaria la actuación de un tren de balasto y, posteriormente, de una bateadora.

La operadora explica que, según una estimación inicial, desde que se cortó la circulación ferroviaria en ese tramo el pasado miércoles y hasta este sábado por la mañana desde Renfe se ha transbordado por carretera, en el marco del plan alternativo habilitado al efecto, a los viajeros de un total de 64 trenes. Se trata de viajeros de las líneas Sevilla-Málaga y viceversa, Almería-Granada-Sevilla y viceversa, y de la línea Sevilla-Osuna, que son los trenes que circulan por ese tramo durante la semana.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) asegura que es la primera vez, desde su puesta en servicio hace 26 años, que las lluvias han anegado el tramo donde se produjo el accidente. A la espera de las conclusiones definitivas de la investigación interna, y que se remitirán a la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF) en un plazo de tres meses, “los datos conocidos hasta el momento apuntan a que una gran avenida de agua anegó el cauce y descalzó la vía donde se produjo el descarrilamiento”. Adif continuará en los próximos días con las investigaciones abiertas internamente para esclarecer las causas del descarrilamiento.

Aemet remitió a Adif avisos específicos sobre la intensidad de lluvia, con una periodicidad de 6 horas y una vigencia de 24, para los puntos identificados en las líneas. Tras varias alertas, a las 6.00 horas del día del siniestro se recibió un aviso sobre inexistencia de alarma por lluvias a partir de las 7.00 en esa línea y se mantuvo la vigilancia en cabina por un tren de la mañana para observar el estado de la línea. Un maquinista de una circulación anterior alertó sobre las 7.30 horas de la existencia de agua en un punto no clasificado como inundable, en el kilómetro 25 (a seis del accidente), se examinó el punto indicado y se suspendió la circulación en este punto.

Posteriormente, desde las 9.23 horas, al detectar que el agua había bajado lo suficiente, se restauró el tráfico a una velocidad limitada de 5 kilómetros por hora, y a las 9.55 se incrementó la velocidad a 30, y con esta limitación de velocidad circuló el tren por este punto, no existiendo otras restricciones de velocidad donde ocurrió el descarrilamiento. Tras el descarrilamiento, a las 12.17, se recibió en el Puesto de Mando de Adif información de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) que alertaba de la crecida del Guadaíra en el término de Arahal.

Un grupo de las personas que resultaron heridas -un total 37 y dos de ellos graves- estudia posibles responsabilidades en vía administrativa por mal funcionamiento de la Administración que puedan derivarse del siniestro, es decir, por una acción judicial no penal, la cual llevaría a un juzgado de lo contencioso administrativo, según informó este viernes el Bufete Osuna Abogados, que explicó que el daño ocasionado con el accidente ferroviario “podría derivar en una responsabilidad patrimonial de la entidad pública Adif, que se encarga de la infraestructura de los ferrocarriles, tras la decisión de abrir la vía a pesar del estado de la misma fruto de las malas condiciones climáticas que convirtieron el terreno en un barrizal”.

Siguen los trabajos en la vía del descarrilamiento

Los técnicos de Adif continúan los trabajos de reparación de la infraestructura en el tramo entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal, mientras Renfe mantiene activo el plan alternativo de transporte. El tren taller que salió de Córdoba para ayudar en las tareas de rescate está en la zona, pero no ha podido acercarse a los coches descarrilados por el estado en que se encuentra la vía que fue arrastrada por la lluvia.

Fuentes de Adif apuntan que en algunos tramos “hay que esperar a que baje el nivel del agua” para poder asentar el terrenos y después trabajar en un nuevo tendido de traviesas y balasto. Aunque lo prioritario es la reparación de la infraestructura para que el tren taller se pueda acercar y ayudar a encarrilar el convoy accidentado y sacarlo de la zona. En paralelo, los técnicos trabajan en reparar el tramo dañado realizando el acopio de materiales y programando toda la reparación. Las travieas de hormigón del tramo accidentado van a ser sustituidas por otras de madera. También los raíles afectados deben cambiarse. Pero lo fundamental, es que el terreno quede previamente asentado.

Las fotos enviadas por los propios pasajeros del tren Málaga-Sevilla accidentado muestran piscinas de agua, mucho lodazal, vías enterradas e incluso destrozadas en algunos tramos por desprendimientos de tierra en el trayecto. Algunos aseguran que el supervisor comunicó a algunos viajeros que, debido al estado de la vía afectada por las fuertes lluvias registradas en la zona, el trayecto iba a terminarse en autobús.

