El despido fulminante de Juanjo Olaizola deja una sombra negra sobre el futuro del Museo de Azpeitia


Los peores augurios se han confirmado. Juanjo Olaizola ha sido despedido. Así como suena. El director de Museo del Ferrocarril Vasco debe dejar no slo su puesto sino su trabajo en Eusko Tren. La empresa ha decidido prescindir de sus servicios amparada en una supuesta falta grave. Un instructor nombrado por Eusko Tren dictaminó hace escasos días que Olaizola realizó unas declaraciones contra la compañía con motivo de la elección de la nueva directora de la Fundación del museo –Maite Ostolaza– con «la indudable voluntad de dañar el buen nombre de personas e instituciones». Era algo que se veia venir, aunque ninguno diéramos crédito a todos los avisos.

Desde el entorno de Juanjo Olaizola se temía esta situación. “Le quieren echar”, aseguraban hace unas semanas personas del entorno del ex director del Museo de Azpeitia. La apertura de dos expedientes disciplinarios tras sus declaraciones en una entrevista no ha sido más que una mera excusa. Los rectores de la empresa le consideran un personaje molesto. Y no han cejado en ponerle trabas en todo este año para que puediera desempeñar su trabajo al frente de las instalaciones ferroviarias de Azpeitia. Ni sus conocimientos ni su aportación y su solvencia han sido suficientes para hacerles torcer el brazo y mantenerle en el Museo del ferrocarril. No en vano ha sido su alma mater y es su joya más valorada. Pero ni por esas.

La dirección de Eusko Tren acordó el pasado lunes despedir a Juanjo Olaizola, director desde 1992 del Museo de Azpeitia, a resultas de uno de los dos expedientes disciplinarios que se le habían abierto en este último trimestre. «La atribución de conductas maliciosas constituye un grave atentado a la dignidad de estas personas, pues se les atribuyen conductas que, si fueran ciertas, perjudicarían seriamente la imagen de quien ha de representar a la empresa y supondrían un grave descrédito de su persona frente a la sociedad. Tales afirmaciones, además de atentatorias contra el honor de las personas mencionadas, han dañado gravemente también la imagen y prestigio de la propia Sociedad Pública Eusko Tren y de la Fundación del museo», recoge el expediente. El instructor dictaminó que este comportamiento «excede de los límites del derecho a la libertad de expresión» e implica la «comisión de una falta muy grave», que según el convenio colectivo de Eusko Tren supone el despido.

Lo que quizá no saben, o no quieren saber, es que Juanjo Olaizola es parte del museo que ha dirigido durante casi veinte años. Y que sin él, y los voluntarios que trabajan a su lado, es difícil mantener el centro en las mismas condiciones que ahora. Azpeitia tiene un lugar en el mapa ferroviario, porque Juanjo Olaizola ha sabido realizar un trabajo especial. Apasionado del vapor, ha logrado que el tren vasco sea un referente en el extranjero, a través de su gestión en el museo, al que ha dedicado casi dos décadas de intenso trabajo. Con su dirección, apuesta decidida por el vapor vivo y la restauración del patrimonio ferroviario, las instalaciones de Azpeitia son un ejemplo museístico que otros centros han intentado copiar. Y ha conseguido que la localidad guipuzcoana sea paso obligado para todos los amantes del tren tanto de España como del extranjero.

¿Y ahora? Quién lo sabe. Pero una cosa está clara, el museo está herido de gravedad y una sombra negra se cierne sobre el centro. Nadie habla de su cierre; en absoluto. Pero sin las circulaciones de vapor, que a buen seguro no se van a volver a producir, ya que Olaizola es uno de los pocos maquinistas que tienen licencia para operar con esas joyas del vapor, Azpeitia no será lo mismo. Y sin la presencia de la ‘Aurrera’, ‘Zugastieta’, ‘Euzkadi’ o ‘Portugal’ sobre las vías, los visitantes dejarán de acudir porque solo verán un almacén de máquinas y unidades; quietas, inmóviles y con sus hogares marchitos, a falta de fuego y mantenimiento. ¿Eso queremos para Azpeitia?

