Archivo diario: mayo 21, 2014

Veinte años cumple el tranvía de Valencia, la primera ciudad española en recuperar este transporte

tranvia-de-valencia-anterior

“Que veinte años no es nada”, cantaba Carlos Gardel con nostalgia en ‘Volver’, uno de sus más conocidos y hermosos tangos de la historia, que compuso junto a Alfredo Le Pera…Pero que se lo digan al tranvía de Valencia si esas dos décadas que lleva transportando a viajeros es un tiempo corto o largo. Porque este 21 de mayo se cumplen precisamente veinte años del tranvía en Valencia, que goza de una excelente salud en su plena mayoría de edad.

Aquella mañana del 21 de mayo de 1994, los valencianos contemplaban con una mezcla de recelo y curiosidad el tranvía, que Valencia recuperaba casi un cuarto siglo después. Y además la ciudad del Turia se convertía en la auténtica pionera. Primero fue Valencia y después vinieron las demás. Y con la recuperación del tranvía, como heredero del viejo ‘trenet’, la capital levantina logró mejorar sus comunicaciones y el entorno urbano de barrios como Benicalap, Benimaclet, Zaidía y el Marítimo. Toda una transformación urbanística que ha requerido una inversión en estas dos décadas de 375 millones, de los que 275 se han destinado a las obras de la vía y 100 millones al material móvil.

Fue en 1990 cuando el Consell acordó la modernización de la línea ferroviaria Ademuz-Pont de Fusta-Grao y la implantación de un tranvía moderno. Su recorrido fue asumido por la EMT y, dos años más tarde, se desmantelaba la playa de vías del Pont de Fusta. En 1993 comenzaban las primeras pruebas del tranvía, que se puso en servicio el 21 de mayo de 1994 con un viaje inaugural que hizo el recorrido desde la parada de Empalme hasta la de Doctor Lluch. De los 9,8 kilómetros iniciales, la red ha pasado a tener 20 kilómetros y a la inicial línea 4 –que contó con una señalización diseñada por Paco Bascuñán– se sumó la 6 (u Orbital) y se benefició la 5 (Marítim-Serrería), que une metro y tranvía.

Dssde el principio, la aceptación de los usuarios fue muy buena, especialmente entre los jóvenes que acudían a la universidad. De hecho, el 100% de las unidades salían a la calle para prestar servicio y a los cinco años de la inauguración se encargaron cuatro nuevos vehículos para atender las prolongaciones hasta Burjassot, TVV y Feria Valencia. Un total de 2.362 metros de línea se sumaban a la red. Más tarde, en 2001, se abrió al público la nueva estación de Empalme, que se convirtió en un nudo de comunicación intermodal entre tranvía, metro y autobús. A partir de ahí, el tranvía se expande a La Coma, Mas del Rosari, Santa Gemma, Lloma Llarga, Valterna y Terramelar. Era el año 2005.

Pronto hubo que prolongar la línea 5 hasta el puerto a través de un nuevo tramo entre las paradas de Marítim-Serrería y Neptuno durante la Copa América e incorpora nuevos modelos de piso bajo de la empresa Bombardier, caracterizados por sus cinco módulos. También entró en servicio la nueva línea T6, que comparte recorrido con la línea 4 y enlaza con la 5.

Del centenar de alcances anuales de los primeros meses, se ha pasado a apenas diez. Durante este tiempo, los coches han recorrido el equivalente a 567 vueltas al mundo y han desplazado a 110 millones de viajeros. Y su éxito propició que el tranvía se extendiera a otras ciudades como Alicante, Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao o Vitoria.

El pasado año obtuvo 8.267.259 usuarios, un 424% más que cuando se inauguró y un 242% más que en su primer año de funcionamiento completo. La red ha pasado de los 9,8 kilómetros de longitud y 21 paradas en 1994 a los actuales a los 20 kilómetros y 43 paradas repartidas por los municipios de Valencia (32), Burjassot (6) y Paterna (5).

El ‘trenet’ conectaba a principios del siglo XX la ciudad con el puerto y otras zonas del área metropolitana. Pero dividía barrios, separaba calles por auténticas trincheras, generaba problemas de tráfico y no daba una imagen de modernidad. El tranvía hizo olvidar el ‘trenet’ y como cantaba Gardel en su célebre tango Valencia vive “con el alma aferrada a un dulce recuerdo que no ha de volver”.

(Fuente Las Provincias)