Los sindicatos ferroviarios aseguran que el accidente pudo acabar en tragedia y que la pericia del maquinista evitó males mayores. Asegunran que se vivieron “minutos muy angustiosos”, porque “el tren estuvo frenando casi 200 metros”, en una especie de efecto de ‘aquaplanning’. El agua cubría las vías. Fue complicado bajar del tren y el tercer coche estaba inclinado y clavado sobre uno de los lados. Ha haber volcado los vehículos, estaríamos hoy hablando de una gran catástrofe con muchas víctimas mortales.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, insiste en que la inundación que provocó el descarrilamiento del tren en Arahal (Sevilla) era algo “no previsible” e “imprevisto”. De la Serna explica que la inundación -fruto de un desbordamiento- que había en el lugar del accidente era “algo no previsible” porque por ese lugar “acababa de pasar un tren hacía poco y no había absolutamente nada”. El ministro asegura que el tren que circuló a primera hora “se encuentra con una inundación en otro punto, a seis kilómetros más adelante” y “había pasado por el lugar en el que se produjo el descarrilamiento sin que hubiera sucedidio nada”.

Renfe apunta que continúa activo el plan alternativo de transportes para los trenes de media distancia Sevilla-Málaga y Sevilla-Granada-Almería, desde que la circulación ferroviaria se viera interrumpida desde las 10.10 horas de este pasado miércoles. En el caso de la media distancia convencional Sevilla-Málaga, los viajeros realizan en tren el recorrido Sevilla-Utrera y son transbordados por carretera en el trayecto Utrera-Málaga (tanto a la ida como a la vuelta). En el caso de la media distancia Sevilla-Granada-Almería, los viajeros realizan por carretera el trayecto Granada-Utrera y en tren el resto del recorrido (en ambos sentidos).

En la media distancia Sevilla-Osuna, el tren Osuna-Sevilla de las 6.23 horas se realizará por carretera de origen a destino. Los viajeros del Sevilla-Osuna de las 15,10 horas saldrán en tren hasta Utrera y continuarán por carretera hasta destino. Cada día circulan una veintena de trenes por la zona afectada, diez de la relación Sevilla-Málaga (que se elevan a 12 los viernes y domingos), ocho del servicio Sevilla-Granada-Almería y dos del corredor Sevilla-Osuna.

De momento, nadie se atreve a aventurar cuándo se podrá reestablecer el servicio ferroviario en la zona. Según fuenets del sector, es muy probable que tampoco puedan circular hoy los trenes. Fomento espera que el dictamen de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios arroje luz sobre las causas del siniestro. El Gobierno andaluz lleva meses recibiendo “quejas de los trabajadores de Renfe por la falta de inversión en seguridad y mantenimiento en la red ferroviaria de Andalucía” y avisa de que no cejarán hasta tener toda la información. El PSOE ya ha pedido en el Congreso la comparecencia del presidente de Adif.

Descarrila el tren Málaga-Sevilla por las lluvias

Un total de 23 personas han resultado heridas, dos de ellas de carácter grave, al descarrillar un tren de media distancia de la línea Málaga-Sevilla entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal, en la línea de bifurcación de Utrera-Fuente de Piedra. Un tren trasladaba a los equipos de emergencia hasta el lugar del accidente, ya que el terreno se encontraba impracticable para el tráfico rodado. El mismo convoy desplazó después a los heridos leves hasta la estación de El Sorbito, para allí ser recogidos por los vehículos. Tambien se desplegaron miembros del Ejército de Tierra con base en Morón.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, apunta que la causa del descarrilamiento ha sido el desbordamiento del río Guadaira a causa de las inundaciones en la zona. De la Serna explica que a falta del informe de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios, “no es imprudente” decir que todo apunta a que ese desbordamiento ha provocado el “deslizamiento” del tren de la vía. El ministro asegura que antes del paso del tren “no existía un problema en este lugar” por las inundaciones y el convoy anterior, en sentido Sevilla-Málaga, puso pasar por ese sitio. El descarrilamiento se ha producido “a seis kilómetros del tramo que había estado afectado por la lluvia”, según precisan el Ministerio de Fomento, Adif y Renfe en un comunicado conjunto.