Anuncios

13 Respuestas a “El despido fulminante de Juanjo Olaizola deja una sombra negra sobre el futuro del Museo de Azpeitia

  1. Hay una figura jurídica que puede aplicarse aquí: la “exceptio veritatis”.

    [ Del diccionario jurídico de la Editorial Aranzadi:

    «EXCEPTIO VERITATIS»: En el Derecho Penal, si el acusado de calumnia o injuria demuestra la verdad de los hechos por él imputados, quedará exento de responsabilidad criminal, por tratarse de un caso de atipicidad.
    En los supuestos de calumnia, tal previsión se aplica con carácter incondicionado, en tanto que en los supuestos de injuria, el Código Penal sólo contempla la aplicación de la «exceptio veritatis» en los casos en que la injuria se refiere a funcionarios públicos sobre hechos concernientes al ejercicio de sus cargos o a la comisión de faltas penales o infracciones administrativas. Ello no obstante, la Jurisprudencia estima aplicable la «exceptio veritatis» en las injurias entre particulares, cuando los hechos atribuidos tienen proyección o relevancia pública.
    Cfr. arts. 207 y 210 CP. ]

    Procede interponer una querella por prevaricación contra Ernesto Gasco. Podríamos fundar una asociación de afectados, pero eso lleva mucho tiempo. Lo más operativo es que la presente una persona jurídica ya constituida. Procede que nos afiliemos en masa a esa entidad, para canalizar fondos y pagar los gastos del proceso.

    Si los tribunales aprecian la comisión del delito, la falta grave de la que falsamente se acusa a Juanjo Olaizola desaparece y se puede pedir judicialmente su reingreso en la plantilla. Y las indemnizaciones que le correspondan por los daños económicos y morales que se le están infligiendo tan injustamente.

    Luego vendría su nombramiento como director de su museo.

    La obra del equipo de Odón Elorza me parece excelente, digna de los mayores elogios. Donostia es un ejemplo de accesibilidad y movilidad sostenible. Al parecer, Ernesto Gasco hacía las cosas bien, pero su comportamiento en este proceso está resultando sumamente inicuo. La dirección de un museo ferroviario no es un trabajito académico, ni burocrático.

    La única salida lógica es la reposición de Juanjo Olaizola en su cargo. Procede confeccionar una hoja de ruta para conseguir este resultado y poner los medios cuanto antes.

  2. «la indudable voluntad de dañar el buen nombre de personas e instituciones» // El Gobierno vasco del lehendakari Patxi López está desprestigiando todo cuanto gestiona (‘vox populi dixit’), en especial Eusko Tren y Metro de Bilbao, que nunca han funcionado tan mal dirigidos y con peores resultados. El caso de Juanjo Olaizola, por tanto, no es la causa, sino la consecuencia.

  3. Absolutamente de acuerdo con Juan Manuel. Tenemos que pasar a la acción con método y bien coordinados.
    A Juanjo, simplemente en estos momentos tan difíciles para él y para Mercedes desearle todo el animo del mundo

  4. Transpirenaico

    Si la iniciativa legal sale adelante, contad con mi apoyo y, seguro, con el de muchos aficionados al ferrocarril de Aragón. No entiendo como un Gobierno (el vasco) que tantas expectativas suscitó con su elección, puede actuar con semejante torpeza. Pero ocurre (tantas veces, ¡ay!) cuando se confunde política con gestión. Los políticos toman decisiones, pero la gestión corresponde a funcionarios y técnicos. Y Juanjo ha demostrado ser de los más competentes.

  5. Solo he ido dos veces al museo,consegui las dos veces transportarme muchos años atras ,pero a la vez, sintiendo como se unia el pasado al momento que estaba viviendo ,no tenia forma de unir tres generaciones puesto que una de ellas ya no esta con nosotros ,esas dos veces lo consegui .Gracias Juanjo .Gracias por ese museo ,ese paseo en tren de vapor con asientos de tablillas de madera ,consigui gracias a ellos, que por unas horas mi padre y mi hijo estuviesen juntos ,compartiendo una misma aficion .

  6. Si el Gobierno vasco pretendía matar este museo parece que va camino de conseguirlo con maniobras como este despido injusto. Nuestro patrimonio está en manos de zoquetes.

