Archivo diario: mayo 1, 2014

¿Es posible evitar que los pasajeros viajen sin billete en el metro? Pregunta del millón en Barcelona

secuelan-metro-barcelona

El problema lleva años. El diagnóstico también. ¿Pero hay solución? ¿Es factible evitar que el metro de Barcelona sea un auténtico ‘coladero’? ¿Hay sistemas fiables para obligar a que los viajeros paguen el correspondiente billete? Las preguntas martillean en los oídos de los responsables de Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC), que hasta ahora no ha podido evitar que el metro de Barcelona se haya convertido en un auténtico ‘coladero’. Empleados y usuarios, conocedores del problema, sistemáticamente denuncian la impunidad que impera en el suburbano, donde casi cuatro millones de personas viajan al año sin billete.

Ni carteles amenazadores, ni advertencias, ni multas disuaden a los que no quieren pagar. Incluso circula desde hace unos años una app (Memetro) que alerta en tiempo real de la presencia de los revisores en cualquier punto del suburbano. El sistema, que se ha ido sofisticando con el tiempo, indica por colores los puntos ‘más calientes’, a través de mapas que muestran las alertas geolocalizadas o siguiendo el hashtag de la ciudad. Con este sistema lo usuarios que se encuentran dentro de las instalaciones pueden esquivar esos puntos calientes y evitar las posibles sanciones.

Ferrocarriles de la Generalitat de Cataluña (FGC) prueba un nuevo sistema para tratar de frenar o minimizar el fraude. Siempre ha habido picaresca para no pagar, pero nunca como ahora el fraude es tan evidente. La empresa Awaait Artificial Intelligence SL (AWAAIT) trabaja con los responsables del suburbano de Barcelona que prueba su sistema en una de las estaciones del metro. Bautizado como ‘Detector’, genera alarmas en tiempo real cuando comprueba la presencia de usuarios que entran o salen de las estaciones y que pasan las barreras sin validar su billete.

Inicialmente el disposito es sencillo. ‘Detector’ es básicamente una cámara que graba la zona de validación de los billetes. De momento se han colocado en la entrada de las líneas Barcelona-Vallès y Llobregat-Anoia. Cuando percibe un posible infractor, el sistema transmite un aviso que llega a las unidades móviles para que éstas pueden analizar la secuencia de imágenes. Un interventor equipado con el dispositivo activado recibe el aviso y decide si hace falta actuar. En caso afirmativo, se entrevista con el pasajero sospechoso, al que se le pide que muestre su billete. En caso de que no disponga del mismo, se le comunica la sanción.

La prueba piloto se desarrolla en una de las entradas de la parada de Provença. Curiosamente desde su aplicación se ha cortado de forma radical el fraude. Esto ha animado a los responsables del suburbano a trasladar la experiencia a lo largo de este año a las estaciones de Cataluña, Muntaner y en todos los accesos de Provença. ¿Será de verdad un remedio?