Previamente la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, exigía a Adif “explicaciones de por qué ha abierto la vía en las condiciones en las que estaba”. El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, también reclama explicaciones “urgentes y detalladas” por reabrir la vía a las 9.25 horas cuando la circulación ferroviaria había estado suspendida desde las 7.45 por inundación a raíz de la fuerte lluvia caída en la zona. Sánchez considera “fundamental” que de forma “inmediata” Adif dé explicaciones “con todo detalle” al respecto porque “podría haber sido mucho más grave”, al mismo tiempo que ha señalado que los heridos en función del perjuicio que puedan sufrir pueden tener derecho a una indemnización económica.

A las 10.12 horas, el 112 recibía el primer aviso de un pasajero que alertaba del descarrilamiento de un tren que cubría la línea Málaga-Sevilla en el punto kilométrico férreo 22 de la línea Utrera-Marchena. Inmediatamente, se dio aviso a todos los operativos. En el momento del suceso, el tren -que salió a las 7.40 horas de la mañana de Málaga en dirección Sevilla- transportaba a un total de 70 pasajeros. La incidencia tenía lugar a unos seis kilómetros del tramo afectado a primera hora de la mañana por los efectos de las lluvias. Desde Adif se explica que el descarrilamiento se produjo en el tercer coche y último del convoy. Este vehículo se ha salido de la vía, sin llegar a volcar, al parecer, por el barro y el agua que se había acumulado tras caer una importante tromba de agua en la zona. Al parecer, un arroyo que discurre cerca de la vía ha sufrido un recrecimiento repentino como consecuencia de una fuerte tromba de agua, provocando una fuerte avenida que se habría llevado con ella la plataforma sobre la que se asienta la vía, que ha quedado en un tramo completamente al aire.

El servicio en la vía se encontraba suspendida desde las 7.45 horas por las fuertes lluvias y había sido reabierta a las 9.25 horas. Esta suspensión se había producido al estar la vía inundada entre los puntos kilométricos 25+000 y 25+200 y afectaba a los trenes que recorrían la línea de media distancia entre Sevilla y Málaga y entre Sevilla y Almería. Renfe ha realizado el trasbordo por carretera de los viajeros entre Dos Hermanas y Málaga.

Los servicios de emergencia se han desplazado a la zona, apoyados por un helicóptero para evacuar a los heridos, debido a que se encuentra en un punto en el que, por carretera, sólo se puede acceder a través de una vereda. Un testigo del suceso ha relatado que los agricultores que trabajaban en la zona han sido los primeros en atender a los heridos, mientras han ido llegando los servicios de emergencia.

India aún investiga el accidente del expreso 18.477

India ha comenzado a investigar este domingo el accidente de un tren en el estado de Uttar Pradesh en el que han muerto al menos 20 personas, el cuarto gran accidente de la cuarta red ferroviaria más grande del mundo. La causa del descarrilamiento a unos 130 kilómetros al norte de la capital, Nueva Delhi, aún se desconoce, según ha informado el portavoz de ferrocarriles del norte, Neeraj Sharma. Las autoridades indias elevan a 123 el número de heridos en el descarrilamiento de un tren ayer en el estado de Uttar Pradesh, en el norte del país, mientras que rebajaron la cifra de muertos a una veintena (el sábado se creía que eran 23, al menos). “El descarrilamiento del Kalinga-Utkal Express (Puri Haridwar Express): 20 pasajeros murieron y 123 pasajeros heridos han sido ingresados en diferentes hospitales”, informó la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres (NDMA, en inglés) en su cuenta de Twitter.

El ferrocarril realizaba el trayecto desde Puri, en Odisha, hacia Haridwar, en Uttarajand, cuando al menos seis coches salieron despedidos de la vía a toda velocidad después de que, según los primeros resultados de la investigación, alguien activara el freno de emergencia por motivos todavía desconocidos. El fuerte frenazo provocó que al menos 14 de los coche se desengancharan de la máquina y salieran disparados fuera de la vía. Algunos se han estrellado en casas cercanas. Un portavoz señala que el conductor del tren será uno de los primeros en ser interrogados y advierte de que el número de muertos podría aumentar.

El accidente se produjo en el norteño Estado de Uttar Pradesh, cuando pasadas las 17.30 hora local (12.00 GMT) el expreso 18.477 de Utkal Express se salió de la vía, en un aparatoso siniestro, a la altura de la localidad de Muzaffarnagar. A menos de 100 kilómetros de su destino y tras haber cruzado buena parte del país desde la ciudad oriental de Puri, diez de sus cochess descarrilaron, según confirmó el Ministerio de Ferrocarriles. El siniestro dejó varios vehículos montados encima de otros, volcados o constreñidos en un amasijo de hierros, por lo que las labores de rescate se prolongaron durante cerca de cinco horas.