  7. Anglovasconavarro

    A ver cuantas cosas se van cargando…. Muy buen análisis el planteado en el texto… Sr. Olaizola, cuente con todo el apoyo, cariño y admiración de quienes creemos en la movilidad sostenible, en el tren y en la cultura ferroviaria. Esperemos que esta situación no se mantenga mucho tiempo pues son capaces de desmantelarlo todo dentro de su ¿ignorancia/envidia/ incapacidad/desconocimiento?… ¡Recurra! que tendrá todos los testimonios a favor de quienes quieren al patrimonio ferroviario y apoyan a quienes de verdad hacen algo por ello. Usted trabaja por algo más que un sueldo… Siga siendo un señor…. hay quien no puede decir lo mismo….

  8. A mi tambien me parece injusto lo que han hecho con Olaizola pero considero que su periódico podía haber hecho una campaña de presión para evitarlo o haberle dedicado la mitad de una página a la noticia y no un cacho pequeño como sucedió ayer.

  9. Mi periódico? Mire usted este
    Blog nada tiene que ver con mi actividad profesional. Y creo que siempre he defendido la presencia de Olaizola en Azpeitia. No se a que viene introducir variables que usted no controla. Saludos

  10. Uno ha querido ser comedido. Andar con mucho cuidado con lo que dice y ser educado pero, aún así, ha metido la pata. Si me permite que reformule mi comentario lo reformulare.

    A mi también me parece injusto lo que han hecho con Olaizola pero considero que los medios podían habernos informado un poco más sobre Olaizola. Personalmente pienso que EL CORREO podía haberle dedicado la mitad de una página a la noticia y no un cacho pequeño como sucedió ayer.

    Señor Mikel. Si le ha molestado mi comentario le reitero mis más sinceras disculpas.

  11. Los medios en general suelen ser bastante parcos con este tipo de temas. Algunos entran a ellos solo para zaherir a una de las partes; no porque les interese el futuro de Azpeitia (admito que es una opinión muy gratuita). La idea de que el ferrocaril y su mundo interesa a todos es, cuando menos, incierta. Hay muchos treneros que creen que solo ellos tienen las esencias porque dominan y controlan la jerga. La prueba es lo que cuesta hacerse un hueco en este terreno donde no todo el mundo está de acuerdo y enseguida se politizan las historias. Si se destruyen trenes, creo que todos debemos sentirnos preocupados por la poca conciencia histórica. No porque sean de un signo u otro los que han tomado la decisión. Y la destitución de Olaizola no tiene ningún sentido y es una gran equivocación. Y eso es lo que he tratado de sostener en este blog del que sí soy el único responsable. De lo demás, aunque pueda, no debo dar cuenta porque no me corresponde. Ahora bien, puede dirigirse al medio en cuestión y plantearle esta situación.
    Saludos treneros

  12. Anglovasconavarro

    Mikel tiene razón. Por mucho que amemos, nos entreguemos, valoremos y divulguemos las cosas del ferrocarril, los medios -tristemente- se quedan en anecdotas o en historias vacuas. Un periodista no puede dibujar la linea editorial de la empresa para la que trabaja ni un soldador de CAF en Beasain puede conseguir qu el Oaris cuente en su diseño con aletas de cola…
    No nos distraigamos. Lo que aqui importa: la barbaridad que le quieren hacer a Juanjo y al m undo del tren y el respeto y cariño que todos / todas le debemos al promotor del Museo de Azpeitia. Centrémonos en eso. Gracias Mikel por tu dedicación, gracias Manu por ese apoyo, ¡ y toda la fuerza y respeto al trabajo y obra de Juanjo Olaizola!. (Que más quisiera alguno que una zambra tonta nos aparte de una delicada situación)…

  13. Rafa Fernandez-LL

    Cualquier medida que se haga a favor de Juanjo contará co en apoyo y colaboración de sus amigos deValencia, aunque estemos lejos para cualquier colaboración enviar un correo al que pongo en al envio.
    Es muy lamentable que estemos en manos de politicuchos ineptos y rencorosos que malversan las intenciones con los que les votamos, estoy convencido que lo pagarán caro y me alegraré.
    Los vascos y vascas no se merecen que un museo de la importancia del de Azpeitia sea Maltratado y puesto en peligro por el capricho de estos ineptos, con lo que le ha costado a J. Olaizola crear llevar al museo al nivel en el que está.
    Ánimo a todos.
    Rafa Fernandez-LL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.