El ministro de Ferrocarriles, Suresh Prabhu, que dio por terminadas las operaciones de rescate pasadas unas cinco horas desde el accidente, anotó de madrugada en la red social que han comenzado los trabajos de reconstrucción en el lugar del siniestro. Según el ministro, el primer coche descarrilado fue puesto de vuelta en la vía al filo de la medianoche.

Los accidentes de tren son muy comunes en India. El accidente de este sábado es por lo menos el cuarto más importante de 2017 y el tercero en Uttar Pradesh en lo que llevamos de año. El pasado enero, 29 personas murieron y 50 resultaron heridas al descarrilar un tren en el sureño estado de Andhra Pradesh, mientras que en noviembre otro accidente ferroviario se saldó con 146 fallecidos y alrededor de 200 heridos en el norte del país. Según un informe del Buró Nacional de Registro de Crímenes (NCRB) de la India, en 2014 se produjeron 28.360 accidentes relacionados con la red ferroviaria del país, en los que murieron 25.006 personas.

Según un estudio difundido por el Min isterio de Ferrocarriles, la inversión en seguridad resulta clave en el sistema ferroviario indio.La red ferroviaria india, con 65.000 kilómetros de recorrido, es la cuarta más larga del mundo, detrás de las de Estados Unidos, Rusia y China, y cuenta con 1,3 millones de empleados y 12.500 trenes, que transportan a diario a unos 23 millones de pasajeros.

Una nueva catástrofe ferroviaria en India se cobra al menos la vida de 133 pasajeros

train-crash-indore-patna

Nuve catástrofe ferroviaria en India. Al menos 133 personas han muerto y casi 200 han resultado heridas en el descarrilamiento de un tren ocurrido durante la noche cerca de Kanpur, en el norte de India, según el último balance oficial. Hasta 14 coches del Indore-Patna Express descarrilaron al parecer por una deficiencia en las vías. La inmensa mayoría de los pasajeros que resultaron fallecidos estaban durmiendo en el momento en el que descarriló el tren, que transportaba a más de 500 personas, sobre las 3.00 horas de este domingo en el municipio de Pukhraya, a unos 100 kilómetros de Kanpur, estado de Uttar Pradesh. Se teme que la cifra de muertos sea más alta.

El tren cubría el recorrido entre Patna, en el vecino estado septentrional de Bihar, e Indore, una localidad del estado central de Madhya Pradesh situada a unos 700 kilómetros al sur del lugar del siniestro. “Las causas del accidente todavía no han podido ser determinadas“, dijo un portavoz de la zona Norte y Central de la Red de Ferrocarriles india, R.D.Bajpayee. En el siniestro se vieron afectados 14 coches, explica el portavoz de la Fuerza Nacional de Respuesta de Desastres desplegada en el lugar del siniestro, Anil Shekhawat. El Gobierno de Uttar Pradesh indicó en su cuenta oficial de Twitter que al menos 200 pasajeros han sido hospitalizados.

Imágenes de televisión mostraban partes del tren convertidas en un amasijo de hierros, después de que los coches de cola colisionaran contra aquellos que habían descarrilado antes. Las labores de identificación de los cadáveres están resultando extremadamente complicadas debido a que muchos de los fallecidos quedaron muy desfigurados al haber sido aplastados por la colisión tras el descarrilamiento, relata el subcomisario de la Policía del distrito Pavitra Mohan Tripathi.

Al lugar de la catástrofe se desplazaron 250 efectivos de rescate y un equipo del Ejército indio para intentar sacar a los viajeros que todavía permanecían atrapados entre toneladas de chatarra. El agente de Policía Daljeet Singh Choudhary asegura en declaraciones a NDTV que los equipos de rescate están empleando maquinaria pesada para salvar a los pasajeros atrapados entre los vehículos siniestrados.

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha expresado su preocupación al conocer el accidente. “Faltan palabras para describir mi angustia“, lamenta. Modi está en permanente contacto con el ministro de Transporte, Suresh Prabhu, quien ha prometido “una investigación inmediata” para “tomar las medidas más estrictas contra los responsables”. Prabhu escribió en su cuenta de Twitter que unidades médicas móviles se trasladaron de inmediato al lugar del accidente para repartir víveres entre los supervivientes que resultaron ilesos o heridos leves.

El ministro Jefe de la provincia de Uttar Pradesh, Akhilesh Yadav, confirma que todos los hospitales en los distritos vecinos se han activado y permanecen en alerta para tratar a víctimas.

El Ministerio de Ferrocarriles anuncia compensaciones económicas de 350.000 rupias (5.100 dólares) a las familias de los fallecidos, 50.000 rupias (730 dólares) para los heridos graves y 25.000 rupias (365 dólares) para los leves. El Gobierno de Uttar Pradesh también promete ayudas de 500.000 rupias (7.300 dólares) en los casos de decesos, y el primer ministro indio, Narendra Modi, sumó a esta cantidad otras 200.000 rupias (2.900 dólares), igualando ambos las compensaciones a los heridos.

“Angustiado más allá de las palabras por la pérdida de vidas tras el descarrilamiento del expreso Patna-Indore. Mis pensamientos están con las desconsoladas familias“, asegura Modi en un comunicado.

La red ferroviaria india es, con 65.000 kilómetros de recorrido, la cuarta por longitud del mundo, detrás de Estados Unidos, Rusia y China, cuenta con 1,3 millones de empleados y 12.500 trenes y transporta a diario a unos 23 millones de pasajeros. Aunque el 80% fue construida por los británicos durante la época colonial, gran parte de los fondos del sector se han invertido hasta ahora en el mantenimiento del obsoleto trazado.

Según el último informe difundido por el Buró Nacional de Registro de Crímenes (NCRB) de la India, en 2014 se produjeron 28.360 accidentes relacionados con la red ferroviaria india, en los que murieron 25.006 personas, y concretó que una de las principales causas de las muertes fue la colisión de trenes con otros vehículos. Accidentes como el ocurrido este domingo se han repetido con regularidad durante la última década.

En 1995 más de 250 personas murieron y otras 230 resultaron heridas al chocar dos tres cerca de la ciudad de Agra, en Uttar Pradesh, y en 1999 la colisión de otros dos trenes en el Estado oriental de Bengala causó 288 muertes. Ya en este siglo, en 2002, murieron 118 personas por el descarrilamiento de varios coches en el estado de Bihar, y el año pasado, en el último siniestro ferroviario de consideración, 34 personas perdieron la vida en un accidente similar en Uttar Pradresh

La catástrofe ferroviaria más grave ocurrida en el mundo, con más de mil muertos (otras fuentes elevan a más de 2.000), ocurrió en el estado de indio Bihar en junio de 1981, cuando un tren descarriló a su paso por un puente sobre el río Koshi, después de haber sido secuestrado, y quedó sepultado bajo sus aguas. Aunque con menor en número de muertos, el penúltimo accidente ferroviario ocurrido en la India fue el 5 agosto 2015, cuando al menos 27 personas murieron y otros 25 resultaron heridas a causa de la riada por lluvias torrenciales que arrastró a dos trenes cerca de la localidad de Harda, en el estado de Madhya Pradesh, en el centro del país.

(Imagen IndiaToday)

Cinco muertos al menos y 50 heridos tras volcar un tranvía en un túnel en Londres

tram-accidentado-sur-londres

Al menos cinco personas han muerto y unas 50 han tenido que ser trasladadas al hospital después de que un tranvía haya volcado este miércoles en el sur de Londres, según el último balance ofrecido por la Policía. Los servicios de emergencia han conseguido liberar a varias personas que habían quedado atrapadas en el interior del vehículo, que ha descarrilado en Croydon poco después de las 6.00 de la mañana. Dos de los viajeros rescatados tenían heridas de carácter grave, según informa la BBC, y se teme por su vida.

El conductor del tranvía ha sido detenido, sin que por el momento hayan trascendido más detalles sobre el siniestro o los motivos por los que éste ha sido arrestado. Según la Policía, “la Oficina de Investigación de Accidentes Ferroviarios está investigando ahora este incidente y averiguará cómo se ha producido este trágico accidente”, señala ‘The Guardian’, que apunta a que podrían ser ocho las víctimas mortales. Hasta el hospital de Saint George, en Tooting, han llegado 20 personas para recibir tratamiento y, según el centro, cuatro de ellas se encuentran graves.

Transporte de Londres indica que el incidente, en el que se ha visto envuelto un tranvía de dos coches, se ha producido dentro de un túnel. En las fotos del lugar de los hechos se puede ver el tranvía volcado. La Policía Metropolitana reconoce que se trata de un “incidente grave”. Por su parte, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, expresa su pesar por el suceso e indica que está en contacto tanto con los servicios de emergencia como con Transportes de Londres, “que están trabajando incansablemente para poner la situación bajo control y tratar a los heridos”.

La causa exacta del accidente aún no se ha determinado, pero sucedió cuando el tranvía entró en un túnel cerca de la parada de Sandilands, al este de Croydon. El descarrilamiento se produjo cerca de donde el tranvía realiza un fuerte giro a la izquierda, cuando se dirige hacia el norte a la parada de Addiscombe.

La única red de tranvías de Londres opera en el sur de la capital, desde Wimbledon hasta Beckenham Junction, Elmers End y New Addington, a través de Croydon. Realiza un recorrido de 17 kilómetros. Más de 27 millones de pasajeros utilizaron el servicio el pasado año.

Se cree que es el primer accidente de tranvía con resultados tan funestos, con muertes a bordo, desde 1959. En esa fecha dos pasajeras y el conductor murieron después de que un tranvía se incendiara en Shettleston Road (Glasgow) tras una colisión con un camión.

Al menos 29 heridos tras descarrilar un tren cerca de Nueva York

tren-accidentado-cerca-nueva-york

Una línea ferroviaria que conecta Long Island con la ciudad de Nueva York seguía este domingo suspendida después de que un tren descarrilara en la noche del sábado y una treintena de personas resultaran heridas. Varias dotaciones de bomberos y los servicios de emergencia tuvieron que acudir hasta el lugar del accidente para ayudar a salir del tren a varios de los pasajeros que quedaron atrapados en el interior de los vagones, según el periódico local Daily News.

El tren del servicio de cercanías Long Island Rail Road (LIRR), con unos 600 pasajeros a bordo, descarriló a las 21.10 hora local (01.10 GMT) cerca de la estación de New Hyde Park tras chocar con un vehículo de mantenimiento que se encontraba en la vía. Tres de los doce coches descarrilaron y 29 personas resultaron heridas, de los cuales siete eran empleados del tren y el resto pasajeros, según el presidente de la Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA), Thomas Prendergast. El convoy se dirigía hacia Huntington.

LIRR suspendió el servicio en ambas direcciones y pidió a sus clientes que utilizaran otras líneas como Montauk, Babylon y Hempstead.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, se trasladó hasta el lugar del accidente, en la localidad de New Hyde Park, para visitar a los heridos, cuatro de los cuales continúan en estado grave y permanecen ingresados en el hospital. “La prioridad ahora es restablecer el servicio lo antes posible para que los trenes funcionen mañana con normalidad, así que vamos a trabajar todo el día y toda la noche si es necesario”, dijo Cuomo a la prensa desde el lugar del accidente.

El servicio LIRR, que conecta Penn Station en la Gran Manzana con los suburbios de la isla de Long Island, es la mayor red de trenes de cercanías de Estados Unidos, con una media de 300.000 pasajeros diarios entre semana. Tiene 124 estaciones y 700 millas (1.100 kilómetros) de vías en sus dos líneas de las horquetas de la isla y ocho ramales principales. Está gestionado por la Autoridad Metropolitana del Transporte, con el nombre de MTA Long Island Rail Road.

El descarrilamiento de Long Island tiene lugar una semana después de otro aparatoso accidente ferroviario en el estado de Nueva Jersey que dejó un muerto y un centenar de heridos después de que un tren se estrellase en plena hora punta en la estación de Hoboken.

Al menos 4 muertos tras el descarrilamiento y vuelco de los coches del Tren Celta en O Porriño

porrinio-accidente-tren-celta

Nuevo acidente de tren en Galicia. Al menos 4 personas han muerto y 47 han resultado heridas, algunas de ellas de gravedad, tras descarrilar un tren de pasajeros cuando se acercaba a la estación de O Porriño. Los fallecidos son el maquinista, de nacionalidad portuguesa; el interventor, M.V. de entre 55 y 56 años y vecino de Vigo; un ciudadano norteamericano; y un joven vigués de 24 años, maquinista en prácticas pero que viajaba en calidad de pasajero. El joven era el hijo de un interventor de Renfe de Vigo y estudiaba en la escuela de maquinistas de Santiago.

El tren que ha sufrido el accidente es de la serie 592. Alquilado por Renfe a la empresa portuguesa Comboios, es un modelo de los años 80. Es conocido como el Tren Celta, consta de tres coches y cubre la línea entre Vigo y Oporto.

El accidente ha ocurrido cuando el tren de pasajeros se acercaba a la estación del concello de O Porriño sobre las nueve y veinte de la mañana de este viernes. Uno de los tres coches del convoy ha volcado y los otros dos han quedado semi-volcados. Los pasajeros dicen que el tren no iba rápido en el momento del siniestro. De la investigación se ha hecho cargo el juzgado de instrucción número 2 de o Porriño, en funciones de guardia, según informa el TSXG.

Adif anuncia una investigación sobre el accidente; todas las hipótesis están abiertas. En principio, a falta de una investigación más profunda, fuentes consultadas se inclinan por descartar la influencia de un cambio de agujas en el siniestro, pues este tren no para en la localidad y, por lo tanto, circula por vía libre sin desvíos, a una velocidad máxima de 80 por hora. Otras fuentes respaldan esta idea, pues el descarrilamiento se produce bastante después del cambio, pero confirman, sin embargo, que el tren entró por vía desviada, donde debería circular a 30 por hora. Por el fuerte impacto en la cabina apuntan a que podría ir a una velocidad superior.

El convoy había pasado una revisión en mayo por parte de Renfe y esta misma semana otra inspección en Oporto por parte de Comboios, según explica el ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, que se ha desplazado a O Porriño. El titular de la cartera destaca que «el tren cumplía todas las garantías» y señala que había obras de mantenimiento en la vía, por lo que se desvió el tren por otra vía, en la que habría que reducir la velocidad.

El ministro asegura que «se van a inspeccionar las cajas de registro del tren para buscar las causas exactas del accidente». La comisión de investigación de accidentes ferroviarios ha desplazado técnicos y ya ha empezado la investigación.

El presidente de Comboios subraya que el tren estaba en perfectas condiciones y asegura que el maquinista tenía experiencia. No cree que las obras sea el factor decisivo porque son algo habitual. Se ha constituido un equipo de trabajo conjunto entre España y Portugal para dterminar elorigen del accidente.

Veinte de los heridos han sido llevados al Hospital Álvaro Cunqueiro, nueve a Fátima, 14 a Povisa y otros cuatro al centro de salud de O Porriño. En prinicipio, no se teme por la vida de ninguno de los heridos. En el tren viajaban en el momento del accidente 65 personas: 63 pasajeros, el maquinista y el interventor. Algunos de los viajeros eran extranjeros.

Renfe y su homóloga portuguesa prestan de forma conjunta desde 2011 la ruta entre Vigo y Oporto. El servicio se comparte entre maquinistas españoles y portugueses. Los técnicos lusos hacen habitualmente el servicio de la tarde Oporto-Vigo, pernoctan en Galicia y vuelven en la frecuencia matinal. Los españoles salen por la tarde hacia Oporto y se quedan allí hasta salir en el servicio matinal hacia Vigo. El convoy había partido a las nueve de la mañana de la estación de Guixar, en Vigo. El accidente tuvo lugar unos veinte minutos después.

Un tranvía descarrila en el centro de Bilbao al chocar contra un camión de la basura

accidente-tranvia-camion-basura-luis-calabor

Ocho personas han resultados heridas de carácter leve al colisionar en la mañana de ayer un tranvía con un camión del servicio de recogida de basuras en el centro de Bilbao. El accidente se ha producido minutos antes de las once de la mañana en el cruce entre la Avenida Sabino Arana y la calle Felipe Serrate, y el tranvía ha descarrilado como consecuencia del choque.

Fuentes de la compañía de transporte han señalado que el servicio ha sido suspendido entre La Casilla y Palacio Euskalduna, aunque se mantiene en ambos sentidos en el resto de la línea de Bilbao (Atxuri-Euskalduna). La empresa ha abierto una investigación para conocer las causas del accidente. Hasta el lugar del accidente se desplazó el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, junto a numerosos efectivos de la Policía Municipal, Bomberos y ambulancias, que trasladaron a los heridos a los hospitales de Basurto y Cruces.

El lugar en el que se produjo el accidente es uno de los puntos negros de este transporte.En abril de 2004, una mujer de 41 años perdió la vida al ser atropellada mientras atravesaba las vías de Sabino Arana. La fallecida, vecina de San Ignacio, hablaba por su teléfono móvil y cruzó sin mirar. No escuchó la llegada del convoy.

La víctima no pudo hacer nada por esquivar el tranvía, recibió un fuerte impacto frontal y salió despedida hacia adelante, con la mala fortuna de que el tranvía la arrolló después del fuerte golpe. El accidente conmocionó a los peatones asiduos de la zona, que ya advertían de que se trataba de un enclave peligroso. El ruido de los coches, la congestión del tráfico y el hecho de que el tranvía circule por dos vías han producido además numerosos atropellos.

En mayo de ese mismo año (2004), una furgoneta chocó con el tranvía en la plaza circular, mientras que en junio de 2009, un coche se empotró contra el tren ligero a su paso por el palacio Euskalduna. El choque fue aparatoso y el conductor del turismo, de 65 años, quedó atrapado entre el transporte público y un semáforo. Según la Policía Municipal, el conductor invadió las vías de forma involutaria.

El tranvía de Bilbao comunica el barrio de Atxuri con Basurto, hasta la calle Autonomía, bordeando la ría y haciendo parada en lugares emblemáticos de Bilbao como el Casco Viejo, el teatro Arriaga, Palacio Euskalduna o el mismísimo Museo Guggenheim. El lehendakari Juan José Ibarretxe inauguró la Línea A, en lo que fue su primera fase, entre la estación de Atxuri y la de Uribitarte, con seis paradas. En la actualidad tiene 14 paradas.

(Imagen Luis Calabor)

El descarrilamiento de un TGV en pruebas en las cercanías de Estraburgo causa diez muertos

tgv-sncf-pruebas-descarrilamiento

El descarrilamiento de un tren de alta velocidad francés (TGV) en pruebas causó en la tarde de este sábado al menos diez muertos y siete heridos. El accidente se produjo cerca de la localidad alsaciana de Eckwersheim, en el este del país. El diario ‘Le Figaro’ señala en su edición digital que el convoy volcó y parte de los coches cayeron a un canal de agua, antes de prenderse fuego. Las mismas fuentes apuntan a un ‘error humano’.

El accidente se produjo poco antes de que el convoy, que circulaba por un tronco no comercial de la red LGV, entrara a la red general en las proximidades de la estación de Estrasburgo. En el lugar del siniestro, se podía ver la rama partida del tren junto a los pilares de un puente en un amplio canal de agua de cuarenta metros. El convoy ha acabado partido en varias secciones y la delantera, parcialmente sumergida en el canal. Un equipo de buzos de la gendarmería, helicópteros seguridad civil, y docenas de vehículos de emergencia fueron enviados a la escena del accidente. Los servicios de rescate comenzaron el traslado de los heridos en torno a las 16.15 de la tarde.

El tren de alta velocidad estaba llevando a cabo pruebas en la nueva línea de alta velocidad al norte de Estrasburgo. De acuerdo con una primera evaluación de la prefectura al final de la tarde, el descarrilamiento causó al menos diez muertes. En ese momento viajaban en el convoy cuarenta y nueve técnicos.

El tren descarriló «a causa de una velocidad excesiva», según prexcisan fuentes de la prefectura de Alsacia. Al parecer entró en un curva pronunciada a 350 kilómetros por hora, aunque el examen de la caja negra será crucial para verificar este extremo. Varios heridos tuvieron que ser trasladados a los hospitales con en helicóptero, agregaron las mismas fuentes.

El tren en pruebas salió de la factoría de Alstom. Pertenece a una serie encargada por la SNCF para cubrir el servicio de la segunda fase de la línea de alta velocidad entre París y Estrasburgo, recientemente terminada. Es la primera vez que un TGV descarrila. Hasta la fecha, la SNCF nunca había tenido que lamentar la muerte de algunos de sus pasajeros por el descarrilamiento de sus trenes, tras 35 años de servicio de Alta Velocidad. Aunque sí se han producido algunos incidentes con otros vehículos de carretera o TER. El 22 de diciembre de 1993 un TGV descarriló a 300 kilómetros por hora. El accidente tuvo lugar en Chaulnes, al nortede París. El convoy recorridó dos kilómetros hasta detenerse. El balance del siniestro quedó reducido a dos heridos y cinco contusionados.

El operador ferroviario transmitió su “profunda emoción” por lo ocurido. La SNCF explica que un equipo de 15 expertos determinará las causa del accidente, a partir de los datos que aportan los dispositivos técnicos del convoy.